Conecte con nosotros

Estados Unidos

Bernie Sanders se bajó de la candidatura presidencial demócrata

El senador Bernie Sanders anunció este miércoles que suspende su campaña luego de una serie de derrotas en las internas y en medio de la crisis del coronavirus. Una crónica del fracaso del político que quiso hacer socialista a los Estados Unidos de América.

Publicado

en

Tras una serie de fuerte derrotas en las últimas elecciones primarias, el senador marxista por Vermont y líder del movimiento progresista radical dentro del Partido Demócrata, Bernie Sanders, ha anunciado el final de su campaña. Así, el camino a la candidatura queda allanado para el ex-vicepresidente de Barack Obama, Joe Biden.
Inicialmente comunicado por internas a su equipo de campaña, e inmediatamente filtrado a la prensa, Sanders confirmó finalmente su decisión a través de un tweet, acompañado de una transmisión en vivo desde su hogar en Burlington, Vermont.

Además de anunciar el fin de su campaña, Sanders felicitó a Biden y le ofreció su apoyo en la elección general, en la que el Partido Demócrata buscará desplazar al presidente Donald Trump, retener la Cámara de Representantes y recuperar el Senado.

Ad

El anuncio de Sanders pone un punto final a una primaria demócrata que comenzó con un claro candidato en Biden, y finalizó de la misma manera, pero que tuvo en el intermedio momentos de protagonismo para muchos otros candidatos. 
Debido a la debilidad inicial de Biden como candidato y sus múltiples furcios en actos de campaña, el establishment del Partido Demócrata perdió confianza en el ex-vicepresidente como candidato, y buscó quién pudiera sustituirlo: por momentos las encuestas mostraron una fortaleza de la senadora Kamala Harris, quien hoy suena como posible vice-presidente de Biden, por su buen desempeño en los debates tempranos. Luego, la candidata parecía ser la también senadora Elizabeth Warren, quien a pesar de su perfil progresista buscó acercarse al centro y a los líderes partidarios. 
Al comenzar las votaciones, el ex-alcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg, comenzó a figurar como un posible candidato, tras excelentes resultados en las dos primeras primarias, Iowa y New Hampshire. Buttigieg mostró un fuerte desempeño en los debates, al igual que la senadora Amy Klobuchar. Por un fugaz momento, el billonario Michael Bloomberg llegó a ser la opción para estos votantes. Sin embargo, debido a lo tarde que decidió postularse, no pudo participar de las primeras elecciones ni de los primeros debates. Y cuando empezó a participar de los debates, su desempeño fue desastroso.

Los 6 candidatos principales que se disputaban la interna demócrata hasta fines de febrero.
Esta división de los “demócratas moderados” causó que Sanders comenzara a liderar las encuestas, y comenzara a ser visto como el inevitable candidato. Una fuerte victoria en Nevada el 22 de febrero lo solidificó en esta posición de favorito. Hasta este punto, Biden no había lograr más que un lejano segundo puesto, y ya figuraba hasta tercero en las encuestas nacionales detrás de Sanders y Bloomberg.
Sin embargo, una semana después, cambió totalmente la historia: Biden logró una contundente victoria en el estado de Carolina del Sur, sacándole 30 puntos de ventaja a Sanders, mucho más de lo que le auguraban las encuestas.
La campaña de Biden parecía resurgir, pero no tenía chances si no lograba fuertes victorias en el “Súper Martes” que ocurriría 3 días después. Entonces, comenzaron las gestiones dentro del Partido Demócrata para allanarle el camino a Biden, y en los siguientes 2 días se bajaron de la carrera Buttigieg y Klobuchar, ambos anunciado su apoyo al ex-vice. Gracias a eso, Biden ganó 10 de las 15 elecciones disputadas ese “Súper-Martes”.

Ad

Ese fue el comienzo del fin para la candidatura de Sanders. El camino ya estaba allanado para Biden, y para ayudarlo más aún, al día siguiente finalizó su campaña Bloomberg, anunciando también su apoyo al ex-vicepresidente. Un día después, se bajaría la última gran contendiente en la primaria nacional, Elizabeth Warren y, aunque ella no daría explícitamente su apoyo a ningún candidato, la falta de apoyo a Sanders en esta coyuntura fue vista por los seguidores del senador como una “traición” de Warren al “movimiento progresista.”

Bernie Sanders y Joe Biden, los únicos candidatos en carrera durante marzo.

A partir de entonces, la primaria pasó a ser un mano a mano entre Biden y Sanders. El siguiente martes, en un “mini Súper Martes” donde se disputaron 6 estados, Sanders pudo ganar solo 1, North Dakota, el que menos delegados disputaba esa noche. Fue particularmente duro para Bernie perder esa noche los Estados de Michigan y Washington, que fueron clave en su campaña de 2016. Sin embargo, salió a anunciar que no se bajaba, y que participaría del próximo debate contra Biden, en el cual no se lució y no logró dar vuelta la pelea, en una discusión dominada por el virus chino. Y en lo que fue el último día de primarias para el senador Sanders, el siguiente martes le dio 3 fuertes derrotas en Arizona, Illinois y Florida, este último por casi 40 puntos.
La diferencia de delegados entre Biden y Sanders ya alcanzaba los 300, y las encuestas mostraban que Biden lideraba en todos los estados que faltaban votar. El camino de Sanders para alcanzar la candidatura había desaparecido, y no le quedó otra opción que bajarse y anunciar su apoyo al resurgido candidato del establishment partidario.

Ad

En 2016, Bernie Sanders sabía que corría de atrás. El Partido Demócrata ya había elegido mucho antes a Hillary Clinton como la “candidata única”, ante la negativa del entonces vicepresidente Joe Biden de presentarse. Biden lideraba todas las encuestas y hubiera ganado fácilmente esa primaria, quizá con Clinton emergiendo como su vicepresidente. Pero el vicepresidente acababa de sufrir la muerte de su hijo, Beau Biden, por un cáncer cerebral, poco menos de 1 año atrás, y decidió que no sería el momento. O al menos esa es la versión oficial. 

Sin dudas existieron también fuertes presiones de parte de Clinton para allanarse el camino y lograr lo que no pudo en 2008, cuando fue derrotada en la primaria por Barack Obama, pero los votantes nunca aceptaron completamente a la ex-primera dama y ex-canciller, y vieron en el senador Sanders un voto protesta, tanto contra la figura de Hillary, como contra los 8 años de gobierno de Barack Obama, como en contra del “sistema” en general. 

Esa masa crítica de votantes anti-establishment, anti-Obama, anti-Hillary y anti-sistema, más una minoría de votantes de extrema izquierda, fueron suficiente para sostener la candidatura de Sanders mucho más de lo esperado: ganó 23 de las 57 primarias, cosechando 13.2 millones de los 30 millones de votos totales.

A pesar de todo eso, el partido fue más fuerte, y Clinton se quedó con la nominación. Poco después, la ex-primera dama perdería de manera histórica contra Donald Trump en la elección general de noviembre de 2016.

Bernie Sanders acompañando a Hillary Clinton el 12 de julio de 2016, en el acto de campaña en que anunció su apoyo a la ex-secretaria de Estado tras perder la primaria.

Ad

Pero el movimiento que empezó Sanders no murió con su derrota en la primaria, y quizá hasta se vio fortalecido por la derrota de Clinton ante Trump. Para muchos, ese resultado fue una revalidación de que Sanders era el candidato indicado para esas elecciones, y aún sostienen, sin muchas pruebas, que si él hubiera sido el candidato, el Partido Demócrata habría ganado, y estaríamos hoy hablando del “Presidente Bernie Sanders.” El movimiento radical de izquierda que inició el populista Sanders corrió de forma sustancial a los demócratas hacia la izquierda
Los efectos de este desplazamiento pueden verse reflejados en el surgimiento de figuras de extrema-izquierda dentro del Partido Demócrata, principalmente las representantes Alexandra Ocasio-Cortez, Rashida Tlaib, Ilhan Omar y Ayanna Pressley, todas de ideología socialista y electas por primera vez al Congreso en la elección legislativa de 2018. Ocasio-Cortez, la más conocida de este grupo, comenzó su carrera política trabajando en la campaña de Sanders en 2016.
Con su movimiento revalidado en las elecciones de medio término, el Partido Demócrata más débil que nunca por una exitosa presidencia de Trump, y un candidato debilitado por sus propias falencias, en las primarias de 2020, Bernie Sanders se vio ganador. Por mucho tiempo las encuestas lo indicaban así, y los resultados electorales lo estaban avalando. Pero luego ocurrió Carolina del Sur, y la elección volvió a ser un mano a mano entre Sanders y el candidato del establishment demócrata, como en 2016. Pero esta vez ese candidato era Joe Biden.

El vicepresidente de Barack Obama, Joe Biden. Frustrado favorito en 2016, “candidato único” en 2020.

Biden, a pesar de sus muchos furcios y errores no forzados que preocupan aún a sus votantes y que serán un importante factor de cara a la elección general, cuenta con una imagen positiva mucho más alta que la de Hillary Clinton. Si en 2016 Sanders no logró ganar la primaria aún contando con el crucial “voto anti-Clinton”, menos podría hacerlo en 2020 sin ese factor. Biden representa el “Obamismo” tanto como Clinton lo hizo en 2016, por lo cual Sanders pudo contar esta vez también con el minoritario voto “demócrata anti-Obama.” 
El voto joven que lo acompañó en 2016, lo acompañó con aún más fuerza en 2020. Y aunque inicialmente tuvo competencia por el voto “progresista anti-establishment” de extrema izquierda, encarnada en Elizabeth Warren, luego del “Súper Martes” no quedaron dudas de que solo él representaba ese ala del partido.
Pero estos grupos de votantes combinados nunca iban a alcanzar para ganar, y Sanders no logró atraer a ningún otro público: el voto de los adultos y adultos mayores nunca lo acompañó, los latinos lo apoyaron pero en menor medida debido a su insistencia con defender a la dictadura cubana de los Castro, y el voto afroamericano, que en 2016 acompañó fuertemente a Hillary, volvió a darle la espalda para acompañar a Biden.
Bernie Sanders creyó que el Partido Demócrata “estaba listo para él,” pero nunca hizo un esfuerzo por modificar sus posturas o su discurso para adaptarse él al partido, para atraer a más sectores del mismo, o para buscar alianzas dentro del establishment partidario que le dieran sustento a su candidatura. Creyó que podía evitar “jugar el juego,” que solo debía repetir su discurso usual, promover las mismas políticas que siempre promovió, y que la pobre circunstancia del Partido Demócrata se encargaría de posicionarlo automáticamente por encima de los demás candidatos. 
Seguramente, Sanders pensó que “Trump lo hizo, así que funcionará para mí.” Esta arrogancia y un pésimo diagnóstico de la realidad de los Estados Unidos y del Partido Demócrata, llevaron a Sanders una nueva derrota, mayor aún que la de 2016.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

DeSantis nombró al Dr. Ladapo a cargo de la Salud en Florida: la principal voz detractora de la cuarentena

Publicado

en

El médico nigeriano Joseph Ladapo fue nombrado por el gobernador Ron DeSantis como la máxima autoridad sanitaria del Estado. Con amplias credenciales académicas, cobró notoriedad nacional por rechazar la cuarentena y la vacunación obligatoria.

El gobernador trumpista de Florida, Ron DeSantis, nombró este 22 de septiembre al doctor Joseph Ladapo como nuevo Cirujano General del Departamento de Salud del Estado, un cargo equivalente al de Ministro de Salud en otros países.

Florida va a rechazar completamente el miedo como el vehículo para crear políticas públicas. El miedo, lamentablemente, ha sido la pieza central en la salud pública”, dijo Ladapo, quien pasará a hacerse cargo de la política de reacción contra la pandemia en Florida

Ladapo nació en Nigeria y se mudó a los Estados Unidos a los cinco años. Es hijo de un experto en microbiología y él siguió los pasos de su padre como médico y especialista en ese tema. Graduado de medicina de la Universidad de Harvard, con posgrados en universidades de Israel y Europa, trabajó durante años como investigador para la UCLA en California, donde recibió múltiples reconocimientos por su labor científica.

Sin embargo, en los últimos años salió a la luz que Ladapo era un simpatizante de Trump, lo que llevó a que sea cancelado de muchos de los círculos académicos que antes lo tenían de ídolo. Esa censura política tuvo su contracara, y ahora trabajará codo a codo con el gobernador DeSantis para combatir la pandemia en el Estado de Florida, uno de los más abiertos de todo el país.

Ladapo no cree que la vacuna sea la solución a todos los problemas causados por el COVID 19, y rechaza la vacunación obligatoria que quiere introducir Joe Biden a nivel federal. DeSantis ya anticipó que Florida no acatará la orden presidencial y Ladapo se hará cargo de que no se implemente esta orden en la población floridense.

El estado promoverá la buena salud, y la vacunación no es el único camino para lograrlo. Esto se ha tratado como una religión, y no tiene sentido. La vacunación, tener un peso saludable, ejercitar más y comer más frutas y verduras, todo es importante”, agregaba Ladapo.

En un artículo de opinión publicado en el periódico Wall Street Journal, Ladapo había asegurado en junio que los riesgos de la vacuna sobrepasan los beneficios en casos de personas que no son vulnerables ante el COVID 19, como los niños o los adolescentes.

También argumenta que las personas que se hayan recuperado ya del virus generando anticuerpos, no deberían vacunarse, al menos no en el corto plazo. Por último, afirma que la inmunidad de rebaño como consecuencia del contagio natural será la única manera cierta de salir de la pandemia.

La visión de Ladapo se alinea con la del gobernador DeSantis, quien desde comienzos de la pandemia ha tomado un rol más pasivo que muchos de sus colegas, oponiéndose a los cierres y dejando que la población se cuide sin demasiadas imposiciones gubernamentales.

Ambos son grandes defensores de los derechos individuales y su postura con respecto a los barbijos se reduce a que es una opción personal utilizarla, o una decisión de los padres en el caso de los menores de edad.

Ladapo tendrá un rol fundamental en la disputa llevada adelante por el Estado en contra de la obligatoriedad de uso de tapabocas en escuelas que pidió Joe Biden. Si bien a nivel estatal DeSantis anunció que no se respetaría la orden, 13 de los 67 distritos escolares de Florida se unieron para exigir que se implemente y anunciaron que obligarían a los niños a usar barbijo durante toda la jornada, lo que llevó al gobernador a quitarle fondos a los distritos que adoptaran tal medida.

La idea de que las personas no puedan tomar sus propias decisiones en temas de salud está mal y no es algo que vamos a apoyar desde aquí, concluyó su discurso de aceptación Ladapo.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Un desertor chino asegura que el virus fue creado y propagado intencionalmente por China

Publicado

en

Wei Jingsheng dice que le intentó avisar a las autoridades de Estados Unidos en octubre del 2019 que tenía información directamente desde China sobre la pandemia pero que no fue escuchado por el gobierno hasta muy tarde.

El desertor chino Wei Jingsheng dijo en una reciente entrevista que el coronavirus (SARS-CoV-2) fue creado en un laboratorio militar y que fue deliberadamente propagado por primera vez en los Juegos Militares Mundiales en Wuhan, en octubre de 2019.

Jingsheng es parte de un grupo de fuentes consultadas por la autora australiana Sharri Markson, en la redacción de su libro “Qué Pasó Realmente en Wuhan”, que saldrá el próximo 29 de septiembre, junto a un documental del mismo nombre, que saldrá en Fox News. En el testimonio que dio para la investigación del libro, reveló información crucial sobre el verdadero origen de la pandemia

El ex miembro del Partido Comunista Chino que pasó 18 años en un campo de concentración por hablar en contra del régimen, hasta que logró escaparse y exiliarse a Estados Unidos, asegura que compartió esta información en noviembre del 2019 con las agencias de inteligencia norteamericanas, incluso llegando a hablar con un político estadounidense muy cercano a Trump (que en aquel entonces era presidente) y con el activista chino de derechos humanos, Dimon Liu. Pero nadie le hizo caso.

“Sentí que las agencias de inteligencia no estaban tan preocupadas como yo, así que hice todo lo posible para brindar información más detallada. Les dije que China tenía en sus planes crear una pandemia para perjudicar a Occidente dos meses antes de que pasara, dijo Wei Jingsheng.

En octubre del 2019, salieron reportes en varios medios que los atletas estadounidenses y de otros países en el evento se enfermaron con una infección misteriosa, que a la fecha no se ha podido identificar qué fue. Ninguno tuvo problemas graves y lo atravesaron como una gripe fuerte.

El ex asesor de Trump en asuntos chinos, Miles Yu, declaró esta semana que hubo un número de atletas franceses, canadienses, alemanes y estadounidenses que se enfermaron con síntomas similares a los de Covid, pero nunca fueron diagnosticados porque en ese entonces no se sabía de la existencia del virus.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura que el primer informe de China de una “neumonía de etiología desconocida” data del 31 de diciembre. Sin embargo, según este testimonio, el virus ya estaba en Norteamérica y Europa desde fines de octubre.

La ceremonia de apertura de los Juegos Militares tuvo lugar el 18 de octubre de 2019 y los más de 9.000 participantes comenzaron a regresar a aproximadamente 100 países dos semanas después. Según un estudio publicado en 2020 del Instituto Nacional de la Salud, hubo casos de Covid-19 en Estados Unidos tan temprano como diciembre del 2019, contrario a lo que dice la OMS, que los primeros casos llegaron en enero.

Si la comunidad de inteligencia hubiera comenzado a verificarlo en ese entonces, quizás Occidente se habría dado cuenta a tiempo que el COVID-19 era una amenaza seria. Después de las alarmas que sonó Wei Jingsheng en octubre de 2019, a Beijing le llevaría dos meses más, el 31 de diciembre, incluso notificar a la Organización Mundial de la Salud sobre los peligros y otros 19 días para admitir la evidencia de transmisión de persona a persona.

En la imagen: La ceremonia de apertura de los 7° Juegos Mundiales Militares del CISM en Wuhan en octubre de 2019.

La fuga de laboratorio 

Todavía falta una semana para que salga el documental completo, pero según los primeros reportes de la investigación más importante del siglo, no hay dudas de que el virus se fabricó en un laboratorio en Wuhan.

El 12 de septiembre de 2019, la base de datos de virus del Instituto de Virología de Wuhan se desconectó y, con ella, desaparecieron 22.000 muestras de coronavirus. El documental asegura tener evidencia de esto y lo mostrará cuando salga al aire.

Ese mismo día se reforzó la seguridad en la instalación y se emitió una licitación para reemplazar el sistema de aire acondicionado. Posteriormente hubo un apagón de comunicaciones, sin actividad de teléfonos celulares o señales.

El instituto también hizo una batería de gastos, comprando un incinerador de desechos médicos aéreos y un equipo de PCR para detectar coronavirus en general.

Las personas que tuvieron más acceso a la mayor cantidad de inteligencia, le están diciendo que el origen más probable del COVID-19, del virus de Wuhan, fue una fuga de laboratorio en el Instituto de Virología de Wuhan, dijo John Ratcliffe, ex director de Inteligencia Nacional de Estados Unidos durante el mandato de Trump. 

“Es muy probable que esto sea lo que sucedió y es más que una posibilidad, es ciertamente una probabilidad y probablemente una certeza, aseguró.

“A fines de 2019, tenemos inteligencia de fuentes de inteligencia humana y fuentes de inteligencia de señales y otras fuentes de inteligencia que nos decían que había algún tipo de problema en Wuhan, dijo. 

Ratcliffe dijo que el Partido Comunista de China no habría silenciado a médicos, científicos y periodistas si sólo hubiera un virus natural de alguien que “se comió un murciélago”.

La entrevista con Ratcliffe y con el mismo Donald Trump ya está publicada en el canal de streaming Fox Nation

 

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Estados Unidos no permitirá el ingreso de extranjeros vacunados con Sputnik V

Publicado

en

Si bien aún no especificaron cómo aplicarán la medida, quedarían afuera aquellos que tengan vacunas no aprobadas en el país.

El gobierno de Joe Biden está implementando un sistema de requerimientos para ingresar al país basados en el esquema de vacunación del aplicante, a pesar de las aperturas y medidas que vienen surgiendo en todo el mundo. Sin embargo, ni la CDC norteamericana ni la Organización Mundial de la Salud aprobó todas las vacunas que se están aplicando, entre ellas la Sputnik V, una de las más usadas en Argentina.

Estados Unidos anunció el último lunes que solo dejaría entrar extranjeros totalmente vacunados, aunque esta decisión aún no deja en claro qué sucederá con el ingreso de quienes no tengan las vacunas aprobadas por la OMS, lo que dejaría afuera a la marca rusa que produce el Instituto Gamaleya.

La OMS está en proceso de aprobar la Gamaleya-Sputnik VBharat Biotech y una versión light de Sinopharm. En Estados Unidos, por su parte, fueron aprobadas solo las vacunas desarrolladas localmente.

Además de presentar una prueba de vacunación contra el Covid, quienes viajen a Estados Unidos deberán hacerse un test en los tres días previos a embarcar y portar mascarilla durante el viaje, dijo Jeff Zients, coordinador de la lucha contra la pandemia en la Casa Blanca.

En una entrevista con la AFP, Thierry Breton, comisario europeo para el mercado interno, dijo que la nueva orden abarca a las vacunas reconocidas por la agencia farmacéutica estadounidense (FDA). Esa vacunas son las Pfizer/BioNTech, Moderna y Johnson & Johnson (Janssen).

La FDA no ha aprobado la vacuna de AstraZeneca, utilizada por muchas naciones europeas, pero Breton dijo que habló con Zients y percibió señales esperanzadoras, y que será aprobada en las próximas semanas. Lo mismo ocurre con la Sinopharm y Sinovac china, pero no así con la rusa o la india.

Cuáles son las vacunas contra el coronavirus aprobadas por la OMS

  • Pfizer-Biontech
  • AstraZeneca (en todas sus variantes y sedes de fabricación)
  • Johnson & Johnson-Janssen
  • Moderna
  • Sinopharm
  • Sinovac

Seguir Leyendo

Trending