Conecte con nosotros

Uruguay

La Cancillería uruguaya se diferencia de Argentina y condena el accionar terrorista sobre Israel

El gobierno de Lacalle Pou se reunió con el embajador israelí para solidarizarse con los ataques terroristas que está recibiendo su país, mientras desde el gobierno argentino insisten en defender a Hamás.

Publicado

en

Esta semana, en medio de la agravación del conflicto suscitado en Jerusalén y los ataques de Hamás a Israel, el gobierno uruguayo, a través de su Cancillería, adhirió al llamado a la paz y pidió el detenimiento de la violencia perpetuada por el terrorismo sobre el territorio israelí.

Uruguay expresa su firme condena ante la realización de actos terroristas y el recrudecimiento de los ataques perpetrados desde Gaza contra el territorio israelí“, expresó en un comunicado.

Y agregó: “Uruguay reitera su llamado para que israelíes y palestinos recobren decididamente el camino de las negociaciones, que renueve la esperanza de paz, seguridad y estabilidad para toda la región, anhelo de toda la comunidad internacional“.

No obstante, lo resonante aquí es la nueva diferencia que se ha dejado ver entre el posicionamiento internacional del gobierno centroderechista de Luis Lacalle Pou, y el gobierno argentino, en manos del kirchnerista Alberto Fernández

Mientras el primero, a través de su canciller Francisco Bustillo, condenó enfáticamente la perpetuación de actos terroristas provenientes de la Franja de Gaza hacia varias ciudades israelíes, la cancillería de Felipe Solá optó por cuestionar un aparente “uso desproporcionado de la fuerza” por parte de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), denotando un preocupante desconocimiento sobre la cuestión.

Ad

A su vez, Lacalle se reunió con el Embajador de Israel en Uruguay, Yoed Magen, para expresarle su solidaridad y poner el cuerpo diplomático uruguayo a disposición para cualquier ayuda que necesiten.

En conversación esta noche con el Presidente Luis Lacalle Pou transmitió la solidaridad de él y de los uruguayos al pueblo de Israel en su momento difícil. Gracias presidente, gracias Uruguay”, escribió en agradecimiento el diplomático israelí.

Esta postura fue muy distinta a la del gobierno argentino, quien no se contactó con Galit Ronen, embajadora israelí en Argentina, y ella tuvo que ser entrevistada en un programa de televisión para expresar su postura sobre lo ocurrido.

La diferencia de posturas quedó evidenciada pero a la inversa en el sector empresarial de los países. Mientras el uruguayo dueño del restaurante La Huella Martín Pittaluga criticó la postura de Lacalle Pou, el argentino dueño de Mercado Libre Marcos Galperín, apuntó contra esta declaración y lo instó a “militar el matrimonio homosexual, los derechos de la mujer y la democracia igualitaria” en la Franja de Gaza.

Ad

Mientras en el pasado la política exterior de Argentina y Uruguay estuvo en sintonía, las diferencias entre los actuales gobiernos son cada vez más claras. No es la primera vez que se dejan entrever las diferencias ideológicas entre Fernández y Lacalle, a pesar de la buena amistad personal que mantienen.

En marzo, en una reunión virtual organizada por el gobierno argentino en el marco de las celebraciones por los 30 años de creación del Mercosur, el Presidente uruguayo manifestó su descontento por la postura argentina proclive al proteccionismo económico, que impide al Uruguay y los demás países del bloque comerciar con otros mercados que están dispuestos a hacerlo, truncando así el histórico acuerdo comercial logrado entre el bloque sudamericano y la Unión Europea, en 2019, bajo la presidencia de Mauricio Macri, Tabaré Vázquez y Jair Bolsonaro.

Lo mismo ocurrió con el retiro del gobierno argentino del Grupo de Lima, que condena la larga y cruenta dictadura chavista de Venezuela, en marzo de este año. Uruguay no forma parte del Grupo de Lima, debido a las inclinaciones izquierdistas de los gobiernos que precedieron al actual, del socialista Frente Amplio, encarnados en Tabaré Vázquez (2005-2010 y 2015-2020) y José Mujica (2010-2015), pero la postura del país frente a Venezuela es clara, y Lacalle Pou condenó desde su campaña a la administración de Nicolás Maduro, y no dudó en calificarlo como un dictador

Alberto Fernández, en cambio, si bien jamás se expidió sobre el asunto desde que fue ungido como candidato presidencial, decidió invitar para su investidura presidencial en Casa Rosada a Jorge Rodríguez, uno de los más altos funcionarios del régimen chavista, y actual presidente de la ilegítima Asamblea Nacional de ese país.


Por Nicolás Demitrópulos, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Uruguay

Lacalle Pou dijo lo obvio sobre Cuba y los periodistas argentinos se escandalizaron

Publicado

en

En una entrevista para un medio argentino, el mandatario uruguayo criticó la dictadura cubana y le mandó un mensaje indirecto a Alberto Fernández: “Cuba es una dictadura y el que no lo quiere ver tendrá afinidades ideológicas muy fuertes”.

El periodista de LN+, Jonatan Viale, entrevistó mano a mano al presidente uruguayo Luis Lacalle Pou, quien explicó con detalle su visión política del conflicto en Cuba, y sin pelos en la lengua dijo: “Cuba es una dictadura y el que no lo quiere ver tendrá afinidades ideológicas muy fuertes”.

Es más fácil que la tabla del uno lo que pasa en Cuba, declaró, y reafirmó: El que no quiere ver tendrá afinidades ideológicas muy fuertes porque a nadie le cabe duda que Cuba es una dictadura.

Esta frase demuestra un claro contraste con la actitud del presidente argentino Alberto Fernández, quien cuando estallaron las protestas contra el régimen castrista afirmó desconocer “la dimensión del problemay no volvió a comentar más el tema.

Lacalle contó que a su asunción no invitó a Miguel Díaz Canel ni a los dictadores de Nicaragua, Daniel Ortega, ni de Venezuela, Nicolás Maduro, algo que sí hizo Fernández.

Luego profundizó sobre el tema y aclaro que sea uno de izquierda o de derecha, condenar la dictadura en Cuba ya no se trata de “un tema ideológico”. 

Es un tema de acción y actitud de respeto a los derechos humanos, manifestó. “Eso no es ser socialista, ni capitalista, ni pro mercado, todos hemos visto a familiares y amigos de dictadores en un barco en el Mar Adriático en Europa”, criticó, y habló de “un capitalismo prebendario cercano al gobierno” mientras el pueblo está “muerto de hambre”. 

La gran mayoría de los que predican esas cosas no viven como predican, cuestionó a los defensores de los regímenes, algo que también puede ser considerado como un palo a los hijos de la vicepresidente Cristina Kirchner, que viajaban con frecuencia a Estados Unidos o a Europa.

Esto que parece obvio generó una ola de indignaciones en el periodismo argentino, quienes trataron a Lacalle Pou de operador contra el gobierno, y criticaron su poco “decoro” para referirse al gobierno de Fernández. Pero esto solo reveló que se sienten culpables: en ningún momento Lacalle mencionó a la Argentina, por lo que las críticas provienen de suposiciones suyas, ya que se deben sentir identificados.

Seguir Leyendo

Uruguay

La izquierda uruguaya consiguió las firmas para someter a referéndum las reformas liberales de Lacalle Pou

Publicado

en

Con ayuda del sindicalismo, que habría coercido firmas de trabajadores afiliados, el Frente Amplio alcanzó el objetivo a último momento para poner a consulta popular 135 artículos de la Ley de Urgente Consideración (LUC).

En marzo del 2020, a pocos días de haber asumido, el presidente de Uruguay Luis Lacalle Pou envió al Congreso un mega proyecto de 520 artículos que contemplaba reformas integrales en áreas claves como seguridad, economía, educación y empleo.

Esta ley fue presentada bajo la categoría de Ley de Urgente Consideración (LUC), que le daba al Congreso un tiempo límite para rechazarla o sí no, entraría en efecto automáticamente. El mecanismo “Urgente Consideración” suele utilizarse en momentos excepcionales de crisis, como la que vivía Uruguay en 2019 cuando ganó las elecciones el candidato del Partido Nacional.

Si bien muchos de estos artículos fueron modificados por los socios de la coalición de gobierno, el socialdemócrata Partido Colorado y el nacionalista Cabildo Abierto, la ley terminó siendo aprobada y se convirtió en una de las mayores reformas liberales en el país oriental en casi dos décadas.

Esto fue una derrota abismal para el Frente Amplio, y desde el día de su aprobación el partido izquierdista opositor se puso manos a la obra para juntar firmas y lograr un referéndum que someta a votación la derogación de 135 de los 520 artículos de la LUC.

La junta de firmas para convocar una consulta popular es una práctica muy común en Uruguay. El fallecido ministro de Interior, Jorge Larrañaga, sin apoyo político de ningún partido, había logrado juntar 500.000 firmas en 2019 para votar una ley que militarizaría la policía para combatir la delincuencia.

Sin embargo, el Frente Amplio en un año no había podido casi avanzar, y la junta de firmas parecía que no iba a poder cumplir con los plazos judiciales. Pero gracias a una polémica alianza con el sindicalismo, en las últimas dos semanas la colecta llegó y supero con creces el objetivo.

Recolectó más de 800.000 firmas mientras que el objetivo pedía alrededor de 672.000. Se cree que la central sindical PIT-CNT ejerció presiones a los trabajadores afiliados para que otorguen su firma y poder ayudar al Frente a llegar con los plazos.

Si bien todavía falta que la Justicia certifique las firmas, la enorme cantidad por encima del mínimo casi que garantiza que el referéndum será aprobado y los uruguayos deberán ir antes de fin de año a las urnas para poner a prueba la aprobación del gobierno.

Seguir Leyendo

Uruguay

¿Lacalle se sacó el lastre de encima? Uruguay empezará a negociar acuerdos por fuera del Mercosur

Publicado

en

Luego de los esfuerzos argentinos por mantener los altos aranceles en el Mercosur, el gobierno de Uruguay anunció que está iniciando conversaciones con terceros en busca de acuerdos comerciales por fuera del bloque económico regional.

El canciller Francisco Bustillo y la ministra de Economía Azucena Arbeleche participaron este miércoles en la reunión del Consejo del Mercado Común del Mercosur, donde anunciaron que Uruguay comenzará a conversar con terceros para negociar acuerdos comerciales extrazona sin la aprobación del resto de los países miembro del bloque.

Esta decisión fue tomada unilateralmente por el gobierno de Lacalle Pou, aunque se cree que cuenta con el aval de Bolsonaro y de Abdo Benítez, luego de que el presidente argentino Alberto Fernández ratificara sus intenciones de mantener el arcaico y rígido sistema comercial del Mercosur.

Bustillo y Arbeleche volvieron a pedir por una modernización del bloque regional, a través de una agenda de negociaciones externas sustantiva, ágil, dinámica, flexible y permanente, algo que el gobierno kirchnerista rechaza en todas sus formas.

Uruguay había apoyado algunas propuestas sobre una fuerte reducción del arancel externo común del Mercosur para poder negociar mejores acuerdos comerciales con otros países, pero Argentina boicoteó el asunto y nunca se aprobó.

La tan recordada frase de Alberto Fernández, respondiendo en una cumbre del Mercosur al pedido de Lacalle Pou de modernizar el Mercosur: “Pido disculpas, no queremos ser una carga para nadie. Si esta carga pesa, lo mejor es abandonar del barco. Terminemos con esas ideas, no queremos ser lastre de nadie. Para mí es un honor formar parte del Mercosur”. Parece que finalmente Uruguay decidió sacarse el lastre de encima.

Seguir Leyendo

Trending