Seguinos en redes

Estados Unidos

El Gobierno de Biden coordinó con las empresas de redes sociales la censura de noticias en su contra

Publicado

en

Como parte de un proceso en el que ya se han celebrado varias reuniones, el gobierno de Biden busca implementar un programa donde pueda intervenir en las redes sociales para censurar sin inconvenientes.

La noticia más importante del año acaba de estallar en Estados Unidos. Documentos filtrados por el medio The Intercept demuestran que el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de Biden está trabajando con empresas de redes sociales y del sector financiero para censurar noticias negativas que perjudican la imagen del gobierno demócrata.

La bomba provino del fiscal general del estado de Missouri, Eric Schmitt, quien presentó una demanda contra el gobierno federal por la censura de noticias durante la elección de medio término que tendrá lugar el próximo 8 de noviembre.

Según los documentos filtrados, que incluyen mensajes de texto y correos electrónicos entre altos funcionarios del gobierno de Biden, la agencia CISA, dependiente del DHS, fue reformada en agosto del año pasado por la administración demócrata para presionar a distintas empresas a que censuren publicaciones, usuarios y las cuentas bancarias de diversas personas.

Twitter, Facebook, Goolge y hasta el JP Morgan han mantenido reuniones semanales con funcionarios de CISA donde se traen distintas publicaciones o personas y se analiza entre ambas partes su censura.

De acuerdo a los documentos, el DHS ha pedido censurar millones de publicaciones relacionadas con los los orígenes de la pandemia de COVID-19 y la eficacia de las vacunas de COVID-19, la "justicia racial", la retirada de Estados Unidos de Afganistán y la naturaleza del apoyo de Estados Unidos a Ucrania.

Otra de las noticias que al día de la fecha sigue siendo suprimida por pedido del gobierno de Biden es el contenido de la laptop de la computadora portátil de su hijo, Hunter Biden, donde se encontraron fotos, videos y correos electrónicos donde se demuestra varios delitos, desde tráfico de influencia hasta compra de drogas ilegales.

Como la clasificación de "desinformación" no está claramente definida en la misión de CISA, el contenido censurable es extendible a cualquier idea y opinión que contradiga la narrativa oficial de la administración Biden.

Facebook creó una página para que el gobierno elimine publicaciones

El nivel de influencia del gobierno federal en las decisiones de las empresas de redes sociales llegó al punto de que Facebook creó una extensión de su sitio web para que agentes de CISA puedan acceder directamente para pedir bajas de contenido, sin tener que pasar por las reuniones semanales que se llevaban a cabo previamente.

En una presentación enviada al DHS, se explica que se creó un subsitio del "Content Request System", llamado "Government Reporting System", para que los agentes federales puedan acceder con sus propias credenciales y pedir la eliminación de manera automática.

La página facebook.com/xtakedowns todavía está online a pesar de que esta información salió a la luz, probablemente porque falta una semana para las elecciones donde Biden se juega el futuro de su gobierno y no quiere arriesgarse a dejar de moderar el contenido que sale en redes sociales.

El gobierno de Biden intentó hacer pública parte de esta infraestructura en abril de 2022 con el anuncio de la creación de la Junta de Gobernanza de la Desinformación. Nunca se aclararon las funciones exactas de la junta, ni cómo cumpliría su objetivo de definir y combatir las fake news, pero fue tanta la opinión negativa que generó que tuvieron que cerrarla a los pocos días.

Ahora sabemos que la cerraron tan fácilmente porque todas las tareas que estaría cumpliendo públicamente, la agencia CISA ya lo estaba haciendo de manera confidencial y con el apoyo de varias empresas.

En la tanda de documentos obtenida se ven minutas de reuniones entre los agentes federales y empresas de redes sociales y del sector financiero. Por ejemplo, en una reunión celebrada en marzo con ejecutivos de Twitter y del JP Morgan, Laura Dehmlow, funcionaria del FBI, advirtió que la amenaza de información “subversiva” en las redes sociales podría incrementar el descontento de los ciudadanos con el gobierno. "Necesitamos una infraestructura de medios de comunicación que rinda cuentas", subrayó Dehmlow en la reunión. 

También hay mensajes de texto de febrero enviados por el ejecutivo de Microsoft Matt Masterson a un director del DHS donde se muestra frustrado de que otras empresas se muestren reticentes de aceptar la intervención del Estado. “Las plataformas tienen que sentirse cómodas con el gobierno. Es realmente interesante lo indecisos que siguen siendo", expresa.

El origen de la agencia que Biden utiliza para censurar las redes sociales

En una decisión de la que seguro se arrepiente, el 16 de noviembre del 2018, Trump firmó un proyecto de ley recientemente aprobado por el Congreso donde se creaba oficialmente dentro del DHS una oficina federal llamada Agencia de Ciberseguridad y Seguridad de las Infraestructuras (CISA).

La ley fue redactada y aprobada en respuesta a una serie de hackeos de alto perfil de empresas estadounidenses como SolarWinds y Equifax por parte de China. En el texto de la ley, se especifica que el objetivo de esta agencia es proteger la infraestructura cibernetica crítica del país. 

Sin embargo, en agosto del 2021, por decreto, Biden le otorgó nuevos poderes y objetivos a la agencia, como por ejemplo proteger a Estados Unidos de la "desinformación" en redes sociales y asistir al FBI en combatir la radicalización online.

El decreto de Biden estuvo respaldado por un comité de los jefes legales de las principales empresas tecnológicas, encabezado por Vijaya Gadde, la ahora ex jefa de asuntos legales y política de Twitter y responsable de la maquinaria de censura de la empresa, echada la semana pasada por Elon Musk tras adquirir la compañía.

Gadde fue la co-autora de un informe en junio en el que se instaba a la CISA a asumir un papel protagónico en la vigilancia de la libertad de expresión en línea, pidiendo a la agencia que "vigilara las plataformas de medios sociales de todos los tamaños, los medios de comunicación convencionales, las noticias por cable, los medios hiperpartidistas, la radio y otros recursos en línea".

Estados Unidos

Fuentes demócratas sugieren que Biden está "a punto de bajarse" pero en la Casa Blanca desafían las presiones: "No hay posibilidad que se baje"

Publicado

en

Se desató una guerra en el Partido Demócrata, entre los que quieren que Biden se baje de la competencia, liderados por el propio Barack Obama, y los bidenistas que defienden la candidatura.

Varios demócratas de alto rango han dicho en privado al medio Axios que se espera que el presidente Biden abandone la carrera presidencial tan pronto como este fin de semana debido a la creciente presión de los líderes del partido y aliados cercanos, después de que fracasara en el debate con Trump y que se desplomara en las encuestas.

Los líderes del partido, amigos y donantes clave esperan convencer a Biden, de 81 años, de que no puede ganar, ni puede convencer a nadie de que su edad y demencia senil no serán un problema en los próximos 4 años, y mucho menos ganar la mayoría legislativa en el Congreso.

El presidente, que se está supuestamente recuperando de Covid en su casa de playa en Rehoboth, Delaware, no está ganando ni una sola encuesta, y pierde cada vez por una mayor diferencia en todos los estados en disputa.

Una encuesta de AP también mostró que casi dos tercios de los demócratas quieren que se retire. El expresidente Barack Obama dijo a sus aliados que las posibilidades de reelección de Biden han disminuido en gran medida, según informó The Washington Post citando a personas de su círculo íntimo.

El líder de la mayoría del Senado Chuck Schumer, la expresidente de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y otras figuras clave del partido como Hillary Clinton también están instando a Biden a considerar seriamente la posibilidad de dimitir.

Sin embargo, desde la Casa Blanca aseguran que "no hay ninguna posibilidad" de que el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, se retire de la carrera por la reelección. “Hay mucho en juego y la elección es clara. Juntos, ganaremos”, dicen que dijo a periodistas desde su casa en Delaware este viernes.

Desde su equipo de campaña también contraatacaron, diciendo que si bien había habido cierta “caída” en el apoyo, él seguía siendo el mejor candidato. “Sin duda, el presidente está en esta carrera”, dijo la directora de campaña, Jen O’Malley Dillon, al programa Morning Joe de MSNBC. “Joe Biden está más comprometido que nunca a derrotar a Donald Trump”.

El otro lado de la ecuación, asegura que Biden está resistiendo pero nadie cree que vaya a poder mantenerse en la competencia. Se está hablando de que en caso de bajarse, quien se debería quedar con la candidatura es Kamala Harris, no solo por cuestiones políticas sino por cuestiones financieras: ningún otro candidato podría acceder a los millones de dólares que fueron donados hasta ahora para la fórmula Biden-Harris.

De esta manera, si se bajara Biden, la pregunta sería quién será el candidato a vicepresidente de Harris. En estos momentos, y desde la campaña de Trump, especulan con el comunista gobernador de California, Gavin Newsom; el multimillonario goberador de Illionis, JB Pritzker, o la progresista gobernadora de Michigan, Gretchen Whitmer.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

El precio de la libertad: La Unión Europea amenaza con millonarias multas a Elon Musk por no entregar datos privados de los usuarios de X

Publicado

en

El exitoso empresario Elon Musk aseguró que la Comisión Europea busca sancionarlo por defender el derecho a la privacidad y la libertad. Además, reveló que, mientras X se resistió a entregar datos privados, todas las demás plataformas accedieron a hacerlo.

El viernes pasado, la Comisión Europea presentó sus conclusiones preliminares, indicando que la plataforma de redes sociales X, anteriormente conocida como Twitter y ahora propiedad del multimillonario tecnológico Elon Musk, habría infringido varias normas de la Ley de Servicios Digitales (DSA) de la Unión Europea.

Según el comunicado de la Comisión Europea, las áreas en las que X estaría incumpliendo la DSA incluyen la implementación de patrones oscuros, la falta de transparencia en la publicidad y el "rechazo a entregar datos personales para investigar a los usuarios".

Primero, la Comisión ha criticado el sistema de insignia azul de X, que bajo la propiedad de Musk, ahora está disponible para cualquier usuario mediante una suscripción premium. Anteriormente, la verificación de la insignia azul solía indicar que una cuenta representaba una supuesta "fuente de información confiable", aunque nunca fue así.

Sin embargo, la Comisión considera que la nueva práctica de X "engaña a los usuarios" y "no corresponde a los estándares de la industria". Thierry Breton, comisario europeo, declaró: "Nuestra opinión preliminar es que el cambio en la práctica de verificación de X ha llevado a una confusión entre los usuarios".

En segundo lugar, la Comisión ha encontrado que X no cumple con las normas de transparencia en materia de publicidad. Según el análisis, la plataforma no proporciona un "repositorio de publicidad fiable y que se pueda buscar", lo cual es un requisito bajo la DSA, con la excusa de "garantizar" que los usuarios puedan acceder a la información sobre los anuncios que ven en la plataforma.

El tercer hallazgo preliminar de la Comisión, que es el más polémico de todos, se centra en la "falta de acceso a los datos públicos de X para investigadores". La DSA exige que las plataformas proporcionen acceso a sus datos públicos de manera que los investigadores puedan llevar a cabo sus "análisis".

Sin embargo, la Comisión alegó que Elon Musk impide a los investigadores acceder de manera independiente a estos datos, defendiendo su derecho a la privacidad, lo cual está mal según la autoritaria Ley de Servicios Digitales.

En respuesta a las conclusiones de la Comisión, Musk ha acusado a la UE de intentar presionar a la plataforma para censurar a sus usuarios. Musk alegó en un tuit: "La Comisión Europea le ofreció a X un acuerdo secreto ilegal: si censurábamos información sin decírselo a nadie, no nos multarían. Las otras plataformas aceptaron ese acuerdo. X no".

X podrá examinar los documentos del expediente de investigación y responder por escrito a las acusaciones. Si los hallazgos preliminares se confirman, la Comisión podría emitir una "decisión de incumplimiento", lo que podría llevar a Elon Musk a enfrentar una multa de hasta el 6% de su facturación mundial.

Desde que Musk adquirió X el 27 de octubre de 2022, se llevaron a cabo una grandes transformaciones en la plataforma, que tuvieron como objetivo echar a empleados innecesarios, terminar con la censura llevada a cabo por los anteriores dueños, y defender a toda costa la libertad de expresión.


Seguir Leyendo

Estados Unidos

En plena entrevista, Joe Biden se olvidó el nombre de tres políticos estadounidenses y le dijo "el negro" a su Secretario de Defensa

Publicado

en

El mandatario de Estados Unidos enfrenta una serie de situaciones que ponen en jaque su posición como aspirante a la reelección. Esto ocurrió durante una entrevista enfocada en el voto afroamericano.

A pocos meses de las elecciones presidenciales y con las encuestas en su contra, el presidente estadounidense Joe Biden protagonizó otro momento insólito al olvidar el nombre de su secretario de Defensa, refiriéndose a él como “el tipo negro” durante una entrevista con un medio afroamericano, de nombre Black Entertainment Television (BET).

Durante la entrevista, Biden habló sobre su secretario de Defensa, Lloyd Austin, pero no pudo recordar su nombre en ese momento. "Mira las críticas que recibí por nombrar al Secretario de Defensa… emm… no recuerdo el nombre… es el tipo negro", dijo el mandatario para salir del apuro.

Este hecho se suma a una serie de tropiezos verbales que aumentaron la presión sobre Biden para que considere abandonar su candidatura. En la misma entrevista, Biden mencionó que evaluaría su decisión de continuar su campaña si un médico le indicara “un problema puntual” sobre su estado de salud.

A pesar de los llamados de una gran cantidad demócratas para que se retire de la carrera, especialmente después de su desastroso desempeño en el debate presidencial contra Donald Trump el pasado 27 de junio, Biden había asegurado anteriormente en una entrevista con ABC News que solo dejaría la carrera “si el Señor Todopoderoso lo bajaba”.

El presidente estadounidense también mostró signos de confusión al olvidar tres nombres durante la entrevista, el del expresidente Herbert Hoover, el secretario de Defensa Lloyd Austin, y además confundió el nombre del compañero de fórmula del expresidente Donald Trump, el senador JD Vance.

Solo hay dos presidentes en la historia de Estados Unidos que han llegado al cargo y se han ido con menos puestos de trabajo de los que llegaron al cargo. Y el otro era un tipo que todos conocemos muy bien”, expresó Biden, refiriéndose a Hoover. “Así que, Trump es uno de ellos”.

En otro momento, al hablar del aborto, Biden se equivocó con el nombre del senador Vance, llamándolo “Mance”. Él es un objetivo de campaña demócrata por su oposición a la legislación que busca codificar el derecho al aborto. “Mira, una de las cosas que está sucediendo es, ya sabes, la mayoría de los estados, incluso los estados conservadores, donde se ha dejado al público determinar si quieren o no tener excepciones, quieren tener una decisión difícil, como, como, Mance no quiere ningún aborto o circunstancia”, dijo Biden, aparentemente refiriéndose a Vance.

Estos incidentes han generado una preocupación creciente dentro del Partido Demócrata. Algunos miembros del partido consideran que estos lapsus podrían perjudicar la imagen y la efectividad de Biden como candidato presidencial, especialmente en un momento en que las encuestas ya muestran un panorama complicado para su reelección. Las encuestas reflejan una disminución en el apoyo hacia Biden, con una creciente presión para que el presidente reevalúe su decisión de postularse nuevamente.

El desempeño de Biden en el debate con Donald Trump el pasado 27 de junio también fue criticado, con analistas políticos argumentando que sus errores y confusiones durante el debate podrían haber debilitado su posición frente a los votantes. Los debates presidenciales son momentos cruciales en una campaña, y cualquier error puede ser magnificado y utilizado por los oponentes para cuestionar la capacidad del candidato.

En respuesta a estos tropiezos, algunos aliados de Biden han tratado de minimizar la importancia de estos incidentes, argumentando que los lapsus "son normales" y no necesariamente indicativos de problemas de salud graves. Sin embargo, la acumulación de errores ha dado munición a sus críticos, que utilizan estos momentos para cuestionar su salud para un segundo mandato.

Seguir Leyendo

Tendencias