Seguinos en redes

Economía

Desolador momento para las PyMEs del país: la producción volvió a caer y acumuló un retroceso total de 19,3% en 9 meses

Nueve sectores sobre once de la economía productiva están en el peor momento de su historia y el retroceso interanual de la producción en los 9 meses de 2020 es el peor de la historia del país. Las PyMEs tiene dificultades para importar y Guzman tiene a la industria olvidada.

Publicado

en

La economía argentina continúa recibiendo una batería de golpes que lejos están de ser los últimos, sino al contrario: todos los indicadores apuntan que se son los primeros de una avalancha de problemas que tiene que atravesar Argentina en lo que ya es la peor crisis de la historia del país. 

Las PyMEs industriales tuvieron una caída en su producción del 6,9% en septiembre, respecto a lo que produjeron en septiembre de 2019, que incluso ya no había sido bueno. 

El estudio lo llevó adelante la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y se justificaron “el lento aumento del consumo interno, sumado a los mayores controles a las importaciones, van recuperando los pedidos de producción”.

Abril 2020, a 40 días de la cuarentena total y obligatoria de Alberto Fernández, presentó una caída de la producción interanual del 53,1%, la más grande de la historia del país. Y durante los primeros nueve meses del 2020 la actividad fabril del sector PyME, medida por IPIP (Índice de Producción Industrial PyME), sufrió una caída del 19,3% en total.

Incluso si nos vamos más hacia atrás, vemos que la crisis no es nueva sino que simplemente se agravó. Si el análisis lo comenzamos en el 2017, en los últimos 3 años, sólo febrero del 2020 tuvo un aumento de la producción respecto al mismo mes del años anterior.

Fuente: CAME

Ad

El golpe más duro lo sintió el rubro de Calzado y Marroquinería: la demanda cayó un 36,7%, una cifra devastadora. La crisis económica y el estilo de vida reducida al hogar generaron que la gente no vea necesidad de renovar los productos del segmento.

Bajo los mismos motivos mencionados, el sector de Indumentaria y Textil también tuvo una caída anual de 21,4% y la preocupación en el rubro es alarmante, ya que no logran recuperar los valores del año pasado durante los mismos meses y, con la reapertura reciente, tampoco encontraron respuestas favorables en la demanda.

El informe resalta que uno de los mayores problemas para las PyMEs es “el dilema de los fabricantes por vender sin rentabilidad o resignar ventas pero teniendo beneficios”, según señaló el informe.

Fuente: CAME


Por otro lado, las actividades de las PyMEs relacionadas con la producción de Material de Transporte se redujo un 18,1%, las que fabrican Productos de metal, maquinaria y equipos, un 10,1%, las productoras de Minerales no metálicos 10,4% y en el segmento de Sustancias y Productos Químicos la reducción fue de 1,9%.

Además, un sector que tuvo un duro impacto fue el de Frutas y Hortalizas. En Alimentos y Bebidas, la baja de septiembre fue de 4,7% en relación al mismo mes pero del 2019. Solamente el vino tuvo la particularidad de no tener un aspecto negativo en la relación interanual. 

Fuente: CAME

Ad

El estudio también remarca una grave y alarmante noticia: las empresas ya están teniendo dificultades para importar repuestos de sus máquinas dañadas. Este problema no sólo impactará sobre la cantidad de producción total que puedan generar sino también sobre el precio final del producto.

Asimismo, una encuesta complementaria y cualitativa a PyMEs industriales indicó que el 37,8% tuvieron modificaciones positivas en materia de rentabilidad, el 35,3% no registró variaciones y el 20,9% tuvo reducida su rentabilidad.

Las empresas con diagnósticos pesimistas, que antes representaban el 10% del total de las encuestadas, ahora subió al 14,4% y los que creen que se mantendrá igual constituyen el 24%. El resto de los empresarios no se siente seguro sobre lo que pueda pasar. Esto muestra que el optimismo decrece. 

Los únicos dos sectores de producción que tuvieron, por el contrario, un leve crecimiento en sus niveles de producción fueron los de productos de caucho y plástico, con un 4,6% de aumento, y los productos electrónicos e informática, que creció un 1,8%.

Esta suba se debe a una reacción de la gente que no puede acceder al dólar y busca quitarse de encima los pesos y resguardar el valor en productos que, indudablemente, están subiendo y subirán de manera consistente en el corto plazo a causa de la desvalorización del peso, que impacta en el valor de compra del dólar y la inflación.

De cualquier forma tal dato positivo es insignificante cuando se pone del lado contrario a la suma de todos los demás segmentos, que conforman un duro saldo negativo total. El repunte de la producción se paralizó en septiembre, retrasando la recuperación.


Por Matías Magnético, para La Derecha Diario.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Economía

El tímido ajuste de Massa no convence: los bonos vuelven a caer y el Riesgo País superó los 2.400 puntos

Publicado

en

La llegada del nuevo ministro de Economía supuso un paño frío para las volatilidades financieras, pero las medidas anunciadas hasta ahora resultaron decepcionantes. La rebaja de subsidios genera un ahorro mínimo que no garantiza cumplir con la meta del Fondo.

Luego del optimismo inicial tras la llegada de Sergio Massa al frente del ministerio de Economía, los mercados poco a poco recuperan el escepticismo y reaccionan ante la falta de medidas contundentes.

Se esperaba que el Ministro anunciara lineamientos mínimos para garantizar, al menos, el cumplimiento con el Fondo Monetario Internacional, pero las expectativas empeoran. Incluso el cumplimento efectivo de las metas no garantiza la estabilidad, dada la laxitud del programa.

Los bonos Globales en dólares y bajo ley extranjera registraron una caída del 1,5% en la jornada del día miércoles. Esto marca un leve revés al repunte registrado en la primera semana de agosto. Pese al nombramiento de Massa, los precios de los bonos argentinos cotizan en los niveles más bajos desde el año 2008, y también en niveles similares a los que se registraban en 2001.

Por otra parte, la calificadora de riesgo JP Morgan determinó que el Riesgo País volvió a superar los 2.400 puntos básicos en el día miércoles. Esto marca una tasa de interés adicional de hasta el 24% para los papeles argentinos, por encima de la tasa de referencia a nivel internacional.

Los rumores por la llegada de Massa, y posteriormente la efectivización de su nombramiento, provocaron la caída del Riesgo País de los 2.943 puntos hasta los 2.395 al día 30 de julio, pero los anuncios del 3 de agosto no sorprendieron a nadie y el optimismo se abortó.

El “plato fuerte” de las medidas anunciadas por Massa, al menos en relación al clima social del país, es la aplicación de la segmentación tarifaria. Los consumidores deberán soportar el impacto de tarifas más caras, pero a nivel fiscal el impacto es insignificante: la reducción de subsidios para la electricidad, el gas y el agua para el 2022 equivale a un ahorro por $49.500 millones, y representa solamente un 0,06% del PBI.

El economista Fernando Marull estima que, si no se concretara ningún ajuste, el déficit primario para fin de año cerraría en torno al 3,1% del PBI. El tímido ajuste de Massa ahorra un 0,06% del PBI en concepto de aumentos tarifarios, por lo que para cumplir la meta del 2,5% que establece el Fondo es necesario un ajuste 6 veces mayor.

El Gobierno respondió a la necesidad de atender el desequilibrio y anunció una modificación en el régimen de anticipos del impuesto a las Ganancias para sociedades, aumentando las cuotas a pagar. Por el nuevo régimen de anticipos la recaudación podría aumentar en un 0,25% del PBI para fin de año, un monto equivalente a $200.000 millones.

Nuevamente, el ajuste es evidentemente insuficiente. Se necesita consolidar un ahorro del 0,6% del PBI para llegar a la meta mínima establecida por el FMI para diciembre, pero hasta ahora todos los ajustes anunciados por Massa suman a duras penas la mitad

Seguir Leyendo

Brasil

Gracias a la baja de impuestos de Bolsonaro, Petrobras vuelve reducir el precio del combustible

Publicado

en

La petrolera estatal anunció una nueva rebaja del 4,9% sobre las tarifas percibidas por el consumidor en la estación de servicios, luego de una baja de impuestos y de la caída de precios a nivel internacional.

La empresa Petrobras anunció una nueva rebaja tarifaria del 4,9%. El precio final percibido por los consumidores cae a 3,53 reales por litro de gasoil, cuando antes de los anuncios los brasileños abonaban hasta 3,71 reales por litro.

El precio percibido por los consumidores es el más bajo registrado desde el mes de marzo, en medio del estallido energético por la guerra entre Rusia y Ucrania. A su vez, se trata de la tercera caída en menos de un mes, después de los recortes anunciados el 19 y el 28 de julio respectivamente.

Los nuevos precios de referencia responden a un reajuste de precios relativos que tiene por origen la caída de las commodities a nivel internacional. La petrolera estatal se limitó a trasladar la volatilidad externa (en este caso favorable) hacia los precios internos, del mismo modo en que lo haría una empresa privada.

Se debe tener en consideración que el precio del barril de petróleo a nivel internacional se desplomó desde los US$ 140 en marzo para luego llegar a los US$ 106 en la actualidad. De no trasladarse las rebajas correspondientes, la empresa enfrentaría una disminución contraproducente de la demanda energética.

Pese a los mecanismos de control impulsados por Jair Bolsonaro, la política de precios de la empresa continúa marcando una vinculación taxativa entre los precios domésticos y los precios internacionales.

Este sistema se encuentra en vigencia desde el año 2016 y fue mantenido por la gestión de Bolsonaro, en contraste con el sistema obsoleto y autárquico que se mantenía anteriormente bajo la gestión socialista de Dilma Rousseff.

Se estima que la medida anunciada tendrá un impacto en el Índice de Precios al Consumidor (IPC) correspondiente al mes de agosto. El mes de julio registró una histórica deflación de hasta el 0,68%, en gran medida impulsada por una rebaja en los precios del combustible.

El Gobierno de Bolsonaro colaboró con la rebaja de precios a partir de una fuerte quita de impuestos para reordenar la estructura de precios relativos, y abaratar así la energía en relación al precio de otros bienes y servicios.

Las ventajas a raíz de los términos de intercambio con los precios de la energía, y la mejor administración de Petrobras bajo la gestión Bolsonaro, permiten avanzar con los planes de privatización.

El nuevo ministro de Minas y Energía, Adolfo Sachsida, solicitó oficialmente la incursión de estudios tendientes a producir los cambios legales necesarios para transferir Petrobras a manos privadas, maximizando así la capitalización de la empresa.  

“Como mi primer acto de gestión solicito también el inicio de los estudios tendientes a la propuesta de cambios en la ley necesarios para la desestatización de Petrobras“, anunciaba Sachsida en mayo. 

Seguir Leyendo

Economía

“Emitan sin miedo”: El día que Gerardo Morales desde la oposición llamó a emitir descontroladamente

Publicado

en

El Gobernador de la Provincia de Jujuy y máximo referente del radicalismo, aconsejaba públicamente al Gobierno kirchnerista para que emitiera dinero sin respaldo en 2020. El oficialismo siguió la tesis de Morales, y hoy la inflación alcanza el nivel más alto en 30 años.

Los precios minoristas marcaron un aumento del 7,4% solamente en el mes de julio, según confirmó el INDEC. La inflación interanual ya alcanza el 71% en comparación contra julio del año pasado, y es la cifra más extrema desde enero de 1992.

La inflación interanual aumentó sin pausa desde el año 2020. Cerró en el 36% en diciembre de ese mismo año, trepó al 50,8% para diciembre de 2021 y finalmente alcanzó la cifra más alta en 30 años en lo que va de 2022. Se registró un aumento sideral de 35 puntos en menos de dos años.

El presidente de la Unión Cívica Radical (UCR) a nivel nacional y actual gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, llamaba públicamente a emitir dinero sin ningún tipo de control en el año 2020. El gobernador radical concluía que el violento nivel de emisión no produciría ningún efecto inflacionario porque amenazaba con meter preso a cualquier comerciante que se atreviera a subir los precios.

Morales “lamentó disentir con los economistas ortodoxos” e incluso admitió públicamente que alentó a varios ministros de la administración kirchnerista para que defendieran la brutal expansión de la oferta monetaria en 2020.

El Gobierno kirchnerista siguió la tesitura de Morales a la perfección. Bajo el liderazgo del radical Miguel Pesce como presidente del Banco Central, la oferta monetaria ampliada bajo el agregado M2 creció un 101% interanual en julio de 2020, y cerró ese año con una expansión neta del 79% en diciembre.

Se registró una fuerte expansión de la masa monetaria en todos los agregados que se pueden relevar, incluyendo la base monetaria, el circulante fuera del sistema financiero, y los pesos en circulación a través del sistema bancario.

La persecución contra los comerciantes no surtió ningún tipo de efecto en materia de inflación, y este tipo de políticas fracasaron sistemáticamente en la historia argentina. Las multas contra los comercios, los “precios máximos” y los “precios cuidados” no impidieron el estallido inflacionario.

La UCR se desligó de cualquier tipo de responsabilidad por haber defendido y alentado públicamente la violenta expansión monetaria del 2020. Cuando quedó en evidencia el fracaso de estas políticas, el radicalismo se lamentó por el estallido inflacionario, el deterioro del poder adquisitivo y el aumento de la pobreza, los efectos de sus propias recomendaciones de política económica.

La inflación mensual correspondiente a julio de 2022 fue la más elevada en 20 años, pero la interanual registró el dato más extremo en 30 años. En otras palabras, la inflación acumulada de 12 meses es la más grande desde la última hiperinflación, un episodio que involucra directamente a la presidencia de Raúl Alfonsín.

Con las mismas ideas que Gerardo Morales, el presidente Alfonsín se apartó de las teorías ortodoxas, y mostró un irresponsable escepticismo por los equilibrios fiscales y monetarios en la economía.

La inflación mensual llegó al 114% en junio de 1989, y hasta 196% en julio. La inflación interanual trepó al 5000% para diciembre de ese año, y fue finalmente erradicada con el plan de Convertibilidad en marzo de 1991. 

Seguir Leyendo

Tendencias