Conecte con nosotros

Economía

¿Se termina el Bitcoin en Argentina? Cómo el gobierno planea regularlo y qué se intentó antes

Entre el devaluado peso y el cepo cambiario, muchos argentinos optan por las criptomonedas, como el Bitcoin, para resguardarse. Para evitar que ese dinero se escape de las normativas del Estado, el gobierno de Fernández está evaluando una serie de regulaciones.

Publicado

en

La Unidad de Información Financiera (UIF) dio a conocer que puso en marcha una investigación dirigida a recabar información sobre los tenedores de criptomonedas para disponer de datos actualizados respecto a ese tipo de operatorias y también dispuso a una serie de entidades a reportar cualquier transacción que pudiera considerarse sospechosa. Este es el primer paso a regular las monedas digitales y a controlar su precio, uno de los pocos que el gobierno de Alberto Fernández todavía no ha podido agarrar.

Las criptomonedas, un tipo de dinero paralelo muy famoso por su tecnología innovadora y por su moneda predilecta, el Bitcoin, ha servido como una de las principales alternativas a las monedas nacionales de todos los países del mundo. Pero como siempre, Argentina no está dispuesta a permitir la libertad de las personas.

El organismo, comandado por Carlos Alberto Cruz, advirtió que “en los últimos tiempos se observa un incremento de las operaciones realizadas a través de activos virtuales”. 

Implica suponer que estas transacciones “podrían estar siendo efectuadas por personas que pretenden soslayar los estándares internacionales y evitar el sistema preventivo de lavado de activos”, intentando hacer quedar a los tenedores de criptomonedas como personas que solo operan en la ilegalidad, cuando en la mayoría de ellos casos esto no es lo que ocurre. 

Al menos desde 2009 la UIF estaría trabajando sobre el tema y la misma afirmaría en una serie de comunicados que estas acciones tendrían el fin de “ayudar” al sistema de las criptomonedas mediante un esquema de regulación que “convenga” a las compañías que conforman este sistema. No hay que dejarse engañar, lo que busca el gobierno es regular el precio del Bitcoin para regular su tipo de cambio contra el dolar y, así, regular de manera indirecta una vez más el tipo de cambio del dinero estadounidense.

Ad

En la Argentina justamente es muy común el uso de criptomonedas para resguardarse de la gran cantidad de regulaciones. Se pudo observar un gran salto en cantidad de operaciones de Bitcoin siempre que se establecían nuevos controles cambiarios relacionados a la compra de divisa extranjera.

Los argentinos ven al Bitcoin como un claro refugio de valor, a pesar de la enorme volatilidad que tiene su mercado, en comparación con el peso argentino. El Bitcoin y demás criptomonedas justamente tienen un valor distinto a cero ya que son monedas que están lejos de las regulaciones del Estado y por lo tanto una mejor alternativa a las monedas más devaluadas.

Las criptomonedas preocupan a los jerarcas del sistema monetario argentino ya que no podrían considerarse como monedas estrictamente, ya que no cumplen con los recaudos exigidos por el artículo 30 de la Carta Orgánica del BCRA, para ser consideradas una moneda. La normativa exige que el emisor del instrumento imponga el curso legal respecto del instrumento, y la existencia de un valor nominal fijado al mismo. Aun así, las criptos podrían incluirse bajo la legislación del Código Civil y Comercial de la Nación (CCYCN) y considerarlas un bien susceptible de valor.

Cabe destacar que, a pesar de la carencia de regulaciones, la Ley del Impuesto a las Ganancias reformada en 2017 por Macri (Ley N.º 27.430), grava la renta producto de la compraventa de monedas digitales en ciertas condiciones con un 15% de impuesto a las ganancias. Afortunadamente, las criptomonedas no quedaron comprendidas en dicha ley, por no ser identificables estrictamente con ciertas palabras o requisitos que se determina en el articulado. 

Ad

Pero parece que llegó la hora, y el gobierno kirchnerista esta vez atacará a las criptomonedas con legislación específica. Una de las razones que más lleva a Alberto Fernández querer regular las criptomonedas es que éstas permiten el anonimato a sus portadores. Esto es posible a través de diferentes tecnologías de encriptación, por ende, se conforman como divisas seguras ante cualquier intento de regulación y control por parte del estado. Divisas seguras implican ahorro seguro, algo impensado con el peso.

Además, las criptos son una manera en la que muchos argentinos están adquiriendo dólares hoy en día. El pasaje peso a Bitcoin, Bitcoin a dólar, deja un tipo de cambio muy competitivo actualmente, mucho más cercano al dólar blue que al dolar oficial.

El “dólar Bitcoin” no es alcanzado por el cepo cambiario y esto no le gusta al gobierno kirchnerista, que no quiere dejar ninguna puerta abierta y está decidido a reprimir la economía en todas sus formas.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Economía

Para The Economist, un default argentino conducirá a un caos generalizado como en 2001

Publicado

en

La fuerte turbulencia en el mercado cambiario anticipa solo una parte de las funestas consecuencias que atravesará el país si no se consigue un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

El rebote de la economía argentina se encuentra cada vez más comprometido conforme se derrumban los pilares básicos de la macroeconomía. La más reciente editorial en The Economist sobre la Argentina, revela una sombría visión sobre el desenlace económico del país sin finalmente el Gobierno fracasa en concretar un acuerdo con el FMI.

De producirse un eventual default, el caos económico y político devenido de ello podría no tener nada que envidiarle al pánico del año 2001. Si Argentina pierde el acceso al poco financiamiento de organismos multilaterales, y dado el abrupto desequilibrio fiscal, la expansión monetaria que esto requiere podría traer serias turbulencias inflacionarias.

En el artículo, titulado “La loca existencia de la Argentina”, se recopilan 20 años de historia económica y se advierte que, de no llegar a un acuerdo, el costo recesivo sobre le país podría ser similar al que hubo entre 2001 y 2002. El artículo señala que, desde el año 2012, Argentina se encuentra atrapada en la estanflación, sin poder salir exitosamente en la gestión de Mauricio Macri.

El enfoque exageradamente gradualista no atacó, ni pretendió atacar, el resultado fiscal deficitario durante los tres primeros años del Gobierno de Macri. El resultado fue una irrisoria dependencia de capital extranjero para financiar los desequilibrios fiscales, algo que finalmente no pudo sostenerse en el tiempo y desembocó en una aguda recesión desde 2018 y en adelante.

Del mismo modo que The Economist, numerosos analistas locales compartieron las preocupaciones en torno a la economía argentina. Para el destacado economista Miguel Ángel Broda, a lo largo del 2022 el país podría tener una inflación de entre el 55% y 70% anual, cuando ya se venía del 50,9% anual en 2021. Pero sin un acuerdo con el Fondo, se podría alcanzar incluso los tres dígitos de inflación.

Incluso con acuerdo, los analistas locales estiman un gran riesgo sobre qué tan factible sería el cumplimiento progresivo de las metas trimestrales cuantitativas y cualitativas que suponga un acuerdo fiscal serio. De no cumplirse en tiempo y forma, pese a la voluntad de pago que pueda haber, el default acontecería de forma inexorable y sus consecuencias serían las mismas.

El pánico por un eventual default se tradujo en una fuerte corrida contra el peso en el día de hoy, siendo que el dólar en el mercado paralelo llegó a cotizar en los $223 al mediodía, y el Contado con Liquidación llegó incluso a un pico de $236 a las 12:50 de la jornada. Estas cifras marcaron un récord histórico.

Alberto Fernández y su equipo fueron tomados completamente por sorpresa y el Gobierno sigue paralizado, sin ofrecer ningún tipo de respuesta al caos cambiario. La vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner decidió desentenderse de los problemas económicos y se reunió con la hija de Hugo Chávez con el motivo de la asunción de Xiomara Castro en Honduras, y no perdió oportunidad para criticar duramente al FMI por lo que catalogó de “políticas de ajuste”.

El propio Alberto Fernández, hace tan solo dos días, rechazaba tajantemente cualquier tipo de ajuste sobre las finanzas públicas, en lo que parece ser una posición casi irreconciliable sobre la cuál es imposible celebrar un acuerdo con el FMI. Las pesadas declaraciones en las esferas más altas del oficialismo no ayudan en vislumbrar un posible acuerdo.

Seguir Leyendo

Economía

Demora el acuerdo con el FMI: se dispara el dólar y los bonos cotizan en mínimos históricos

Publicado

en

La falta de respuestas por parte del ministro Martín Guzmán generó un fuerte cimbronazo en los mercados financieros. El dólar paralelo alcanzó los $223 y algunos bonos volvieron a tener rendimientos negativos en pesos.

El Gobierno de Alberto Fernández parece completamente incapaz de dar respuestas concisas para la estabilidad macroeconomía del país. El Fondo Monetario Internacional pidió un programa para la consolidación de las cuentas públicas, pero el ministro Martín Guzmán se niega a realizar cualquier tipo de ajuste fiscal en 2022.

El espectáculo brindado por el oficialismo generó un fuerte pánico en los mercados financieros y de cambios, por lo que el dólar paralelo llegó hasta los $223 en pocas horas, subiendo $2 con respecto a la jornada anterior. Los mercados aún no visualizan un acuerdo, y se preparan para el peor de los escenarios: un trágico default.

Aún a pesar del nivel de déficit del sector público, la financiación del mismo se torna el principal problema alrededor de todo el riesgo crediticio, financiero y cambiario, pues el Gobierno recurre únicamente a la emisión monetaria descontrolada como el mecanismo para financiar sus desequilibrios. La financiación monetaria tuvo un impacto directo en el tipo de cambio sin intervención.

El Riesgo País llegó a los 1.916 puntos básicos en la jornada del día jueves según lo mide la firma JP Morgan, el valor más elevado desde la restructuración del 2020. Por otra parte, el precio de los instrumentos financieros argentinos se encuentra en mínimos históricos.

En la jornada del jueves, la mayor parte de los bonos argentinos en dólares mostraron caídas, marcando un promedio del 3%. Ejemplos de estos bonos son el Bonar 2030, o lo Globales 2046 y 2030.

Los bonos llegaron a niveles de rendimiento verdaderamente irrisorios: el bono AL30 llegó incluso a registrar un rendimiento del negativo del 0,5% en pesos. En otras palabras, el desempleo del AL30 fue tan devastador, que incluso hubiera sido preferible mantener pesos en efectivo por el plazo de tenencia del bono, y así evitar cargar con un rendimiento de características tan funestas.

En general, los bonos denominados en moneda local y sin ajuste por inflación (CER) son los instrumentos que más sufrieron la dramática gestión del ministro Guzmán, que no pudo inspirar la suficiente confianza para coordinar las expectativas de mercado, ni tampoco la suficiente credibilidad fiscal como para cerrar un acuerdo con el FMI en tiempo y forma.

También se produjo un alza importante en todos aquellos instrumentos que responden como un seguro ante un incumplimiento del Estado argentino con sus acreedores. Los famosos seguros de default aumentaron drásticamente su probabilidad de ocurrencia de pago, pasando del 44% al 66% en el día de hoy. Esto también fue tomado como una fuerte señal de alerta que complica la situación del Gobierno con el FMI.

Dada la crítica situación de reservas internacionales en el Banco Central, la mayoría de las consultoras privadas estimaban un acuerdo, como muy tarde, para fines de marzo de este año. Una vez pasado ese período Argentina no tendrá ni un solo dólar para afrontar los vencimientos de sus obligaciones, dada la actual política monetaria y cambiaria del BCRA.

Seguir Leyendo

Economía

Deuda con el FMI: ¿Qué consecuencias podría atravesar Argentina si no paga el vencimiento?

Publicado

en

Después de abonar los U$S1.100 millones adeudados en febrero, Argentina se quedará sin dólares para pagar los siguientes vencimientos, y podría entrar en cesación de pagos en marzo.

Las negociaciones argentinas por la renegociación del pago de la deuda que mantiene con el Fondo Monetario Internacional (FMI) están en un punto complicado. Mientras Guzmán negocia atrasar los pagos, Alberto Fernández asegura que no pueden hacer ningún ajuste antes de 2027, algo que no contenta al Fondo.

Este viernes que viene y el martes próximo se vencen dos plazos de pagos que acumulan unos U$S1.100 millones, que apenas podrá pagar el Banco Central. El próximo pago es en marzo y con las reservas líquidas no va a alcanzar para pagarlo.

Sin un acuerdo rápido con el FMI un default es prácticamente una certeza, y esto tendría una serie de implacancias no solo para el mercado argentino si no para el mismo organismo internacional, que dejaría de recibir los pagos de la deuda más grande que tiene activa en estos momentos.

En principio, la negativa de pagar traería consigo tensiones fuertes en el mercado de cambios y a los activos financieros argentinos. El Riesgo País se dispararía, y el Banco Central se quedaría sin dólares para intervenir en el mercado de cambios, por lo que se podría esperar una fuerte suba en la cotización de los segmentos paralelos.

El otro punto, y quizá el que más preocupa, es que si Argentina se negase a pagar, podría a la larga ser expulsada como miembro del organismo. Y si bien no caería en default de manera inmediata, iniciaría un camino que la llevaría a ello.

En definitiva, el extremo máximo del incumplimiento con el FMI podría generar que el organismo haga público que uno de sus miembros incumplió el pago, difundiendo el monto y expulsándolo de Fondo. Esto imposibilitaría a la Argentina tener cualquier tipo de asistencia por parte del organismo y de cualquier prestamista privado, hasta tanto cancelase la deuda.

El freno del ingreso de dólares por parte de préstamos internacionales, si no se compensa con una baja del gasto público, obligaría al Banco Central a aumentar su financiamiento al Tesoro, lo que produciría más emisión monetaria de pesos y, por ende, más inflación.

Po último, y esto ya siendo una consecuencia de mercado, habría una importante caída de los flujos de inversión privados, dado el escenario económico de gran incertidumbre, por lo que entrarían incluso menos dólares al país y generando una espiral de escasez de divisas extranjeras que desembocarían casi certeramente en una hiperinflación.

Seguir Leyendo

Trending