Conecte con nosotros

Uruguay

La Cancillería uruguaya se diferencia de Argentina y condena el accionar terrorista sobre Israel

El gobierno de Lacalle Pou se reunió con el embajador israelí para solidarizarse con los ataques terroristas que está recibiendo su país, mientras desde el gobierno argentino insisten en defender a Hamás.

Publicado

en

Esta semana, en medio de la agravación del conflicto suscitado en Jerusalén y los ataques de Hamás a Israel, el gobierno uruguayo, a través de su Cancillería, adhirió al llamado a la paz y pidió el detenimiento de la violencia perpetuada por el terrorismo sobre el territorio israelí.

Uruguay expresa su firme condena ante la realización de actos terroristas y el recrudecimiento de los ataques perpetrados desde Gaza contra el territorio israelí“, expresó en un comunicado.

Y agregó: “Uruguay reitera su llamado para que israelíes y palestinos recobren decididamente el camino de las negociaciones, que renueve la esperanza de paz, seguridad y estabilidad para toda la región, anhelo de toda la comunidad internacional“.

No obstante, lo resonante aquí es la nueva diferencia que se ha dejado ver entre el posicionamiento internacional del gobierno centroderechista de Luis Lacalle Pou, y el gobierno argentino, en manos del kirchnerista Alberto Fernández

Mientras el primero, a través de su canciller Francisco Bustillo, condenó enfáticamente la perpetuación de actos terroristas provenientes de la Franja de Gaza hacia varias ciudades israelíes, la cancillería de Felipe Solá optó por cuestionar un aparente “uso desproporcionado de la fuerza” por parte de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), denotando un preocupante desconocimiento sobre la cuestión.

Ad

A su vez, Lacalle se reunió con el Embajador de Israel en Uruguay, Yoed Magen, para expresarle su solidaridad y poner el cuerpo diplomático uruguayo a disposición para cualquier ayuda que necesiten.

En conversación esta noche con el Presidente Luis Lacalle Pou transmitió la solidaridad de él y de los uruguayos al pueblo de Israel en su momento difícil. Gracias presidente, gracias Uruguay”, escribió en agradecimiento el diplomático israelí.

Esta postura fue muy distinta a la del gobierno argentino, quien no se contactó con Galit Ronen, embajadora israelí en Argentina, y ella tuvo que ser entrevistada en un programa de televisión para expresar su postura sobre lo ocurrido.

La diferencia de posturas quedó evidenciada pero a la inversa en el sector empresarial de los países. Mientras el uruguayo dueño del restaurante La Huella Martín Pittaluga criticó la postura de Lacalle Pou, el argentino dueño de Mercado Libre Marcos Galperín, apuntó contra esta declaración y lo instó a “militar el matrimonio homosexual, los derechos de la mujer y la democracia igualitaria” en la Franja de Gaza.

Ad

Mientras en el pasado la política exterior de Argentina y Uruguay estuvo en sintonía, las diferencias entre los actuales gobiernos son cada vez más claras. No es la primera vez que se dejan entrever las diferencias ideológicas entre Fernández y Lacalle, a pesar de la buena amistad personal que mantienen.

En marzo, en una reunión virtual organizada por el gobierno argentino en el marco de las celebraciones por los 30 años de creación del Mercosur, el Presidente uruguayo manifestó su descontento por la postura argentina proclive al proteccionismo económico, que impide al Uruguay y los demás países del bloque comerciar con otros mercados que están dispuestos a hacerlo, truncando así el histórico acuerdo comercial logrado entre el bloque sudamericano y la Unión Europea, en 2019, bajo la presidencia de Mauricio Macri, Tabaré Vázquez y Jair Bolsonaro.

Lo mismo ocurrió con el retiro del gobierno argentino del Grupo de Lima, que condena la larga y cruenta dictadura chavista de Venezuela, en marzo de este año. Uruguay no forma parte del Grupo de Lima, debido a las inclinaciones izquierdistas de los gobiernos que precedieron al actual, del socialista Frente Amplio, encarnados en Tabaré Vázquez (2005-2010 y 2015-2020) y José Mujica (2010-2015), pero la postura del país frente a Venezuela es clara, y Lacalle Pou condenó desde su campaña a la administración de Nicolás Maduro, y no dudó en calificarlo como un dictador

Alberto Fernández, en cambio, si bien jamás se expidió sobre el asunto desde que fue ungido como candidato presidencial, decidió invitar para su investidura presidencial en Casa Rosada a Jorge Rodríguez, uno de los más altos funcionarios del régimen chavista, y actual presidente de la ilegítima Asamblea Nacional de ese país.


Por Nicolás Demitrópulos, para La Derecha Diario.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Uruguay

Lacalle Pou está combatiendo la delincuencia: Datos oficiales muestran históricas bajas en todos los delitos

Publicado

en

El Ministerio del Interior, encargado de la Seguridad Publica en el país oriental, dio a conocer el martes pasado las cifras de delitos en todo el país, y mistró que hubo una baja histórica en comparación con años anteriores.

El presidente Luis Lacalle Pou llegó al poder en Uruguay en gran parte por sus promesas de mano dura contra la delincuencia, un tema que había ofuscado el debate político en 2019.

Una pata fundamental de esta política contra la inseguridad había sido diseñada por Jorge Larrañaga, quien lamentablemente falleció en el pasado mes de mayo del año pasado y se puso en jaque el compromiso del gobierno “multicolor” en seguir combatiendo con dureza a la delincuencia.

En este contexto, Lacalle Pou publicó con bombos y platillos en Twitter una tabla con las cifras de denuncias de delitos, comparando los años 2019, 2020 y 2021.

Según los datos publicados por el Ministerio del Interior, en el caso de los homicidios, la cifra bajó un 11,2% en comparación con 2020, y un destacable 23,7% si se toma en cuenta la variación entre 2019 y el año pasado.

Cabe recordar que hasta 2019 gobernó el Frente Amplio, partido de izquierda que por más de una década lideró el Gobierno haciendo estragos en materia de seguridad.

El ministro Alberto Heber, quien confeccionó la tabla, también expuso que los hurtos bajaron un 5,5% en el último año y un impresionante 19,9% en comparación con el periodo bianual 2019-2020. Las rapiñas bajaron un 13,5%, y 18,8%, en ambas comparativas respectivamente.

De todos modos, estos números deben ser analizados con mucha cautela, ya que principalmente en el área metropolitana, la gente, cansada de la inseguridad, ya ni siquiera realizan la denuncias correspondiente.

Un tema que también había sido central en la campaña del 2019 es el abigeato (robo de ganado en la zona rural), una problemática que el Campo le pedía al presidenciable del Partido Nacional que enfrente con especial ímpetu. Este delito fue el que más se vio reducido, según los datos expuestos, demostrando un fuerte interés del Gobierno en combatir este siniestro.

El abigeato habría bajado un 39,2% entre 2020 y 2021, periodo en el cual se implementó un importante plan de monitoreo por parte del Ejército en las zonas fronterizas con Brasil, epicentro de este tipo de delito.

Por su parte, el tipo de crimen que menos se vio reducido en los dos años de gobierno de Lacalle Pou fueron las denuncias por violencia doméstica, que se movieron 0,6% a la baja en comparación con 2020, y un magro 1,3% en total.

Seguir Leyendo

Uruguay

Unión Blanca Republicana marchó a la sede del Partido Nacional por el creciente progresismo en el partido

Publicado

en

El oficialista Partido Nacional continúa promoviendo una agenda de izquierda afín a la del Frente Amplio a través de su Secretaría de Diversidades, algo que los miembros del partido no soportan más.

Este lunes, militantes del Partido Nacional marcharon hacia la sede del partido en Montevideo en reclamo por la ideologización que está sufriendo la agrupación oficialista por parte de las nuevas autoridades.

La movilización, que también fue acompañada de una “gaucheada”, fue impulsada por la agrupación interna Unión Blanca Republicana, luego de que el Secretario de Diversidad del Partido, Federico Bianchi, dijera publicamente que le gustaba una imagen que circuló del Gral. Aparicio Saravia, uno de los máximos héroes blancos, “homosexualizado” con parafernalia LGBT, y la difundiera en redes.

No queremos que nuestro Partido pierda su esencia por adoptar ideas progresistas que son ajenas a nuestra colectividad política“, nos comentó Stephanie Magliano, presidente de la agrupación.

También se reclamó que el Partido Nacional haya permitido que autoridades del partido participaran de la Marcha de la Diversidad que organizó el izquierdista Frente Amplio, con una clara consigna en contra del gobierno.

“Enviamos dos cartas al Directorio pidiendo que se subsanaran estos errores: la falta de respeto a la figura de Aparicio Saravia, y el hecho que miembros de nuestro Partido hayan participado de una marcha que organizó el Frente Amplio que maquillaron con diversidad pero que tuvo una clara consigna en contra del gobierno“, aseguró Magliano.

Y agregó: “La única respuesta que habían dado las autoridades sobre la marcha de la diversidad fue en respaldo a estas personas. Excepto un miembro del Directorio, nadie condenó los hechos, en vez, los avalaron”.

En la proclama dirigida a las demás autoridades del partido, Unión Blanca Republicana expresó: “El Partido Nacional es garantía de las libertades y sabe que antes de derechos tiene obligaciones. Esa es la diferencia principal entre libertad y libertinaje. No necesitamos feminismos, cupos, racismos, fobias, o cualquier otra forma de manipulación psicológica de modelo izquierdista totalitario.

“No somos teofóbicos, homofóbicos, ni nada que se parezca. Sí somos inclusivos, dentro del respeto y principalmente el respeto al derecho ajeno. No existe libertad cuando hay imposición. No existe democracia cuando hay imposición”.

Seguir Leyendo

Uruguay

“Hegemonía”: el periodista uruguayo Federico Leicht lanza su nuevo libro con una crítica al avance de la izquierda en la sociedad

Publicado

en

El periodista lanza un nuevo trabajo que busca explicar las claves de la instalación en Occidente y en Uruguay de lo que llama la “hegemonía cultural de la izquierda”.

El reconocido periodista uruguayo Federico Leicht, a quien hemos entrevistado en el pasado y es una fuente de información que siempre utilizamos, lanza su nuevo libro “Hegemonía”.

En el marco de la 43° Feria del Libro en Montevideo, este 28 de octubre, Federico Leicht hará el lanzamiento. “Hegemonía” es un ensayo político que critica a la hegemonía global de la izquierda contemporánea y su avance, no solo en Latinoamérica si no que en todo el mundo, sobre distintas expresiones artísticas y culturales, abarcando cada aspecto de la sociedad.

Se trata de un cambio de perfil del autor, quien hasta ahora venía haciendo publicaciones más periodísticas, el libro se basa en una reflexión acerca de dónde está parada la izquierda y cuánto terreno ganó en las últimas décadas.

El libro sintetiza en 90 páginas varios de los problemas sociales y culturales de la sociedad actual, y muestra cómo en muy poco tiempo el Estado totalitario ha avanzado sobre las vidas de las personas y sus libertades individuales.

A pesar de identificar a la izquierda en su obra, también realiza una crítica al binarismo de izquierda-derecha del sistema político actual, argumentando que esta línea de batalla cultural ya no es aplicable al mundo de hoy, según Leicht, la batalla va contra un enemigo global.

En otras palabras, los organismos internacionales, la ONU, y diversos lobbies, algo mucho más grande y abarcativo que la lucha contra la izquierda hispanoamericana.

La presentación del libro se realizará afuera de la intendencia, en la explanada municipal, como respuesta a los protocolos y medidas de corte casi teatral, impuestas por la intendencia y el gobierno Nacional, que dificultan e incluso impiden el ingreso de muchas personas. Desde Uruguay, el libro se puede comprar por Mercado Libre y Grupo Libros.

Seguir Leyendo

Trending