Seguinos en redes

Estados Unidos

"Mexicanos sí, Venezolanos no": Biden deporta miles de venezolanos mientras permite el ingreso de otros inmigrantes ilegales

Publicado

en

Así como Obama hizo con los cubanos, ahora Biden ordenó la deportación de miles de venezolanos en Estados Unidos, debido a que estos inmigrantes suelen convertirse en votantes republicanos.

Mientras continúa con su política de fronteras abiertas y aceptamiles de inmigrantes ilegales de Mexico y de países centroamericanos, la Casa Blanca de Biden ordenó deportar a todos los refugiados venezolanos que se encuentran en Estados Unidos a partir de este martes.

El anuncio estuvo a cargo del Secretario de Seguridad Nacional de Biden, Alejandro Mayorkas, y llega en un momento en donde una crisis migratoria sin precedentes está azotando a los estados fronterizos. También se produce en vísperas de unas elecciones de medio término en donde la inmigración será uno de los problemas en donde los votantes mostrarán su descontento

"Casi cuatro veces más venezolanos que el año pasado intentaron cruzar nuestra frontera sur, poniendo sus vidas en manos de despiadadas organizaciones de contrabando. Estas acciones dejan claro que hay una manera legal y ordenada para que los venezolanos entren en Estados Unidos, y la entrada legal es la única manera", dijo Mayorkas en el anuncio.

Bajo este nuevo plan, todo aquel inmigrante venezolano que cruce la frontera no solo será deportado a México sin miramientos y sin siquiera tener la posibilidad de un proceso judicial, sino que además no podrá aplicar a ninguna vía legal para convertirse en un ciudadano estadounidense en el futuro.

La nueva política fronteriza también crea una vía para traer hasta 24.000 venezolanos "calificados" al país de forma legal, pero solo si pueden presentar a un familiar que se comprometa a proporcionarles apoyo financiero, además de que tendrán que pasar por un extenso chequeo de antecedentes previamente.

El Partido Republicano está denunciando que Biden aplica una deportación selectiva y discriminatoria, en la que solo expulsa del país a aquellos inmigrantes que tienen una tendencia por votar en contra de los demócratas cuando reciban la ciudadanía; una situación similar a la de Obama con los cubanos.

Durante la presidencia de Donald Trump, dos programas fueron adoptados y lograron resolver la situación en la frontera: el primero, llamado “Permanecer en México”, requería que los solicitantes de asilo esperaran en México mientras se procesaban sus casos en vez de hacerlo en centros de refugiados en Estados Unidos, como ocurre ahora con Biden; y el conocido como "Título 42", que fue promulgado durante la pandemia y permitía a la Patrulla Fronteriza deportar a los inmigrantes por razones de salud pública.

En su primer día en la Oficina Oval, Biden firmó decretos para suspender estas políticas y dejar de expulsar a los inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera. Sus decretos derogatorios fueron litigados en los tribunales por ilegales, pero hace algunas semanas, con la luz verde de la Corte Suprema, la administración demócrata terminó oficialmente las dos políticas de Trump.

Las políticas de Biden han causado que más de 2,1 millones de inmigrantes ilegales crucen la frontera en el último año fiscal, una cifra récord que supone un aumento del 24% respecto a todo el año fiscal anterior. Según las estadísticas del gobierno federal, de estos 2 millones de inmigrantes, 154.000 de ellos son venezolanos, un aumento del 216% con respecto al año pasado.

Hace unas semanas, La Derecha Diario informó que el régimen de Maduro estaba aprovechándose de la política de fronteras abiertas de Biden y, a través del SEBIN, estaba enviando a la frontera Sur entre México y Estados Unidos a peligrosos criminales que estaban arrestados en las cárceles venezolanas.

Con esta movida, con un trasfondo político claro más que destinada a garantizar la seguridad fronteriza, Biden sigue el mismo camino que siguió Obama en su momento al derogar la política migratoria conocida como "Pies Mojados, Pies Secos", lo que le permitió al entonces presidente demócrata deportar en masa a cualquier inmigrante cubano que llegara a las costas de Florida.

La decisión de Obama en su momento fue denunciada ya que solo apuntaba contra los inmigrantes provenientes de la isla caribeña, pero no hacía nada para frenar a los millones de mexicanos y centroamericanos que llegaban a la frontera todos los años. Según las encuestas, los cubanos en Florida votan masivamente por el Partido Republicano, a tal punto que el voto latino en el estado sureño hoy es ampliamente republicano.

Ahora es Biden quien ordena expulsar a los inmigrantes venezolanos que huyen del régimen comunista de Maduro y que en un futuro podrían ser duros votantes republicanos al igual que los cubanos. Por su parte, los inmigrantes de otras nacionalidades, que suelen votar a los demócratas cuando obtienen la ciudadanía, podrán seguir entrando libremente al país.

Argentina

Milei viajará con Toto Caputo a los Estados Unidos y dará una conferencia privada a los empresarios más importantes del mundo

Publicado

en

El Presidente partirá en las próximas horas y estará acompañado por una reducida comitiva. En la conferencia estarán presentes Mark Zuckerberg (Meta), Jeff Bezos (Amazon) y Sam Altman (OpenAI), entre otros.

Luego de sus exitosos viajes al país norteamericano, Javier Milei volverá a viajar a Estados Unidos para sostener reuniones privadas con algunos de los inversores más importantes del mundo.

El presidente partirá en las próximas horas hacia el norte del continente para participar en la Conferencia de Sun Valley, Idaho. En este evento, se reunirá con representantes de los fondos de inversión más destacados a nivel mundial.

La comitiva que acompañará al mandatario estará integrada por la secretaria General de la Presidencia, Karina Milei, el ministro de Economía, Luis Caputo, el Jefe del Consejo de Asesores Económicos, Demian Reidel y Gerardo Werthein, el embajador argentino que se unirá directamente al grupo en Estados Unidos.

El Presidente llegará mañana a Estados Unidos y tiene previsto participar en la conferencia el sábado, aunque aún no se ha confirmado cuál será su agenda para el día domingo.

Este será el quinto viaje de Milei a territorio estadounidense desde que asumió la presidencia: el primero fue a Washington DC el 23 de febrero, durando 3 días, donde destacó su encuentro con el expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en una conferencia de líderes conservadores. En esa ocasión, fue acompañado por 12 personas, incluyendo a su hermana Karina Milei y varios asistentes.

En abril, regresó a Estados Unidos visitando Miami, donde recibió una distinción de la organización Jabad Lubavitch, y luego viajó a Austin, Texas, donde visitó la fábrica de Tesla y se reunió por primera vez con el exitoso empresario Elon Musk.

Milei regresó por tercera vez al mismo país en mayo, pero esta vez llegó a Los Ángeles, donde tuvo un segundo encuentro con Musk. Además, fue uno de los participantes destacados en la conferencia del Instituto Milken, donde afirmó que "Argentina tiene todas las condiciones para convertirse en la nueva meca de Occidente".

Tres semanas después, el Presidente volvió nuevamente a Estados Unidos: el 28 de junio llegó a San Francisco para compartir su visión teórica sobre la economía y promover a Argentina como un polo de desarrollo en inteligencia artificial.

Este próximo viaje será breve y tiene como motivo principal, en principio, participar en la conferencia anual de Sun Valley, un evento privado organizado por el banco de inversión Allen & Company, conocido a veces como un "campamento de verano para multimillonarios".

El evento de este año comenzó el pasado 10 de julio y tiene como objetivo reunir a líderes tecnológicos y empresariales en Sun Valley. La agenda estará fuertemente influenciada por las elecciones en Estados Unidos y sus posibles implicaciones en el ámbito empresarial y político.

Para entender la magnitud del evento, basta con mencionar a tres de sus principales participantes: Mark Zuckerberg (Meta), Jeff Bezos (Amazon) y Sam Altman (OpenAI). También están presentes otros magnates del entretenimiento como Bob Iger de Walt Disney y Brian Roberts de Comcast.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Biden comunicó a gobernadores demócratas que no está bien de salud y reducirá su trabajo para dormir más

Publicado

en

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, le anticipó a la mesa de gobernadores del Partido Demócrata que dejará de organizar eventos luego de las 8 de la noche.

Esta semana y luego del desastroso debate con Trump, el presidente Joe Biden le sugirió a un grupo de gobernadores demócratas aliados que reducirá sus actividades nocturnas debido a que debe conciliar de una mejor manera el sueño.

Sus últimas actuaciones en los eventos públicos despertaron numerosos rumores acerca de su estado de salud, incluso entre propios dirigentes y militantes demócratas que hasta el momento parecían hacer oídos sordos de la situación que estaba ocurriendo.

Luego del debate y de una serie de discursos de campaña en los cuales se notó el deterioro de las capacidades cognitivas del presidente, una junta de gobernadores le pidió una reunión especial para hablar de su estado de salud, y Biden les admitió que sus facultades mentales no se encuentran en óptimas condiciones.

Alrededor de 24 gobernadores de estados demócratas se unieron en una reunión el pasado miércoles en la Casa Blanca, en la cual el máximo representante del estado de Hawaii, Josh Green, realizó una pregunta a Biden acerca de su salud, a la cual el presidente respondió que físicamente se encuentra bien, pero posee problemas con su salud mental.

Desde el entorno de Biden aclararon que las mismas habían sido realizadas a tono de broma, pero los gobernadores no lo sintieron así, ya que a la prensa le dijeron que estaban preguntándose seriamente si es la mejor decisión que el actual presidente se mantenga en la carrera presidencial de cara a noviembre.

Uno de los miembros del partido que se ha mostrado preocupado en gran medida, fue el diputado de California Scott Peters, quien cuestionó de manera absoluta las posibilidades que pueda tener Biden de ganar las elecciones presidenciales.

A su vez, la diputada del estado de Michigan Debbie Dingell, se mostró extremadamente desencantada con los sucesos, asegurando que el trabajo del presidente es probarle a la población que está apto para hacer su trabajo.

Sin embargo, algunos aliados más cercanos a Biden, defendieron los dichos del presidente, como el gobernador de California, Gavin Newsom, que la está jugando de callado porque es uno de los grandes candidatos a reemplazar a Biden si es que el mandatario decide declinar su candidatura, quien se refirió a los dichos de Biden como algo "retórico" debido al gran nivel de estrés que el presidente ha tenido en las últimas semanas.

En la misma sintonía el portavoz del presidente, Kevin Munoz, defendió los dichos de Biden señalando que muchos presidentes anteriores tenían horarios parecidos en cuanto a cuestiones de agenda y descanso, como el ejemplo de George Bush (hijo) quien se iba a dormir a las 9 de la noche.

Los actos en los que Biden ha preocupado al público han incrementado en los últimos meses, ya que son cada vez más frecuentes y graves, como lo fue en el último debate donde balbuceó y dio respuestas incoherentes durante las 2 horas que duró el encuentro.

Otro notable episodio se dio la pasada semana en una entrevista con la estación radial "Philadelphia Wurd" en la cual aseguró que se sentía orgulloso de ser "la primera mujer negra en servir como vicepresidente de un presidente negro" tomando una posición completamente abstracta de la realidad y mezclando personas como su vicepresidente Kamala Harris y su antiguo jefe Barack Obama.

Frente a un gran descontento en la militancia del Partido Demócrata, sumado a las pobres actuaciones cada vez más frecuentes, la campaña presidencial de Joe Biden parece encaminarse a un desastre electoral frente a un Donald Trump cada vez más envalentonado y poderoso en las encuestas que promete tener una buena contienda electoral.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Guerra civil en el Partido Demócrata: Cada vez más dirigentes demócratas piden que Biden se baje de la candidatura

Publicado

en

Los bidenistas resisten y tratan de evitar que la abrumadora mayoría de dirigentes demócratas impulsen una convención abierta en agosto para bajar la candidatura de Joe Biden.

El presidente Joe Biden atraviesa el peor momento de su gobierno en medio de un fuerte impulso por parte de un grupo de demócratas que lo presionan para que decline su candidatura, luego de que quedara en evidencia su demencia senil en el debate presidencial con Donald Trump.

La actuación de Biden en el debate provocó una reacción inmediata de aliados de los medios, donantes, votantes y funcionarios electos demócratas. Sin embargo, su respuesta al debate puede haber sido aún más dañina para su reputación que el propio cruce con Trump.

Biden no pareció dispuesto a intentar un control de daños básico y optó por reunirse con sus asesores cercanos y su familia, incluido su hijo Hunter Biden, un delincuente convicto, en lugar de contactar a aliados clave.

Sus asesores cercanos y familiares le recomendaron no declinar la candidatura, y por el contrario, lo llevaron a hacer una gira mediática para mostrarse sólido y tenaz. Pero no logró nada de ello. Por el contrario, sus entrevistas cuidadosamente controladas, no inspiran ninguna confianza.

El equipo de Biden esperaba que su entrevista con el ex asesor de Bill Clinton convertido en periodista, George Stephanopoulos, para la cadena ABC News, calmara las aguas. Durante la entrevista, Stephanopoulos hizo preguntas fuertes aunque pactadas previamente, pero Biden desilusionó.

Durante la entrevista, Stephanopoulos le dijo a Biden que “nunca había visto a un presidente que tuviera un índice de aprobación del 36 por ciento y que fuera reelecto”. Stephanopoulos presionó a Biden sobre cómo se sentiría si permaneciera en la carrera y Trump terminara siendo elegido. Biden respondió afirmando que no creía que ese fuera su índice de aprobación.

Y si sigues como candidato y pierdes y Trump es elegido y todo lo que están advirtiendo se cumple, ¿cómo te sentirás en enero?”, cuestionó Stephanopoulos a Biden. “Sentiré que, siempre que haya dado todo lo que tenía y haya hecho el mejor trabajo que sé que puedo hacer, de eso se trata”, respondió Biden murmurando y con dificultad.

En su alocución, biden utilizó la palabra “goodest” en lugar de “best”, lo cual es incorrecto en gramática. Si bien muchos angloparlantes la usan irónicamente para generar un efecto humorístico, Biden no pareció darse cuenta de que estaba cometiendo un error.

La diputada demócrata de Minnesota, Angie Craig, una feroz bidenista, le pidió oficialmente a Biden que se hiciera a un lado el sábado por la mañana temprano, diciendo: "Como líder electa, siento la responsabilidad de ser honesta sobre lo que creo, incluso cuando es difícil de escuchar, creo que se tiene que bajar".

Craig se convierte en la quinta miembro del Congreso que exige que Biden se haga a un lado desde su desastroso debate del 27 de junio. Pero es la primera que proviene de un estado clave como Minnesota. A pesar de que Biden ganó el estado por más de siete puntos porcentuales en 2020, las encuestas ahora muestran que Trump derrota a Biden por hasta cuatro puntos.

“No es una decisión que haya tomado a la ligera, pero hay demasiado en juego como para arriesgarse a una segunda presidencia de Donald Trump”, continuó. “Por eso, pido respetuosamente al presidente Biden que se haga a un lado como candidato demócrata para un segundo mandato presidencial y permita que una nueva generación de líderes dé un paso al frente”.

Seguir Leyendo

Tendencias