Seguinos en redes

Estados Unidos

Toda la evidencia que demuestra cómo el Partido Demócrata cometió el mayor fraude electoral en la historia de los Estados Unidos en las elecciones de 2020

En La Derecha Diario recopilamos toda la evidencia presentada por el equipo del Presidente Trump en forma legal, analítica y testimonial que muestra cómo Joe Biden y el Partido Demócrata orquestaron el mayor fraude electoral en la historia del país.

Publicado

en

En los últimos días, luego que el Congreso nombrara a Joe Biden como Presidente-Electo el pasado 6 de enero, los medios salieron en bloque a solidifcar el relato de que las denuncias que el presidente Donald Trump presentó ante la Justicia sobre el fraude electoral estaban infundadas. 

Desde La Derecha Diario decidimos hacer una recopilación de toda la prueba testimonial, legal y analítica de los sucesos ocurridos antes, durante y después de la fatídica noche del 3 de noviembre cuando se consumó uno de los atentados contra la democracia más grandes de la historia.


El voto por correo, la principal arma de los demócratas. 

Usando de justificativo la pandemia, los gobernantes demócratas impusieron a lo largo y ancho del país el llamado voto por correo universal. Esta metodología consiste en enviar, desde el Correo nacional, sobres con boletas a los domicilios de todas las personas habilitadas para votar en la elección, desde principios del mes de octubre hasta el mismo 3 de noviembre. La gente pone su voto y este es luego 

Este método, a pesar de las mentiras que han dicho los medios demócratas, es la primera vez en la historia del país que se implementa. Ya que el único voto por correo que existía previamente era el llamado "voto en ausencia", donde el votante debe registrarse previamente, dejar algún tipo de identificación para luego recibir la boleta en su casa.

El mayor problema del voto por correo se radica en su poca seguridad. En los Estados Unidos no es necesario presentar una identificación (DNI) a la hora de ir a votar como sucede en otros países, incluso en países "tercermundistas" como Argentina o Brasil, sino que basta con registrarse en el sitio web de cada Estado.

Las personas que se registraban online para votar aplicaban inmediatamente para que se les fuera enviado un voto por correo. 

Mapa que muestra cómo fue usado el voto por correo universal en la última elección. Sólo los estados marcados en rojo no permitían su utilización. 

Ad

De esta manera, según los cientos de testigos que se presentaron bajo juramento frente a tribunales electorales e investigaciones parlamentarias, el voto por correo fue la clave para torcer el rumbo en esta elección en favor de Joe Biden.

Por lo menos 4 millones de votos en seis Estados distintos fueron completados de manera fraudulenta, sea porque las firmas no coincidían con los registros, los votos contabilizados pertenecían a personas ya fallecidas o que se habíam mudado de Estado.

Solamente en las demandas presentadas por el equipo legal oficial de Trump, hubo casi 300 fiscales de mesa y observadores republicanos que testificaron que vieron fraude electoral. Tomando de las declaraciones bajo juramento de personas como Braden GiacobazziJacqueline Zaplitny, y Alexandra Seely, las autoridades electorales de Pensilvania, Michigan, Wisconsin y Georgia tenían un sesgo anti-Trump, que se notó en toda la jornada del recuento de votos.

Las siguientes son las declaraciones de estas personas:

"Observé cajas con votos siendo transportadas sin estar precintadas correctamente".

"Observé que cargaron cajas a un camión de Penke Truck Rentals con patente de Indiana" -estando en Michigan; los votos solo pueden ser manipulados por empleados del Correo nacional-. "Me dijeron que las cajas tenían boletas en blanco"

"En numerosas ocasiones, no se me permitía acercarme mientras los observadores demócratas se movían libremente por toda la mesa".

"Voluntarios demócratas me agredieron verbalmente".

"Cada vez que me acercaba a la mesa, los observadores demócratas me tapaban la visión".

"Quise hablar con otros colegas republicanos para evitar que nos tapen la vista, pero nos dijeron que estaba prohibido conversar entre nosotros".

"Si se le bajaba un poco el barbijo a un observador republicano, las autoridades nos expulsaban del edificio, pero si eso le pasaba a un observador demócrata, se le permitía quedarse".

Ad

"Error y fraude se convierten en un problema a medida que el voto por correo aumenta": Editorial del pasquín demócrata The New York Times del año 2012 que ya alertaba de los peligros del voto por correo. 
Hoy, 8 años después, este mismo medio de comunicación asegura que la elección de noviembre fue la más segura de la historia. 


A la medianoche del 3 de noviembre y con más del 90% de los votos escrutados, Trump disfrutaba de una cómoda ventaja y los medios de comunicación estaban a punto de declararlo como ganador. 

En Pensilvania, su ventaja era de 555.189 votos; en Georgia, de 356.945; en Michigan, de 293.052 y en Wisconsin, de 112.022 votos. Todas esas ventajas desaparecieron cuando a la madrugada comenzaron a llegar los votos por correo que el servicio postal todavía no había llegado a recolectar antes del día 3. 

Durante los últimos dos meses, se han registrado en estos 6 Estados todo tipo de denuncias; desde personas ya fallecidas que han votado en esta elección hasta acusaciones de votos emitidos bajo presión de punteros políticos o por soborno.

Cuadro que muestra los distintos tipos de denuncias que fueron comprobadas en los Estados. 

Ad

Arizona

El Estado ubicado en la región oeste del país fue históricamente uno de los bastiones republicanos más férreos y tomó por sorpresa a todos cuando las autoridades confirmaron que Joe Biden lo había ganado por 10.500 votos. 

Entre los informes electorales que más sobresalieron se encuentra el del matemático Bobby Piton, que luego de observar la evidencia calificó a la elección presidencial del 2020 como "el mayor fraude en la historia del país". 

Bajo el modelo analítico de Piton, presentado bajo juramento en el Senado estatal y que usa como evidencia la cantidad de votantes probables y patrones y estadísticas de votaciones en los distintos condados, estimó que más de 300.000 personas votaron de manera fraudulenta en Arizona.

Es fácil concluir que la gran mayoría de estos votos habrían sido para Biden, por lo cual esa ventaja de 10.500 votos no es cierta, y los verdaderos números se parecerían más a los de la elección de 2016.


A pesar de los testigos, los modelos estadísticos y la voluntad de la Legislatura para revisar los resultados, la Secretaria de Estado de Arizona, la republicana anti-Trump Katie Hobbs, rechazó todos los pedidos para auditar los resultados donde se compararían las firmas y se podría descubrir estos votos fraudulentos.

A pesar de la negativa de Hobbs, un juez local ordenó que se tome una muestra y que expertos de ambos partidos examinen una cierta cantidad votos por correo para averiguar si hubo fraude.

El experto del Partido Republicano concluyó que 6 de cada 100 votos poseían algún tipo de error o fueron emitidos de manera fraudulenta, mientras que el del Partido Demócrata concluyó que 11 de cada 100 caían bajo esta categoría.

A pesar de encontrar que entre 6% u 11% de los votos eran inválidos, la Justicia de Arizona igual decidió rechazar la demanda, mientras que la diferencia entre Biden y Trump fue del 0,3%

Ad

Georgia 

El Estado sureño, manejado por republicanos anti-Trump, es uno de los lugares donde el equipo legal de Trump más indagó y recopiló evidencia. 

En una audiencia presidida por legisladores locales que tenía como objetivo detectar la magnitud del fraude, el abogado personal del Presidente, Rudy Giuliani, presentó más de una decena de testigos que ejercían como observadores del Partido Republicano en la noche de la elección.

Los observadores atestiguaron cómo las autoridades del pabellón donde se estaban contando los votos los invitaron a retirarse a altas horas de madrugada de manera intencional para que luego los trabajadores pudieran retomar el conteo sin la presencia de ellos. 


En otras de las audiencias, el abogado Ray Smith, quien lideró la defensa legal del Presidente Trump en el Estado, presentó una lista de todas las personas que emitieron su voto de manera ilegal, entre las que figuran 2.506 presos, 66.248 menores de edad y 10.315 personas fallecidas. 


Otra investigación del grupo de abogados Judicial Watch muestra que más de 4000 personas no residentes en el Estado votaron en la elección, cometiendo así un delito electoral. 

En el recuento de votos realizado en el Estado, el mismo Secretario de Estado encargado de la elección, el republicano anti-Trump Brad Raffensperger, admitió que se descubrieron más de 2.500 votos que se encontraban "perdidos" y que no fueron contados. Curiosamente, esos votos favorecían enormemente a Trump.

Como en Arizona, Raffensperger no realizó ninguna auditoría de las firmas, aunque hizo tres recuentos; recuentos donde se contó una y otra vez los mismos votos fraudulentos sin permitir que se verifique su veracidad.

Otros errores, relacionados a la tabulación de las máquinas electrónicas, también fueron reportados, como una tarjeta de memoria que "había sido extraviada" que tenía 2.755 votos; todos de Trump.

Tomando de referencia el informe del mismo Partido Republicano de Georgia, la cantidad de votos por correo rechazados en la elección por su falta de validez  representa el menor número de su historia, con tan sólo un 0.3% de de los millones de votos emitidos siendo rechazados. 

En comparación, en las elecciones legislativas de 2018, la tasa de rechazo fue del 3%, lo que denota el poco control que han tenido los sufragios por correo en Georgia y los cientos de miles de votos fraudulentos que fueron contados igualmente.

Ad

Michigan

Por su parte, Michigan fue uno de los lugares donde más se han denunciando irregularidades, relacionadas especialmente a las máquinas electorales de la empresa Dominion, encargada de la tabulación de votos en el Estado. 

Cabe destacar que Trump, según las autoridades estatales, perdió Michigan por más de 150.000 votos, una diferencia abismal comparado a los otros 6 Estados en los que también se denuncia fraude. 

En el condado de Antrim, las autoridades demócratas estatales debieron reconocer que más de 3.200 votos de Trump fueron transferidos de manera errónea hacia Biden por un error en las máquinas electrónicas durante el conteo.

Esto solo se pudo reconocer porque el Estado era un bastión del Partido Republicano y sorprendió a los mismos fiscales de mesa que la diferencia entre Biden y Trump haya sido tan pequeña. Al verificar con las computadoras el conteo, se descubrió que si bien las boletas en papel le daban una abultada victoria al Presidente, la máquina contaba muchos de estos votos para los demócratas. 

Dicha rectificación dio lugar a que una empresa dedicada a investigar fraudes electrónicos realizara una auditoria forense donde asegura que las máquinas de Dominion fueron programadas con el propósito de transferir los votos de Trump hacia Biden. 

A pesar de la conclusión de los auditores independientes, la Justicia no dio lugar para que se cambien los resultados.

La evidencia en el Estado del noreste del país continuó siendo apabullante y consistente con lo que se viene denunciando hace meses. 

En la madrugada del 4 de noviembre, más precisamente a las 6:12 de la mañana, un bache de 150.000 votos por correo fueron cargados y le otorgaron la ventaja a Biden por primera vez. De esos 150.000, un 96% de ellos fueron para Biden y sólo el restante 4% para Trump.
Estas estadísticas no tienen sentido en una elección en Estados Unidos: ni en las dictaduras africanas el dictador de turno es electo con el 96% de los votos. De hecho, en las demás discretizaciones de los lotes de votos de Michigan, Biden nunca obtuvo más del 70% del voto por correo.

Otras investigaciones paralelas, como la del experto en elecciones Richard Baris, muestran que en la base electoral que figura en la web del Estado, más de 9.000 personas ya fallecidas aparece como que votaron por correo en esta elección. 

Ad

Nevada

En el Estado de Nevada, las autoridades demócratas certificaron la elección en favor de Joe Biden, asegurando que el ex-Vicepresidente había resultado ganador por una diferencia de 33.000 votos

Una investigación liderada por el ex-Fiscal General del Estado, Adam Laxalt, que puso el foco en el condado ultra-demócrata de Clark (lugar donde Biden obtuvo la mayor cantidad de votos), muestra que más de 1.500 personas muertas votaron en la elección, 2.468 personas lo hicieron de manera ilegal desde otros Estados, 42.000 votos fueron emitidos de manera doble —por correo y presencialmente—, y alrededor de 20.000 personas votaron desde una dirección falsa.

Asumiendo que todos estos votos fraudulentos fueron para Biden, Trump debería haber ganado el Estado por 32.000 votos.

Desde un análisis estadístico, la experta Dorothy Morgan proveyó un gráfico que ilustra un inusual ascenso de personas registradas para votar por Biden en la elección durante los meses pre-electorales entre julio y noviembre.

Según la experta, más de 13.000 de estas registraciones carecen de información básica, por lo que podrían provenir de personas ya fallecidas o registradas a la fuerza por punteros políticos demócratas.

Ad

Pensilvania 

Pensilvania ha sido el Estado indudablemente más polémico de la elección. No solo por las denuncias de fraude si no porque todos los votos por correo deberían haber sido descartados. 

En octubre del 2019, el gobernador demócrata Tom Wolfe aprobó unilateralmente una ley llamada "Act 77", que habilitaba el voto por correo en todo el Estado de manera universal, sin tener que justificar tu ausencia. Esto antes de la pandemia de coronavirus.
Luego, en 2020, defendió la aplicación de esta ley debido a la "emergencia del coronavirus", cuando algunos miembros de la Legislatura reclamaban su inconstitucionalidad.
En Pensilvania es necesario aprobar cualquier cambio a la metodología de votación mediante un referéndum, que en este caso todavía no se llevó a cabo.
A partir de la ley, los residentes podían emitir su voto sin moverse desde casa y sin necesidad de presentar una justificación para realizar su sufragio de manera remota, lo que permitió un surgimiento de millones de votos carentes de verificación.

La decisión unilateral del gobernador Wolfe fue catalogada como inconstitucional por parte de un Tribunal de Segunda Instancia estatal, pero la Corte Suprema no quiso meterse en la disputa electoral y rechazó expedirse sobre esta demanda.

Finalmente, sin la decisión de la Corte Suprema, la medida cautelar no se sostuvo y a pesar de que el pedido de inconstitucionalidad sigue abierto, el Estado de Pensilvania certificó sus resultados en favor de Biden, y fueron sostenidos en el Congreso Nacional el 6 de enero.

Además de este argumento constitucionalista, el equipo de Trump denunció irregularidades. Particularmente en el hecho de que en ningún momento los observadores pudieron acercarse a las mesas donde se contaban los votos.

En la noche del 3 de noviembre, los observadores republicanos, por orden del Gobernador, se vieron obligados a monitorear el conteo de votos alejados por hasta más de 11 metros de los trabajadores. 

Según un modelo del prestigioso profesor de matemáticas egresado de Yale, Steven Miller, el cual fue presentado ante un tribunal local a mediados de noviembre, más de 100.000 sufragios carecían de validez e igualmente fueron contados. 

Otros expertos que también testificaron en la audiencia en el Senado estatal incluso presentaron modelos e investigaciones aún más concluyentes, que estiman hasta más de 1,2 millones de votos fraudulentos de todo tipo, apuntando también al papel que jugaron las máquinas de Dominion en el proceso, que habrían actuado de la misma manera que en Georgia.

Ad

Wisconsin

En Wisconsin sucedió algo similar a Pensilvania. El gobernador demócrata, Tony Evers, usó de justificativo la pandemia para calificar a los votantes del Estado bajo el término "indefinidamente confinado", lo que permitió agrandar enormemente el alcance de los votos por correo. 

El 14 de diciembre del pasado año, la Corte Suprema del Estado falló a favor del Partido Republicano y admitió que Evers utilizó de manera abusiva el término de "indefinidamente confinado" para enviar millones de votos por correo a personas que no lo habían solicitado.

Sin embargo, ningún Tribunal se animó a descartar los votos por correo inconstitucionales y, basándose en la inacción de la Corte Suprema nacional en Pensilvania, los resultados se certificaron igual.

Los baches de cientos de miles de votos por correo ocurridos a altas horas de la madrugada también sucedieron en Wisconsin, tal como lo muestra este gráfico.

De este lote, Biden obtuvo el 89%, o sea unos 143.379 votos.

Ad

La magnitud del fraude y las irregularidades acontecidas en la última elección llegaron incluso hasta Estados netamente conservadores como Texas. 

Gracias a una investigación hecha por el grupo Project Veritas, la Justicia de Texas arrestó a una puntera política del Partido Demócrata por fraude electoral.

Todavía no se conoce la verdadera magnitud de su caso, pero se cree que Trump debió haber ganado Texas por una diferencia de votos mucho mayor.

Por último, es importante aclarar que contrario a lo que muchos medios dicen, la Corte Suprema de los Estados Unidos no desestimó los casos elevados por el Presidente Trump referidos al fraude de la elección, sino que rechazó las respectivas medidas cautelares que se solicitaban con el objetivo de frenar la certificación en favor de Biden antes de que haya una resolución definitiva del caso. 

Actualmente, el máximo tribunal tiene pendientes 8 demandas judiciales que exponen el fraude y la inconstitucionalidad de la expansión del voto por correo hecha unilateralmente por gobernadores demócratas.

De todos modos, si eventualmente la Corte se expide en favor de Trump en estos casos, la presidencia de Biden no correrá peligro ya que él fue elegido por el Colegio Electoral, que en su mayoría no le importa el voto popular, e incluso este voto fue ratificado por el Congreso Nacional.

Lo que sí se lograría con la resolución de este conflicto es poder concluir con el respaldo de la Corte que el Partido Demócrata usó como arma de fraude político el voto por correo para alterar la elección de una manera nunca vista en la historia, y probablemente el Congreso se vería obligado a pasar una reforma electoral para que nunca más vuelva a ocurrir algo así.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

La directora del Servicio Secreto, Kimberly Cheatle, renunció por su incompetencia en prevenir el atentado a Trump

Publicado

en

La directora del Servicio Secreto de Estados Unidos, Kimberly Cheatle, renunció en medio de la indignación por el fracaso de su agencia en evitar el intento de asesinato del expresidente Donald Trump durante un acto de campaña.

La directora del Servicio Secreto de Estados Unidos, Kimberly Cheatle, renunció el martes en medio de la indignación generalizada por el fracaso de su agencia en evitar el intento de asesinato del expresidente Donald Trump en un acto de campaña en Pensilvania, a principios de este mes.

La renuncia de Cheatle se produjo un día después de que fuera criticada por miembros de un comité de la Cámara de Representantes durante una audiencia sobre las acciones del Servicio Secreto previas al mitin de Trump, el 13 de julio, en Butler Township.

Cheatle rechazó los pedidos de renuncia en esa audiencia, afirmando que ella era "la persona mejor calificada para dirigir el Servicio Secreto", responsable de proteger al presidente, al vicepresidente, a sus familiares y a los principales candidatos presidenciales.

La directora enfureció a los miembros del Comité de Supervisión y Responsabilidad de la Cámara de Representantes al negarse a responder muchas preguntas sobre las acciones del Servicio Secreto en torno al mitin de Trump, donde el candidato presidencial republicano estuvo a punto de ser asesinado por el atacante de 20 años, Thomas Crooks. Un hombre murió en el tiroteo y otros dos resultaron gravemente heridos.

El martes, Cheatle escribió una carta al personal del Servicio Secreto: “A la luz de los recientes acontecimientos, con gran pesar he tomado la difícil decisión de renunciar como su directora”.

La solemne misión del Servicio Secreto es proteger a los líderes y la infraestructura financiera de nuestra nación. El 13 de julio no cumplimos con esa misión”, dijo Cheatle, quien sirvió en la agencia durante casi 30 años.

El escrutinio durante la última semana ha sido intenso y continuará siéndolo a medida que aumente nuestro ritmo operativo”, escribió. “Como su directora, asumo toda la responsabilidad por la falla de seguridad”.

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, nombró al subdirector del Servicio Secreto, Ronald Rowe, como director interino de la agencia hasta que el presidente Joe Biden seleccione un director permanente.

En un comunicado, el presidente Biden agradeció a Kimberly Cheatle por "sus décadas de servicio público" y expresó: "Como líder, se necesita honor, coraje e increíble integridad para asumir la plena responsabilidad de una organización encargada de uno de los trabajos más desafiantes en el servicio público".

La presidente del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, en una declaración sobre su renuncia, enfatizó que esto no detendría la demanda del panel de "más responsabilidad" del Servicio Secreto.

"El Servicio Secreto tiene una misión infalible, pero fracasó históricamente bajo la supervisión de la directora Cheatle", dijo el representante James Comer, republicano por Kentucky, quien había exigido su renuncia junto con el demócrata de mayor rango del panel, el representante Jamie Raskin de Maryland, y otros miembros del comité.

"En la audiencia del Comité de Supervisión de ayer, la directora Cheatle no infundió confianza en que tenga la capacidad de garantizar que el Servicio Secreto pueda cumplir con su misión de protección", agregó Comer.

"Si bien la renuncia de la directora Cheatle es un paso hacia la rendición de cuentas, necesitamos una revisión completa de cómo ocurrieron estas fallas de seguridad para que podamos evitar que sigan ocurriendo".

Las críticas a Cheatle se centran en el fracaso del Servicio Secreto en asegurar un techo que Crooks utilizó como puesto de francotirador para disparar a Trump y a los militantes republicanos, entre otros errores.

El edificio desde cuyo techo disparó Crooks está a unos 150 metros del escenario donde Trump estaba hablando, y tenía una línea de visión y fuego clara hacia ese escenario.

El Servicio Secreto no amplió su perímetro de seguridad para el mitin de Trump para incluir el complejo que contenía el edificio desde el cual Crooks disparó, sino que dejó la tarea de asegurar esa zona en manos de los funcionarios locales encargados de hacer cumplir la ley.

Además, los agentes del Servicio Secreto permitieron que Trump subiera al escenario y comenzara a hablar después de recibir un informe de la policía local sobre la presencia de una persona sospechosa en el evento. Esa persona resultó ser Crooks, quien fue abatido por un francotirador del Servicio Secreto después de haber disparado varias veces contra Trump y tras haber sido avistado en el techo.

Cheatle enfrentó fuertes críticas después del tiroteo por justificar la decisión de no colocar a un francotirador de las fuerzas de seguridad en el techo que Crooks había ocupado, a pesar de que los asistentes a la manifestación habían alertado a la policía sobre la actividad sospechosa. En una entrevista con ABC News, Cheatle explicó que el techo era inclinado en su punto más alto.

Hay un factor de seguridad que se debe tener en cuenta: no queremos poner a alguien sobre un techo inclinado”, dijo Cheatle a ABC News. “Y por eso se tomó la decisión de asegurar el edificio desde adentro”.

El tiroteo, el intento de asesinato más grave contra un presidente estadounidense en más de 40 años, ocurrió después de que el Servicio Secreto fuera informado de un complot iraní para asesinar a Trump. Sin embargo, Crooks no ha sido vinculado con Irán. En los últimos años, el Servicio Secreto ha sido objeto de críticas por una serie de escándalos y errores.


Seguir Leyendo

Estados Unidos

Biden no aparece en público hace una semana y crecen los rumores de que lo obligaron a bajarse: Cronología del fin de un Presidente

Publicado

en

La rápida sucesión de eventos y las acciones coordinadas por varios líderes demócratas sugieren un alto grado de planificación y ejecución. En caso de que las sospechas sean ciertas, se realizó una campaña estratégica para "bajar" a Biden bajo la excusa de "preocupaciones de salud".

Los eventos ocurridos dentro del Partido Demócrata durante los últimos días sugieren una secuencia dramática de acciones que dieron como resultado la "caída" de Joe Biden.

Cada día aumentan los rumores de un presunto "golpe de Estado" dentro de su partido, que tuvo como objetivo su apartamiento de la carrera por la reelección, y el establecimiento de la nueva candidata, Kamala Harris, su actual vicepresidente.

A continuación, un análisis paso a paso de la situación:

Atentado a Donald Trump: El intento de asesinato del expresidente Trump sin duda generó una crisis política y de seguridad en el país norteamericano. Este incidente aumentó tanto las tensiones, como su imagen positiva, beneficiando al Partido Republicano y perjudicando al ya débil Partido Demócrata.

Joe Biden "positivo" en Covid: El actual presidente estadounidense se encuentra actualmente en "aislamiento", después de que el 17 de julio diera supuestamente "positivo de covid-19" (en pleno 2024) mientras hacía campaña política en Nevada. La falta de apariciones públicas desde entonces aumenta la especulación.

Trump en la Convención Nacional Republicana: El expresidente apareció en la Convención Nacional Republicana y aceptó la nominación del Partido Republicano a pesar del reciente intento de asesinato, lo cual demuestra su resistencia y creciente apoyo por parte de la gente.

Presión de los líderes demócratas: Las acciones de Nancy Pelosi, Chuck Schumer y Hakeem Jeffries para presionar a Biden para que renuncie, combinadas con los mensajes que indicaban la insatisfacción de Obama con las posibilidades electorales de Biden, demuestran un esfuerzo coordinado dentro del Partido Demócrata para abordar el "problema" de la reelección de Biden.

Operación "Sacar a Joe, a la fuerza": Esta operación iniciada Nancy Pelosi, que consistió en desacreditar al presidente, indicó una estrategia deliberada para sacar a Biden del poder. Asesores como Ricchetti y Donilon participaron de este plan, lo cual muestra una implicación y planificación de alto nivel.

Disputa familiar: La pelea a gritos entre Hunter y Jill Biden evidenció un gran nerviosismo interno dentro de la familia Biden, probablemente exacerbado por la presión política y los problemas de salud del presidente.

Carta de renuncia: La publicación de una carta de renuncia con una firma digital sospechosa y sin membrete oficial planteó preguntas sobre su autenticidad y el proceso por el cual se comunicó la renuncia de Biden.

Respuesta del personal de la Casa Blanca y del gabinete: El jefe de gabinete norteamericano asumió el manejo de las comunicaciones internas del gabinete, indicando una transición repentina y posiblemente no planeada del poder.

Cambios políticos: Los apoyos de figuras prominentes como Hillary Clinton, Bill Clinton y Gavin Newsom, seguidos por la declaración pública de Obama, mostraron una rápida consolidación de apoyo detrás de Kamala Harris.

Kamala Harris asumiendo el cargo: Harris asumió el rol de presidente y busca la "reelección", recaudando en tan solo 24 horas $81 millones de dólares en "donaciones", asegurándose también de los delegados necesarios para ser la candidata demócrata, y mostrando una campaña bien organizada para la transición del liderazgo.

Ausencia de Joe Biden: La completa ausencia de Biden de la vista pública durante todo este proceso agrega misterio y sospecha en torno a su salida.

La rápida sucesión de eventos y las acciones coordinadas por varios líderes demócratas mostraron un alto grado de planificación y ejecución. Esto indicaría un esfuerzo concertado para reemplazar a Biden bajo la excusa de "preocupaciones de salud" y "estrategia política".

Si estas acciones se tomaron en contra de la voluntad del actual presidente estadounidense, Joe Biden, podría argumentarse que esto constituye una forma de golpe de Estado político.


Seguir Leyendo

Estados Unidos

El equipo de Biden se enteró por Twitter que el presidente se bajaba de la reelección y en la Casa Blanca denuncian "presiones externas"

Publicado

en

Reportes aseguran que los empleados de Biden en la Casa Blanca quedaron sorprendidos después de que el presidente abandonara la carrera de 2024 sin avisarles: "Todos nos enteramos por Twitter".

El anuncio del presidente Joe Biden sorprendió a la Casa Blanca y a los asesores de campaña, que hasta esta tarde insistían en que seguiría en la contienda. Muchos de ellos, incluidos algunos de sus principales asesores, le dijeron al medio POLITICO que se enteraron por X (ex Twitter) que Biden declinaba la candidatura.

Todos nos enteramos por Twitter”, dijo un alto funcionario demócrata de la Casa Blanca que también trabajaba en el equipo de campaña de Biden. “Ninguno de nosotros entiende lo que está sucediendo”, agregó.

Biden ha estado recluido en su casa en Delaware con su familia, por un supuesto diagnóstico positivo de COVID-19, donde se tomó la decisión de bajar su nombre de la fórmula presidencia. En este contexto, los miembros del equipo de la campaña y los funcionarios de la Casa Blanca seguían trabajando como siempre hasta que vieron en Twitter el anuncio.

Un claro ejemplo de este desastre comunicacional es que el equipo de la campaña de Biden envió un correo electrónico de recaudación de fondos para "Joe y Kamala" a la 1:54 pm, ocho minutos después de que Biden hiciera el anuncio en Twitter. Los miembros del equipo aseguran que ya estaba programado y que nadie les avisó que tenían que cancelarlo.

La decisión de bajarse fue tomada tras largas conversaciones de la mujer de Biden, Jill Biden, con la propia Kamala Harris, la ex primera dama y ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, el expresidente Barack Obama y su esposa, Michelle Obama, hoy la máxima cúpula política del Partido.

Debido a esto, la comunicación de la carta que se subió a Twitter, y luego la publicación donde se le brinda el apoyo a Kamala, no fue diseñado por los usuales responsables de las redes del presidente, sino que intervino directamente el equipo más cercano de la familia Biden.

Fue este mismo equipo reducido que envió un mail interno a todos en la Casa Blanca, advirtiéndoles que miren el tweet que había publicado el presidente en su cuenta personal unos 15 minutos antes. “Equipo, comparto con ustedes la carta del presidente Biden que se acaba de publicar. Tendremos más información esta tarde”, escribieron las directoras de campaña de Biden, Jen O’Malley Dillon y Julie Chávez Rodríguez.

Queden atentos a una invitación a una videollamada de todo el personal. Estamos muy agradecidos de haber sido parte de este equipo con todos ustedes. Hasta pronto", concluía el correo electrónico que se envió a todos los correos @whitehouse.gov del Gobierno federal.

Seguir Leyendo

Tendencias