Seguinos en redes

Estados Unidos

Joe Biden quiere eliminar al Presidente Andrew Jackson del billete de 20 y poner a una activista afroamericana en su lugar

En una decisión cargada de ventajismo político, Biden quiere introducir a Harriet Tubman en el billete de 20 dólares, eliminando a uno de los estadistas más importantes de Estados Unidos, Andrew Jackson

Publicado

en

Joe Biden acelera un programa que busca lanzar una nueva moneda en Estados Unidos. Esto, sin embargo, no tiene ningún motivo económico o monetario si no que busca reescribir la historia y ganarse el apoyo de la comunidad afroamericana y del feminismo.

El plan consiste en eliminar a Andrew Jackson del billete de 20 dólares y reemplazarlo por Harriet Tubman, una activista de los derechos humanos y abolicionista de la esclavitud.
Esta idea la había lanzado Barack Obama en los últimos meses de su presidencia en 2016, pero fue frenado por Donald Trump, quien siempre fue un admirador de Jackson e incluso llegó a colgar un cuadro suyo en la Oficina Oval.

El ex presidente dijo en su momento que Tubman había sido una persona “fantástica” pero se opuso a este cambio por considerar que solo obedecía a la intención de hacer lo “políticamente correcto”.

Pero Joe Biden no piensa lo mismo. A 100 años de la legislación de la 19ava Enmienda, que le dio a las mujeres el derecho al voto, el líder demócrata quiere poner a la primer mujer en los billetes nacionales

Este lunes la nueva Secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, anunció que el Departamento del Tesoro está tomando las medidas correspondientes para reanudar esta reforma:

Es importante que nuestros billetes, nuestro dinero… reflejen la historia y la diversidad de nuestro país, y la imagen de Harriet Tubman adornando el nuevo billete de 20 dólares ciertamente reflejará eso. Por eso estamos explorando maneras para acelerar este esfuerzo”.

Ad

Este cambio que quiere impulsar el demócrata Joe Biden resulta muy particular. Andrew Jackson fue uno de los fundadores del Partido Demócrata, en 1828, y una de las figuras más importantes de la historia política de Estados Unidos.

Jackson es el único estadounidense en haber sido a lo largo de su carrera Diputado, Juez de la Corte Suprema, Gobernador, Senador, y luego Presidente por 8 años. Esta impecable carrera política además estuvo acompañada por una exitosa carrera empresarial, y el comando del Ejército de Tennessee.

Como militar, Jackson anexó Florida a los Estados Unidos y se convirtió en su primer Gobernador. Poco tiempo después, se lanzó a la presidencia. 

En 1824 perdió contra John Quincy Adams, quien fue elegido por el Congreso en una polémica disputa electoral. Jackson ganó el voto popular y el voto electoral, pero no obtuvo más de la mitad de los votos del Colegio Electoral -según Jackson por fraude de parte de los seguidores de Adams- y la elección fue decidida por la Cámara de Representantes.

Jackson llamó a este fraude electoral una “negociación corrupta de la élite política y, junto a sus más de 150.000 militantes fundó el Partido Demócrata, basándose en una agenda de transparencia y de combate frontal al “pantano” de Washington D.C. (todo muy parecido a Trump).

En 1928 volvió a ser candidato y ganó dando uno de los batacazos más grandes de la historia de Estados Unidos, sacándole 13 puntos de diferencia a Adams y revolucionando la política del país para siempre. Luego reeligió hasta 1937.

Su figura es considerada por muchos como la realización absoluta de un patriota que se convirtió en un estadista. Alguien que luchó contra el establishment y triunfó, devolviéndole el gobierno al pueblo luego de décadas de corrupción estatal.

Andrew Jackson y Donald Trump, dos presidentes que lucharon contra la élite política y la corrupción.

Ad

Por su parte, Harriet Tubman fue una activista de los derechos de los afroamericanos en Estados Unidos durante la época de la esclavitud. Tubman nunca se involucró en política, y dedicó su vida a rescatar esclavos del sur y llevarlos al norte, donde automáticamente lograban su libertad.

En 1860, con la creación del Partido Republicano y la presidencia de Abraham Lincoln, Tubman se hizo republicana.

Apodada “Moisés” por los esclavos sureños, Harriet Tubman luchó en la guerra civil para el Ejército de la Unión y trabajó como espía en los campos de algodón.

Después de la guerra se convirtió en un ícono del activismo político y organizó casi todas las marchas en Washington D.C. en favor de los derechos al voto de los negros y las mujeres de esa época. Sin embargo, nunca se involucró activamente en ningún partido político ni hizo política, muchas veces criticando a aquellos afroamericanos que lo hacían, como Frederick Douglass.

Más allá de la importancia de la figura de Tubman, los billetes en Estados Unidos son dedicados a los políticos que engrandecieron al país desde el gobierno federal, en general presidentes. De hecho, los únicos que aparecen en los billetes pero no fueron presidentes son Benjamin Franklin ($100), pero que fue redactor de la Constitución de Estados Unidos, diputado y gobernador de Pensilvania; y Alexander Hamilton ($10), también redactor de la Constitución y primer Secretario del Tesoro nacional.

Introducir a Tubman y borrar de la historia a un ícono del americanismo como Andrew Jackson es denigrar la extensa historia de los Estados Unidos y un primer paso en reconstruir la trama histórica del país bajo una visión anti-americana.

Foto de Harriet Tubman.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Economía

Se enfría la economía de Estados Unidos: cae la oferta laboral y aumenta la desocupación

Publicado

en

Tras la suba de la tasa de política monetaria, la economía más importante del mundo muestra cada vez más signos de agotamiento. El desempleo aumentó al 3,7% en agosto y la oferta laboral retrocedió al nivel más bajo desde el año 2021. 

El Departamento de Trabajo de Estados Unidos publicó su informe sobre la Encuesta de Ofertas de Trabajo y Rotación, y advirtió por una profunda desaceleración del mercado laboral, un sector que hasta ahora no había sufrido efectos significativos devenidos de la recesión. 

La oferta laboral de Estados Unidos cayó en 1,1 millones de puestos de trabajo al término del mes de agosto, totalizando así las 10,1 millones de plazas disponibles en ese mes. Es el resultado más bajo registrado desde el primer trimestre de 2021, y la caída mensual observada entre julio y agosto de 2022 fue la más violenta desde abril de 2020. 

Solamente en el sector industrial de comercio minorista el número de vacantes laborales disponibles cayó en 143.000 en agosto, los servicios sociales y de asistencia sanitaria eliminaron hasta 236.000 ofertas de trabajo, mientras que en otros servicios la caída mensual fue de 183.000 vacantes, entre los que se encuentra la actividad hotelera. 

La cantidad de despidos registrados aumentó a 1,5 millones en agosto, partiendo de 1,4 millones al término de julio. La mayor parte de los mismos se concentraron en el comercio minorista, servicios de alojamiento y alimentación, y servicios profesionales.

La tasa de desocupación subió al 3,7% en el mes de agosto, ligeramente por encima del 3,5% de julio y la cifra más elevada desde el pasado mes de febrero. Por otra parte, la tasa de empleo se mantuvo apostada en el 60,1% entre mayo y agosto

El dato efectivamente recabado para agosto superó las expectativas de los mercados, que esperaban un techo de 3,5% sobre la tasa de desempleo para el mes. Por su parte, la tasa de empleo no logró retornar al 61,2% de febrero de 2020.

La reducción de la brecha entre la cantidad de personas dispuestas a trabajar y la cantidad de vacantes disponibles supone una presión negativa para la evolución de los salarios, que ya acumulan una caída real del 4% desde que Joe Biden se hizo cargo de la presidencia en enero de 2021. 

La desaceleración laboral responde a la fuerte corrección de tasas impulsada por la Reserva Federal de Jerome Powell. La tasa de política monetaria aumentó al umbral de entre 3% y 3,25% nominal anual a partir del 23 de septiembre, y los mercados anticipan que superará el 4% para fin de año. 

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Trump demanda a la CNN por difamación y busca un resarcimiento de más de 400 millones de dólares

Publicado

en

La demanda, que forma parte de una serie de escritos que serán presentados contra medios demócratas, pone el foco en las repetidas ocasiones en las que el pasquín demócrata utiliza el nazismo para comparar a Trump.

El expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, presentó hoy por la mañana una demanda en los tribunales de Florida por difamación contra la cadena demócrata de noticias CNN y busca un resarcimiento de más de 475 millones de dólares en daños punitivos, además de una disculpa pública. 

El escrito presentado destaca las diferentes veces en la que la cadena demócrata difamó al expresidente y su familia solo con la intención de dañarlo, un método que la misma continúa utilizando activamente para intentar que el empresario republicano no se presente por segunda vez como candidato en las elecciones de 2024.

“La campaña de disuasión de CNN en forma de difamación y calumnias contra el demandante solo se ha intensificado en los últimos meses ya que CNN teme que el demandante se postule para presidente en 2024”, alega una parte del documento legal. 

Durante los últimos 6 años, la cadena televisiva ha calumniado a Trump acusándolo de ser el líder de un culto, un lacayo de Rusia, un ídolo para los supremacistas blancos y un racista, entre otras palabras injuriosas y maliciosas que la cadena ha utilizado sin que la prensa salga en defensa del expresidente.

La demanda resalta especialmente una captura televisiva de enero del 2022 en donde CNN utiliza lemas del nazismo y fotos del dictador alemán Adolf Hitler para compararlos con un discurso que Trump había dado denunciando el fraude electoral.

En total, fueron unas 7700 veces las que la cadena demócrata utilizó el término “La gran mentira”, una expresión alemana acuñada por Hitler, para referirse a las denuncias de fraude presentadas por el equipo de Trump.

“La asociación altamente difamatoria y persistente que CNN hizo de Trump con Hitler no es algo accidental. Es un ‘reportaje’ malicioso destinado a alimentar una narrativa y lograr el fin deseado: hacer que los espectadores asocien al demandante con lo más bajo de lo bajo, le teman, no voten por él y apoyen campañas en su contra”, dice la denuncia.

Por esta razón, Trump pretende un total de 75.000 dólares en daños compensatorios y más de 400 millones en daños punitivos, además de que las costas legales estén a cargo de la cadena demócrata.

De acuerdo al equipo legal del republicano, que se ha visto envuelto en varios litigios para defender el honor del exmandatario en los últimos meses, la demanda contra CNN es solo la primera de una serie de escritos que serán presentados contra medios demócratas que calumniaron a su cliente a lo largo de los años.

En su cuenta de Truth Social, el exmandatario anunció la presentación de la demanda: “hoy se presentó una demanda contra CNN, la alguna vez prestigioso canal de noticias que se ha convertido en un proveedor de desinformación, difamación y noticias falsas, a un nivel que el público estadounidense, y de hecho el mundo, ni siquiera creerá que es posible”.

“Durante años he visto que esto sucedía, a menudo con incredulidad, pero finalmente ha llegado el momento de responsabilizar y legalmente a CNN por su engaño deliberado y sus declaraciones difamatorias sobre mí”, agregó Trump cerrando su comunicado.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

Fin de la odisea: Elon Musk aceptó comprar Twitter por US$ 44.000 millones y la acción se disparó un 22%

Publicado

en

El próximo 17 de octubre comenzaría el juicio de Twitter a Musk para forzarlo a comprar la compañía. Los grandes accionistas de la empresa pasaron de rechazar la compra a pedir por favor que ocurriera.

El hombre más rico del mundo, Elon Musk, renovó este martes su propuesta para comprar la red social Twitter al precio de oferta original de 54,20 dolares por acción, equivalente a unos US$ 44.000 millones de dólares.

Esta decisión evita que se inicie un juicio producto de una demanda de los directores de la empresa, que denunciaron a Elon Musk que no podía no ejercer la opción de compra después de haber presentado la oferta en abril.

El CEO de Tesla y SpaceX había frenado la adquisición de Twitter cuando su equipo técnico descubrió que mucho más del 5% de los usuarios son bots, cuentas generadas automáticamente para elevar financieramente las cuentas de la empresa. Elon Musk argumentó que por lo menos el 15% de las cuentas son bots, tres veces más de lo que admite Twitter.

Musk no había retirado la oferta, solo la había suspendido hasta que “Twitter pudiera demostrar fehacientemente que solo el 5% de sus usuarios son robots”. Sin embargo, la empresa lo denunció diciendo que ya lo habían demostrado y que debía ejercer la opción de compra.

En un principio, la Junta de Directores de Twitter había resistido la compra, pero luego de que Elon amenazara con retirarla, decidieron hacerle juicio y obligarlo a que la compre. Una situación sin precedentes.

Las acciones de Twitter habían alcanzado un pico de 48,2 dólares en abril cuando Elon Musk hizo la oferta original. Sin embargo, durante los idas y vueltas, la acción volvió a caer a hasta un mínimo de 36,8 dólares. Pero este martes, tras el anuncio, las acciones volaron por los aires. Cerraron la jornada de hoy con una suba del 22,2%, a 52 dólares.

Durante las discusiones legales, el pasado 13 de septiembre, los accionistas de Twitter votaron para aceptar la oferta de compra tal como la presentó Musk en abril, a pesar de que el magnate en ese momento estaba intentando retirar la oferta. El 98,6% de los votos emitidos apoyó la compra.

Algunos creen que Elon Musk quería retirarse de la compra debido a que la oferta inicial fue extremadamente elevada para el verdadero valor de la compañía, que sin el poder de censura que actualmente ejerce en la política perdería gran parte del interés de sus clientes.

Pero otros, especialmente allegadas al propio empresario, aseguran que inicialmente la oferta fue muy resistido por los accionistas, especialmente grandes conglomerados como BlackRock o Vanguard, fuertemente alineados al Partido Demócrata, y que de esta manera terminó forzándolos a que lo obliguen a hacer la compra.

Seguir Leyendo

Tendencias