Seguinos en redes

Estados Unidos

Mientras estaba en el Hospital, la imagen positiva de Trump se disparó y algunas encuestas ya lo dan ganando el voto popular

La hospitalización de Trump por el COVID-19 lo benefició con un impulso de popularidad, según revelaron distintas encuestas. Así, la aprobación del Gobierno trumpista está en su máximo histórico, incluso superando a la de Obama cuando reeligió en 2012.

Publicado

en

Mientras el presidente Donald Trump se encontraba en el Hospital Walter Reed cumpliendo con su cuarentena, su imagen positiva pasó por su mejor momento desde que asumió la presidencia, lo cual se vio reflejado también en las encuestas electorales diarias que realizan algunas consultoras.

Según publicó PollWatch, la aprobación del Gobierno de Trump entre el 2 y el 3 de octubre tiene un promedio del 47,5%, incluso más alta que la que tenía el ex presidente Obama cuando reeligió en 2012.

  • Democracy Institute: 50%
  • EMI Research: 50%
  • Harvard-Harris: 47%
  • IBD/TIPP: 46% 
  • Gallup: 46% 
  • Rasmussen 46% 

Con estos nuevos números, una encuesta publicada por el Sunday Express del Democracy Institute sobre las elecciones presidenciales prevé una victoria de Trump en noviembre. El Presidente obtendría un 46% del voto popular, superando al 45% por parte del demócrata Joe Biden, y ganaría una importante mayoría de los Estados, ganando también el Colegio Electoral.

Así compartía Trump, desde el Hospital, esta reciente encuesta:

Ad

Mientras otras grandes encuestadoras vaticinan todavía un triunfo holgado del candidato demócrata Joe Biden a pesar de este aumento de imagen positiva, el Democracy Institute, que fue una de las únicas consultoras que predijo correctamente el voto del Brexit y la elección de Trump en 2016, asegura que los números del Presidente hacen “imposible” que pierda en noviembre.

Esto se debe a las diferencias a la hora de encuestar a los distintos votantes: el Democracy Institute solo considera a las personas que se identifican como “probables votantes” en lugar de todos los votantes registrados, ya que existe una enorme cantidad de gente que contesta por uno u otro candidato en la encuesta, pero el día de las elecciones no va a votar. Cabe recordar que el voto en Estados Unidos no es obligatorio y, por ejemplo, en 2016 solo el 55% del padrón emitió un voto.

Esta encuestadora también pregunta sobre el llamado “voto tímido”, del que tanto se habló en 2016 y que le terminó dando la elección a Trump. El término “votantes tímidos” (en inglés, shy voters) agrupa predominantemente a votantes republicanos e independientes dispuestos a votar por Trump en las elecciones pero que no dan a conocer su voto por miedo a ser acosados, despedidos, invadidos o asaltados por votantes de Biden.

El presidente Donald Trump yendo al Hospital Walter Reed tras contagiarse de COVID-19.

Ad

Relacionado a este fenómeno, un estudio de la firma Cloud Research, realizado en agosto de este año y publicado por la agencia de noticias Bloomberg, reveló que aproximadamente el 11% de los votantes republicanos e independientes no darán a conocer públicamente su voto y que, en una eventual encuesta telefónica, no compartirán su opinión sincera. 

Al ser consultados sobre el porqué, una de las principales razones que citaron “es la peligrosidad de expresar una opinión fuera del actual punto de vista progresista“. 

Esto quiere decir que en cualquier encuesta que no corrija por los “votantes tímidos”, está sub-representando al candidato republicano por más de 11 puntos.

Además, otros estudios, como el de la firma Morning Consult, detalla que las familias de clase media son más escépticas en expresar apoyo hacia Trump cuando son encuestados de forma telefónica, donde el Presidente tiene su mayor apoyo.

Muchas familias suburbanas tienen miedo que las llamadas telefónicas queden grabadas o que los datos que completan por internet en encuestas online se hagan públicos, por lo tanto se convierten en “votantes tímidos”.

El conjunto de “votantes tímidos”, a los que Trump bautizó como la “mayoría silenciosa” durante su campaña, fue sistemáticamente ignorado por las encuestas en el 2016, y resultó decisivo para la victoria de Trump en Estados clave como Ohio, Pensilvania, Michigan, Wisconsin y Florida.


Ad

En otra sección de la encuesta del Democracy Institute, el 68% respondió que el diagnóstico de coronavirus del Presidente no afectaría su voto, mientras que el 19% dijo que ahora era “más probable” que vote a Trump y sólo un 13% aseguró que ahora es “menos probable” que lo haga. Casi dos tercios de los encuestados afirmaron que sentían simpatía y preocupación por la salud del mandatario.

Hay un diferencial de 6 puntos que habría cambiado su voto en favor de Trump tras su contagio del virus chino, lo cual en una carrera que parece ser tan pareja, según las mismas encuestas, puede ser decisivo.

Otro de los puntos claves de la encuesta es la consolidación del liderazgo de Trump en el país, mejorando hasta un 4% en los Estados claves que definirán la elección como Florida, Iowa, Michigan, Minnesota, New Hampshire, Pensilvania y Wisconsin. Trump obtendría un promedio de 47% del voto en estos Estados mientras que Biden solo un 43%

Siguiendo estos números y trasladándolos al Colegio Electoral, el Presidente obtendría una rotunda victoria con 320 votos electorales y su rival demócrata solo 218.

Así quedaría el mapa del Colegio Electoral de acuerdo a las encuestas publicadas por el Democracy Institute, 320 votos electorales para Trump y 218 para Biden. Trump daría la sorpresa nuevamente en Estados tradicionalmente demócratas, como Minnesota y New Hampshire, para ampliar su victoria del 2016.

Ad

En cuanto al primer debate presidencial, llevado a cabo el 29 de septiembre, el 32% dijo que Trump fue el ganador y el 18% que el ganador fue Biden. Con la otra mitad asegurando que fue un empate y más de 7 de cada 10 encuestados dijeron que el debate no afectaría su intención de voto.

El tópico de ley y el orden”, tras los disturbios y destrozos causados en las protestas de Black Lives Matter y el grupo terrorista Antifa, sigue siendo el principal tema de preocupación a la hora de ir a las urnas.

La economía viene segunda en importancia, a medida que el país se recupera de las consecuencias económicas de la pandemia. Más de un 70% de los encuestados coinciden en que la economía se está recuperando y más temprano que tarde volverá a niveles pre-pandemia.

Una de las transmisiones televisivas más vistas de la historia, el primer debate presidencial entre Trump y Biden fue calificado por la mitad de los encuestados como un empate. Para un 32%, el ganador fue el presidente y para solo un 18% el ganador fue el ex-vicepresidente.

Ad

Además, la ya mencionada encuesta revela que el ex vicepresidente Biden tiene un “problema de fama. Por ejemplo, el doble de encuestados le da más crédito a la celebridad televisiva Kim Kardashian por las reformas del sistema carcelario que a Biden, quién se desempeña en la política hace más de 47 años. 

Kardashian y Kanye West estuvieron en la firma de la Reforma de la Justicia Penal que llevó a cabo Trump. Cuando se les preguntó quién ha tenido un impacto más positivo en esta reforma, el 41% dice que Trump, otro similar porcentaje le atribuye el éxito a Kardashian y solo el 18% otorga el crédito a Biden.

El director del Democracy Institute, Patrick Basham, dijo: “Cuando una estrella de reality shows te gana en una encuesta sobre una cuestión política tan importante, sabes que tu campaña tiene un problema“.

También, el voto de las minorías va en camino a dar un golpe histórico: el 47% de los latinos y el 40% de los afroamericanos que respondieron a la encuesta aprueban el trabajo de la gestión Trump. De hacerse realidad estos números, el alejamiento de los votantes afroamericanos y latinos supondría una catástrofe sin precedentes para el Partido Demócrata, que viene consolidando este voto desde la década del ’60.

Actuando como el nexo entre la Casa Blanca y la comunidad afroamericana, la celebridad y esposa del popular rapero Kanye West, Kim Kardashian, fue parte de la Ley de Reforma Judicial de Trump para el sistema penitenciario.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

El primer transgénero en el ejército de Estados Unidos fue acusado de brindar información médica confidencial a Rusia

Publicado

en

Jamie Lee Henry, un médico transgénero de 39 años que trabajaba como médico en la base militar de Ford Bragg fue imputado este jueves en Baltimore junto con su pareja.

El primer oficial del ejército de los Estados Unidos que se declaró abiertamente como transgénero y su esposa fueron imputados por armar un plan para brindar información médica confidencial sobre miembros del ejército estadounidense al gobierno ruso.

El transgénero Jamie Lee Henry y su esposa, la anestesista Anna Gabrielian, fueron imputados por un jurado popular de Baltimore este jueves, acusados de divulgar ilícitamente información confidencial de los soldados del ejército para ayudar a Rusia en la guerra que está librando contra Ucrania.

Según los fiscales de la causa, la pareja se reunió el mes pasado con un agente encubierto del FBI que se hizo pasar por un diplomático ruso y le ofrecieron información médica de los soldados que se encuentran viviendo en Fort Bragg, el hogar de la unidad de élite del ejército conocida como Delta.

La pareja transexual acordó reunirse con el agente encubierto en una habitación de hotel el pasado 17 de agosto, donde le confesaron su admiración por Rusia y su intención de unirse al bando ruso para combatir en la guerra en los próximos meses tras ser rechazados en una primera instancia. 

Gracias a las políticas de género impulsadas por Biden, Henry inexplicablemente tenía acceso a información confidencial sobre los soldados ya que se desempeñaba como médico en la base militar de Ford Bragg.

Según se lee en el expediente, en una segunda reunión, el militar transgénero le proporcionó al agente información sobre cinco pacientes que estaban siendo tratados en las instalaciones militares, mientras que su esposa reveló información médica de un veterano para que Rusia la explote a su favor.

En total, la pareja brindó en la reunión el historial médico de un total de 5 personas, entre los que se encuentran un empleado del Departamento de Defensa, un veterano retirado del Ejército, el cónyuge de un veterano del Ejército y el cónyuge de dos veteranos ya fallecidos.

En 2015, Henry se convirtió en el primer oficial del ejército en servicio activo en declararse como transgénero y el primero en cambiar legalmente su nombre, siendo rápidamente martirizado por la izquierda demócrata como un pionero del movimiento.

El caso de Henry sirvió para que la administración de Obama promueva políticas que permitían incorporar a personas transexuales a las filas del Ejército, que luego fueron discontinuadas por el gobierno de Trump. Al asumir Biden, uno de los primeros decretos que firmó fue el volver a aceptar a estas personas y a incluso ofrecerles acceso a tratamientos médicos para que realicen la transición de género. 

Ahora, por divulgar información de salud confidencial de los soldados, la pareja recientemente imputada se expone a un máximo de 10 años de prisión si son declarados culpables, más otros 5 años en prisión accesorios por la gravedad de los cargos que se les acusa.

Irónicamente, pese a que se autopercibe como mujer y que fue tratado como pionero del movimiento transgénero, en el expediente de la causa Henry es tratado por los fiscales como un hombre y su conducta es descrita utilizando los pronombres masculinos.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Condenan por fraude electoral a un exdiputado demócrata: Se declaró culpable de cometer fraude en múltiples elecciones en los últimos 30 años

Publicado

en

Michael Ozzie Myers, un exdiputado que se desempeñaba como puntero demócrata, se declaró culpable de manejar un esquema de fraude electoral destinado a ayudar a sus candidatos. Irá a la cárcel.

Un exdiputado demócrata que actuaba como puntero en el estado de Pensilvania, más precisamente en el área de Filadelfia, se declaró culpable esta semana de cometer fraude electoral en favor del Partido Demócrata por los últimos 30 años y fue sentenciado a 2 años y medio de prisión por este delito.

De acuerdo al comunicado del FBI, Michael “Ozzie” Myers, de 79 años, se declaró culpable de conspirar para votar ilegalmente en una elección federal, falsificación de registros de votación, soborno, obstrucción de la justicia y de orquestar un esquema de fraude electoral para favorecer a candidatos de su partido en el estado de Pensilvania durante múltiples elecciones en las últimas tres décadas.

El expediente de la causa detalla que Myers sobornó al entonces juez electoral de Filadelfia, Domenick J. Demuro, para que arregle las votaciones favoreciendo a sus candidatos. Myers también confesó una conspiración para cometer fraude electoral con la ex juez electoral Marie Beren, quien ya se había declarado culpable en octubre de 2021 en la misma causa.

Aprovechándose de su estatus de magistrado, los jueces entraban a revisar el lugar de votación mientras se encontraba desocupado y se dedicaban a ingresar a las máquinas que cuentan los votos para así modificar los números en favor de los candidatos demócratas de Myers, en otra muestra de lo fácil que es arreglar las elecciones en los Estados Unidos, algo que viene denunciando Donald Trump hace años. 

Los favorecidos por este esquema eran candidatos patrocinados por el Partido Demócrata que se presentaban para cargos judiciales electos cuyos equipos de campañas habían contratado a Myers para que oficie como puntero y recolector de boletas electorales. Otros candidatos del Partido Demócrata que se presentaban a diversos cargos electivos federales, estatales y locales también fueron beneficiados bajo este esquema. 

El ahora condenado puntero político solicitaba pagos a sus clientes en forma de dinero en efectivo o cheques en concepto de “honorarios de consultoría” y luego utilizaba parte de estos fondos para pagar a los funcionarios electorales que se encargaban de manipular los resultados de las elecciones.

El prontuario de Myers es extenso y data de décadas atras. Ya en 1980, cuando era miembro de la Cámara de Representantes y era considerado como un referente demócrata en Pensilvania, fue uno de los funcionarios condenados en la operación Abscam del FBI, centrada en investigar la corrupción pública que ocurría en el Congreso.

El entonces diputado fue sentenciado a tres años de prisión y una multa pecuniaria por aceptar un soborno de 50.000 dólares, además de ser inhabilitado de por vida para volver a ejercer un cargo público. En ese momento, los diputados federales votaron para expulsarlo inmediatamente del Congreso Nacional, poniendo fin a su carrera política ese mismo año.

La causa fue investigada por el FBI, con la ayuda de la Policía Estatal de Pensilvania y fiscales federales nominados por el gobierno de Biden, que trabajaron para reducir su condena. Si bien Myers fue condenado por delitos que beneficiaban a funcionarios locales en años anteriores, curiosamente su participación en las elecciones presidenciales del 2020 como puntero demócrata para ayudar a Biden no fue investigada por el FBI.

Mientras se critica al expresidente Trump por denunciar este mismo tipo de fraude en las elecciones, la Casa Blanca de Biden admite tácitamente con esta condena que el fraude electoral está más vigente que nunca en el país, y que uno de los principales punteros políticos de su partido se encargó de perpetrarlo por décadas.


Seguir Leyendo

Economía

La economía de Estados Unidos cayó un 0,6% en el segundo trimestre del año y se profundiza la recesión

Publicado

en

La más reciente revisión para la evolución del PBI de la economía más importante del mundo sugiere una segunda caída consecutiva en el segundo trimestre del año. La actividad mensual repuntó desde mayo, pero sigue por detrás del nivel que tenía en octubre de 2021. 

El Departamento de Comercio de los Estados Unidos confirmó que la economía cayó un 0,6% en el segundo trimestre del año, después de ajustar la revisión con respecto al 0,9% previsto anteriormente. 

El pequeño cambio en la revisión se produjo a partir de la persistencia en el gasto real del consumo privado, y a la mayor demanda final por bienes y servicios producidos dentro de Estados Unidos (excluyendo importaciones). 

En contraposición, la actividad económica se ve negativamente afectada por la caída de las exportaciones en términos reales y la desaceleración de la acumulación de stock de inventarios, que se traduce en última instancia en un menor nivel de inversión

Tras haber registrado una caída de la actividad económica por dos trimestres consecutivos, se entra así en el terreno de una recesión formal, ya que en los primeros 3 meses de 2022 se observó una reversión del 1,6%. La recesión es impulsada actualmente por la caída en la oferta agregada de la economía, y no por la demanda como ocurre habitualmente. 

Si bien los principales indicadores mensuales de alta frecuencia no evidencian caídas pronunciadas, se observó una fuerte desaceleración en el gasto real de los consumidores y una caída del ingreso disponible neto de impuestos y transferencias

La ligera expansión del consumo sólo pudo ser sostenida a partir de un mayor nivel de endeudamiento privado, compensando así la caída en el poder adquisitivo de los ingresos. El salario real en Estados Unidos acumuló una contracción del 4% desde que Joe Biden se hizo cargo de la presidencia

La actividad económica registró un leve repunte del 0,64% entre abril y julio, según las series estadísticas de la firma IHS Markit. Sin embargo, la economía estadounidense acumula una caída del 0,25% desde octubre del año pasado, por lo que lleva 9 meses sin registrar crecimiento genuino

Cabe destacar que la tasa de política monetaria sobre los bonos emitidos por la FED a corto plazo promedió sólo el 0,45% nominal anual entre enero y junio de 2022, y finalizó este último mes en el 1,21%. 

Para septiembre la tasa de la FED superó el 3% anual, y se estima que seguirá subiendo hasta fin de año. A diferencia de lo que ocurrió en el primer semestre, esta vez el endurecimiento de la política monetaria tendrá un fuerte impacto negativo sobre el nivel de actividad. 

PBI mensual de Estados Unidos entre 2017 y 2022.

Seguir Leyendo

Tendencias