Conecte con nosotros

Francia

La epidemia más grande en Francia: la violencia de manifestantes de izquierda contra la Policía está en su máximo histórico

Según las nuevas estadísticas del Ministerio de Interior de Francia, los ataques violentos a la Policía en manifestaciones, generalmente de izquierda, no han parado de crecer en número desde comienzos de siglo 21 y están en máximos históricos.

Publicado

en

A raíz de las persistentes oleadas de protestas en Francia, marcadas por la violencia y la destrucción, este 25 de febrero, el ministro de Interior Gerald Darmanin publicó las conclusiones de un estudio que realizó su cartera sobre la violencia contra la Policía francesa durante las manifestaciones políticas y sociales.
La conclusión fue muy clara: desde el año 2000, la violencia contra la policía ha crecido exponencialmente, y, año a año, las probabilidades de morir como efectivo policial en una marcha aumentan.
El oficial retirado y actual Jefe de Seguridad pública del norte de Francia, Jean-Francois Papineau, brindó una entrevista a Le Monde donde explicó que la escalada en la violencia se debe a que los manifestantes cada vez tienen menos respeto y menos miedo a los oficiales, y los ataques violentos a oficiales de seguridad pública franceses por el mero hecho de ser policías se han exponenciado en los últimos meses.
Además, según Papineau, los ataques ya no deben ser considerados legal y mediáticamente como “ataques contra la policía”, si no que la violencia ha superado un punto y ahora deberían ser considerados como “incitación al asesinato contra la policía”.
El jerarca policial también se atrevió a dejar ver que los ataques no solo son provocados por militantes de izquierda radical, si no que también vienen en gran parte a través de musulmanes extremistas, que suelen ser refugiados radicalizados.
Jean-François Papineau. 

Ad

Según Darmanin, el promedio de ataques a la policía ronda la escalofriante cifra de 85 por día, y cuando hay marchas, pueden llegar hasta los 500 o 600 ataques en un sólo día.

Para el diario Le Monde los números reales deberían ser incluso mayores, puesto que incidentes pequeños como un golpe o un robo a veces no son contados como ataque, pero deberían.

Desde 2018, el “movimiento de los chalecos amarillos” ha colmado las calles de Francia, redefiniendo la protesta social. Según este movimiento, la protesta callejera es un estilo de vida y no una manifestación puntual para reclamar por un tema específico.

Es por esto que durante gran parte del gobierno de Emmanuel Macron, militantes de todos los colores políticos, vistiendo los chalecos amarillos, han llevado a cabo una protesta de mayor o menor tamaño todos los sábados de manera ininterrumpida. De hecho, solo frenaron los meses donde el coronavirus estuvo en su pico en 2020, pero rápidamente se incluyó en el reclamo el fin de la cuarentena, y los manifestantes salieron a las calles igual.

Si bien es cierto que entre los “chalecos amarillos” hay activistas libertarios, conservadores y de derecha, el grueso de los protestantes en Francia hoy son militantes de los partidos de extrema izquierda, como el Partido Comunista francés, quienes han demostrado ser más violentos contra la Policía.

El abogado Virgile Reynaud, especialista en defensa de agentes de policía, explicó que “estos oficiales ven su misión como estar en la calle, en contacto con los delincuentes, y quieren quedarse allí, combatiendo”, pero aclaró, “también quieren que la justicia castigue a sus agresores ”.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Francia

El presidente Macron ordena prohibir y empezar a combatir el grupo terrorista Liga de Defensa Africana

Publicado

en

Con el objetivo de detener la violencia en el país, el Ministerio del Interior ha iniciado procedimientos para prohibir un  grupo terrorista panafricano conocido como la “Ligue de Défense Noire Africaine”.

Con las elecciones cada vez más cerca, el gobierno de Emmanuel Macron ha empezado finalmente a tomar las medidas de seguridad que el pueblo pide contra los grupos que incitan la violencia y el terrorismo en las ciudades de Francia.

Esta creciente violencia ocurre en muchos frentes, desde los choques entre grupos raciales hasta la ola de violencia contra la policía, que es promovida por la izquierda marxista.

Ante ello, este lunes 13, el ministro del Interior francés, Gérald Darmanin, publicó un comunicado en Twitter informando que la Ligue de Défense Noire Africaine (LDNA) pasará a estar prohibida en Francia y las Fuerzas de Seguridad empezarán a trabajar para desbaratarla.

“He decidido poner en marcha el procedimiento para iniciar la disolución de la Liga de Defensa Africana Negra. Los discursos de esta estructura racista llaman al odio y a la discriminación. Sus acciones provocan alteraciones del orden público, como este fin de  semana en Val-de-Reuil, tuiteó.

El grupo se describe a sí mismo en Facebook como un “movimiento revolucionario para la defensa de los derechos de los afrodescendientes y africanos”. Casi 300.000 personas se han suscrito a su página de Facebook, y se cree que tienen decenas de miles de seguidores en todo el país.

Su presidente y fundador es Egountchi Behanzin, quien se autodenomina “activista político, luchador de la resistencia panafricana, luchador por la libertad, y revolucionario”, en su biografía de Twitter. 

Durante el fin de semana, miembros del grupo participaron en una masiva protesta en Val-de Reuil, en Normandía. En videos compartidos en redes, se puede ver a miembros del grupo acosando a funcionarios públicos del gobierno regional, así como entrando por la fuerza al ayuntamiento. También hubo informes de peleas violentas entre grupos kurdos y africanos en la ciudad.

“Al contrario de lo que dijeron los representantes de la ciudad, ningún partidario de la LDNA cometió agresión física contra los representantes del ‘casco antiguo de Reuil’”, dijo el portavoz del grupo terrorista en respuesta a los informes. 

Según BFM TV, el grupo tiene 15 días para apelar contra la medida de Darmanin. Si eligen no apelar la decisión, el presidente Macron puede ordenar desbaratar totalmente el grupo. Si apelan, el Consejo de Estado de Francia, un organismo de justicia administrativa autónomo, decidirá el asunto. 

El gobierno de Macron se ha mostrado cada vez más activo en el trato con los grupos que considera una amenaza para el Estado. A principios de este año, prohibió el grupo Génération Identitaire, un grupo de derecha paneuropea, y el grupo nacionalista pan-turco  conocido como los Lobos Grises

Ahora es cuestión de tiempo de ver si finalmente irán por los demás grupos terroristas de la talla de los fanáticos del Islam, Antifa, Black Lives Matter e inclusive Extinction Rebellion, un grupo anarquista ecologista extremadamente violento que el gobierno francés no se anima a tocar.


Por Alfonso Lorenzo de Olmos, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Francia

Tras la quinta semana de protestas, Macron permitirá que el Pasaporte Covid sea con un PCR negativo

Publicado

en

Luego de que casi 300.000 franceses salieran a las calles para protestar por quinto sábado consecutivo, el gobierno no hará obligatoria la vacunación contra el coronavirus.

El gobierno francés confirmó este domingo que relajará la dureza del pasaporte sanitario tras cinco semanas de protestas continuas. El “Pase Verde“, que acredita en forma de código QR con un cartel verde que indica el esquema de vacunación completo contra el coronavirus, ahora también dará verde si se tiene un test PCR negativo de 72 horas sin estar vacunado.

Este pasaporte, que ya era obligatorio desde junio en algunos eventos masivos, será obligatorio por decreto presidencial a partir de este lunes para acudir a restaurantes, bares o cafés, tanto bajo techo como al aire libre, y para viajar en trenes, colectivos y aviones.

El Ministerio de Salud hizo públicas estas modificaciones un día después de que casi 300.000 personas se manifestaran en toda Francia contra la exigencia de este certificado, ya que se consideraban que obligaba a estar vacunado para ejercer plenamente los derechos civiles, creando una suerte de Apartheid entre vacunados y no vacunados.

El ministro de Salud francés, Olivier Véran, no quiso atribuirle el cambio a las protestas y dijo que ya tenían pensado “desde un principio” darle validez a las pruebas negativas para los no vacunados, aunque admitió que lo cambiaron de 48 a 72 horas.

Según el funcionario, estos cambios frente a lo previsto hasta ahora permitirán afrontar mejor la demanda de pruebas. Esta última semana se efectuaron más de cuatro millones. Sea cual sea la cantidad de manifestantes opuestos a la vacuna, siempre será menos que la cifra de franceses que al mismo tiempo se vacunan, indicó.

El ministro francés de Sanidad, Olivier Véran.

Las protestas de este sábado, que se llevaron a cabo por quinto fin de semana consecutivo, fueron las más numerosas hasta la fecha: casi 300.000 personas se manifestaron ayer, frente a las 204.000 personas que habían protestado el pasado sábado, 31 de julio, frente a las 161.000 de la semana anterior o las 110.000 del día 17.

Para Véran, la ampliación a partir de este lunes del certificado sanitario no es una obligación de vacunación encubierta. Es una incitación a vacunarse, no una obligación, dijo sobre ese documento.

Cabe aclarar que según el decreto de Macron, tener la aplicación del Pasaporte Covid es una obligación, y según la norma será necesario tenerlo en el celular para recibir atención médica. Sobre esta polémica medida, el ministro agregó que en ningún caso debe ser un obstáculo para acceder a una atención urgente.

El pase sanitario y el avance de la vacunación deberían evitar otros toques de queda y el confinamiento”, justificó a todo esto Verán.

Seguir Leyendo

Francia

¿Quién es Florian Philippot, el líder de las protestas contra el gobierno de Macron que crece en las encuestas?

Publicado

en

El ex número dos del derechista Frente Nacional de Marine Le Pen, se alejó de uno de los principales partidos franceses en 2017 para hacer su propio camino en la política.

Florian Philippot, con tan solo 39 años, es el flamante presidente del partido Los Patriotas y, a pesar de haber tenido pésimos resultados en las últimas elecciones, se ha convertido en el principal líder de la oposición en las calles contra el gobierno de Emmanuel Macron.

Su propuestas son casi idénticas a las de Donald Trump en Estados Unidos, un Estado chico pero eficiente, impuestos los más bajos posibles, un libre mercado consolidado pero que no se doblegue ante China, una industria nacional competitiva, una frontera segura, una estrategia geopolítica inteligente sin interferir en asuntos extranjeros, y muchos otros puntos. Incluso uno de sus eslogan es “Francia Primero”.

Philippot se identifica como “gaullista“, en honor al difunto ex presidente Charles De Gaulle, quien comandó la creación de la Cuarta y la Quinta República de Francia, y es considerado un prócer de Francia (aunque muy resistido por la izquierda francesa). Esto le trajo muchos problemas con algunos sectores del Frente Nacional, partido predilecto de la derecha nacionalista antigaullista.

Philippot fue parlamentario europeo entre 2014 y 2019, y defiende contundentemente el #Frexit, una propuesta para que Francia siga los pasos del Reino Unido y se vaya de la Unión Europea.

A pesar de que los medios lo identifican como un extremista homofóbico, racista y xenófobo, Philippot es gay y tiene pareja masculina, aunque se opone a lo que llama como “lobby LGBT” y promete quitar de la educación la teoría de género.

La semana pasada, en el Trocadero, se manifestaron 11.000 personas que respondieron a una convocatoria de Philippot en París, y en todo el país hubo más de 160.000 protestantes bajo la consigna que promovió su partido: “No al pasaporte de vacunación de Macron“.

Philippot lleva varios meses organizando movilizaciones contra las restricciones sanitarias del gobierno, pero la propuesta de hacer obligatoria la vacunación ha catapultado su agenda a la cima, y se ha disparado en las encuestas como principal opositor a Macron.

En el discurso que dio en la Plaza del Trocadero, escuchado por decenas de miles de personas, criticó “la ideología covidista“ y las medidas “autoritarias” del gobierno. Se expresó en defensa de la libertad, acusando sin pelos en la lengua a Macron de ser un “tirano” y un “psicópata“.

Seguir Leyendo

Trending