Seguinos en redes

Portugal

Arrasa la derecha en las elecciones de Portugal y el conservador Marcelo Rebelo de Sousa fue reelegido con el 61% de los votos

En las elecciones presidenciales de Portugal, la derecha se impone mientras la izquierda se desvanece. El presidente Rebelo de Sousafue reelegido por una amplia mayoría frente a la socialista Ana Gomes, que terminó con un magro 13%.

Publicado

en

Este 24 de enero los portugueses fueron a las urnas para elegir nuevamente a su Presidente, en unas elecciones totalmente inclinadas hacia la derecha.

El actual presidente Marcelo Rebelo de Sousa ganó la reelección con el 60,7% de los votos, de la mano del Partido Socialdemócrata (PSD), de centro-derecha conservadora. 

De Sousa es muy querido en Portugal por la población en general, más allá de las inclinaciones políticas de cada uno, ya que a pesar de su ideología conservadora, ha demostrado ser un hombre muy pragmático, honesto y que siempre prima por el interés general del pueblo y no el de sus amigos ni su partido.

En la oposición se encontró Ana Gomes, integrante del Partido Socialista, que obtuvo el 13% de los votos, y ni siquiera fue respaldada oficialmente por su Partido, que la rechazó por sus ideas radicales de extrema izquierda. Gomes, finalmente decidió presentarse de forma independiente con el apoyo de un sector del PS y algunas pequeñas agrupaciones progresistas. 

Según datos de consultoras privadas, el 60% de los militantes del PS habrían votado al candidato del PSD, Rebelo de Sousa.

En tercer lugar, con el 11,9% (496 mil votos) se impuso el candidato André Ventura, del recientemente formado Partido Chega, de derecha populista, alineado a una agenda similar a la de VOX en España o Fratelli en Italia.

Cabe destacar que en Portugal, en las últimas décadas, los partidos históricos del país se corrieron a la derecha y expulsaron a muchas de sus figuras pero jamás cambiaron sus nombres, por lo que Partido Socialista es actualmente considerado una agrupación de centro-izquierda moderada y el Partido Socialdemócrata de centro-derecha conservadora.    

Debate entre Ana Gomes (izquierda) y el candidato derechista André Ventura (derecha)

Ad

Esta elección significó un importante crecimiento para la derecha. No sólo de la mano de Rebelo de Sousa, si no que del interesante Partido Chega.

Chega fue constituido en 2019 por André Ventura, quien, cansado de ver cómo el Partido Socialdemócrata (del que él formaba parte) ni siquiera mencionaba los problemas modernos de su país, como la inmigración ilegal, los altos impuestos y la Unión Europea, decidió romper con el histórico partido y lanzarse con su propio espacio.

Ese mismo año, con una agenda nacionalista, conservadora, populista, con propuestas de corte libertario en lo económico e incluso mencionando a Bolsonaro en discursos de campaña, Ventura logró entrar al Parlamento nacional como diputado, con el 1,3% de los votos a nivel nacional.

En poco tiempo, Ventura logró capitalizar esta posición y estalló en popularidad con sus discursos parlamentarios y sus apariciones en TV. En 2020 lanzó una fuerte campaña en contra de las cuarentenas por el COVID-19 y en menos de 2 años convirtió un 1,3% en un 12% a nivel nacional, el partido con mayor crecimiento en la historia del país.

Es una noche histórica para Portugal, que ve a la derecha reconfigurarse totalmente“, aseguró en la noche de la votación.

Descrito por algunos como “el Trump portugués”, Ventura es hoy una de las personas más importantes de la política de su país.

André Ventura en el Parlamento Nacional.

Ad

En cuarto y quinto puesto se encuentran dos extremistas de izquierda, Joao Ferreira, del Partido Comunista, y Marisa Matias, del Bloque de Izquierda. El primero obtuvo 180 mil votos, el equivalente a 4,32%, mientras que la segunda llegó al 3,95%. 

La participación electoral total fue de apenas un 39%, casi un 10% menos que en las elecciones de 2016, en las que Rebelo de Sousa había ganado con un 8% menos que ahora. A su vez, su opositor, también de izquierda dura como Ana Gomes, había logrado un 22%, frente al 13% de Gomes ahora, por lo que hubo una considerable caída de la izquierda

En las elecciones de 2016, también se había presentado la marxista Marisa Matias, que a pesar de ahora no haber llegado ni al 4%, se había impuesto como tercera con un 10% hace 5 años.

Afiches electorales de Marisa Matias y André Ventura en la misma cuadra.

Ad

De todos modos, estas elecciones carecen de una relevancia mayor, puesto que el Presidente en Portugal es un Jefe de Estado pero no de Gobierno, puesto que el país es una República Semi-Presidencialista.

El Presidente se encarga de representar al país ante el mundo, garantizar la unidad del Estado y controlar que funcionen correctamente las instituciones, más no de presentar leyes o impulsar agendas. 

Sin embargo, a diferencia de otros países Semi-Presidencialistas (como Alemania o Israel), en Portugal el Presidente se encarga de la Seguridad Nacional y coordina tareas de las Fuerzas Armadas, además de tener una importante injerencia en la agenda de relaciones exteriores, por ejemplo acercando al país a Trump a pesar de las diferencias del oficialismo portugués con el ex presidente republicano.

Actualmente Portugal es gobernada por António Costa, del Partido Socialista, quien ejerce el rol de Primer Ministro y Jefe de Gobierno nacional. Él es quien lidera el Poder Ejecutivo en sus tareas del día a día. Costa fue elegido por el Parlamento en 2015, con el apoyo de los minoritarios Partido Comunista y Bloque de Izquierda.

La verdadera prueba de fuego para la política portuguesa será en las elecciones legislativas en 2023, a las que Chega debe aspirar a lograr una importante cantidad de escaños en el parlamento para poder participar de un gobierno de coalición con el PSD e imponer un Primer Ministro con una agenda de derecha para Portugal.

António Costa.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Portugal

Portugal juramenta el Gabinete de ministros más de izquierda de la historia: La radicalización de António Costa

Publicado

en

De los 17 ministros, 9 serán encabezados por mujeres. Costa deja atrás los Gabinetes técnicos y llena los cargos con socios políticos.

El tercer mandato del socialista António Costa se pone en marcha tras la jura del nuevo Gabinete de ministros el pasado 6 de abril. A pesar de ser miembro del Partido Socialista, Costa había mantenido desde su llegada al poder gabinetes con cuadros técnicos poco politizados.

Sin embargo, esto parece haber quedado en el pasado. Tras haber crecido sustancialmente en las últimas elecciones, celebradas el pasado 30 de enero, Costa decidió esta vez llenar su Gabinete de figuras políticas de su partido con poca o nula experiencia en el área asignada.

Costa ha decidido reducir de 19 a 17 los ministerios en lo que calificó como un Gobierno “de concentración” para hacer frente a la recuperación económica tras la pandemia. El número de secretarías de Estado también se ha reducido, en este caso de 50 a 38. Hasta ahí llegan las buenas noticias para los portugueses.

El primer ministro se ha paseado por todos los medios celebrando que por primera vez en la historia, el Gabinete tiene más mujeres que hombres. De los 17 ministerios, 9 pasaron a estar controlados por mujeres.

Las sorpresas del nuevo gabinete están dadas  por el nombramiento de Fernando Medina, ex alcalde de Lisboa, como nuevo Ministro de Hacienda. Medina perdió las elecciones en 2021 donde buscaba su reelección, y muchos creen que esta designación es un premio consuelo.

Medina es licenciado en Economía, pero jamás ha ejercido de economista. Entre los años 2000 y 2002, asesoró al entonces primer ministro António Guterres, pero en materia de educación y ciencia, no economía. Luego en 2005, fue Secretario de Empleo en el Ministerio de Trabajo.

Otra designación polémica es la de Ana Mendes Godinho como Ministra de Trabajo, una abogada que previamente sirvió como Secretaria de Turismo, también prácticamente sin experiencia en el rubro.

Joao Gomes Cravinho, un ministro de perfil técnico que ocupaba la cartera de Defensa, fue traspasado a la de Asuntos Exteriores, sin mayores explicaciones más que por motivos políticos.

Un cargo altamente cuestionado será el de Catarina Sarmento e Castro en el Ministerio de Justicia reemplazando a la prestigiosa jurista Francisca van Dunem. Catarina es una abogada sin experiencia política, y su designación responde casi con certeza al hecho de que es la hija de un importante dirigente del Partido Socialista.

Por último, el mediático Pedro Adao e Silva estará al frente del Ministerio de Cultura. Pedro es un comentarista político muy famoso que recientemente ingresó al Partido Socialista, llevando una importante cantidad de votos a la agrupación oficialista.

Image

Costa gobernará con mayoría absoluta y con una oposición debilitada pero más beligerante, con la derecha de Chega como tercera fuerza política en el Parlamento, partido que busca emular el crecimiento explosivo que tuvo VOX tras llegar al Legislativo de España. 

Portugal lleva más de dos décadas marcado por el bajo crecimiento, la baja productividad y los bajos salarios, con varios gobiernos del Partido Socialista en ese tiempo.

Costa, quien dirige el país desde 2015, prometió una recuperación económica rápida tras la pandemia del Covid-19, pero ahora se enfrenta a una situación adversa, alta inflación, recesión económica, alto desempleo, un gasto público peligrosamente elevado, y las consecuencias internacionales de la invasión rusa de Ucrania.

El gabinete socialista se prepara para empezar el mandato gastando unos frescos 45.000 millones de euros en planes sociales para ayudar a reactivar la economía. Gran parte de este dinero será girado por el Fondo de Emergencias de la Unión Europea.

Seguir Leyendo

Portugal

Elecciones Portugal: Arrasa el socialismo pero la derecha hace la mejor elección de su historia y se ubica tercero

Publicado

en

El Partido Socialista logró la mayoría absoluta propia, pero el partido de derecha Chega logró convertirse en tercera fuerza y formará un bloque competitivo con 12 parlamentarios.

El actual primer ministro, el socialista António Costa, salió fortalecido de las elecciones celebradas este domingo en Portugal, luego de haber perdido el apoyo de sus aliados políticos el año pasado y haber tenido que encarar una campaña en solitario.

Las encuestas, usualmente muy precisas en el país ibérico, proyectaban un empate técnico del Partido Socialista (PS) y la coalición de conservadores, liderados por el Partido Social Demócrata (PSD), quien aspiraba a quitarle el gobierno a Costa.

Pero el PS dio el batacazo, y consiguió en las urnas 117 bancas, por lo que por primera vez desde la llegada de Costa al poder, el socialismo tendrá la mayoría absoluta en el Parlamento y no necesitará negociar con partidos de izquierda más chicos.

A pesar de que no había finalizado el período de cuatro años de Costa, quien había sido reelecto en 2019, debió celebrar elecciones anticipadas ante la ruptura el año pasado de la alianza de los socialistas con partidos de izquierda, quienes se negaron a votarle el presupuesto de 2022 y con ello forzaron la convocatoria a las urnas.

El PSD, por su parte, solo consiguió renovar 71 diputados de los 79 que tenía en el Congreso unicameral. El partido de Rui Rio, de centro/centroderecha, se sigue hundiendo mientras no logra demostrar ser una oposición confiable al socialismo.

Quien sí parece haberlo logrado es Chega, el partido de derecha del dirigente André Ventura, quien hizo la mejor elección de la derecha en la historia de Portugal, y con el 7,1% de los votos a nivel nacional logró extender su monobloque al tercer bloque más grande del Parlamento con 12 legisladores.

La derecha se convierte en tercera fuerza en Portugal, un hito histórico que no había ocurrido nunca en los años democráticos del país. Además, se termina con el bipartidismo que existía desde 1975, donde todo el arco político del centro a la derecha se iba con el PSD y del centro a la izquierda con el PS. Hoy, la opción Chega suena con fuerza.

André Ventura celebrando el tercer puesto.

En cuarto lugar también se destaca la elección del partido Iniciativa Liberal (IL), una formación de ideología libertaria encabezada por el empresario João Cotrim de Figueiredo. Éstos obtuvieron el 5% de los votos y lograron ingresar 8 legisladores.

Más abajo quedó el Partido Comunista y el Bloque de Izquierda, dos agrupaciones de extrema izquierda marxista, quienes obtuvieron 4,4% (6 legisladores) y 4,5% (5 legisladores) respectivamente.

Estas formaciones fueron las que más cayeron en comparación con las últimas elecciones: los comunistas perdieron 6 legisladores y la izquierda feminista perdió 14. El éxodo de votos fue claramente en dirección al PS, que consolidó el voto de la izquierda, que en el pasado estuvo bastante fragmentado.

Quién es André Ventura

La oposición al gobierno estará compuesta principalmente por el PSD, por Chega y por IL. Sin embargo, entre ellos no lograrán ni siquiera llegar a los 100 diputados, por lo que el socialismo manejará como quiera al Parlamento.

Esto le juega a favor al dirigente antisocialista André Ventura, quien brilla más por los actos políticos en la calle, movilizando a miles de personas en contra del gobierno, que por sus intervenciones en el Congreso.

Ventura es comparado extensivamente con Santiago Abascal de España. Así como el madrileño empezó su carrera en el PP y se fue para formar su propia agrupación de derecha, Ventura dio sus primeros pasos en el PSD, cuando se dio cuenta de la complicidad con los socialistas y dio un paso al costado.

El líder del partido portugués CHEGA se adhiere a la 'Carta de Madrid' en  defensa de la libertad en la Iberosfera - La Gaceta de la Iberosfera
Ventura junto a Abascal firmando un acta de cooperación entre VOX y Chega.

Fundó Chega en 2019, y en las elecciones de ese mismo año consiguió un escaño en Lisboa con el 1,3% de los votos, que ocupó él mismo. Su crecimiento fue exponencial, y en menos de 3 años logró multiplicar por siete la cantidad de votos para Chega, además de lograr extender al partido por todo el país y que no sea solo un fenomeno capitalino.

Su principal caballo de batalla es pedir por un fuerte control fronterizo para frenar la inmigración ilegal de países africanos y árabes, pero también aboga por una bajada de impuestos, y por un Parlamento mucho más pequeño con menos legisladores y menos comitivas de asesores.

Además, propone una reforma judicial con penas más duras para los delincuentes y pide por el fin de las ayudas sociales a las clases más humildes, una de las principales políticas del Partido Socialista. Según Ventura, Costa creó un sistema clientelar que extorsiona a los más pobres a que los voten a cambio de dinero, manteniendo la tasa de desocupación alta apropósito para no perder estos “clientes electorales”.

Seguir Leyendo

Portugal

El Presidente de Portugal vetó la Ley de Eutanasia: “No creo que corresponda con el sentir de la sociedad”

Publicado

en

El conservador Marcelo Rebelo de Sousa ya había enviado la norma al Tribunal Constitucional por graves inconsistencias en el texto de la ley, pero tras una segunda votación favorable, decidió frenarla completamente.

El presidente de Portugal, el conservador Marcelo Rebelo de Sousa, vetó la ley de eutanasia este martes, luego de que fuera aprobada por el Parlamento, donde el Partido Socialista hizo valer su mayoría para pasarla.

A pesar de que el presidente en el sistema parlamentario portugués es una figura prácticamente protocolar, conserva el poder de veto, y por primera vez en varias décadas un Jefe de Estado ha implementado la medida sin que se la pida el Primer Ministro.

Rebelo de Sousa ya había mandado el proyecto de ley a que sea analizado por el Tribunal Constitucional, luego de que el líder socialista António Costa presionara para que se apruebe la ley en plena pandemia.

El socialismo impulsó cambios para eludir las recomendaciones de la Corte Suprema, pero estas no convencieron al presidente, quien ejerció su derecho a veto, debido a “inesperadas perplejidades” que encontró en el texto del proyecto, de acuerdo con las palabras exactas de Rebelo de Sousa.

Según su parecer, los diputados deben reescribirla y decidir si la muerte asistida ha de ser admitida en caso de “enfermedad grave, incurable o fatal”, pues asegura que estas tres opciones no tienen el mismo significado, a pesar de que el texto de la ley las pone como sinónimos.

A su juicio, sería el último calificativo el que debería regir en una ley de eutanasia, aunque aclaró que más allá de los errores técnicos, él no apoya la decisión del partido gobernante. “Si aprobamos esta ley, Portugal se alinearía con los países que aplican una solución más drástica o radical para estos problemas“, aseguró, y dijo que duda de que esto se corresponda con el sentir mayoritario en la sociedad portuguesa.

Expresso | O presente inesperado de Costa
António Costa (izquierda) y Rebelo de Sousa (derecha): Portugal atraviesa una crisis política por la disparidad de tener un primer ministro de izquierda y un presidente de derecha.

Todo esto se lo ha escrito Marcelo Rebelo de Sousa al presidente del Parlamento, el socialista Eduardo Ferro Rodrigues, en una carta que le ha remitido pero que es pública.

Existe la posibilidad de que el trámite parlamentario se reinicie con estas modificaciones, pero deberá hacerse ya después de las elecciones generales anticipadas del próximo 30 de enero. La actual composición de la cámara dio el visto bueno a esta ley, pero quién sabe cuál será la correlación de fuerzas a partir del 1ro de febrero.

La segunda versión del proyecto, que se reescribió y se volvió a votar luego del fallo del Tribunal Constitucional, recibió el apoyo de 138 diputados que votaron a favor, mientras que otros 84 votaron en contra y solo se registraron 5 abstenciones.

La dirigencia del Partido Socialdemócrata (PSD), lo más cercano a una fuerza de derecha que tiene el país ibérico y al cual pertenece Rebelo de Sousa, no impuso una disciplina interna de sufragio, lo cual implicó que varios diputados de la oposición se alinearan con voto socialista.

Portugal ya tiene legalizado el aborto, despenalizada la droga y un gobierno de izquierda progresista que cada vez que va a una campaña promete “dar más derechos”. Con las elecciones de enero cerca, António Costa convirtió el debate de la eutanasia en el foco de su campaña, y en cada discurso promete darle este “derecho” a los portugueses si lo votan.

Lo que muchos portugueses piensan, como retrata la proliferación de comentarios a través de las redes sociales, es que el contexto actual de la pandemia del coronavirus, con un goteo del número de personas que muere cada día, no parece el momento más adecuado para regular un tema de estas características. Por eso, había quien se sentía decepcionado porque el papel del Constitucional quedó en nada… hasta que ha emergido de nuevo la figura del ‘profesor Marcelo’, como conocen muchos ciudadanos al presidente.

Los que pensaban que su función era meramente decorativa se han dado cuenta de que, en realidad, no es así. Muestra mucha más posición de ataque de lo que parece y, por ahora, los portugueses que están en contra de semejante ley pueden estar tranquilos porque su labor de vigilancia permanece intacta.

Seguir Leyendo

Tendencias