Seguinos en redes

Suiza

Suiza acusa a un hombre de dirigir actividades mediáticas para el Estado Islámico y Al Qaeda

Publicado

en

Un hombre turco de 26 años ha sido acusado de apoyar al Estado Islámico y a al-Qaeda a través de múltiples plataformas de redes sociales, alentando a otros a unirse a los grupos terroristas.

Los fiscales federales en Suiza acusaron a un ciudadano turco de dirigir una “agencia de medios” para promover a Al Qaeda y al Estado Islámico a través de las redes sociales y recaudar dinero para ayudar a escapar a los partidarios de los grupos extremistas.

El hombre de 26 años, que vivía en el cantón de Schaffhausen, ubicado al norte de Suiza, cerca de la frontera alemana, también está acusado de alentar a otra persona a viajar a Medio Oriente para unirse a las organizaciones, ambas prohibidas en Suiza. Esta persona, que vivía en Austria, fue arrestada por las autoridades austriacas poco antes de su partida prevista para Siria, dijo la Procuraduría General.

El ciudadano turco, que no ha sido nombrado, ha sido acusado tras una investigación iniciada en octubre de 2019,  dijo el martes la Oficina del Fiscal General (OFG). “La Procuraduría General acusa al sospechoso de haber alentado a una persona que era menor de edad en el momento del crimen a aprobar la ideología del Estado Islámico y de haber promovido la decisión de esta persona de viajar al territorio controlado por el ISIS y unirse al ISIS allí“, dijo la Procuraduría General en un comunicado oficial.

Propaganda del Estado Islámico

El sospechoso fue acusado de operar su propia “agencia de medios” a través de la traducción y difusión de propaganda de ISIS y Al-Qaeda. También habría guardado numerosos archivos con videos e imágenes que mostraban representaciones prohibidas de actos de violencia y había enviado una de esas imágenes a otra persona, dijo la Procuraduría General.

La Procuraduría General también acusa al sospechoso de proporcionar apoyo material al ISIS mediante la recaudación de dinero a través de una plataforma de donación internacional. Supuestamente tenía la intención de enviar el dinero a los partidarios del Estado Islámico en un campo de prisioneros en Siria para permitirles escapar.

El caso ahora ha sido remitido al Tribunal Penal Federal en Bellinzona, finalizó la Procuraduría General.

En febrero de este año, el Centro de Lucha contra el Terrorismo de Europol brindó su apoyo a la Policía Nacional española en una importante operación contra el terrorismo yihadista en la que un total de cinco miembros del ISIS fueron arrestados en menos de dos semanas en el marco de dos operaciones antiterroristas diferentes.

La primera investigación, conocida como Operación KITAL, resultó en el arresto de tres personas en Barcelona, Girona y Valencia por financiación del terrorismo. El sospechoso principal habría utilizado una compleja red de empresas con presencia internacional para desviar fondos a un grupo militante terrorista con sede en Libia y con vínculos con el ISIS. Se cree que él mismo estaría relacionado, además, con el liderazgo del grupo.

La segunda operación, conocida como Operación FARCOL, resultó en el arresto de dos personas por su presunta participación en los delitos de enaltecimiento y adoctrinamiento terrorista. Según la Policía Nacional, la investigación comenzó hace dos años cuando los especialistas en la lucha antiterrorista detectaron en redes sociales un vídeo de apoyo y exaltación a presos ya condenados por integración en organización terrorista.

Sede de la Europol

En las investigaciones participaron de forma conjunta agentes de la Comisaría General de Información y la Brigada Provincial de Información de Melilla siendo coordinada por la Fiscalía de la Audiencia Nacional y supervisada por el Juzgado Central de Instrucción N°1. Como se mencionó anteriormente, ambas operaciones contaron con el apoyo Centro de Lucha contra el Terrorismo de Europol.

Economía

El Banco Nacional Suizo decidió rescatar al Credit Suisse y las acciones rebotan hasta un 40% en la apertura

Publicado

en

La máxima autoridad monetaria de Suiza anunció un masivo rescate por el equivalente a  54.000 millones de dólares para reforzar las líneas de liquidez y afianzar la confianza de los inversores. 

Tras la negativa del Banco Nacional Saudí y las presiones políticas para evitar un rescate, finalmente el Banco Nacional de Suiza anunció públicamente que enviará un préstamo de ayuda financiera para sanear las finanzas del Credit Suisse, y así estabilizar la situación de una de las entidades financieras más importantes de Europa.

El préstamo asciende a los 50.000 millones de francos suizos (equivalentes a 54.000 millones de dólares), y tiene por objetivo recuperar las líneas de liquidez necesarias para descomponer el shock especulativo contra los depósitos, y recobrar la confianza de los inversores en el mercado bursátil.

Se trata del primer gran paquete de rescate aprobado para la institución desde el año 2008, ya que aún en medio de la situación crítica generada por la pandemia en 2020, este tipo de medidas no fueron necesarias. Además, de considerarse necesario y en caso de una nueva corrida generalizada, el Credit Suisse podrá acceder a la liquidez proporcionada por la autoridad monetaria suiza

La Autoridad Suiza Supervisora del Mercado Financiero (FINMA) publicó una declaración conjunta junto con el propio Banco Nacional suizo para aseverar que el Credit Suisse cumple exitosamente los requisitos de liquidez y capital especialmente impuestos para grandes instituciones con “importancia sistémica” para la estabilidad general del mercado financiero.

“El Banco Nacional Suizo (BNS) y la Autoridad Suiza de Supervisión de los Mercados Financieros (FINMA) informan de que no hay riesgo de contagio directo entre los problemas de algunos bancos en Estados Unidos y el mercado financiero suizo. Los estrictos requisitos de capital y liquidez de las instituciones financieras suizas garantizan su estabilidad”, reza el comunicado conjunto de ambas instituciones. 

La plaza financiera reaccionó rápidamente a las medidas anunciadas. Los títulos del Credit Suisse se dispararon hasta un 40% en las primeras horas de la apertura del día, y más tarde el valor de la acción se estabilizó acumulando una suba del 19,5% con respecto al día miércoles

Las acciones de la institución se habían desplomado hasta un 24% durante la jornada del miércoles, y acumulaban una muy fuerte retracción del 49,3% desde la cotización del pasado 2 de febrero.

Por su parte, las bolsas europeas también registraron un efecto rebote y subieron hasta un 1% en las primeras horas de la apertura del jueves, recuperándose levemente tras el derrumbe del 3% en el día de ayer.

La quiebra del Silicon Valley Bank estadounidense, seguida rápidamente por la intervención y liquidación del Signature Bank, provocó una migración masiva de capitales desde títulos de alto riesgo hacia activos confiables por excelencia. En la avalancha por el desprendimiento de los riesgos, la débil posición del Credit Suisse se vio dramáticamente afectada por las expectativas de los inversores. 

Seguir Leyendo

Economía

El gigante Credit Suisse al borde de la quiebra en medio de la corrida bancaria: Suiza asegura que está dispuesto a salvarlo

Publicado

en

La firma financiera sufrió un desplome bursátil después de que su principal accionista, el Banco Nacional Saudí, anunciara públicamente que dejará de suministrar ayuda financiera a la institución. La decisión tuvo lugar tan solo días después del pacto Arabia Saudita-Irán patrocinado por China.

Los mercados financieros globales volvieron a sufrir un cimbronazo, pero esta vez el epicentro del impacto no provino de Estados Unidos sino de Europa. El Credit Suisse Group, una de las 20 empresas de servicios financieros más importantes del mundo, sufrió una violenta caída bursátil en la apertura del día miércoles.

Los títulos del Credit Suisse se derrumbaron hasta un 30% en las primeras horas de la rueda financiera de este miércoles en la Bolsa de Zúrich. Más tarde repuntaron ligeramente, y se logró aminorar la caída hasta un 13% en el cierre del día, con el anuncio del Banco Nacional Suizo que estaría dispuesto a inyectar liquidez para salvarlo.

Las caídas de esta jornada fueron las más pronunciadas para las bolsas europeas desde el año 2020, y es el segundo gran colapso financiero después de la quiebra del Silicon Valley Bank estadounidense tan solo días atrás.

Sin embargo, la caída del Credit Suisse tiene un trasfondo geopolítico adicional. Antes de la apertura de los mercados, el Banco Nacional de Arabia Saudita (su principal accionista) anunció públicamente que dejará de brindar ayuda financiera para solventar los desequilibrios de la institución.

La firma bancaria sufrió un shock rápido y contundente, y quedó al borde de la quiebra al momento que el Banco Nacional de Suiza y el Banco Central Europeo anunciaron que están dispuestos a rescatarla, pero no precisaron mayores detalles. 

En efecto, el Credit Suisse reportó pérdidas de hasta 7.293 millones de francos suizos (equivalente a US$ 7.400 millones de dólares) de acuerdo al Estado de resultado anual correspondiente a 2022, un monto que prácticamente cuadruplica las pérdidas percibidas en 2021.

El Banco sufrió una abrupta corrida contra su posición de liquidez por un monto de 123.200 millones de francos suizos en cuestión de días, un efecto provocado por miles de ahorristas e inversores escépticos con su desempeño. La negativa de un rescate por parte de los socios accionistas sólo agudizó el colapso. 

Las autoridades saudíes decidieron simplemente dejar caer al banco a su suerte. El presidente del Banco Saudí, Ammar al Khudairy, aseguró a la prensa que el rescate no pudo ser aprobado porque implicaría superar el 10% del total de la participación accionaria a cargo del banco y por cuestiones regulatorias (internas de Arabia Saudita) esto no está permitido.

Sin embargo, las leyes en el país árabe son maleables según lo que necesite la Corona, por lo que este repentino respeto por la legislación no es una buena excusa. Por el contrario, se especula que hay razones políticas detrás de la decisión del Banco Nacional de Arabia Saudita, y no estrictamente económicas como se dio a entender.

Esto puede venir de la mano que hace tan solo cinco días, Arabia Saudita e Irán celebraron un histórico acuerdo político y económico patrocinado por el régimen chino. Además de normalizar relaciones diplomáticas, las cláusulas del convenio incluyen la profundización del flujo de relaciones comerciales entre países en detrimento de otros destinos de inversión.

De esta manera, China podría haber pedido a los saudíes que derriben al estandarte del sistema financiero europeo, aprovechándose de la corrida bancaria que está sucediendo en estos momentos en Estados Unidos y algunas zonas de Europa.

El impacto no tardó en arribar a los principales bancos europeos. Las acciones del Société Générale francés se desplomaron un 12,5% el día miércoles, BNP Paribas cayó un 11%, Commerzbank un 10%, el UBS retrocedió un 8,5% y el Deutsche Bank sufrió una caída del 8,4%.

Seguir Leyendo

Suiza

El Banco Central de Suiza pierde 143.000 millones de dólares en los primeros 9 meses del año

Publicado

en

La autoridad monetaria debió enfrentar el hundimiento de su cartera de activos y bonos, así como la fuerte apreciación del franco suizo. Se trata de la mayor pérdida contable en la historia del banco desde su fundación.

El más reciente informe acerca del balance del Banco Nacional de Suiza (la autoridad monetaria central del país) revela una pérdida de hasta 142.200 millones de francos suizos en los primeros 9 meses de 2022, un monto equivalente a los US$ 142.600 millones. 

El resultado negativo es el más importante registrado en toda la historia del banco central suizo desde su fundación en 1907. La mayor parte de las périddas (más del 90% de las mismas) son explicadas por la caída en la tenencia de activos financieros y bonos adquiridos por el banco en el año 2020.

A diferencia de lo que ocurre en países inflacionarios como Argentina, en donde la devaluación sistemática del peso arroja resultados contables positivos para el banco central como consecuencia de guardar reservas en divisas, en Suiza se observa exactamente lo contrario: la apreciación del franco trae consigo pérdidas contables

Solamente en concepto a las variaciones del tipo de cambio, la autoridad bancaria central de Suiza registró pérdidas por 24.400 millones de francos en los primeros 9 meses del año. Se redujo el valor de las participación accionaria del banco en empresas como Starbucks y Google, y el mayor tipo de cambio favorable provocó pérdidas por las tenencias de divisas de otros países en su activo (divisas que ahora valen menos en términos de francos)

El mismo efecto se registró sobre las tenencias de oro, ya que incluso este histórico respaldo tuvo pérdidas y se devaluó en relación al cada vez más imbatible franco suizo. Las pérdidas por la desvalorización relativa del oro ascendieron a los 1.100 millones de francos hasta septiembre

Al ser un banco central, la autoridad monetaria no puede quebrar ya que siempre cuenta con el respaldo de la emisión de dinero para hacer frente a sus necesidades. Sin embargo, los balances negativos impactan de lleno en la contabilidad fiscal del país y afectan al Gobierno suizo

Las utilidades fidedignas de los bancos centrales nacionalizados son comúnmente distribuidas a las autoridades fiscales, del mismo modo en que lo haría cualquier banco con sus accionistas. Pero al registrar pérdidas operativas, el Banco Nacional de Suiza no tendrá ninguna utilidad para distribuir

En más de 100 años de historia solamente se registró una situación similar, en el año 2013, pero en todos los años restantes la autoridad monetaria giró utilidades exitosamente al fisco. Las pérdidas podrían implicar que el banco central suizo no sea capaz de distribuir ganancias ni al Gobierno federal ni a los respectivos Cantones

Seguir Leyendo

Tendencias