Seguinos en redes

Uruguay

Un audio revela cómo opera la agencia censuradora AFP Factual en Uruguay

Publicado

en

Los periodistas Fernando Ferreira y Fernando Vega fueron a las oficinas de AFP Factual en Montevideo a preguntar en qué se basan para decir que un trabajo de un experto en bioestadística es falso. El revelador audio que muestra la censura de los medios.

Aburrido de la censura sistemática y estructural a la que nos han sometido las plataformas que comandan las redes sociales, el periodista y empresario uruguayo Fernando Ferreira llamó “al aire” desde su programa Alerta Paraguay a la responsable de la mayor estructura de censura en redes de Latinoamérica, AFP Factual.

AFP Factual es un apéndice de la agencia de noticias AFP, nacida en junio de 2018 con periodistas en Colombia y en México; actualmente cuentan con periodistas “verificadores de información” en: Bogotá, Buenos Aires, Ciudad de México, Madrid, Barcelona, Montevideo, Santiago y Lima.

La conversación no duró mucho tiempo, la periodista Elodie Martínez, jefa de la empresa evitó responder las consultas sobre los motivos de las censuras. Dijo que son “verificadores independientes”, pero reconoció que son financiados por Facebook.

De hecho, Facebook cita a AFP Factual siempre que quiere eliminar una publicación y/o eliminar un usuario de su red social, indicando que se incurrió en una “noticia falsa”, obviamente, basándose única y exclusivamente en la palabra de los censuradores de AFP.

Parece distópico que una empresa cuyo cometido es sostener el “relato único” censurando opiniones y violando la libertad expresión garantizada en nuestra constitución, pueda operar libremente y tener sus oficinas en Montevideo frente mismo a las del presidente Lacalle Pou, quien ha sido designado por los uruguayos para garantizar los derechos, entre ellos, a la libre expresión.

Los responsables de tamaña tarea censuradora tienen nombre y apellido: Elodie Martínez, Nausícaa Palomeque, Anella Reta y Denise Mota, entre otros.

Allá por inicios del 2021, Ferreira (F), acompañado de Fernando Vega (V), visitaron las oficinas de estos censores del pensamiento de Facebook, quienes participan en la cacería de ideas disidentes.

En un lujoso edificio del centro de Montevideo, dieron con la oficina a la que acudieron sin cita previa y con un grabador del celular encendido en el bolsillo.

El audio lo pueden escuchar aquí:

O leer la transcripción:

Secretaria (S): – ¿A quién buscan?

Ferreira (F): – A Nausícaa Palomeque. ¿Tú sos? ¿Puedo pasar?

*Pasan a un gran espacio donde hay varias personas frente a computadoras y los atiende Palomeque.

F – Venimos por lo siguiente, queremos saber la forma de operación de AFP en el país.

Palomeque (P): – Perdón, ¿Ustedes quiénes son?

F – Él es Fernando Vega y yo soy Fernando Ferreira.

P – Deben usar tapabocas porque es obligatorio.

F – Yo soy asmático, no puedo usar.

Vega (V): – Yo me lo pongo, no hay problema, es un trapito sucio.

P – ¿Por qué preguntaron por mí?

F – Pregunté por ti porque figuras en la página como una de las coordinadoras en Uruguay.

P – En la región.

F – Exacto. Y como AFP Factual, se dedica a declarar qué material es engañoso o mentiroso, queremos saber cuál es el criterio que usan.

P – ¿Y por qué vinieron así [sin cita previa]?

F – En principio, porque AFP Factual ha censurado varios videos que hemos hecho no sé con qué criterio científico, coloca una cruz roja, diciendo que es falso.

P – Voy a llamar a mi jefa.

*Ferreira y Vega mientras esperan, comentan entre ellos.

V – Hay que poner énfasis en Sciuto. Con Sciuto, ¿cuál es el tema?, ¿qué es lo que está mal?

F – Y preguntar, ¿desde qué lugar vos cuestionas a un científico y le pones que es falso?

V – ¿Qué científico te avala que eso es falso? Y pedí la retractación pública.

F – Exacto. Porque según lo que me dijo por teléfono la otra vez, esta Elodie Martínez, que seguramente sea su jefa, que ella trabaja para Facebook. Y Facebook dice, que esto fue revisado por chequeadores independientes. ¿Cómo independientes? Si ellos cobran de Facebook, no son independientes. Eso es falso, Facebook dice una cosa que es falsa, y en todo caso, AFP Factual, debería ponerle a Facebook, una crucecita porque es falso.

*Llega la jefa, Elodie Martínez (M).

M – Son los mismos de la llamada, te reconozco. Lo que pasa que no pueden venir así, yo estoy en medio de una reunión virtual, piden una cita, llaman por teléfono, vienen en una buena…

F – Yo vengo en una buena hoy, lo único que queremos saber, cómo es que opera AFP Factual en Uruguay, con qué criterios se censuran los materiales, teniendo en cuenta que eso está prohibido en la Constitución, o sea, ustedes no pueden atropellar las libertades individuales y mucho menos cuestionar a un científico. ¿Dónde están los papers que ustedes utilizan para rebatir a un científico?

M – Están todas las notas.

F – No, no, lo que ustedes ponen es “viru viru”, no son notas. Además, otra cosa, si ustedes son moderadores de contenidos, deberían dar derecho a réplica, porque decir que es mentira algo que no les consta que es mentira y que es discutible científicamente, si van a trabajar como medios de prensa o de censura, deberían darle a la gente el derecho de respuesta.

M – Yo le voy a volver a decir como le dije por teléfono la otra vez, nosotros no quitamos ningún contenido, tenemos un acuerdo con… ¿Ustedes usan Facebook?

F – Pero dicen que es mentira y eso no es cierto.

M – ¿Ustedes usan Facebook para promocionar sus creencias?

F – ¡No son creencias! Usamos Facebook para escuchar un científico, escuchamos a uno y a otro.

M – Bien, fenómeno, nosotros también, pero nosotros tenemos…

F – Pero “nosotros” ¿quiénes son? Entonces pónganle a Facebook que es “fake” cuando dice que “este contenido fue chequeado por independientes”, ustedes viven de Facebook, no son independientes. Entonces, cuando Facebook dice eso, ustedes tienen que ponerle: “mentira”.

M – Si ustedes usan Facebook, tienen que regirse por las mismas reglas de juego.

F – Si ustedes están en un país libre y democrático y con libertad de expresión, deberían rever eso.

M – Facebook es así en todo el mundo.

F – ¡Qué me importa! Ustedes están en Uruguay. Vos estás físicamente en un país democrático, o aparentemente democrático, y hay acciones para que tú respondas por ejemplo, al insultar a un científico diciéndole que lo que dice es mentira.

M – No hay ningún insulto.

F – ¿Cómo no? ¿Pero desde qué lugar de periodista puedes decirle al Dr. Luis Marcelo Martínez que es mentira lo que dice?

M – Siempre está fundamentado.

F – ¡Pero decime la fuente!

V – Como dice Sciuto, se trata de la libertad de expresión.

M – ¿Quiénes son ustedes?

V – Uruguayos.

M – La gente habla lo que quiere.

F – No. Porque ustedes dicen qué es verdad y qué es mentira, eso es la policía del pensamiento, eso es aberrante. Están haciendo un trabajo indigno y aberrante y van a quedar en la historia como eso, como los milicos cuando había que llevarles…

M – No, no, no nos comparen con los milicos.

F – En la dictadura había que llevarles los libretos del carnaval para que ellos los aprobaran o no.

M – Bueno, estamos trabajando.

F – Para el trabajo que hacen, realmente, un rato dejan de violarle la libertad a alguien, por lo menos.

V – Dame un segundo. Sciuto sale y dice: Bernard La Scola hizo un trabajo robusto…

M – ¿Ustedes saben que entrevistamos al mismísimo La Scola? Y este señor dice que malinterpretó Sciuto su estudio. ¿Qué quieren que haga?

F – Pará, no fue eso lo que dijo Scola, pero ponele, eso para ti entonces, es decir que Sciuto miente.

M – No, es una de las cosas.

F – Bueno, a Sciuto cada vez que sale, lo bloquean, por gente como ustedes y por el trabajo que están haciendo ustedes de censura. Esto es pasajero, ustedes van a quedar en la historia, como la gente que hizo este trabajo sucio. Lo que estamos haciendo acá, es venir a ponerles luz a ustedes, que la gente empiece a enfocar en ustedes y en el trabajo de censura que hacen. Porque hoy lo están haciendo con Sciuto, pero cuando empiece la campaña política, a ustedes las van a contratar para que digan que un político miente, pero entonces no podría hablar ningún político, ¡todos mienten! ¡Vayan a decirles a todos los políticos que mienten! ¡Al presidente que miente! ¡A los del GACH que mienten! Resulta que ahora la OMS dice que hay que decir los CT y manda a leer a la gente que hace los exámenes y cuando Sciuto decía que estaban mal los CT, ¡ustedes le ponían que era falso! (Nota: CT es Cycle Threshold, el valor umbral del número de ciclos del PCR que dice si el test es positivo de COVID-19 o no)

V – Ahí te dejo la documentación. Lo que hizo Sciuto fue un modelo predictivo.

M – Estuvo mal interpretado.

V – ¿Ustedes, se tomaron el trabajo de decir: “A ver Sciuto, venga explíqueme”?

M – No, porque ya lo escuchamos mucho en televisión, en radio, ya sabemos lo que opina.

F – Ah, bueno, súper.

M – Él habla donde quiere, en Twitter, el fin de semana, estaba con ustedes, vemos cómo se manifiesta.

F – ¡Qué bueno! ¡Nos dejan hablar! Genial. Es lamentable el papel que están haciendo ustedes.

V – AFP Factual, ¿va a dar derecho a réplica?

M – Envían un correo electrónico, lo podemos conversar con Sciuto, con el autor del trabajo…

F – ¿Hay derecho a réplica? Porque si hay censura, debería haber derecho a réplica.

M – No viniendo acá. Por correo electrónico que se manejen.

F – Nos queda claro ya. Esto es así, ustedes operan en Uruguay, ahora no va a pasar nada, pero nosotros vamos a ir dejando claro, quiénes estuvieron operando en la censura en la época que había censura. Dentro de 30 años mis hijos los verán a ustedes y verán al milico que los censuraba como en otras épocas. El tiempo que me quede, me voy a encargar de que ustedes queden en la historia como lo que hacen: perpetuar la censura en un país democrático.

M – Bueno nos tenemos que retirar a trabajar.

V – ¿Y si ustedes, con todo ese poder científico que tienen, constataran que el modelo predictivo de Sciuto es correcto?

M – Ah, nos vamos a retractar sin problema.

F – Porque La Scola no es bioestadístico. Sciuto sí, es su terreno, lo que hizo fue un modelo predictivo, si ese modelo fuera robusto y estuviera bien, ¿ustedes le van a quitar las cruces y le van a pedir disculpas?

M – Nos sacamos el sombrero, obviamente.

F – ¡Qué bueno!

En ese momento, Ferreira y Vega se retiraron de las oficinas. Esto ocurrió hace algunos meses atrás y AFP Factual siguió con su línea censuradora, y jamás le dieron derecho a réplica al Dr. Javier Sciuto, experto en bioestadística, sobre su modelo respecto al cambio en las CT de los tests PCR y la suba y baja de casos de COVID-19.

En adelante, AFP Factual el mayor conglomerado de censura en democracia, ha seguido haciendo de las suyas e incrementado el nivel de censura y castigos a quienes se han atrevido a contrariar el relato único en tiempos de pandemia; y todo esto ante la mirada impávida del jefe de gobierno, la coalición y el resto de los que conforman la “casta política uruguaya”.

Luego de este episodio, el 23 de abril del 2021 mientras se realizaba la 2da Caravana por la Verdad, Ferreira y otros manifestantes fueron detenidos en la plaza de Maldonado, detenciones formalizadas con medidas cautelares, y aún hoy siguen a la espera del juicio por “desacato agravado”, mientras ejercían su derecho a reunión consagrado en la Constitución, art. 38.

Ese día, la democracia volvió a ser herida de muerte bajo la supervisión cómplice de todos los partidos políticos.


Por Fernando Ferreira, para La Derecha Diario.

Uruguay

Máxima tensión en Uruguay: Lacalle es acusado de espiar opositores mientras una Fiscalía lo protege del caso Astesiano

Publicado

en

El ex jefe de custodios de Lacalle Pou fue implicado en una causa de espionaje internacional que podría salpicar al presidente. La oposición pide su renuncia.

La trama de corrupción y extorsiones en la Casa Presidencial de Uruguay pasó de una nota de color en programas de chimentos a uno de los casos más virales de los últimos tiempos en el país oriental.

El medio opositor La Diaria reveló que una empresa de “seguridad e investigación” con sede en Miami le encargó al exjefe de la custodia del presidente Luis Lacalle Pou, el detenido Alejandro Astesiano, que espiara y elaborara “fichas” de dos senadores del Frente Amplio, Mario Bergara y Charles Carrera.

Astesiano está preso desde septiembre luego de que lo imputaran por la falsificación de documentos para otorgarle la ciudadanía a clientes de orígen ruso. Lacalle aseguró que no tenía conocimiento de los hechos, y no intentó defenderlo cuando las autoridades se lo llevaron preso.

Sin embargo, rápidamente salió a la luz que su ex ministro del Interior, el fallecido Jorge Larrañaga, le había advertido sobre los actos criminales de su jefe de seguridad, pero Lacalle decidió ignorarlos.

La situación por el momento había sido aceptada al menos en el inconsciente colectivo como un severo caso de negligencia por parte del presidente pero nada más. Pero ahora se lo acusa a Lacalle de buscar extorsionar a sus opositores a través de su jefe de asesores.

La maniobra, según relató el diario uruguayo, estaba destinada a extorsionar a ambos legisladores para que retiren una denuncia sobre la concesión del puerto de Montevideo a la empresa belga Katoen Natie. Cinco meses después, Alejandro Astesiano habría recibido una transferencia de dinero de esa compañía, también interesada en la compra de dos patrulleros para la Armada. 

En la dirección de la empresa estadounidense figura un militar retirado uruguayo como gerente, y su nombre aparece en uno de los chats de Whatsapp (el #798) que la Policía Científica logró recuperar del celular del exjefe de la seguridad presidencial durante su investigación por la falsificación de documentos.

“Necesito todos los datos personales y vinculaciones que me puedas conseguir”, se lee en uno de los mensajes que difundió La Diaria. En la primera semana de agosto, según revela otro de los chats, Astesiano recibió una transferencia de dinero por Western Union desde la compañía ubicada en la ciudad de Boca Ratón, unos setenta kilómetros al norte de Miami.

La Diaria reveló también que entre febrero y septiembre, además, esta empresa le solicitó a Astesiano “información sobre varios asuntos vinculados a la Torre Ejecutiva, como la compra de dos patrulleros oceánicos para la Armada Nacional, la adquisición de aviones para la Fuerza Aérea Uruguaya y hasta detalles de una reunión que mantuvo en marzo el presidente Luis Lacalle Pou con el chino-canadiense Changpenz Zhao, fundador y CEO de Binance”, uno de los sitios de compraventa de criptomonedas más importantes a nivel mundial.

La empresa, llamada Vertical Skies, se presenta en su sitio web como una consultora global con más de 30 años de experiencia y operaciones en más de 50 países. Se exhibe como una compañía dedicada a los rubros de “seguridad, investigación, prevención, gestión de riesgos, negocios, inversiones, tecnología aplicada al crecimiento y rendimiento empresarial, mediante el uso de inteligencia artificial, nanotecnología y sensores operados remotamente”.

Los clientes de Vertical Skies son todos de alto perfil, y asegura trabajar activamente con firmas como Microsoft y organizaciones como las Naciones Unidas, la Unión Europea, la Organización de Estados Americanos (OEA), el Ejército de Estados Unidos, Interpol, y varios gobiernos de América Latina, Europa y Medio Oriente.

Lo que se está intentando saber, y lo que la justicia sin dudas deberá determinar, es si Vertical Skies opera en nombre de Lacalle Pou, siendo una suerte de extensión de la Presidencia para espiar a sus opositores, o si tampoco tenía idea de la existencia de esta empresa y de su injerencia en su propio gobierno.

El Frente Amplio le exigió este martes al gobierno de Lacalle Pou que repudie las “prácticas mafiosas de extorsión” contra sus senadores, y sugirió la posibilidad de impulsar un impeachment contra el mandatario para que la justicia lo pueda investigar sin entrar en conflicto con su actual mandato.

Esto fue en respuesta a la decisión de la fiscal Gabriela Fossati quien no exigió incorporar los chats entre Astesiano y Lacalle en la investigación en curso sobre la organización criminal que integraba el excustodio. Esto se entendió o como un encubrimiento del mandatario o como una decisión política para no interferir con asuntos de Estado mientras Lacalle ocupa la silla presidencial.

El requisito que me indicaron desde Presidencia para hacer una entrega voluntaria del celular es que no estuvieran los mensajes del presidente con Astesiano y teniendo en cuenta su investidura me pareció totalmente razonable“, aseguró la fiscal.

Según el mandatario, a Fossati se “le ha brindado toda la información que requiere y se le va a dar todavía más, toda la que pida; hay que hacerlo”. Algo que se contradice con lo anunciado por la justicia, quien accedió a un acuerdo informal para prescindir de los chats del Presidente con su excustodio en la investigación.

“Hay que darle toda la información y que termine el caso, y que después se sepa toda la verdad. El gobierno no tiene cola de paja, nosotros no tenemos cola de paja, estamos tranquilos con lo que hicimos. Una vez más: me puedo equivocar, capaz que más de una vez -ojalá que no, por el bien de Uruguay-, ahora, ¿hacer las cosas mal, fuera de la ley? No. Entonces me parece que en este tema, como en todos, hay que ir hasta el hueso”, aseguró Lacalle.

Seguir Leyendo

Uruguay

Escándalo en Uruguay: Jefe de Custodios de Lacalle Pou arrestado por falsificar documentos desde la residencia presidencial

Publicado

en

La fiscal Gabriela Fossati investiga a Alejandro Astesiano, quien vendía el servicio de falsificar documentación para que ciudadanos rusos obtuvieran cédulas de identidad y pasaportes uruguayos.

Alejandro Astesiano, jefe de la custodia del presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, fue arrestado a principio de mes en el marco de un escándalo que involucra la falsificación de documentos para ciudadanos rusos, un trabajo que realizaba desde la residencia presidencial.

Lacalle aseguró que no tenía conocimiento de los hechos, y no intentó defenderlo cuando las autoridades se lo llevaron preso. Sin embargo, rápidamente salió a la luz que su ex ministro del Interior, el fallecido Jorge Larrañaga, le había advertido sobre los actos criminales de su jefe de seguridad, pero el mandatario decidió ignorarlos.

La Fiscalía de Uruguay acusó a Astesiano, detenido el pasado domingo 25 de septiembre en la residencia presidencial, de los presuntos delitos de asociación para delinquir, tráfico de influencias y suposición de estado civil, y decretó su prisión preventiva por 30 días.

La fiscal a cargo de la detención, Gabriela Fossati, explicó previamente que se lo investigaba por la adulteración de partidas de nacimiento rusas para que personas de ese país pudieran simular que sus padres habían nacido en Uruguay, para luego tramitar documentos de identidad uruguayos y poder quedarse legalmente en el país.

Hablamos de decenas de personas, cientos“, explicó la fiscal. Estas personas rusas pagaban enormes sumas de dinero para que la persona más cercana a Lacalle Pou les garantizara documentos de identidad falsos a sus padres, pero con la garantía de un funcionario de la casa de gobierno de que funcionarían.

Según dijo en una conferencia de prensa, Lacalle recibió en marzo del 2020 y nuevamente en septiembre del 2021 un legajo con todo el historial del imputado, en el cual no aparecían los antecedentes penales de procesamiento por estafa en 2002 y condena en 2014 por el mismo delito.

Si hubiera un más mínimo indicio, yo no le entregaría lo más preciado que tengo, que es mi familia”, señaló en su momento. Sin embargo, esta declaración se contradice con la realidad, ya que más allá de cualquier carpeta que pudo haber sido confeccionada sobre su custodia, Lacalle había sido advertido de los antecedentes de Artesiano por el intachable Larrañaga. Alguien que según Lacalle era de su “extrema confianza”.

Finalmente, el Ministerio del Interior, ahora conducido por Luis Alberto Heber, informó el pasado 28 de septiembre que la ficha personal de Astesiano fue alterada para tapar sus antecedentes penales, y se dispuso una investigación de urgencia de la Policía Científica para establecer qué ocurrió.

Este sábado, tras varias semanas repletas de polémicas en torno al tema, finalmente Lacalle Pou volvió a referirse al caso y admitió que hubo graves errores en el manejo del caso: “Fue un episodio lamentable a nivel político y personal”.

Más allá del claro caso de corrupción que acontecía en la misma casa donde dormía el presidente de la República, el enojo de la gente se centra en que un criminal así haya tenido a cargo toda la seguridad interna de la sede del Gobierno, de la residencia presidencial, de la Estancia Anchorena y de todo lugar en el que estuviera Luis Lacalle Pou.

Además, era quien se encargaba de cuidar la seguridad de los jefes de Estado de gobiernos extranjeros que visitaban Uruguay, así como también de sus familias y otras figuras que estuvieran en tierras uruguayas.

También se pone en tela de juicio si el propio Lacalle Pou tiene las manos limpias, ya que tras la advertencia de Larrañaga, no se decidió investigar al sujeto ni se tomaron cartas en el asunto. La red de falsificación de documentos salió a luz recién dos años más tarde tras la detección de una inusual cantidad de solicitudes de ciudadanía uruguaya por parte de rusos con partidas de nacimiento que acreditaban padres uruguayos.

La peculiar situación despertó el interés de diferentes policías y fiscales que decidieron investigar la trama, sin vinculos todavía con el Gobierno Nacional. Esto derivó en la detención de Roman Karpov, un ruso de 46 años que buscaba obtener la ciudadanía uruguaya. Esta persona admitió haber pagado para obtener documentos falsos, y señaló a Astesiano como el culpable.

Seguir Leyendo

Economía

Lacalle Pou prepara Reforma Previsional: Garantiza capitalización, unifica cajas, baja impuestos y aumenta edad jubilatoria

Publicado

en

El presidente uruguayo lanzará este lunes el debate parlamentario para la nueva reforma jubilatoria en el país. Los cambios apuntan a mejorar la solvencia del Estado y profundizar el ahorro privado como fuente del crédito doméstico. 

La coalición gobernante en Uruguay, dirigida por el presidente Luis Lacalle Pou, se prepara para el debate y el lanzamiento de la reforma jubilatoria más importante de las últimas dos décadas

Los cambios abordados buscarán garantizar la solvencia intertemporal del sistema previsional uruguayo, considerando factores como el envejecimiento poblacional natural y la dinámica de la oferta laboral. El principal objetivo será preservar el equilibrio fiscal sobre las finanzas públicas para las próximas décadas. 

Todos los cambios presentados por el proyecto de Lacalle Pou afectarán pura y exclusivamente a aquellas personas nacidas a partir de 1967. Aquellas nacidas antes de esa fecha tendrán las mismas potestades y obligaciones que establece el régimen jubilatorio actual, y no se verán afectadas de ningún modo. 

Los pilares de la reforma de Lacalle Pou

Reorganización de la estructura del sistema

Hasta ahora, y desde la privatización parcial del año 1996, el sistema previsional uruguayo se basa en un régimen mixto en donde los cotizantes pueden decidir si aportar a instituciones administradoras privadas de fondos o bien aportar para el Estado. 

Con la reforma, la parte del sistema bajo reparto estatal que actualmente se divide en múltiples cajas especiales como la del Banco de Previsión Social (BPS), la Caja Policial o la bancaria, entre muchas otras, será simplificada y centralizada en un mismo sistema común. Se creará un nuevo sistema previsional común para todas las cajas, con las mismas reglas de juego. 

Devolución de impuestos y garantía de la capitalización

El sistema de capitalización individual no tendrá cambios estructurales y cada cotizante podrá seguir eligiendo dónde aportar (siempre y cuando habiéndose superado el ingreso mínimo dispuesto por ley), pero la reforma reconocerá incentivos tributarios. 

El proyecto oficialista propone que el descuento de 2 puntos porcentuales sobre el Impuesto al Valor Agregado (IVA) que se realiza por el uso de pagos a través de tarjetas de débito, será destinado a la cuenta de ahorro individual de cada persona en lugar de ir a manos del Estado a modo de recaudación. Se trata de una devolución de impuestos en beneficio de los cotizantes del sistema. 

Aumento de la edad jubilatoria

La principal reforma sobre la solvencia del sistema de reparto será el aumento de 60 a 65 años sobre la edad mínima requerida para poder jubilarse. La transición se aplicará de manera gradual, proyectada para finalizar en el año 2036. 

Se aplica así un esquema de transición entre el sistema actual y el nuevo sistema tras la reforma. Las personas nacidas hasta 1973 podrán jubilarse a los 63 años de edad, los nacidos en 1974 se jubilarán al cumplir los 64 años, y finalmente los nacidos en 1975 cumplirán con los 65 años dispuestos por el nuevo sistema. 

Estos cambios permiten compensar el efecto progresivo del envejecimiento poblacional acumulado hasta la fecha y proyectado para los próximos años, garantizando así la disciplina fiscal y la erradicación de mayores desequilibrios que puedan poner en peligro el pago de jubilaciones futuras. 

Seguir Leyendo

Tendencias