Seguinos en redes

Medio Oriente

En medio de un default y un corralito, vuelven las protestas en el Líbano

Luego del default y del cambio de gobierno, el nuevo Primer Ministro, Hassan Diab, ha instaurado un corralito que generó protestas en todo el país, con los manifestantes incendiando cajeros automáticos y los bancos. Las fuerzas de Hezbollah reprimen ferozmente a la población.

Publicado

en

Una vez más, se recrudecen las protestas en el Líbano, y ningún gobierno logra obtener el apoyo popular para solucionar la gravísima situación económica y social del país. Los manifestantes apuntan nuevamente contra el gobierno y el sistema bancario y, en medio de la represión por las fuerzas de seguridad, uno de los manifestantes fue asesinado de un tiro en el pecho.
En años recientes, la economía libanesa entró en una continua y profunda recesión. La corrupción constante del gobierno y su mala gestión sin comercio internacional causaron la quiebra, y llevaron a una serie de protestas que determinaron la caída del anterior gobierno
Tres meses después de la salida del premier Saad Hariri y el colapso de su gobierno, el grupo terrorista Hezbollah y sus aliados formaron un nuevo gobierno tecnócrata que tenía como objetivo combatir la corrupción. Sin embargo, tras pocas semanas en el poder, el virus chino llegó, y las protestas comenzaron nuevamente
Militantes de Hezbollah desfilando en el Líbano

Ad

El pasado martes 28 de abril por la noche, falleció un manifestante que fue herido en una marcha hacia la residencia del Presidente, Michel Aoun. Los manifestantes acusan al mandatario de aprovechar la crisis del COVID-19 para aprobar préstamos con un 0% de interés que aprovechan sólo él y su familia.

A diferencia del anterior gobierno, el Hezbollah no tiene escarmientos a la hora de masacrar a la población si ésta se subleva. Recordar que Hezbollah, por más que hoy se presente como un moderno partido político, tiene sus raíces en la guerrilla armada y en el terrorismo internacional.

Además de la corrupción, las otras causas de la situación económica actual del Líbano incluyen la falta de productividad y la mala gestión financiera y bancaria.
La libra libanesa subió hasta los 1.500 dólares y se frenó la suba con constante toma de deuda, ya con un gran porcentaje del PBI comprometido, que causó que finalmente se agote el banco central libanés que, sin reservas, salió a buscar la ayuda del FMI.
Por esto mismo, las protestas no sólo se centran en el gobierno, sino también en el sistema bancario, debido a que estrictos controles monetarios han causado que los libaneses no puedan retirar su dinero mientras el mismo se deprecia. 
En escenas que recuerdan al 2001 argentino, un fuertísimo corralito y un default de US$ 1.200 millones generaron un nivel de violencia sin precedentes. Algunos manifestantes arrojaron cócteles molotov para incendiar y destruir cajeros automáticos y sedes bancarias.
El anterior gobierno libanés había caído por masivas protestas en su contra, ocurridas en octubre de 2019 y, en ese entonces, los ciudadanos eran organizados principalmente por grupos de izquierda y del Hezbollah, que los enviaban a marchar en contra del sistema financiero y del capitalismo occidental. 

Ad

Ahora, con la izquierda y Hezbollah ya en el poder, en las protestas autoconvocadas hay ciudadanos de todo el espectro político y religioso.

Sin embargo, el Primer Ministro, Hassan Diab, ha declarado que los violentos disturbios están siendo incitados por “un partido o varios partidos”, y amenazó con revelar los nombres si continúan incitando las protestas. Diab es parte de la coalición de partidos conocida como “Alianza 8 de Marzo”, y fue designado por el Hezbollah en una votación express del parlamento.

Hay quienes quieren caos y se esfuerzan por lograrlo porque el caos les protege. Tenemos informes completos de incitadores, los nombres de todas las personas que queman negocios y tiendas y destruyen propiedad pública y privada, y serán transferidos al poder judicial. Si los actores continúan instigando los revelaremos”.

Hassan Diab, Primer Ministro libanés, de la “Alianza 8 de Marzo”, que cuenta con el apoyo de Hezbollah y el gobierno sirio

Diab probablemente se refiera a los partidos que conforman al ahora opositor bloque “Alianza 14 de Marzo”, liderados por el depuesto Primer Ministro, Saad Hariri.
Estas dos coaliciones chocan en muchos temas pero, principalmente, en su apoyo al gobierno sirio del presidente Assad y de su partido socialista árabe, Baaz. Específicamente, el gobierno actual, apoyado por Hezbollah y liderado por Diab, está con Assad y quieren integrar ambos países, mientras que la oposición, apoyada por grupos nacionalistas y liderados por Hariri, reclaman territorio que usurpó Assad y quieren terminar con la influencia siria en su país.
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Irán

El terrorista que intentó asesinar al autor Salman Rushdie en Nueva York está vinculado a las Fuerzas Quds

Publicado

en

Funcionarios de inteligencia revelaron que Hadi Matar había estado en contacto con miembros de la Guardia Revolucionaria de Irán.

El renombrado autor indio Salman Rushdie, cuya novela “Los Versos Satánicos” se convirtió en uno de los principales libros opositores al régimen de los ayatolá en Irán, fue apuñalado el viernes en el cuello y el abdomen por un hombre que subió al escenario cuando el autor estaba dando una conferencia en Nueva York.

La poca seguridad en el evento le dio la oportunidad perfecta al terrorista simpatizante de la teocracia iraní para atacarlo. A pesar de que tuvo varios segundos libre con un cuchillo para asesinarlo, milagrosamente el autor anti-islámico sobrevivió.

Ensangrentado y al borde de la muerte, a sus 75 años, fue trasladado en avión a un hospital y se lo sometió a una larga cirugía. Su agente, Andrew Wylie, dijo que el escritor estaba conectado a un ventilador el viernes por la noche, con un hígado dañado, nervios cortados en el brazo y un ojo que probablemente perdería. Sin embargo, pocas horas después, se reportó que la cirugía fue exitosa y el domingo fue sacado del respirador.

La policía logró evitar que el terrorista se quitara la vida después del ataque, y fue arrestado. Este domingo, fue identificado como Hadi Matar, un joven de 24 años de ascendencia libanesa, que vivía en Fairview, Nueva Jersey. 

Su madre habló con la prensa y contó que prácticamente no veía a su hijo hace 4 años, cuando en 2018 viajó al Líbano a visitar a su padre en el país títere de Irán. La mujer, Silvana Fardos, repudió a su hijo y aseguró que antes del viaje no era un fundamentalista religioso. Cuando volvió, la criticó por no seguir al pie de la letra el Corán y se mudó al sótano de la casa.

“Esperaba que volviera motivado, que terminara la escuela, que sacara su título y un trabajo. Pero en cambio, se encerró en el sótano. Por años me dijo nada ni a mí ni a sus hermanas”, contó. “Llevabamos años sin entablar una conversación de más de dos palabras“.

“No podría contarles mucho sobre su vida después de eso porque se ha aislado desde 2018. Si me acerco a él, a veces me decía hola, a veces simplemente me ignoraba y se alejaba”, agregó. “Duerme durante el día y se despierta y come durante la noche. Vive en el sótano. Cocina su propia comida. No estudia ni trabaja hasta donde yo sé“.

Según fuentes de inteligencia que hablaron con la revista VICE, en su viaje al Líbano, Hadi Matar se vinculó con la agrupación terrorista Hezbolá, quienes lo cruzaron a Irán y entabló una relación directa con la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, específicamente con miembros de las Fuerzas Quds.

No hay evidencia de que funcionarios iraníes estuvieran involucrados directamente en la organización del ataque a Rushdie, pero no es así como opera Irán para cometer sus atentados. El entonces ayatolá iraní Ruhollah Jomeiní emitió en 1989 un fatua contra Rushdie, que es una suerte de edicto que le pide a la comunidad islámica que asesine a cierta persona.

El fatua de Jomeiní, entonces la máxima autoridad religiosa en el país de mayoría chíita, tiene rango de ley en Irán y goza de un incentivo adicional: quien asesine al autor indio recibirá una recompensa de US$3 millones para quien acabara con Rushdie.

“En el nombre de Dios,

Estoy informando a todos los valientes musulmanes del mundo que el autor de ‘Versos satánicos’, un texto escrito, editado y publicado contra el Islam, el Profeta del Islam y el Corán, junto con todos los editores y editoriales conscientes de su contenido, están condenados a muerte. Hago un llamamiento a todos los musulmanes valientes, dondequiera que se encuentren en el mundo, para que los maten sin demora, para que nadie se atreva a insultar las creencias sagradas de los musulmanes en lo sucesivo. Quien muera por esta causa será mártir, si Dios quiere. Mientras tanto, si alguien tiene acceso al autor del libro pero es incapaz de llevar a cabo la ejecución, debe informar a la gente para que sea castigado por sus acciones.

Que la paz y las bendiciones de Alá estén con ustedes”.

El fatua también alcanza a quien colaboren con él, incluidos todos los traductores de su libro. Por ejemplo, Hitoshi Igarashi, el traductor al japonés de la obra de Rushdie, fue asesinado a puñaladas en la puerta de su casa. Ettore Capriolo, traductor al italiano, sobrevivió a un ataque en su apartamento en Milán, mientras que al editor de la novela en Noruega lo mataron a tiros en una calle de Oslo.

Rushdie, por su parte, vivió décadas en la clandestinidad, sin que se sepa su paradero. En 2012 resurgió contando al New Yorker la persecución que había estado viviendo. En los 90s, se había ido de India, país con una considerable población islámica, y se mudó a Nueva York.

Sin embargo, en los últimos años, el centro financiero y cosmopolita de Estados Unidos se llenó de musulmanes, por lo que debió volver a bajar el perfil. Esta era una de sus primeras conferencias públicas que daba en mucho tiempo, y junto a Henry Reese, estaban promocionando una organización que ofrece asilo a escritores que enfrentan persecución de Irán.

Seguir Leyendo

Israel

Plan de Netanyahu para sacar a Israel de la crisis: “Bajaremos impuestos, eliminaremos aranceles y reduciremos el costo de vida”

Publicado

en

El líder de la oposición presentó sus propuestas para salir de la crisis económica en caso de llegar al poder, siguiendo las mismas recetas liberales con las que sacó al país adelante en 2003, 2009 y 2020.

En plena campaña de cara a las elecciones del 1ro de noviembre, el ex primer ministro Benjamin Netanyahu, que lidera el partido de derecha Likud, reveló el miércoles por la mañana su plan económico para salir de la crisis en caso de volver al Beit Aghion, prometiendo bajar los impuestos y reducir drásticamente el costo de vida.

El plan se formuló durante las últimas semanas, junto con el exjefe del Consejo de Economía, el profesor liberal Avi Simhon, el exdirector general del Ministerio de Finanzas, Shai Babad, y el exministro de Finanzas, Yuval Steinitz.

Solo un gobierno de derecha estable reducirá los precios que han estado subiendo sin control durante el año pasado”, dijo Netanyahu. “En nuestro gobierno, el aumento de los precios fue medio por ciento cada año. Mientras que en el último año, los costos se han multiplicado por nueve: 4,5%. La electricidad subió, los alimentos subieron, el gas se encareció, el agua se volvió más cara”.

“En el último año, cada familia en Israel pagó al menos 7.900 shekels adicionales cada año, una enorme carga para las familias. El aumento de los precios traerá consigo otro aumento de los precios. Estamos ante el riesgo de una inflación vertiginosa. Hay una crisis económica mundial, nadie lo niega, pero eso no es una excusa para la inacción. Una crisis económica mundial requiere un liderazgo que saque a Israel de esta crisis, primero en el mundo. Este no tiene que ser nuestro destino“, aseguró.

“Israel puede escapar de esto, y ya lo hemos hecho. Sacamos a Israel de tres crisis económicas mundiales: en 2003, en 2009 y en 2020 durante la crisis del coronavirus. Sacaremos a Israel de esta nueva crisis”, reflexionó.

Y resumió sus propuestas: “Hay tres condiciones para el éxito. Uno, un gobierno estable. Dos, el liderazgo personal del primer ministro, asumo esta tarea como lo hice en las tres crisis económicas anteriores. La tercera cosa: traigo un plan de emergencia temporal y audaz para bajar los precios“.

Netanyahu luego detalló su plan: “Hay dos ingredientes básicos en nuestro plan: terminar con el aumento de precios y reducir los impuestos. Terminar con el aumento de precios incluye reducir los precios inmediatamente sobre lo que está causando la inflación: Reduciremos el costo de la electricidad, el costo del gas, el costo del agua y vamos a congelar las tasas del impuesto predial por un año, estos son los pasos que influirán en todos los precios de la economía, bajaremos el costo de los alimentos bajando los impuestos y suspendiendo los aranceleres aduaneros“.

También detalló un plan para reducir el costo de la vivienda, prometiendo flexibilizar el mercado y mantener los subsidios a la primera vivienda, una histórica medida israelí: “Seguiremos subsidiando terrenos para la construcción de parejas jóvenes, y subsidiaremos infraestructura de apoyo antes de la construcción“.

Pero además prometió bajar impuestos a la renta para que no ocurra como en Alemania o Argentina donde los subsidios van a en su mayoría a cubrir una tarifa cuyo valor es en gran parte impuestos. “Reduciremos el impuesto sobre la renta mediante la distribución de los tramos impositivos y el aumento de la cantidad de puntos de crédito fiscal. También reduciremos el impuesto a las empresas para fomentar el crecimiento y los ingresos“, dijo Netanyahu.

“Las fuentes de financiación del plan harán uso de algunos de los impuestos en exceso en Israel -casi 60.000 millones de shekels- junto con un uso mejorado y eficiente del presupuesto estatal. Haremos que el sistema público sea más eficiente, y eso nos traerá fuentes de financiación del plan”, concluyó.

Seguir Leyendo

Israel

Cuando la asimetría no justifica: La Yihad Islámica sacrifica a sus civiles y juega una guerra mediática contra Israel

Publicado

en

Los medios tradicionales han servido como el brazo de propaganda de los terroristas palestinos incentivando la utilización de civiles como herramientas en la guerra asimétrica.

En los últimos días se ha desencadenado una escalada de violencia entre la Yihad Islámica Palestina (YIP) e Israel, tras la eliminación de Taysir al Yabari, líder del brazo armado del grupo, uno de los máximos cabecillas yihadistas. Esta confrontación ha arrojado nuevamente titulares en los medios convencionales mundiales, los cuales utilizan una usual y simplista “ecuación” matemática para determinar que bando es víctima y cuál agresor.

Dicha “ecuación” se basa en la cantidad de vidas humanas que ambos bandos declaran muertas producto de los enfrentamientos. La regla matemática también considera la diferencia entre muertes “aceptables” y muertes “inaceptables”, marcando una diferencia entre combatientes y civiles, especialmente niños.

Sin embargo, dicha “ecuación” no solamente resulta de una herramienta pobre a la hora de evaluar victimas y agresores en un conflicto armado, sino que además es peligrosa, ya que traspasa las condiciones de “victoria-derrota” de un enfrentamiento exclusivamente militar convencional al plano de los medios de comunicaciones, dónde rige la ecuación que establece que quien tiene menos víctimas fatales es el “agresor” y por ende debe ser castigado.

De esta forma, los grupos yihadistas que comúnmente suelen enfrentarse a Estados con capacidades militares asimétricas en comparación a las suyas buscan evitar un enfrentamiento directo, por lo que deciden utilizar otras herramientas para combatir. Es de esta forma como las víctimas civiles pasan a ser un arma para desprestigiar y golpear en la prensa mundial a sus rivales con el objetivo de que Israel sea sancionado, condenado y alienado de la comunidad internacional.

Por ende, dicha estrategia resulta ampliamente peligrosa para la población civil cuando uno de los bandos celebra y exalta la figura de “mártir”, indistinguible entre civil o militar. Dicha utilización de civiles contrasta en gran medida con la política israelí de salvaguardar lo máximo posible a sus ciudadanos de la contienda, teniendo naturalmente como resultado una notoria asimetría en número de muertos civiles.

Es por ello que mientras Israel gasta millones en proteger a su población civil, por ejemplo con el Domo de Hierro que intercepta cientos de misiles que caen sobre ciudades todos los días, los terroristas palestinos en Gaza ponen sus bases militares en edificios donde viven familias enteras de civiles.

Niños soldado reclutados por la organización terrorista Hamas.

Cuando una niña de 4 años se contó entre los muertos colaterales del ataque al cabecilla yihadista, los medios no focalizaron su atención en por qué un líder yihadista, que en sus propias palabras ha dedicado su vida entera a la guerra religiosa, haya decidido rodearse de civiles. Sino que se focalizaron en criticar el accionar de Israel en su completitud.

La reacción de los medios y los organismos internacionales alienta a los lideres yihadistas a rodearse de civiles, desalentando así a Israel de atacar sabiendo que sería penalizado internacionalmente. Este mismo caso se replica con la frecuencia de cohetes lanzados desde la Franja de Gaza, controlada por la organización terrorista Hamas, a Israel, que en numerosos casos han caído dentro de la misma franja, asesinando a sus propios habitantes, que luego son muchas veces presentados como víctimas de Israel a la prensa mundial.

De esta forma, resulta importante dejar a un lado ecuaciones matemáticas para determinar qué lado es víctima y cual el agresor, mientras que sería más eficaz un análisis enfocado en los esfuerzos de dichas partes por evitar víctimas fatales y como esto desincentivaría la utilización de civiles como herramientas en la contienda asimétrica y salvaría vidas humanas civiles.

Situaciones similares han ocurrido en varios procesos históricos como la Guerra de Vietnam, donde imágenes de víctimas civiles de Vietnam del Norte fueron utilizadas para lograr la aprobación de una ley en el Congreso de los Estados Unidos que llevó a la retirada de tropas norteamericanas del país.

En poco tiempo, Vietnam del Norte y China unificaron el país y hubo diez veces más de víctimas civiles, esta vez de Vietnam del Sur, en el proceso para aplicar la autoridad comunista sobre el territorio con sede en Saigón.

Las víctimas fatales de la guerra resultaron en 430.000 civiles del sur asesinados por el Viet Cong contra 180.000 civiles del norte por la alianza norteamericana. El lector seguramente se sorprenda de estos números, ya que todos los medios viralizaron las imagenes de las víctimas de un lado, y escondieron las otras, que fueron tres veces más.

Se debe despojar los conflictos de esta índole de la propaganda tanto occidental como oriental y enfocarse en el estudio de quién inició la agresión, quién escaló en conflicto, y quién hizo el mayor esfuerzo por salvar vidas humanas. Si no, lo único que se incentiva es el sacrificio de civiles por parte del lado con menor capacidad militar y la militarización de la comunicación mediática.


Por Uriel Ruetter, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Tendencias