Conecte con nosotros

África

En los últimos 6 meses se consolidó el genocidio cristiano en Nigeria: 3.462 asesinados por musulmanes

Publicado

en

Mientras se promueve la narrativa progresista que asegura que los musulmanes son víctimas de islamofobia en Occidente, en Nigeria se consolida el genocidio cristiano a manos de grupos como Boko Haram y el ISIS. Figuras religiosas evangélicas, judías y católicas se unen contra el Islam radical en África.

Según un nuevo impactante reporte de la Sociedad Internacional para las Libertades Civiles y el Imperio de la Ley entre los últimos 180 a 200 días un estimado de 3.462 nigerianos cristianos fueron asesinados por musulmanes radicales del grupo Boko Haram y del Estado Islámico en el noreste del país.

El mismo informe indica que los cristianos asesinados fueron civiles inocentes e indefensos y no grupos armados cristianos, como quisieron instalar en un principio. Este número lamentablemente no es nuevo.

En 2020 hubo 3.530 cristianos asesinados en Nigeria por lo que se espera que 2021 marque un récord de cristianos asesinados por el Islam, la “religión de la paz“.

Sin embargo, el récord histórico (desde 2010, ya que antes no había estadísticas) y que no se espera sea superado sucedió en 2014, cuando más de 5.000 cristianos fueron asesinados en manos de Boko Haram y otros grupos yihadistas.

A su vez, también es alarmante la alta cifra de iglesias amenazadas, atacadas, destruidas, incendiadas o clausuradas por grupos islámicos, que se estima que ya llega a las 300 en 2021, con más de 10 curas o pastores secuestrados o asesinados en lo que va del año.

Entierros masivos de cristianos luego de un ataque de Boko Haram.

A fines de 2020, además de la condena firme de líderes católicos nigerianos, el rabino judío y director de la Agenda de Acción Social Global del Centro Simon Wiesenthal, Abraham Cooper, y el reverendo evangélico Johnnie Moore, comisionado de la Comisión de Libertad Religiosa Internacional de los Estados Unidos y presidente del Congreso de Líderes Cristianos, se unieron para la reciente publicación del libro “La Próxima Yihad: Frenemos el Genocidio Cristiano en África”, que salió en noviembre del 2020.

Sé que una cosa nunca ha cambiado realmente: a nadie le importa un carajo África, excepto por sus recursos naturales, o si va a haber una gran fiesta porque se está firmando un tratado de paz“, dijo el rabino Cooper en una entrevista para The Chirstian Post.

Queremos ayudar a la gente a sentir realmente el problema y entenderlo lo suficiente como para hacer algo al respecto“, agregó Moore. “Fue el rabino Cooper quien inició el viaje y nos animó a nosotros a ir juntos para iluminar lo que estaba sucediendo allí. Me pareció un déja vu porque en 2014, el Centro Weisenthal fue la primera organización de cualquier tipo que reconoció lo que ISIS estaba haciendo a los cristianos y Yazidis en Irak, que fue genocidio“.

Seguir Leyendo

Túnez

Tras el golpe de Estado en Túnez, el presidente y ahora líder supremo recibe un contundente apoyo ciudadano

Publicado

en

El presidente y ahora líder supremo de Túnez Kais Saied, mantiene según las encuestas independientes un índice de aprobación del golpe de Estado mayor al 85%. Las delegaciones extranjeras no paran de llamarlo para darle sus felicitaciones.

La diplomacia mundial parece dar un nuevo giro, tras un golpe de Estado por parte del presidente tunecino Kais Saied que pone en peligro una de las únicas democracias árabes con índices de libertad similares a naciones europeas. Sin embargo, la ciudadanía tunecina no parece preocupada si no que al contrario, manifiesta su total respaldo.

No solo los ciudadanos lo han respaldado, si no que tras decretar el Estado de Emergencia, la dimisión forzada del primer ministro Hichem Mechichi y la suspensión parlamentaria, también recibió un respaldo por parte de varios aliados islámicos como Argelia y Marruecos, quienes incluso enviaron a sus ministros de exteriores a vicitar a Saied en su palacio de gobierno.

El apartidario y considerado tecnócrata Saied, recibió el apoyo de múltiples partidos tras sus polémicas decisiones, provocando que el miércoles 28 de julio tome nuevas cartas en el asunto y despida al Fiscal General de la Justicia Militar, al Secretario-General del Gobierno, al Director del Gabinete del Primer Ministro, al Director de la Televisión Nacional y a los asesores del ahora ex-primer ministro.

Apenas unas horas después, Saied anunció otra controversial movida política, una serie de indultos a empresarios corruptos afines al ex-dictador Ben Ali, a condición de que financien proyectos de desarrollo nacional sin ánimos de lucro elegidos por una comisión ciudadana.

El difunto ex-mandatario tunecino Ben Ali. Antes de su muerte a los 83 años, había sido condenado a 10 años de cárcel por corrupción.

Emrhod, una importante encuestadora independiente y que goza de buena confianza en Túnez, reveló el pasado jueves 29 de julio que:

  • Un 84% de la ciudadanía apoya la decisión de Saied de restituir de su cargo al primer ministro Mechichi.
  • Un 88% de la ciudadanía apoya la decisión de Saied de remover temporalmente la inmunidad de los parlamentarios.
  • Un 86% de la ciudadanía apoya la decisión de Saied de cerrar y paralizar temporalmente el parlamento.
  • Un 87% de la ciudadanía apoya que Saied haya decretado el Estado de Emergencia y ahora tenga poderes plenos.
  • Apenas el 42% de los ciudadanos están preocupados por la nueva situación política.
  • Solo 17% de los ciudadanos son pesimistas sobre el futuro, frente a un 77% optimista y un 6% que está indeciso.

Con estos números sobre la mesa, un día después de la serie de encuestas Saied designó a Ridha Gharsalloui como nuevo Ministro del Interior interino, tras haber revocado el cargo del anterior la semana pasada. Gharsalloui era hasta el momento el asesor de Seguridad Nacional del presidente.

Seguir Leyendo

Túnez

Golpe de Estado en Túnez: el Presidente cierra el Parlamento y el país está al borde de la guerra civil

Publicado

en

Este lunes Túnez estalló en protestas y hubo enfrentamientos entre los seguidores del Presidente del Poder Ejecutivo y del Poder Judicial.

Todo empezó este domingo cuando el presidente tunecino Kais Said anunció la suspensión del Parlamento durante 30 días y removiera de su cargo al primer ministro Hichem Mechichi, algo que muchos definen como un auto-golpe de Estado para salvar la imagen del gobierno.

La decisión del máximo mandatario fue una respuesta a una serie de protestas contra el centroderechista Movimiento Ennahda, partido que gobierna al país, debido a la incipiente crisis económica y el aumento de los casos de COVID-19 en el país.

Said, que no tiene afiliación partidaria, asegura que el gobierno perdió el apoyo popular, a pesar de tener la mayoría en el Parlamento, y que por el mes de agosto gobernará él con el apoyo de las Fuerzas Armadas, hasta decidir qué hacer con la situación del país.

Pero no todos están en contra del gobierno, y este lunes Túnez amaneció prácticamente sumida en una guerra civil. Los seguidores de Said chocaron contra los simpatizantes del presidente del Congreso, Rached Ghannouchi, quien a su vez es el líder del Movimiento Ennahda, tuvieron lugar en las cercanías del Parlamento.

En respuesta, el presidente Said decretó el cese de los ministros interinos de Defensa y Justicia, Ibrahim Bartaji y Hasna Ben Slimane, respectivamente. Determinaciones que según sus palabras buscan “recuperar la paz social y salvar al Estado y la sociedad“.


Manifestantes intentan entrar al Parlamento

La mesa del Parlamento se reunió este lunes por primera vez tras la disolución de la Asamblea y calificó la iniciativa de Said de “odioso golpe de Estado“, por lo que instó al Ejército y a las fuerzas de seguridad a “respetar su juramento de proteger la Constitución y preservar el Estado y las instituciones“.

Ghannouchi desmintió haber sido consultado y haber dado su aprobación, tal y como sostiene Said, que asegura acogerse al artículo 80 de la Constitución que le otorga el poder de “tomar medidas excepcionales” ante un “peligro inminente” tras consultar con el jefe del Gobierno y el presidente del Parlamento.

Said anunció que gobernará con la ayuda de un nuevo primer ministro, que él mismo nombrará próximamente, y la retirada de la inmunidad parlamentaria de manera inmediata de todos los diputados.

Túnez inició su transición democrática en 2011 con la llamada “Revolución de los Jazmines”, que puso fin a dos décadas de la dictadura de Zine El Abidine Ben Ali, y durante la cual se han sucedido un total de diez gobiernos que han agravado todavía más la crisis económica y social.

Seguir Leyendo

Sudáfrica

Sudáfrica al borde de la guerra civil: Ejército sale a las calles para “combatir la insurrección”

Publicado

en

El presidente sudafricano desplegó al Ejército para repeler y combatir los saqueos y las violentas manifestaciones que estallaron tras el arresto del ex mandatario Jacob Zuma. La pelea entre la izquierda sudafricana se agranda y las posibilidades de una revuelta civil masiva son cada vez más factibles.

Sudáfrica se encuentra en una de sus mayores crisis en décadas, y en algunos puntos del país, al borde de la guerra civil. Cientos de miles de simpatizantes del ex presidente Jacob Zuma tomaron las calles de las principales ciudades del país en protesta por su arresto por corrupción.

Luego de varios días de destrozos, con muchos sudafricanos teniendo que defenderse por su propia cuenta ante la inacción del Estado, finalmente este viernes el Ministerio de Defensa desplegó más de 27 mil soldados en las principales ciudades del país para combatir a los insurgentes, pero la orden de despliegue indica que tienen poderes amplios y pueden actuar contra la población civil hasta el 12 de octubre, debido a que el actual presidente y sucesor de Zuma, Cyril Ramaphosa, de que una facción del propio partido del mandatario le está intentando hacer un golpe de Estado a través de estas protestas.

El Congreso Nacional Africano (ANC), partido de Nelson Mandela que gobierna el país ininterrumpidamente desde 1994, se encuentra dividido entre los que defienden al anterior mandatario Jacob Zuma, de corte comunista y con medidas más radicales y anti-Occidente, y el propio Ramaphosa, que promueve un socialismo más moderado.

Está bastante claro que todos estos incidentes de disturbios y saqueos fueron instigados, hubo personas que lo planificaron y coordinaron“, dijo Ramaphosa. “Vamos tras ellos, hemos identificado un buen número de ellos y no permitiremos que la anarquía y el caos se desarrollen en nuestro país“.

Por lo menos 212 personas han muerto, pero la cifra sigue ascendiendo, por causas como estampidas en los saqueos, represión policial o civiles que se defienden con armas de fuego.

Lo cierto es que si bien hay un grupo importante que busca derribar al gobierno, mientras trata de reinstaurar la facción de Zuma en el gobierno, muchas personas se unen a la protesta en reclamo por la enorme pobreza que se radica en el país tras tantos años de socialismo.

Con ya más de una semana de protestas, disturbios, enfrentamientos, saqueos y destrucción, Sudáfrica tiene hoy en día el mayor despliegue de las Fuerzas Armadas en la calle desde 1994, con incluso todos los reservistas siendo llamados a defender el orden nacional.

Esto está causando un caos que también afecta fuertemente a la economía. Por esto, SAPREF, la mayor refinería de petróleo de Sudáfrica, anunció de inmediato un cese a sus operaciones, agravando así la crisis. Esto no solo se debe a la incertidumbre si no a las posibilidades de saqueos y la dificultad de la logística.

Comunicado del Departamento de Defensa del Ejército de Sudáfrica llamando a los reservistas al ejército.

Según el diario británico Financial Times, que reveló esto en un polémico informe, los servicios de inteligencia locales están incluso investigando la posibilidad de que sus propios agentes, afines al ex presidente Zuma, hayan orquestado los disturbios de KwaZulu-Natal, que a su vez dispararon estas acciones en otras ciudades.

Por su parte, la embajada estadounidense en Sudáfrica ya emitió una alerta de seguridad máxima para sus ciudadanos e instando al gobierno a tomar acciones urgentes.

Este viernes 16 de julio, el propio Cyril Ramaphosa fue quien tuvo que salir a hablar, y justificó sus teorías sobre el origen de las protestas y el supuesto golpe de Estado afirmando que las manifestaciones son “provocadas y planificadas” para crear una “insurrección popular que pretende dañar la economía y debilitar el estado democrático”.

Apenas un día después, el sábado 17 de julio se dio una noticia que inició las alarmas en todo el gobierno sudafricano y la política regional, cuando se reportó la impactante noticia del robo de 1,5 millones de cartuchos de munición del Ejército por los manifestantes. Todavía no se sabe quien lo llevó a cabo ni con que fin, aunque parece evidente que se busca iniciar acciones armadas. Hasta ahora, hay unos 212 muertos reportados y más de 2.200 detenidos.

Seguir Leyendo

Trending