Seguinos en redes

Suiza

El Banco Central de Suiza pierde 143.000 millones de dólares en los primeros 9 meses del año

Publicado

en

La autoridad monetaria debió enfrentar el hundimiento de su cartera de activos y bonos, así como la fuerte apreciación del franco suizo. Se trata de la mayor pérdida contable en la historia del banco desde su fundación.

El más reciente informe acerca del balance del Banco Nacional de Suiza (la autoridad monetaria central del país) revela una pérdida de hasta 142.200 millones de francos suizos en los primeros 9 meses de 2022, un monto equivalente a los US$ 142.600 millones. 

El resultado negativo es el más importante registrado en toda la historia del banco central suizo desde su fundación en 1907. La mayor parte de las périddas (más del 90% de las mismas) son explicadas por la caída en la tenencia de activos financieros y bonos adquiridos por el banco en el año 2020.

A diferencia de lo que ocurre en países inflacionarios como Argentina, en donde la devaluación sistemática del peso arroja resultados contables positivos para el banco central como consecuencia de guardar reservas en divisas, en Suiza se observa exactamente lo contrario: la apreciación del franco trae consigo pérdidas contables

Solamente en concepto a las variaciones del tipo de cambio, la autoridad bancaria central de Suiza registró pérdidas por 24.400 millones de francos en los primeros 9 meses del año. Se redujo el valor de las participación accionaria del banco en empresas como Starbucks y Google, y el mayor tipo de cambio favorable provocó pérdidas por las tenencias de divisas de otros países en su activo (divisas que ahora valen menos en términos de francos)

El mismo efecto se registró sobre las tenencias de oro, ya que incluso este histórico respaldo tuvo pérdidas y se devaluó en relación al cada vez más imbatible franco suizo. Las pérdidas por la desvalorización relativa del oro ascendieron a los 1.100 millones de francos hasta septiembre

Al ser un banco central, la autoridad monetaria no puede quebrar ya que siempre cuenta con el respaldo de la emisión de dinero para hacer frente a sus necesidades. Sin embargo, los balances negativos impactan de lleno en la contabilidad fiscal del país y afectan al Gobierno suizo

Las utilidades fidedignas de los bancos centrales nacionalizados son comúnmente distribuidas a las autoridades fiscales, del mismo modo en que lo haría cualquier banco con sus accionistas. Pero al registrar pérdidas operativas, el Banco Nacional de Suiza no tendrá ninguna utilidad para distribuir

En más de 100 años de historia solamente se registró una situación similar, en el año 2013, pero en todos los años restantes la autoridad monetaria giró utilidades exitosamente al fisco. Las pérdidas podrían implicar que el banco central suizo no sea capaz de distribuir ganancias ni al Gobierno federal ni a los respectivos Cantones

Suiza

Referéndum en Suiza: El pasaporte sanitario fue aprobado por consulta popular y la vacunación contra el Covid será obligatoria

Publicado

en

Después de una campaña tensa que llevó a violentas protestas en todo el país, los resultados muestran que alrededor de dos tercios de los votantes apoyó la ley que da base legal para el pasaporte Covid.

Los votantes suizos han respaldado firmemente una ley que implementó el pasaporte sanitario el país en el mes de septiembre. El gobierno convocó un referéndum vinculante luego de semanas de protestas en contra de la polémica medida, que requiere presentar certificado de vacunación contra el Covid para ir a restaurantes, bares, cines, teatros y usar el transporte público.

Con más de 2 millones de votos a favor, el 62% de los suizos sufragantes respondieron que “Sí” ante la pregunta: “¿Desea mantener la obligación de mostrar certificado de vacunación durante la pandemia de Covid-19?”.

El 38% (unos 1.361.284 votos) dijeron que “No”, pero sus libertades personales quedarán avasalladas por la “dictadura de la mayoría”, uno de los mayores problemas que presentan los países que en vez de ser republicanos son democracias directas.

La policía cercó la sede del gobierno y el parlamento en Berna en previsión de nuevas protestas por el resultado. Los opositores a la ley hicieron campaña diciendo que la medida crea un sistema de “apartheid” en el país sin precedentes.

Lo que se hizo en Suiza por consulta popular, en el resto de Europa se está implementando por decreto, sin debatirlo en el Congreso, y con poderes extraordinarios producto de una emergencia sanitaria que hace casi un año que ya no existe más.

Según medios locales, a pesar de que Suiza lleva a cabo consultas populares prácticamente todos los meses hace décadas, nunca un referéndum había propiciado tal clima de hostilidad como esta vez, por lo que las crecientes tensiones en torno a la votación fueron un shock.

La campaña vio repetidas protestas, a menudo encabezadas por los “Freiheitstrychler“, o “campanas de la libertad”, hombres vestidos con camisas blancas bordadas con flores de edelweiss y con dos grandes cencerros suspendidos de un yugo que descansaba sobre sus hombros.

Los “Freiheitstrychler“, principales opositores a esta ley.

Los “trychlern” son are campanas que se le cuelgan a las vacas, pero la palabra se ha adaptado para referirse a los ganaderos del interior del país que crían animales en los Alpes.

Freiheitstrychler“, o “campanas de la libertad”, por su parte, refiere a los militantes de las causas de derecha en el país, arraigado en la cultura del campo del inerior del país. Estos grupos son muy característicos por su oposición al yugo del Estado y suelen tener una ideología fundamentalmente libertaria.

Fundado por un grupo de personas suizas comprometidas, ponemos nuestro corazón y nuestra alma en nuestros derechos constitucionales”, dice el grupo en su sitio web.

Algunas de sus manifestaciones dieron lugar a enfrentamientos violentos con la policía, que utilizó balas de goma y gases lacrimógenos para frenar a la multitud.

Michelle Cailler, portavoz del grupo Amigos de la Constitución, que se opuso a la ley, dijo que otorgar esos poderes al gobierno era “extremadamente peligroso para la democracia”.

“Lo que es muy vergonzoso es que esta ley viola una serie de derechos constitucionales, y en particular el artículo 10 sobre la libertad personal”, sostuvo en la primera entrevista tras el resultado en el plebiscito. “Esto es extremadamente impactante para un país como Suiza”, concluyó.

Seguir Leyendo

Suiza

Referéndum en Suiza: “Sí” al matrimonio homosexual, “No” al impuesto a la riqueza

Publicado

en

Los suizos hablaron claramente en las urnas este domingo y marcaron una política liberal tanto en lo económico como en lo social.

Suiza celebró este domingo 26 de septiembre un referéndum vinculante sobre dos temas que habían colmado la discusión pública en el país: la legalización del matrimonio homosexual y la implementación de un impuesto a la riqueza.

La votación en ambos casos fue contundente: el 64,1% de la población votó a favor de que se permita el matrimonio entre personas del mismo sexo, algo que estaba prohibido hasta el momento en el país, y el 65,3% votó en contra de introducir un impuesto que afectaría 1,5 veces más a las familias de altos ingresos que a las de ingresos bajos o medios.

Casi dos tercios de los votantes suizos se pronunciaron a favor de la “Iniciativa del Matrimonio Igualitario”, que fue planteada por el gobierno tras ocho años de debates políticos y parlamentarios sobre la propuesta de que las parejas del mismo sexo tengan los mismos derechos que las parejas heterosexuales.

Si bien el partido más grande de Suiza, el Partido Popular Suizo (SVP, por sus siglas en alemán), hizo campaña en contra de esta iniciativa, junto a la Iglesia y demás grupos religiosos, el resto de las formaciones políticas apoyaron el “Sí”, con el Partido Verde siendo el portaestandarte de la causa.

Así, Suiza se convierte en el trigésimo país del mundo en aceptar esta figura matrimonial y sale así del pequeño grupo de países de Europa occidental que todavía no han legalizado el matrimonio homosexual y en el que han quedado Italia, Grecia y Liechtenstein.

Hasta ahora, Suiza regía la unión de dos personas del mismo sexo a través de las “alianzas registradas”, una figura aprobada en 2007 y que les ha ha garantizado desde entonces algunos de los derechos de las parejas heterosexuales, como elegir un apellido en común, acceder a la herencia del cónyuge o a rentas de viudez, entre otros, y desde 2018 también les permitía adoptar al hijo o hija de la pareja.

A partir de ahora, este tipo de parejas podrán adoptar hijos como cualquier otro matrimonio o tener acceso a las técnicas de reproducción asistida, como alquiler de vientre.

Una bandera es fotografiada antes de una votación sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo en Berna, Suiza, el 8 de septiembre de 2021Una bandera es fotografiada antes de una votación sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo en Berna, Suiza, el 8 de septiembre de 2021

Por otra parte, los electores rechazaron por una mayoría incluso más grande una segunda propuesta lanzada por iniciativa del Partido Socialista Suizo cuyo lema era “¡El dinero no trabaja, tú sí!”.

La “Iniciativa del 99%” exigía que los ingresos del capital (intereses, dividendos, por ejemplo) se graven 1,5 veces más que los del trabajo, lo cual iba a llevar a impuestos estrafalarios para las familias de más altos ingresos.

El documento presentado ante el gobierno pedía que los ingresos fiscales adicionales generados por este impuesto se utilizaran para financiar prestaciones sociales como guarderías, subsidios al niño, seguro médico o de formación. Finalmente el “No” triunfó por más del 65%.

La iniciativa solo contó con el apoyo de los socialistas, un partido que tiene 9 de las 46 bancas en la Asamblea General de Suiza y del Partido Verde, pero éste último dedicó todos sus recursos en hacer campaña por el “Sí” del matrimonio homosexual, y prácticamente no habló del impuesto a la riqueza.

Seguir Leyendo

Suiza

Referéndum: los suizos rechazaron imponer limitaciones a la entrada de refugiados desde países europeos

En el plebiscito del día de ayer, los ciudadanos suizos le dieron un amplio rechazo a la iniciativa anti-inmigración del Partido Popular Suizo que buscaba restringir la libre circulación de refugiados entre Suiza y los países de la Unión Europea.

Publicado

en

Por

En un referéndum realizado el pasado domingo 27 de septiembre, los ciudadanos suizos mostraron su rechazo a restringir la libre circulación de personas entre Suiza y la Unión Europea. El rechazo logró un amplio apoyo con un 61,7% de votos y una mayoría en 22 de los 26 cantones que conforman la república.

El escrutinio, que consistió de varios temas, estaba programado para el 17 de mayo, pero fue pospuesto por la pandemia del COVID-19 hasta este domingo 27 de septiembre. A votar fueron llamados aproximadamente 5,4 millones de ciudadanos.

Después de una campaña de desinformación por parte del Parlamento, asegurando que la Unión Europea (UE) no está dispuesta a conceder una excepción a Suiza con respecto a su política de libre circulación de personas, la propuesta de limitar la inmigración solo fue aprobada por los cantones de Appenzell Innerrhoden (54,3%), Schwyz (53,4%), Glarus (50,5%), y Tesino (53,1%), frente a un 61,7% de rechazo a nivel general.

La iniciativa “por la limitación” del conservador Partido Popular Suizo (SVP) fue lanzada como respuesta al Parlamento, que en 2014 se negó a aplicar una iniciativa que buscaba imponer cuotas y contingentes para limitar la inmigración, misma que fue aprobada por un 50,3% del electorado. 

En cambio, el Parlamento introdujo una cláusula de “prioridad suiza” (prioridad de empleo para los nativos suizos) para escasos sectores del mercado laboral. El SVP y algunos grupos afines comenzaron con la recolecta de firmas de la iniciativa ciudadana en 2018 y la presentaron 8 meses después.

Campaña a favor de la iniciativa anti-inmigración del SVP.

Ad

Suiza es un país que debido a su pequeña población y enorme desarrollo humano y tecnológico se permite llevar a cabo varios plebiscitos todos los años sobre diferentes temas. Generalmente la misma población, con la recolección de firmas, puede hacer llegar cualquier propuesta al Parlamento y éste debe votar para aprobar una consulta popular sobre ese tema.

La iniciativa buscaba que el Gobierno suizo suspenda un acuerdo bilateral con la Unión Europea sobre la libre circulación de personas, y que Suiza sea soberana y asuma el control total de la política inmigratoria nacional.

De haberse aprobado, se habría tenido que renegociar también otros acuerdos sobre comercio, transporte, e investigación que forman parte de un paquete de siete acuerdos bilaterales vigentes desde 2002.

Suiza, si bien a un menor nivel que otros países de la UE, ha estado teniendo terribles problemas con refugiados e inmigrantes que no cumplen los “estándares” de empleo que las autoridades del país quieren tener. 

Suiza es una de las economías más libres del mundo pero tiene cierto nivel de seguridad social para los refugiados y las clases más bajas. Como en el resto de los países europeos los Estados de Bienestar están ya saturados de inmigrantes, muchos refugiados han optado por emigrar a Suiza y se conforman con una magra asistencia social.

Christoph Blocher, uno de los principales promotores de la iniciativa y hombre fuerte del UDC.

Ad

Según los grupos políticos promotores de la restricción a la inmigración, el actual régimen inmigratorio ejerce una gran presión sobre los empleos y los salarios de los suizos y, eventualmente, culminará en un aumento de los alquileres de las viviendas y a la saturación de los transportes públicos y las escuelas

Los resultados del plebiscito fueron publicados por el Servicio Internacional de la Sociedad Suiza de Radiodifusión y Televisión. A pesar de que la votación más importante era la relacionada a la inmigración, también fueron votadas y aprobadas la compra de aviones militares y el permiso de paternidad.

La compra de aviones militares  también fue votada en 2016 pero en ese entonces había sido rechazada. A pesar de esto, esta vez fue aprobada rasgando la mayoría necesaria con un 50,1%. Uno de los principales argumentos en contra de estas compras es que muy a menudo Suiza paga más por el equipamiento militar que otros países.

También fue aprobado el permiso de paternidad, que consiste en darle a los padres solo 2 semanas tras el nacimiento de su hijo, a comparación de un promedio europeo de 2 meses de licencia. Fue aprobado con un 60,3%. 

Por otro lado, fueron votadas y rechazadas las iniciativas de degravaciones fiscales a las familias con hijos, presentada por grupos conservadores pro-familia, y una nueva ley de caza. 

La iniciativa de reducción de impuestos a las familias con hijos fue rechazada ampliamente con un 63,2% de los votos. En su contra, argumentaban que esto beneficiará solo a las familias adineradas que pueden mantener a más hijos que el resto de las familias.

La Ley de Caza solo obtuvo un 48,1% de aprobación en los comicios y fue rechazada, aunque los grupos que la impulsaron prometieron volver a llevarla a votación en los próximos años.

La ley buscaba favorecer a los cazadores de lobos, argumentando que el descontrol de la población de lobos que viene creciendo exponencialmente llevará a un descontrol ecológico total y perjudicará a la agricultura.

Por otra parte, los adversarios a la ley argumentaban que la solución a este descontrol no es fomentar su matanza ya que esto rompería con la biodiversidad en el país. 


Por Max Pérez, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Tendencias