Seguinos en redes

Hungría

El derechista Viktor Orbán arrasa en las elecciones en Hungría: “George Soros perdió todo su dinero”

Publicado

en

El histórico primer ministro reeligió para su cuarto mandato consecutivo, mientras que el líder de la oposición ni siquiera ganó en su distrito y se quedó afuera del Parlamento.

El líder de la derecha europea, Viktor Orbán, arrasó en las elecciones generales de este domingo, a pesar de que toda la oposición se había unido en su contra, y prácticamente todas las fundaciones y organizaciones internacionales financiaron a la izquierda en su contra.

Al 90% escrutado, la coalición de derecha Fidesz-KDNP consiguió el 53% de los votos, y se asegura por lo menos 135 bancas de las 199 del Parlamento húngaro, superando los dos tercios y manteniendo la mayoría absoluta legislativa.

La Oposición Unida, una extraña coalición que juntó desde partidos de extrema izquierda comunista hasta partidos fascistas antisemitas, pasando por socialdemócratas, ecologistas y liberales de centro, y que los unía solamente su odio a Orbán, sacó tan solo 34% de los votos y tendrá aproximadamente 56 bancas.

Por último, el partido nacionalista Mi Hazánk, también de derecha pero que no apoya a Viktor Orbán, obtuvo el 6% de los votos y tendrá 7 bancas en el parlamento.

El resultado fue muy celebrado por el gobierno, ya que las encuestas de opinión pronosticaban una carrera más reñida. Pero el partido Fidesz de Orban ganó cómodamente en gran parte del país. 

Incluso el líder de la oposición, el socialdemócrata Péter Márki-Zay, ni siquiera logró ganar en su propio distrito, donde se había desempeñado como alcalde, y quedó afuera del Parlamento.

Tenemos tal victoria que se puede ver desde la luna, y seguro se puede ver desde Bruselas“, dijo Orbán en su discurso el domingo por la noche, con una fuerte chicana a las autoridades de la Unión Europea, que habían apoyado a Márki-Zay abiertamente.

Recordaremos esta victoria hasta el final de nuestras vidas porque tuvimos que luchar contra una gran cantidad de oponentes“, dijo Orbán, citando a varios de sus enemigos políticos, incluida la izquierda húngara, los “burócratas” en Bruselas, los medios internacionales, “y el presidente ucraniano también: nunca tuvimos tantos oponentes al mismo tiempo”.

La oposición se dedicó toda la campaña a tratar de vincular a Orbán con Putin. Márki-Zay había dicho en uno de sus actos de campaña más importantes que “Putin está reconstruyendo el imperio soviético y Orbán lo observa con calma estratégica”. Nada más alejado de la realidad.

En su discurso donde cantó victoria, Orbán también apuntó a George Soros, el magnate de origen húngaro que financia a agrupaciones de izquierda a lo largo de todo el mundo: “George Soros perdió todo su dinero. Tal vez la peor inversión de su vida”.

“Un mensaje a las fuerzas externas que financiaron a la oposición: desperdiciaron todo su dinero, cada centavo que le dieron a la izquierda húngara, se perdió. Aparentemente invertir en la izquierda de Hungríafue una mala idea de George Soros. Tal vez la peor inversión de su vida”, repitió.

Y finalizó: “La oposición está hace 12 años tomando dinero de Soros y otros financistas y cada vez les va peor. Nunca hemos tenido tantos opositores como ahora, desde los medios internacionales hasta el presidente ucraniano. Pero no hay suficiente dinero para vencer al pueblo húngaro“.

Hungría

La economía de Hungría creció un 42% en lo que va de la gestión de Viktor Orbán y se despega del fracaso europeo

Publicado

en

Las reformas estructurales sobre la economía húngara fomentaron el crecimiento y el desarrollo social del país. Entre 2010 y 2022 Hungría creció casi el triple de lo que pudo crecer el promedio de los 19 países que conforman la Eurozona. 

Mientras la mayor parte de los países de la Unión Europea y la Eurozona enfrentan un peligroso estancamiento secular, la economía de Hungría se expande al ritmo más vertiginoso desde la década de 1990, despegándose así del fracaso europeo.

Bajo la administración de Viktor Orbán el país apostó por una profunda agenda de reformas estructurales. El impuesto a las Ganancias para personas físicas dejó de aplicar tasas progresivas y elevadas, y fue simplificado a partir de 2011 en un “Flat Tax” con una alícuota uniforme del 16% hasta 2015 y 15% desde 2016

Los impuestos para las sociedades fueron simplificados y rebajados del 20% al 19% de las utilidades no distribuidas en 2010, y más tarde la alícuota fue llevada a solo el 9% a partir de la reforma tributaria de 2017. Este tratamiento tributario para las empresas es uno de los más competitivos del mundo, y una de las razones por las cuales Hungría se negó a aceptar la aplicación del impuesto corporativo mínimo internacional del 15% como propuso Joe Biden

También se emprendieron reformas para la reducción del tamaño del Estado y la desregulación de la economía. Entre otras reformas, se eliminaron las barreras a la entrada y/o salida de capitales, se desreguló el mercado doméstico de transportes, se determinó la flexibilización de la legislación laboral para garantizar la competitividad del país, y se fomentó la apertura arancelaria del país adoptando la unión aduanera. 

La administración Orbán abogó por una estricta disciplina fiscal, ya que Hungría mantuvo el superávit primario sin excepción entre 2012 y 2019, habiéndose perdido durante el shock provocado por la pandemia en 2020. El déficit del Estado húngaro solamente se explica por el pago de intereses de deuda pública.  

Mientras la Unión Europea apostó por la consolidación de la socialdemocracia y un excesivo arsenal de regulaciones y tasas impositivas, la administración de Viktor Orbán apostó por la aplicación del Consenso de Washington

Los resultados fueron contundentes para cada rumbo elegido. La economía de Hungría acumuló un fuerte crecimiento del 41,5% entre el segundo trimestre de 2010 y el segundo de 2022. El crecimiento para el PBI promedio de la Eurozona alcanzó solamente el 15,1% durante el mismo período. La brecha de crecimiento entre ambas esferas económicas persiste desde el año 2000 y se profundizó a partir de 2010.

Si bien es cierto que el pobre desempeño del crecimiento poblacional es un factor relevante para la explicación del amesetamiento de la expansión económica, no lo es en la comparación entre Hungría y otros países europeos porque la población húngara no crece desde el año 1982. 

La falta de crecimiento poblacional en la Eurozona no puede ser una excusa para explicar su deterioro relativo con respecto a Hungría porque este último país estuvo expuesto al mismo problema demográfico, y al mismo tiempo consiguió elevadísimas tasas de crecimiento. El relativo de Europa es una consecuencia de la aplicación de la socialdemocracia hasta sus últimas consecuencias

La brecha de crecimiento acumulada entre Hungría y la Eurozona, medida por la expansión del PBI desde 1995 como “base 100”, se situó en el 9% para mediados del 2010 y actualmente alcanza hasta el 35% acumulado desde los 90s.

Brecha estructural de crecimiento entre Hungría y la Zona Euro.

Seguir Leyendo

Hungría

Orbán hizo obligatorio que las mujeres escuchen el latido del bebé antes de practicar un aborto

Publicado

en

El gobierno de derecha en Hungría emitió un decreto para que los médicos hagan escuchar a las mujeres que solicitan un aborto los signos vitales del feto.

El primer ministro húngaro Viktor Orbán ha emitido un decreto que requerirá que los médicos presenten a las mujeres que solicitan un aborto los signos vitales fetales, una obligación que endurece las reglas de aborto que a pesar de los intentos del partido gobernante, todavía siguen siendo demasiado flexibles en el país.

El decreto emitido el pasado lunes 12 de septiembre establece que los proveedores de atención médica deberán proporcionar a las mujeres embarazadas “una indicación claramente identificable de los signos vitales del feto” antes de proceder con cualquier aborto. El reglamento entró en vigor este 15 de septiembre.

En un comunicado, el Ministerio del Interior mencionó una reciente encuesta que asegura que “casi dos tercios de los húngaros asocian el comienzo de la vida de un niño con el primer latido del corazón”, por lo que con esta disposición, el gobierno espera que más madres se arrepientan de cometer el aborto si pueden escuchar el latido de su hijo, sin importar la cantidad de semanas de embarazo.

Los equipos modernos pueden detectar los latidos del corazón al principio del embarazo, lo que puede proporcionar información más completa para las mujeres embarazadas y evitar que procedan con el aborto“, concluye.

Las leyes sobre el aborto en Hungría son bastante flexibles para la cultura conservadora que mantiene la mayoría de la población, y prácticamente no han cambiado desde que se legalizó el procedimiento durante el período socialista del país en 1953.

Desde aquél entonces, el aborto quedó completamente legalizado hasta las 12 semanas, y bajo las tres causales (violación, riesgo de vida o inviabilidad del feto) puede hacerse un aborto hasta las 24 semanas.

El gobierno de Orban se presenta a sí mismo como un defensor de los valores familiares tradicionales pero no ha podido hasta la fecha revertir las leyes abortistas, por lo que ha optado por ofrecer importantes exenciones fiscales y subsidios para las familias que tienen varios hijos en un esfuerzo por aumentar la tasa de fertilidad en declive del país, y evitar los abortos.

Orban incluso consagró en la nueva Constitución húngara del 2011 que “la vida del feto estará protegida desde la concepción”, pero no ha podido endurecer significativamente las leyes sobre el aborto, y aunque algunos juristas argumentan que desde ese año las leyes que ponen fin al embarazo son inconstutucionales, en la práctica nada ha cambiado.

En una publicación de Facebook este martes, Dora Duro, legisladora del partido de derecha Nuestra Patria, y considerada la líder del movimiento pro-vida en Hungría, se atribuyó la victoria política y escribió que el gobierno había adoptado la propuesta que vino originalmente de su partido.

Hace años que Duro viene pidiendo que se exija que las mujeres embarazadas escuchen el latido del corazón del feto antes de poner fin a su embarazo. “Este es el primer movimiento pro-vida desde la regulación del aborto en 1953, rompiendo un tabú de décadas”, escribió Duro.

Con este anuncio, el gobierno de Viktor Orbán insiste con poner trabas en el procedimiento del aborto, tratando de persuadir a las mujeres de que no lo hagan, en vez de presionar para su prohibición total, aunque no oculta que de poder hacerlo, no dudaría.


Por Alfonso Lorenzo de Olmos, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Hungría

El líder de la oposición a Orbán en Hungría admitió que recibió financiamiento de la Casa Blanca de Biden

Publicado

en

Péter Márki-Zay dijo en una reciente entrevista radial que toda la fracasada campaña contra Viktor Orbán fue cubierta económicamente por la fundación norteamericana “Acción por la Democracia”.

El líder de la coalición opositora a Viktor Orbán y ex candidato a primer ministro Péter Márki-Zay, actualmente alcalde de la localidad húngara de Hódmezővásárhely, admitió que en las elecciones parlamentarias del pasado mes de abril, su campaña fue financiada por una fundación vinculada a la Casa Blanca de Biden.

Durante el podcast Magyar Hang, Márki-Zay dijo que el presupuesto de la campaña fue cubierto en su totalidad por la fundación Acción por la Democracia, una agrupación que ha financiado campañas en contra de “políticos de derecha anitdemocráticos” en países como Italia, Brasil, Hungría, Polonia y Turquía.

La fundación le dijo a luego a Magyar Hang que ellos no le dieron fondos campaña a Márki-Zay, sino que apoyaron financieramente al Movimiento Hungría de Todos (MMM) “como una organización civil”. Una justificación recursiva ya que el MMM es la fuerza política de Márki-Zay.

“Acción por la Democracia” afirmó que el dinero no provino de la Casa Blanca, y que en su lugar tuvo una “intensa recaudación de fondos online” y recibió dinero para esta causa de miles de personas. Sin embargo, no aceptaron un pedido de publicación de los donantes así que esta afirmación no tiene sustento.

Cabe aclarar que tanto en Estados Unidos como en Hungría, las donaciones a partidos políticos deben ser públicas, así que si este dinero terminó en un movimiento político, se podría pedir que la información sea publicada.

La fundación es comandada por David Koranyi, un húngaro que vive en Estados Unidos y que a su vez es miembro del Atlantic Council, un think-tank norteamericano extensamente vinculado al Partido Demócrata.

El Atlantic Council es el brazo operativo de los demócratas en el plano académico-político en el extranjero. En 2020, gracias a una medida de Trump, por primera vez este think-tank tuvo que publicar las fuentes de sus ingresos.

Tuvo que mostrar que el 86% de sus ingresos provienen de la Casa Blanca (Estados Unidos) y de Downing Street (Reino Unido), mientras que el otro 14% proviene de fuentes no-gubernamentes, por ejemplo Facebook, Goldman Sachs, Fundación Rockefeller y hasta Burisma, la empresa ucraniana que lo tiene al hijo de Joe Biden como parte de la junta directiva.

El resto de los directivos de “Acción por la Democracia” también están completamente ligados al Partido Demócrata y a la actual administración. Entre los miembros del consejo de asesores encontramos personajes conocidos como el politólogo estadounidense Francis Fukuyama, asesor de Bush, Obama y Biden.

También encontramos al ex Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos Zeid Ra’ad Al Hussein, el jordano que antecedió a Michelle Bachelet en el cargo y que intentó usar su posición para frenar, entre otras cosas, la votación del Brexit en el Reino Unido.

Pero quizás el nombre más llamativo que aparece entre los asesores de esta fundación es el ex redactor de discursos de Clinton, Robert Boorstin, quien también trabajó como asesor de la Secretaría de Estado. En 2007 abandona la política y se pasa a Google, donde asume como Director de Políticas Públicas de la empresa.

Actualmente es el vicepresidente de Albright Stonebridge, una consultora de políticas públicas que maneja la agenda internacional del gobierno de Biden. Los 10 funcionarios más importantes del Departamento de Estado eran empleados de Albright antes de ser llamados por Biden.

Todas estas conexiones demuestran que la fundación responde directamente a la Casa Blanca, y canalizó donaciones a un partido político en particular, una clarísima interferencia en asuntos internos. Desde hace décadas se sabe que el Departamento de Estado de los Estados Unidos interfiere en elecciones extranjeras pero este puede ser el caso más explícito y con más evidencia que se tiene hasta la fecha.

István Hollik, director de comunicaciones del partido de Orbán, recordó que en Hungría es ilegal que un partido reciba financiación del extranjero, y anunció que abrirán una investigación al respecto. Según él, Márki-Zay y su equipo de campaña “abusaron de la ley”, ya que recibieron la financiación a cuenta de su asociación y no del partido político, para esquivar las leyes de transparencia.

Además, Hollik aseguró que ‘Acción por la Democracia’ tiene vínculos con George Soros, cuyo dinero está bloqueado en Hungría y su financiación en suelo húngaro está prohibido.

Seguir Leyendo

Tendencias