Seguinos en redes

Estados Unidos

Mientras estaba en el Hospital, la imagen positiva de Trump se disparó y algunas encuestas ya lo dan ganando el voto popular

La hospitalización de Trump por el COVID-19 lo benefició con un impulso de popularidad, según revelaron distintas encuestas. Así, la aprobación del Gobierno trumpista está en su máximo histórico, incluso superando a la de Obama cuando reeligió en 2012.

Publicado

en

Mientras el presidente Donald Trump se encontraba en el Hospital Walter Reed cumpliendo con su cuarentena, su imagen positiva pasó por su mejor momento desde que asumió la presidencia, lo cual se vio reflejado también en las encuestas electorales diarias que realizan algunas consultoras.

Según publicó PollWatch, la aprobación del Gobierno de Trump entre el 2 y el 3 de octubre tiene un promedio del 47,5%, incluso más alta que la que tenía el ex presidente Obama cuando reeligió en 2012.

  • Democracy Institute: 50%
  • EMI Research: 50%
  • Harvard-Harris: 47%
  • IBD/TIPP: 46% 
  • Gallup: 46% 
  • Rasmussen 46% 

Con estos nuevos números, una encuesta publicada por el Sunday Express del Democracy Institute sobre las elecciones presidenciales prevé una victoria de Trump en noviembre. El Presidente obtendría un 46% del voto popular, superando al 45% por parte del demócrata Joe Biden, y ganaría una importante mayoría de los Estados, ganando también el Colegio Electoral.

Así compartía Trump, desde el Hospital, esta reciente encuesta:

Ad

Mientras otras grandes encuestadoras vaticinan todavía un triunfo holgado del candidato demócrata Joe Biden a pesar de este aumento de imagen positiva, el Democracy Institute, que fue una de las únicas consultoras que predijo correctamente el voto del Brexit y la elección de Trump en 2016, asegura que los números del Presidente hacen “imposible” que pierda en noviembre.

Esto se debe a las diferencias a la hora de encuestar a los distintos votantes: el Democracy Institute solo considera a las personas que se identifican como “probables votantes” en lugar de todos los votantes registrados, ya que existe una enorme cantidad de gente que contesta por uno u otro candidato en la encuesta, pero el día de las elecciones no va a votar. Cabe recordar que el voto en Estados Unidos no es obligatorio y, por ejemplo, en 2016 solo el 55% del padrón emitió un voto.

Esta encuestadora también pregunta sobre el llamado “voto tímido”, del que tanto se habló en 2016 y que le terminó dando la elección a Trump. El término “votantes tímidos” (en inglés, shy voters) agrupa predominantemente a votantes republicanos e independientes dispuestos a votar por Trump en las elecciones pero que no dan a conocer su voto por miedo a ser acosados, despedidos, invadidos o asaltados por votantes de Biden.

El presidente Donald Trump yendo al Hospital Walter Reed tras contagiarse de COVID-19.

Ad

Relacionado a este fenómeno, un estudio de la firma Cloud Research, realizado en agosto de este año y publicado por la agencia de noticias Bloomberg, reveló que aproximadamente el 11% de los votantes republicanos e independientes no darán a conocer públicamente su voto y que, en una eventual encuesta telefónica, no compartirán su opinión sincera. 

Al ser consultados sobre el porqué, una de las principales razones que citaron “es la peligrosidad de expresar una opinión fuera del actual punto de vista progresista“. 

Esto quiere decir que en cualquier encuesta que no corrija por los “votantes tímidos”, está sub-representando al candidato republicano por más de 11 puntos.

Además, otros estudios, como el de la firma Morning Consult, detalla que las familias de clase media son más escépticas en expresar apoyo hacia Trump cuando son encuestados de forma telefónica, donde el Presidente tiene su mayor apoyo.

Muchas familias suburbanas tienen miedo que las llamadas telefónicas queden grabadas o que los datos que completan por internet en encuestas online se hagan públicos, por lo tanto se convierten en “votantes tímidos”.

El conjunto de “votantes tímidos”, a los que Trump bautizó como la “mayoría silenciosa” durante su campaña, fue sistemáticamente ignorado por las encuestas en el 2016, y resultó decisivo para la victoria de Trump en Estados clave como Ohio, Pensilvania, Michigan, Wisconsin y Florida.


Ad

En otra sección de la encuesta del Democracy Institute, el 68% respondió que el diagnóstico de coronavirus del Presidente no afectaría su voto, mientras que el 19% dijo que ahora era “más probable” que vote a Trump y sólo un 13% aseguró que ahora es “menos probable” que lo haga. Casi dos tercios de los encuestados afirmaron que sentían simpatía y preocupación por la salud del mandatario.

Hay un diferencial de 6 puntos que habría cambiado su voto en favor de Trump tras su contagio del virus chino, lo cual en una carrera que parece ser tan pareja, según las mismas encuestas, puede ser decisivo.

Otro de los puntos claves de la encuesta es la consolidación del liderazgo de Trump en el país, mejorando hasta un 4% en los Estados claves que definirán la elección como Florida, Iowa, Michigan, Minnesota, New Hampshire, Pensilvania y Wisconsin. Trump obtendría un promedio de 47% del voto en estos Estados mientras que Biden solo un 43%

Siguiendo estos números y trasladándolos al Colegio Electoral, el Presidente obtendría una rotunda victoria con 320 votos electorales y su rival demócrata solo 218.

Así quedaría el mapa del Colegio Electoral de acuerdo a las encuestas publicadas por el Democracy Institute, 320 votos electorales para Trump y 218 para Biden. Trump daría la sorpresa nuevamente en Estados tradicionalmente demócratas, como Minnesota y New Hampshire, para ampliar su victoria del 2016.

Ad

En cuanto al primer debate presidencial, llevado a cabo el 29 de septiembre, el 32% dijo que Trump fue el ganador y el 18% que el ganador fue Biden. Con la otra mitad asegurando que fue un empate y más de 7 de cada 10 encuestados dijeron que el debate no afectaría su intención de voto.

El tópico de ley y el orden”, tras los disturbios y destrozos causados en las protestas de Black Lives Matter y el grupo terrorista Antifa, sigue siendo el principal tema de preocupación a la hora de ir a las urnas.

La economía viene segunda en importancia, a medida que el país se recupera de las consecuencias económicas de la pandemia. Más de un 70% de los encuestados coinciden en que la economía se está recuperando y más temprano que tarde volverá a niveles pre-pandemia.

Una de las transmisiones televisivas más vistas de la historia, el primer debate presidencial entre Trump y Biden fue calificado por la mitad de los encuestados como un empate. Para un 32%, el ganador fue el presidente y para solo un 18% el ganador fue el ex-vicepresidente.

Ad

Además, la ya mencionada encuesta revela que el ex vicepresidente Biden tiene un “problema de fama. Por ejemplo, el doble de encuestados le da más crédito a la celebridad televisiva Kim Kardashian por las reformas del sistema carcelario que a Biden, quién se desempeña en la política hace más de 47 años. 

Kardashian y Kanye West estuvieron en la firma de la Reforma de la Justicia Penal que llevó a cabo Trump. Cuando se les preguntó quién ha tenido un impacto más positivo en esta reforma, el 41% dice que Trump, otro similar porcentaje le atribuye el éxito a Kardashian y solo el 18% otorga el crédito a Biden.

El director del Democracy Institute, Patrick Basham, dijo: “Cuando una estrella de reality shows te gana en una encuesta sobre una cuestión política tan importante, sabes que tu campaña tiene un problema“.

También, el voto de las minorías va en camino a dar un golpe histórico: el 47% de los latinos y el 40% de los afroamericanos que respondieron a la encuesta aprueban el trabajo de la gestión Trump. De hacerse realidad estos números, el alejamiento de los votantes afroamericanos y latinos supondría una catástrofe sin precedentes para el Partido Demócrata, que viene consolidando este voto desde la década del ’60.

Actuando como el nexo entre la Casa Blanca y la comunidad afroamericana, la celebridad y esposa del popular rapero Kanye West, Kim Kardashian, fue parte de la Ley de Reforma Judicial de Trump para el sistema penitenciario.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

Estados Unidos responde con ataques aéreos a milicias proiraníes en Siria que acabaron con la vida de un estadounidense

Publicado

en

El ejército de los Estados Unidos llevó a cabo múltiples ataques aéreos en el este de Siria contra milicias respaldadas Irán a quienes culpó por un ataque con vehículos aéreos no tripulados que mató a un estadounidense, hirió gravemente a otro y lastimó a cinco más.

El ejército estadounidense llevó a cabo múltiples ataques aéreos en Siria el jueves por la noche contra milicias alineadas con Irán a los que culpó por un ataque con vehículos aéreos no tripulados que mató a un contratista estadounidense, hirió gravemente a otro y lastimó a cinco soldados estadounidenses, aseguró el Pentágono.

Las incursiones estadounidenses del jueves por la noche fueron en represalia por un asalto con drones contra una base de la coalición liderada por Estados Unidos cerca de Hassakeh, en el noreste de Siria, a las 01:38 pm (10:38 GMT).

El ataque con aviones no tripulados contra personal estadounidense causó heridas que, para tres miembros del servicio y un contratista, requirieron evacuación médica a Irak, donde la coalición liderada por Estados Unidos que lucha contra los restos de ISIS tiene instalaciones médicas. Los otros dos soldados estadounidenses heridos fueron atendidos en la base en el noreste de Siria.

La comunidad de inteligencia de Estados Unidos evaluó que el avión no tripulado de ataque unidireccional era de origen iraní, confirmó el Ejército. Aunque las fuerzas estadounidenses estacionadas en Siria han sido atacadas por aviones no tripulados antes, las muertes son extremadamente raras.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, dijo que los ataques de represalia se llevaron a cabo bajo la dirección del presidente Joe Biden y se dirigieron a instalaciones utilizadas por grupos afiliados al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán (CGRI).

Secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin

Los ataques aéreos se llevaron a cabo en respuesta al ataque de hoy, así como a una serie de ataques recientes contra las fuerzas de la Coalición en Siria por parte de grupos afiliados al CGRI”, dijo Austin en un comunicado.

“Como el presidente Biden ha dejado claro, tomaremos todas las medidas necesarias para defender a nuestro pueblo y siempre responderemos en el momento y lugar que elijamos. Ningún grupo atacará a nuestras tropas con impunidad”, agregó.

“Estos ataques de precisión están destinados a proteger y defender al personal estadounidense. Estados Unidos tomó medidas proporcionadas y deliberadas destinadas a limitar el riesgo de escalada y minimizar las bajas“, confirmó el Departamento de Defensa en un comunicado.

Se trata de uno de los intercambios más sangrientos entre Estados Unidos y milicias pro iraníes. Además de la baja estadounidense, el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH) aseguró que la represalia norteamericana habría acabo con la vida de 19 combatientes. Entre ellos, se encontraban tres militares del ejército sirio, 11 combatientes de milicias pro gubernamentales y cinco ciudadanos no sirios alineados con las fuerzas del gobierno.

La televisión estatal iraní Press TV aseguró que ningún iraní había muerto en el ataque, y remarcó que “una fuente militar en Siria dijo a Press TV que los grupos de resistencia se reservan el derecho de responder al ataque estadounidense y tomarán medidas recíprocas”.

El jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, general del ejército Mark Milley, habla con las fuerzas estadounidenses en Siria durante una visita no anunciada, en una base militar estadounidense en el noreste de Siria

El ataque contra la base estadounidense se produjo pocas semanas después de que el Jefe del Estado Mayor Conjunto estadounidense, Mark Milley, visitara el noreste de Siria para evaluar la misión contra el Estado Islámico y el riesgo para el personal estadounidense.

Cuando los periodistas que viajaban con él le preguntaron si creía que el despliegue de aproximadamente 900 soldados estadounidenses en Siria valía la pena el riesgo, Milley vinculó la misión a la seguridad de Estados Unidos y sus aliados, diciendo: “Si crees que eso es importante, entonces la respuesta es ‘Sí'”.

Las tropas estadounidenses han sido atacadas por milicias respaldadas por Irán unas 78 veces desde principios de 2021, según el general del ejército Erik Kurilla, quien supervisa a las tropas estadounidenses en el Medio Oriente como jefe del Comando Central.

Kurilla advirtió que las fuerzas estadounidenses podrían llevar a cabo ataques adicionales si fuera necesario. “Estamos posicionados para opciones escalables frente a cualquier ataque iraní adicional”, señaló.

Kurilla, que testificó ante el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes el jueves, advirtió sobre la flota de aviones no tripulados de Irán. “El régimen iraní ahora tiene la fuerza de vehículos aéreos no tripulados más grande y capaz de la región“, resaltó.

En enero, tres drones atacaron una base estadounidense en la región siria de Al-Tanf. El ejército estadounidense dijo que dos de los aviones no tripulados fueron derribados, mientras que el tercero golpeó el complejo, hiriendo a dos miembros de las fuerzas del Ejército Libre Sirio.

Las fuerzas estadounidenses proporcionan entrenamiento militar a las fuerzas kurdas del grupo PKK, en la provincia de Al-Hasakah, Siria

Desde el ataque con aviones no tripulados estadounidenses que mató al general de la Guardia Revolucionaria, Qassem Soleimani, en 2020, Irán ha tratado de “dificultar la vida de las fuerzas estadounidenses estacionadas al este del Éufrates”, dijo Hamidreza Azizi, experto del Instituto Alemán de Asuntos Internacionales y de Seguridad.

Irán aumentó su apoyo a los representantes locales en Deir Az Zor mientras intentaba aliarse con las fuerzas tribales en el área“, escribió Azizi en un análisis reciente. “Debido a la proximidad geográfica, los grupos iraquíes también intensificaron sus actividades en la franja fronteriza con Siria y en la provincia de Deir Az Zor“.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Se cae el caso que busca encarcelar a Donald Trump: Nueva evidencia prueba que no estuvo involucrado en los pagos ilegales

Publicado

en

Un documento recientemente descubierto, datado del año 2018, demuestra que el abogado Michael Cohen mintió en sus declaraciones y Trump no fue quien le pagó a la actriz porno Stormy Daniels para que no publicara su libro.

En las últimas horas, mientras todos los medios esperan atentamente la decisión del Tribunal Penal de Manhattan, dirigido por el ultra-demócrata Alvin Bragg, surgió una carta del año 2018 que exculparía a Donald Trump completamente de la causa que está impulsando el gobierno de Biden para encarcelar a su propio rival político.

Bragg, un fiscal demócrata que está hace años intentando arrestar a Trump, ya tuvo que suspender tres días consecutivos la acusación que iba a presentar ante la justicia de Nueva York, luego de que se filtrara que iba a pedir prisión preventiva para el ex presidente.

La causa investiga el pago de una suma de US$ 130.000 dólares a la actriz porno Stormy Daniels, quien en 2016 había amenazado públicamente con que iba a lanzar un libro contando que tuvo una relación amorosa con Trump poco después de su casamiento con Melania Trump.

Daniels firmó un acuerdo de confidencialidad con el abogado de Trump, Michael Cohen, y finalmente no publicó el libro. Dos años después, en 2018, el abogado Michael Avenatti convenció a Daniels que presentara cargos contra Trump dado que el pago se había hecho en plena campaña presidencial, y podría considerarse una extorsión política.

La causa solo pudo encontrar culpable a Michael Cohen, ex abogado de Trump, ya que no hubo evidencia de que Trump le había ordenado o reembolsado el dinero, y la justicia dictaminó que Cohen actuó de su propia voluntad sin el conocimiento del entonces candidato a presidente.

La situación quedó sellada cuando Avenatti cayó preso en 2019, luego de que se probara que había estafado a Daniels y que le había robado dinero. Pero la causa fue tomada dos años después por el fiscal Bragg, quien decidió continuar con la investigación.

Cuatro años pasaron y finalmente Bragg anunció que había conseguido toda la evidencia necesaria para presentar cargos contra Trump. Documentos judiciales fueron filtrados por Fox News el domingo pasado, donde se veía a Bragg diciendo que recomendaría el arresto inmediato de Trump.

El ex presidente publicó la noticia en Truth Social, y acusó a Bragg de estar trabajando con el FBI de manera ilegal para coordinar su arresto de alto perfil. Gracias a la viralización de esta noticia, rápidamente salió a la luz una carta del año 2018, donde Michael Cohen le asegura a la Comisión Federal de Elecciones (FEC) que la suma de dinero pagada a Stormy Daniels (nombre real Stephanie Clifford) provino completamente de fondos personales suyos.

En la misma carta, además se especifica que ni la Organización Trump ni el equipo de campaña de Donald Trump tuvo participación alguna en la transacción a Stormy Daniels, así como tampoco se realizó el reembolso directa o indirectamente a Cohen por el monto erogado.

Finalizando con el contenido del documento, en representación de Michael Cohen, su abogado, Stephen Ryan, expresó que Cohen no efectuó de ninguna manera contribuciones a la campaña presidencial de Donald Trump, o ninguna campaña política, resaltando que el papel de la Comisión de Elecciones (FEC) no tiene lugar en la investigación, ya que nada tiene que ver con asuntos electorales.

Esta carta estaba presentada ante la justicia y es parte de la evidencia en el caso, por lo cual resulta extraño que el fiscal Bragg continúe intentando procesar a Trump por un delito que claramente no cometió.

Cabe aclarar que seis meses después de presentar dicha carta ante la FEC y a la justicia, Cohen cambió su discurso y negoció un acuerdo con el FBI en el cual se declararía culpable y su sentencia sería reducida, a cambio de que involucre en su discurso también a Trump.

Como parte de su estrategia judicial, Cohen dijo que se usó una offshore para pagarle a Clifford y que luego buscó un reembolso por parte de la Organización Trump, cobrando además una suma respectiva a los costos de la transferencia realizada de $35 dólares, sumados a otros $50.000 dólares relacionados a trabajos tecnológicos competentes a la campaña del presidente Trump.

El total que buscaba Cohen en concepto de reembolsos fue doblado, con fines impositivos, a lo cual se suma un bonus recibido por de US$ 60.000 dólares, totalizando US$ 420.000 dólares en cuotas mensuales para las cuales erogó facturas comerciales. Nada de esto fue demostrado con documentación y quedó todo en palabras, por lo que la sentencia solo incluó a Cohen y no a Trump ni nadie más de la Organización Trump o su equipo de campaña.

Todo indicaba que el martes el fiscal Bragg pediría el arresto de Trump, que actualmente se encuentra residiendo en Mar-A-Lago, Miami. Para esto se levantaron vallas alrededor de la fiscalía en Manhattan y se envió a un equipo del FBI para que negocie la entrega del ex presidente con su equipo de abogados y el Servicio Secreto.

Sin embargo, llegó el martes y ninguna acusación fue presentada. Pasó el miércoles y nuevamente, nada. Este jueves, al menos al momento de la publicación, parece completar el tercer día sin novedades en la causa, que después de este descubrimiento debería ser cerrada inmediatamente ya que no tiene más sustento legal.

El martes, Bragg pidió más tiempo para analizar las pruebas. El miércoles, un miembro del jurado anónimo pidió suspender las actividades debido a “asuntos familiares”. Este jueves, nuevamente Bragg pidió una postergación.

Queda solamente el viernes para que Bragg presente pruebas, ya que si no el equipo de abogados de Trump anticipó que pedirá que se anule su imputación en la causa debido a la falta de evidencia que lo justifique.

El senador republicano del estado de Kentucky, Rand Paul, salió públicamente a defender al ex presidente y, junto a los diputados James Comer (Kentucky) y Jim Jordan (Ohio), pidieron desde el Congreso que el fiscal Alvin Bragg informe al Poder Legislativo por qué está investigando a un ex presidente.

Rand Paul fue contundente el martes: “Un encarcelamiento de Trump sin pruebas sería un asqueroso abuso de poder. El fiscal distrital de Manhattan debería ir preso por su abuso de poder y cacería de brujas“.

Seguir Leyendo

Economía

La Reserva Federal de Powell volvió a aumentar la tasa de interés y la lleva al nivel más alto desde 2007

Publicado

en

La autoridad monetaria estableció el nuevo umbral de la tasa de corto plazo en un rango de 4,75% a 5% anual, un aumento de 25 puntos básicos con respecto al nivel precedente. El presidente Powell ratificó la meta inflacionaria en torno al 2% interanual.

El presidente Jerome Powell continuó con su programa de endurecimiento monetario y anunció un aumento de 25 puntos básicos en la tasa de política monetaria de la Reserva Federal. El aumento fue coincidente con la mayor parte de las expectativas de mercado.

El Comité Federal de Mercado Abierto votó por unanimidad el aumento de la tasa de referencia al rango de 4,75% a 5% anual, y la tasa efectiva de la FED escalará al 4,83%. No se veían niveles semejantes desde septiembre de 2007. 

Aún así, y pese a que se decidió seguir adelante con el endurecimiento monetario, se observó el segundo aumento de 25 puntos básicos con respeto al ritmo de 50 puntos registrado en las reuniones anteriores. La FED atenuó la velocidad en la corrección de las tasas de interés frente a la incipiente corrida bancaria contra las instituciones regionales de depósitos. 

Powell volvió a confirmar la meta de 2% de inflación interanual como el target máximo al que se atañe la FED. Sin embargo, y en línea como se esperaba, la tasa máxima proyectada para fin de año podría escalar hasta el 5,1% anual, y no más allá como se creía en 2022.

La lucha anti-inflacionaria seguirá siendo el objetivo primordial de la institución por sobre cualquier objetivo de crecimiento del PBI, o incluso por sobre los riesgos del sistema bancario ante eventuales crisis de liquidez para respaldar depósitos.

La Reserva Federal anticipa que podría ser apropiado un endurecimiento adicional de la política monetaria para lograr una postura de la política monetaria lo suficientemente restrictiva como para que la inflación vuelva a situarse en el 2% con el tiempo”, explica el comunicado de la institución tras el aumento de tasas.

En efecto, las presiones inflacionarias continúan siendo las más elevadas de los últimos 30 años, aunque la tasa de inflación minorista cayó del 9,1% en junio de 2022 al 6% en febrero de este año. Asimismo, la tasa de inflación núcleo (sin contabilizar alimentos y energía) disminuyó del 6,6% en septiembre del año pasado al 5,5% en febrero de 2023.

Pero estos movimientos se explican mayormente por la caída de los aumentos en el sector bienes, ya que los servicios no experimentaron prácticamente ningún tipo de rebaja en la suba interanual. Los servicios subieron un 7,6% interanual en febrero de 2023, alcanzando la métrica más extrema desde 1982. Este hecho insta a la FED a mantener por más tiempo el endurecimiento monetario, hasta tanto registrarse un comportamiento compatible con la meta inflacionaria.

La autoridad monetaria confirmó, además, que volverá a ajustar su hoja de balance tal y como lo sostuvo paulatinamente desde abril de 2022. Se observó una importante interrupción en este proceso durante la segunda semana de marzo, ya que los activos de la FED aumentaron en 297,01 millones de dólares. Para el Comité de la institución, se trata de un movimiento “transitorio” en respuesta a una situación puntual de estrés bancario tras la caída del Silicon Valley Bank.

Seguir Leyendo

Tendencias