Conecte con nosotros

Medio Oriente

En medio del acuerdo de paz con los Talibán, el gobierno afgano se quiebra

En medio del acuerdo de paz con los Talibán, el principal candidato opositor al gobierno desestimó los recientes resultados electorales y se auto-proclamó presidente del país ante miles de militantes.

Publicado

en

Afganistán es un claro ejemplo de un estado fallido. Décadas atrás, luego de la caída de la Unión Soviética, tuvo una insurgencia talibán que casi termina con el país hasta que Estados Unidos recuperó el territorio y restableció al gobierno de Hamid Karzai que gobernó con mano dura hasta 2014.

Tras dos mandatos de Karzai, una nueva figura surgió en el país; Ashraf Ghani triunfó en las primeras elecciones sin Karazi y asumió el mando del país, reforzó las relaciones con Estados Unidos, y recientemente firmó un histórico acuerdo con Trump y algunos líderes talibanes para poner fin a casi 19 años de guerra.
Sin embargo, un conflicto político interno pone en peligro todo lo logrado. El 28 de Septiembre del año pasado, tuvieron lugar elecciones en Afganistán, las cuales no produjeron resultados hasta el 22 de Diciembre. La Comisión Electoral se justificó con la alta complejidad de la soberanía afgana, de las masivas protestas de la oposición contra el gobierno, y los conflictos armados en todo el país.
Estos resultados dieron ganador al oficialista Ghani, con 50,6% de los votos, y en segundo lugar Abdullah Abdullah, con el 39,5%. Abdullah había salido segundo también en las elecciones de 2014, y en un intento de crear estabilidad nacional, Ghani le ofreció el puesto de Jefe Ejecutivo (una especie de vicepresidente).
La situación escaló el 18 de Febrero, cuando Abdullah en una sorpresiva conferencia de prensa, anunció que no reconoce los resultados electorales por “probable” manipulación del gobierno, que se auto-declara Presidente de Afganistán y que iniciaría inmediatamente la construcción de un nuevo gobierno y un nuevo gabinete.


Inmediatamente Ashraf Ghani convocó a Abdullah Abdullah a negociar, pero tras casi un mes de conflictos, siendo hoy lunes 9 de Marzo la fecha limite ya que debía asumir el nuevo presidente, ambos Ghani y Abdullah realizaron, en simultáneo, la ceremonia de asunción presidencial y se declararon presidentes legítimos de Afganistán.

Ghani llevó a cabo la ceremonia “oficial”, en el Palacio Presidencial, con la asistencia de líderes regionales, una comitiva enviada de Estados Unidos, y casi todos los embajadores. Por otro lado, en el Palacio Sapedar, Abdullah juró la presidencia sin ningún funcionario ni reconocimiento internacional, pero ante miles de militantes opositores.

El presidente Ghani a la izquierda, y el auto-proclamado presidente Abdullah, a la derecha.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Irán

Brutalidad en Irán: guardias de seguridad acosan sexualmente a las trabajadoras de la OIEA

Publicado

en

Los guardias de seguridad iraníes que vigilan la instalación nuclear de Natanz acosaron sexualmente a las trabajadoras del Organismo Internacional de Energía Atómica. Al menos cuatro incidentes similares fueron reportados desde junio.

Un sorprendente escándalo salió a la luz en Irán tras la revelación de al menos cuatro reportes de incidentes sexuales entre guardias de seguridad iraníes y trabajadoras europeas del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en la instalación nuclear de Natanz.

Según el diario Wall Street Journal (WSJ), los guardias les hicieron sacarse la ropa a las víctimas bajo una supuesta excusa de que lo hacían por seguridad y las manosearon sexualmente, de forma claramente indebida. A pesar de que un diplomático le dijo al WSJ que se registraron cuatro casos desde junio, otro diplomático en el país afirma que fueron entre 5 y 7.

Un informe de las autoridades estadounidenses pidiéndole a los altos mandos iraníes que pongan fin a esta conducta por parte de sus funcionarios circuló entre los trabajadores de OIEA y se filtró al prestigioso diario estadounidense, que reportó de inmediato la grave noticia.

La misión de inspección de la OIEA en Irán ha sido fuertemente criticada por diversas naciones occidentales por su pésima eficacia en detener la carrera iraní por la bomba nuclear, que se estima que podrían tener en pocas semanas.

Además, se culpa al gobierno de Obama por haber puesto parámetros de control muy laxos, y ni siquiera garantizar la seguridad de los inspectores que envía el organismo internacional a Irán, que son sometidos a coimas, amenazas, torturas y ahora, abuso sexual.

Trump había frenado estas inspecciones, ya que desechó el acuerdo con Irán completamente, pero los países europeos siguieron pidiéndole a la OIEA que mande agentes.

El presidente del organismo, el argentino Rafael Grossi, aún no hizo comentarios al respecto de la ola de abusos ni está impulsando ninguna pena contra Irán por el mal comportamiento de sus trabajadores. Tampoco se sabe si el organismo tiene la capacidad de garantizar la seguridad de los inspectores que están actualmente en el país islámico.

Central nuclear de Natanz

Seguir Leyendo

Afganistán

La línea dura de los talibanes presionan a los “moderados” y se abre una grieta en el nuevo gobierno

Publicado

en

Los rumores que recorren el Palacio Presidencial tomado por los talibanes indican hechos de violencia entre las distintas facciones del régimen.

Tras la caída de Kabul en manos de los talibanes y la toma del Palacio Presidencial a mediados de agosto, los seguidores del mulá Abdul Ghani Baradar se hicieron con el control del Estado y formaron el Emirato Islámico de Afganistán.

Baradar fue siempre el más “moderado”, entre muchas comillas, del Talibán, y hace años que venía pidiendo un tratado de paz con Estados Unidos, e incluso lográndolo con Trump en 2020, frenando múltiples ataques terroristas para honrar el acuerdo.

Sin embargo, la llegada al poder de las fuerzas islámicas trajeron la confluencia de todas las facciones del Talibán, y rápidamente se abrió una grieta dentro del grupo terrorista entre los “moderados” y los “radicales”.

Cabe destacar que los talibanes moderados están lejos de ser considerados de centro o “pragmáticos” si usamos el estándar occidental, sino que refiere a talibanes más abiertos al diálogo con otras naciones islámicas menos estrictas con la Ley Sharia como podría ser Emiratos Árabes Unidos o Marruecos, por ejemplo.

Si bien todo indicaba que Baradar iba a ser el máximo mandatario del Ejecutivo afgano, los Cinco Talibanes, que son los verdaderos líderes del grupo, que fueron liberados de Guantánamo por Obama en 2014 y están refugiados en Qatar desde entonces, enviaron la orden que el Emirato debe tener un Líder Supremo, y nombraron a Hibatullah Akhundzada, un talibán del ala más radical, como la máxima autoridad.

Esto generó fuertes fricciones internas en los primeros días del régimen, y los primeros enfrentamientos fueron revelados por la agencia informativa AP, que consultó con dos importantes funcionarios afganos, que pidieron permanecer anónimos, y afirmaron que hubo hechos de agresión en los pasillos de los edificios gubernamentales, y que incluso se puso en peligro la vida de Baradar.

Según se dice, los moderados están enojados y tensos dentro del propio gobierno por el amplio nombramiento de ministros del ala más radical en el nuevo gabinete, fallando a las promesas que hicieron los talibanes moderados frente a las cámaras internacionales prometiendo que este nuevo gobierno tendrá políticas más pragmáticas e inclusivas.

El mulá Abdul Ghani Baradar, encargado de las negociaciones por la paz.

Seguir Leyendo

Israel

Histórica reunión entre Naftali Bennett y Al Sisi en Egipto sin la tutela de Estados Unidos

Publicado

en

Es la primera visita al país árabe de un primer ministro de Israel en 10 años y la primera que se hace sin la participación, directa o indirecta, de la diplomacia estadounidense. El tópico fue la paz en la región.

El presidente de Egipto, Abdelfatah al Sisi, recibió ayer al nuevo primer ministro israelí, Naftali Bennett, en la ciudad costera de Sharm al Sheij, donde trataron temas como las relaciones bilaterales y el terrorismo palestino, en la primera visita de un jefe del Gobierno de Israel al país árabe en más de una década.

Según un comunicado de la Presidencia egipcia, durante esta reunión se abordó “la evolución de las relaciones bilaterales en varios campos”, así como “los últimos desarrollos a nivel regional e internacional, en especial aquellos relacionados con la causa palestina”.

Al Sisi trasladó a Bennett “la importancia del respaldo de la comunidad internacional a los esfuerzos de Egipto para reconstruir los territorios palestinos”, así como “de mantener la calma entre las partes palestina e israelí”, de acuerdo con el comunicado oficial.

Por su parte, la oficina del primer ministro israelí informó en un comunicado que Bennett “enfatizó el significante papel que ejerce Egipto a la hora de mantener la estabilidad de la seguridad en la Franja de Gaza y para encontrar una solución al tema de los prisioneros y las personas desaparecidas”.

Egipto medió para alcanzar la tregua entre Israel y el movimiento terrorista Hamás tras la guerra de bombas a principios de año, y ha mantenido conversaciones con sus respectivas delegaciones para acordar un intercambio de prisioneros, además de aportar millones de dólares para la reconstrucción del enclave palestino.

Bennett, quien asumió el cargo en junio, fue invitado a Egipto por Al Sisi el mes pasado, pero hasta ahora su visita no tenía fecha y se había mantenido en secreto hasta ayer mismo.

El 6 de enero de 2011 fue la última vez que un primer ministro israelí visitó el país de los faraones, y Benjamin Netanyahu se reunió entonces con Hosni Mubarak, pocas semanas antes de que el líder egipcio fuera depuesto.

Bennett y Sisi hablan de la amenaza iraní y de Hamás

Egipto ha hospedado varias cumbres y reuniones sobre el proceso de paz palestino-israelí y es el principal mediador entre Israel y el movimiento islamista terrorista Hamás, que gobierna la Franja de Gaza, fronteriza con Egipto y un foco de tensión tanto para el Gobierno egipcio como para el israelí.

El domingo, cuando propuso “mejorar” las condiciones de vida de los gazatíes a cambio de un compromiso de “calma” por parte de Hamas, el jefe de la diplomacia israelí, Yair Lapid, volvió a recordar “la importancia vital de Egipto”.

Este proyecto, recalcó, “no verá la luz sin el apoyo y la participación de los socios egipcios y su capacidad para hablar con todas las partes implicadas”.

Tanto Al Sisi, como Netanyahu y Bennett son aliados de Trump y durante los últimos 4 años han trabajado arduamente para mantener en la calma en la región, diplomacia que se desplomó cuando llegó Joe Biden a la presidencia, pero ahora ambos gobierno, el egipcio y el israelí, están aprendiendo a negociar entre ellos sin la intermediación de Estados Unidos, por primera vez en 10 años.

Seguir Leyendo

Trending