Seguinos en redes

Estados Unidos

El gobernador demócrata Andrew Cuomo impulsa la persecución de judíos en Nueva York y los culpa del rebrote de COVID

Con la excusa de la pandemia, Cuomo ha iniciado una cruzada para impedir las prácticas religiosas en la comunidad judía. Las escenas producidas remontan a oscuros momentos del pasado, y es la primera vez en la historia de Estados Unidos que se cierran las sinagogas.

Publicado

en

Frente a la preocupación del Estado de Nueva York por una posible nueva ola de casos de coronavirus, el Gobernador Andrew Cuomo, junto al alcalde Bill De Blasio, ambos figuras centrales del Partido Demócrata, decidieron utilizar una práctica proveniente de siglos atrás: echarle la culpa a los judíos. 

En los últimos meses, a pesar de que la pandemia llegó a estar controlada y en descenso, las autoridades demócratas le han prohibido a la comunidad judía realizar casamientos, funerales, congregaciones y demás celebraciones religiosas.

Cuomo ordenó cerrar plazas y calles de Brooklyn para que los judíos neoyorquinos no puedan juntarse con otros miembros de la comunidad. Incluso amenazó con cerrar todas las sinagogas hasta 2021, algo que jamás en la historia del país se hizo y que constitucionalistas aseguran que atenta contra la Primera Enmienda.

Durante los primeros meses de la pandemia, los líderes religiosos llegaron a un acuerdo con el Gobierno estatal para cerrar las puertas de los lugares de culto y no proliferar el contagio. Sin embargo, este periodo de entendimiento finalizó a medida que la cuarentena se fue flexibilizando, pero la presión sobre los templos judíos se mantuvieron.

"Tenemos un serio problema, y ese es la comunida ortodoxa judía en Nueva York, donde por sus practicas religiosas y etcétera, estamos viendo un incremento del contagio", aseveró Cuomo en una conferencia de prensa que dio a principios de mes. Y agregó: "Ya se que estas comunidades están enojadas conmigo, y lo lamento, pero tenemos que frenar los contagios, y ellos no están siguiendo mis reglas. Si no siguen mis reglas les voy a cerrar todas las sinagogas".

La persecución ha llegado a tal nivel que las autoridades enviaron agentes encubiertos para censar las sinagogas en busca de gente que esté rezando para así poder multarlos o arrestarlos. 

Ad

La situación es más delicada aún, y la comunidad judía denuncia un ataque particular del dirigente demócrata Andrew Cuomo.

No solo los lugares de culto están siendo perseguidos, sino que también los comercios y negocios manejados por judíos radicados en la Ciudad de Nueva York.

En complicidad con el alcalde De Blasio, el gobernador de Nueva York ha estado enviando inspectores a restoranes, bazares y demás comercios en las zonas predominantemente judías de la Ciudad.

Esta cizaña culminó en un hecho bisagra el pasado 20 de octubre, cuando un inspector de la Ciudad multó a un comerciante judío por haber dejado la puerta abierta de su local, en lo que fue tildado por la autoridad como un "acto de invitación al público de entrar al local".

El dueño del restaurante kosher, Jacob Green, fue invitado al programa del conductor más popular de la TV americana, Tucker Carlson, donde explicó que su primo abrió la puerta porque hacía calor y los mismos protocolos del Estado neoyorquino aseguran que los lugares cerrados deben ser ventilados en todo momento.

Green explicó que la situación de la cuarentena en la Ciudad de Nueva York no tiene explicación, que está destruyendo la economía y que cientos de locales como el suyo cayeron en la quiebra. "Estados Unidos es el mejor país del mundo, nunca vi algo así en toda mi vida", aseguró el dueño.

Ad

A pesar de que hacia la comunidad judía se aplican fuertísimas medidas restrictivas, estos estrictos protocolos nunca fueron impuestos en las distintas marchas del movimiento supremacista negro Black Lives Matter, o del grupo terrorista de extrema izquierda Antifa. Por el contrario, tanto De Blasio como Cuomo apoyaron fervientemente estas manifestaciones, incluso participando personalmente de varias.

El mismo Gobernador admitió en un audio filtrado dirigiéndose a la colectividad judía que las políticas sanitarias no estaban basadas en la ciencia sino en el “miedo” para evitar el descontrol de la población. 

En otras declaraciones, Cuomo indicó, sin ningún sustento estadístico, que las violaciones a las cuarentenas están siendo llevadas a cabo principalmente por la comunidad ortodoxa de la Ciudad debido a que sus prácticas religiosas provocaron una propagación del virus y “es necesario atacarlos”. 

Frente a esta realidad, la comunidad ortodoxa decidió rebelarse y luchar contra la opresión demócrata.

Luego del cierre forzado de las sinagogas en las vísperas de Yom Kippur, el día más sagrado en el año judío, grandes congregaciones salieron a manifestarse en las calles exhibiendo banderas que indicaban su apoyo al presidente Donald Trump en su carrera por la reelección y defendiendo a la Policía de la ciudad.

Para sorpresa de muchos, la Policía neoyorquina, que jamás se animó a ejercer la violencia contra los manifestantes de izquierda en el pasado, acató las órdenes del Alcalde y reprimió la marcha, con reminiscencias a los pogroms que se veían en Rusia a principios de siglo XX.

Debido a que Trump se convirtió en el único político del país que se animó a ponerse del lado de las personas que están sufriendo la pandemia, y entendió que el sistema de salud estadounidense está equipado para enfrentar una pandemia y que no es necesario hacer un año entero de cuarentena como piden los demócratas, la comunidad judía de Nueva York enarboló completamente su apoyo al candidato republicano.

Los barrios de Brooklyn se colmaron de ortodoxos cantando y celebrando su acto de rebeldía en una fecha tan importante para su comunidad, mientras levantaban banderas de Trump 2020.

Ad

Esta situación, sumado a las históricas medidas de Trump en favor del Estado de Israel y la pacificación de Medio Oriente, han llevado el apoyo de los judíos ortodoxos en Nueva York a un 83% en favor de Donald Trump, y un 72% a nivel nacional, una de las minorías que más homogéneamente votará en esta elección.

En 2016, su discurso pro-Israel y su pasado trabajando como empresario de la construcción muy cercano a la comunidad judía de Nueva York, le había permitido ganar el voto ortodoxo a Hillary Clinton por un 54%. Este año, las encuestas prevén que será 29 puntos porcentuales mayor.

Este masivo apoyo a Donald Trump también se explica por el enojo que hay con Andrew Cuomo. Las medidas restrictivas e inequitativas llevaron a que las congregaciones religiosas de Nueva York presenten una demanda formal contra el Gobernador.

Según explicó Ronald Coleman, representante de "Abogados por Yeshivas", Cuomo fue demandado por discriminación a la comunidad judía, violación de la Primer Enmienda (libertades de culto) y acoso dirigido a los barrios predominantemente judíos. La demanda argumenta que hay otros distritos con más casos diarios de COVID-19 que no reciben el nivel de cuarentena que se les fue impuesto a ellos.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Economía

La peligrosa radicalización a la izquierda de Joe Biden preocupa a cada vez más dirigentes dentro del Partido Demócrata

Publicado

en

Muchos desencantados por las posiciones extremistas del Presidente en ejercicio encuentran en Trump una alternativa. La administración Biden condujo al déficit fiscal más drástico de la historia del país en tiempos de paz, multiplicó las regulaciones y apostó por el proteccionismo.

Las posiciones políticas del Presidente Joe Biden se radicalizan cada vez más hacia la izquierda, retrocediendo a la vieja visión que mantenía el Partido Demócrata a mediados del siglo pasado, y rompiendo con la tradición más bien reformista de los expresidentes Jimmy Carter, Bill Clinton e incluso Barack Obama.

El consenso detrás de las “Bidenomics” están erosionando muchos de los cimientos que garantizaron años de crecimiento para la economía estadounidense.

El histórico funcionario demócrata y exsecretario del Tesoro, Lawrence Summers, se pronunció sobre la política económica del Presidente Biden con las siguientes palabras: "Estoy profundamente preocupado por la doctrina del nacionalismo económico centrado en la manufactura que se presenta cada vez más como un principio general para guiar la política. Es cada vez más peligrosa e inflacionaria”.

Regulaciones que comprometen millones de puestos de trabajo

La administración Biden está conduciendo una de las mayores y más agresivas acciones regulatorias en contra del sector privado que haya visto la economía estadounidense en décadas.

A través de la Orden Ejecutiva 14.067 endureció el marco regulatorio general sobre las criptomonedas, y al mismo tiempo firmó una orden instruyendo a la Reserva Federal para comenzar el desarrollo de una moneda digital centralizada del Estado. De llevarse a cabo con éxito, esta herramienta profundizaría notoriamente el control y el monitoreo del Gobierno sobre el accionar de los ciudadanos.

La Agencia de Protección Ambiental (EPA) bajo la presidencia de Biden anunció una resolución que endurece estrictamente todas las regulaciones que debe cumplir la industria manufacturera. Se endurecen los Estándares Nacionales de Calidad del Aire (NAAQS por sus siglas en inglés), encareciendo el costo de las empresas industriales con la amenaza de perder hasta 1 millón de puestos de trabajo en los próximos años.

El Gobierno incrementó su voracidad dirigista sobre el sistema financiero y bancario, revirtiendo muchas normativas desregulatorias dispuestas por Carter y Clinton

Se endurecieron los requisitos de la Ley de Reinversión Comunitaria de 1977 para las entidades bancarias, se incrementaron las exigencias para la presentación de informes trimestrales (agregando más costos) para los fondos comunes de inversión privados, y se incrementaron los requisitos de capital para las entidades bancarias del 16% al 20%. Todo esto entorpece el crecimiento de la actividad económica. 

Déficit fiscal récord en tiempos de paz

Desde el punto de vista de las “Bidenomics” los elevados déficits fiscales no representan un problema, y de hecho apuntan a compensar un supuesto “exceso de ahorro” en la economía. Esta visión rompe completamente con los postulados adoptados por el Partido Demócrata en los últimos 50 años, marcando una especial discrepancia con los históricos superávits que concretó la administración de Bill Clinton.

La cancelación irresponsable de billones de dólares en préstamos estudiantiles para la clase media y alta, y los excesivos programas de “estímulo” vía obras de infraestructura y subsidios, dispararon el déficit financiero de Estados Unidos hasta el 8,3% del PBI a mediados de 2023. Nunca antes se había visto una cifra de semejante magnitud en tiempos de paz o fuera de una grave recesión.

El último resultado fiscal publicado por el Gobierno evidencia un déficit de por lo menos el 6,2% del PBI, y un rojo primario (sin intereses) del 3,8% del producto. Antes del rescate de préstamos estudiantiles a mediados de 2022, el déficit federal no superaba el 3,7% aún con intereses.

Proteccionismo

La visión comercial de la administración Biden se centra en el incremento de las barreras arancelarias y cuantitativas sobre las importaciones, tanto de China como de la Unión Europea, México y Canadá.

Se inició una política de “subsidios cruzados” para fomentar la sustitución de importaciones y potenciar el comercio desleal (catalogado falsamente como comercio justo) con los principales socios comerciales de Estados Unidos.

Además, Joe Biden pasó a la posteridad como el primer Presidente que se rehúsa a firmar o promulgar un acuerdo de libre comercio en los últimos 40 años, muy a diferencia de sus predecesores demócratas.

El expresidente Clinton inició las negociaciones para el libre comercio con Jordania, Chile, Singapur, y los países nucleados por el TPP, además de implementar el acuerdo NAFTA. Por su parte, el expresidente Obama implementó los acuerdos de libre comercio con Perú, Colombia, Panamá y Corea del Sur. Al día de la fecha, Biden descartó implementar cualquier acuerdo, como por ejemplo el que se encuentra pendiente con el Reino Unido desde el año 2020 (negociado originalmente por Donald Trump).

Masivos aumentos de impuestos

La gran promesa económica para un eventual segundo mandato de Joe Biden es aplicar un aumento generalizado de impuestos sobre los ingresos de empresas y personas físicas, así como también gravar más severamente a las ganancias de capital y a los patrimonios.

La tasa de Sociedades se vería aumentada del 21% al 28% para todas las empresas, la alícuota máxima del impuesto a las Ganancias volvería al 39,6%, la tasa por el Medicare se incrementaría del 2,9% al 5%, y gravaría a las ganancias de capital con una tasa cercana al 40% (la más alta nunca vista en Estados Unidos desde la Primera Guerra Mundial).

Biden propone, además, establecer un impuesto del 4% para la recompra de acciones, duplicar la tasa global sobre los ingresos intangibles con bajos impuestos (GILTI), e incrementar hasta el 20% la tasa impositiva sobre la revalorización de activos (las llamadas ganancias de capital no realizadas), entre decenas y decenas de aumentos impositivos programados.

Seguir Leyendo

Argentina

El encuentro más esperado: Milei y Trump se saludaron en el CPAC, la cumbre de derecha más importante del mundo

Publicado

en

El presidente argentino se cruzó con el ex jefe de Estado republicano, quien en su discurso le dijo que “es uno de los pocos que puede hacer a Argentina grande de nuevo”.

El presidente argentino Javier Milei y el expresidente y actual candidato Donald Trump se cruzaron en la trastienda del evento de la derecha más importante del mundo, la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), que tiene lugar este año en Washington D.C.

Los dos máximos referentes de la derecha del mundo y líderes del mundo libre se fundieron en un cálido abrazo al verse, en el primer encuentro personal que tienen, a pesar de que ya han hablado por teléfono en el pasado.

En su exposición, el ex presidente estadounidense, había elogiado de manera contundente al argentino: “Quiero agradecer al presidente de la Argentina, que tuvo mucha publicidad. Es un gran señor, es MAGA, Make Argentina Great Again. Es el único que puede hacerlo bien. Javier Milei. Gracias Milei, muchas gracias, es un gran honor tenerte aquí”.

¡Presidente! Qué lindo conocerlo. Es un gran placer conocerlo, Presidente. Es un gran honor para mí. Gracias por sus palabras hacia mí. Estoy muy contento, es muy generoso. Muchas gracias, es un gran placer”, expresó Milei tras el abrazo.

Trump, por su parte, retrucó con palabras similares a las que utilizó en su discurso: “Muchas gracias, está haciendo un gran trabajo. MAGA, Make Argentina Great Again, saquémonos unas fotos”.

Muchas gracias, lo digo en serio. Usted fue un gran presidente y espero que gane. Espero verlo otra vez. La próxima vez, como presidente”, le deseó el jefe de Estado argentino al republicano, que buscará este año volver al poder en su país tras ser expulsado mediante fraude electoral. Trump cerró con el mismo deseo: “Yo también lo espero”.

El encuentro se da en un momento de máxima tensión entre Trump y el actual presidente, Joe Biden, quienes se enfrentarán en noviembre en lo que parecería ser una repetición de la elección del 2020, pero esta vez sin voto por correo ni crisis de la pandemia de coronavirus.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

CPAC 2024: Trump, Bukele, Bolsonaro, Milei hablan en Washington DC en el evento de derecha más importante del mundo

Publicado

en

El presidente argentino, presidente salvadoreño, el hijo del expresidente brasileño, y el expresidente estadounidense coinciden en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC).

Día 2 – CPAC

Hablaron Santiago Abascal, Jim Jordan, Matt Gaetz, Kristi Noem, Elise Stefanik y más.

Día 1 – CPAC

Hablaron Liz Truss, Tulsi Gabbard, Richard Grenell y Nayib Bukele.

Seguir Leyendo

Tendencias