Conecte con nosotros

Israel

La derecha y la izquierda anti-Netanyahu, con el apoyo de los árabes, está a un paso de destronarlo: asumirá el derechista Naftali Bennett como su sucesor

Publicado

en

El derechista Naftali Bennett, junto al izquierdista Yair Lapid y otros opositores a Netanyahu, anunciaron la formación de un nuevo gobierno de unidad opositora contra el histórico mandatario.

Israel está atravesando una de las situaciones políticas más extrañas de su historia. La larga trayectoria política del primer ministro Benjamín Netanyahu al frente del país ha creado un clima de extrema polarización que excede izquierda y derecha respecto a su figura.

Es por eso que luego de fallar en formar gobierno desde la última elección, una coalición ideológicamente amplia de opositores a Netanyahu, que agrupa desde izquierdistas socialistas hasta nacionalistas de derecha, incluso con el apoyo de un sector árabe, anunciaron la formación de un gobierno que será votado en los próximos días.

La “Coalición por el Cambio“, como fue llamada, tendrá al nacionalista de extrema derecha Naftali Bennett como primer ministro por los primeros 2 años del mandato de 4 años que le corresponde, y luego rotará con el otro líder de esta alianza, el socialdemócrata Yair Lapid, que gobernará los últimos 2.

A parte de Yamina (el partido de Bennett) y Yesh Atid (el partido de Lapid), la coalición contará con el apoyo de Nueva Esperanza, la agrupación política del centro-derechista Gideon Sa’ar, ex aliado de Netanyahu; deYisrael Beitenu, el partido de Avigdor Lieberman, otro de los derechistas liberales que abandonaron a Netanyahu para convertirse en uno de sus mayores adversarios políticos; de la agrupación Azul y Blanco, del liberal Benny Gantz, actual Ministro de Defensa de Netanyahu que también lo abandona; del Partido Laborista, de Merav Michaeli, de centro-izquierda; y del partido Meretz, de izquierda feminista.

Esta coalición se quedaría corta de llegar a la mayoría parlamentaria necesaria para formar gobierno, pero contará con el voto de confianza de 4 legisladores árabes del partido Ra’am, que se separó recientemente de la Lista Conjunta de Árabes para formar una representación más “moderada” en la Knéset (parlamento israelí).

Se espera que se vote en los próximos días, y a menos que tengan algún “parlamentario rebelde”, esta extraña coalición asumirá el gobierno de Israel por los próximos 4 años.

Lapid (izquierda), Bennett (centro) y el líder de Ra’am Mansour Abás (derecha) firmando el pacto de gobierno.

Esta extraña coalición, que junta nacionalistasderechistasliberalessocialdemócratasprogresistasfeministas árabes, sólo para sacar a Netanyahu del poder, les ha ligado enormes críticas.

Recientes encuestas muestran que un 65% de los votantes de Yamina no apoyan su traición a Netanyahu, y casi el 80% de los votantes de estas agrupaciones rechaza el apoyo de Ra’am.

Especialmente de parte de los grupos feministas, ya que Mansour Abás, líder de Ra’am, no vendió gratis su apoyo. Según trascendió, puso como condición de su apoyo que esta coalición: 

  • No apruebe ninguna ley relacionada con los derechos LGBT;
  • No profundice la construcción de asentamientos judíos en la zona de Judea y Samaria;
  • Haga un recorte a las regulaciones existentes que limita la expansión de los asentamientos beduinos/árabes en el sur de Israel, particularmente en el desierto del Neguev.
Documento firmado por los participantes de la alianza de gobierno.

En cuanto a los ministerios, esta coalición tendrá más ministros y funcionarios de derecha que de izquierda, ya que en la elección del 23 de marzo, la derecha obtuvo una enorme cantidad de votos, pero no pudo formar gobierno ya que fue fragmentada en 8 partidos, algunos pro y otros anti Netanyahu.

Las carteras más importantes que se lleva la izquierda antes de la rotación es la Cancillería, el Ministerio de Salud y Medio Ambiente. Mientras que la derecha se quedará con la cartera de Defensa, de Economía y de Asuntos Religiosos.

Algunos de los ministerios y cargos del gobierno más importantes:

  • Primer Ministro: empezará por 2 años Naftali Bennett, un gran referente de la derecha israelí, quien en muchas cuestiones se encuentra a la derecha de Netanyahu, quien fue su mentor político, y fue ministro en varios cargos a lo largo de los sucesivos gobiernos de “Bibi”. Luego de la rotación, Bennett agarrará la Cancillería.
  • Ministro de Exteriores: empezará por 2 años Yair Lapid, quien pidió esta cartera en vez de Defensa, que suele ser el Ministerio más importante después del premier, ya que es un importante aliado del Partido Demócrata de Estados Unidos y quiere “recomponer” las relaciones con la Casa Blanca de Joe Biden. Luego de la rotación, Lapid será el Primer Ministro.
  • Ministro de Defensa: el prestigioso general retirado Benny Gantz permanecerá al frente de la cartera de Defensa, la cual coordina a las Fuerzas de Defensas Israelíes, pero esta vez respondiendo a Bennett en vez de Netanyahu.
  • Ministro de Finanzas: el polémico político de trayectoria Avigdor Lieberman se encargará de la cartera de Finanzas, lo cual sorprendió a muchos por su casi nula experiencia en el área, aunque prometió formar equipos técnicos que lo aconsejen. Su partido mantiene una agenda profundamente liberal en temas económicos.
  • Ministro de Justicia: el responsable de quebrar al gobierno de Netanyahu, Gideon Sa’ar, se quedará con la cartera de Justicia. Se cree que desde este importante puesto buscará agilizar los casos judiciales de Netanyahu y conseguir una condena; en campaña, Sa’ar aseguró que se apartaba de “Bibi” por sus casos de corrupción.
  • Ministro de Interior: la encargada de coordinar las políticas regionales y de ciudadanía del país quedarán en manos de la líder derechista Ayelet Shaked, mano derecha de Bennett y quien promete mantener el estricto control de fronteras.
  • Ministro de Economía: la cartera de hacienda quedará en las manos del empresario Abir Kara, otro importante aliado de Bennett, y prominente figura liberal del partido Yamina.
  • Ministerio de Asuntos Religiosos: la cartera que se encarga de supervisar las cuestiones relacionadas a la religión judía, en particular las sinagogas, los lugares religiosos y la diáspora judía, quedará en manos de Yamina, a cargo de Matan Kahana, otro aliado de Bennett.
  • Ministerio de Salud: quedará en manos de Nitzan Horowitz, líder del partido de izquierda Meretz, quien a lo largo de la campaña criticó duramente el manejo de la pandemia por parte de Netanyahu, a pesar de haber sido el país que mejor gestionó la compra y aplicación de vacunas de todo el mundo.
Composición del gobierno de coalición que podría asumir en la próxima votación del Parlamento.

Netanyahu ya acusó a los derechistas que participan de esta coalición de estar “traicionando al pueblo“, al negarse a hacer una coalición con él, ya que las encuestas indican que la mayoría de los votantes de Bennett y Sa’ar no apoyan el nuevo gobierno.

Sin embargo, un gobierno de Netanyahu era prácticamente imposible. Sa’ar rechazó cualquier posibilidad de unirse al Likud, incluso luego de un ofrecimiento de Netanyahu de dejarlo ser a él Primer Ministro de rotación los primeros 2 años. 

De esta manera, incluso con el apoyo de Bennett, Netanyahu necesitaría el apoyo de los árabes de Ra’am, algo imposible ya que dentro de su gobierno están los partidos religiosos de Bezalel Smotrich y Aryeh Deri. Esto quiere decir que si no se logra este gobierno de coalición izquierda/derecha, Israel deberá ir a unas quintas elecciones en 2 años.

La esperanza de los derechistas israelíes es que a pesar de las formaciones del gobierno, la derecha pro y anti Netanyahu que tiene más del 70% de las bancas del Parlamento, se una para votar las mismas leyes, y así poder seguir el mismo camino de prosperidad de los últimos 20 años.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Israel

Histórica reunión entre Naftali Bennett y Al Sisi en Egipto sin la tutela de Estados Unidos

Publicado

en

Es la primera visita al país árabe de un primer ministro de Israel en 10 años y la primera que se hace sin la participación, directa o indirecta, de la diplomacia estadounidense. El tópico fue la paz en la región.

El presidente de Egipto, Abdelfatah al Sisi, recibió ayer al nuevo primer ministro israelí, Naftali Bennett, en la ciudad costera de Sharm al Sheij, donde trataron temas como las relaciones bilaterales y el terrorismo palestino, en la primera visita de un jefe del Gobierno de Israel al país árabe en más de una década.

Según un comunicado de la Presidencia egipcia, durante esta reunión se abordó “la evolución de las relaciones bilaterales en varios campos”, así como “los últimos desarrollos a nivel regional e internacional, en especial aquellos relacionados con la causa palestina”.

Al Sisi trasladó a Bennett “la importancia del respaldo de la comunidad internacional a los esfuerzos de Egipto para reconstruir los territorios palestinos”, así como “de mantener la calma entre las partes palestina e israelí”, de acuerdo con el comunicado oficial.

Por su parte, la oficina del primer ministro israelí informó en un comunicado que Bennett “enfatizó el significante papel que ejerce Egipto a la hora de mantener la estabilidad de la seguridad en la Franja de Gaza y para encontrar una solución al tema de los prisioneros y las personas desaparecidas”.

Egipto medió para alcanzar la tregua entre Israel y el movimiento terrorista Hamás tras la guerra de bombas a principios de año, y ha mantenido conversaciones con sus respectivas delegaciones para acordar un intercambio de prisioneros, además de aportar millones de dólares para la reconstrucción del enclave palestino.

Bennett, quien asumió el cargo en junio, fue invitado a Egipto por Al Sisi el mes pasado, pero hasta ahora su visita no tenía fecha y se había mantenido en secreto hasta ayer mismo.

El 6 de enero de 2011 fue la última vez que un primer ministro israelí visitó el país de los faraones, y Benjamin Netanyahu se reunió entonces con Hosni Mubarak, pocas semanas antes de que el líder egipcio fuera depuesto.

Bennett y Sisi hablan de la amenaza iraní y de Hamás

Egipto ha hospedado varias cumbres y reuniones sobre el proceso de paz palestino-israelí y es el principal mediador entre Israel y el movimiento islamista terrorista Hamás, que gobierna la Franja de Gaza, fronteriza con Egipto y un foco de tensión tanto para el Gobierno egipcio como para el israelí.

El domingo, cuando propuso “mejorar” las condiciones de vida de los gazatíes a cambio de un compromiso de “calma” por parte de Hamas, el jefe de la diplomacia israelí, Yair Lapid, volvió a recordar “la importancia vital de Egipto”.

Este proyecto, recalcó, “no verá la luz sin el apoyo y la participación de los socios egipcios y su capacidad para hablar con todas las partes implicadas”.

Tanto Al Sisi, como Netanyahu y Bennett son aliados de Trump y durante los últimos 4 años han trabajado arduamente para mantener en la calma en la región, diplomacia que se desplomó cuando llegó Joe Biden a la presidencia, pero ahora ambos gobierno, el egipcio y el israelí, están aprendiendo a negociar entre ellos sin la intermediación de Estados Unidos, por primera vez en 10 años.

Seguir Leyendo

Israel

Seis terroristas palestinos se escaparon por un túnel que cavaron en una prisión israelí de máxima seguridad

Publicado

en

Entre los fugitivos está el ex jefe de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, lo que desató una masiva operación de búsqueda de las fuerzas de seguridad de Israel.

Seis palestinos, entre ellos un ex jefe de un grupo armado terrorista palestino, se fugaron de una prisión del norte de Israel este lunes, a través de un túnel cavado bajo un lavabo, lo que desencadenó una masiva operación de búsqueda por las autoridades israelíes.

En un comunicado, el Servicio de Prisiones de Israel (IPS), indicó que la alerta se activó a las 3 a.m. hora local, tras recibir informaciones de “siluetas sospechosas” alrededor de la prisión Gilboa.

Los servicios penitenciarios indicaron que están reubicando a los 400 presos de Gilboa detenidos por “delitos contra la seguridad”, ante la posibilidad de que se hayan cavado más túneles en este establecimiento.

El agujero que hicieron es extremadamente pequeño y todavía se está analizando cómo hicieron para escaparse por allí, en un escape que recuerda a la fuga del jefe narco Pablo Escobar de la cárcel La Catedral en 1991.

Las Fuerzas de Defensa Israelíes (FDI) se pusieron a disposición de la policía para la búsqueda, y puso en preparación a sus tropas por si se requiriera una intervención en Cisjordania para buscarlos.

La policía, el ejército y agentes de la poderosa agencia israelí de seguridad interior Shin Bet se han sumado a la operación de búsqueda. Se han instalado puestos de control en torno a la zona de Gilboa, con perros rastreadores.

La insólita fuga de seis palestinos de una cárcel de alta seguridad en  Israel - BBC News Mundo
Agentes de seguridad inspeccionan el orificio por donde los reos lograron fugarse de la prisión de Gilboa, en el norte de Israel.

Ex líder de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa

El Club de Prisioneros palestinos, una organización instalada en Cisjordania, identificó a los fugados. Entre ellos figura Zakaria al Zubeidi, un conocido ex líder del grupo terrorista de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, el brazo armado de la organización Al Fatah, que responde al dirigente Mahmud Abás, máxima autoridad de la estructura de gobierno palestina.

Según la prensa israelí, es casi una certeza que los fugados hayan regresado a Cisjordania, un territorio que fue recuperado por Israel desde 1967, pero que por su enorme población árabe, muchos sectores son controlados por grupos palestinos.

Horas después de la fuga, Israel atacó el sur de la Franja de Gaza en respuesta al lanzamiento de globos incendiarios a su territorio desde el enclave palestino, sin que se registraran víctimas. Se cree que Hamás atacó en un ataque coordinado para permitir la fuga de estos reos.

Seguir Leyendo

Israel

Con prácticamente toda la población vacunada, Israel tiene récord de contagios

Publicado

en

A pesar de la fuerte bajada de los casos en los últimos meses, la vida prácticamente normal que llevaban los ciudadanos hasta hace pocos días y la alta tasa de vacunación, Israel se enfrenta a su tercer día consecutivo con récord de nuevos contagios en lo que parece ser un fuerte recrudecimiento de la pandemia.

Los nuevos datos de COVID alarman a todo el gobierno y la ciudadanía israelí, haciendo que los funcionarios de salud vuelvan a forzar restricciones sanitarias sobre la ciudadanía, a pesar se prácticamente toda la población está vacunada, muchos hasta con 3 dosis.

Por suerte, de los 11 mil nuevos casos positivos de COVID del miércoles 1 de septiembre, un récord histórico, al menos la mitad son menores de 18, haciendo que las muertes sean extremadamente bajas.

Israel ha vacunado, principalmente con la marca Pfizer, al 76% de la población de más de 12 años de edad. Lo cual levanta una alarma por la efectivdad que la empresa norteamericana dijo que su vacuna tenía contra la variante Delta.

Aunque muchos de los menores de 18 no están vacunados contra el coronavirus por su joven edad, sus organismos son fuertes y pese al récord de nuevos casos, este primero de mes apenas hubieron 43 muertes.

De todas formas, preocupa fuertemente que Israel está primero a nivel global en casos diarios positivos de COVID nuevos por millón de habitantes en los últimos 7 días, a pesar de su alto nivel de vacunación y las severas restricciones que ha puesto el gobierno de Naftali Bennett, como por ejemplo pasaportes de vacunación para no mezclar vacunados con no vacunados.

En esta tercera olatambién hay datos esperanzadores, como que los casos de pacientes en grave riesgo de muerte no paran de disminuir semana a semana, siendo apenas 750 en todo Israel esta semana.

Seguir Leyendo

Trending