Seguinos en redes

España

Abascal promete romper con el PP si los gobernadores de “centroderecha” implementan el Pasaporte Covid

Publicado

en

Madrid, Andalucía y Galicia son tres gobiernos donde reina el Partido Popular (PP) con voto de confianza de VOX. El líder del partido de derecha auténtica advierte que romperá si implementan “las medidas de Pedro Sánchez”.

El líder de VOX, Santiago Abascal, avisó este lunes a la presidente de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que perderá el voto de confianza del partido de derecha y que será enfrentada, “incluso en los tribunales“, si impulsa el Pasaporte Covid en la región.

La recientemente reelecta Díaz Ayuso, que llegó al poder gracias al apoyo de VOX en la Asamblea de Madrid, se mostró partidaria de implementar un certificado de vacunación que será exigido para entrar en determinados lugares, como está haciendo Francia.

Esto afectaría cines, teatros, estadios deportivos, pero se podría extender incluso a restaurantes, bares, transporte público y vuelos comerciales.

Pero este pedido de Abascal no se reduce a la capital solamente. Este martes, el parlamentario y secretario general del grupo de VOX en el Parlamento de Andalucía, Francisco Ocaña, ha criticado la exigencia del Pasaporte Covid del Gobierno andaluz, formado por el PP y por Ciudadanos, aunque también cuenta con el voto de confianza de VOX.

El gobierno comandado por el popular Juanma Moreno decretó el certificado de vacunación para acceder al interior de locales de nocturnos en Andalucía. “Lo decimos alto y claro; si el Gobierno de la Junta de Andalucía no rectifica, VOX acudirá a los tribunales para acabar con este nuevo atropello de los derechos de los andaluces, ha concluido Ocaña.

Esta decisión supone un ataque directo a los derechos de los andaluces y solamente sirve para otorgar poderes arbitrarios a las administraciones“, argumentó el líder regional de VOX por medio de una nota de este partido. “¿Por qué Juanma Moreno se empeña en imitar a Pedro Sánchez?“, ha preguntado el diputado granadino.

Tanto Ayuso como Juanma Moreno y Alberto Núñez Feijóo, el gobernador de Galicia, están copiando muchas de las medidas sanitarias del presidente socialista Pedro Sánchez, a pesar de ser miembros del PP, formación de la “centroderecha” española, que cada vez se corre más a la izquierda.

En una editorial publicada en el medio La Gaceta de la Iberósfera, VOX les preguntó a los del PP, “¿Pero no era ‘comunismo o libertad’?”.

Economía

Insólito: El Gobierno de Sánchez prepara un impuestazo a las eléctricas en medio de la histórica suba de la energía

Publicado

en

El presidente español prepara el lanzamiento de un nuevo gravamen para los “beneficios extraordinarios” de las empresas de energía. El impuesto será trasladado a la espalda del consumidor final y sumará otro costo más, en medio de la dramática suba de precios.

El presidente Pedro Sánchez pretende aprobar un nuevo impuesto a los beneficios no distribuidos de las empresas eléctricas en España. La iniciativa cuenta con el amplio respaldo del PSOE, el núcleo del oficialismo, y de la extrema izquierda representada por Podemos.

En un primer momento el impuesto se perfiló como un recargo adicional de 10 puntos porcentuales sobre la alícuota máxima del impuesto a las rentas corporativas no distribuidas, pero finalmente se resolvió aplicar un impuesto independiente con una perspectiva idéntica a la adoptada por Martín Guzmán y Alberto Fernández en Argentina.

La nueva iniciativa de Sánchez quiere gravar la “renta extraordinaria” que supone para las empresas eléctricas esta histórca suba de precios, a pesar de que la suba de precios no está generando rentas extraordinarias, si no que tiene que ver con una escasez de combustbles a lo largo del globo y la alta inflación. Este impuesto entrará en vigor formalmente a partir del primero de enero de 2023.

El Gobierno socialista ya había intentado tomar medidas a estos efectos por medio del impuesto a la generación de energía eléctrica, pero el tributo se trasladó sistemáticamente a los consumidores finales y la iniciativa fue suspendida por el propio Gobierno. En esta misma línea, se dispuso de una rebaja del IVA para la energía del 21% al 15%.

Nuevamente, el Presidente socialista volverá a insistir con el mismo camino, pero esta vez con un impuesto que no se aplica a la producción sino que aplica a las ganancias no distribuidas por dividendos. Sin embargo, se espera que se vuelva a repetir el mismo efecto que producía el tributo anterior y, una vez más, los consumidores deberán hacerse cargo del impuesto.

Del mismo modo que otros países europeos, el Gobierno español aplicará impuestos para financiar un nuevo aumento del gasto público. Entre otras aplicaciones presupuestarias, el socialismo anunció un nuevo bono por 200 euros para asalariados, autónomos y desocupados con ingresos catalogados como bajos. Además, se incrementarán los subsidios al transporte público y se aumentarán un 15% las pensiones por invalidez y jubilaciones no contributivas.

Sánchez prometió que sus medidas tendrán un efecto inmediato sobre la inflación, y aseguró que bajará 3 puntos porcentuales. Pero la verdadera causa de la inflación, el desequilibrio monetario y fiscal en la economía, sigue sin ser atendida por las autoridades.

La presidente del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, no fue capaz de responder cómo hará la autoridad monetaria para volver a normalizar la hoja de balance. Lagarde prometió eliminar el exceso de liquidez producida desde 2020, pero no dio ninguna precisión sobre cómo será posible hacerlo.

Al mismo tiempo, el Gobierno de Sánchez se negó a cualquier ajuste no gradualista del déficit fiscal. El sector público cerró el año 2021 con un fuerte déficit financiero de 6,9% del PBI, mientras que el gasto público consolidado representaba el 50,6% de la economía en el último trimestre del año pasado. 

Seguir Leyendo

España

El PP arrasa en Andalucía y consigue la mayoría absoluta: VOX logró conservar su bloque y la izquierda se derrumba

Publicado

en

Los populares consiguen mayoría absoluta, ganan en todas las provincias y contienen el ascenso de VOX. La izquierda se va derrotada con el peor resultado electoral de su historia en Andalucía.

El Partido Popular (PP), formación de centro derecha conducida en Andalucía por el moderado Juan Manuel Moreno, logró por primera vez en la historia la mayoría absoluta en la comunidad, y tienen por primera vez la posibilidad de gobernar en solitario el distrito.

El mapa de la región se pintó de azul este domingo por la noche, y el PP se quedó con todas las ciudades de más de 100.000 habitantes. Con el 43,1% de los votos, Moreno consiguió 58 escaños en el Parlamento andaluz, tres más de los que necesita para formar gobierno, y reeligió como gobernador.

En las últimas elecciones, en 2018, el PP había salido segundo, por detrás del izquierdista Partido Socialista (PSOE), pero junto a Ciudadanos y VOX habían logrado formar gobierno, destronando por primera vez a los socialistas del gobierno en la historia democrática de España.

En esta oportunidad, el PSOE sigue marcando su declive y apenas llegó al 24% de los votos, el peor resultado de la historia para el socialismo andaluz. Cayó a 30 escaños. Por su parte, Juan Espadas, líder del PSOE en Andalucía, había renunciado a la alcaldía de Sevilla, esperanzado que su buena imagen en la ciudad podría impulsar al partido, pero no hubo caso: tuvo casi 300.000 votos menos que en 2018.

Por su parte, VOX se consolidó como tercera fuerza en la comunidad con el 13,5% y pudo aumentar de 12 a 14 escaños. A pesar de que no perdió votos al PP, algo que se temía por las autoridades del partido, el objetivo de Santiago Abascal y Macarena Olona, cabeza de lista de VOX, era lograr que Moreno no pudiera gobernar en solitario y que necesitara sus votos en el Parlamento. Como este objetivo no se cumplió, el resultado dejó un sabor amargo en los simpatizantes del partido de derecha.

Ciudadanos desapareció del mapa. En 2018, el partido liberal de centro había logrado un histórico tercer puesto con el 18,5% de los votos y 21 escaños. En ese entonces, formaron gobierno PP+CS y destronaron al socialismo. Sin embargo, su giro a la izquierda lo condenó también en Andalucía, y esta vez obtuvo un fulminante 3,3%, que lo dejó sin bancas en la próxima legislatura.

Los partidos regionales de izquierda, que han ayudado al PSOE a mantenerse en el gobierno no solo a nivel nacional si no que también en varios distritos del país, también se desplomaron.

Por Andalucía, una fuerza regional que cuenta con el apoyo de Podemos y Mas País (Iñigo Errejón) y que está compuesta por fuerzas de izquierda y ecologistas, sacó menos de 8% y se quedó con solo 5 escaños.

Adelante Andalucía, una fuerza regionalista de corte feminista y de izquierda, que pide por la independencia de la región, sacó 4,6% y tan solo 2 bancas. Quedaron muy lejos de los 17 parlamentarios que obtuvieron juntos hace cuatro años.

El PP de Juan Manuel Moreno, que seguirá siendo presidente de la Junta y reelige como gobernador, ha duplicado su número de votos con respecto a hace cuatro años y alcanza 1,58 millones de sufragios.

Andalucía es una región que históricamente fue un bastión de la izquierda. Pero la enorme ola de inmigrantes ilegales africanos que azota a España desde 2014 ha llevado a la población andaluza a un fuerte giro a la derecha.

Esto llevó a que en 2018, el PP, Ciudadanos y VOX, tres partidos con un discurso marcadamente en contra de la inmigración descontrolada, se llevaran la pluralidad de los votos, destronando a un PSOE que gobernaba la región desde el regreso a la democracia en 1975.

Esta vez, Moreno hizo hincapié en que a pesar de su agenda moderada y centrista, sería implacable en temas relacionados con la inmigración, lo que llevó a que toda la masa de votantes de Ciudadanos, un partido centrista y liberal pero que también defendía la soberanía fronteriza, se trasladara al PP.

VOX mantuvo su agenda derechista y logró conseguir 100.000 votos más que en 2018, con un total de 400.000 sufragios, pero no fueron suficientes para entrar en el gobierno.

Seguir Leyendo

España

El PP sueña con gobernar Andalucía en solitario y busca evitar a toda costa un gobierno de derecha con VOX

Publicado

en

Feijoó viajó a Sevilla y re-lanzó la campaña con Juan Manuel Moreno en busca de que el PP quede primero y no necesite de VOX para formar gobierno. El partido de Abascal duplicaría sus votos de 2018.

De cara a las elecciones del próximo 19 de junio, y tras la renovación de la dirigencia del centroderechista Partido Popular (PP) con la llegada de Alberto Núñez Feijoó a la presidencia, la agrupación hace un último esfuerzo para despegarse de VOX en las encuestas en Andalucía.

El territorio andaluz nunca había sido gobernado por la derecha desde la restitución de la democracia en 1975, y se había convertido en un bastión del socialismo español. Todo eso cambió en 2018, cuando el PP, el liberal Ciudadanos (Cs) y el derechista VOX sacaron un total de 50,1% de los votos totales y destronaron al PSOE del poder.

Con 59 escaños, las tres agrupaciones invistieron al popular Juan Manuel Moreno como gobernador, pero el PP y Cs formaron gobierno en minoría, imponiendo lo que se conoce como “cordón sanitario” y evitaron que VOX obtenga cargos ministeriales, a pesar de haber votado a favor de la formación del gobierno.

Para esta vuelta, el partido Ciudadanos ha prácticamente desaparecido, luego de intentar un giro del liberalismo a la izquierda socialdemócrata que generó un éxodo de votantes a VOX.

Así, las encuestas más recientes ponen al PP como claro favorito, con más de un tercio de los votos, mientras que VOX rondaría los 20 puntos (había sacado 11% en 2018) y Ciudadanos, debajo del piso de 5% de votos, por lo que no ingresaría ningún parlamentario.

Según una encuesta realizada por COTESA, de una muestra de 4.500 andaluces, el PP se presenta como el claro favorito con un 32% de votos, sacándole más de un 15 puntos de ventaja al PSOE, que quedaría segundo con una intención de voto del 24%, seguido de VOX, quién se alza drásticamente con un 17% de votos.

Dado que el PP obtendría entre 45 y 50 escaños, y VOX entre 20 y 25, un gobierno entre ambos sería lo más sensato. Estas dos fuerzas ya han demostrado que pueden formar gobierno juntos en Castilla y León.

Pero el objetivo expreso de Moreno es el de evitar a toda costa un gobierno con VOX, y seguir con el “cordón sanitario”. Esto implica que si el PP no obtiene por su propia cuenta 55 escaños, o que si la suma entre el PP y Cs no llega a 55, tratarán de que VOX les vote la investidura sin otorgar ministerios, lo cual es una idea “descabellada”, según la líder de VOX en la región, Macarena Olona.

Los de Abascal demostraron saber cómo negociar con un PP que se queda corto para llegar al poder, y si bien fueron traicionados en 2018 y tuvieron que aprender por las malas, en esta oportunidad parecen estar preparados para pedir todo o nada.

En este clima auspicioso, Feijoó viajó este domingo a Sevilla para apoyar a Moreno y ayudarlo a consolidar su primer puesto, con una agenda renovada y un nuevo rumbo para el partido que no puede salir de los escándalos intrapartidarios.

Cabe recordar que en 2018, el PP salió segundo (incluso hizo su peor elección en Andalucía en la historia) pero con la suma de Ciudadanos y de VOX alcanzó la presidencia de la Junta, superando a los votos logrados por las fuerzas de izquierda en su conjunto.

El PSOE nunca salió segundo en Andalucía y todo indica que este año podría ser el primero. La caída del PSOE solo es comparable a la de Ciudadanos y otros partidos pequeños de izquierda, lo cual representa, en general, una tendencia hacia la derecha de parte del votante andaluz.

Esta vez, con fuertes chances de ganar, Moreno se apoya en toda la estructura del PP y re-lanza su campaña con el lema “Ganar por primera vez en la historia en Sevilla, lo podemos conseguir”

Seguir Leyendo

Tendencias