Seguinos en redes

Estados Unidos

En plena crisis energética, Biden echa a su asesora climática y la reemplaza por el infame John Podesta

Publicado

en

La asesora climática de Biden, Gina McCarthy, deja la Casa Blanca, y su puesto será reemplazado por dos personas: su vice, Ali Zaidi, y el ex jefe de campaña de los Clinton, John Podesta.

A pesar de que su equipo de comunicación evita hablar de los altos precios de la energía y trata de mostrar que todo está bien, internamente en la Casa Blanca están disconformes con las decisiones tomadas en el último año y medio que llevaron a la peor crisis energética en 50 años.

Desde el día que asumió Biden, designó a Gina McCarthy como Asesora Presidencial para la Energía Limpia, quien lideró la guerra contra el fracking y promovió un decreto que firmó Biden a principios del 2021 frenando todos los nuevos pozos no convencionales de petróleo.

Fue McCarthy quien asesoró a Biden para que cancelara el oleoducto Key Stone XL y en otra oportunidad para que prohibiera la explotación maritima de nuevos yacimientos. El plan demócrata consistía en reemplazar toda la energía barata que sería producida con estos combustibles por energías renovables.

Sin embargo, y a pesar de los avisos de la oposición, las energías renovables actualmente no tienen la eficiencia ni la magnitud para hacer frente con costos razonables la demanda de energía de los Estados Unidos. Por lo que la política fue un fracaso, los precios de la energía se dispararon y el país actualmente importa gran parte de su consumo interno.

Los estados que menos hicieron la transición verde que pidió McCarthy están logrando sobrevivir la crisis, pero estados como California anunciaron la semana pasada apagones voluntarios para ahorrar energía, incluso pidiéndole a su población que no carguen sus autos eléctricos para no presionar la débil matriz energética californiana.

Es por eso que este lunes Biden le pidió la renuncia a McCarthy, quien lideraba el Consejo de Energía Limpia e Innovación Verde. Pero lo verdaderamente extraño es el reemplazo que eligió: el infame John Podesta, quien se encargará de implementar las políticas climáticas mientras que el abogado Ali Zaidi quedará al frente del Consejo.

Podesta tiene una larga carrera política y es una de las principales figuras del Partido Demócrata. Fue Jefe de Gabinete de Bill Clinton, luego asesor presidencial de Barack Obama y dirigió la fracasada campaña de Hillary Clinton. Pero muchos lo recordarán por sus vinculos a Jeffrey Epstein y sus denuncias por participar en su red de pedofilia.

El nombre de Podesta empezó a aparecer en los medios no por su rol en la estrategia de campaña de los Clinton, si no por aparecer en los comprometedores correos privados de Hillary, aquellos que había guardado ilegalmente en un servidor privado cuando era funcionaria y que borró cuando se le pidió que los entregara, no sin antes ser hackeada (aparentemente por Rusia) y ellos publicados en WikiLeaks.

En estos e-mails, Podesta está constantemente hablando en código, refiriéndose a pizzas de queso, algo que lamentablemente se ha convertido en los últimos años en una jerga común para hablar de "pornografía infantil", ya que en inglés tienen las mismas iniciales ("cheese pizza"/"child pornography"), según explica el periodista Luke Andrews para el Daily Mail.

Con frases como "trae las pizzas de queso más jóvenes que tengas", estos correos dieron mucho de que hablar en la campaña del 2016, que finalmente resultó en la victoria de Donald Trump, quien lanzó una investigación de la red de pedofilia más grande del mundo, la del donante demócrata Jeffrey Epstein.

El nombre de Podesta volvió a viralizarse cuando apareció en la lista de pasajeros del avión Lolita Express, con el que Epstein llevaba a sus clientes a su isla privada donde prostituía a menores de edad.

Por mucho tiempo no se sabía si la lista era real, pero en 2020 fue aceptado como evidencia bajo el rótulo de Evidencia GX52 en la causa contra su mujer, Ghislaine Maxwell, quien fue finalmente condenada a 20 años de prisión.

El pequeño anotador que fue reconocido por Juan Alessi, empleado de la mansión del pedófilo en Palm Beach, Florida, donde aparecen nombres de las mujeres que la red secuestró y sometió por años, pero también están, los nombres de algunos clientes, entre quienes aparece el infame Podesta.

Después de semejante escrache público, muchos pensaron que Podesta, a sus 73 años, bajaría el perfil y se retiraría de la vida pública, pero ocurrió todo lo contrario. Ahora el acusado de pedófilo liderará las políticas públicas verdes de Biden.

El "Libro Negro de Epstein", como fue incluido en la causa contra Ghislaine Maxwell

Estados Unidos

El precio de la libertad: La Unión Europea amenaza con millonarias multas a Elon Musk por no entregar datos privados de los usuarios de X

Publicado

en

El exitoso empresario Elon Musk aseguró que la Comisión Europea busca sancionarlo por defender el derecho a la privacidad y la libertad. Además, reveló que, mientras X se resistió a entregar datos privados, todas las demás plataformas accedieron a hacerlo.

El viernes pasado, la Comisión Europea presentó sus conclusiones preliminares, indicando que la plataforma de redes sociales X, anteriormente conocida como Twitter y ahora propiedad del multimillonario tecnológico Elon Musk, habría infringido varias normas de la Ley de Servicios Digitales (DSA) de la Unión Europea.

Según el comunicado de la Comisión Europea, las áreas en las que X estaría incumpliendo la DSA incluyen la implementación de patrones oscuros, la falta de transparencia en la publicidad y el "rechazo a entregar datos personales para investigar a los usuarios".

Primero, la Comisión ha criticado el sistema de insignia azul de X, que bajo la propiedad de Musk, ahora está disponible para cualquier usuario mediante una suscripción premium. Anteriormente, la verificación de la insignia azul solía indicar que una cuenta representaba una supuesta "fuente de información confiable", aunque nunca fue así.

Sin embargo, la Comisión considera que la nueva práctica de X "engaña a los usuarios" y "no corresponde a los estándares de la industria". Thierry Breton, comisario europeo, declaró: "Nuestra opinión preliminar es que el cambio en la práctica de verificación de X ha llevado a una confusión entre los usuarios".

En segundo lugar, la Comisión ha encontrado que X no cumple con las normas de transparencia en materia de publicidad. Según el análisis, la plataforma no proporciona un "repositorio de publicidad fiable y que se pueda buscar", lo cual es un requisito bajo la DSA, con la excusa de "garantizar" que los usuarios puedan acceder a la información sobre los anuncios que ven en la plataforma.

El tercer hallazgo preliminar de la Comisión, que es el más polémico de todos, se centra en la "falta de acceso a los datos públicos de X para investigadores". La DSA exige que las plataformas proporcionen acceso a sus datos públicos de manera que los investigadores puedan llevar a cabo sus "análisis".

Sin embargo, la Comisión alegó que Elon Musk impide a los investigadores acceder de manera independiente a estos datos, defendiendo su derecho a la privacidad, lo cual está mal según la autoritaria Ley de Servicios Digitales.

En respuesta a las conclusiones de la Comisión, Musk ha acusado a la UE de intentar presionar a la plataforma para censurar a sus usuarios. Musk alegó en un tuit: "La Comisión Europea le ofreció a X un acuerdo secreto ilegal: si censurábamos información sin decírselo a nadie, no nos multarían. Las otras plataformas aceptaron ese acuerdo. X no".

X podrá examinar los documentos del expediente de investigación y responder por escrito a las acusaciones. Si los hallazgos preliminares se confirman, la Comisión podría emitir una "decisión de incumplimiento", lo que podría llevar a Elon Musk a enfrentar una multa de hasta el 6% de su facturación mundial.

Desde que Musk adquirió X el 27 de octubre de 2022, se llevaron a cabo una grandes transformaciones en la plataforma, que tuvieron como objetivo echar a empleados innecesarios, terminar con la censura llevada a cabo por los anteriores dueños, y defender a toda costa la libertad de expresión.


Seguir Leyendo

Estados Unidos

En plena entrevista, Joe Biden se olvidó el nombre de tres políticos estadounidenses y le dijo "el negro" a su Secretario de Defensa

Publicado

en

El mandatario de Estados Unidos enfrenta una serie de situaciones que ponen en jaque su posición como aspirante a la reelección. Esto ocurrió durante una entrevista enfocada en el voto afroamericano.

A pocos meses de las elecciones presidenciales y con las encuestas en su contra, el presidente estadounidense Joe Biden protagonizó otro momento insólito al olvidar el nombre de su secretario de Defensa, refiriéndose a él como “el tipo negro” durante una entrevista con un medio afroamericano, de nombre Black Entertainment Television (BET).

Durante la entrevista, Biden habló sobre su secretario de Defensa, Lloyd Austin, pero no pudo recordar su nombre en ese momento. "Mira las críticas que recibí por nombrar al Secretario de Defensa… emm… no recuerdo el nombre… es el tipo negro", dijo el mandatario para salir del apuro.

Este hecho se suma a una serie de tropiezos verbales que aumentaron la presión sobre Biden para que considere abandonar su candidatura. En la misma entrevista, Biden mencionó que evaluaría su decisión de continuar su campaña si un médico le indicara “un problema puntual” sobre su estado de salud.

A pesar de los llamados de una gran cantidad demócratas para que se retire de la carrera, especialmente después de su desastroso desempeño en el debate presidencial contra Donald Trump el pasado 27 de junio, Biden había asegurado anteriormente en una entrevista con ABC News que solo dejaría la carrera “si el Señor Todopoderoso lo bajaba”.

El presidente estadounidense también mostró signos de confusión al olvidar tres nombres durante la entrevista, el del expresidente Herbert Hoover, el secretario de Defensa Lloyd Austin, y además confundió el nombre del compañero de fórmula del expresidente Donald Trump, el senador JD Vance.

Solo hay dos presidentes en la historia de Estados Unidos que han llegado al cargo y se han ido con menos puestos de trabajo de los que llegaron al cargo. Y el otro era un tipo que todos conocemos muy bien”, expresó Biden, refiriéndose a Hoover. “Así que, Trump es uno de ellos”.

En otro momento, al hablar del aborto, Biden se equivocó con el nombre del senador Vance, llamándolo “Mance”. Él es un objetivo de campaña demócrata por su oposición a la legislación que busca codificar el derecho al aborto. “Mira, una de las cosas que está sucediendo es, ya sabes, la mayoría de los estados, incluso los estados conservadores, donde se ha dejado al público determinar si quieren o no tener excepciones, quieren tener una decisión difícil, como, como, Mance no quiere ningún aborto o circunstancia”, dijo Biden, aparentemente refiriéndose a Vance.

Estos incidentes han generado una preocupación creciente dentro del Partido Demócrata. Algunos miembros del partido consideran que estos lapsus podrían perjudicar la imagen y la efectividad de Biden como candidato presidencial, especialmente en un momento en que las encuestas ya muestran un panorama complicado para su reelección. Las encuestas reflejan una disminución en el apoyo hacia Biden, con una creciente presión para que el presidente reevalúe su decisión de postularse nuevamente.

El desempeño de Biden en el debate con Donald Trump el pasado 27 de junio también fue criticado, con analistas políticos argumentando que sus errores y confusiones durante el debate podrían haber debilitado su posición frente a los votantes. Los debates presidenciales son momentos cruciales en una campaña, y cualquier error puede ser magnificado y utilizado por los oponentes para cuestionar la capacidad del candidato.

En respuesta a estos tropiezos, algunos aliados de Biden han tratado de minimizar la importancia de estos incidentes, argumentando que los lapsus "son normales" y no necesariamente indicativos de problemas de salud graves. Sin embargo, la acumulación de errores ha dado munición a sus críticos, que utilizan estos momentos para cuestionar su salud para un segundo mandato.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Biden dijo que consideraría abandonar la carrera presidencial si los médicos le confirmaran que tiene problemas de salud mental

Publicado

en

Luego de que varios demócratas le pidieran que se baje de la carrera presidencial, el actual presidente estadounidense afirmó que solo lo hará si apareciera alguna condición médica que lo obligue a hacerlo.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, declaró en una entrevista publicada el miércoles que reconsideraría su permanencia en la carrera presidencial si un médico le informara directamente sobre una condición médica que lo hiciera necesario.

Biden ha afirmado en varias ocasiones que ninguno de sus médicos le ha diagnosticado una enfermedad grave. El doctor Kevin O’Connor, médico de la Casa Blanca, después del examen físico de febrero, describió a Biden como "un hombre sano, activo y robusto de 81 años, capaz de cumplir exitosamente con los deberes presidenciales".

Sin embargo, su desastrosa actuación en el reciente debate presidencial con el expresidente Donald Trump generó llamados de atención por parte de la gran mayoría de aliados demócratas, quienes lo instaron a que se retire de la reelección, lo cual ha planteado preguntas sobre su salud y estado mental.

En una entrevista con Ed Gordon de BET News, Biden fue preguntado si había alguna circunstancia que lo llevaría a reconsiderar su continuación en la carrera presidencial.

Biden dijo, según un extracto breve publicado por la cadena, "Si tuviera alguna condición médica que surgiera, si alguien, si los médicos vinieran a mí y me dijeran, tienes este problema y ese problema".

Este comentario es el más reciente de una serie de explicaciones cambiantes del presidente sobre lo que podría llevarlo a reconsiderar su posición. En una entrevista con ABC News este mes, Biden indicó que se retiraría solo si el "Señor todopoderoso" así lo decidiera. Varios días después, en una conferencia de prensa en Washington, afirmó que seguiría en la carrera a menos que sus asesores le presentaran pruebas de que sería imposible ganar.

En la entrevista con BET, Biden admitió haber cometido "un grave error en todo el debate" y dijo que reevaluaría su decisión solo si uno de sus médicos cambiara su evaluación sobre él.

Además, por primera vez, Biden expresó su deseo de "dejar atrás" la presidencia y "pasarla a otra persona", pero decidió postularse nuevamente debido a su creencia de que su "sabiduría" y "experiencia" podrían ayudar a sanar las divisiones cada vez más profundas del país.

"Originalmente, dije que sería un candidato de transición y pensé que podría cederle el paso a otra persona", mencionó el presidente. "Pero no anticipé que las divisiones se intensificarían tanto. Creo sinceramente que la edad aporta algo de sabiduría".

Esta es la declaración más explícita de Biden respecto a su consideración de servir un solo mandato cuando se postuló en 2020. En aquel entonces, indicó que sería un puente hacia una "nueva generación de líderes políticos".

Muchos demócratas interpretaron esto como una señal de que Biden estaba preparando el terreno para que la vicepresidenta, Kamala Harris, se postulara en las elecciones de 2024. Sin embargo, los asesores políticos del presidente han señalado que este "puente" podría extenderse hasta ocho años.

En la entrevista con BET, Biden reveló que inicialmente planeaba cumplir solo un mandato, pero luego cambió de opinión.

Mientras tanto, el representante demócrata estadounidense Adam Schiff instó a Biden a abandonar su intento de reelección en una declaración al Los Angeles Times el miércoles, convirtiéndose en el vigésimo demócrata del Congreso en hacerlo.

"Una segunda presidencia de Trump minaría los fundamentos mismos de nuestra democracia, y tengo serias dudas sobre si el presidente será capaz de vencer a Donald Trump en noviembre", dijo Schiff, un demócrata de California que está buscando un escaño en el Senado.


Seguir Leyendo

Tendencias