Seguinos en redes

Caucaso

Rusia medió 24 horas de paz entre Armenia y Azerbaiyán, pero el conflicto no parece tener un fin en el horizonte

Gracias a Rusia, tanto Armenia como Azerbaiyán acordaron un cese de hostilidades por 24 horas comenzando este 10 de octubre para para identificar bajas e intercambiar prisioneros. Ambos países se han acusado mutuamente de violar el nuevo acuerdo.

Publicado

en

Luego de 13 días de intensos combates, Armenia y Azerbaiyán llevaron a cabo una ronda de negociaciones fomentada por Rusia en pos de un alto al fuego.

La reunión se llevó a cabo en Moscú y duró unas 10 horas, tiempo en el que ambos Ejércitos suspendieron sus hostilidades. Contó con la presencia del canciller ruso Serguei Lavrov, el canciller azerí Jeyhun Bayramov y el ministro de relaciones exteriores armenio Zohrab Mnatsakanyan, y se decidió frenar los combates a partir de la medianoche de este 10 de octubre por lo menos unas 24 horas.

Este impasse será utilizado para intercambiar prisioneros, permitir que se recuperen los cuerpos de los caídos en combate
y retomar las negociaciones el 11 de octubre, esta vez, sin embargo, con la posibilidad de que continúen los combates mientras los diplomáticos están reunidos.

A pesar de tener un Acuerdo Defensivo con Armenia, Rusia todavía no se ha involucrado militarmente para defender al país del asedio azerí. Por su parte, Turquía, el principal aliado de Azerbaiyán, sí se ha involucrado personalmente en el conflicto, por lo que cualquier acción bélica de Rusia podría poner en combate directo a las tropas rusas con las turcas, algo que no se ve a gran escala desde la Primer Guerra Mundial.

Mientras Rusia media unilateralmente entre Armenia y Azerbaiyán, la comunidad internacional insiste que las negociaciones de paz deben ser manejadas por el Grupo de Minsk, que cuenta con representantes de Rusia, Francia, Estados Unidos y Bielorrusia. Este grupo fue creado en 1992 durante la última guerra entre los armenios y los azeríes por el mismo territorio en disputa hoy: la región de Nagorno-Karabaj.

El canciller ruso Lavrov (centro) con el canciller azerí Bayramov (izq.) y el ministro Mnatsakanyan (der.)

Ad

En estas dos semanas de combate, la supremacía azerí, apoyada totalmente por el Ejército turco, ha sido notable. La región del Nagorno-Karabaj ha sido penetrada por fuerzas azeríes en medio de masivos bombardeos que han inmovilizado a las tropas armenias.

Ya varias ciudades han sido tomadas por el ejercito de Azerbaiyán que estaban en manos de Armenia desde 1993, entre ellas Jabrayil, Horadiz, Bëyuk Mardzhanly en el sur y Madagiz y Talish en el norte.

Desde el punto de vista militar, Turquía ha apoyado a Azerbaiyán con equipamiento militar, apoyo logístico, aéreo, y Armenia acusa de haber visto “voluntarios” turcos del movimiento ultranacionalista “Lobos Grises” junto a veteranos sirios combatiendo codo a codo con el Ejército azerí. A pesar de que cualquier presencia de solados o mercenarios turcos es negada por el régimen de Erdogan, que solo admitió responsabilidad de algunos ataques con drones en Nagorno-Karabaj.

Desde la guerra que finalizó en 1993, a partir de la independencia de Armenia y Azerbaiyán por la disolución de la URSS, las fuerzas armenias controlan la región de Nagorno Karabaj, que tiene una mayoría étnica armenia pero que era parte de la región autónoma soviética de Azerbaiyán. Las autoridades azeríes quieren volver a anexar este territorio que, si bien es reconocido internacionalmente como azerí, el Estado azerí nunca ejerció soberanía sobre el mismo.

Ciudades capturadas por Azerbaiyán. Fuente: elaboración propia en base a los datos del Ministerio de Defensa Azerí.

Ad

Los continuos bombardeos entre ambas Naciones ha producido imágenes terribles de una de las guerras más sangrientas en los últimos tiempos. Las diferencias étnicas, religiosas y culturales entre los armenios (cristianos) y los azeríes (musulmanes) han colaborado a escalar el conflicto y recrudecer la violencia entre los pueblos.

ARMENIAN DEFENCE MINISTRY/AFP

A nivel regional, tanto Rusia como Irán aplaudieron el cese al fuego entre ambos países y llamaron a un cese de las hostilidades definitivo entre ambas Naciones. Por el contrario, Turquía ha apoyado abiertamente la conquista total de la región, tanto discursivamente como militarmente.

El Ministerio de Defensa turco ha felicitado los avances de Azerbaiyán, estableciendo incluso imágenes de solidaridad militar como portadas en sus sitios oficiales.

Turquía ha llamado públicamente a terminar “de una vez con todas con la ocupación” de Nagorno-Karabaj por parte de Armenia. Estas declaraciones por parte de Erdogan no son sorpresivas, quien a lo largo de su carrera política acusó numerosas veces a Armenia como la mayor amenaza a la paz regional y ha negado sistemáticamente el reconocimiento al genocidio perpetrado por los turcos hacia la comunidad armenia en 1915.

Foto: Twitter oficial del ministerio de defensa nacional turco.

Ad

A pesar de haber dicho públicamente que aceptaban un cese al fuego por 24 horas, múltiples reportes indican que aún después de las 12:00 del 10 de octubre el Ejército azerí continuaba avanzando sobre la región de Nagorno-Karabaj y el Ejército armenio todavía lanzaba ataques con la intención de recuperar sus ciudades.

Alrededor de las 12:05 de la mañana del día de hoy (hora armenia), tropas azeríes lanzaron un ataque frontal a la zona de Karacambeili.

Por su parte, Azerbaiyán acusa al Ejército armenio de haber avanzado sobre las ciudades de Agdara y Fizuri que están ahora bajo ocupación azerí, y de haber disparado fuego de artillería contra civiles en estos centros urbanos, todo luego de las 12:00.

El Ministerio de Defensa de Azerbaiyán publicó un video de como la Artillería azerí neutralizó este supuesto avance.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Georgia

Tras el pedido de “ingreso urgente” a la Unión Europea de Ucrania, Georgia y Moldavia también solicitan ingresar

Publicado

en

La decisión de Ucrania de pedir el ingreso a la Unión Europea generó una reacción en cadena de los países que históricamente han estado bajo la amenaza de Moscú.

El líder del partido gobernante Sueño Georgiano, Irakli Kobakhidze, anunció la decisión del Gobierno de “solicitar inmediatamente la membresía en la Unión Europe”, que fue presentada efectivamente este jueves 3 de marzo, luego de la decisión de Ucrania de presionar para “ingresar de urgencia” a la Unión frente a la invasión de Rusia.

Georgia había planeado presentar la solicitud en 2024, pero el partido decidió acelerar el proceso debido al cambio de situación en el mundo. Tras la invasión rusa de Ucrania, Kobakhidze dijo que el gobierno de Kiev contaría con el apoyo de Georgia, pero se negó a unirse a los países de la Unión Europea que le impusieron sanciones económicas a Rusia.

Tanto Georgia como Ucrania han firmado Acuerdos de Asociación con la Unión Europea en estos últimos años sobre integración económica y aproximación política y libre comercio, pero no son garantías para una eventual adhesión. Para esto, los 27 estados miembro actuales deben votar por unanimidad el ingreso en una sesión especial del Consejo Europeo.

Los esfuerzos de las dos ex repúblicas soviéticas para forjar lazos más estrechos con Occidente han enfurecido a Rusia durante mucho tiempo. Las tensiones por los esfuerzos de Georgia culminaron con una invasión rusa en 2008 y el acercamiento de Ucrania en una invasión en este 2022.

Georgia ha implementado muchas reformas que han acercado al país a los estándares de la Unión Europea. “Una continuación lógica de este esfuerzo es nuestra decisión hoy de presentar una solicitud de inmediato y obtener el estatus de candidato”, dijo Kobakhidze a los periodistas.

Recordemos que Rusia, al igual que en Ucrania, respalda a dos autoproclamadas repúblicas separatistas en Georgia, Osetia del Sur y Abjasia. Las tensiones sobre las dos regiones dieron como resultado una breve invasión rusa de Georgia en agosto de 2008, que terminó con ambos territorios quedando bajo el control de Moscú con gobiernos títeres.

Georgia, temiendo una repetición de lo que le sucedió en 2008 con una Rusia envalentonada, ahora pide la adhesión junto con Ucrania para cercar a Putin. Sin embargo, en los últimos años, Georgia se ha visto sumida en una crisis política interna profunda y de larga duración, que ha paralizado en gran medida a su gobierno y ha generado fuertes críticas de que el país está retrocediendo con respecto a los avances democráticos anteriores.

Los esfuerzos para mediar en la crisis, incluso por parte del presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, han resultado en gran medida inútiles, y su adhesión hace años que no pasaba de la categoría “en consideración”.

Mientras tanto, Turquía recuerda a la Unión Europea que ellos están primeros en la lista de espera, si bien apoyan que Ucrania ingrese por los conflictos que está sufriendo.

Pero Georgia y Ucrania no son los únicos países amenazados por Rusia que desean entrar en la Unión Europea. La presidente de Moldavia Maia Sandu, presentó este jueves su firma para ingresar al bloque político-comercial.

Hace varios años que Rusia tiene tropas estacionadas en la región disidente de Transnistria, pero según reveló el dictador bielorruso, Alexander Lukashenko este martes, las Fuerzas Armadas rusas planean una invasión a gran escala de Moldavia.

Cabe aclarar que la Unión Europea tiene normas estrictas para la admisión. Al miembro más reciente del bloque, Croacia, le tomó 10 años pasar de la solicitud a la membresía. Y en Moldavia, el entusiasmo inicial y las grandes esperanzas de un nuevo gobierno pro-UE se han visto empañados en las últimas semanas por el manejo desigual de una disputa con Rusia sobre los contratos de gas natural.

Aunque Chisináu llegó a un acuerdo con Gazprom, el gigante energético controlado por el Kremlin, para asegurar un suministro suficiente para este invierno, los críticos en Bruselas dicen que el acuerdo incluía concesiones que le darán a Moscú demasiada influencia sobre el futuro político de Moldavia.

Seguir Leyendo

Armenia

Renunció el Presidente de Armenia en medio de una guerra interna con el Primer Ministro

Publicado

en

Armen Sarkissian abandonó el cargo luego de que el jefe de Gobierno le bloqueara negociaciones diplomáticas con Rusia para mejorar las relaciones entre los países.

El presidente armenio, Armen Sarkissian, renunció a su cargo el pasado domingo, citando la falta de poder político en el puesto gubernamental en un momento donde “el país y la nación necesitan un cambio profundo“.

El presidente no tiene las herramientas necesarias para influir en los procesos radicales de política interior y exterior en estos tiempos difíciles para el país y la nación”, dijo Sarkissian en un comunicado publicado en su sitio web oficial.

El papel del presidente de Armenia es en gran parte ceremonial y el primer ministro es quien tiene todo el poder político. Esto es relativamente novedoso en el país del Cáucaso, ya que la dinámica fue introducida en la reforma constitucional de 2015 que convirtió al país en una república parlamentaria, reduciendo los poderes presidenciales y favoreciendo ampliamente los del Primer Ministro.

Sarkissian había sido premier entre 1996 y 1997, bajo la presidencia de Levon Ter-Petrosián, el primer mandatario electo de la historia del país tras la disolución de la Unión Soviética, y quien tenía amplios poderes en el cargo ejecutivo.

Su salida, después de 4 años en el cargo, viene tras una serie de fuertes peleas internas con Nikol Pashinian, el actual primer ministro. Sarkissian quería despedir al jefe del Estado Mayor del Ejército tras perder la guerra contra Azerbaiyán, cuando se disputaron el control de la región de Nagorno-Karabaj, pero Pashinian bloqueó su desvinculación.

Más de 6.500 personas murieron en las seis semanas de combates, que terminaron en un acuerdo de alto el fuego negociado por Rusia, otorgando a Azerbaiyán parte del enclave y las áreas circundantes, consolidando una victoria absoluta de los musulmanes.

Sarkissian también tuvo varios encontronazos con el primer ministro respecto a su diplomacia con Rusia. Según el presidente, Pashinian “tiró por la borda” años de relaciones con el Kremlin, y de hecho Rusia no intervino en favor de Armenia en la guerra, a pesar de tener un tratado de defensa militar firmado entre ambas naciones.

El ahora ex máximo mandatario intentó en las últimas semanas ponerse la diplomacia del país al hombro y negociar mano a mano con Putin una reconciliación de amistades, pero Pashinian lo criticó duramente, dijo que ese labor es del Ministro de Relaciones Exteriores, y bloqueó sus negociaciones.

Ante la total incapacidad de poder ejercer cualquier rol activo en el gobierno, Sarkissian decidió que no había otra opción que renunciar, y dejar que otro político “más preparado para agachar la cabeza” asuma ese rol.

“Vivimos una realidad donde el Presidente no puede influir en asuntos de guerra o paz. No puede vetar las leyes que considera inconvenientes para el Estado y el pueblo“, explicó en un comunicado tras el anuncio de su dimisión.

“Es una realidad en la que el Presidente no puede utilizar la mayor parte de su potencial para resolver problemas sistémicos de política interior y exterior. Una realidad donde el mundo está en una zona de turbulencia constante, pero la presidencia no tiene herramientas constitucionales para ayudar a su país“, se quejó.

Y agregó: “Una realidad donde el jefe de Estado, a veces incluso su familia, es blanco de varios ataques de grupos políticos. Estos últimos no están tan interesados en los logros de la institución presidencial en beneficio del país como en mi pasado, varias teorías de conspiración y mitos. Esta ‘preocupación’ por mí va más allá de la moralidad y, en última instancia, afecta directamente a mi salud”, dijo, enviando un contundente mensaje al resto de los líderes e instituciones políticas del país.

Además, deseó que en el futuro se realicen las reformas constitucionales necesarias para un correcto funcionamiento de la Presidencia. Lo que queda por hacer es esperar que el Parlamento se reúna en los próximos 25 días, en sesión especial, para elegir al nuevo presidente del país. Por lo pronto, Alen Simonyan, presidente de la Asamblea Nacional, tendrá a su cargo las funciones presidenciales.

Seguir Leyendo

Georgia

Grupos nacionalistas descuelgan banderas LGBT en Georgia

Publicado

en

El país caucásico debió cancelar la Marcha del Orgullo Gay de este fin de semana luego de que grupos nacionalistas irrumpieran en las oficinas de los organizadores en Tbilsi para descolgar las banderas LGBT y amenazarlos para que frenen solo cuelguen la bandera nacional.

Seguir Leyendo

Tendencias