Seguinos en redes

Hungría

Orbán con Tucker: “Biden está financiando a la izquierda comunista y antisemita para bajarme”

Publicado

en

El líder de la derecha europea, Viktor Orbán, habló de todo en el programa “Tucker Carlson Tonight”, disparando contra Joe Biden y sus interferencias en las elecciones de Hungría.

El primer ministro húngaro, Viktor Orban, el líder de la derecha liberal en Europa, dio una entrevista exclusiva para el popular conductor de Fox News, Tucker Carlson.

Orbán aprovechó la oportunidad para responderle al presidente estadounidense Joe Biden por su comentario cuando le dijo que era un “dictador matón”, y lo comparó delirantemente con dictadores comunistas como el bielorruso Alexander Lukashenko y el norcoreano Kim Jong Un.

El primer ministro húngaro le dijo a Carlson que Biden tiene un “conocimiento limitado” de su país y, por lo tanto, no puede comprender los problemas de los húngaros.

Alguien que no habla nuestro idioma y tiene un conocimiento muy limitado sobre Hungría, incluso en las últimas décadas de nuestra vida, no debería opinar de nosotros”, dijo. “Es un insulto personal para todos los húngaros”.

El mandatario de Hungría aseguró que “los políticos de izquierda” como Biden no pueden comprender una ideología alternativa nacionalista o conservadora, y calificó a Hungría como una “historia de éxito“, aplicando un sistema “que se basa en los valores tradicionales, en la identidad nacional, en el capitalismo, en la tradición del cristianismo… un sistema que puede tener éxito, a veces más, que un gobierno progresista de izquierda”.

Los izquierdistas occidentales no pueden aceptar que dentro de la civilización occidental, hay una alternativa nacional conservadora que tiene más éxito en la vida cotidiana que la de ellos”, dijo. “Esa es la razón por la que nos critican. Están luchando por sí mismos, no contra nosotros”.

La soberanía nacional viene de Dios y de la naturaleza. Todo comienza con nosotros. Este es nuestro país. Esta es nuestra población. Esta es nuestra historia, nuestro idioma. Tenemos que asegurar nuestras fronteras“, aseguró. “Por supuesto, si estás en problemas y no hay nadie más cercano a ti que los húngaros, te ayudaremos, pero no puedes abusar de nosotros”, dijo.

Pero no puedes decir, está bien, es un lindo país. Me gustaría venir a vivir aquí porque es una vida mejor. No. No es un derecho humano venir aquí. De ninguna manera. Es nuestra tierra. Es una nación, una comunidad, una familia, una historia, una tradición, una lengua”, concluyó.

Tucker con Orbán

Finalmente, Tucker le preguntó acerca de una posible interferencia del gobierno norteamericano en las elecciones húngaras del año que viene.

Desde la llegada de Biden al poder, la Casa Blanca ha estado apoyando económica y políticamente a los dos sectores de la oposición a Orbán, e incluso los operadores del Departamento de Estado han logrado una unión de estas dos fuerzas: la izquierda comunista y los fascistas antisemitas.

¿Qué opinión tenés acerca de que Estados Unidos ahora esté apoyando a los políticos herederos del Partido Comunista soviético y a los neonazis antisemitas”, preguntó Tucker, bastante sorprendido por la hipocresía del gobierno demócrata.

Orbán respondió diciendo que está preparado para repeler cualquier interferencia extranjera en su proceso democrática, pero que lamentó que las elecciones de nuevos líderes en Israel y Estados Unidos hayan salido tan mal.

La política ‘America First’ del ex presidente de Estados Unidos Trump fue una política exterior positiva para Europa Central”, elogió Orbán a Trump. “Y lo mismo para Bibi Netanyahu”, quien aclaró que el ex premier israelí siempre fue un gran amigo de Hungría.

Cuando estaba en el poder, siempre ha invertido una gran cantidad de energía en tener una buena relación con los países de Europa central”, dijo. “Pero él también perdió”, continuó Orbán. “Por lo que la sincronización democrática judeocristiana conservadora húngara perdió a dos de los principales aliados internacionales, y los oponentes llegaron al poder”.

El primer ministro húngaro afirmó que su país se encuentra ahora en aguas desconocidas. “Esta es una circunstancia totalmente nueva en Hungría”, dijo. “Para mí, como político, es un gran desafío”.

Por último, destacó que Biden se equivoca en querer derribar su gobierno. “Nosotros con Estados Unidos compartimos todo. Tenemos un excelente acuerdo de libre comercio, de alianza estratégica militar, compartimos descubrimientos científicos, tenemos altos índices de inversión americana en Hungría”, aseguró.

Pero si la oposición llega al poder todo esto se terminará. Son comunistas. No van a estar de acuerdo con todo esto“, advirtió.

Economía

Hungría rechaza la agenda internacional de Biden y no aplicará el impuesto mínimo global a las empresas

Publicado

en

El Parlamento húngaro decidió rechazar la imposición de una tasa mínima corporativa del 15% como pretendía la agenda global de Biden y la Unión Europea. Hungría mantendrá firmemente su tasa impositiva en el 9%.

Hungría no se sumará a la agenda global impulsada por Janet Yellen y Joe Biden desde Estados Unidos, así como por la Unión Europea (UE). La Asamblea Nacional de Hungría emitió un decreto para rechazar terminantemente la adopción de la tasa mínima global para las empresas, a partir de la mayoría del partido derechista “Unión Cívica Húngara” de Víktor Orbán.

La tasa mínima global que se propone un piso con una alícuota marginal del 15% para grandes empresas, en particular multinacionales con ingresos anuales superiores a los US$ 750 millones.

Aunque para otros países la adopción de la normativa no implicaría ningún cambio práctico, para Hungría significaría un incremento impositivo notable porque actualmente aplica una tasa corporativa consolidada en el 9%, que se viene aplicando en ese país desde el año 2017.

Además, supondría un retroceso en la agenda del presidente Orbán, que rebajó la tasa impositiva para empresas en 10 puntos porcentuales como parte de su reforma tributaria de 2016. El Presidente se pronunció abiertamente en contra del aumento impositivo, y aseguró que su impacto recesivo es inoportuno en medio del delicado contexto mundial.

La tasa mínima global no está lista para su aplicación. El trabajo es lento y no se sabe cuándo se completará, pero tampoco se sabe cuál será su resultado final”, explicó Orbán frente al parlamento húngaro.

Desde el punto de vista del Partido Demócrata en Estados Unidos y la Unión Europea, la aplicación de una tasa corporativa mínima a nivel global fue ideada para limitar la pérdida de eficiencia y competitividad que generan las elevadas tasas aplicadas en estos países, un hecho que desincentiva el asentamiento de empresas multinacionales y puestos de trabajo. Se pretende trasladar parte del costo por ineficiencia desde los países con mayores tasas tributarias hacia aquellos que imponen tributos más bajos, en perjuicio de estos últimos.

Hasta antes de la reforma tributaria de Donald Trump, Estados Unidos aplicaba una tasa marginal máxima consolidada del 38% para empresas con un sistema progresivo y distorsivo, y fue rebajada al 21% a partir de 2018.

El presidente Biden pretende aumentar la tasa al 28%, un nivel similar al que aplican Alemania (29,9%), Francia (28,4%), Italia (27,8%), y Portugal (31,5%), que conforman los países de la UE con mayores tasas impositivas sobre las empresas.

El impuesto mínimo también fue propuesto para tratar de poner un freno a la tendencia internacional por la rebaja de impuestos. El aumento de la ineficiencia y la erosión de la competitividad provocaron una importante retracción de las tasas corporativas entre 1980 y 2021, como lo explica la base de datos de la Tax Foundation.

Hungría no aceptará el traspaso de ineficiencia desde otros países hacia el suyo, y el presidente Orbán aseguró que no habrá ningún cambio en la tasa marginal del 9% a pesar de cualquier presión internacional.  

Seguir Leyendo

Hungría

La derechista Katalin Novak asume como presidente de Hungría, la primera mujer de la historia del país

Publicado

en

La popular Ministra de la Familia asumió hoy como presidente de Hungría, con el respaldo de Viktor Orbán y ante el enojo de la oposición socialdemócrata.

Un mes antes de las elecciones generales en Hungría, que Viktor Orbán ganó comodamente por casi 20 puntos, el Parlamento húngaro tuvo sus propias elecciones internas, y el pasado 10 de marzo se eligió a Katalin Novák como la nueva presidente del país.

El cargo es principalmente ceremonial, ya que Hungría es una democracia parlamentaria que separa al jefe de Estado (presidente) del jefe de Gobierno (primer ministro), pero mantiene un importante poder de veto que si caía en manos de la oposición, podría haber bloqueado muchas de las reformas de Orbán.

Sin embargo, su oponente, el economista Péter Róna, apoyado por la Oposición Unida, no tuvo chances contra la popular ministra de la Familia y mano derecha de Orbán, quien con 137 votos ganó las elecciones dentro del Parlamento, y asumió este 10 de mayo como presidente.

Novák ha defendido los valores familiares tradicionales de Hungría en su mandato. Ella es la autora de múltiples leyes en favor de la familia en el país, que han ayudado a frenar la caída de la tasa de natalidad y han permitido un importante aumento de los ingresos familiares.

Entre otras cosas, durante su mandato, implementó recortes de impuestos y luego también subsidios a familias que tuvieran más de 2 hijos. También propuso programas de asistencia a madre solteras y fortaleció el sistema de adopción para evitar abortos.

El trabajo de Novák también se centró en terminar con el adoctrinamiento educativo en las aulas, ayudar a las madres solteras, promover la cultura húngara en las familias, y combatir la agenda LGBT.

Con respecto al adoctrinamiento LGBT en las escuelas, un tema con el que peleó toda su gestión, señaló que “los niños no deben recibir ningún tipo de propaganda en las escuelas, sino que deben ser protegidos y es trabajo del Estado hacerlo. Esto es lo que nos piden los padres húngaros: evitar que sus hijos se vean expuestos a influencias ideológicas en la escuela”.

La nueva presidente pronunció un apasionado discurso ante los parlamentarios previo a la votación, y les recordó la importancia de mantener la neutralidad política y la paz en la región, en un mensaje directo como respuesta a la invasión rusa a Ucrania.

Su antecesor, el exjefe de Estado Janos Ader, saludó a la nueva presidente en la entrada del Palacio de Sandor, residencia del máximo mandatario húngaro. Ader y Novák marcharon juntos por la alfombra roja hasta la entrada de la residencia, donde entraron juntos.

Novák ocupará un mandato de cinco años como presidente de Hungría, donde tiene el poder de bloquear leyes temporalmente, pedir la intervención de la Corte Suprema y convocar referéndums.

Seguir Leyendo

Hungría

El derechista Viktor Orbán arrasa en las elecciones en Hungría: “George Soros perdió todo su dinero”

Publicado

en

El histórico primer ministro reeligió para su cuarto mandato consecutivo, mientras que el líder de la oposición ni siquiera ganó en su distrito y se quedó afuera del Parlamento.

El líder de la derecha europea, Viktor Orbán, arrasó en las elecciones generales de este domingo, a pesar de que toda la oposición se había unido en su contra, y prácticamente todas las fundaciones y organizaciones internacionales financiaron a la izquierda en su contra.

Al 90% escrutado, la coalición de derecha Fidesz-KDNP consiguió el 53% de los votos, y se asegura por lo menos 135 bancas de las 199 del Parlamento húngaro, superando los dos tercios y manteniendo la mayoría absoluta legislativa.

La Oposición Unida, una extraña coalición que juntó desde partidos de extrema izquierda comunista hasta partidos fascistas antisemitas, pasando por socialdemócratas, ecologistas y liberales de centro, y que los unía solamente su odio a Orbán, sacó tan solo 34% de los votos y tendrá aproximadamente 56 bancas.

Por último, el partido nacionalista Mi Hazánk, también de derecha pero que no apoya a Viktor Orbán, obtuvo el 6% de los votos y tendrá 7 bancas en el parlamento.

El resultado fue muy celebrado por el gobierno, ya que las encuestas de opinión pronosticaban una carrera más reñida. Pero el partido Fidesz de Orban ganó cómodamente en gran parte del país. 

Incluso el líder de la oposición, el socialdemócrata Péter Márki-Zay, ni siquiera logró ganar en su propio distrito, donde se había desempeñado como alcalde, y quedó afuera del Parlamento.

Tenemos tal victoria que se puede ver desde la luna, y seguro se puede ver desde Bruselas“, dijo Orbán en su discurso el domingo por la noche, con una fuerte chicana a las autoridades de la Unión Europea, que habían apoyado a Márki-Zay abiertamente.

Recordaremos esta victoria hasta el final de nuestras vidas porque tuvimos que luchar contra una gran cantidad de oponentes“, dijo Orbán, citando a varios de sus enemigos políticos, incluida la izquierda húngara, los “burócratas” en Bruselas, los medios internacionales, “y el presidente ucraniano también: nunca tuvimos tantos oponentes al mismo tiempo”.

La oposición se dedicó toda la campaña a tratar de vincular a Orbán con Putin. Márki-Zay había dicho en uno de sus actos de campaña más importantes que “Putin está reconstruyendo el imperio soviético y Orbán lo observa con calma estratégica”. Nada más alejado de la realidad.

En su discurso donde cantó victoria, Orbán también apuntó a George Soros, el magnate de origen húngaro que financia a agrupaciones de izquierda a lo largo de todo el mundo: “George Soros perdió todo su dinero. Tal vez la peor inversión de su vida”.

“Un mensaje a las fuerzas externas que financiaron a la oposición: desperdiciaron todo su dinero, cada centavo que le dieron a la izquierda húngara, se perdió. Aparentemente invertir en la izquierda de Hungríafue una mala idea de George Soros. Tal vez la peor inversión de su vida”, repitió.

Y finalizó: “La oposición está hace 12 años tomando dinero de Soros y otros financistas y cada vez les va peor. Nunca hemos tenido tantos opositores como ahora, desde los medios internacionales hasta el presidente ucraniano. Pero no hay suficiente dinero para vencer al pueblo húngaro“.

Seguir Leyendo

Tendencias