Conecte con nosotros

Rusia

Putin rompe relaciones con la OTAN, y ordena suspender indefinidamente la misión rusa en Bruselas

Publicado

en

En una tajante decisión, Rusia corta sus vínculos con la OTAN y profundiza el conflicto con Estados Unidos, que revivió con la llegada de Biden al gobierno.

El Kremlin suspenderá indefinidamente su misión en Bruselas ante la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), así como la misión de la organización internacional basada en la embajada de Bélgica en Moscú, luego de una creciente tensión entre Estados Unidos y Rusia desde la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca.

La semana pasada, el gobierno demócrata le pidió a la OTAN que retire las acreditaciones a ocho emisarios rusos, acusados de espionaje, lo cual fue rápidamente acatado por la alianza, y generó la furia del presidente Vladimir Putin.

Después de ciertas medidas adoptadas por la OTAN, las condiciones básicas para un trabajo en común han dejado de existir”, indicó ayer el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, precisando que la decisión de Moscú entrará en vigor el 1° de noviembre.

Lavrov también anunció el cierre de “la oficina de información de la OTAN” en Moscú, que tiene por misión oficial “mejorar el conocimiento y la compresión mutua”. Según el canciller ruso, a partir de 2014, “la OTAN redujo sensiblemente los contactos con nuestra misión. En el plano militar, no hubo ningún contacto desde entonces”.

El ministro ruso insistió además en que la Alianza “no tiene interés en dialogar y promover un trabajo de igual a igual”. No viendo ninguna perspectiva de mejora “en un futuro próximo”, en caso de “urgencia” la OTAN podrá contactar al embajador ruso en Bélgica, que permanecerá en funciones”, concluyó Lavrov.

Este nuevo enfrentamiento ruso-occidental es producto de un cambio de política exterior que Biden promovió en los últimos meses, quitando el foco de China y volviendo a ponerlo en Rusia, quien se aprovechó de la debilidad de Obama en 2014 y anexó el territorio ucraniano de Crimea.

Rusia

Putin contra el progresismo: “Enseñarle a un niño que puede cambiar de género es monstruoso”

Publicado

en

En su visita a Sochi, Putin fue preguntado acerca de los tratamientos de hormonas para menores de edad que están siendo aprobados en muchos países de Occidente y su respuesta fue lapidaria.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, tachó de “monstruosoenseñarle a los niños que pueden elegir cambiar de género cuando quieran y de manera fácil, y advirtió que esta decisión puede arruinar su vida.

En una reunión en la ciudad de Sochi, donde atendió al Club de Discusión del think-tank Valdai, Putin rechazó a los activistas y organizaciones LGBT que presionan a los niños desde muy temprano a que es algo “sano” hacer un cambio de género a temprana edad.

En Rusia está prohibido darle hormonas a los menores de 18 años para que realicen un cambio de género, y en la educación escolar el gobierno impulsa fuertes purgas de maestras que enseñen que está bien hacer tratamientos para virar el género.

Dar esa elegibilidad a los niños, que todavía no tienen completo conocimiento de lo que están haciendo, puede arruinar su vida“,a severó el máximo mandatario ruso. “De eso no hay vuelta atrás“.

Incluso, en el discurso que dio en su visita a la ciudad turística, dijo que impulsar a los niños a hacer una transición de género debería ser considerado un crimen contra la humanidad, pues “se disfrazan estas acciones de progreso, cuando, hay datos que evidencian que los niños no son capaces de tomar este tipo de decisiones“.

Además, insistió que para hacer un tratamiento con hormonas, en Rusia se requiere una evaluación médica previa y un tratamiento psiquiátrico, y solo se permite en mayores de edad.

Putin afirmó que cualquier reforma social en favor de la diversidad sexual yes inadmisible, y sentenció que “no va a permitir que la propaganda gay llegue a los niños“.

Seguir Leyendo

Rusia

Putin advierte que no tolerara la censura de las redes sociales y amenaza con bloquear a YouTube

Publicado

en

Luego de que Google censurara a la emisora RT en Alemania, Putin redobló los ataques a las empresas de tecnología extranjeras y se propone a expandir sus propias redes sociales dentro de Rusia. 

El pasado miércoles 29 de septiembre, Rusia amenazó con que bloqueará la red social de videos YouTube si continúan su censura a la libertad de prensa. El Kremlin justificó esta medida bajo la consigna de “tolerancia cero” hacia las empresas que censuraran información.

La movida fue una respuesta directa a Google, quien eliminó de YouTube los canales en alemán de la emisora RT, canal respaldado por el Estado ruso, diciendo que habían violado su política de desinformación respecto al COVID-19. 

YouTube anunció que bloquearía todo el contenido antivacunas, especialmente los videos de personas o medios que aleguen que las vacunas contra el coronavirus puedan causar efectos adversos en la salud o que digan que todavía siguen en fase de experimentación.

La disputa crea una nueva línea de tensión en el enfrentamiento de Rusia con los gigantes tecnológicos extranjeros y su idea de conseguir una mayor soberanía sobre su segmento de Internet.

De todos modos, este conflicto no es nuevo. El gobierno de Putin bloqueó en 2016 a LinkedIn, la red social de búsqueda laboral de Microsoft, luego de que la justicia determinara que estaba violando la información privada de los rusos que se unían a la plataforma.

Desde ese entonces, Putin ha hecho esfuerzos por lanzar sus propias páginas y redes sociales de origen ruso, que en vez de reemplazar a las estadounidenses como hacen en China, compiten libremente.

Así, Yandex compite con Google, VK con Facebook, OK.ru con Twitter y Telegram con WhatsApp, esta última sin lugar a dudas la más exitosa, que ha logrado incluso irrumpir en el mercado estadounidense y hoy es la principal competencia de la red de mensajería instantánea de Mark Zuckerberg. 

El regulador estatal de comunicaciones de Rusia, Roskomnadzor, le envió un comunicado Google exigiendo que se levantaran las restricciones de YouTube a los canales de RT, y que Rusia se reservaba la potestad de restringir parcial o totalmente el acceso a YouTube en su territorio si no cumlpían.

Hasta el momento, los canales de RT en Alemania siguen suspendidos, y Rusia no ha bloqueado a YouTube, pero sí han multado a Google por 6,5 millones de rublos (unos 89.534 dólares).

Las 3 páginas web más visitadas en Rusia. YouTube, la única extranjera que llega al podio.

El canciller ruso Serguéi Lavrov considera que la censura de YouTube estuvo coordinada con el gobierno de Angela Merkel en Alemania, y con la mega corporación mediática Deutsche Welle, para eliminar a la competencia.

Berlín negó la acusación del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia: “Es una decisión de YouTube, basada en reglas creadas por YouTube. No es una medida tomada por el gobierno alemán u otras organizaciones oficiales“, dijo a la prensa el portavoz de Merkel, Steffen Seibert. 

Moscú ha aumentado la presión sobre las empresas de tecnología extranjeras en el último año, multando a las empresas de redes sociales por no eliminar el contenido que Rusia considera ilegal y ralentizando punitivamente la velocidad de Twitter o Facebook para que los usuarios se decanten por las versiones rusas.

Además, el Kremlin forzó a Google y Apple a eliminar una aplicación de sus tiendas que permitía a los usuarios ingresar su domicilio y les decía a qué candidatos debían votar para maximizar su voto anti-Putin. En Rusia hay una enorme cantidad de partidos chicos por fuera de Rusia Unida, el partido de Putin, y muchas veces para los rusos es difícil saber cuáles apoyan al gobierno o son opositores.

Por el momento no se sabe cómo terminará esta guerra entre Putin y las Big Tech norteamericanas, pero los medios rusos están diciendo que el bloqueo de YouTube por parte del Kremlin es inminente.


Por Alfonso Lorenzo de Olmos, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Rusia

Putin vuelve a arrasar en las elecciones de Rusia pero preocupa el crecimiento del Partido Comunista

Publicado

en

En las elecciones legislativas de este fin de semana, el partido de Putin mantiene la mayoría absoluta, pero registra el peor resultado desde 2003 mientras el Partido Comunista se convierte en la principal oposición.

Luego de tres días de votación en una elección legislativa muy particular en Rusia, la primera después de la reforma constitucional que extenderá el mandato de Vladimir Putin hasta 2036, el partido oficialista Rusia Unida, ha revalidado su mayoría en la Duma (Parlamento) pero con una oposición que cada vez se le anima más al gobierno y gana más apoyos.

Esta vez, el histórico Partido Comunista Ruso, que fue relanzado después de la caída de la Unión Soviética y hace décadas que es una formación minoritaria en la Duma, alcanzó un preocupante 25%, el mejor resultado desde 1999.

La sorprendente suba de los comunistas se debe a un fuerte desgaste de la fuerza política del Kremlin luego del escándalo con Alexei Navalny, el principal opositor a Putin, quien fue envenenado y luego encarcelado por el gobierno. Navalny, desde la cárcel, convocó a todos sus seguidores a votar por el Partido Comunista, y eso hizo que el partido de extrema izquierda pasara de un 10% a un 25% entre las elecciones pasadas y estas.

Rusia Unida, el partido de Putin, obtuvo un 45% de los votos, el peor resultado en 20 años, y es la primera vez desde 2003 que saca menos del 50% de los votos. Esto demuestra una significativa pérdida de confianza del pueblo ruso en Putin, mientras que el mandatario también padece una pérdida de popularidad por la pandemia, como todos los oficialismos del mundo.

Los partidos de la que se conoce como “oposición sistémica”, partidos que no están dentro de Rusia Unida pero que en la Duma apoyan siempre a Putin, obtuvieron también importantes resultados. El tradicionalista conservador Partido Liberal Democrático (PLDR) obtuvo alrededor de 9%; los socialdemócratas de Rusia Justa 7% y el partido de centroderecha Gente Nueva 6%.

Junto a estos partidos, Putin gobierna hace décadas con mayoría constitucional (más de dos tercios del Parlamento) y nunca ha tenido problemas para pasar las leyes que quiera. De esta manera ha logrado mantener la estabilidad en un país tan complejo como Rusia, y ha logrado salir del sistema comunista medieval que imperaba en el país cuando asumió.

Putin modernizó la economía, bajó impuestos, volvió a insertar al país entre las potencias mundiales y logró aplacar el caos que reinaba el país en 1999 cuando llega al Kremlin. Rusia no tiene democracia con Putin pero tampoco nunca la tuvo en toda su historia, y ahora la amenaza de un Partido Comunista creciente, apoyado por la Unión Europea y China, trae una nueva preocupación a la hegemonía del máximo líder ruso.

Seguir Leyendo

Trending