Conecte con nosotros

Latinoamérica

La relación de la izquierda con la religión: mientras sus militantes queman iglesias, sus líderes se muestran como católicos

Mientras el mundo ve como en Chile los manifestantes de izquierda queman iglesias y atacan a los católicos, la gran mayoría de los partidos socialistas mantienen un estrecho vínculo con la Iglesia católica y apelan directamente al voto religioso en los procesos electorales

Publicado

en

Este 18 de octubre, a un año del inicio de las feroces protestas contra el sistema capitalista chileno, grupos de extrema izquierda realizaron nuevas protestas en Plaza Italia en apoyo a la aprobación del cambio de Constitución, cuya votación se llevará a cabo este 25 de octubre. 

Como es usual, los manifestantes realizaron acciones de destrucción y vandalismo, y saquearon establecimientos, pero lo que más trascendió fue que quemaron dos iglesias católicas. La San Francisco de Borja, que es usada por los Carabineros para ceremonias institucionales, y la Iglesia de la Asunción, una de las más antiguas del país.

Pero no es la primera vez que esto pasa en Chile: el año pasado, durante las manifestaciones del “estallido social”, también saquearon y vandalizaron de distintas formas iglesias tanto católicas como protestantes. Entre ellas: la Iglesia Presbiteriana de Valparaíso, la Iglesia Bendecidos para Bendecir, la Iglesia Alianza Cristiana y Misionera, la Iglesia Ministerio Internacional para la Familia, la Iglesia Asambleas de Dios.

Las protestas son promovidas casi en su totalidad por violentos grupos de izquierdas que no ven el proceso democrático como suficiente para la “transformación” de Chile que tienen en mente. Su visión es la de un país sin religión, reivindicando a los pueblos indígenas, gobernados por líderes de un partido único y de corte socialista.

En años anteriores y en este también, terroristas mapuches han estado involucrados en manifestaciones y usurpaciones en la región de La Araucanía. Pese a que algunos de estos personajes niegan estar involucrados en la quema masiva de iglesias en la zona, otros se adjudican con “orgullo” estos atentados.

La izquierda mantiene dos caras: por un lado, tiene una postura hostil, quemando iglesias e incitando a la violencia en contra de los religiosos, y por otro lado, intenta manipular ciertos conceptos de la religión para atraer a los cristianos y no perder sus votos en los procesos electorales.

Presidente argentino Alberto Fernández trabajando codo a codo con los curas villeros en las elecciones de 2019, mientras hacía campaña por el aborto y la separación de la Iglesia y el Estado.

Ad

En Latinoamérica se da muchas veces una realidad contradictoria: los partidos de izquierda, que pretenden representar a las clases bajas, a menudo adoptan posturas de rechazo y oposición hacia la religión, pese a que sus miembros son, en muchas ocasiones, personas muy religiosas.

Esto suele caracterizar a la izquierda socialista y a otras ideologías con tendencias totalitarias en la región, como por ejemplo lo fue el peronismo a fines de su segundo mandato.

Perón tuvo un fuerte enfrentamiento con la Iglesia católica entre 1954 y 1955, lo cual llevó a la escisión y formación del Partido Demócrata Cristiano. Según denunciaba la Iglesia, Perón había prohibido la realización de procesiones religiosas y concentraciones católicas en lugares públicos, había autorizado a los propagandistas de cultos disidentes, intentando llevar a los católicos a la apostasía de su verdadera fe, había concedido a radiodifusoras hacer propaganda disidente, había negado autorización a las audiciones católicas y había removido de sus puestos a funcionarios públicos por motivos religiosos.

Pero nada de esto evitó que, luego del golpe y remoción del Presidente Perón, sus fieles seguidores se mantengan como personas apegadas a la fe católica. Esto quedó especialmente demostrado durante la etapa de subversión cuando tanto los reconocidos referentes peronistas, como los militantes de la juventud peronista y los guerrilleros de Montoneros, profesaban abiertamente la religión católica.

Al día de hoy, mientras los militantes muchas veces demuestran actos de violencia contra las instituciones religiosas o los curas, en el interior de Argentina los líderes peronistas y sus simpatizantes tienen un gran apego al catolicismo.

Iglesias quemadas por orden de Perón: la imagen después del fuego de la Iglesia de San Ignacio.

Ad

Es cierto que a menudo la religión no ocupa hoy en día un lugar importante en los partidos de centro-izquierda y centro-derecha.

Casi todos dicen ser católicos, como la ex presidente Michelle Bachelet, que luego se confesó agnóstica, o el actual presidente Alberto Fernández, que dice que es un “católico renacido pero no practicante“, pero rara vez expresaron su apoyo a la Iglesia. A su vez, no descartan la oportunidad para tratar de congraciarse con el Papa y apelar al voto religioso.

Sin embargo, es curioso también que en muchos países de Latinoamérica hay partidos de extrema izquierda que componen coaliciones con importantísima llegada al poder, que mientras mantienen también un discurso de izquierda estatista, se muestran como referentes católicos: este es el caso de varios de los partidos que conforman Nueva Mayoría en Chile o del Frente Amplio en Uruguay.

Bachelet recibió al Papa Francisco en 2018, le habló de los mapuches, y le agradeció a la Iglesia católica por haberlos “ayudado a recuperar la libertad”.


Alberto Fernández confesó recientemente: “Escribí cosas muy severas contra la Iglesia y fui duro con el Papa cuando era Bergoglio”.

Ad

Por otra parte, está el ejemplo del líder del Movimiento al Socialismo, Evo Morales, que tuvo una trayectoria marcada por severos roces con la religión católica. 

En 2009, el entonces Presidente convirtió a Bolivia en un Estado aconfesional mediante la reforma constitucional, y diez años después promulgó una ley de regulación estatal para las religiones en la que prohibía el proselitismo, lo que afectó particularmente a los evangélicos que salían a predicar. 

Otro ejemplo de la hostilidad de Morales hacia las organizaciones religiosas fue la aprobación de la Ley de Libertad Religiosa, que a pesar de su nombre restringió la libertad de culto en el país y provocó que las iglesias en el país tuvieran que pagar elevados impuestos al Estado. 

Además, los sindicatos de productores de coca de Cochabamba, aliados de Evo, acusaron en numerosas ocasiones a la Iglesia católica de “machista“, “derechista“, “reaccionaria” y “antidemocrática“, ante las declaraciones de arzobispo de ese sector respecto a la venta ilegal de drogas por parte de menores de edad.

“Será sancionado con prisión de siete (7) a doce (12) años y reparación económica la persona que por sí o por terceros, capte, transporte, traslade, prive de libertad, acoja o reciba personas con el fin de reclutamiento de personas para su participación en conflictos armados o en organizaciones religiosas o de culto”, artículo 88.11 del Código Penal boliviano.

“La invasión española llega con la religión Católica. Nos trajo violencia, nos quiso dominar con la fuerza, con la arma, con la espada, pero también usando la Biblia.” declaró Morales luego de promulgar la Ley de Libertad Religiosa en Bolivia

Ad

En Venezuela, Hugo Chávez, a pesar de ser un católico confeso, también persiguió la libertad de culto y tuvo sus roces con la Iglesia.

El difunto dictador le quitó algunos privilegios a la iglesia de Roma y tuvo varios encuentros mezquinos con importantes jerarcas católicos, a los que insultó en más de una ocasión.

Atacar a los miembros de la Iglesia Católica era una de sus más importantes estrategias para desviar la atención de momentos bochornosos en la política de su país. 

Sin embargo, en otras ocasiones utilizaba a la religión para generar confusión entre los venezolanos, llegando a afirmar que la Revolución Bolivariana “cultivaría el verdadero cristianismo en el país“. 

“Nuestro socialismo no se puede concebir si no es partiendo de esas raíces del verdadero, auténtico cristianismo. Vamos a cultivar el verdadero cristianismo, vamos a leer las escrituras, el verdadero pensamiento de Cristo y el ejemplo que dio Cristo en su vida. Pensamiento profundo”, dijo Chávez en 2007.

El dictador Chávez, esbozando una cruz y afirmando que el catolicismo era parte del chavismo.

.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Chile

La izquierda chilena y Piñera se unen para impulsar una ley que regule las empresas digitales como Rappi o Uber

Publicado

en

El Partido Socialista, la DC, el RN y la UDI se unieron con los diputados de Boric para aprobar un marco regulatorio a los contratos de empleados con plataformas digitales, principalmente de delivery y de transporte.

El Congreso despachó la ley que regula el contrato de trabajadores de empresas de plataformas digitales, iniciativa ingresada en mayo de 2020 por la izquierda chilena, frente a la falta de regulación en este tipo de compañías que predominan en los rubros de delivery y transporte.

Este proyecto le daría un marco legal especial a los contratos de empresas como Rappi, Uber Eats, y otras plataformas, estableciendo sindicatos en el rubro, vacaciones pagas obligatorias, cobertura de seguridad social, y salario mínimo.

Así lo explicó la senadora de la DC, Carolina Goic, una de las impulsoras de la propuesta: “Hay dos aspectos que concordamos con el Ejecutivo, que serán incluidos en un veto aditivo, relativos al inciso que regula el acceder a cobertura de seguridad social, que si bien hay normas, nos parece que debe quedar explícito; y el ejercer los derechos colectivos por parte de trabajadores de plataformas”.

Otro de los patrocinantes del proyecto, el senador socialista Juan Pablo Letelier, destacó que el objetivo es regular “algo que afecta a decenas de miles de personas, la economía de nuestro país cambió con los trabajadores de plataformas y no tienen ninguna protección”.

Además de Letelier y Goic, el documento fue ingresado por los senadores Manuel José Ossandón (RN) y David Sandoval (UDI), y cuenta con el apoyo de prácticamente todo el arco político, desde la extrema izquierda que respalda a Gabriel Boric, hasta la centroderecha que responde a Sebastián Piñera. Por lo que es casi una certeza que será aprobada.

De hecho, el proyecto cuenta con el apoyo explícito del gobierno. El subsecretario del Trabajo, Fernando Arab, explicó que “lo que hace este proyecto primero que todo es darle la categoría de trabajador, es decir, reconocer como trabajadores a las personas que se desarrollan en las plataformas digitales”.

En concreto, la iniciativa surgió en medio de la denominada “revolución digital” y apunta a modificar el Código del Trabajo, instaurando como contrato especial el de “trabajo mediante plataformas digitales de servicios” mediante una serie de regulaciones a los empleados y empleadores.

Además, dispone que la calificación de trabajador dependiente o independiente dependerá de la existencia de una prestación remunerada, bajo vínculo de subordinación y dependencia.

Seguir Leyendo

Honduras

Xiomara Castro: Quién es la nueva presidente de extrema izquierda castrochavista en Honduras

Publicado

en

La mujer de Zelaya tendrá el desafío de encarar la dirigencia tras 12 años de gobiernos conservadores, aunque cuenta con el respaldo internacional de una amplia gama de espacios políticos, desde el Foro de Sao Paulo hasta la Casa Blanca.

Xiomara Castro tomó posesión este jueves como nueva presidente de Honduras, la primera mujer en hacerlo, y con ella regresa la izquierda al poder tras 12 años de gobiernos conservadores.

A pesar de encabezar el movimiento zelayista, nombrado así en honor a su marido, el ex presidente José Manuel Zelaya, quien llegó a la presidencia en 2006 como un liberal pero rápidamente giró a la extrema izquierda comunista, Castro ganó las elecciones liderando una coalición amplia de espacios desde la izquierda hasta la centroderecha.

El Partido Nacional, quien históricamente se llevó todos los votos del centro a la derecha, cayó bajo el gobierno del ex presidente José Orlando Hernández, en esquemas de narcotráfico, no solucionó los altos índices de inseguridad, pobreza, violencia y corrupción institucional. Esto llevó a que miles de votantes históricos del PN terminarán votando, increíblemente, por Castro.

Sin importarle esto, Castro está decidida a llevar a cabo un gobierno castrochavista, y esto lo dejó muy en claro en su discurso inaugural. “A partir de hoy ninguna familia que gaste menos de 150 kW al mes a seguir pagando su factura de luz”, prometió ante la presencia de sus simpatizantes.

También prometió convocar a una Asamblea Constituyente para redactar una nueva Constitución, que le permita la reelección indefinida y la habilite a iniciar un proceso de estatizaciones. Ya en 2009, Zelaya había intentado hacer un referéndum y modificar la Constitución de la misma manera, y luego de que lo llevara a cabo a pesar de la negativa de la la justicia, las Fuerzas Armadas lo removieron de su cargo a través de un golpe de Estado.

Entre otras medidas que prometió en campaña, Xiomara Castro quiere derogar algunas de las leyes más exitosas de los gobiernos conservadores, como la de Ley de Seguridad, con la que se faculta al Ejército para pelear contra el narcotráfico y la Ley ZEDE, que creaba zonas francas libres de impuestos en varias zonas del país para atraer inversiones extranjeras.

Además, prometió reducir el precio de la energía a través de masivos subsidios y controles de precios del sector; aumentar el salario mínimo; implementar una renta universal para las familias más pobres; y crear un organismo anticorrupción supervisado por la ONU.

Por último, la líder izquierdista tiene en su agenda despenalizar la interrupción del embarazo, aunque para eso tendrá que lidiar con la Iglesia Católica, que tiene una fuerte influencia en el país y, más difícil incluso, con un Parlamento dominado por legisladores provida, tanto en el PN como en su propia coalición.

Xiomara Castro es un caso único en el mundo. Llegó a la presidencia respaldada tanto por el Foro de Sao Paulo como por la Casa Blanca de Estados Unidos. Esto se lució en su ceremonia de asunción, en la que estuvieron como invitados de honor la vicepresidente argentina Cristina Kirchner y el ex presidente brasileño Lula da Silva, al mismo tiempo que la vicepresidente norteamericana Kamala Harris.

Seguir Leyendo

El Salvador

El FMI instó a Nayib Bukele a eliminar el Bitcoin de la economía de El Salvador si quiere seguir en el acuerdo

Publicado

en

El organismo internacional está intentando extorsionar a El Salvador para eliminar el Bitcoin de su canasta de monedas para que siga en pie el acuerdo por US$ 389 millones que tienen desde el 2020.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha enviado un mensaje contundente este martes al presidente de El Salvador, Nayib Bukele. El organismo ha instado al popular mandatario que elimine el Bitcoin como moneda de uso legal en el país centroamericano, y que deshaga sus reservas en esta criptomoneda.

“La adopción de una criptomoneda como moneda de curso legal implica graves riesgos para la integridad financiera y del mercado, la estabilidad financiera y la protección del consumidor y puede ocasionar pasivos fiscales contingentes”, precisó el organismo en un comunicado.

Según el Fondo, solo así podrán seguir haciendo acuerdos con El Salvador. Esta extorsión viene además en una semana donde el Bitcoin experimentó una brutal caída en su valor por la suba de las tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos. Esto llevó a muchos a vender sus posiciones en Bitcoin y otras criptos para comprar dólares o bonos del Tesoro.

Para el presidente la implementación de Bitcoin como moneda de pago es uno de sus proyectos económicos más exitosos, y lo promociona con intensidad tanto desde su cuenta de Twitter —plataforma favorita para comunicar sus decisiones— como en las giras que ha emprendido para vender a su país como una tierra de oportunidades para los empresarios.

En septiembre pasado, El Salvador se convirtió en el primer país en el mundo en permitir el uso de la criptomoneda en todas las transacciones, junto con el dólar estadounidense, creando una canasta de monedas para que los salvadoreños puedan usar la moneda que prefieran.

Continuamente Bukele ha comprado más reservas cuando la moneda digital perdía valor, siguiendo la popular frase “buy the dip”, y esta no fue la excepción. Mientras el FMI le pedía que desarme su posición en Bitcoins, el presidente ordenó la compra de 410 bitcoins por 15 millones de dólares.

Seguir Leyendo

Trending