Seguinos en redes

Rusia

Golpe de Estado en Rusia: Grupo Wagner se le dio vuelta a Putin, tomó la ciudad de Rostov y avanza a Moscú

Publicado

en

El líder del grupo de mercenarios que está peleando en el frente de batalla en el Donbás se declaró en rebeldía y movió sus tropas a la ciudad de Rostov, tomando las bases militares del Ejército ruso en el sur del país.

Tras 16 meses de combates en Ucrania, la factura de una guerra prolongada le está llegando a Vladimir Putin. Esta mañana, Rusia amaneció con una situación que no pasaba desde 1917, y es que un grupo de 25 mil rusos armados ha lanzado un intento de golpe de Estado contra el Kremlin.

Se trata del Grupo Wagner, la organización de mercenarios más avanzada del mundo, que fueron contratados por el gobierno ruso para pelear en el frente de batalla en el Donbás, y que previamente han llevado a cabo operaciones militares para Putin en Siria y Crimea.

Pero su vínculo se cortó en las últimas semanas, luego de que su líder, Yevgeny Prigozhin, se declare en rebeldía contra el Kremlin, y asegure que el Ministerio de Defensa dejó de darles apoyo e incluso atacó un campamento militar suyo en Ucrania, asesinando a múltiples de sus soldados a sueldo.

Como anticipó La Derecha Diario, desde hace meses Prigozhin ha estado apuntando contra el ministro de Defensa Sergei Shoigu y el máximo general de Rusia, Valery Gerasimov, por la falta de pagos, por maltratar a tanto a los soldados como a los mercenarios rusos, y por la falta de munición en el frente de batalla, y otras cuestiones relacionadas a la mala logística y mala estrategia en Ucrania.

Putin le prometió una fortuna si tomaba la ciudad de Bakhmut, lo cual el Grupo Wagner consiguió el pasado 22 de mayo, pero solo después de fuertes bajas entre sus filas y nulo apoyo del Ministerio de Defensa ruso.

Sin embargo, Prigozhin dispuso la retirada de sus tropas del frente, dejando las posiciones en manos de las fuerzas oficiales. El líder de los mercenarios aseguró que no volvería a combatir hasta que el Kremlin pagara el botín que prometió y le diera garantías que en los próximos combates recibirían apoyo de las fuerzas rusas.

Desde entonces hubo silencio absoluto del Kremlin para con Prigozhin, quien estuvo el último mes grabando videos ya en Rusia amenazando al gobierno de Putin y diciendo que sus soldados no se quedarían de brazos cruzados mientras eran bastardeados por la élite rusa.

Pero la situación escaló este jueves cuando, según el propio Prigozhin, el Ministerio de Defensa ruso arrojó un misil a un campamento militar del Grupo Wagner, en el que “murió un enorme número de nuestros combatientes, unas 2.000 personas“, según denunció en un video donde mostró cientos de cadáveres en bolsas.

Los medios estatales rusos rápidamente dijeron que se trataba de una operación de falsa bandera por parte de Prigozhin y que era una noticia falsa creada utilizando cadáveres de soldados que murieron en Bakhmut.

Prigozhin mostró los cuerpos de los mercenarios del Grupo Wagner que el gobierno ruso habría asesinado.

Esta fue la gota que rebalsó el vaso para Prigozhin, quien inmediatamente tras esta respuesta del Kremlin, decidió avanzar sobre Rostov, la ciudad rusa más importante al sur del país, y que resguarda al Comando Militar Sur de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa.

Somos 25.000 y vamos a determinar las causas del caos que reina en el país. Nuestras reservas estratégicas son todo el ejército y todo el país”, dijo. Horas más tarde, medios independientes empezaron a reportar que la ciudad había caído y estaba bajo control del Grupo Wagner.

El medio estatal ruso Sputnik admitió que un golpe de Estado estaba ocurriendo en la ciudad de Rostov y aseguró que el FSB estaba investigando un “motín armado”, pero se negó a admitir que la ciudad había sido tomada. Esta noticia fue confirmada por un video que divulgó por Telegram el propio Prigozhin, mostrándose caminando por la ciudad, y entrando al Ministerio del Interior de la capital.

Según dijo en el video, el Comandante del Distrito Militar Sur, el General Serguei Kuzovlev, entregó la ciudad tras un ligero combate. Poco después, el Grupo Wagner divulgó otro video que muestra a Prigozhin, el general Kuzovlev y el viceministro de Defensa, Yunus-bek Yevkurov, sentados en una base militar hablando sobre los pedidos que tiene para cesar las hostilidades.

A las 10 a.m. de Rusia (4 a.m. de Argentina), las negociaciones entre Prigozhin y Yevkurov parecen no haber llegado a buen puerto, y mientras el Grupo Wagner controla la totalidad de la ciudad de Rostov, se preparan para avanzar sobre la capital del país, Moscú.

Por su parte, el Kremlin anunció un cordón militar en Moscú mientras espera el ataque del Grupo Wagner. A su vez, Putin habló en cadena nacional y prometió combatir la rebelión de Prigozhin. “Esto es traición, una puñalada en la espalda, vamos a repelerlos y pelear hasta el final“, aseguró.

Prigozhin aseguró en otro video que el golpe de Estado no está dirigido a Putin por el momento, si no que su prioridad es eliminar la “élite militar” de Moscú, en referencia a al ministro de Defensa Shoigu y al General Jefe del Estado Mayor Gerasimov.

Rusia

Tras la relección, Putin no descarta que el conflicto en Ucrania escale a una Tercera Guerra Mundial y pone la mira sobre la OTAN

Publicado

en

El reelecto presidente Vladímir Putin lanzó en su discurso de aceptación un mensaje contundente sobre la guerra en Ucrania y advierte a la OTAN sobre una posible escalada bélica mundial.

En Rusia se desarrollaron las elecciones presidenciales entre el 15 y el 17 de marzo, una elección nacional que contaba con la participación de cuatro candidatos, con opositores poco competitivos, luego del arresto y muerte del principal líder de la oposición, Alexei Navalny.

Como era de esperarse, se impuso Vladímir Putin con un 88% de votos, quien permanecerá en el Kremlin por los próximos seis años y en lo que será su quinto mandato al frente del país con capital en Moscú.

Las recientes elecciones en la Federación Rusa no han sido convencionales. El presidente reelecto se encuentra inmerso en un conflicto armado con Ucrania, desencadenado el pasado 24 de febrero de 2022 como parte de una escalada de tensiones desde los eventos del Euromaidán en 2014, que provocaron disturbios separatistas e independentistas en Ucrania.

Este conflicto, que lleva más de dos años en desarrollo, representa el mayor ataque militar convencional en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Además, durante el año 2021, la tensión diplomática entre ambos estados se intensificó, con Putin criticando abiertamente la expansión de la OTAN en Europa del Este.

Tras su victoria electoral, Putin lanzó una advertencia contundente durante una conferencia de prensa, señalando que un conflicto entre Rusia y la OTAN podría desatar una Tercera Guerra Mundial. Sus declaraciones generaron gran controversia, especialmente después de que el presidente francés Emmanuel Macron mencionara la posibilidad de desplegar tropas en Ucrania, lo que ha aumentado las tensiones entre Occidente y Rusia.

En medio de esta atmósfera de guerra y divergencia política en Europa, Putin no titubea al advertir sobre el riesgo real de una escalada bélica mundial entre Rusia y la OTAN, liderada por Estados Unidos, Francia y el Reino Unido.


Por Santino Roncatti para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Francia

Tras la reunión de Macron con Scholz y Tusk, Putin asegura que “ya hay franceses” peleando en Ucrania

Publicado

en

El portavoz Dmitry Peskov dijo que Francia ya está peleando la guerra en Ucrania de manera indirecta habiendo donado todo su equipamiento, pero que también identificaron soldados franceses en el área beligerante.

Este viernes, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, se reunió con el canciller alemán, Olaf Scholz, y el nuevo primer ministro de Polonia, Donald Tusk, en la inauguración de una nueva alianza europa apodada como el Triángulo de Weimar.

Los tres países afirmaron estar “unidos” en su objetivo de “no dejar nunca ganar a Rusia y apoyar al pueblo ucraniano hasta el final“, según dijo luego a la prensa Macron, quien lidera este grupo y, en medio de un colapso de su imagen, busca en Ucrania una salida fácil a su debilitada postura interna.

Macron prometió que seguirían enviando ayuda al gobierno de Kiev “siempre que sea necesario” y se negó a descartar envío de tropas francesas sobre el territorio en disputa en Ucrania.

Estos comentarios le ligaron una respuesta directamente del Kremlin ruso, a través del portavoz, Dmitry Peskov, quien afirmó que “Francia ya está luchando contra Rusia en Ucrania” dado que los ucranianos usan armas y vehículos franceses, pero que además “ya hay franceses peleando“.

En una conferencia de prensa en Moscú, Peskov dijo que a París “no le importa” aumentar el nivel de su participación en la guerra en Ucrania, y que, si bien no pudieron vincular todavía a estos soldados con el Ejército del gobierno francés, “no hay dudas que hay franceses involucrados en el campo de batalla“.

Es obvio que Francia considera a Rusia como un oponente, porque Francia ya está involucrada en la guerra en Ucrania. De hecho, participa en esta guerra y, a juzgar por las declaraciones del señor presidente, no les importa aumentar el grado de participación“, afirmó Peskov.

En una entrevista con la televisión francesa el jueves, Macron afirmó que la derrota de Ucrania en el conflicto no traerá la paz y que París “estará lista” para tomar las medidas necesarias para impedir la victoria de Rusia, a cuyas autoridades considera un “oponente“.

Al comentar sobre los intentos de los grupos de sabotaje ucranianos de penetrar en territorio ruso, el portavoz dijo que uno de sus objetivos era desestabilizar la situación antes de las elecciones presidenciales de tres días en Rusia, que comenzaron hoy.

Peskov dijo que la CIA ha estado llevando a cabo actividades debilitantes en Rusia durante años. “No excluyo que las agencias de inteligencia estadounidenses hayan estado involucradas en una práctica similar en China“, dijo.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Tucker Carlson entrevistó en secreto a Putin en Moscú: La Unión Europea evalúa sancionarlo y prohibirle el ingreso al continente

Publicado

en

La conversación entre el ex presentador de Fox News y el mandatario ruso se emitirá el jueves en Twitter y en la página web tuckercarlson.com.

El periodista más importante del momento, Tucker Carlson, viajó a Moscú a escondidas esta semana para entrevistar en un mano a mano exclusivo al presidente de Rusia, Vladimir Putin, en lo que sería la primera que concede el mandatario a un estadounidense desde que comenzó la guerra en Ucrania.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo que Putin había accedido a la entrevista con Carlson porque el enfoque del ex presentador de Fox News difería de la información “unilateral” sobre el conflicto de Ucrania de los otros medios de comunicación occidentales.

Carlson subirá la entrevista directamente a Twitter el jueves, como hizo con sus otras entrevistas a presidentes como Javier Milei en Argentina, Viktor Orbán en Hungría o Donald Trump en Estados Unidos. En un anticipo que subió este martes, dijo que la entrevista permitiría a los estadounidenses entender el punto de vista de Rusia sobre la guerra.

No estamos aquí porque amemos a Vladimir Putin. Nadie les pide que estén de acuerdo con lo que Putin pueda decir en esta entrevista, pero les instamos a que la vean. Deben saber todo lo que puedan”, dijo.

Según el periodista, sus productores también están intentando entrevistar a Volodimir Zelenski en Ucrania, para que pueda dar la otra cara de la situación, pero por el momento sin éxito. De hecho, funcionarios ucranianos han pedido su cabeza.

Persecución política

Según el propio Carlson, la última vez que intentó entrevistar a Putin, fue boicoteado por los servicios de inteligencia de los Estados Unidos. Se cancelaron sus pasajes “sorpresivamente”, recibió amenazas anónimas para que no viaje y hasta su esposa recibió extorsiones.

También asegura que sus teléfonos fueron intervenidos y sus mensajes de texto fueron filtrados a la prensa. “No compartí las capturas con nadie, nunca me alejé de mí teléfono, es imposible que la prensa haya conseguido esas fotos sin ayuda del Gobierno“, confirmó.

Sin embargo, esto solo retrasó lo inevitable, y después de reorganizarse mejor, Carlson logró viajar a Moscú por debajo de la atención del gobierno de Biden, y una vez en Moscú, logró moverse con total libertad, incluso apareciendo en varios videos que filmó la gente cenando en restaurantes y caminando por la calle.

Tras lograr la entrevista, miembros de la Unión Europea pidieron implementar sanciones contra el comunicador estadounidense por “contribuir a difundir la propaganda del Kremlin”, según dijeron varios eurodiputados actuales y anteriores.

En particular, el ex primer ministro belga y actual diputado del Parlamento Europeo, Guy Verhofstadt, pidió la palabra en la sesión de este miércoles y calificó a Carlson de haberse convertido en el “portavoz de Donald Trump” y de “estar jugando a favor de Vladimir Putin“.

“Parece lógico que el Servicio Europeo de Acción Exterior examine también su caso”, dijo el legislador en medio del recinto, en referencia a la agencia europea que tiene a cargo imponer sanciones a los empresarios o políticos que colaboren con el Kremlin.

Estas sanciones van desde multas económicas, pasando por embargos de bienes, hasta la prohibición de ingresar a cualquiera de lo 27 países miembro de la Unión Europea.

Seguir Leyendo

Tendencias