Ad

Miércoles 2 de Diciembre, 2020🌙23ºC en Buenos Aires

Dólar Blue: $153

-1.29%

Dólar Solidario: $112,45

0%

Riesgo país: 1378

+10

Dólar B. Nación: $86,5

0%

Dólar Mayorista: $81,43

+0.15%

Bitcoin: $19139

-2.85%

Merval: $54913,35

+0.62%

Bovespa: $111474,1

+2.37%

Dow Jones: $29823,92

+0.63%

S&P 500: $3662,45

+1.13%

Nasdaq: $12355,11

+1.28%

Soja Chicago: $427,51

-0.43%

Soja Rosario: $339,5

0%

Petróleo WTI: $44,56

-1.72%

Petróleo Brent: $47,35

-1.11%

Oro: $1813,2

+2.11%

17/08/2020

Un 17 de Agosto muy especial: la figura del Libertador San Martín debe estar más presente que nunca

Un 17 de agosto pero de 1850, hace exactamente 170 años, el General y Libertador José Francisco de San Martín fallecía en su casa de Boulogne sur Mer, exiliado de su patria en Francia pero rodeado de su familia.

Portada
Este 17 de agosto, con un país entero sumergido en una cuarentena interminable, impuesta por un gobierno sin ideas, que no valora la libertad, Argentina conmemora el fallecimiento del patriota, prócer y libertador más grande que tuvo esta Patria, José de San Martín.
Cuando nos referimos al General San Martín no solo hablamos del libertador, quien junto a su Ejército luchó para expulsar a los españoles de los territorios que hoy son Argentina, Perú y Chile, sino que también hablamos del hito fundacional de nuestra historia. 
Sus palabras, acciones y valores trascendieron cualquier tipo de frontera, mostrando la enjundia Argentina en todas partes del mundo, pues sus estatuas se alzan en todas las partes del mundo.
Su legado fue tan grande y fundamental que el ex presidente Bartolome Mitre, desplegando sus grandes dotes de historiador, se dedicó a escribir por varios años la biografía del General en varias ediciones de "La Historia de San Martín y la Emancipación Sudamericana", una pieza que marcaría para toda la historia lo que significa ser argentino.
"Chile y la República Argentina le levantaron estatuas. El Perú le debe todavía la que le decretó. La Nación argentina unida y constituida según sus votos, repatrió sus restos mortales, celebró su apoteosis, y le erigió su monumento fúnebre en la catedral de su metrópoli como al más grande de sus trascendentales hombres de acción consciente."

Libro escrito por Bartolome Mitre.

Ad

El comienzo del mito

El General nació el 25 de febrero de 1778 en Yapeyú, actual Corrientes. Fruto de la unión del teniente del gobernador y capitán de las fuerzas reales Juan de San Martín y Gregoria Matorras, quienes tuvieron 5 hijos en total, siendo José Francisco el más joven. 
En 1781 la familia se establece en Buenos Aires luego de una orden al padre de la familia, sin embargo, dos años después, a bordo de la fragata Santa Balbina, emprenden viaje a a España, anclando así en 1784 en el puerto de Cadiz.
En el año 1789, José Francisco termina sus estudios primarios en Málaga e ingresa como cadete de infantería en el Regimiento real de Murcia. 
Siendo parte de las fuerzas reales combatió en 31 batallas, empezando en África en contra de los moros y luego siguiendo en Europa contra Francia, Portugal e Inglaterra. Sus participaciones militares fueron destacadas al punto que fue ascendido a Teniente Coronel y condecorado con la medalla de oro.

En sus años en las fuerzas reales pudo conocer a varios jóvenes americanos con quienes empezaron a imaginarse a sus pueblos libres del yugo español. Ya en el año 1811, se da de baja del Ejército real y mediante Portugal emprende su viaje a Londres, en donde iba a juntarse con otros americanos soñadores a planificar.

Rendición en la Batalla de Bailen, gran victoria de San Martín al frente de las fuerzas Realistas.

Ad

La vuelta a América y la Liberación

En 1812, San Martín llega a Buenos Aires, antigua capital del virreinato del Río de la Plata, con el objetivo de comenzar la liberación del control de las fuerzas realistas. 
El triunvirato le concede el empleo de Coronel del Regimiento de Granaderos a Caballo, que fue creado por él mismo. Ese mismo año contrae matrimonio con María de los Remedios de Escalada.
Al año siguiente, específicamente el 3 de febrero de 1813, consigue su primera victoria en tierras americanas en la famosa batalla de San Lorenzo
Luego, en 1814, y por orden del gobierno de Buenos Aires, el en ese momento Coronel llega a Salta para suplir a Manuel Belgrano como líder del Ejército del norte, el cual había sufrido varias derrotas en el actual territorio boliviano.
Los cuarteles del nuevo Ejército fueron ubicados en Tucumán y se empezó a perfeccionar su entrenamiento y tácticas militares. Sin embargo, la salud de San Martín se vio deteriorada y tuvo que irse a Córdoba en licencia. 
A pesar de los percances, ese mismo año fue nombrado gobernador de Cuyo, región que fue creada un año antes y abarcaba a las provincias de Mendoza, San Luis y San Juan.
El Ejército independentista de Chile cayó ante las fuerzas reales y San Martín decidió tomar el camino de la ofensiva, pues el enemigo se encontraba del otro lado de las cordilleras. 
En 1816, luego de la Declaración de la Independencia de la Argentina, se le permite avanzar con su plan
En enero de 1817 emprende junto a su Ejército el arriesgado cruce de los Andes, para sorprender a las fuerzas reales chilenas con un ataque por la retaguardia, y luego en Chile consiguió victorias fundamentales como la de Cancha Rayada y Maipú, logrando la retirada de España en abril de 1818.

Los realistas todavía eran una amenaza para los países de Argentina y Chile y es por eso que, en 1820, San Martín al mando de un Ejército de hombres de ambas nacionalidades emprende su campaña al Perú. 

Este fue el pináculo de su carrera; en 18 días logró liberar estas tierras y declarar la Independencia de Perú, y en el año 1821 ejerció como protector de su independencia, hasta una histórica reunión con Simón Bolívar en Guayaquil, quien estaba emprendiendo una campaña similar a la de San Martín desde los territorios ahora conocidos como Venezuela, Colombia y Ecuador.

Sin embargo, San Martín y Bolívar no tuvieron una gran relación y finalmente San Martín decidió retirase para no claudicar en sus principios de libertador de pueblos, y permitió que éste se gobernara a sí mismo.

Ilustración del cruce de los Andes.

Ad

Vuelta triunfante, exilio y muerte.

Al volver a Buenos Aires recibe grandes honores pero decide retirarse de la acción militar. Se traslada a Chile y luego a Mendoza, donde se va informando de cuestiones políticas de los países que logró liberar. 
La muerte de su esposa en 1823 y el deseo de una mejor educación para su hija Mercedes, lo llevan a decidir emprender un viaje a Bruselas. En 1828, sin embargo, trata de volver a Buenos Aires pero, al llegar a Río de Janeiro, es contactado por un anterior subordinado suyo, el General Juan Lavalle, para que participe en el movimiento revolucionario. 
San Martín al enterarse del fusilamiento de Manuel Dorrego y la disputa entre compatriotas, desembarca en Montevideo y a la vista de lo mal visto que estaba por sus propios liberados, decide marcharse a Europa.
En 1830 se muda con su hija ya recibida a París donde iba a empezar un largo exilio. Pero sus acciones políticas no pararon, pues en 1833 decide escribirle reclamándole al Ejército francés por un bloqueo del puerto de Buenos Aires, atacando también a los americanos que se unían a los extranjeros por simples disputas partidarias. 
En el año 1848, luego de varios años en Grand Bourg, se desplaza a Boulogne Sur Mer, en donde dos años después pasaría a la inmortalidad rodeado de su hija Mercedes, su yerno y sus nietos. 
La combinación de tres enfermedades crónicas, como lo son el asma, la gota y úlceras, fueron demasiado para su cuerpo y de la noche a la mañana falleció con 72 años en Francia.

Su vida y obra es una inspiración para todos los argentinos, que lo recuerdan con orgullo, pues el mito del General vive en todos nosotros y en los futuros habitantes de este suelo. 

Para la ironía del país, luego de años de des-manejos en los billetes, San Martín dejó de tener su imagen en el peso argentino, pues su denominación fue quitada de circulación y los demás remplazados por animales autóctonos. 

Mientras tanto, en Perú y por motivo de su Bicentenario en el año 2021, se imprimieron billetes de 200 soles con la imagen del Libertador y así honrar a un héroe que siempre debe ser recordado.

La Patria que lo vio nacer y liderar, hoy lo recuerda con menos honra que los países vecinos que experimentaron una pequeña porción de su grandeza. Algunos dirán que es un final a-la-Argentina, otros ven una injusticia que debe ser remediada a través de la política; lo que es seguro, es que este 17 de agosto, San Martín debe estar más presente que nunca.

Estatua del general San Martin en Boulogne Sur Mer.


¡Suscribite a la Newsletter!

Todas las semanas, un resumen de lo más importante, con notas y reportajes exclusivos.

Imagen de la newsletter

Ad

Ad

Ad

Ad

Logo

Unite a nuestro equipo

Economía...
La Derecha Diario 2020 © Todos los derechos reservados
Diseño y desarrollo por