Conecte con nosotros

Italia

Italia vota por un referéndum constitucional y elige gobernantes a nivel regional, en una elección histórica

Entre el 20 y 21 de septiembre, los italianos decidirán en un referéndum constitucional si reducen el tamaño de ambas cámaras del Congreso. Además, las regiones eligen nuevos gobernantes, y se espera un gran avance de la derecha de Salvini a nivel regional.

Publicado

en

Durante este domingo 20 de septiembre y el subsecuente lunes 21, los italianos votarán en elecciones regionales que definirán el futuro político de 7 de las 20 provincias italianas, además de en un referéndum que podría cambiar la composición del Poder Legislativo nacional para siempre.
A nivel nacional, en esta jornada se votará un referéndum constitucional que plantea reducir la cantidad de parlamentarios en más de un tercio, llevando la cantidad de diputados de 630 a 400, y la cantidad de senadores de 315 a 200.
Esta reforma, impulsada inicialmente por Matteo Salvini, el líder del partido de derecha La Lega, fue retrasada por la ruptura de Gobierno entre La Lega y Movimiento 5 Estrellas (M5S), y fue finalmente enviada al Parlamento por el actual gobierno de coalición de centro-izquierda entre el Partido Demócrata (PD), el M5S, Italia Viva y otros pequeños partidos de extrema izquierda.
Las encuestas indican que el referéndum sería aprobado por una mayoría abrumadora, superior al 70% de los votos. Esto se debe al amplio consenso generado en todo el arco político al respecto, excepto en algunos partidos minoritarios que ven amenazado su acceso al parlamento.
Parlamento italiano en la actualidad. Fuente: La Vanguardia.

Ad

Por otra parte, en esta misma jornada se llevarán a cabo elecciones para elegir a los presidentes regionales de 7 de las 20 regiones que conforman al país: Valle de Aosta, Apulia, Campania, Liguria, Marcas, Toscana y Véneto.

El pasado 26 de enero se habían llevado a cabo elecciones regionales en Calabria y Emilia-Romaña. En ambas, el gobernante y centro-izquierdista Partido Demócrata se llevó fuertes golpes: 
En Calabria, el Partido Demócrata fue derrotado por la coalición de centro-derecha, liderada por el liberal-conservador Forza Italia, con una ventaja de 25 puntos, una diferencia impactante respecto a la elección de 2014, cuando los demócratas habían vencida a Forza por casi 38 puntos, un giro de casi un cuarto del electorado de la izquierda a la derecha en 6 años.
En Emilia-Romaña, bastión histórico de la izquierda italiana, el Partido Demócrata logró retener el poder por tan solo 3 puntos de diferencia, mientras que el candidato del Movimiento 5 Estrellas, de corte anti-establishment pero sin ideología clara, cosechó un 5%, y generó tensiones en la coalición gobernante nacional.
Una derrota del PD en dicha región hubiera sido catastrófica, ya que desde el comienzo de la existencia de la región, en 1970, fue liderada por partidos de izquierda: entre 1970 y 1995 gobernó cómodamente el Partido Comunista Italiano, y desde 1995 hasta ahora lo hizo su partido sucesor, el Partido Demócrata.

Ad

Las 7 regiones que van a elecciones pintan una situación muy parecida, con posibilidades de grandes triunfos de la derecha y grandes derrotas de la izquierda.

Valle de Aosta

En la región más pequeña de Italia, que cuenta con menos de 130.000 habitantes, una crisis política causó que se anticiparan las elecciones previstas para 2023, luego de pasar por 6 gobernadores en 3 años
El actual Presidente Pegional, Renzo Testolin, de ideología liberal de centro, actúa de manera interina tras la renuncia de Antonio Fosson.
El socioliberal Testolin, actual Presidente Regional interino. Fuente: Valledaostaglocal.

En esta región el partido predominante desde 1978 es la Unión Valdostana (UV), de ideología centrista liberal y regionalista. 
Sin embargo, en 2018 el liderazgo de la UV fue desafiado por una nueva vertiente local de La Lega de Salvini. En las elecciones de ese año, la UV alcanzó tan solo el 19,3% de los votos y 7 bancas en el parlamento valdostano, mientras que Lega alcanzó el 17,1%, lo que por el sistema D’Hont también consiste en 7 bancas.
Este ajustado resultado obligó a la UV a pactar con la centro-izquierda regional para garantizar su gobernabilidad, en una alianza que incluyó a la Unión Progresista Valdostana y a la versión local del Partido Demócrata, entre otros partidos locales.
No ha habido sondeos en este ciclo electoral ya que la elección fue adelantada y no dio margen para mucha campaña, pero existe una alta probabilidad de que La Lega logre dar la sorpresa y pase a controlar esta región, gracias a los votantes de la Unión Valdostana que se vieron traicionados por su pacto con la centro-izquierda regional.

Apulia

En esta región, controlada actualmente por el Partido Demócrata a través del presidente regional Michele Emiliano, las encuestas indican una probable victoria del candidato de la coalición de derecha, Raffaele Fitto, quien pertenece al nacionalista Hermanos de Italia, pero cuenta con el apoyo de Forza Italia y La Lega.
De todos modos, Fitto vencería a Emiliano por un muy escaso margen, rondando ambos el 40% de los votos. Debido a esto, son determinantes los resultados que obtengan la candidata del Movimiento 5 Estrellas, Antonella Laricchia, así como Ivan Scalfarotto, de Italia Viva, quienes pueden conformar una coalición con los demócratas para superar a la derecha.

Al igual que en las elecciones de Emilia-Romaña en enero, la división de la izquierda podría volver a dar un golpe a nivel regional, esta vez aún mayor, tensionando fuertemente la coalición nacional. 

El M5E insiste con presentar candidatos separados del PD, y en este caso Laricchia podría obtener hasta un 15% de los votos. Por su parte, Scalfarotto obtendría menos de un 5%, sostenido en un vano intento del ex-premier Matteo Renzi de instalar su partido de centro-izquierda Italia Viva a nivel regional.

El candidato conservador Raffaele Fitto, posible vencedor de las elecciones. Fuente: Controcampus.

Ad

Campania

Todo indica que el Partido Demócrata lograría retener la tercera región más populosa de Italia, donde el actual presidente regional Vincenzo De Luca obtendría más del 50% de los votos apoyado por el PD, Italia Viva y diversos partidos regionales, frente al ex presidente Stefano Caldoro, perteneciente a Forza Italia y apoyado por Lega y Hermanos de Italia, que rondaría el 30%.
En Campania, el M5E también presenta candidata propia, en este caso Valeria Ciarambino, quien según los sondeos alcanzaría entre el 10 y el 15% de los votos. Sin embargo, debido a la alta cantidad de indecisos reportados en los últimos sondeos, cercana al 25%, no son menores las chances de un resultado sorpresa donde la división entre el PD y el M5E pueda resultar en una victoria de Caldoro.

Liguria

La región norteña de Liguria es la única en la que el partido de centro-derecha Cambiemos cuenta con chances claras de victoria en estas elecciones, en coalición con otras fuerzas de derecha
Allí, el presidente regional Giovanni Toti busca su reelección, apoyado por La Lega, Forza Italia y Hermanos de Italia. Según las encuestas, Toti obtendría cómodamente más del 50% de los votos frente a Ferruccio Sansa, candidato independiente apoyado por el Partido Demócrata y el Movimiento 5 Estrellas.

Sansa alcanzaría entre un 35 y un 40% de los votos, mientras que Aristide Massardo, de Italia Viva, lograría un mísero 4%. Los indecisos en los últimos sondeos son menores al 15%, indicando que nada se interpondría entre la centro-derecha liderada por Toti y la reelección.

El liberal-conservador Giovanni Toti, actual presidente regional. Fuente: La Vanguardia.

Marcas

La elección en esta región céntrica podría ser una de las más impactantes de la jornada, ya que aquí el gobernante Partido Demócrata tiene altas chances de perder el poder en manos de la centro-derecha.
El actual Presidente Regional y candidato por la centro-izquierda, Maurizio Mangialardi, alcanzaría solo un 35% de los votos frente al retador Francesco Acquaroli, de Hermanos de Italia y apoyado por La Lega y Forza Italia, quien obtendría entre un 45% y un 50% de las intenciones.
Por su parte, el candidato separado del M5E, Gian Mario Mercorelli, obtendría alrededor del 10%. Al igual que en otras de las regiones ya detalladas, un resultado ajustado pero con victoria de Acquaroli podría resultar en nuevas y renovadas tensiones entre el PD y el M5E a nivel nacional.

Ad

Toscana

Otra de las regiones históricamente izquierdistas junto a Emilia-Romaña, la Toscana comenzó su existencia en 1970 bajo el gobierno del Partido Comunista Italiano, en coalición con el Partido Socialista Italiano. Esta alianza entre comunistas y socialistas se mantendría hasta 1980, cuando los comunistas obtuvieron suficientes bancas para gobernar por su cuenta, resultado que repetiría en 1985. 
En 1990 su pésimo gobierno le otorgó malos resultados electorales y se vieron forzados a coalicionar con los socialistas nuevamente, y en 1995 tras la disolución del Partido Comunista, el Partido Demócrata se alzó como su sucesor y gobierna allí desde entonces sin interrupciones.
Esto podría cambiar por primera vez en la historia, ya que los sondeos indican una diferencia mínima (de entre el 2% y 4%) entre Eugenio Giani, apoyado por el PD e Italia Viva, y la candidata de La Lega, Susanna Ceccardi, apoyada por Forza Italia y Hermanos de Italia.
La candidata conservadora Susanna Ceccardi en la playa junto al líder de Lega, Matteo Salvini. Fuente: Affari Italiani.
Nuevamente, la definición terminará dependiendo de la división de la izquierda, ya que no solo volverá a haber una candidatura separada del Movimiento 5 Estrellas (Irene Galletti), sino que además presentaron candidatos una nueva coalición socialista regional llamada Toscana a la Izquierda (Tommaso Fattori), y dos distintas vertientes comunistas (Salvatore Catello y Marco Barzanti).
Una victoria de Ceccardi debido a la división de la izquierda no sólo sería histórica, sino que podría causar el quiebre definitivo de la tensa coalición gobernante a nivel nacional entre PD, M5E, IV y el socialismo.

Véneto

En la quinta región más populosa del país y donde más apoyo ha tenido la derecha en los últimos tiempos, La Lega busca la reelección de su candidato Luca Zaia, apoyado por Forza Italia y Hermanos de Italia.
Los sondeos indican que Zaia lograría una ventaja extremadamente amplia frente a Arturo Lorenzoni, candidato del Partido Demócrata, además de Enrico Cappelletti del M5E, Daniela Sbrollini de Italia Viva, y Antonio Guadagnini del regionalista Partido de los Venecianos.
Zaia se impondría con más del 70%, frente al 15% de Lorenzoni y 5% de Cappelletti, aunque aún prevalece una alta cantidad de indecisos que podrían definir distintos balances de poder en el parlamento veneciano. Sin embargo, la victoria de Zaia y la derecha está asegurada en uno de los bastiones históricos de la derecha italiana, que gobierna allí desde los orígenes de la región en 1970.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Italia

Italia impulsa una fuerte rebaja de impuestos para “lograr un crecimiento estructural”

Publicado

en

Todos los arcos políticos en Italia se han unido para impulsar una reforma fiscal y tributaria que baje efectivamente los impuestos en el país europeo, como mecanismo para salir de la crisis económica.

El gobierno de coalición que encabeza Mario Draghi promovió una reforma fiscal que incluye una importante baja de impuestos con el objetivo de “impulsar un crecimiento estructural en el país”, según dijo este domingo el ministro italiano de Economía, Daniele Franco, que aseguró que la economía nacional avanzará al menos un 5,8% en 2021 y un 7% en 2022, producto de esta rebaja impositiva.

“La reforma fiscal se centrará en mitigar la presión fiscal y en rebajar el impuesto sobre la renta de las personas físicas, ya que la carga tributaria debe ser lo más favorable posible, entre otros factores, para potenciar el empleo y ayudar”al país a crecer en el medio y largo plazo en la medida de lo posible”, dijo Franco, en una intervención en el Foro de diálogo económico Ambrosetti, que concluye hoy en la localidad italiana de Cernobbio (norte).

La estimación de crecimiento del 5,8% es superior a la estimada por el Ejecutivo el pasado mes abril, antes de que se proponga la reforma, cuando se calculó que el Producto Bruto Interno (PBI) crecería un 4,5% este año, y ya fue adelantada este sábado por el presidente de la República, Sergio Mattarella, que comentó que Italia crecerá un 6 por ciento en 2021 y un 7 por ciento en 2022, según las estimaciones del gobierno.

El ministro italiano reconoció que no existen “varitas mágicas” para salir de la crisis derivada de la pandemia, pero que uno de los factores cruciales será la correcta aplicación del Plan de Recuperación, que tiene una dimensión total de más de 200.000 millones de euros y que se financiará con 191.500 millones de euros que Italia recibirá del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia europeo, un fondo creado por la contribución de todos los países de la Unión Europea a lo largo de los años, y que se utiliza en momentos de crisis, además de 30.000 millones de recursos propios.

El Gobierno italiano debe presentar antes de finales de este mes una actualización del cuadro macroeconómico de este año y los tres siguientes, que le servirá para elaborar los presupuestos generales de 2022 que deberán ser aprobados para final de año, una vez recibido el visto bueno de la Comisión Europea.

Para esto, Italia debe implementar algunas medidas sanitarias que estén acorde a las “recomendaciones” de la Comisión, entre ellas el ‘Pase Verde’, que obliga a los ciudadanos a estar vacunados para poder ejercer sus derechos: ir a restaurantes, ir al cine, usar transporte público o salir del país.

Los partidos de derecha La Lega (Salvini) y Forza Italia (Berlusconi), quienes forman parte del gobierno de coalición italiano, han tenido que agachar la cabeza y aceptar el pasaporte sanitario, porque si no la Unión Europea no le giraría los fondos e Italia entraría en una recesión sin precedentes.

Seguir Leyendo

Italia

El ocaso del Movimiento 5 Estrellas: Giuseppe Conte es nombrado nuevo presidente del partido

Publicado

en

Una de las caras más visibles del establishment italiano asumió la presidencia del M5S, el partido más grande del Parlamento pero que actualmente no supera el cuarto puesto en las encuestas, tras haber traicionado a sus votantes.

El ex primer ministro italiano Giuseppe Conte tomó el sábado oficialmente control del Movimiento 5 Estrellas (M5S, por sus siglas en italiano), el mayor partido en el Parlamento pero que actualmente está profundamente dividido.

El M5S empezó como un movimiento anti clase política, profundamente anti establishment y que prometía una renovación en Italia. Esto lo llevó a ser el partido más votado en las elecciones del 2018, por delante del derechista La Lega, que también prometía una reforma política en el país.

Esto llevó a una inusual alianza, entre M5S y La Lega, en una especie de coalición izquierda/derecha para sacar al país de la crisis de representación que estaba atravesando. Para coordinar esta extraña unión, ambos partidos acordaron designar a Conte como Primer Ministro, que hasta ese entonces era un jurista de renombre sin afiliación partidaria y que designaría un gabinete tecnócrata de expertos para sacar al país de la crisis.

Esta alianza fue un fracaso. El M5S terminó tomándole gusto a ser parte de la clase dirigente y rápidamente expulsó a su líder Beppe Grillo en favor de Luigi Di Maio, por ese entonces Canciller de la coalición y miembro del establishment italiano.

Conte también tuvo un giro inesperado. Lejos de la imagen centrista y moderada que había tenido antes de su designación, al llegar al poder expulsó a La Lega del gobierno, sumó al socialdemócrata Partido Demócrata a la coalición y formuló un gobierno de extrema izquierda: estatizó múltiples empresas, entre ellas la aerolínea Alitalia, la constructora ASPI y la manufacturera Ilva.

Los italianos, que no habían votado un gobierno de extrema izquierda, de hecho, habían votado todo lo contrario, dado que La Lega es un partido de derecha y M5S era en 2018 un partido tercera posición, terminó completamente desilusionado con Conte y múltiples marchas se empezaron a organizar en su contra, especialmente tras el fracaso rotundo en la gestión de la pandemia.

Conte terminó dimitiendo en enero y se formó un nuevo gobierno de unidad, esta vez con todos los partidos italianos adentro, con la única excepción del derechista Fratelli de Giorgia Meloni, que es actualmente la única oposición en el Parlamento. Este gobierno, a cargo del economista Mario Draghi, tiene como objetivo sacar a flote a Italia, cuya economía quedó por los suelos con la pandemia.

Conte se convirtió en el principal aliado de China en Europa.

En las últimas elecciones regionales, llevadas a cabo en 2020, el M5S perdió en 2 años todo el apoyo que había logrado, pasando de ser la segunda fuerza a nivel nacional y primera en el Parlamento a último lugar en todas las provincias del país. Esto generó la dimisión de Di Maio, y las autoridades del partido, enamoradas ahora del poder político que tanto habían despotricado en el pasado, nominaron a Conte como su nuevo presidente.

En una votación en línea, a la que accedieron 62.000 personas y que tenía a Conte como único candidato, se confirmó su designación el viernes por la noche con casi el 93% de los votos. Hubo un 7% que votó en blanco.

Conte prometió seguir apoyando a Draghi, quien dirige desde febrero el gobierno de unión nacional. Según indicó al diario Il Fatto Quotidiano, “el M5S trabajará para aportar una cooperación fiel al gobierno de un país que todavía tiene que salir de la emergencia económica y sanitaria“.

Como era de esperarse, la designación de Conte generó una enorme fractura en el M5S, principalmente entre las autoridades del partido, que fueron elegidas en 2018 y hasta 2023 no deberán ser renovadas, y los fieles votantes del partido, que piden volver a las raíces de la formación política que nació del descontento general tras la crisis financiera del 2008 y de los salvatajes que dio el gobierno a las principales empresas del país mientras la gente perdía su empleo.

Hoy en día el Movimiento que toma su nombre de las 5 propuestas originales de Beppe Grillo (el bien común, la ecología, la justicia social, la innovación tecnológica y la economía social de mercado) cuenta con un mínimo apoyo dentro de la sociedad a pesar de seguir siendo el partido más grande del Parlamento y un miembro fundamental del actual gobierno.

Los sondeos lo dan en 4to o 5to lugar, con menos del 15% de la intención de voto a nivel nacional. En 2018, había sacado casi 40%.

Seguir Leyendo

Italia

El gobierno de Italia impone el pasaporte de vacunación y el país estalla en protestas

Publicado

en

Con foco en la ciudad de Turín, el movimiento No Paura Day (Día Sin Miedo) organizó una serie de masivas protestas contra el gobierno italiano por implementar el “Covid Green Pass”.

El gobierno de Mario Draghi implementó este jueves el “Pase Verde Covid” según las especificaciones de la Unión Europea: a partir del 6 de agosto, los italianos deberán mostrar un certificado de vacunación en sus celulares para entrar en espacios cerrados como cines, restaurantes, museos, teatros, gimnasios, etc.

Para los infractores de la medida están previstas multas entre 400 y 1.000 euros, mientras los gestores de las actividades que toleren las transgresiones no solo incurrirán en sanciones pecuniarias, sino que arriesgarán el cierre del local para un período entre uno y diez días.

Pero la medida va más allá y según el mismo primer ministro, en septiembre se debatirá acerca de hacer este pase una obligación para poder viajar dentro del país en tren, avión o colectivo de larga distancia, lo cual muchos grupos anti-cuarentena aseguran que es inconstitucional.

Por este motivo, el movimiento No Paura Day (Día Sin Miedo) organizó a través de las redes sociales una masiva manifestación en la ciudad de Turín para el jueves a la noche, exigiendo a las autoridades revocar el certificado verde, abstenerse de imponer la vacunación obligatoria y no prorrogar más el estado de emergencia por el coronavirus.

Según declara el movimiento en su cuenta de Facebook, su objetivo consiste en que “la gente sea cada vez más consciente de lo que quieren imponer a toda la población, utilizando como excusa una pandemia y un verdadero estado de emergencia militar. Se trata de nuestro presente y del futuro de las próximas generaciones“.

La marcha tuvo varios ponientes, entre ellos Roberto Mossetto, líder del partido opositor Forza Nuova Torino y Ugo Mattei, profesor universitario y candidato a la alcaldía de la capital piamontesa por una lista cívica. Entre el público, se cantó: “No a la dictadura, queremos libertad“.

En los próximos días el movimiento planea organizar manifestaciones en otras ciudades italianas, hasta que el gobierno socialdemócrata dé marcha atrás con el pasaporte de vacunación.

Seguir Leyendo

Trending