Conecte con nosotros

Estados Unidos

La verdad sobre los “republicanos anti-Trump” que financian a candidatos demócratas

Fundado por auto-proclamados republicanos opositores al presidente Trump, “The Lincoln Project” está aumentando su presencia en redes sociales. Pero, ¿quiénes componen esta organización que se creó para financiar candidatos demócratas desde el Partido Republicano?

Publicado

en

A comienzos del pasado mes de mayo, desde La Derecha Diario informamos sobre la respuesta del presidente Donald Trump a un grupo de republicanos traidores, que conforman un grupo denominado The Lincoln Project. Desde entonces, este grupo ha exacerbado su militancia anti-Trump y su apoyo al candidato del Partido Demócrata en la elección presidencial de noviembre, el ex-vicepresidente Joe Biden.
Los medios de comunicación de los Estados Unidos, mayoritariamente de tendencia demócrata, alaban constantemente a The Lincoln Project, afirmando que su existencia demuestra que Trump “ha perdido el apoyo de su partido”
Sin embargo, la realidad dice lo contrario: todas las encuestas y las elecciones primarias que hubo hasta ahora indican que el presidente cuenta con un apoyo que ronda el 95% entre los votantes republicanos.
Desde The Lincoln Project aseguran que su intención es “derrotar a Donald Trump y al trumpismo”, y “recuperar el Partido Republicano” en nombre del establishment partidario que viene siendo desplazado por Trump desde 2016. Pero a medida que comienza a tomar fuerza la campaña electoral, las verdaderas intenciones de esta organización comienzan a salir a la luz.

Los co-fundadores de este “act-tank” son:
  • George Conway, abogado neoyorkino de tendencias progresistas que irónicamente está casado con Kellyane Conway, la asesora principal de Trump en la Casa Blanca.
  • Rick Wilson, escritor, periodista del New York Times y ex-funcionario de campaña de George H. W. Bush.
  • Jennifer Horn, ex-secretaria del Partido Republicano en New Hampshire. Tuvo que abandonar el partido luego de múltiples denuncias por malversas fondos y no contabilizar todas las deudas de la institución.
  • Reed Galen, periodista independiente que ha trabajado tanto con políticos republicanos como demócratas. Encargado de las redes de The Lincoln Project.
  • Mike Madrid, ex-director de Estrategia Política del Partido Republicano de California. Uno de los principales responsables de entregar el Estado al Partido Demócrata con impopulares propuestas.
En mayor o menor medida, todos trabajaron en algún momento para el ex-senador John McCain o para el ex-gobernador John Kasich, ambos republicanos que adoptaron una agenda demócrata luego de ser electos.

Ad

El domingo 28 de junio, el analista político y económico Yossi Gestetner publicó un hilo en Twitter donde expuso el fracaso de anteriores candidatos apoyados por quienes hoy están detrás de The Lincoln Project
Uno de ellos, Chrys Kefalas, solo logró un 9,6% de los votos en la primaria para el Senado en el Estado de Maryland en 2016. La campaña de Kefalas fue dirigida por la agencia Tusk Digital, perteneciente a Ron Steslow, uno de los mayores colaboradores de The Lincoln Project que se ha hecho famoso por canalizar donaciones del Partido Demócrata.
En enero de 2020, el analista Rob Pyers había expuesto el estrecho vínculo que continúa existiendo entre Steslow y The Lincoln Project: de los 100.000 dólares gastados por la organización en las últimas 2 semanas de 2019, la mitad fue a Tusk Digital
Además, Pyers expuso cómo la enorme mayoría de las donaciones recibidas por The Lincoln Project provienen de donantes demócratas.
Tusk Digital recibió también en 2016 más de 2 millones de dólares de un fondo que promovía la candidatura de Carly Fiorina para la presidencia en 2016, por el Partido Republicano
Fiorina, quien fue CEO de Hewlett-Packard entre 1999 y 2005, fracasó estrepitosamente en su candidatura, participando en solo las 2 primeras elecciones internas: obtuvo un 1,9% de los votos en Iowa, y un 4,1% en New Hampshire. Acumulando solo 40.666 votos y 1 delegado; se retiró de la contienda. Trump ganaría la primaria tras obtener 14 millones de votos y 1441 delegados, ganando 41 primarias.

Ad

En octubre de 2016, tan solo 1 mes antes de la elección general, cuando la campaña de Hillary Clinton filtró el infame audio de Trump en el programa “Access Hollywood”, Fiorina anunció que no apoyaría a Trump, y le exigió retirar su candidatura en favor de su candidato a vicepresidente, el entonces gobernador de Indiana, Mike Pence. Por supuesto, Trump hizo caso omiso al pedido, y ganaría luego la presidencia de manera contundente.
Es poco sorprendente entonces que, 4 años más tarde, el pasado 25 de junio, Fiorina haya anunciado públicamente su apoyo a Joe Biden para la presidencia, a pesar de, al igual que The Lincoln Project, afirmar su pertenencia al Partido Republicano
Los fondos de campaña desperdiciados parecieran no ser el único vínculo que ata a Fiorina con esta organización.
Pero el factor Fiorina no es el único que genera sospechas sobre las verdaderas intenciones de The Lincoln Project. 
El pasado miércoles 24 de junio, la cuenta de Twitter de esta organización realizó un anuncio insólito: expresaron su apoyo al ex-gobernador demócrata de Montana, Steve Bullock, para la elección al Senado de ese Estado. Y como si fuera poco, anunciaron que estarían pagando más de 100.000 dólares en publicidad para ayudar a Bullock en su candidatura.
Este anuncio no es casual ni de poca relevancia: el actual senador por Montana, el republicano Steve Daines, es uno de los candidatos más débiles del Partido Republicano en la elección de noviembre, y desde el Partido Demócrata consideran de importancia estratégica una victoria en este Estado, para intentar recuperar el Senado. 
Otras figuras que han apoyado públicamente a Bullock son las senadoras Kamala Harris y Amy Klobuchar, y la organización promotora del aborto, Planned Parenthood.
Tan solo 5 días después, otro de los fundadores de The Lincoln Project, Rick Wilson, declaró en una entrevista a CBS News que algunos republicanos “temen criticar al presidente en público, pero que en privado creen que Trump perderá la elección, y que temen perder la mayoría republicana en el Senado. Wilson no dio nombres de estas hipotéticas figuras republicanas.
Mientras Wilson expresa preocupación por perder el Senado, la organización que lidera apoya y financia a candidatos demócratas para la Cámara Alta, bajo la excusa de “derrotar a Trump“. Como era de esperar, la periodista de CBS News no le cuestionó a Wilson sobre esta evidente contradicción entre sus palabras y sus acciones.

Ad

Un simple vistazo al perfil en Twitter de The Lincoln Project demuestra que esta organización no solo se opone al actual presidente republicano, sino también a todo aquello que hoy compone la ideología conservadora y al Partido Republicano en general
Solo en esta última semana, el perfil de The Lincoln Project en Twitter ha:
… Propagado la teoría conspirativa de que el ex-asesor Michael Flynn conspiró con el gobierno ruso. Esta teoría ha sido refutada, Flynn fue exonerado, y nuevas evidencias sugieren que toda la causa habría sido organizada por el ex-presidente Barack Obama, su vice Joe Biden, y su entorno cercano, para deslegitimar a Trump en el inicio de su presidencia:
… Defendido inexplicablemente las políticas comerciales de la era Obama:
… Propagado risibles encuestas que indican que Trump perdería con Biden en Estados históricamente republicanos como Texas (el cual Trump ganó en 2016 con el 52%), Mississippi (58%), Indiana (57%), Virginia Occidental (69%), Carolina del Sur (55%), entre otros:
… Dado difusión a una peligrosa fake news divulgada por New York Times sobre supuestas “recompensas” del gobierno ruso a militantes afganos por asesinar a tropas americanas. De haber sido real, constituiría un acto de guerra, pero los organismos de inteligencia del gobierno estadounidense, y el presidente Trump, refutaron categóricamente esta noticia falsa:
… Y finalmente, sobre una reciente decisión de la Suprema Corte de los Estados Unidos en contra de una ley anti-aborto del estado de Louisiana, atacó al juez Brett Kavanaugh por su postura pro-vida. Esta decisión vio nuevamente al presidente de la Corte, John Roberts, alineándose con el ala izquierda de la Corte, resultando en otro voto 5-4 que golpea al presidente Trump.
Se adjudican ser republicanos pero no coinciden en absolutamente ningún punto de la histórica agenda republicana.

Ad

En los hechos, The Lincoln Proejct hoy conforma un ala dentro del Partido Demócrata, tanto en sus opiniones como en sus acciones.

The Lincoln Project y sus fundadores han demostrado que, dentro del Partido Republicano, no han logrado nada más que desperdiciar dinero de campaña y perder elecciones. Ahora, parecen probar suerte dentro del Partido Demócrata, bajo la máscara de “republicanos moderados” opositores a Trump, recordando el fracaso electoral en 2016 del grupo republicano denominado “Never-Trump’ers” (“nunca trumpistas”).

Solo el tiempo dirá si esta vez tendrán más éxito.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

La embajada de Estados Unidos en Ucrania ordenó evacuar a las familias y personal no esencial

Publicado

en

En respuesta a la amenaza de invasión por parte de Rusia, el Departamento de Estado efectuó la medida que podría comenzar desde el próximo lunes.

Los familiares serán evacuados, posiblemente, desde el próximo lunes indicaron los funcionarios del Departamento de Estado a Fox News. Tambien animan a los estadounidenses que permanezcan en el país a irse en vuelos comerciales mientras estén disponibles.

Según un informe de la CNN, la embajada estadounidense en Ucrania ya realizó la solicitud a la Casa Blanca para retirar del país a todo el personal diplomático no esencial.

Fuentes cercanas al gobierno ucraniano indican que Estados Unidos notificó las medidas a efectuar en las próximas semanas. De hecho, el Presidente ucraniano Volodimir Zelenski, habló recientemente con el Secretario de Estado Antony Blinken, para informarle que le pareció una “reacción exagerada” que podría generar desconfianza en el Gobierno ucraniano.

No obstante, no fue la unica embajada evacuada. Desde el 5 de enero los rusos tomaron las mismas medidas de precaución en su embajada y los consulados. Esto puede significar propaganda o preparación para un conflicto inminente.

Por otro lado, el viernes pasado, la embajada estadounidense publicó en Twitter la ayuda enviada por el país norteamericano. Lo que sumo un malestar más para el conflicto.

Unas 90 toneladas de armamento letal y municiones para los defensores de Ucrania en el frente. Catalogado como “el primero de muchos envíos”. Esta partida había sido aprobada en diciembre, pero Blinken la dio a conocer la semana pasada.

Mientras tanto los asesores politicos de Francia y Alemania, entablaran conversaciones en “formato de Normandía” con Rusia y Ucrania, en París el 25 de enero para tratar la situación en el Este.

En paralelo, los ministros de defensa de Gran Bretaña y Rusia se reunirán en Moscú luego de que desde Downing Street dijeran que el país euroasiático seria “castigado” en caso de avanzar sobre la frontera ucraniana.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

En su primer día como gobernador, el trumpista Glenn Youngkin desarma décadas de leyes de izquierda en Virginia

Publicado

en

Firmó 11 decretos inmediatamente después de asumir y ordena investigar a los funcionarios del condado de Loudoun por irregularidades electorales, prohíbe cursos de adcotrinamiento educativo en las escuelas, y más.

El trumpista Glenn Youngkin juró como gobernador de Virginia el pasado 15 de enero. Ese mismo día cumplió con prácticamente todas sus promesas de campaña, firmando 11 órdenes ejecutivas que desarmaron décadas de leyes y regulaciones demócratas.

Youngkin había dado el batacazo en las elecciones especiales a gobernador el año pasado, ganando un Estado que hace muchos años que estaba en manos demócratas, e incluso Biden había ganado en 2020 por 10 puntos sobre Trump. El empresario apadrinado por Trump le ganó a Terry McAuliffe por 2 puntos y cementó la primera victoria republicana en el Estado en 15 años.

Entre otras cosas, firmó la eliminación de los cursos de la Teoría Crítica de la Raza de las escuelas, ordenó la investigación de irregularidades electorales en el condado de Loudoun de las elecciones del 2020 y eliminó el uso obligatorio del barbijo en las escuelas, habiendo sido éstas las principales propuestas de su campaña.

Los decretos ejecutivos, incluyeron:

  • Para restaurar la excelencia en la educación poniendo fin al uso de conceptos divisivos, incluida la Teoría Crítica de la Raza, en la educación pública.
  • Para empoderar a los padres de Virginia en la educación y crianza de sus hijos al permitirles tomar decisiones sobre si su hijo usa una barbijo en la escuela.
  • Para restaurar la integridad y la confianza en la Junta de Libertad Condicional del Estado de Virginia.
  • Para investigar irregularidades electorales en el condado de Loudoun.
  • Para hacer que el gobierno trabaje para los habitantes de Virginia mediante la creación del Oficial Principal de Transformación de la Commonwealth, una especie de defensor del pueblo.

  • Para declarar Virginia abierta al público, sin nuevas cuarentenas.
  • Para combatir y prevenir la trata de personas y brindar apoyo a los sobrevivientes.
  • Para establecer una comisión para combatir el antisemitismo.
  • Para retirarse de la Iniciativa Regional de Gases de Efecto Invernadero (RGGI), que ponia impuestos sobre la emisión de carbón.

Además de las órdenes ejecutivas, Youngkin firmó dos directivas gubernamentales, una para eliminar cientos de regulaciones laborales —según el gobernador, el 25% de las leyes laborales serán eliminadas— y otra para rescindir el mandato de vacunación contra el coronavirus para los empleados estatales.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

A un año de Biden: Inflación galopante, fracasos legislativos y la pandemia en su peor momento

Publicado

en

El Partido Demócrata entra en crisis a tan solo un año de empezar su gobierno, con un lider que ostenta una desparobación histórica por parte de la población.

Este 20 de enero se cumple un año de la asunción del demócrata Joe Biden a la presidencia. A pesar de que había llegado a la Casa Blanca con mucho optimismo, habiendo sido el candidato a presidente opositor más votado de la historia y con amplio apoyo en ambos partidos, su gestión ha sido calificada como una de las peores de la historia.

Esto se traduce a números. Estados Unidos cerró su primer año con Biden a la cabeza con una masiva inflación del 7% anual, la suba de precios más alta desde el gobierno de Jimmy Carter, 40 años atrás.

En estos últimos 12 meses, el Congreso solo le aprobó una ley importante, el “American Rescue Plan Act” —una masiva ley de gasto público para “estimular” la economía— en marzo del 2021, y desde entonces ni siquiera se ha tratado en el recinto las otras decenas de mega-reformas que envió.

El mundo está en un nivel de conflicto que no se veía hace tiempo. Mientras que Trump había sido el presidente que más acuerdos de paz firmó desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, durante este último año se reanudaron las tensiones con Corea del Norte, Irán está cada vez más cerca de desarrollar una bomba atómica, y Rusia está a punto de invadir Ucrania.

Todo esto a parte del fracaso histórico de la retirada de tropas de Afganistán, en donde murieron 13 soldados estadounidenses; más que durante la retirada de Saigón de Vietnam, y donde por lo menos 200 civiles estadounidenses quedaron varados.

La pandemia a su vez está en el peor momento desde que salió de China a principios del 2020. Más estadounidenses murieron en 2021 durante la gestión de Biden que en 2020 con el gobierno de Trump, a pesar de que el demócrata disponía de la vacuna en toda su plenitud, de los hospitales preparados con respiradores y de novedosos tratamientos paliativos como anticuerpos monoclonales.

Ante este panorama, no sorprende que Biden ostente los peores números de aprobación de un presidente en la historia moderna del país. Solo un 33% de los estadounidenses aprueban o ven con imagen positiva su gobierno; una caída de 17 puntos en un año, ya que según las mismas encuestadoras, empezó su mandato con 50% de aprobación.

El presidente demócrata tiene un 67% de desaprobación por parte de la población, un número que es compartido por prácticamente todas las encuestadoras, incluso las ultra-demócratas Civiqs y Quinnipiac.

Estos números preocupan gravemente a los jerarcas del Partido Demócrata, puesto que este año hay elecciones de medio término, donde el Congreso deberá reelegir a todos sus diputados y a un tercio de los senadores.

Según el último distritaje en base al censo del 2020, los republicanos tienen una leve ventaja en cuanto a la cantidad de distritos seguros para su partido. Esto sumado a la pésima imagen que tiene Biden, ha llevado a la prensa norteamericana a hablar de una “Red Wave” (en relación a una ola de votos en favor de los republicanos), aunque siempre hay que considerar la posibilidad de un fraude electoral.

En 2021, hubo elecciones especiales en algunos Estados, y en ambos casos hubo una enorme “marea roja”. En Virginia, donde Biden había ganado tan solo meses atrás por más de 10 puntos, ganó para la gobernación el candidato trumpista Glenn Youngkin. En Nueva Jersey, donde Biden ganó por más de 20 puntos, el republicano Jack Ciattarelli, quedó a menos de 2 puntos de ganar el histórico Estado demócrata.

Biden es un fracaso por donde se lo mire, algo esperable para un presidente que llegó al poder sin legitimidad de origen tras haber ganado el voto del Colegio Electoral a través del fraude. Las denuncias de fraude en Georgia, Pensilvania, Michigan, Wisconsin, Arizona y Nevada todavía están siendo bloqueadas por autoridades demócratas o republicanas anti-Trump, pero ya casi no quedan dudas del masivo atraco a la democracia que impulsó la izquierda norteamericana.

Seguir Leyendo

Trending