Conecte con nosotros

Perú

El Jurado Nacional Electoral declaró ganador al comunista Pedro Castillo

Publicado

en

El sindicalista vinculado a Sendero Luminoso será el próximo presidente de Perú, culminando 4 años de inestabilidad política con una transición a un gobierno marxista-leninista.

Luego de forzar la dimisión de un magistrado, el Jurado Nacional Electoral (JNE) logró declarar por unanimidad la improcedencia de las apelaciones presentadas por la candidata Keiko Fujimori, y los resultados irregulares que dieron por ganador al comunista Pedro Castillo fueron certificados.

La elección había sido llevada a cabo el pasado 6 de junio, y el resultado oficial cargado por la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) había sido de 8.836.380 de votos para Castillo (un 50,13% del total) y 8.792.417 de votos para Fujimori (el 49,87%).

Esta ínfima diferencia de 43.963 votos era considerablemente menor que la cantidad de votos observados, que en este caso favorecían a Fujimori.

El equipo legal del partido Fuerza Popular había presentado las acciones ante el JNE para que se revisen unas 300 actas que los fiscales del candidato comunista habían impugnado en el recuento de votos.

Pero el JNE dijo que eran “improcedentes” y que estas denuncias no eran competencia del jurado electoral, si no que debían ser presentadas ante la justicia penal luego de que se dé por ganador a Castillo.

De esta manera, y argumentando que “la ley requiere que lo diga“, Keiko Fujimori aceptó los resultados y admitió la derrota este lunes por la noche. Castillo pasa a ser Presidente-Electo del Perú y asumirá cuando el JNE lo determine.

¿Qué le espera a Perú con el triunfo de Castillo?

El partido comunista Perú Libre ya anunció desde el principio de la campaña que su primer objetivo sería reformar la Constitución fujimorista que impera en el país desde la década del 90.

En este sentido, Castillo, que cuenta con el apoyo del gobierno interino del izquierdista Partido Morado, logró que la justicia cómplice frenara al bloque que apoya a Fujimori en el Congreso de copar el Tribunal Constitucional, el cual podría a su vez frenar la reforma constitucional que tiene en mente el Presidente-Electo comunista.

Para evitar un colapso económico por las bajas expectativas de crecimiento que generan sus propuestas en la materia, el Ministro de Economía que quiere Castillo, Pedro Francke, a pesar de ser un miembro histórico del Partido Comunista peruano, ha estado teniendo reuniones con organismos multilaterales para que Perú no pierda su acceso al crédito en los primeros meses de gobierno.

Lo mismo hizo el equipo económico de Hugo Chávez cuando llegó al poder en Venezuela, y luego utilizó el dinero de organismos internacionales para crear la estructura de represión y censura castro-chavista.

Castillo asumirá con una enorme cantidad de riqueza acumulada para hacer socialismo, generada por 30 años de crecimiento con una economía de mercado que marcó la era de oro de Perú, que finalmente ha llegado a su fin.

A menos que este gobierno caiga por conflictos internos, particularmente con la figura de Vladímir Cerrón, presidente del partido, vicepresidente-electo y jefe de campaña de Castillo; o conflictos de corrupción que le valgan una destitución en el Congreso, Perú va camino al modelo que arruinó Venezuela y generó niveles de pobreza medievales.

Perú

Una burrada: Un ministro de Castillo afirma que la hoja de coca es el “principal insumo” de la Coca-Cola

Publicado

en

El Ministro del Interior de Perú estaba tratando de justificar la legalización de la cocaína diciendo que hoy en día la gente consume cocaína todo el tiempo en la Coca-Cola.

Luis Barranzuela, el Ministro del Interior del gobierno del comunista Pedro Castillo, dio una polémica declaración en defensa de la industrialización de la hoja de coca, en la que dijo una verdadera burrada, cuando aseguró que el “principal insumo” para la elaboración de la Coca Cola es la cocaína.

¿Que no hay industrialización de la hoja de coca ahora? ¿Y cuál es el principal insumo de Coca Cola, por ejemplo?“, sostuvo el ministro, entrevistado por el programa Cuarto Poder.

Barranzuela, sin darse cuenta de lo que había dicho, siguió defendiendo al sector cocalero, que en países como Bolivia, Colombia o Perú mantienen una enorme fuerza sindical. “El cultivo de la hoja de coca es social y, por lo tanto, debe atenderse con una mirada más allá de la erradicación. Yo no me voy a poner en contra de ellos“, indicó.

Nos concentramos en la hoja de coca, ¿pero los insumos químicos cómo entran al VRAEM [sigla abreviada para el Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro]?“, se preguntó el ministro, al cuestionar que la política vaya exclusivamente detrás de quienes se dedican a ese cultivo y no al resto de la cadena implicada en la fabricación de la cocaína.

No obstante, ante la presión del periodista, reconoció que el 70% de la producción de hojas de coca se desvía al narcotráfico y que esto es un problema que deben enfrentar, algo que desde su llegada al gobierno no han estado haciendo.

Coca-Cola no usa hojas de coca desde 1929

La bebida más popular del mundo, fue inventada en 1885 por John Pemberton, un farmacéutico de Atlanta, Georgia, quien hizo la fórmula original en su patio trasero. 

La receta de Pemberton contenía cocaína en forma de extracto de hoja de coca, que inspiró la parte “Coca” del nombre de la bebida. La “Cola” proviene de la nuez de cola (que contiene cafeína, otro estimulante).

Sin embargo, Pemberton no la vendía como una bebida refrescante, si no como medicina para quitar el dolor, efecto que era logrado por la cocaína.

En el siglo XIX, los medicamentos patentados no estaban regulados como lo están hoy los medicamentos. Cualquiera podía afirmar que su producto tenía beneficios para la salud sin tener que demostrar su eficacia o revelar sus riesgos, y quedaba en manos del consumidor si quería comprarle a quien mostrara sus ingredientes o no.

Pero todo cambió cuando vino la Era de la Prohibición en los Estados Unidos, y el alcohol se hizo ilegal. En ese momento, los ya sucesores de Pemberton decidieron quitarle la cocaína y convertirla en una bebida que pueda ser vendida en los comercios donde ya no se podía vender más alcohol, lo cual terminó siendo un enorme éxito y aquella fórmula perdura hasta hoy. Para 1929, el contenido de hojas de coca en la Coca-Cola quedó reducido a 0%.

Seguir Leyendo

Perú

Estalla el gobierno de Perú: Bellido le declara la guerra a Castillo y se quiebra la bancada oficialista

Publicado

en

Cerrón invocó a la bancada de Perú Libre a negar el voto de confianza al nuevo gabinete de Mirtha Vásquez, lo que llevó a la ruptura del bloque oficialista y una recomposición parlamentaria.

Luego de que el presidente comunista Pedro Castillo expulsara del gobierno a su jefe de gabinete, Guido Bellido, y lo reemplazara por la progresista Mirtha Vásquez, se desató la guerra entre el mandatario y los jefes del partido oficialista.

Bellido era el representante en el gobierno de Vladimir Cerrón, el líder del partido comunista Perú Libre, que llevó a Castillo a la presidencia. La salida de Bellido significó la ruptura total con Cerrón, y una grieta en la bancada oficialista.

Esta tarde, mientras Castillo estaba reunido con su nuevo gabinete, sin figuras que respondan a Cerrón, el lider de Perú Libre acudió a las redes para anunciar que expulsarían del partido a 15 parlamentarios que se mantiene fieles al presidente, y que los 22 restantes votarían en contra del voto de confianza al nuevo gobierno. En Perú cada vez que se conforma un nuevo gabinete, el Congreso debe votar y aprobar su designación por mayoría.

Cerrón, en su cargo de Secretario General de Perú Libre, convocó a unas reunión esta mañana con los 37 congresistas de la bancada y anunció que les ordenaría votar en contra del gobierno, a lo que 15 respondieron negativamente y se fueron del encuentro.

Esto llevó a su expulsión express y una recomposición de la bancada oficialista, que pierde 22 congresistas a la oposición y pierde la mayoría automática que tenía en el Congreso.

En el comunicado, Cerrón indica que cree que hay un “giro político hacia el centro derechismo” del gobierno de Pedro Castillo y su gabinete. “Esta composición la integran partidos sin inscripción, sostenidos por ONGs norteamericanas, quienes han cogobernado con los cuatro últimos gobiernos y ahora con el actual”.

De esta manera, el oficialismo en el Congreso queda compuesto por 15 diputados de Perú Libre alineados a Castillo, 13 de la bancada conservadora de Alianza para el Progreso, 12 del centrista Acción Popular, 5 de la coalición de izquierda Somos Perú – Partido Morado, los 5 de la bancada del izquierdista progresista Juntos por el Perú, y 2 del conservador Podemos.

Así, el gobierno queda con solo 52 bancas de las 130 del Congreso, perdiendo su mayoría. La oposición, en donde ahora se ubican 22 diputados de Perú Libre alineados a Cerrón, aunque no está unida, tendría 78 bancas y si vota en contra del voto de confianza, Castillo deberá pedirle la renuncia a todo el gabinete, proponer otra composición y volverlo a someter a votación en el Congreso.

Si esto no prospera, el presidente podría tener que llamar a unas elecciones anticipadas para desarmar el bloqueo en el Congreso, como hizo el ex presidente Martín Vizcarra en 2019.

Seguir Leyendo

Perú

Por presión del Congreso, el comunista Pedro Castillo echó a Bellido y a todo su gabinete

Publicado

en

El comunista de línea dura Guido Bellido será reemplazado por la progresista feminista Mirtha Vázquez, del partido de izquierda Frente Amplio.

El presidente de Perú, el comunista Pedro Castillo, finalmente cedió ante la presión del Congreso y le pidió la renuncia a Guido Bellido, hasta hoy su Jefe de Gabinete y Primer Ministro. Su salida significó también la dimisión de todo su Gabinete, lo cual generó nuevamente un vacío de poder en el país que sigue en plena crisis política hace 4 años.

Castillo designó como sucesora al frente del Gabinete a Mirtha Vásquez, una abogada de 46 años que hasta fines de julio presidió el Congreso, y que pertenece al Frente Amplio y no, como Bellido, al partido oficialista Perú Libre. Esto significa una fuerte caída en la influencia de Vladimir Cerrón en el gobierno de Castillo, y una suba del sector más progresista de la mayoría.

Desde su asunción, el gobierno de Castillo ha estado sufriendo la presión del Congreso, tanto de los diputados de derecha, que exigen un Gabinete sin figuras vinculadas al terrorismo, como los legisladores de izquierda, que piden un Consejo de Ministros con figuras progresistas y feministas.

Cabe recordar que Castillo llegó al poder con el partido y vehículo político de Perú Libre, una formación comunista vinculada a Sendero Luminoso controlada por Cerrón, quien trató de ser candidato a vicepresidente (en una jugada similar a la de Argentina con Cristina y Alberto) pero la Justicia lo frenó; sobre el dirigente comunista pesan múltiples causas de corrupción.

Hasta hoy, el gobierno lo manejaba el propio Cerrón a través de Bellido, con un gabinete que poco espacio le había dejado a otros aliados de izquierda del gobierno, como el Frente Amplio, Juntos por Perú y el Partido Morado, todos partidos progresistas que rechazan las propuestas más conservadoras de Perú Libre.

“Juro por Dios, por este país de mujeres y hombre que luchan vivir sin discriminación, sí juro”, juramentó Vázquez al asumir el cargo.

Hasta el momento, Vázquez ha dicho que pedirá que los ministros Oscar Maúrtua (Canciller), Pedro Francke (Economía), Hernando Cevallos (Salud), Aníbal Torres (Justicia) e Iber Maraví (Trabajo) permanezcan en el cargo.

Estos nombres sin embargo no son indispensables para el nuevo gobierno, y no sorprendería que en las próximas semanas se busquen nuevas figuras, especialmente en el caso de Maraví, quien está a punto de ser enjuiciado por el Congreso por sus vínculos al terrorismo guerrillero en la década del ’90.

“Tanto la cuestión de confianza, la interpelación como la censura, no deberían usarse para crear inestabilidad política, el Perú espera mucho de sus autoridades, es momento de poner el Perú por encima de toda ideología y posición partidaria aislada”, subrayó Castillo en el breve mensaje con el que esta tarde anunció la salida de su primer ministro.

Además, Castillo esgrimió una defensa de la propiedad privada, lo cual fue considerado una crítica al saliente Bellido, quien estaba impulsando la estatización de la operación en el yacimiento de gas de Camisea.

Ratificamos el compromiso del Perú con la inversión privada, remarcando la necesidad que esta opere sin corrupción y con responsabilidad social, priorizando la diversificación productiva nacional“, sostuvo el presidente.

Este profundo cambio en el Gabinete significa dos cosas: cae el poder de Cerrón en el gobierno, y aumenta considerablemente la influencia de Marcos Arana, Pablo Guzmán y Verónika Mendoza en el Ejecutivo.

Seguir Leyendo

Trending