Seguinos en redes

Hungría

La economía de Hungría creció un 42% en lo que va de la gestión de Viktor Orbán y se despega del fracaso europeo

Publicado

en

Las reformas estructurales sobre la economía húngara fomentaron el crecimiento y el desarrollo social del país. Entre 2010 y 2022 Hungría creció casi el triple de lo que pudo crecer el promedio de los 19 países que conforman la Eurozona. 

Mientras la mayor parte de los países de la Unión Europea y la Eurozona enfrentan un peligroso estancamiento secular, la economía de Hungría se expande al ritmo más vertiginoso desde la década de 1990, despegándose así del fracaso europeo.

Bajo la administración de Viktor Orbán el país apostó por una profunda agenda de reformas estructurales. El impuesto a las Ganancias para personas físicas dejó de aplicar tasas progresivas y elevadas, y fue simplificado a partir de 2011 en un “Flat Tax” con una alícuota uniforme del 16% hasta 2015 y 15% desde 2016

Los impuestos para las sociedades fueron simplificados y rebajados del 20% al 19% de las utilidades no distribuidas en 2010, y más tarde la alícuota fue llevada a solo el 9% a partir de la reforma tributaria de 2017. Este tratamiento tributario para las empresas es uno de los más competitivos del mundo, y una de las razones por las cuales Hungría se negó a aceptar la aplicación del impuesto corporativo mínimo internacional del 15% como propuso Joe Biden

También se emprendieron reformas para la reducción del tamaño del Estado y la desregulación de la economía. Entre otras reformas, se eliminaron las barreras a la entrada y/o salida de capitales, se desreguló el mercado doméstico de transportes, se determinó la flexibilización de la legislación laboral para garantizar la competitividad del país, y se fomentó la apertura arancelaria del país adoptando la unión aduanera. 

La administración Orbán abogó por una estricta disciplina fiscal, ya que Hungría mantuvo el superávit primario sin excepción entre 2012 y 2019, habiéndose perdido durante el shock provocado por la pandemia en 2020. El déficit del Estado húngaro solamente se explica por el pago de intereses de deuda pública.  

Mientras la Unión Europea apostó por la consolidación de la socialdemocracia y un excesivo arsenal de regulaciones y tasas impositivas, la administración de Viktor Orbán apostó por la aplicación del Consenso de Washington

Los resultados fueron contundentes para cada rumbo elegido. La economía de Hungría acumuló un fuerte crecimiento del 41,5% entre el segundo trimestre de 2010 y el segundo de 2022. El crecimiento para el PBI promedio de la Eurozona alcanzó solamente el 15,1% durante el mismo período. La brecha de crecimiento entre ambas esferas económicas persiste desde el año 2000 y se profundizó a partir de 2010.

Si bien es cierto que el pobre desempeño del crecimiento poblacional es un factor relevante para la explicación del amesetamiento de la expansión económica, no lo es en la comparación entre Hungría y otros países europeos porque la población húngara no crece desde el año 1982. 

La falta de crecimiento poblacional en la Eurozona no puede ser una excusa para explicar su deterioro relativo con respecto a Hungría porque este último país estuvo expuesto al mismo problema demográfico, y al mismo tiempo consiguió elevadísimas tasas de crecimiento. El relativo de Europa es una consecuencia de la aplicación de la socialdemocracia hasta sus últimas consecuencias

La brecha de crecimiento acumulada entre Hungría y la Eurozona, medida por la expansión del PBI desde 1995 como “base 100”, se situó en el 9% para mediados del 2010 y actualmente alcanza hasta el 35% acumulado desde los 90s.

Brecha estructural de crecimiento entre Hungría y la Zona Euro.

Economía

Orbán exime a las madres menores de 30 años del Impuesto a las Ganancias para fomentar la natalidad

Publicado

en

Hungría introducirá nuevas reformas al sistema tributario para combatir el envejecimiento demográfico. Se apuesta por soluciones de largo plazo, por sobre cualquier paliativo temporal como la inmigración. 

El Gobierno de Viktor Orbán anunció una nueva modificación en la estructura del sistema tributario, a fin de fomentar activamente la tasa de natalidad en el país. La tasa del Impuesto sobre la renta (IRPF) se reducirá a 0% madres de hasta 30 años, o que cuenten con menos de 4 hijos. Se produce una rebaja de 15 puntos porcentuales sobre la alícuota uniforme del impuesto a los ingresos.

La exención fiscal tendrá lugar independientemente de su estado civil, y se mantiene desde la semana 12 del embarazo y hasta que la beneficiaria en cuestión cumpla los 30 años de edad. Las nuevas disposiciones entran en vigencia a partir del mes corriente.

El Gobierno de Orbán también había extendido la exención del impuesto para jóvenes trabajadores de menos de 25 años desde 2022. Esta medida no solo se adoptó para estimular la natalidad, sino también para desalentar la emigración del país.

Hungría enfrenta un severo problema demográfico que data de la era socialista. La población decreció año tras año desde 1980, aunque el ritmo del decrecimiento se moderó desde 2018. 

Las reformas de mercado permitieron consolidar una elevada tasa de crecimiento económico a pesar del problema demográfico, muy al contrario de lo que ocurrió en la mayor parte de los países de Europa desde el año 2000. Sin embargo, a largo plazo el envejecimiento poblacional significa una amenaza para la sostenibilidad del proceso de crecimiento.

También implica un factor problemático para la sostenibilidad del sistema de pensiones, que fue nuevamente estatizado bajo un régimen de reparto por el Gobierno socialsita de Gordon Bajnai en 2010. 

Orbán descartó soluciones cortoplacistas como el fomento de la inmigración por encima de la natalidad local. Los flujos migratorios pueden volverse inestables a través del tiempo, y si se producen de manera descontrolada pueden sobrepasar las posibilidades logísticas de un país para asegurar que se desarrolle de manera legal, por no mencionar las implicaciones problemáticas en materia de cultura e integración. 
Por estas cuestiones, el mandatario descartó el fomento de la inmigración y en su lugar adoptó las políticas de natalidad interna más ambiciosas de la Unión Europea. Aún así, no desmereció la inmigración como tal y afirmó estar “feliz de dar la bienvenida a los extranjeros a quienes les gusta nuestra forma de pensar”.

Seguir Leyendo

Economía

Boom económico en Hungría: Las ventas y la actividad industrial crecieron un 52% en la gestión Orbán

Publicado

en

Los principales indicadores de la actividad económica de Hungría registraron una fuerte expansión desde 2010, tras la consolidación de un proceso de reformas estructurales en el país. 

El desempeño de la economía húngara se transformó en uno de los más dinámicos dentro de la Unión Europea, solamente superado por el rápido crecimiento de Irlanda. La aplicación de las reformas estructurales como parte del Consenso de Washington le permitieron al país registrar un fuerte despegue económico, incluso venciendo los límites que impone el envejecimiento poblacional.

Desde la asunción de Viktor Orbán en mayo de 2010, las ventas minoristas de Hungría se dispararon un 52,73%, mientras que la actividad industrial manufacturera tuvo un crecimiento del 52,3% en el mismo período.

Para el caso de las ventas en el comercio minorista en la década de 2010, la expansión fue incluso más acelerada de lo que había sido entre finales de los años 90 y 2007, la primera fase de crecimiento luego de las reformas para la salida del socialismo.

Crecimiento mensual de las ventas del comercio minorista y la industria manufacturera desde 1992.

Hungría se despegó del fracaso de la Unión Europea y logró un crecimiento del 42% en su Producto Bruto Interno desde el segundo trimestre de 2010. La media de la Eurozona solamente alcanzó un alza del 15% en el mismo período, dejando en evidencia los resultados para ambos modelos.

Mientras los países de la zona Euro apostaron por consolidar la socialdemocracia, aumentar la presión tributaria e incrementar el rol regulatorio del Estado sobre la oferta agregada, Hungría decidió profundizar las reformas liberales que había introducido en la década de 1990

Las reformas de Viktor Orbán para el despegue económico

Reforma tributaria

Se reformó el sistema impositivo para generar competitividad a nivel internacional. Las principales medidas fueron las siguientes:

Impuesto a los ingresos individuales: la tasa marginal más elevada cayó del 36% en 2009 al 32% en 2011, y a partir del año 2017 se aplicó un “flax tax” del 16% para todos los ingresos. Se trata de una tasa única y proporcional para todos los ingresos individuales, sin importar el monto.

La eliminación del impuesto progresivo es una medida ampliamente respaldada por la literatura económica convencional, al eliminarse una gran cantidad de distorsiones para la eficiente asignación de los recursos. Más tarde, la tasa unificada fue rebajada nuevamente al 15% para todos los usuarios, y es una de las cuñas tributarias más bajas del mundo.

Impuesto a las sociedades: la tasa impositiva aplicada sobre las utilidades no distribuidas cayó del 20% al 19% a partir de 2010, y en 2017 se aprobó una segunda reforma tributaria que bajó la alícuota hasta el 9%. Nuevamente, esta tasa es de las más bajas en el mundo y dota a Hungría de una mayor competitividad para la inversión extranjera directa.

Privatizaciones

El Gobierno profundizó la transferencia de activos al sector privado, a fin de limitar los costos para la finanzas públicas y mejorar la provisión de servicios. Orbán determinó la privatización de la red de autopistas de Hungría en 2021, con casi 2.000 kilómetros de extensión.

La concesión de las autopistas fue dispuesta por un plazo de 35 años, incluyendo la planificación, rehabilitación, construcción, control, operación y financiación de la red. 

Se impulsó una reforma parcial sobre el sistema de educación superior, para que muchas universidades estatales pudieran optar por la administración privada y con asistencia de recursos del Estado para garantizar vouchers. 

Así, las universidades de Debrecen y Szeged fueron las primeras en adherir al programa de privatización, y más tarde el número de instituciones administradas por el sector privado se sextuplicó. Se buscó activamente la desmonopolización del rol del Estado en la enseñanza pública superior. 

Reforma del Estado

Orbán dictaminó una reforma integral del Estado para simplificar su funcionamiento y limitar su tamaño. Fueron suprimidos algunos ministerios, principalmente a partir de la creación de un “super-ministerio” de Economía que centralizó transporte, agricultura, trabajo y comercio.

La planta de personal en el Estado fue limitada y racionalizada, así como el nivel de transferencias y erogaciones del presupuesto general. El gasto público en relación al tamaño de la economía disminuyó del 50,5% en 2009 al 46% del PBI en 2019, antes de la pandemia. En el mismo período, el déficit fiscal financiero del Gobierno general disminuyó del 5,2% del PBI al 2,1% en 2019. Se consolidó la disciplina fiscal a pesar de las constantes reducciones tributarias.

Reforma laboral

Orbán asumió el Gobierno con un nivel de desocupación de casi 12%, tras el estallido de la crisis internacional de 2008. Incluso antes de la crisis, el desempleo representaba cerca del 6% de la población activa. En respuesta, se aprobaron las siguientes disposiciones:

Cargas sociales para empresas: el costo que deben pagar las empresas sobre el salario de cada trabajador contratado en relación de dependencia cayó del 28,5% en 2016 al 23,5% en 2017, y al 17% desde 2018.

Contratos laborales flexibles: la nueva legislación laboral legalizó una serie de contratos flexibles a tiempo determinado, del mismo modo en que existen en otros países europeos y en las economías desarrolladas. Se buscó una armonización entre la legislación laboral local y la internacional.

Tratamiento de las horas extra: el Gobierno flexibilizó el número de horas extras permitidas cada año, de 250 a 400.

Las medidas condujeron a una convergencia por el pleno empleo: la tasa de desocupación de Hungría retrocedió al 3,5% para el año 2018, y una vez superado el shock provocado por la pandemia, el desempleo cayó al 3,2% a partir de 2022

Seguir Leyendo

Hungría

Orbán hizo obligatorio que las mujeres escuchen el latido del bebé antes de practicar un aborto

Publicado

en

El gobierno de derecha en Hungría emitió un decreto para que los médicos hagan escuchar a las mujeres que solicitan un aborto los signos vitales del feto.

El primer ministro húngaro Viktor Orbán ha emitido un decreto que requerirá que los médicos presenten a las mujeres que solicitan un aborto los signos vitales fetales, una obligación que endurece las reglas de aborto que a pesar de los intentos del partido gobernante, todavía siguen siendo demasiado flexibles en el país.

El decreto emitido el pasado lunes 12 de septiembre establece que los proveedores de atención médica deberán proporcionar a las mujeres embarazadas “una indicación claramente identificable de los signos vitales del feto” antes de proceder con cualquier aborto. El reglamento entró en vigor este 15 de septiembre.

En un comunicado, el Ministerio del Interior mencionó una reciente encuesta que asegura que “casi dos tercios de los húngaros asocian el comienzo de la vida de un niño con el primer latido del corazón”, por lo que con esta disposición, el gobierno espera que más madres se arrepientan de cometer el aborto si pueden escuchar el latido de su hijo, sin importar la cantidad de semanas de embarazo.

Los equipos modernos pueden detectar los latidos del corazón al principio del embarazo, lo que puede proporcionar información más completa para las mujeres embarazadas y evitar que procedan con el aborto“, concluye.

Las leyes sobre el aborto en Hungría son bastante flexibles para la cultura conservadora que mantiene la mayoría de la población, y prácticamente no han cambiado desde que se legalizó el procedimiento durante el período socialista del país en 1953.

Desde aquél entonces, el aborto quedó completamente legalizado hasta las 12 semanas, y bajo las tres causales (violación, riesgo de vida o inviabilidad del feto) puede hacerse un aborto hasta las 24 semanas.

El gobierno de Orban se presenta a sí mismo como un defensor de los valores familiares tradicionales pero no ha podido hasta la fecha revertir las leyes abortistas, por lo que ha optado por ofrecer importantes exenciones fiscales y subsidios para las familias que tienen varios hijos en un esfuerzo por aumentar la tasa de fertilidad en declive del país, y evitar los abortos.

Orban incluso consagró en la nueva Constitución húngara del 2011 que “la vida del feto estará protegida desde la concepción”, pero no ha podido endurecer significativamente las leyes sobre el aborto, y aunque algunos juristas argumentan que desde ese año las leyes que ponen fin al embarazo son inconstutucionales, en la práctica nada ha cambiado.

En una publicación de Facebook este martes, Dora Duro, legisladora del partido de derecha Nuestra Patria, y considerada la líder del movimiento pro-vida en Hungría, se atribuyó la victoria política y escribió que el gobierno había adoptado la propuesta que vino originalmente de su partido.

Hace años que Duro viene pidiendo que se exija que las mujeres embarazadas escuchen el latido del corazón del feto antes de poner fin a su embarazo. “Este es el primer movimiento pro-vida desde la regulación del aborto en 1953, rompiendo un tabú de décadas”, escribió Duro.

Con este anuncio, el gobierno de Viktor Orbán insiste con poner trabas en el procedimiento del aborto, tratando de persuadir a las mujeres de que no lo hagan, en vez de presionar para su prohibición total, aunque no oculta que de poder hacerlo, no dudaría.


Por Alfonso Lorenzo de Olmos, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Tendencias