Seguinos en redes

Estados Unidos

Un condado de Arizona se niega a certificar la victoria de los demócratas y pone en jaque el sistema de fraude de Katie Hobbs

Publicado

en

El condado de Cochise es el único de los 15 condados que componen el estado que se niega a certificar la elección mientras los candidatos trumpistas impugnan los resultados ante la justicia.

Despues de las incontables denuncias de fraude en las elecciones del pasado 8 de noviembre en el estado de Arizona, el condado de Cochise, el tercero más poblado, anunció la semana pasada que no certificaría los resultados hasta que se otorgue una explicación oficial para todos los problemas registrados.

Máquinas rotas el día de la elección, más de 500 denuncias de personas depositando paquetes de cientos de votos por correo en las casillas de votación, problemas con las máquinas de tabulación durante el conteo, y una decena de otros problemas registrados han llevado a las autoridades del condado, que están compuestas tanto por demócratas como por republicanos, a no certificar el resultado.

Sin el resultado de Cochise, el estado no puede dar un resultado final para ninguna de las carreras, lo cual ha puesto en jaque a la Secretaria de Estado, Katie Hobbs, encargada de llevar a cabo las elecciones en Arizona, y al mismo tiempo, candidata demócrata para la gobernación.

Hobbs, quien se creía que el fraude en esta ocasión sería un trámite, como lo fue en la elección del 2020, presentó una demanda este lunes para forzar a Cochise que aún no ha certificado su victoria. La demanda, presentada ante el Tribunal Superior de Arizona, pretende obligar a la Junta de Supervisores del Condado de Cochise a certificar los resultados antes del lunes 5 de diciembre.

Según los resultados preliminares que publicó la Secretaría de Estado, Hobbs se impuso por el 0,6% de los votos contra la republicana Kari Lake. Mientras que el senador demócrata Mark Kelly reeligió contra el candidato republicano Blake Masters por el 5%, la candidata demócrata a fiscal general Kris Mayes se impuso por el 0,2% de los votos contra el republicano Abe Hamadeh, y el candidato demócrata a secretario de estado Adrian Fontes ganó contra el republicano Mark Finchem por el 4%.

Sin embargo, Cochise, uno de los 15 condados que componen al estado, fue el único distrito que se rebeló ante la victoria fraudulenta demócrata y que por denuncias de sus residentes de errores en las máquinas que cuentan los votos se niega a certificar la elección hasta que los mismos sean investigados.

Entre los que ya certificaron sus elecciones se encuentra el inescrupuloso condado de Maricopa, el lugar donde mayores denuncias de fraude se realizaron y donde el día de la elección, cuando un mayor flujo de votantes republicanos se auguraba, comenzaron a fallar las máquinas de votación y miles de personas fueron enviados a sus casas.

La certificación se produjo en una audiencia donde muchos fiscales de mesa presentaron objeciones y evidencias de las irregularidades que fueron ignoradas por los funcionarios del condado de Maricopa.

De acuerdo a estos fiscales, la tasa de rechazo de boletas llegó a ser del 52% en algunos lugares, un número sin precedentes e incluso mayor que el 37% que se había registrado en 2020, cuando también hubo problemas en las máquinas. Aquél número ya había sido récord histórico, y desde que se tiene registro la tasa de rechazo de boletas había sido menor al 3%.

Se calcula que 70 de los 223 centros de votación del condado de Maricopa informaron el día de las elecciones un mal funcionamiento de las máquinas tabuladoras, algo que provocó que aproximadamente 16.000 papeletas no pudieran pasar por los tabuladores electrónicos.

Como explicamos anteriormente, en Arizona no es ilegal que la persona que maneja las elecciones se presente como candidato a los comicios y pueda usar esta posición para su propio beneficio abusando de su poder, como ahora lo está haciendo Hobbs, actual ocupante del cargo de Secretaria de Estado.

Contraofensiva Republicana

Si bien la elección ya está cerrada, y es poco probable que la resistencia del condado de Cochise prevenga la certificación general del resto del estado, todos los ojos están puesto en la elección a Fiscal General de Arizona.

El trumpista Abe Hamadeh presentó una demanda este martes impugnando los resultados preliminares de las elecciones estatales en una carrera que se dirige a un recuento automático. Hamadeh, que se presenta para ser el nuevo Fiscal General del Estado, perdió supuestamente la elección ante su oponente demócrata Kris Mayes por solo 510 votos.

En el recuento para esta carrera en particular, la resistencia del condado de Cochise puede ser fundamental, y con que en este condado encuentre 510 votos de más de 4 millones que hayan sido contados erróneamente, la victoria podría quebrarse en favor del republicano.

La demanda de Hamadeh pone el foco en las irregularidades que se vivieron en el infame condado de Maricopa, donde Hobbs consiguió robarse la elección. El escrito judicial alega que se ha privado indebida e inconstitucionalmente a las personas cuya elegibilidad no pudo ser confirmada de la oportunidad de emitir un voto; que se han tabulado indebidamente ciertas papeletas que no pudieron ser tabuladas electrónicamente anteriormente y que muchas de las firmas presentadas en el voto por correo no coinciden con la de los votantes. 

Estados Unidos

Trump encuentra su primer rival: Nikki Haley se postulará como candidata a presidente para el 2024

Publicado

en

La ex gobernadora de Carolina del Sur y ex representante de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas bajo la administración Trump confirmó que buscará la nominación para ser candidata a presidente por el Partido Republicano.

Mientras los demócratas todavía se niegan a confirmar si Joe Biden buscará la reelección en 2024 o qué figura presentarán para revalidar su gobierno, el Partido Republicano está plagando sus filas de candidatos para las primarias que comenzarán en mayo del año que viene.

El ex presidente Donald Trump fue el primer republicano en confirmar que buscaría la candidatura a presidente del partido, en un intento sin precedentes de reelegir después de perder en 2020. Pero ahora otro republicano se sube al ring.

En los últimos días, desde el círculo interno de la ex gobernadora de Carolina del Sur, confirmaron que Nikki Haley ya está reuniéndose con donantes y que a mediados de febrero anunciará formalmente su candidatura a presidente.

De acuerdo a una invitación que proximamente será enviada a sus contribuyentes, Haley realizará un evento en el cual emitiría sus intenciones de postularse como figura presidencial en las elecciones de 2024, el próximo miércoles 15 de febrero en la ciudad de Charleston.

Haley pertenece al ala más moderada del Partido Republicano, pero siempre fue la miembro de este sector más cercana a Trump, a tal punto que el ex presidente la nombró como la principal representante de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas (ONU) durante sus 4 años de gobierno.

La carolinense había dicho varias veces que buscaría la presidencia en su futuro, pero había prometido en varias ocasiones que nunca se postularía si tuviera que competir en una primaria contra su antiguo jefe y aliado Donald Trump; pero ahora parece haber cambiado radicalmente de posición.

En su entrevista junto a Bret Baier, en la cadena televisiva Fox News, el pasado 19 de enero, dijo que es hora que “las nuevas generaciones pongan su mano en la mesa” y destacó sus labores como gobernadora de Carolina del Sur, hablando largo y tendido sobre sus esfuerzos para reducir el desempleo entre los años 2011 y 2017, bajando exitosamente la tasa de desempleo a cifras de un solo dígito. A su vez, también utilizó sus credenciales como embajadora en las Naciones Unidas para denotar su capacidad de liderazgo y utilizarla como herramienta de campaña.

Antes del anuncio, todo indicaba que el establishment del Partido Republicano, nucleado en figuras como el ex presidente George Bush, su hermano Jeb Bush, el líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, y el ex presidente de la Cámara, Paul Ryan, estaba intentando promocionar la figura de Ron DeSantis, actual gobernador de Florida, como el rival de Trump.

Pero que Nikki Haley sea candidata lleva a pensar que estas figuras la respaldarán en vez de intentar profundizar la grieta en el sector trumpista entre DeSantis y el propio Trump. También, algunos analistas anticipan que Haley podría utilizar la candidatura para mejorar su imagen y colocarse como la vicepresidente, tanto de Trump como de DeSantis.

Haley sería la tercera candidata originaria del estado sureño que buscaría ocupar la posición del Salón Oval. En el pasado, el senador Lindsey Graham intentó ser candidato pero terminó bajándose para apoyar a Trump, apoyo que revalidó la semana pasada en un evento en Carolina del Sur. Además, el ex gobernador Mark Stanford también intentó conseguir la nominación, sin éxito.

Nikki Haley es altamente resistida por los sectores más de derecha del Partido Republicano, por sus franses en el pasado apoyando las violentas protestas que terminaron en caos y anarquía tras la muerte de George Floyd. “La muerte de Floyd debe ser dolorosa para todos“, celebrando que los terroristas de Black Lives Matter destruyan el país.

Haley también se hizo eco de un falso “ataque racista” contra el piloto de automovilismo perteneciente al NASCAR, Bubba Wallace, el cual luego el FBI desmintió, intentando posicionar al grueso de la población estadounidense detrás de un hecho ficticio con sesgos raciales.

Haley manifestó en abril del año pasado que “nunca” no se postularía a la candidatura por la presidencia en el caso de que tuviera que competir contra Donald Trump, asegurando que “fue el mejor presidente de esta generación” y que “no tiene sentido” desafiarlo en una elección.

Mediante su red social Truth Social, el ex presidente publicó una irónica frase junto al video de Haley manifestando que no se postularía. “Está bien. Nikki tiene que seguir su corazón, no su honor. Definitivamente que compita!“, publicó, diciendo indirectamente que no tiene honor.

Seguir Leyendo

China

El Partido Comunista Chino envió un globo espía a Estados Unidos y encendió todas las alarmas del Pentágono

Publicado

en

En las últimas horas el gobierno estadounidense descubrió que un globo de reconocimiento chino está sobrevolando el territorio continental de los Estados Unidos, presuntamente para recopilar información de infraestructura crítica y nuclear.

En la últimas horas del jueves, el Pentágono confirmó que un globo aerostático chino volaba sobre el territorio continental de los Estados Unidos, después de que muchos civiles denunciaran en redes sociales que veían un objeto volador no identificado.

Así lo afirma un comunicado del secretario de prensa del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, Patrick Ryder, distribuido este jueves. “Hace días estamos siguiendo este globo que entró en el espacio aéreo estadounidense“, confirmó.

Si bien China rápidamente preparó un comunicado diciendo que es un globo de “investigación científica”, desde el Pentágono se cree que el globo está realizando un reconocimiento de las instalaciones de armas nucleares, luego de que se informara que hubo casos similares ya han ocurrido en el área de la isla de Guam, dependencia estadounidense en el Pacífico.

También se especula que es una prueba de China para analizar cómo Estados Unidos responde a un fenómeno de este tipo. Por el momento, la Casa Blanca envió dos cazas F-22 a seguirlo pero decidió no derribarlo, debido a que puede tener químicos peligrosos a bordo.

De hecho, al momento de publicación de esta nota, el globo sigue atravesando los cielos de Estados Unidos, y el Comando militar ha decidido esperar a que baje por su propia cuenta para no arriesgar una explosión con químicos no identificados.

El Pentágono también confirmó que inmediatamente después de que se descubriera el globo, las autoridades estadounidenses tomaron medidas de inmediato para evitar la recopilación de información importante, especialmente la relacionada con programas nucleares.

El gobierno de los Estados Unidos ha registrado y está rastreando un globo de reconocimiento a gran altura que actualmente se encuentra sobre el territorio continental de los Estados Unidos”, dice el documento.

Según Ryder, las autoridades estadounidenses, incluido el Comando Conjunto de Defensa Aeroespacial de América del Norte, “continúan monitoreando de cerca” el globo y rastreando su movimiento.

El globo se mueve actualmente a una altitud significativamente más alta que la que se lleva a cabo en el transporte aéreo comercial, y no representa ninguna amenaza militar o física para las personas en tierra“, dijo Ryder.

En principio y a pesar de la declaración oficial que tenía el objetivo de tranquilizar a la población local, el Departamento de Defensa parece estar preocupado de que el globo lleve algún tipo de carga explosiva o material potencialmente destructivo dentro por lo que no derribará el globo de reconocimiento chino.

En un principio, el rastreo del globo mostraría como el dispositivo de reconocimiento chino sobrevoló Alaska, Canadá y finalmente llegó al territorio continental estadounidense, siendo reportado por última vez en Montana.

La respuesta de la representante oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Mao Ning a la acusación fue clara: “Estados Unidos debería dejar de especular [sobre el globo espía chino] hasta que no haya información clara de los hechos”.

En la mañana del viernes 3 de febrero, el Ministerio de Defensa de Canadá alertó que está rastreando un potencial segundo globo espía potencial. Hasta el momento no se habría publicado ninguna ubicación.

Los globos aerostáticos de países asiáticos no son algo nuevo: el imperio japonés envió 9300 de ellos durante la Segunda Guerra Mundial con la intención de iniciar incendios forestales en el noroeste del Pacífico. Los chinos no necesitan tecnología de hace 80 años para vigilar los Estados Unidos cuando tienen satélites y más de 5.000.000 de ciudadanos viviendo en el país.

Analistas aseguran que lo más probable es que China esté poniendo a prueba y tomando nota de cómo Estados Unidos reacciona a este tipo de incursiones. Es por eso, que el ex presidente Donald Trump acudió a su red social, Truth Social, para pedir que el Pentágono derribe el globo.

Disparen y derriben el globo“, pidió en mayúsculas el líder republicano, para mostrarle a China que Estados Unidos no reacciona ligeramente a estas incursiones.

Seguir Leyendo

Economía

Se derrumba el mercado inmobiliario en Estados Unidos: El precio de la vivienda cayó por quinto mes consecutivo

Publicado

en

El endurecimiento de la política monetaria de la FED provocó un efecto contagio en las tasas del sistema financiero. La tasa para préstamos hipotecarios a 30 años supera el 6% y desalienta la llegada de compradores. 

El índice nacional de precios de viviendas Case-Shiller de Estados Unidos marcó una caída mensual del 0,3% en noviembre del año pasado, de acuerdo a la serie desestacionalizada del indicador. Fue la quinta caída nominal consecutiva, dejando en evidencia la ralentización del dinamismo en el mercado inmobiliario.

Hacia julio de 2022 el índice Case-Shiller sufrió la primera caída mensual y nominal observada desde febrero de 2012. La muy tenue deflación sobre el precio de las viviendas fue coincidente con la evolución del nivel general de los precios minoristas, pero la variación interanual se desplomó fuertemente. Las viviendas subieron un 7,7% entre noviembre de 2021 y 2022, una cifra holgadamente menor al 9,2% del mes precedente

Con un diagnóstico similar, el indicador de precios elaborado por la Agencia de Financiamiento de la Vivienda anunció una caída nominal del 0,1% en noviembre del año pasado, y no registra caídas desde julio. Se observó un incremento interanual del 8,2% en noviembre de 2022, frente al 9,2% registrado en octubre. 

Las variaciones interanuales aún muestran una corrección respecto al salto atípico provocado por la emisión monetaria durante la pandemia, pero si la tendencia continúa aún habiendo disminuido la inflación entonces el mercado inmobiliario entraría en recesión. 

El principal motivo por la corrección bajista del mercado inmobiliario es el aumento de la tasa de interés de corto plazo de la Reserva Federal, que provoca un rápido efecto contagio sobre la totalidad de las tasas en el sistema financiero. 

La tasa efectiva de política monetaria aumentó del 0,08% en febrero de 2022 al 3,08% en noviembre, y para enero de este año ascendió al 4,33%. La última reunión del Comité de Política Monetaria de la institución resolvió un aumento de 25 puntos básicos, y el presidente Jerome Powell anunció que no dejará de aumentar hasta tanto se tengan certezas para el cumplimiento de la meta inflacionaria fijada en el 2%.

La tasa de las hipotecas a 30 años respondió a los ajustes de la FED, aunque ya se venía actualizando desde mediados de 2021. La tasa hipotecaria saltó del 5,5% anual al 7,2% entre febrero y noviembre de 2022, y luego cayó al 6,23% en enero. El fuerte encarecimiento del costo del crédito provocó la retracción de múltiples compradores de viviendas en el mercado.

Seguir Leyendo

Tendencias