Seguinos en redes

Kosovo

Sube la tensión entre Serbia y Kosovo: Serbios bloquean rutas del país y el Gobierno serbio no descarta una invasión

Publicado

en

El presidente serbio advirtió que si el gobierno de Kosovo reprime a los manifestantes serbios, no tendrá más remedio que intervenir con el Ejército.

Los kosovares de etnia serbia en el norte del joven país estallaron en protesta en contra del gobierno de Kosovo, luego del anuncio de una serie de medidas que involucran emitir patentes y documentos de identidad propios para todos los residentes del territorio.

El gobierno kosovar anunció que el 1ro de agosto los viajeros que lleguen desde Serbia deberán cambiar sus documentos emitidos por Serbia por nuevos documentos de identificación de entrada y salida emitidos por Pristina, que serán válidos por tres meses. La política es una respuesta a las reglas que emplea Belgrado contra los ciudadanos de Kosovo que visitan Serbia.

Además, el 1ro de agosto también entrará en vigor una nueva regulación en materia de matrículas vehiculares. Los serbios étnicos en el norte de Kosovo han estado usando placas de automóviles emitidas por instituciones serbias desde la guerra en 1999 con siglas de ciudades de Kosovo, como KM (Kosovska Mitrovica), PR (Prishtina) o UR (Urosevac).

Desde entonces, el gobierno de Kosovo considera que las placas son ilegales, pero las ha tolerado en cuatro municipios del norte con mayoría serbia, como parte de las negociaciones de paz de aquél entonces. Pero esta consideración se ha terminado, y ahora Kosovo requerirá que esas placas sean reemplazadas por placas emitidas por Kosovo con el acrónimo “RKS” para la República de KosovoLos propietarios de automóviles tendrán hasta finales de septiembre para realizar los cambios.

Los serbios kosovares bloquearon las principales rutas comerciales de Kosovo hacia Serbia, por donde el país insular recibe la gran mayoría de sus insumos importados. El gobierno de Kosovo anticipó que utilizaría fuerza policial para despejar los cruces fronterizos en Jarinje y Brnjak, pero el presidente serbio Aleksandar Vučić se adelantó y dijo que si un funcionario kosovar golpeaba a un serbio, “Serbia no tendría otra opción que intervenir“.

Pediremos la paz, pero les diré de inmediato: no habrá rendición y Serbia ganará. Si intentan comenzar a reprimir a los serbios, intimidar a los serbios, matar a los serbios, ¡Serbia ganará!“, dijo el presidente Vučić en un discurso esta noche.

La disputa data de septiembre del 2021 cuando las autoridades kosovares ordenaron a todos los conductores que ingresaran a Kosovo desde Serbia que usaran placas impresas temporales de 60 días en respuesta a las medidas en Serbia contra los conductores de Kosovo que han estado vigentes desde 2008, cuando el país declaró la independencia de Belgrado.

En ese momento, los serbios del norte de Kosovo bloquearon los cruces de Jarinje y Brnjak con vehículos y barricadas improvisadas, mientras que el gobierno de Kosovo envió unidades policiales y helicópteros militares a sobrevolar la frontera en una demostración de fuerza.

La disputa podría escalar si Serbia decide actuar dentro de los límites que la OTAN reconoce como la República de Kosovo. La propia OTAN publicó un comunicado de prensa asegurando que la organización militar está “preparada para intervenir” ante cualquier vulneración de la Resolución 1244.

Serbia no reconoce la independencia de Kosovo ni su derecho a imponer normas y reglamentos como el registro de automóviles y camiones. La mayoría de los países de la Unión Europea reconocen a Kosovo, aunque Rusia y China, aliados de Serbia, no lo hacen.

El presidente Vučić llegó al poder en 2017 con un discurso más duro contra Kosovo, pero en 2020 relajó su posición y accedió a firmar un acuerdo comercial con el entonces presidente kosovar Hashim Thaçi, en negociaciones de paz impulsadas por Donald Trump.

Todo esto ocurrió con el aval de Putin, gracias a su buen diálogo con Trump. Sin embargo, tras la llegada de Biden a la Casa Blanca, Rusia presiona a Serbia para que reanude las hostilidades con Kosovo, el gran talón de aquiles de la Unión Europea y, más importante, de la OTAN.

La Unión Europea ha tratado de negociar un diálogo entre los dos vecinos balcánicos durante más de una década, pero hasta ahora los esfuerzos no han logrado una normalización de los lazos. Ahora, en medio del conflicto con Rusia por Ucrania, Putin juega una de sus cartas más fuertes, instigando un conflicto en el corazón de Europa.

El primer ministro Albin Kurti dijo recientemente que Kosovo solicitará formalmente convertirse en miembro de la Unión Europea para fines de 2022, ya que teme que Serbia ataque al pequeño país luego de que Rusia complete sus objetivos en Ucrania.

Kosovo

Advirtiendo un ataque de Serbia, Kosovo pide ingresar a la OTAN por el avance de Rusia sobre Europa del Este

Publicado

en

Debido a la invasión rusa a Ucrania, viejos temores resurgen en Kosovo y piden acelerar su ingresa a la OTAN antes que Serbia los invada.

La presidente de Kosovo, Vjosa Osmani, le dijo al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en una reunión en Nueva York este fin de semana que el principal objetivo de su país era convertirse en miembro de pleno derecho de la Alianza, justificándose en la invasión de Rusia a Ucrania.

Osmani dijo que la membresía de Kosovo era importante para la paz en la región y para promover y proteger los valores comunes y expresó su preocupación de que Rusia utilice a Serbia para desestabilizar la región.

Por su parte, el ministro de Defensa, Armend MeHaj, le pidió a los Estados Unidos que establezca una base militar permanente en Kosovo, reiteró su pedido que se acelere su integración en la OTAN.

La decisión de Kosovo se debe a su delicada situación con Serbia, quien se niega a reconocer su independencia y pretende reincorporarlo su territorio. A pesar de que Trump había logrado firmar un pre-acuerdo de paz y la normalización de relaciones comerciales entre estos dos países, la llegada de Biden volvió a enajenar a estas dos naciones, y Serbia volvió a la esfera de influencia de Rusia.

Si bien Estados Unidos ya tiene 635 soldados en el país balcánico como parte de una misión de “mantenimiento de la paz de la OTAN”, cabe recordar que Serbia es un aliado estratégico histórico de Rusia y que hay otros cuatro miembros de la OTAN también se niegan a reconocer su independencia.

Además, Kosovo no es parte de la ONU debido a las objeciones que plantea Rusia, y su relación ha empeorado ahora que Kosovo se ha unido a otros países en la introducción de sanciones contra Rusia. MeHaj ha dicho que su gobierno está dispuesto a ofrecer ayuda para cualquier operación militar en Ucrania, en caso de que Washington lo solicite.

Acelerar el ingreso de Kosovo en la OTAN y tener una base permanente de fuerzas estadounidenses es una necesidad inmediata para garantizar la paz, la seguridad y la estabilidad en los Balcanes Occidentales”, dijo MeHaj en un comunicado en su página de Facebook.

Mientras tanto, el presidente serbio, Aleksandar Vucic, dijo en una conferencia de prensa el viernes por la noche que Serbia defiende la paz y el respeto por el derecho internacional, que considera incorrecto violar la integridad territorial de cualquier país, incluido Ucrania, pero que no impondrá sanciones a Rusia, porque está protegiendo sus propios intereses.

Kosovo también envió el sábado varios contenedores y otras herramientas logísticas a Bërnjak, un pueblo fronterizo con una población mayoritariamente serbia. “Para mejorar las condiciones de trabajo de los agentes de policía que trabajan en la región fronteriza de Bërnjak, que han seguido trabajando en malas condiciones, hoy la policía de Kosovo ha enviado contenedores y herramientas logísticas que los agentes de la policía de fronteras utilizarán para transportar cumplir con sus deberes, en interés de la seguridad pública”, escribe el comunicado de prensa.

El gobierno serbio lo calificó como una “peligrosa provocación” que busca “desestabilizar la región” y pidió al gobierno con sede en Pristina que no provoque a Belgrado en un momento en que “el mundo enfrenta un momento delicado para la seguridad”.

Ante el pedido de Kosovo de entrar a la OTAN, el gobierno serbio se tomó dos días en responder y finalmente se pronunció en contra: “No es idea de los albanokosovares, es de sus lobístas en la Unión Europea y Estados Unidos”, dijo Vucic. “A pesar de todas las presiones y chantajes, sin importar lo que piensen los demás, Serbia preservará su integridad territorial”, afirmó.

El ingreso de Kosovo a la OTAN significaría más presiones sobre Serbia para que reconozca su independencia, pero Vucic ha prometido que Serbia nunca reconocería a Kosovo a pesar del diálogo en curso desde 2011 y de los avances en 2020 durante el gobierno de Donald Trump.

Recordemos que la independencia de Kosovo fue declarada unilateralmente en 2008, después de una década de conflictos por la caída de la República Federal Yugoslava, hoy reconvertida en parte, en Serbia.

La sucesora de la Yugoslavia soviética, había sido reorganizada en Serbia y Montenegro, que además contenía los ahora territorios de Kosovo y Vojvodina. En 2006, Montenegro abandonó la federación en buenos términos con el gobierno serbio, pero en 2008 Kosovo hizo lo mismo, sin el apoyo de Serbia. Hoy en día Kosovo es reconocido por un total de 117 países

Las tensiones siguen subiendo en los Balcanes ya que los líderes locales temen que la invasión rusa de Ucrania pueda influir en Belgrado, un aliado cercano de Moscú. Sin lugar a dudas, si la región cae en guerra, en Kosovo advierten que Serbia aprovecharía para avanzar sobre su pequeño territorio.

Seguir Leyendo

Kosovo

El presidente de Kosovo es inculpado por crímenes de lesa humanidad por el Tribunal de la Haya

Pasados más de 20 años desde la guerra de la independencia, el presidente de Kosovo fue inculpado por crímenes de guerra y lesa humanidad por el Tribunal izquierdista de La Haya. Tuvo que suspender sus viajes al exterior.

Publicado

en

Por

Después de 20 años de los hechos, el presidente de Kosovo, Hashim Thaçi, fue acusado de crímenes de guerra y lesa humanidad por La Haya, incluyendo asesinatos y torturas en la guerra de independencia contra Serbia a finales de la década de los 90. 

En 2019 hubieron más de 100 convocados para ser interrogados por el fiscal especial de la causa como sospechosos o testigos que tuvieron relación con con los presuntos crímenes de guerra en los años 1998 y 1999. La mayoría de los interrogados eran ex-miembros del Ejército de Liberación de Kosovo (KLA).

Presidente austríaco, Van der Bellen; Presidente serbio, Vučić; Presidente de Kosovo, Hashim Thaçi; y el Presidente esloveno, Borut Pahor, en el Foro Europeo de Alpbach 2018

Uno de los principales ex-guerrilleros acusados por el Tribunal internacional izquierdista de La Haya fue el Presidente Thaçi, quien tiene a su nombre 10 acusaciones distintas incluyendo desapariciones forzadas, persecución, torturas, violencia sexual y unos 100 asesinatos, aunque la única evidencia que se tiene hasta ahora son testimonio de personas que vivenciaron estos acontecimientos en la década del 90.

El Presidente de Kosovo junto con el Presidente de Estados Unidos Trump, y sus respectivas esposas.

Ad

Thaçi niega rotundamente todo de lo que se le acusa pero se vio obligado a cancelar su viaje a Washington para las negociaciones con Serbia, por temor a ser arrestado en Estados Unidos por autoridades internacionales.

Los otros guerrilleros inculpados también tienen o tuvieron altos puestos políticos, como por ejemplo Ramush Haradinaj, quien fue Primer Ministro de Kosovo, y Kadri Veseki, ex-jefe de inteligencia de la KLA y actual dirigente del Partido Democrático de Kosovo (PDK).

El Tribunal Especial de La Haya para Kosovo fue creado en 2015 con el objetivo de investigar los crímenes cometidos por la KLA contra serbios, gitanos, opositores albaneses y políticos. Este tribunal sólo produjo 20 veredictos finales hasta ahora y en todos se los acusa de operar políticamente.

Hay un enorme movimiento dentro del establishment progresista por diezmar la independencia de Kosovo y deslegitimar a su gobierno. Por el lado contrario, el presidente Donald Trump, junto con Richard Grenell, ex-embajador en Alemania y principal encargado de negociar el Acuerdo de Paz entre Kosovo y Serbia, han estado impulsando la paz en la región de la ex-Yugolsavia.

Seguir Leyendo

Kosovo

Kosovo: el presidente Thaçi renuncia a su cargo y se entrega a la Justicia Internacional para limpiar su nombre

Acusado de crímenes de guerra y lesa humanidad, el ex Comandante del Ejercito de Liberación de Kosovo resignó su cargo de Presidente y se entregó voluntariamente al Centro de Detención del Tribunal de Justicia Internacional de La Haya.

Publicado

en

Por

La Corte Internacional de Justicia, con sede en La Haya, Holanda, ha imputado al Presidente de la República de Kosovo, Hashim Thaçi, por crímenes de guerra y lesa humanidad cometidos durante el transcurso del conflicto armado por la independencia de Kosovo, contienda que se cobró la vida de más de 10.000 personas en la década del ’90.

El jueves 5 de noviembre Thaçi presentó formalmente su renuncia en una sorpresiva conferencia de prensa, alegando que no enfrentaría un juicio sirviendo como Presidente, de este modo defendiendo la integridad del Estado y actuando de manera honesta y sincera.

Con prisión preventiva en el centro de detención del Tribunal Especial para Kosovo en Holanda, a donde viajó y se entregó voluntariamente para afrontar el juicio y confrontar sus acusaciones ante el tribunal, Thaçi compareció ante la corte de La Haya y se declaró no-culpable en todos los cargos por los que se lo imputa.

El ahora ex presidente era el Comandante del Ejército de Liberación de Kosovo (KLA) durante la guerra de independencia que tomó lugar en los años 1998 y 1999. En este periodo, La Haya le atribuye los asesinatos de más de 100 civiles, torturas ilegales, y desapariciones forzosas.

Ex presidente Thaçi realizando el juramento luego de su renuncia. Fuente: Armend Nimani.

Ad

Los mismos cargos que se le imputaron al presidente Thaçi también recaen sobre Kadrim Veseli, líder del Partido Democrático de Kosovo, y Rexhep Selimi, miembro de la policía militar. 

Veseli tomó el mismo camino que el Presidente, y afirmó que estaba yendo voluntariamente al Tribunal para enfrentar acusaciones que considera “injustas”. 

Por otro lado, el Presidente de la Asamblea Legislativa de Kosovo, Jakup Krasniq, también fue imputado en la causa pero, a diferencia de los otros, no viajó a Holanda. Esto generó un arresto por agentes policiales de la Misión de la Unión Europea para La Haya con el fin de enjuiciarlo en la Corte Internacional.

Kosovo está hace años tratando de ingresar definitivamente a la Unión Europea mientras también pacta un acuerdo de paz con Serbia, con el objetivo de que el mundo reconozca su independencia y lo considere un país soberano más de Europa.

Esta noticia sorprendió a muchos, y se cree que La Haya estaba esperando el resultado de la elección de Estados Unidos para activar la causa contra Thaçi. El presidente Trump ha promovido un histórico acuerdo de paz entre Kosovo y Serbia, y un potencial gobierno de Joe Biden cancelaría todas estas negociaciones.

Sin la “protección” implícita del un futuro acuerdo de paz tras la salida de Trump de la Casa Blanca fue la justificación que le faltaba a La Haya para llevar adelante esta imputación tan repentina.

Thaçi junto a sus seguidores en julio de 2019. Fuente: Visar Kryeziu.

Ad

En 2015, por gestión del gobierno de Obama y Biden, fue establecida la Cámara Especial de Kosovo con el fin de investigar e indagar en los hechos ocurridos durante el conflicto armado. Con esto Estados Unidos buscaba congraciarse con Rusia, que rechaza cualquier tipo de paz entre Serbia y Kosovo.

Este Tribunal funciona bajo la jurisdicción de las leyes de Kosovo, pero con integrantes y fiscales de carácter internacional radicados en La Haya. 

La presidente del Parlamento de Kosovo, Vjosa Osmani, quedó como la nueva mandataria del país, con un plazo interino de hasta 6 meses. 

Osmani es de la misma línea ideológica que el ex presidente, aboga por la paz con Serbia y mantiene una postura conservadora pero con intenciones de ingresar a la Unión Europea.

En Kosovo no hay elecciones libres y democráticas para elegir al Presidente. En cambio, el pueblo vota por los legisladores quienes, en Asamblea, eligen al Jefe de Estado, quien necesita una mayoría de 2/3 para asumir. Se espera que dentro de 6 meses, si la situación de Thaçi no fue resuelta, se convoque a una nueva elección de este tipo para elegir un Presidente definitivo que pueda servir un mandato de 5 años.

Vjosa Osmani, nueva Presidente de Kosovo.

Seguir Leyendo

Tendencias