Seguinos en redes

Medio Oriente

Confirmado: Agentes israelíes, con apoyo de Estados Unidos, asesinaron en las calles de Irán al número dos de Al-Qaeda

Agentes especiales israelíes con el aval estadounidense mataron en la capital iraní al número dos en la organización terrorista islámica Al-Qaeda, Abu Muhammad Al-Masri. Irán niega el asesinato y dice que es un “escenario de Hollywood” y incrimina a Trump de ser “Iranófobico”.

Publicado

en

El pasado viernes 13 de noviembre el periódico estadounidense The New York Times reveló la primicia de que agentes israelíes lograron aniquilar al segundo al mando de la organización yihadista Al-Qaeda, cuyo nombre es Abdullah Ahmed Abdullah, pero era popularmente conocido en el frente de batalla como Abu Muhammad Al-Masri.
Al-Masri era uno de los terroristas más buscados del mundo por el FBI y se encontraba escondido en la capital de Irán, Teherán. Tras el asesinato de Osama Bin Laden, Aymán Az Zawahirí quedó como líder de Al-Qaeda, quien puso a Al-Masri como su mano derecha y segundo al mando de toda la organización terrorista. Az Zawahirí es buscado por ser uno de los principales coordinadores de los ataques del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos.
Si bien no hay evidencia que Al-Masri haya participado de los atentados a las Torres Gemelas, el FBI y los servicios de inteligencia estadounidenses lo buscaban por ser quien planificó y ejecutó los atentados contra las Embajadas de EE.UU. en Tanzania y Kenia en 1998. Estas Embajadas fueron atacadas en simultáneo por coches bombas el 7 de agosto de aquél año, por terroristas de Al-Qaeda, con apoyo logístico de Azerbaiyán, y dejaron 224 muertos y centenas de heridos.
A su vez, a Al-Masri se le adjudican otras importantes operaciones terroristas ajenas a Estados Unidos, como el atentado al hotel Paradise Beach en 2002 en Kenia, cuyo dueño es israelí. El ataque dejó 15 muertos, casi 100 heridos y puso al cabecilla terrorista en el radar de Israel.
Destrucción del hotel Paradise Beach en Kenia. Fuente: AP Photo/Karel Prinsloo.

Ad

Al-Masri, de origen egipcio, se encontraba apadrinado por la dictadura iraní y vivía una cómoda vida en Teherán. Sin embargo, una operación de inteligencia de Estados Unidos, de la que se desconoce cuándo comenzó pero se cree que fue por orden del Presidente Trump hace algunos años, terminó dando con el paradero del líder terrorista.

Esta información habría sido enviada a la inteligencia israelí, quienes llevaron a cabo el asesinato el pasado 7 de agosto, en el aniversario de los ataques a las Embajadas estadounidenses.

Fuentes confidenciales le confirmaron al New York Times que el terrorista fue asesinado junto a su hija Miriam, quién era la esposa del hijo de Hamza bin Laden, hijo de Osama. 

En la escena del abatimiento, el número dos de Al-Qaeda y su hija se dirigían en su automóvil hacia el hotel en el que se hospedaban, cuando fueron interceptados por agentes de la Mossad en moto. Los israelíes contaban con colaboración directa de los servicios de inteligencia de Estados Unidos.

En lo que el New York Times describe como una “escena sacada de Hollywood“, a las 9:00 a.m. de ese día, mientras Al-Masri manejaba su Renault L90 sedán, una moto lo arrinconó en una esquina, y mientras una persona la manejaba, el acompañante desenfundó una pistola silenciada y disparó 5 tiros rápidos al interior del auto. 3 dieron a Al-Masri, 1 a Miriam, y el último pasó de largo.

Este ataque consolida la capacidad de operación de la Mossad en Irán, un país que ya sido blanco de ataques por la inteligencia israelí a pesar de tener un Estado consumado y una agencia de inteligencia propia muy poderosa.

Ad

El régimen iraní trató de encubrir este ataque, y en agosto los medios de comunicación propagandísticos de la dictadura reportaron el acontecimiento como si se hubiera tratado de un profesor libanés y su hija asesinados en un intento de robo, algo que claramente no era la profesión de Al-Masri, cuyo nombre fue reemplazado por un tal “Habib Daoud”.

Además, Al-Qaeda no admitió la muerte de su N°2 hasta esta semana. La organización trató de ocultar lo ocurrido para que no cunda el pánico entre sus propias filas. De hecho, fuentes de inteligencia aseguran que todavía ni siquiera fue reemplazado.

La presencia de Al-Masri en Irán también fue una noticia sorprendente. El régimen iraní profesa el chiismo, mientras que Al-Qaeda es una organización profundamente sunita, dos ramas del Islam que están enfrentadas. Incluso Al-Qaeda se ha enfrentado en el campo de batalla de Irak contra el Ejército iraní en el pasado. Este hecho demuestra el sospechado acercamiento de las fuerzas iraníes chiitas a los distintos grupos terroristas suníes en los últimos años.

Las autoridades de inteligencia de Estados Unidos confirmaron que Al-Masri estaba bajo custodia de Irán por lo menos desde 2003, y viviendo en total libertad en Teherán desde 2015. La Casa Blanca teme que Irán y Al-Qaeda estén en una especie de tregua, en la que los iraníes permiten que los yihadistas usen a su país como base de operaciones para atacar a Estados Unidos, un enemigo en común.

Tras estas revelaciones, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Saeed Khatibzadeh, acusó a los medios de comunicación estadounidenses de caer en la “trampa del escenario de Hollywood” y incriminó a Trump de ser un “iranófobico”.
Khatibzadeh en una conferencia de prensa. Fuente: Al Mayadeen.
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Irak

Vuelven los disturbios a la Zona Verde de Bagdad y caen nuevos cohetes sobre la capital iraquí

Publicado

en

¿Se dirige Irak a una Guerra Civil? Cuatro cohetes cayeron en edificios del gobierno iraquí el miércoles, un día después de un intento de asalto al Parlamento iraquí para frenar la reelección del sunita Al-Halbousi.

Cuatro cohetes fueron lanzados sobre la Zona Verde de Bagdad, golpeando hogar de edificios gubernamentales y misiones extranjeras, por segundo día consecutivo, rompiendo algunas semanas de relativa calma.

Nadie se ha atribuido la responsabilidad de los misiles disparados desde el este de la capital el jueves por la mañana, y tampoco se reportaron víctimas. Pero se estima que provienen de grupos rebeldes financiados por Irán. Los medios estatales iraquíes también informaron el miércoles por la tarde que tres cohetes Katyusha habían caído sobre la Zona Verde.

Los ataques con cohetes contra la Zona Verde habían sido comunes en el pasado, aunque durante la presidencia de Trump estos lanzamientos habían aminorado. De hecho, la escalada de tensiones que llevó al abatimiento del general iraní Qasem Soleimani comenzó con ataques sobre la Embajada de los Estados Unidos en la Zona Verde.

Desde la llegada de Biden, los ataques con misiles han visto una frecuencia que no se veía hace media década. Los misiles normalmente son dirigidos a objetivos occidentales por grupos de milicias respaldados por Irán, los cuales intentan ejercer presión sobre los Estados Unidos para que se sienten en la mesa de negociación.

Estas negociaciones llevaron a un acuerdo entre Washington y Teherán, para colocar como Primer Ministro de Irak a Mohamed Al Sudani, una figura fuerte de la política iraquí que dejaría contentos tanto a Estados Unidos como a Irán.

Pero esto generó un gran malestar en el movimiento sadrista, el partido político más grande del país, liderado por el influyente líder religioso chiíta Muqtada al-Sadr, quien lanzó una serie de protestas en los últimos meses, que culminó con un asalto del Parlamento iraquí este miércoles, durante una sesión donde el presidente del órgano legislativo, Mohamed Al Halbousi, un sunita que los sadristas rechazan, fue reelecto.

Muqtada Al Sadr.

Cientos de seguidores de al-Sadr se manifestaron contra la sesión Parlamentaria del miércoles en la plaza Tahrir de Bagdad, fuera de la Zona Verde. Los manifestantes se enfrentaron con las fuerzas de seguridad cuando intentaron y no lograron ingresar a dicha zona.

La gran mayoría de los diputados, 222 de los 235, votaron en contra de la renuncia de Halbousi, en lo que se vio como un voto de confianza al actual gobierno, que está compuesto por una coalición impensada de partidos pro-Occidente y pro-Irán.

La actual crisis política de Irak se deriva de una disputa entre al-Sadr, que cuenta con el apoyo de millones de iraquíes, y cuyo bloque se impuso en las elecciones parlamentarias de Octubre del 2021, y sus rivales del Marco de Coordinación.

A pesar de que al-Sadr y el Marco de Coordinación son chiítas, este último está respaldado por Irán, mientras que el primero se presenta como un “nacionalista iraquí” que busca poner fin a la influencia de Irán en el país, a pesar de sus propios lazos anteriores con Teherán.

A fines de julio, Halbousi suspendió las sesiones legislativas después de que al-Sadr ordenara a sus seguidores que asaltaran el Parlamento para impedir que sus rivales, el Marco de Coordinación respaldado por Irán, formaran un nuevo gobierno.

Los combates estallaron en agosto entre las milicias que apoyan a las dos partes, dando como resultado a más de 30 personas muertas en lo que supone la peor violencia que Bagdad ha visto en los últimos años. En este contexto, la reunión del Parlamento celebrada este jueves en Irak es la primera desde los disturbios mortales de agosto.

La crisis política ha dejado a Irak sin gobierno, y el gobierno interino del actual primer ministro Al Khademi cuenta con poca legitimidad, ya que Al-Sadr ha retirado a su bloque del Parlamento después de no poder formar uno que excluya al Marco de Coordinación.

Por eso, el bloque respaldado por Irán está tratando de aprovechar la ausencia de los partidarios sadristas en el Parlamento para finalmente formar un gobierno propio, una de las principales razones de las confrontaciones del miércoles.

Al-Sadr hizo que sus 73 parlamentarios renunciaran en junio, y dado que este era el partido mayoritario del Poder Legislativo, le quitó cualquier legitimidad a cualquier mayoría que pueda obtener el Marco. Por lo que ahora los sadristas piden la disolución del Parlamento y que Al-Khademi llame a elecciones anticipadas.

Irak nunca estuvo tan cerca de una Guerra Civil desde la invasión de los Estados Unidos hasta la fecha. El Marco de Coordinación, respaldado por Irán, y el movimiento sadrista están a un paso de la guerra civil, dado que ambas facciones cuentan con grupos guerrilleros y armados no solo con armas si no con armamento pesado, cohetes y misiles.

Seguir Leyendo

Irán

Se cumplen dos semanas de protestas en Irán: La hija del expresidente Rafsanyaní fue arrestada por la policía

Publicado

en

En el contexto de revueltas en todas las ciudades más importantes del país, incluida la capital, Teherán, las autoridades arrestaron a la hija del expresidente Akbar Hashemí Rafsanyaní por incitar a las protestas.

Los iraníes organizaron el martes una doceava noche consecutiva de protestas por el asesinato de Mahsa Amini, asesinada por la policía moral del régimen por no usar hijab, desafiando una represión cada vez mayor de las fuerzas de seguridad iraníes.

La policía moral es una fuerza creada directamente por el Ayatolá y es responsable de garantizar el respeto de la moral islámica descrita por las autoridades clericales del país, siguiendo la Ley Sharia al pie de la letra según la interpretación del régimen iraní.

La agencia de noticias iraní Fars dijo que alrededor de 60 personas habían muerto en las protestas desde el 16 de septiembre. Un número mayor está dando la organización Iran Human Rights (IHR), con sede en Oslo, dijo que al menos 76 personas han muerto en la represión.

A esto se le suma el dato que publicó la policía el lunes sobre que habían realizado más de 1.200 arrestos, entre los que se encuentran tanto activistas, abogados y periodistas como diversos manifestantes.

Mujeres que lideran las protestas fueron arrestadas en masa.

En este contexto de revueltas en muchas de las ciudades más importantes del país, incluida la capital, Teherán, las autoridades iraníes arrestaron a la hija del expresidente Akbar Hashemí Rafsanyaní por incitar a las protestas, confirmó la agencia de noticias Tasnim.

Faezeh Hashemí, la hija del ex presidente Akbar Hashemí, ha sido arrestado en el este de Teherán por una agencia de seguridad por incitar a los alborotadores a las protestas callejeras”, informó Tasnim, sin dar más detalles.

No es la primera vez que Hashemi, ex legisladora y activista por los derechos de las mujeres, tiene enfrentamientos con las fuerzas de seguridad iraníes por incumplimientos de ley en la república islámica.

En julio de este año había sido acusada por el régimen de llevar a cabo actividades de propaganda contra el país y blasfemia en comentarios en las redes sociales. Además, Hashemi criticó duramente al gobierno de Biden por quitar a la Guardia Revolucionaria de la lista de organizaciones terroristas y dijo que la decisión es “perjudicial” para los intereses nacionales de Irán.

Quien es Akbar Hashemí Rafsanyaní

El ayatolá Rafsanyaní presidió Irán entre 1989 y 1997, durante una serie de reformas progresistas que acompañaron la caída de la Unión Soviética y el Consenso de Washington. Rafsanyaní es el único mandatario de Irán que habló en favor del capitalismo, y privatizó varias empresas estatales.

Su presidencia comenzó al mismo tiempo que el mandato de Alí Jamenei, quien sucedió al gran ayatolá Ruholá Jomenei en 1989. Jamenei le entregó más poder al presidente de la Nación y lo convirtió en un jefe de Gobierno con los mismos poderes que muchos de los países presidencialistas del resto del mundo.

Muchas de las reformas que impulsó Rafsanyaní están siendo retrocedidas por el actual presidente Ebrahim Raisi, un ultra-conservador que fue el verdugo de la Masacre de 1988. Casi 4.000 opositores al régimen fueron condenados a muerte en juicios que presidió Raisi por disidencia a la República Islámica.

Akbar Hashemí Rafsanyaní.

Raisi planea dar un discurso televisivo a la nación este miércoles en medio de la ola de disturbios antigubernamentales, con manifestantes coreando “Muerte al dictador” y “Mujer, Vida y Libertad”.

A pesar de un creciente número de muertos y una feroz represión por parte de las fuerzas de seguridad utilizando gases lacrimógenos, palos y, en algunos casos, munición real, los videos de las redes sociales mostraron a los iraníes persistiendo en las protestas, a menudo pidiendo el fin de las más de cuatro décadas del establecimiento clerical islámico en el poder.

La policía antidisturbios con chaleco antibalas negras ha golpeado a los manifestantes con porras en batallas callejeras, mientras que los protestantes han derribado grandes imágenes de Ali Jamenei y su difunto predecesor, el ayatolá Ruholá Jomeini.

Además, la élite de la Guardia Revolucionaria de Irán dijo el miércoles que dispararon misiles y drones contra objetivos militantes en la región kurda del vecino norte de Irak, donde un funcionario dijo que nueve personas murieron. De esa zona provenía la mujer asesinada por la policía moral.

Con respecto al Kurdistán iraní, el grupo iraní de derechos humanos Hengaw dijo que 18 personas habían muerto, 898 resultaron heridas y más de 1.000 manifestantes kurdos arrestados en los últimos 10 días, pero estimó que las cifras reales eran más altas.

Ebrahim Raisi.

El Ayatolá Hossein Nouri Hamedani, un poderoso clérigo chií alineado durante mucho tiempo con el establishment ultraconservador del país ha instado a las autoridades a adoptar una línea más suave. “Los líderes deben escuchar las demandas del pueblo, resolver sus problemas y mostrar sensibilidad hacia sus derechos”, dijo.

El ministro de Salud, Bahram Einollahi, citado por la agencia oficial de noticias IRNA, acusó a los manifestantes de destruir 72 ambulancias, mientras que del lado de los activistas se argumenta que las autoridades han estado utilizando dichas ambulancias para transportar a las fuerzas de seguridad.

Seguir Leyendo

Arabia Saudita

El príncipe heredero Bin Salman fue nombrado como Primer Ministro y toma total control del gobierno de Arabia Saudita

Publicado

en

A pesar de que Mohammed bin Salman ya ejercía como dirigente de facto del Reino de Arabia Saudita, su nombramiento como Primer Ministro le otorga formalmente los poderes inherentes a la jefatura de gobierno saudí.

El rey de Arabia Saudita, Salman bin Abdulaziz, nombró a su hijo y heredero al trono, el príncipe Mohammed bin Salman (MBS), como Primer Ministro del reino y a su segundo hijo, el príncipe Khalid bin Salman, como ministro de Defensa, según especifica el decreto real publicado por la agencia oficial de prensa del reino este martes.

La reorganización mantuvo a otro hijo, el príncipe Abdulaziz bin Salman, como ministro de Energía. Luego, fuera de la familia directa del Rey, el príncipe Faisal bin Farhan Al Saud fue designado como ministro de Relaciones Exteriores; Mohammed al-Jadaan como ministro de Finanzas; Khalid al-Falih como ministro de Inversiones, quienes ya ejercían esos cargos previamente.

Por el contrario, la reorganización produjo el nombramiento de Yousef bin Abdullah Al-Bunyan como ministro de Educación, un importante aliado de la Corona quien ejercía como CEO de SABIC, la mayor petroquímica del Reino, controlada por Saudi Aramco.

Estos movimientos se dan en el contexto de una reorganización del gabinete ordenada por el rey Salman, para darle más poder a Bin Salman, quien le ganó la pulseada a sus primos y hoy es la persona con más poder en el Reino, junto a su padre.

Bin Salman en la Casa Blanca junto a Donald Trump.

El príncipe heredero solía ejercer como ministro de Defensa y ha sido el gobernante de facto de Arabia Saudita durante años, el principal exportador de petróleo del mundo y un importante aliado de Estados Unidos en Medio Oriente,

Bin Salman reconstruyó las relaciones durante la presidencia de Trump, apoyando detrás de escena los históricos Acuerdos de Abraham, que consolidaron la paz entre Israel y varios países árabes.

Pero en el último tiempo, las relaciones entre Bin Salman y Biden se han deteriorado, y el Reino rechazó la propuesta del líder demócrata de expandir la producción de petróleo para forzar una baja en los precios, demostrando que ya no será tan receptivo como el pasado de las políticas y los objetivos estadounidenses en la región.

Además, el príncipe heredero de 37 años ya se ha encargado de muchas de las principales carteras del reino, incluidas la Economía, la Defensa, el petróleo y la Seguridad Interna, donde aprendió todos los aspectos del Estado. A diferencia de su padre, Bin Salman pretende ser un rey activo y gobernar él mismo en caso de llegar al trono.

Como ministro de Defensa, su acción más notable fue liderar la Operación Tormenta Decisiva, una coalición liderada por Arabia Saudita en Yemen contra los rebeldes hutíes, que se lanzó en marzo de 2015 para frenar el golpe de Estado. Al día de hoy, los hutíes y la Coalición continúan lanzándose ataques cruzados desde y hacia territorio yemení y saudí.

No obstante, el príncipe Mohammed ha cambiado radicalmente a Arabia Saudita desde que llegó al poder en 2017, ya que dirigió los esfuerzos para diversificar la economía de la dependencia del petróleo, flexibilizó medidas ultra-religiosas permitiendo que las mujeres condujeran y estudiaran en la Universidad, además de suspender muchos de los poderes que mantenían los clérigos sobre la sociedad.

Sus reformas, sin embargo, han venido con una represión masiva de la disidencia, con activistas de derechos humanos, miembros de la realeza opositores, y empresarios que financiaban a la oposición encarcelados.

En noviembre de 2017, cuatro ministros, once príncipes y varios empresarios de alto perfil fueron detenidos por orden del Príncipe en lo que se presentó como una “purga anticorrupción”. Las medidas se dirigieron a muchos de sus rivales directos, consolidando así su poder sobre el Reino.

Además, el Príncipe Heredero ha estado impulsando una política exterior más agresiva para contrarrestar la influencia de su rival en la región, Irán, especialmente en Yemen, Turquía y Siria.

En este sentido, el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi en el consulado en Estambul en 2018 ha empañado su reputación y tensado las relaciones del reino con Estados Unidos y otros aliados occidentales. Según los saudíes, Khashoggi era un espía iraní, mientras que Occidente asegura que era meramente un periodista disidente al régimen.

Por su parte, el líder supremo iraní Ali Jamenei se encuentra en una situación crítica de salud luego de que le diagnosticarán cáncer de próstata hace unos años. Ante esta situación, Jamenei le ha dado lugar a Ebrahim Raisi, uno de sus más violentos y ultra-religiosos verdugos, como presidente, y a diferencia de lo estipulado en la formación de la República Islámica, ahora busca que su sucesor al puesto de Líder Supremo sea su propio hijo, Mojtaba Jamenei.

Todo se presta para que haya una renovación de liderazgo pronto en las dos potencias regionales de Medio Oriente, que lideran los pueblos sunitas y chiítas del Islam, enfrentadas hace años en distintas arenas de la región.

Ali Jamenei.

No obstante el nombramiento de Bin Salman como Primer Ministro, el rey Salman dijo que continuará presidiendo las reuniones de Gabinete a las que asista en carácter de jefe de Estado, como es protocolar, aunque será Bin Salman quien maneje la orden del día. Esta nueva realidad fue confirmada luego por la televisión estatal saudí cuando mostró al rey presidiendo la reunión del gabinete del martes, con Bin Salman a su lado.

El rey de 86 años, custodio de los sitios más sagrados del Islam, se convirtió en gobernante en 2015, tras una purga de disidentes luego de la muerte del rey Abdalá bin Abdulaziz, su hermano. Los Salman siempre fueron mucho más cercanos a Estados Unidos, que el resto de la familia real.

Salman ha sido hospitalizado varias veces en los últimos dos años. Al nombrar a Bin Salman como Primer Ministro, un papel que anterior y típicamente tenía el rey, el monarca de 86 años continúa una transferencia lenta pero constante de poder en el reino hacia la nueva generación.

Rey Salman.

Seguir Leyendo

Tendencias