Conecte con nosotros

Estados Unidos

CHAZ: la zona autónoma que declaró Antifa en el medio de Seattle

Miembros del movimiento Black Lives Matter y del grupo terrorista Antifa barricaron una área de 6 cuadras y 2 plazas y declararon una zona autónoma del resto del país en la ciudad de Seattle. ¿Paraíso anarquista o dictadura del proletariado?

Publicado

en

Una de las ciudades mas afectadas por la violencia de las protestas por el asesinato de George Floyd fue Seattle, la ciudad mas poblada dentro del Estado de Washington y uno de los centros urbanos mas importantes del país.

Desde el primer día de las protestas, un grupo de manifestantes del grupo terrorista Antifa, tenían claro su objetivo: tomar la comisaría del Recinto Este de la ciudad, ubicada en el barrio de Capitol Hill.  

La policía de Seattle luchó por días para retener el edificio y recuperar el control de la ciudad, pero se encontraron con su principal obstáculo: la alcaldesa demócrata de la ciudad, Jenny Durkan

Durkan, durante el transcurso de los días de protesta prohibió, mediante una ordenanza municipal, el uso de gas lacrimógeno y el uso de balas de goma por parte de la policía para dispersar a los anarquistas. Las fuerzas policiales, superadas en numero, sin refuerzos y abandonados a su suerte por la alcaldesa, no tuvieron otra opción que abandonar la zona y la comisaría.  

Ese mismo 8 de junio, los anarquistas se alzaron con el control de esa porción del centro de la ciudad. Cerraron la zona, establecieron barricadas, y colocaron hombres armados para custodiar los ingresos. 

Al territorio tomado la denominaron “Zona Autónoma de Capitol Hill” (popularmente abreviado como CHAZ, por sus siglas en ingles). La zona ocupada se extiende hasta 6 manzanas del epicentro y se estima que unos 300 ocupantes “habitan” el lugar. Tan fácil como esto, y gracias al laxismo de la dirigencia demócrata de la ciudad, decenas de anarquistas tomaron uno los lugares mas importantes de la ciudad. Lo más cercano al sueño revolucionario comunista en Estados Unidos en décadas.

Ad

CHAZ: ¿paraíso anarquista o dictadura del proletariado?

En las primeras horas de la “fundación” de Chaz, los nuevos habitantes de esta auto-declarada ciudad independiente escucharon discursos de referentes del movimiento Black Lives Matter y del grupo Antifa, luego vieron pacificamente un documental sobre violencia policial y se fueron a dormir. Pero mientras ocurría esto, los líderes de estas organizaciones estaban planificando un “nuevo” Estado.

En Chaz se abolió la policía, se abolió el trabajo asalariado, y se prohibió obtener ganancia por la venta de un producto o servicio. Sin embargo, para la mañana siguiente los militantes de Black Lives Matter ya habían conseguido armas, probablemente de los choques con la policía y de la armería de la comisaría capturada. 

Las armas fueron procuradas principalmente por el famoso rapero comunista Raz Simone, miembro de Black Lives Matter, que rápidamente se convirtió en el líder indiscutido de la zona, un caudillo al mejor estilo africano.

Repartió las armas a sus más allegados, estableciendo así fuerzas de patrullaje para controlar que nadie cometa delitos “contra la causa”, una gendarmería para controlar que nadie salga de la zona y que no entren policías, y un sistema en el que las personas se podrían anotar para ofrecer o demandas servicios “para la comunidad”, prohibiendo tajantemente dar o recibir compensación monetaria por ello.

A su vez, estableció huertas comunitarias en el Parque Cal Anderson, prometiéndole a su pueblo que serían capaces de procurar sus propios alimentos, sin tener que comerciar con el exterior (lease, el resto de Estados Unidos). Por último, estableció una serie de bloqueos que irónicamente podría recordar a cualquier lector al muro que Trump quiere construir.

Raz Simone, el caudillo del nuevo Estado comunista, portando una AR-15 robada. 


En una filmación de uno de los residentes de Chaz, se ve como Raz Simone y sus fuerzas de patrullaje atacan a un anarquista blanco que estaba pintando las paredes de la comisaría capturada con graffiti.


La Rainier Avenue Radio entrevistó al caudillo comunista Raz Simone unas horas antes de la declaración oficial de “independencia” de Chaz, donde cuenta que se reunió a solas con la alcaldesa de Seattle, sus planes de instalar su propia fuerza de seguridad y muestra sus ideas de supremacismo negro.


Hace unos días, el periodista y conductor estrella de Fox News, Tucker Carlson, habló de Chaz en el prime time de la televisión americana, mostrándole a todo el país lo que está ocurriendo en una de las ciudades más de izquierda de Estados Unidos y cómo los medios progresistas ignoran y mienten sobre la realidad.

Ad

Capitol Hill es uno de los barrios más importantes e históricos de la ciudad de Seattle, alberga bares y restaurantes de todo tipo, museos históricos, sucursales de las marcas mas importantes del mundo y antes de la ocupación, unas 500 viviendas de esa zona estaban habitadas. Hoy la zona es un culto a la violencia, al anarqusimo y al desacato de la ley.  

Locales vandalizados, destrucción de la propiedad privada, consumo libre de alcohol y drogas es la cruda imagen de los que se observa en Chaz. Tal como lo documentó nuestro colega Jack Posobiec, de la cadena One America News Network. 

A su vez, la jefa de la Policía de Seattle, la afroamericana Carmen Best, aseguró que todo tipo de crímenes están ocurriendo en Chaz y ellos no están pudiendo ingresar al lugar como les gustaría. 

Ademas, remarcó que el abandono del Recinto Este no fue su decisión, dejando entrever que pudo haber sido una decisión de la alcaldesa o tal vez del gobernador de todo el Estado.

La situación es tan surrealista que, perplejo por la inacción de la clase política gobernante de Seattle y del Estado de Washington, el presidente Donald Trump instó urgentemente a la alcaldesa Durkan a desalojar el lugar y que si eso no ocurría de manera urgente, él se encargaría del asunto.

Si hay algo que sabemos de los tweets de Trump es que si dice que “va a hacer algo”, probablemente ya lo haya hecho. Hay rumores de parte de los mismos residentes de Chaz que el FBI ya se ha infiltrado en la zona, y que de a poco están retirando armas e importantes figuras de Antifa de la zona

La alcaldesa Durkan, no parece estar incomoda con la situación. Calificó la instalación de la zona autónoma como un “acto patriótico” y le pidió al presidente Trump que no se inmiscuyera en su ciudad porque, según su visión, “todo está perfectamente bien en Seattle”.

Ad

Seattle es un bastión del Partido Demócrata desde hace décadas. Tal es así que el ultimo gobierno del Partido Republicano data de 1946. Al gobernador del Estado de Washington, y también demócrata, Jay Inslee, tampoco parece incomodarle el asunto.  

Los anarquistas, por su parte, no tienen planes de abandonar el lugar hasta que se le cumplan, como mínimo, sus 30 exigencias lanzadas en el sitio web Medium. 

Dentro de sus peticiones, entre otras, se encuentran el pedido de abolir totalmente la fuerza policial y desmantelar el Departamento de la misma, reparaciones económicas para las familias de las víctimas de brutalidad policial, la posibilidad de un nuevo juicio para todas las personas afroamericanas condenadas y el reemplazo del actual modelo de justicia criminal, incluido abolir totalmente la prisión como forma de castigo.  

La alcaldesa Durkan, ya les concedió, en parte, uno de sus deseos. El pasado lunes anunció que planea recortar hasta 100 millones de dólares del presupuesto de la Policía y afirmó que incrementará la ayuda a vecindarios habitados por poblaciones afroamericanas.  

Mientras la alcaldesa y el gobernador usan su twitter para atacar a Trump, la situación en Chaz sigue empeorando

La policía recibe cientos de llamados al día denunciando hechos delictivos, vecinos de zonas aledañas temen por su seguridad, y cada vez son más los testimonios de trabajadores violentados al intentar acercarse a la zona. 

El pasado sábado, dos predicadores cristianos intentaron acceder a la zona. Fueron recibidos con insultos, golpes y fueron echados no sin antes robarles todas sus pertenencias. 

Ademas, hay cada vez más indicios que lo ocurrido en Capitol Hill no es un simple hecho aislado. La pasada semana, la policía de Portland, Oregon, logró contener y desalojar a decenas de anarquistas que intentaban apoderarse de la zona e iniciar un procedimiento similar al de Chaz. Lo mismo ocurrió en Ashville, Carolina del Norte.  

El intento de la ocupación y militarización de determinadas zonas por parte de Antifa constituye una amenaza seria para la seguridad interna del país. Y es algo con lo que el presidente Trump, sin la mínima ayuda de los gobernadores demócratas que están padeciendo esto en sus ciudades, tendrá que lidiar y encargarse de ello.  

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

En su primer día como gobernador, el trumpista Glenn Youngkin desarma décadas de leyes de izquierda en Virginia

Publicado

en

Firmó 11 decretos inmediatamente después de asumir y ordena investigar a los funcionarios del condado de Loudoun por irregularidades electorales, prohíbe cursos de adcotrinamiento educativo en las escuelas, y más.

El trumpista Glenn Youngkin juró como gobernador de Virginia el pasado 15 de enero. Ese mismo día cumplió con prácticamente todas sus promesas de campaña, firmando 11 órdenes ejecutivas que desarmaron décadas de leyes y regulaciones demócratas.

Youngkin había dado el batacazo en las elecciones especiales a gobernador el año pasado, ganando un Estado que hace muchos años que estaba en manos demócratas, e incluso Biden había ganado en 2020 por 10 puntos sobre Trump. El empresario apadrinado por Trump le ganó a Terry McAuliffe por 2 puntos y cementó la primera victoria republicana en el Estado en 15 años.

Entre otras cosas, firmó la eliminación de los cursos de la Teoría Crítica de la Raza de las escuelas, ordenó la investigación de irregularidades electorales en el condado de Loudoun de las elecciones del 2020 y eliminó el uso obligatorio del barbijo en las escuelas, habiendo sido éstas las principales propuestas de su campaña.

Los decretos ejecutivos, incluyeron:

  • Para restaurar la excelencia en la educación poniendo fin al uso de conceptos divisivos, incluida la Teoría Crítica de la Raza, en la educación pública.
  • Para empoderar a los padres de Virginia en la educación y crianza de sus hijos al permitirles tomar decisiones sobre si su hijo usa una barbijo en la escuela.
  • Para restaurar la integridad y la confianza en la Junta de Libertad Condicional del Estado de Virginia.
  • Para investigar irregularidades electorales en el condado de Loudoun.
  • Para hacer que el gobierno trabaje para los habitantes de Virginia mediante la creación del Oficial Principal de Transformación de la Commonwealth, una especie de defensor del pueblo.

  • Para declarar Virginia abierta al público, sin nuevas cuarentenas.
  • Para combatir y prevenir la trata de personas y brindar apoyo a los sobrevivientes.
  • Para establecer una comisión para combatir el antisemitismo.
  • Para retirarse de la Iniciativa Regional de Gases de Efecto Invernadero (RGGI), que ponia impuestos sobre la emisión de carbón.

Además de las órdenes ejecutivas, Youngkin firmó dos directivas gubernamentales, una para eliminar cientos de regulaciones laborales —según el gobernador, el 25% de las leyes laborales serán eliminadas— y otra para rescindir el mandato de vacunación contra el coronavirus para los empleados estatales.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

A un año de Biden: Inflación galopante, fracasos legislativos y la pandemia en su peor momento

Publicado

en

El Partido Demócrata entra en crisis a tan solo un año de empezar su gobierno, con un lider que ostenta una desparobación histórica por parte de la población.

Este 20 de enero se cumple un año de la asunción del demócrata Joe Biden a la presidencia. A pesar de que había llegado a la Casa Blanca con mucho optimismo, habiendo sido el candidato a presidente opositor más votado de la historia y con amplio apoyo en ambos partidos, su gestión ha sido calificada como una de las peores de la historia.

Esto se traduce a números. Estados Unidos cerró su primer año con Biden a la cabeza con una masiva inflación del 7% anual, la suba de precios más alta desde el gobierno de Jimmy Carter, 40 años atrás.

En estos últimos 12 meses, el Congreso solo le aprobó una ley importante, el “American Rescue Plan Act” —una masiva ley de gasto público para “estimular” la economía— en marzo del 2021, y desde entonces ni siquiera se ha tratado en el recinto las otras decenas de mega-reformas que envió.

El mundo está en un nivel de conflicto que no se veía hace tiempo. Mientras que Trump había sido el presidente que más acuerdos de paz firmó desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, durante este último año se reanudaron las tensiones con Corea del Norte, Irán está cada vez más cerca de desarrollar una bomba atómica, y Rusia está a punto de invadir Ucrania.

Todo esto a parte del fracaso histórico de la retirada de tropas de Afganistán, en donde murieron 13 soldados estadounidenses; más que durante la retirada de Saigón de Vietnam, y donde por lo menos 200 civiles estadounidenses quedaron varados.

La pandemia a su vez está en el peor momento desde que salió de China a principios del 2020. Más estadounidenses murieron en 2021 durante la gestión de Biden que en 2020 con el gobierno de Trump, a pesar de que el demócrata disponía de la vacuna en toda su plenitud, de los hospitales preparados con respiradores y de novedosos tratamientos paliativos como anticuerpos monoclonales.

Ante este panorama, no sorprende que Biden ostente los peores números de aprobación de un presidente en la historia moderna del país. Solo un 33% de los estadounidenses aprueban o ven con imagen positiva su gobierno; una caída de 17 puntos en un año, ya que según las mismas encuestadoras, empezó su mandato con 50% de aprobación.

El presidente demócrata tiene un 67% de desaprobación por parte de la población, un número que es compartido por prácticamente todas las encuestadoras, incluso las ultra-demócratas Civiqs y Quinnipiac.

Estos números preocupan gravemente a los jerarcas del Partido Demócrata, puesto que este año hay elecciones de medio término, donde el Congreso deberá reelegir a todos sus diputados y a un tercio de los senadores.

Según el último distritaje en base al censo del 2020, los republicanos tienen una leve ventaja en cuanto a la cantidad de distritos seguros para su partido. Esto sumado a la pésima imagen que tiene Biden, ha llevado a la prensa norteamericana a hablar de una “Red Wave” (en relación a una ola de votos en favor de los republicanos), aunque siempre hay que considerar la posibilidad de un fraude electoral.

En 2021, hubo elecciones especiales en algunos Estados, y en ambos casos hubo una enorme “marea roja”. En Virginia, donde Biden había ganado tan solo meses atrás por más de 10 puntos, ganó para la gobernación el candidato trumpista Glenn Youngkin. En Nueva Jersey, donde Biden ganó por más de 20 puntos, el republicano Jack Ciattarelli, quedó a menos de 2 puntos de ganar el histórico Estado demócrata.

Biden es un fracaso por donde se lo mire, algo esperable para un presidente que llegó al poder sin legitimidad de origen tras haber ganado el voto del Colegio Electoral a través del fraude. Las denuncias de fraude en Georgia, Pensilvania, Michigan, Wisconsin, Arizona y Nevada todavía están siendo bloqueadas por autoridades demócratas o republicanas anti-Trump, pero ya casi no quedan dudas del masivo atraco a la democracia que impulsó la izquierda norteamericana.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Corrupción explícita: Nancy Pelosi ha amasado una fortuna operando con información privilegiada

Publicado

en

Legisladores de ambos partidos piden poner fin a las transacciones bursátiles de los congresistas, método de inversión que ha llevado a la presidente de la Cámara de Representantes a convertirse en multimillonaria con las gigantes empresas tecnológicas como Facebook y Apple.

En los pasados días, el senador demócrata Jeff Merkley criticó duramente a Nancy Pelosi, líder del Partido Demócrata y Presidente de la Cámara de Diputados, luego de que defendiera sus compras y ventas de acciones en la bolsa mientras está en funciones, a pesar del enorme conflicto de interés que esto presenta.

El conflicto surge en gran parte a las operaciones realizadas por la legisladora junto a su marido, Paul Pelosi, un famoso corredor de bolsa en Nueva York, dueño de la financiera Financial Leasing Services, habiéndose transformado en una de las personas mas ricas de todo el Congreso, con una fortuna de US$ 114 millones.

Mientras legisladores republicanos y demócratas se unen para impulsar una ley que prohíba a los diputados y senadores operar con acciones mientras están en funciones, Pelosi lanzó una campaña para boicotear este proyecto.

El mayor conflicto de interés se da con las grandes compañías tecnológicas (“Big Tech”). Pelosi fue una de las grandes impulsoras tanto en el Congreso de California como en el Congreso nacional para regular a estas empresas y ayudar a crear grandes monopolios como Google, Facebook, Amazon y Apple.

Operando con acciones de las Big Tech, se estima que Pelosi ha tenido una renta financiera de más de US$ 30 millones en los últimos años.

El pasado mes, se supo que la presidente de la Cámara de Representantes junto con su esposo embolsaron millones de dólares por operaciones de tipo call en el mercado bursátil de compañías como Google, Salesforce y Roblox, a las cuales viene ayudando mediante diversas legislaciones anti libre mercado.

Pelosi, siendo uno de los miembros más ricos del Congreso con un patrimonio estimado de más de $114 millones de dólares, ha realizado incontables operaciones financieras de empresas de alta importancia como Amazon, Apple y Google.

Aunque no hay evidencias de que los Pelosi operen en el mercado de acciones con información obtenida desde fuentes internas del mercado, algo que violaría la existente STOCK Act, sus portafolios en diferentes ocasiones incluso llegaron a superar en rendimiento a la medidora S&P 500.

En el 2019 la superaron por un margen de 4,9% y en el año 2020 tuvo un rendimiento por sobre la medidora de 14,3%. En el 2021, obtuvieron un rendimiento inferior al de la medidora del 15,5%, dejándolos aún con un superávit del 3,7% con respecto a lo operado por S&P en los últimos tres años. Dado que Nancy no ha demostrado tener aptitudes financieras, se sospecha fuertemente que su marido opera por ella con información confidencial que ella le proporciona.

Además, los Pelosi dividen su tiempo entre Pacific Heights, un costoso barrio en San Francisco, y un condominio en el área de Georgetown en Washington D.C. En adición a estas propiedades, también son dueños de un viñedo en el Valle de Napa, California, que posee un valor estimado de entre 5 y 25 millones de dólares de acuerdo a un reporte financiero que permite a miembros del Congreso esconder sus patrimonios netos mediante el listado de sus propiedades en valores estimados en lugar de especificar el valor de las mismas.

Los activos actuales de los Pelosi incluyen un estimado de entre 10 y 25 millones de dólares en acciones de Amazon y Apple como así también cifras de entre 1 y 5 millones de dólares en opciones de tipo call de Google, lo cual denota uno de los portafolios más cargados de acciones de las grandes tecnológicas de todo Washington.

El distrito de Nancy Pelosi es adyacente a Silicon Valley, y se especula que toda su carrera fue financiada por este tipo de empresas que la usaron de insider para pasar leyes que los beneficiarían a cambio de que ella sepa cuándo invertir y sacar masivos réditos en la bolsa.

De acuerdo al New York Times, la diputada ha empezado tomar medidas para distanciarse de las grandes compañías tecnológicas, como rehusarse a tomar llamadas de Mark Zuckerberg luego de que Facebook (hoy META) rechazara dar de baja un video de Pelosi. Sin embargo, de acuerdo al Times, la relación continuó con las grandes tecnológicas luego de que haya tenido conversaciones con Tim Cook (CEO de Apple) acerca de legislaciones.

Incluso dentro del Partido Demócrata hay una batalla interna entre quienes piden que no se permita que esta situación continúe y quienes defienden a Pelosi. De acuerdo a una fuente interna del Partido, que habló con el Times, hay un importante bloque de diputados cansados de que no se traten de igual manera ante la ley a estas empresas.

Image
Tim Cook, CEO de Apple, con quien Nancy Pelosi luego de intentar distanciarse de las grandes tecnológicas, mantuvo charlas acerca de legislaciones y obtuvo ganancias por $98 millones de dólares en 2021 en acciones de Apple.

Pelosi ha sido una de las grandes defensoras de la libertad de los miembros del Congreso de operar con acciones al mismo tiempo que se sigan las reglas dictaminadas por el STOCK Act en el año 2012, según el cual los miembros del Congreso no pueden utilizar información que no sea de carácter público para generar beneficios personales.

Esta ley, aunque bien pensada conceptualmente, es casi imposible de llevarla a la práctica, por lo que los diputados y senadores siguen operando con información privilegiada sobre las distintas legislaciones que impactarán en los precios de las acciones bursátiles.

Con el avance de las operaciones virtuales debido a las imposiciones surgidas por la pandemia, también se incrementó la utilización de fuentes privadas y muchas veces internas para operar en el mercado, sin las cuales sería prácticamente imposible superar en rendimiento a ciertas medidoras como el S&P 500.

Las discusiones para crear leyes que regulen o prohíban el método que utiliza Nancy Pelosi para operar en el mercado de capitales ha traído apoyo tanto del Partido Demócrata con impulsores como la senadora Elizabeth Warren (D-MA) y la representante Alexandria Ocasio-Cortez (D-NY), así como también del Partido Republicano con apoyo del representante Chip Roy (R-TX) y el senador Blake Masters (R-AZ), pero por ahora, el bloqueo de Pelosi ha sido inquebrantable.

Seguir Leyendo

Trending