Conecte con nosotros

Yemen

La Guerra en Yemen no para: Los hutíes avanzan y Arabia Saudita intensifica los bombardeos

Publicado

en

A pesar de que Arabia Saudita viene redoblando sus esfuerzos en la guerra civil a favor del gobierno central yemení, los hutíes, entrenados por Irán, no detienen sus incesantes avances y la caída de Yemen es inminente.

La guerra civil en Yemen no afloja por el fin de año y los rebeldes hutíes apoyados por Irán avanzan sobre las últimas posesiones del prácticamente extinto gobierno central.

Arabia Saudita, prácticamente el único respaldo que le queda al gobierno central, redobla sus esfuerzos intervencionistas contra los rebeldes e intensifica sus bombardeos al enemigo.

El pasado 23 de diciembre, la Coalición Árabe (liderada por los saudíes) efectuó un brutal bomardeo sobre la capital yemení, Saná, para contener la avanzada de los hutíes. Tan solo en 2021, los árabes lograron abatir al menos a 30 mil hutíes.

El 26 de diciembre, los árabes publicaron un vídeo con las pruebas de que Hezbolá, la agrupación terrorista libanesa, está entrenando a los hutíes y les dicta cursos de lanzamiento de drones con fines bélicos.

Además, el grupo criminal pro-iraní asegura que como la guerra en Siria ya ha terminado, “miles de muyahadines” están libres y se unirán a los hutíes en el golpe de Estado al presidente Abd Rabbuh al-Hadi.

Justo antes de año nuevo, en el chequeo rutinario de verificación de bandera de barcos que pasan por puertos internacionales, Estados Unidos incautó 1.400 rifles de asalto y más de 200 mil municiones de un barco pesquero.

El bote fue incautado en el Mar Arábigo, y tenía dirección a Yemen, por lo que la principal teoría es que el armamento sería propiedad iraní y lo estaría mandando a los hutíes.

Cabe aclarar que desde el 2015, Estados Unidos y la comunidad internacional anunciaron que pondrían severas sanciones a los países que intenten intervenir en el conflicto. Si bien Arabia Saudita formó la Coalición Árabe que incluye al Ejército Naciona Yemení, dandole cierta potestad para intervenir, Irán no ha formalizado hasta el momento su apoyo a los hutíes y el envío de armas lo hace de manera clandestina.

Los hutíes lograron avanzar en 2021 en todos los frentes del país, logrando capturar importantes enclaves como la gobernación de Bayda y uniendo los frentes sobre Marib, tanto oeste como sur.

En los últimos días de diciembre, sellaron una alianza con las tribus locales y tomaron una parte fundamental de la región de Yauf, permitiéndoles estar cada vez más cerca de ganar la guerra civil.

Además de los triunfos contra el gobierno central, el grupo terrorista aliado de Irán lanzó contra Arabia Saudita tan solo en 2021 la cifra de 851 drones, 430 misiles balísticos, 247 minas marinas y 100 barcos cargados de bombas y objetos explosivos.

Los hutíes profesan una ideología anti-occidental y tienen principalmente como aliados a Irán, Rusia y Siria. Por otro lado, sus mayores enemigos internacionales son Arabia Saudita, Egipto, los Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Marruecos, Sudán, Estados Unidos e Israel.

En el conflicto también intervienen las organizaciones terroristas Al-Qaeda, Hamás e ISIS, que luchan entre sí y con el gobierno central en territorio yemení.

De seguir este ritmo, y con los refuerzos de Hezbolá que pueden llegar desde Siria, es claro que los hutíes podrían tomar el control del país a mediados del 2022 o incluso antes. Arabia Saudita está determinado a no dejar que este sea el desenlace, pero con Joe Biden en la Casa Blanca, los saudíes no cuentan con el mismo apoyo que tenían antes y es altamente probable que Yemen se convierta en un Afganistán 2.0 para la Coalición Árabe.

Yemen

La Guerra de Yemen se extiende por el Golfo: Rebeldes hutíes atacan con misiles iraníes a los Emiratos Árabes

Publicado

en

La Coalición Árabe liderada por Arabia Saudita, que desde 2015 combate contra los hutíes yemeníes luego de que tomaran la capital Saná, ahora está viviendo los ataques terroristas en su propia casa.

Los Emiratos Árabes Unidos, con ayuda de tecnología estadounidense, interceptaron dos misiles balísticos iraníes disparados por los rebeldes hutíes de Yemen contra Abu Dabi, este lunes por la madrugada, el segundo ataque en una semana dirigido a la capital emiratí por parte de los terroristas financiados por Irán.

Estos ataques implican una escalada en la Guerra Civil de Yemen, que enfrenta hace más de 10 años a los hutíes (respaldados por Irán) contra el Gobierno central de Mansur al-Hadi (respaldado por la Coalición Árabe).

Hasta la fecha, los rebeldes solo habían atacado objetivos fuera de Yemen en Arabia Saudita, el principal espónsor de Al-Hadi, y quien le envía constantemente armas al Gobierno.

Estos ataques estaban justificados dentro del contexto de la guerra para frenar los envíos armamentísticos árabes, pero el bombardeo a los Emiratos implica que los hutíes tienen la capacidad de atacar proactivamente a los aliados de su enemigo, y extender la guerra por toda la península arábiga.

Abu Dabi se defendió con un sistema de domo de hierro, similar al que emplea Israel para defenderse de los misiles palestinos, y los ataques hutíes no generaron mayores destrozos.

El portavoz militar hutí Yehia Sarei reivindicó el ataque en un comunicado televisado, diciendo que los rebeldes atacaron varios sitios en los Emiratos Árabes Unidos con misiles balísticos Zulfiqar y drones, incluida la base aérea de Al-Dhafra.

En retaliación, los emiratíes iniciaron una campaña de bombardeos a las zonas controladas por los rebeldes en Yemen. El primero de los ataques cayó sobre la prisión de la ciudad de Saada, al norte de Yemen.

Luego de los ataques, el ministro de Salud del gobierno hutí, Taha al-Motawakel, dijo que al menos 70 detenidos de la prisión fueron asesinados. En su discurso, acusó a la Coalición Árabe de atacar deliberadamente a civiles, considerando al ataque como “un crimen de guerra contra la humanidad”.

Rápidamente, el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, pidió “investigaciones rápidas, efectivas y transparentes sobre estos incidentes para garantizar la rendición de cuentas” y recordó que los ataques dirigidos contra civiles están prohibidos por el derechos internacional humanitario.

Desde la Coalición se ha dicho que las afirmaciones de los hutíes son infundadas. En un comunicado, anunciaron: “El objetivo en cuestión no ha sido incluido en la No Strike List de acuerdo con el mecanismo acordado con la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de Yemen, no ha sido informado por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), y no se adhiere a las normas del Derecho Internacional Humanitario”. Por tanto, acusan a la milicia yemení respaldada por Irán de difundir información errónea, alegando que no se había informado que el lugar afectado por el ataque necesitaba protección contra ataques aéreos.

Por su parte, al suroeste de Saná, en la ciudad portuaria de Hodeidah, un segundo ataque aéreo lanzado ese mismo día destruyó un centro de telecomunicaciones, lo que provocó un apagón de Internet en todo el país. El ataque afectó a TeleYemen, el monopolio estatal que controla el acceso a internet en el país.

Según Save the Children, organización con sede en el Reino Unido, al menos tres niños murieron en el ataque aéreo, además de otras víctimas fatales, pero no hubo mayores confirmaciones sobre los damnificados.

Los hutíes prometieron seguir atacando a los Emiratos y el conflicto fuera de Yemen parece haber recién comenzado. Si bien los iraníes niegan estar armando a los hutíes, los misiles balísticos que están empleando, los Zulfiqar, son de industria iraní, y están fabricados siguiendo el modelo del misil Qiam, que tiene un alcance de 1.500 kilómetros.

En definitiva, Irán usa a los rebeldes hutíes para atacar sus objetivos militares en el Golfo sin entrar en conflicto directo con los árabes, una suerte de guerra fría que, a pesar de que parecía estar llegando a su fin, sigue con toda crueldad.

Seguir Leyendo

Yemen

Joe Biden reconsidera la designación de los hutíes de Yemen como organización terrorista

Publicado

en

Luego del ataque sobre los Emiratos Árabes Unidos perpetrado por los hutíes yemeníes, el gobierno de Biden considera volver a incluir a dicho grupo en la lista de organizaciones terroristas, tras haberlos retirado a inicios de su mandato en una muy controversial decisión.

Este miércoles 19 de enero, el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, anunció en una conferencia de prensa que está considerando volver a designar a los hutíes dentro de la lista de “organizaciones terroristas internacionales” luego del ataque con drones y misiles que los mismos llevaron a cabo en la capital de los Emiratos Árabes Unidos, Abu Dhabi.

El anuncio se produce luego de que el embajador emiratí en Estados Unidos, Yousef al-Otaiba, pidiera expresamente a la administración de Biden que llevara a cabo dicha designación en respuesta al ataque que acabó con la vida de tres personas -dos indios y un pakistaní- e hirió a otras seis.

No obstante, el mandatario norteamericano agregó que será difícil poner fin al conflicto en Yemen, que desde fines de 2014 enfrenta a los hutíes y a las fuerzas de la Coalición Árabe liderada por Arabia Saudita, quienes apoyan al gobierno central a cargo de Abd-Rabbu Mansour Hadi.

Por otro lado, como tercer bando y que recién en los últimos tiempos ha comenzado a tomar relevancia está el Movimiento de Yemen del Sur, quiénes proponen una independencia del sur yemení y están enfrentados a ambos bandos.

Tras el letal ataque a los EAU, la Coalición Árabe dio una respuesta inmediata que consistió en una
serie de ataques aéreos sobre la capital yemení, Saná
-en manos de los hutíes desde 2014-, asesinando a más de una docena de personas, incluyendo a uno de los líderes hutíes, Abdullah Qassem al-Junaid.

Imágenes del contra-ataque llevado a cabo por la Coalición Árabe en Saná.

En paralelo a la declaración del presidente norteamericano, Tim Lenderking, enviado especial de Estados Unidos en Yemen, partirá rumbo a la región del Golfo Pérsico con el objetivo de reducir la tensión militar.

Por otro lado, el Secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, tuvo una conversación con el príncipe heredero de Abu Dhabi, Mohamed bin Zayed Al-Nahyan, en la que expresaron la necesidad de responder al ataque de la milicia yemení respaldada por Irán y de fortalecer los sistemas de defensa del país árabe.

La decisión de Biden a principios de su mandato de dar marcha atrás en la designación del ex presidente Donald Trump a los hutíes como organización terrorista trajo mucha polémica incluso entre los propios demócratas, ya que se trata de un grupo con estrechos vínculos con la rama terrorista de Irán, Hezbolá, y que lleva a cabo usualmente ataques contra importantes aliados estadounidenses de la región como Arabia Saudita, y ahora, los EAU.

Cuando se llevó a cabo la decisión, el entonces Secretario de Estado de la Administración Trump, Mike Pompeo, dijo que el objetivo era que el grupo rindiera cuentas por sus actos terroristas, tanto dentro como fuera de Yemen, buscando así avanzar en la pacificación del país más pobre de la península arábiga.

Según Antony Blinken, nuevo Secretario de Estado, la medida de Trump bloqueaba las ayudas humanitarias de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) hacia el pueblo yemení. Sin embargo, este año de ayudas resultó en una enorme cantidad de estos recursos cayendo en manos de los terroristas en vez de a los civiles yemeníes.

Seguir Leyendo

Yemen

Los hutíes de Yemen atacan Emiratos Árabes Unidos y demuestran su poderosa capacidad militar

Publicado

en

Los rebeldes pro-iraníes atacan Emiratos Árabes Unidos con drones y misiles, probando su renovada capacidad militar. Hasta el momento, solo habían atacado fuera de Yemen a Arabia Saudita, pero la situación desesperada los hizo dar un nuevo paso.

El pasado 17 de enero, los rebeldes hutíes de Yemen, en guerra civil contra el gobierno central hace ya 10 años, atacaron con drones y misiles los Emiratos Árabes Unidos, dejando 3 muertos y 6 heridos en Abu Dhabi, la capital.

La respuesta por parte de la Coalición Árabe liderada por Arabia Saudita no se hizo esperar, y rápidamente su aviación bombardeó Saná, capital yemení y ciudad actualmente controlada por los hutíes.

A pesar de que Arabia Saudita es un blanco constante y habitual de parte de los hutíes y sus drones, misiles y barcos explosivos cuando buscan probar su capacidad militar en el exterior, nunca habían atacado los Emiratos Árabes Unidos, o si lo habían hecho, no lo reivindicaron, como sucedió en esta oportunidad.

Hace algunos años, nadie hubiera podido imaginar que los hutíes tendrían la capacidad militar para realizar un ataque así, pero la financiación de Irán cada vez se hace más grande y este grupo rebelde terrorista ya es un Ejército bien equipado y entrenado que pone contra las cuerdas a los árabes.

Esta nueva ofensiva hutí sobre los Emiratos es una reacción ante una gran pérdida de territorio en los últimos días.

En enero de este año, las fuerzas independentistas del Movimiento de Yemen del Sur, aliado de lso Emiratos pero enemigo del gobierno central, lanzaron una campaña denominada “Tornado del Sur” en la que le arrebataron gran parte de la zona de Shabwah.

Manifestantes secesionistas del Movimiento de Yemen del Sur.

En respuesta a Tornado del Sur, los hutíes atacaron los Emiratos, y denominaron a la operación como “Tornado de Yemen”. Si bien el gobierno central, respaldado por los saudíes, están en retirada, grupos independentistas también apoyados por el mundo árabe han tomado la posta en tratar de frenar a los hutíes.

Además de Shabwah, desde el comienzo de 2022, los hutíes han retrocedido posiciones en buena parte del frente sureño, como Marib, mientras que en el norte han logrado reforzar posiciones.

Seguir Leyendo

Trending