Seguinos en redes

Estados Unidos

Bernie Sanders se bajó de la candidatura presidencial demócrata

El senador Bernie Sanders anunció este miércoles que suspende su campaña luego de una serie de derrotas en las internas y en medio de la crisis del coronavirus. Una crónica del fracaso del político que quiso hacer socialista a los Estados Unidos de América.

Publicado

en

Tras una serie de fuerte derrotas en las últimas elecciones primarias, el senador marxista por Vermont y líder del movimiento progresista radical dentro del Partido Demócrata, Bernie Sanders, ha anunciado el final de su campaña. Así, el camino a la candidatura queda allanado para el ex-vicepresidente de Barack Obama, Joe Biden.
Inicialmente comunicado por internas a su equipo de campaña, e inmediatamente filtrado a la prensa, Sanders confirmó finalmente su decisión a través de un tweet, acompañado de una transmisión en vivo desde su hogar en Burlington, Vermont.

Además de anunciar el fin de su campaña, Sanders felicitó a Biden y le ofreció su apoyo en la elección general, en la que el Partido Demócrata buscará desplazar al presidente Donald Trump, retener la Cámara de Representantes y recuperar el Senado.

Ad

El anuncio de Sanders pone un punto final a una primaria demócrata que comenzó con un claro candidato en Biden, y finalizó de la misma manera, pero que tuvo en el intermedio momentos de protagonismo para muchos otros candidatos. 
Debido a la debilidad inicial de Biden como candidato y sus múltiples furcios en actos de campaña, el establishment del Partido Demócrata perdió confianza en el ex-vicepresidente como candidato, y buscó quién pudiera sustituirlo: por momentos las encuestas mostraron una fortaleza de la senadora Kamala Harris, quien hoy suena como posible vice-presidente de Biden, por su buen desempeño en los debates tempranos. Luego, la candidata parecía ser la también senadora Elizabeth Warren, quien a pesar de su perfil progresista buscó acercarse al centro y a los líderes partidarios. 
Al comenzar las votaciones, el ex-alcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg, comenzó a figurar como un posible candidato, tras excelentes resultados en las dos primeras primarias, Iowa y New Hampshire. Buttigieg mostró un fuerte desempeño en los debates, al igual que la senadora Amy Klobuchar. Por un fugaz momento, el billonario Michael Bloomberg llegó a ser la opción para estos votantes. Sin embargo, debido a lo tarde que decidió postularse, no pudo participar de las primeras elecciones ni de los primeros debates. Y cuando empezó a participar de los debates, su desempeño fue desastroso.

Los 6 candidatos principales que se disputaban la interna demócrata hasta fines de febrero.
Esta división de los “demócratas moderados” causó que Sanders comenzara a liderar las encuestas, y comenzara a ser visto como el inevitable candidato. Una fuerte victoria en Nevada el 22 de febrero lo solidificó en esta posición de favorito. Hasta este punto, Biden no había lograr más que un lejano segundo puesto, y ya figuraba hasta tercero en las encuestas nacionales detrás de Sanders y Bloomberg.
Sin embargo, una semana después, cambió totalmente la historia: Biden logró una contundente victoria en el estado de Carolina del Sur, sacándole 30 puntos de ventaja a Sanders, mucho más de lo que le auguraban las encuestas.
La campaña de Biden parecía resurgir, pero no tenía chances si no lograba fuertes victorias en el “Súper Martes” que ocurriría 3 días después. Entonces, comenzaron las gestiones dentro del Partido Demócrata para allanarle el camino a Biden, y en los siguientes 2 días se bajaron de la carrera Buttigieg y Klobuchar, ambos anunciado su apoyo al ex-vice. Gracias a eso, Biden ganó 10 de las 15 elecciones disputadas ese “Súper-Martes”.

Ad

Ese fue el comienzo del fin para la candidatura de Sanders. El camino ya estaba allanado para Biden, y para ayudarlo más aún, al día siguiente finalizó su campaña Bloomberg, anunciando también su apoyo al ex-vicepresidente. Un día después, se bajaría la última gran contendiente en la primaria nacional, Elizabeth Warren y, aunque ella no daría explícitamente su apoyo a ningún candidato, la falta de apoyo a Sanders en esta coyuntura fue vista por los seguidores del senador como una "traición" de Warren al "movimiento progresista."

Bernie Sanders y Joe Biden, los únicos candidatos en carrera durante marzo.

A partir de entonces, la primaria pasó a ser un mano a mano entre Biden y Sanders. El siguiente martes, en un “mini Súper Martes” donde se disputaron 6 estados, Sanders pudo ganar solo 1, North Dakota, el que menos delegados disputaba esa noche. Fue particularmente duro para Bernie perder esa noche los Estados de Michigan y Washington, que fueron clave en su campaña de 2016. Sin embargo, salió a anunciar que no se bajaba, y que participaría del próximo debate contra Biden, en el cual no se lució y no logró dar vuelta la pelea, en una discusión dominada por el virus chino. Y en lo que fue el último día de primarias para el senador Sanders, el siguiente martes le dio 3 fuertes derrotas en Arizona, Illinois y Florida, este último por casi 40 puntos.
La diferencia de delegados entre Biden y Sanders ya alcanzaba los 300, y las encuestas mostraban que Biden lideraba en todos los estados que faltaban votar. El camino de Sanders para alcanzar la candidatura había desaparecido, y no le quedó otra opción que bajarse y anunciar su apoyo al resurgido candidato del establishment partidario.

Ad

En 2016, Bernie Sanders sabía que corría de atrás. El Partido Demócrata ya había elegido mucho antes a Hillary Clinton como la “candidata única”, ante la negativa del entonces vicepresidente Joe Biden de presentarse. Biden lideraba todas las encuestas y hubiera ganado fácilmente esa primaria, quizá con Clinton emergiendo como su vicepresidente. Pero el vicepresidente acababa de sufrir la muerte de su hijo, Beau Biden, por un cáncer cerebral, poco menos de 1 año atrás, y decidió que no sería el momento. O al menos esa es la versión oficial. 

Sin dudas existieron también fuertes presiones de parte de Clinton para allanarse el camino y lograr lo que no pudo en 2008, cuando fue derrotada en la primaria por Barack Obama, pero los votantes nunca aceptaron completamente a la ex-primera dama y ex-canciller, y vieron en el senador Sanders un voto protesta, tanto contra la figura de Hillary, como contra los 8 años de gobierno de Barack Obama, como en contra del “sistema” en general. 

Esa masa crítica de votantes anti-establishment, anti-Obama, anti-Hillary y anti-sistema, más una minoría de votantes de extrema izquierda, fueron suficiente para sostener la candidatura de Sanders mucho más de lo esperado: ganó 23 de las 57 primarias, cosechando 13.2 millones de los 30 millones de votos totales.

A pesar de todo eso, el partido fue más fuerte, y Clinton se quedó con la nominación. Poco después, la ex-primera dama perdería de manera histórica contra Donald Trump en la elección general de noviembre de 2016.

Bernie Sanders acompañando a Hillary Clinton el 12 de julio de 2016, en el acto de campaña en que anunció su apoyo a la ex-secretaria de Estado tras perder la primaria.

Ad

Pero el movimiento que empezó Sanders no murió con su derrota en la primaria, y quizá hasta se vio fortalecido por la derrota de Clinton ante Trump. Para muchos, ese resultado fue una revalidación de que Sanders era el candidato indicado para esas elecciones, y aún sostienen, sin muchas pruebas, que si él hubiera sido el candidato, el Partido Demócrata habría ganado, y estaríamos hoy hablando del "Presidente Bernie Sanders." El movimiento radical de izquierda que inició el populista Sanders corrió de forma sustancial a los demócratas hacia la izquierda
Los efectos de este desplazamiento pueden verse reflejados en el surgimiento de figuras de extrema-izquierda dentro del Partido Demócrata, principalmente las representantes Alexandra Ocasio-Cortez, Rashida Tlaib, Ilhan Omar y Ayanna Pressley, todas de ideología socialista y electas por primera vez al Congreso en la elección legislativa de 2018. Ocasio-Cortez, la más conocida de este grupo, comenzó su carrera política trabajando en la campaña de Sanders en 2016.
Con su movimiento revalidado en las elecciones de medio término, el Partido Demócrata más débil que nunca por una exitosa presidencia de Trump, y un candidato debilitado por sus propias falencias, en las primarias de 2020, Bernie Sanders se vio ganador. Por mucho tiempo las encuestas lo indicaban así, y los resultados electorales lo estaban avalando. Pero luego ocurrió Carolina del Sur, y la elección volvió a ser un mano a mano entre Sanders y el candidato del establishment demócrata, como en 2016. Pero esta vez ese candidato era Joe Biden.

El vicepresidente de Barack Obama, Joe Biden. Frustrado favorito en 2016, "candidato único" en 2020.

Biden, a pesar de sus muchos furcios y errores no forzados que preocupan aún a sus votantes y que serán un importante factor de cara a la elección general, cuenta con una imagen positiva mucho más alta que la de Hillary Clinton. Si en 2016 Sanders no logró ganar la primaria aún contando con el crucial “voto anti-Clinton”, menos podría hacerlo en 2020 sin ese factor. Biden representa el “Obamismo” tanto como Clinton lo hizo en 2016, por lo cual Sanders pudo contar esta vez también con el minoritario voto “demócrata anti-Obama.” 
El voto joven que lo acompañó en 2016, lo acompañó con aún más fuerza en 2020. Y aunque inicialmente tuvo competencia por el voto "progresista anti-establishment" de extrema izquierda, encarnada en Elizabeth Warren, luego del “Súper Martes” no quedaron dudas de que solo él representaba ese ala del partido.
Pero estos grupos de votantes combinados nunca iban a alcanzar para ganar, y Sanders no logró atraer a ningún otro público: el voto de los adultos y adultos mayores nunca lo acompañó, los latinos lo apoyaron pero en menor medida debido a su insistencia con defender a la dictadura cubana de los Castro, y el voto afroamericano, que en 2016 acompañó fuertemente a Hillary, volvió a darle la espalda para acompañar a Biden.
Bernie Sanders creyó que el Partido Demócrata “estaba listo para él,” pero nunca hizo un esfuerzo por modificar sus posturas o su discurso para adaptarse él al partido, para atraer a más sectores del mismo, o para buscar alianzas dentro del establishment partidario que le dieran sustento a su candidatura. Creyó que podía evitar “jugar el juego,” que solo debía repetir su discurso usual, promover las mismas políticas que siempre promovió, y que la pobre circunstancia del Partido Demócrata se encargaría de posicionarlo automáticamente por encima de los demás candidatos. 
Seguramente, Sanders pensó que “Trump lo hizo, así que funcionará para mí.” Esta arrogancia y un pésimo diagnóstico de la realidad de los Estados Unidos y del Partido Demócrata, llevaron a Sanders una nueva derrota, mayor aún que la de 2016.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

Trump anuncia esta noche a su compañero de fórmula: Todo lo que tenés que saber de los candidatos a Vicepresidente

Publicado

en

Los republicanos preparan su convención en Milwaukee con un sólo interrogante: quién será el candidato a vicepresidente de Trump.

El expresidente Donald Trump inaugura este lunes la Convención Nacional Republicana, donde se confirmará de manera oficial la fórmula presidencial que presentará el Partido Republicano. De esta manera, no solo se confirmará su candidatura, sino que deberá anunciar la del vicepresidente.

La selección del compañero de fórmula de Trump se ha vuelto crucial en esta elección. Su anterior vice, Mike Pence, terminó traicionándolo en desgracia tras los eventos del 6 de enero del 2021, e incluso amenazó con impulsar el proceso de destitución de la 25ava enmienda.

Además, a su avanzada edad y tras el intento de asesinato del sábado, el cargo de vicepresidente se torna esencial y tiene posibilidades reales de asumir el mandato presidencial. A su vez, Trump solo podría cumplir un mandato de ganar, por lo que su vicepresidente podría ser su sucesor en 2029.

Fuentes involucradas en el proceso de selección apuntan a tres nombres como los integrantes de la lista final que podrían ser anunciados esta noche. Se trata del gobernador de Dakota del Norte, Doug Burgum, el senador de Ohio, James David Vance, y el senador de Florida, Marco Rubio.

Burgum, el más conservador de los nombres que suenan tiene un perfil más tradicional, pero es uno de los mayores defensores de la agenda de Trump y líder de la liga de gobernadores republicanos en el país. Su inclusión en la fórmula tendría el mismo efecto que tuvo en su momento Mike Pence.

Tiene dos mandatos como gobernador de Dakota del Norte, por lo que además le entregaría mucha experiencia de gestión, algo que Trump, a pesar de ya haber sido presidente 4 años, todavía necesita, dado que no viene de la política.

Por su parte, Rubio permitiría afianzar el voto latino y terminaría de asegurar el estado de Florida, aunque las encuestas indican que Trump está más de 7 puntos arriba en su tierra natal. Sin embargo, la presencia de Rubio en la boleta podría impulsar el voto latino en los estados más demócratas, como California, Nueva México y Arizona.

Rubio tiene tres mandatos como senador de Florida, su origen es latino y tiene una relación fluida con Trump, mejorando el vínculo tras los enfrentamientos que tuvieron en la campaña de 2016. Junto con Vance estuvo con Trump ayudándolo a prepararse para el reciente debate contra Biden.

Por último, y quizás el más "trumpista" de los tres, J.D. Vance, fue electo recientemente como senador en Ohio pero su fama viene de ser uno de los principales financistas y estrategas de comunicación de la campaña de Trump.

Vance hace poco que llegó a la política, y es muy joven para contrastar con Trump (39 años vs 78 años). Eso le daría una mejor perspectiva a futuro de las posibilidades de tener un proyecto "trumpista" a largo plazo.

Trump apuesta a vencer en estados clave como PensilvaniaWisconsin, MichiganGeorgiaCarolina del NorteNevada y Arizona, y una figura novedosa como Vance podría ayudar mucho con los segmentos demográficos que tiene más flojos en esa zona.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Días después del intento de asesinato, la Justicia absuelve a Trump en el caso donde se lo acusaba de haber robado documentos clasificados

Publicado

en

Una jueza federal desestimó el caso de documentos clasificados de Trump asegurando que el fiscal persecutor fue nombrado ilegalmente por el presidente Joe Biden cuando debería haber sido designado por el Congreso.

El caso penal que había impulsado el Fiscal General de Joe Biden contra Donald Trump, en el que se le habían presentado cargos de haber supuestamente robado documentos clasificados y guardado en su hotel de Mar-a-Lago, fue desestimado el lunes por la Justicia de Florida.

La decisión la tomó la jueza de distrito estadounidense Aileen Cannon, poniendo fin a casi 3 años de persecuciones políticas por parte de la Casa Blanca contra el expresidente y actual candidato. De todos modos, los fiscales especiales de Biden buscarán apelar en el tribunal del 11º circuito. Los fiscales también podrían intentar que el caso sea reasignado a un juez diferente si se revoca el fallo.

El año pasado, Trump fue acusado de retener documentos de seguridad nacional en Mar-a-Lago y de obstruir los intentos del gobierno de recuperarlos, incluso teniendo que sufrir un violento allanamiento de sus propiedades en Florida. Trump se había declarado inocente.

Aunque el caso había estado estancado durante mucho tiempo y la perspectiva de un juicio antes de las elecciones de noviembre ya era prácticamente imposible, la orden judicial resulta en una enorme victoria legal para Trump mientras se recupera de un intento de asesinato el fin de semana y se prepara para aceptar la nominación republicana en Milwaukee esta semana.

Los abogados defensores de Trump habían presentado múltiples impugnaciones al caso, incluyendo una legalmente técnica que afirmaba que el fiscal especial Jack Smith había sido designado ilegalmente bajo la Cláusula de Nombramientos de la Constitución porque fue designado por el Fiscal General Merrick Garland a dedo, en lugar de ser confirmado por el Congreso.

La posición del fiscal especial usurpa efectivamente esa importante autoridad legislativa, transfiriéndola a un jefe de departamento y en el proceso amenazando la libertad estructural inherente a la separación de poderes”, escribió la jueza Cannon en una orden de 93 páginas que concede una solicitud de defensa para desestimar el caso.

Si los poderes políticos desean otorgarle al Fiscal General el poder de nombrar al Fiscal Especial Smith para investigar y procesar esta acción con todos los poderes de un Fiscal de los Estados Unidos, existe un medio válido para hacerlo”, agregó. "Ese mecanismo es mediante la aprobación del Congreso".

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Quién es Thomas Crooks, el tirador que intentó asesinar a Donald Trump en medio de un acto de campaña en Pensilvania

Publicado

en

Identifican a Thomas Matthew Crooks como el tirador que disparó contra Trump durante un rally político en Pensilvania.

El hombre armado que intentó asesinar al expresidente Donald Trump el sábado en medio de un acto de campaña en Butler, Pensilvania, fue identificado como Thomas Matthew Crooks, de 20 años, dijeron fuentes policiales este domingo a la madrugada.

El asesino disparó al menos entre cinco y siete tiros, uno de los cuales rozó a Trump en la oreja, en un mitin al aire libre en Butler, en las afueras de Pittsburgh. Otro de los tiros impactó en el pecho de un simpatizante que estaba en la audiencia, de nombre Corey Comperatore, quien murió en el acto.

Las fuentes dijeron que Crooks se subió al techo de una fábrica a 150 metros del escenario en el predio del Butler Farm Show con una escalera plegable que habría traido consigo, y se arrastró por el techo con un rifle hasta tenerlo a Trump en la mira.

Se sabe muy poco del terrorista, solo que el joven es oriundo de Bethel Park, y se graduó en 2022 en el Bethel Park High School, confirmó el distrito escolar el domingo por la mañana. Un reciente video lo muestra caminando por un escenario para aceptar su diploma.

También recibió un premio Estrella de la Iniciativa Nacional de Matemáticas y Ciencias de $500 durante su año de graduación, informó TribLive. Según le dijeron sus vecinos a periodistas de la BBC, Crooks trabajaba en la cocina de un asilo de ancianos local.

En un extraño comercial del mega fondo de inversión BlackRock del año 2023, se ve un testimonio de un profesor de economía en Bethel Park donde le enseña finanzas personales a sus alumnos. A pesar de que ya habría estado graduado para ese año, entre los alumnos que aparecen en el video se lo puede ver a Thomas Crooks.

El 20 de enero del 2021, el día de la asunción de Joe Biden como presidente, se registró una donación suya de 15 dólares de Crooks al principal organismo de recaudación de fondos del Partido Demócrata, ActBlue, según un documento de la Comisión Federal Electoral.

En 2022, se afilió al Partido Republicano, pero se cree que lo hizo para votar en contra de los candidatos de Trump en las primarias legislativas de ese año.

Según informes de los medios estadounidenses, Crooks llevaba una camiseta de Demolition Ranch, un canal de YouTube conocido por su contenido sobre armas y demoliciones. El canal tiene millones de suscriptores y muestra videos sobre diferentes armas y dispositivos explosivos.

Extrañamente, todavía no se pudo identificar ninguna cuenta en redes sociales ni otras publicaciones en línea que pertenezcan a Crooks. Por el momento, ni Meta, la empresa matriz de Facebook e Instagram, ni X (ex Twitter) ni Tik Tok han reportado tener un usuario en sus redes que perteneciera al asesino.

La Policía de Pensilvania aseguró que el arma utilizada para dispararle a Donald Trump fue comprada por el padre de Crook, según informa la agencia de noticias Associated Press. Hablando bajo condición de anonimato, dos oficiales dijeron a AP que el padre de Crooks compró un arma hace seis meses.

El padre de Crooks, Matthew Crooks, de 53 años, dijo a CNN que estaba tratando de averiguar qué sucedió y que esperaría hasta hablar con la policía antes de hablar sobre su hijo. En redes, se lo acusa de "droga severamente" a su hijo, según testimonios de diferentes usuarios, que revelaron que Matthew es médico psiquiatra.

Al día siguiente del tiroteo, fuentes policiales también dijeron a CBS que se encontraron dispositivos explosivos en el vehículo de Crooks, para los cuales tenía un interruptor a distancia en su posesión. Se especula que lo tenía como plan B o ruta de escape.

Seguir Leyendo

Tendencias