Conecte con nosotros

Israel

A 3 días de las elecciones en Israel, la derecha tiene el mayor apoyo de la historia pero se encuentra dividida: ¿podrá Netanyahu seguir en el gobierno?

Quedan pocos días para las elecciones generales en Israel el 23 de marzo, en las cuales la derecha está más fortalecida que nunca. Sin embargo, al estar dividida en muchos partidos no llegaría a los 61 escaños para poder formar gobierno. Las encuestas cifran a Netanyahu en 60.

Publicado

en

El próximo 23 de marzo Israel celebrará su cuarta elección en menos de dos años, producto de un quiebre en la coalición de gobierno que dirige Benjamin Netanyahu.
A 3 días de los comicios la derecha se encuentra más fortalecida que en todas las elecciones pasadas, aunque esta vez, se encuentra bastante separada.
Debido a las fuertes cuarentenas que impuso Netanyahu, que restringieron totalmente la libertad de los israelíes, muchos de sus votantes cambiaron su voto por otras fuerzas de derecha más liberales en su postura frente a la pandemia.
Esto, si bien lleva a un amplio apoyo a partidos de derecha en todo el espectro político, gracias al sistema d’hont para asignar bancas en el Parlamento, puede resultar en que una coalición que no llegue a los 61 escaños para formar gobierno.
Según las principales encuestas locales, los dos candidatos mejor parados para convertirse en Primer Ministro son el actual mandatario Bibi Netanyahu y el centro-izquierdista Yair Lapid.

Sin embargo, la coalición de derecha de Netanyahu actualmente sondea en 60 bancas en el Knesset, el parlamento israelí, mientras que la coalición “anti-Netanyahu” no llega a las 50 bancas. Si este conflicto perdura y ninguna coalición forma gobierno, podría incluso volver a repetirse esta elección en un futuro.

Ad

Netanyahu, del centro-derechista conservador Likud, busca ser reelecto en el cargo y continuar su largo pero indudablemente próspero legado de más de 10 años como premier. 

Un promedio de encuestas indica que el Likud saldría primero y obtendría entre 27 a 31 bancas.

A pesar de más de una década al frente del gobierno, lo que comúnmente lleva al desgaste con el electorado, el Likud sigue contando con el apoyo de prácticamente un tercio de la población.
Además, a pesar de haber impuesto fuertes cuarentenas, Netanyahu cumplió con su promesa de abrir completamente la economía luego de la campaña de vacunación, lo cual le permitió recuperar varios de sus históricos votantes frustrados.
Esta promesa no hubiera llegado a cumplirse antes de la elección si no fuera porque Israel fue el país que más rápido vacunó a su población entre fines de febrero y principios de marzo, con más del 25% de los habitantes vacunados en sólo la primer semana.
Hoy, el ritmo de vacunación contra el COVID sigue en el podio mundial y fue sólo superado por Chile.
El presidente brasileño Bolsonaro (izquierda) junto a Netanyahu (derecha), con quien mantiene una estrecha amistad.

Ad

Por su parte, Yair Lapid, quien lidera el partido de centro liberal Yesh Atid, quedaría en segundo lugar con entre 17 y 21 escaños, varios menos que el Likud que le saca amplia diferencia.

Lapid se enfrenta al reto más grande de su carrera política, puesto rompió con Benny Gantz, quien aceptó formar un gobierno de coalición con Netanyahu y asumir como Ministro de Defensa, para “derrocar al Likud“. Si no logra formar gobierno, muchos de sus votantes quedarán frustrados y le recriminarán haber llevado al país a otra elección innecesaria.

Mientras que el actual Primer Ministro modera entre los judíos más laicos y los ortodoxos, Lapid tiene un fuerte discurso contra los ortodoxos y plantea llevar a cabo reformas para evitar que Israel ceda ante presiones religiosas tanto del judaísmo como del Islam. 

A su vez, Lapid plantea políticas más progresistas y entreguistas con respecto a los palestinos. Su discurso es más bien moderado y recuerda a muchos al Partido Demócrata norteamericano.

Gantz y Lapid cuando estaban unidos en contra de Netanyahu, en 2019.

Ad

En tercer lugar las encuestas indican un sorpresivo crecimiento de la derecha popular al más fiel estilo trumpista del partido Yamina, liderado por Naftali Bennett. 

Dentro de Yamina, al igual que en el Likud, conviven judíos no muy religiosos con judíos más ortodoxos.

Bennett corre por derecha a Netanyahu en diversas cuestiones sociales e internacionales pero en temas económicos comparten mucho, ya que ambos apoyan un sistema de libre comercio y bajo intervencionismo.

De hecho, Bennett participó en múltiples gobiernos de Netanyahu, a veces muy unidos y otras más distantes. Hoy, el candidato de Yamina busca formar su propia base de votantes sólidos, y poder negociarle puestos más importantes dentro de la coalición de gobierno ostentando un importante bloque de legisladores en el Parlamento.

Yamina ha mostrado estar dispuesto a aliarse con el Likud para formar gobierno, pudiéndole aportar entre 11 y 15 escaños más a Bibi.

Bennett (Izquierda) con Netanyahu (derecha).

Ad

Ya por el cuarto puesto se encuentra el recientemente creado Nueva Esperanza, liderado por Gideon Sa’ar, un ex-miembro del Likud de larga trayectoria partidaria que decidió irse y fundar su propio partido tras una serie de peleas internas con Netanyahu. 

La reciente formación diverge del actual gobierno en que, si bien mantiene muchas de sus posturas sociales y económicas, en el plano internacional le recrimina haberse aliado tanto con Trump y ahora hacen campaña prometiendo una buena relación con Joe Biden.

Dentro de Nueva Esperanza hay facciones centro-derechistas liberales y conservadoras moderadas, pero todas se oponen a la nueva corriente mundial de gobiernos de derecha popular, como el de Bolsonaro en Brasil o Trump en Estados Unidos.

La agrupación de Sa’ar sacaría entre 9 y 12 escaños, pero, a pesar de coincidir en la gran mayoría de la agenda política, ya anunció que no está dispuesta a formar gobierno con el Likud.

Gideon Sa’ar se ha convertido en el principal referente de la derecha “moderada” en Israel, aunque este grupo representa un pequeño fragmento del electorado.

Ad

En quinto lugar, con menos de 10 bancas proyectadas, está la Lista Unida Árabe, una alianza de partidos de tendencia comunista árabe anti-israelí que continúa hace años estancado con los mismos números de bancas puesto que sus votos siempre provienen del mismo sector poblacional.

Sexto y octavo se encuentran los partidos de derecha ortodoxa judía Shas y Yaadut HaTorah, que se proyectan a conseguir cada uno entre 7 y 9 bancas en la Knesset. 

Ambos partidos podrían ser clave para Netanyahu si desea formar gobierno, pero a su vez podría complicarlo ya que los partidos pro-Likud de base más laica se oponen a ceder ante las presiones de los más religiosos.

En la séptima posición se ubica el conservador Avigdor Lieberman, de Yisrael Beiteinu, que parece que llegará a 8 escaños. 

Lieberman, a pesar de ser de derecha, siempre termina siendo un dolor de cabeza para Netanyahu a la hora de formar gobierno de coalición, ya que se rehúsa en toda regla a aliarse con cualquier partido que tenga algún líder ortodoxo, y tiene varios conflictos personales con Bibi. De hecho, por su negación a aliarse con el Likud es que Israel debió repetir las elecciones originales del 9 de abril del 2019 ya por cuarta vez.

Noveno se encuentra el histórico centro-izquierdista Partido Laborista, que supo ser por décadas uno de los dos partidos más grandes de Israel junto al Likud, y ahora está al borde de quedarse afuera del Parlamento, aunque el promedio de encuestas lo ubican con 6 diputados.

Más abajo, con números de escaños de aproximadamente 4 (3 es lo mínimo necesario para entrar), están los derechistas ortodoxos aliados de Netanyahu, Smotrich y Ben Gvir. A diferencia de Shas y Yahadut HaTorah, sus partidos no se basan en la religión si no que en un fuerte tradicionalismo y conservadurismo político.

Promedio de encuestas de marzo de Haaretz arroja que la principal posible coalición de derecha se quedaría a sólo una banca de formar gobierno, con 60 de los 61 parlamentarios necesarios. La coalición “anti-Netanyahu” apenas llegaría a 50.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Israel

Israel re-captura a los 6 terroristas palestinos que se escaparon de una prisión de máxima seguridad

Publicado

en

A pesar de las fuertes críticas por el escape de 6 terroristas palestinos presos, Israel confirmó la re-captura de todos los implicados. Ciudadanos palestinos salieron a las calles a protestar en favor de los violentos reos tras su vuelta a prisión.

Este domingo 19 de septiembre Israel amaneció con la noticia de que las fuerzas de seguridad lograron re-capturar a los terroristas palestinos que se habían escapado de la cárcel de máxima seguridad de Gilboa (al norte), el pasado 6 de septiembre, utilizando un túnel que lograron excavar.

Los seis presos fueron condenados por intentos separados de llevar a cabo ataques terroristas contra ciudadanos israelíes, y todos pertenecen a grupos terroristas de origen árabe.

Mientras que 5 de los 6 pertenecen al grupo Yihad Islámica Palestina, uno de los re-capturados es un antiguo líder de las Brigadas de Mártires de Al Aqsa, el brazo terrorista-militar del partido político de extrema izquierda anti-sionista Fatah.

Los prisioneros se habían escapado a Cisjordania, donde creyeron que podían ocultarse de las autoridades israelíes un tiempo para luego volver a la Franja de Gaza. Sin embargo, el buen trabajo de Benjamin Netanyahu en los últimos años extendiendo la presencia de las fuerzas de seguridad e inteligencia en Judea y Samaria permitieron que el nuevo gobierno israelí hallara en tiempo récord a los exiliados.

Hasta el momento, la Autoridad Nacional Palestina no comentó nada sobre los prisioneros que se dieron a la fuga ni su posterior captura, pero hubo una serie de protestas en la ciudad de Jenín por parte de palestinos, donde finalmente fueron encontrados los terroristas escondidos. Se espera que ahora que los palestinos saldrán a protestar en favor de los terroristas y reclamar por su liberación.

El túnel utilizado por los prisioneros para escapar. La salida, un terreno baldío en los exteriores de la cárcel. Se desconoce como cavaron el túnel.

Seguir Leyendo

Israel

Histórica reunión entre Naftali Bennett y Al Sisi en Egipto sin la tutela de Estados Unidos

Publicado

en

Es la primera visita al país árabe de un primer ministro de Israel en 10 años y la primera que se hace sin la participación, directa o indirecta, de la diplomacia estadounidense. El tópico fue la paz en la región.

El presidente de Egipto, Abdelfatah al Sisi, recibió ayer al nuevo primer ministro israelí, Naftali Bennett, en la ciudad costera de Sharm al Sheij, donde trataron temas como las relaciones bilaterales y el terrorismo palestino, en la primera visita de un jefe del Gobierno de Israel al país árabe en más de una década.

Según un comunicado de la Presidencia egipcia, durante esta reunión se abordó “la evolución de las relaciones bilaterales en varios campos”, así como “los últimos desarrollos a nivel regional e internacional, en especial aquellos relacionados con la causa palestina”.

Al Sisi trasladó a Bennett “la importancia del respaldo de la comunidad internacional a los esfuerzos de Egipto para reconstruir los territorios palestinos”, así como “de mantener la calma entre las partes palestina e israelí”, de acuerdo con el comunicado oficial.

Por su parte, la oficina del primer ministro israelí informó en un comunicado que Bennett “enfatizó el significante papel que ejerce Egipto a la hora de mantener la estabilidad de la seguridad en la Franja de Gaza y para encontrar una solución al tema de los prisioneros y las personas desaparecidas”.

Egipto medió para alcanzar la tregua entre Israel y el movimiento terrorista Hamás tras la guerra de bombas a principios de año, y ha mantenido conversaciones con sus respectivas delegaciones para acordar un intercambio de prisioneros, además de aportar millones de dólares para la reconstrucción del enclave palestino.

Bennett, quien asumió el cargo en junio, fue invitado a Egipto por Al Sisi el mes pasado, pero hasta ahora su visita no tenía fecha y se había mantenido en secreto hasta ayer mismo.

El 6 de enero de 2011 fue la última vez que un primer ministro israelí visitó el país de los faraones, y Benjamin Netanyahu se reunió entonces con Hosni Mubarak, pocas semanas antes de que el líder egipcio fuera depuesto.

Bennett y Sisi hablan de la amenaza iraní y de Hamás

Egipto ha hospedado varias cumbres y reuniones sobre el proceso de paz palestino-israelí y es el principal mediador entre Israel y el movimiento islamista terrorista Hamás, que gobierna la Franja de Gaza, fronteriza con Egipto y un foco de tensión tanto para el Gobierno egipcio como para el israelí.

El domingo, cuando propuso “mejorar” las condiciones de vida de los gazatíes a cambio de un compromiso de “calma” por parte de Hamas, el jefe de la diplomacia israelí, Yair Lapid, volvió a recordar “la importancia vital de Egipto”.

Este proyecto, recalcó, “no verá la luz sin el apoyo y la participación de los socios egipcios y su capacidad para hablar con todas las partes implicadas”.

Tanto Al Sisi, como Netanyahu y Bennett son aliados de Trump y durante los últimos 4 años han trabajado arduamente para mantener en la calma en la región, diplomacia que se desplomó cuando llegó Joe Biden a la presidencia, pero ahora ambos gobierno, el egipcio y el israelí, están aprendiendo a negociar entre ellos sin la intermediación de Estados Unidos, por primera vez en 10 años.

Seguir Leyendo

Israel

Seis terroristas palestinos se escaparon por un túnel que cavaron en una prisión israelí de máxima seguridad

Publicado

en

Entre los fugitivos está el ex jefe de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, lo que desató una masiva operación de búsqueda de las fuerzas de seguridad de Israel.

Seis palestinos, entre ellos un ex jefe de un grupo armado terrorista palestino, se fugaron de una prisión del norte de Israel este lunes, a través de un túnel cavado bajo un lavabo, lo que desencadenó una masiva operación de búsqueda por las autoridades israelíes.

En un comunicado, el Servicio de Prisiones de Israel (IPS), indicó que la alerta se activó a las 3 a.m. hora local, tras recibir informaciones de “siluetas sospechosas” alrededor de la prisión Gilboa.

Los servicios penitenciarios indicaron que están reubicando a los 400 presos de Gilboa detenidos por “delitos contra la seguridad”, ante la posibilidad de que se hayan cavado más túneles en este establecimiento.

El agujero que hicieron es extremadamente pequeño y todavía se está analizando cómo hicieron para escaparse por allí, en un escape que recuerda a la fuga del jefe narco Pablo Escobar de la cárcel La Catedral en 1991.

Las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI) se pusieron a disposición de la policía para la búsqueda, y puso en preparación a sus tropas por si se requiriera una intervención en Cisjordania para buscarlos.

La policía, el ejército y agentes de la poderosa agencia israelí de seguridad interior Shin Bet se han sumado a la operación de búsqueda. Se han instalado puestos de control en torno a la zona de Gilboa, con perros rastreadores.

La insólita fuga de seis palestinos de una cárcel de alta seguridad en  Israel - BBC News Mundo
Agentes de seguridad inspeccionan el orificio por donde los reos lograron fugarse de la prisión de Gilboa, en el norte de Israel.

Ex líder de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa

El Club de Prisioneros palestinos, una organización instalada en Cisjordania, identificó a los fugados. Entre ellos figura Zakaria al Zubeidi, un conocido ex líder del grupo terrorista de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, el brazo armado de la organización Al Fatah, que responde al dirigente Mahmud Abás, máxima autoridad de la estructura de gobierno palestina.

Según la prensa israelí, es casi una certeza que los fugados hayan regresado a Cisjordania, un territorio que fue recuperado por Israel desde 1967, pero que por su enorme población árabe, muchos sectores son controlados por grupos palestinos.

Horas después de la fuga, Israel atacó el sur de la Franja de Gaza en respuesta al lanzamiento de globos incendiarios a su territorio desde el enclave palestino, sin que se registraran víctimas. Se cree que Hamás atacó en un ataque coordinado para permitir la fuga de estos reos.

Seguir Leyendo

Trending