Seguinos en redes

Reino Unido

Pos Brexit: El Reino Unido concretó un acuerdo de libre comercio con Australia

Publicado

en

El Brexit británico, muy lejos de implicar un aislamiento, mejoró las perspectivas para la expansión del libre comercio. El gobierno de Boris Johnson confirmó un nuevo acuerdo comercial con Australia que eliminará gradualmente todos los aranceles entre ambos países.

En las últimas horas el Reino Unido y Australia celebraron un acuerdo de libre comercio que eliminará todo tipo de aranceles entre ambos países en los próximos años, y supone un gran paso para el Reino Unido en su búsqueda por la apertura comercial tras dejar la Unión Europea

El primer ministro Boris Johnson mantuvo una prolífera reunión con su par australiano Scott Morrison, y lograron llegar a un acuerdo para reducir las trabas al comercio de bienes y servicios. Este acuerdo es ampliamente beneficioso para ambos países. 

Las exportaciones británicas, como automóviles o bebidas alcohólicas, ahora podrán comercializarse sin limitaciones arancelarias, y ocurrirá lo mismo con la comercialización de materias primas, transferencia de tecnología y ciencia

Para el caso de las exportaciones ganaderas se incluyó una rebaja gradualista en los aranceles británicos, para dar lugar a un cierto reacomodo o reinvención de los productores locales, que deberán ajustarse a las nuevas exigencias de competitividad y excelencia en los tiempos delimitados. 

Esto último se determinó a partir de las presiones por parte de los sindicatos británicos nucleados en la National Farmers Union, que manifestaron cierto un escepticismo con algunas cláusulas del acuerdo comercial.

La rebaja arancelaria para el sector agrícola-ganadero tendrá lugar en un período de 15 años, lo cual supone un tiempo más que suficiente (y hasta exagerado) para adoptar las medidas de competitividad pertinentes. 

Por otra parte, el Reino Unido incluyó una cláusula que involucra una relajación en las trabas para el libre movimiento de personas entre ambos países, como parte de una política migratoria soberana, a diferencia de la que tenía antes del Brexit. 

Muy lejos de lo que planteaban los críticos al Brexit británico, el Reino Unido no solo sigue comerciando con los mismos países que antes, sino que pretende expandir su comercio todavía más. 

El Brexit posibilitó una mayor agilidad en las decisiones de política comercial del Reino Unido, que ya no se encuentran condicionadas por pautas proteccionistas o incluso arbitrarias instaladas desde una unidad centralizada como lo era el bloque de la UE. 

Mientras la Unión Europea continúa con negociaciones relativamente estacadas y más complejas en términos burocráticos, el Reino Unido avanza a paso firme en dirección hacia la libertad comercial. El reciente acuerdo con Australia forma parte de una clara intención del Gobierno conservador por impulsar el libre comercio. 

Un notable ejemplo de esto fueron las negociaciones con los Estados Unidos en el último año de la administración Trump. Como si esto no fuera suficiente, el Reino Unido también anunció recientemente su intención por participar del “Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (TIPAT)”, más conocido como el TTP-11

Se trata de un amplio acuerdo comercial que incluye a Australia, Brunéi Darussalam, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam. El Reino Unido presentó formalmente su voluntad de adhesión.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Economía

Reino Unido: La libra esterlina se derrumba ante el aumento del costo de la deuda y la apreciación del dólar

Publicado

en

La divisa del Reino Unido cayó a su cotización más baja frente al dólar desde 1985. La corrida cambiaria responde a la incertidumbre por el balance de las finanzas públicas y a la fuerte apreciación del dólar a nivel internacional.

El Gobierno de Liz Truss anunció la mayor rebaja tributaria que se haya visto para un año desde 1974, como parte de un programa diseñado por su ministro de Economía, Kwasi Kwarteng. Se busca principalmente eliminar los efectos distorsivos introducidos por el sistema desde 2010 y favorecer el abaratamiento de las tarifas de gas. 

Pero el programa no solo no fue acompañado por un rediseño presupuestario (como sí lo había sido bajo el liderazgo de Thatcher) sino que además se anunció un congelamiento general de las tarifas de gas y, por lo tanto, un subsidio implícito y creciente del Estado. 

Aún con efectos laffer sobre la base imponible de los impuestos que fueron rebajados, los mercados esperan un mayor incremento del déficit fiscal del Reino Unido en el corto y mediano plazo, por lo que esto conduce al encarecimiento general de la deuda pública del país. 

Entre los nuevos subsidios energéticos anunciados por el Gobierno consevador, y el recorte impositivo más importante de las últimas 5 décadas, se espera incrementar la necesidad de endeudamiento en un monto por 234.100 millones de libras solamente en lo que queda del 2022

El Gobierno no anunció una reforma presupuestaria para producir un ajuste en el gasto público que sea capaz de evitar el excesivo incremento del endeudamiento. Este hecho se transformó en el principal foco de inestabilidad en los mercados financieros. 

Los mercados descuentan que habrá una mayor necesidad por monetizar todos aquellos desequilibrios que no puedan ser financiados con el creciente costo del endeudamiento público, por lo que rápidamente se desató una corrida contra la libra esterlina

Esta situación encuentra su eclosión en medio de la fuerte apreciación internacional del dólar estadounidense frente a la gran mayoría de las divisas en economías desarrolladas. 

La tasa de política monetaria del Reino Unido se despegó del comportamiento de la Unión Europea y se ajustó constantemente desde febrero, pero no logra compensar el aumento de la política monetaria de la Reserva Federal

Del mismo modo en que ocurre con la paridad dólar-euro, el diferencial de tasas de interés en favor de Estados Unidos empuja todavía más la apreciación del dólar frente a la divisa británica. 

Seguir Leyendo

Reino Unido

Liz Truss mudará la Embajada del Reino Unido en Israel a Jerusalén, acompañando la decisión histórica de Trump

Publicado

en

La nueva primera ministra del Reino Unido le prometió a su homólogo israelí, Yair Lapid, mover la embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalén.

En lo que de confirmarse sería una histórica medida, Liz Truss le prometió al primer ministro israelí, Yair Lapid, mover la embajada de Tel Aviv a Jerusalén, la capital histórica del pueblo judío reconocida por primera vez como tal en el plano internacional por el ex presidente estadounidense Donald Trump.

Internamente, Israel no considera a Tel Aviv como su capital, y todos sus edificios de gobierno, y la estructura política del país se ubica en Jerusalén. Sin embargo, la ONU señala a esta ciudad como un patrimonio cultural y promueve su independencia nacional, pocos países reconocen a Jerusalén como la capital de Israel.

Sin embargo, en los últimos años, varios países han estado moviendo sus embajadas, tras el impulso inicial de Donald Trump, quien en su presidencia convirtió a los Estados Unidos, principal aliado de Israel, en el primer país del mundo en mover la embajada a Jerusalén, en 2017, como parte de los históricos Acuerdos de Abraham.

Tras la difusión de la noticia, Lapid agradeció a Truss en un tweet, en el que dice que está medida reforzaría aún más las relaciones entre ambos países, confirmando la conversación que mantuvo con ella, aunque no hay información de cuándo se hará efectivo el traslado.

Se rumorea que la decisión fue dialogada por ambos el miércoles, cuando se reunieron en plena cumbre de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, pero no hay un programa prevista para la histórica acción.

Truss había prometido en plena campaña en la interna de su partido, durante un discurso a la asociación Amigos Conservadores de Israel del Reino Unido, que reevaluaría la decisión que tomó Theresa May en 2017, cuando decidió mantener la embajada en Tel Aviv, a pesar de que le había prometido a los norteamericanos y a los israelíes que la movería.

En los últimos días, la recientemente juramentada primera ministra, sucesora de Boris Johnson, anunció importantes reformas, como una histórica bajada de impuestos y la eliminación de las regulaciones que existía hace 20 años que prohibían el fracking en el Reino Unido.

Seguir Leyendo

Reino Unido

Vuelve el fracking al Reino Unido: El nuevo gobierno de derecha promete gas barato para fin de año

Publicado

en

La nueva dirección conservadora afianza la desregulación de la economía para favorecer el abaratamiento de la energía. Gracias al Brexit, el Reino Unido se despega de las peligrosas políticas intervencionistas de la Unión Europea. 

El renovado Gobierno conservador encabezado por Liz Truss avanza en la desregulación de la economía británica. Se perfila un cambio contra la dirección de la administración anterior, y la reivindicación del legado de Thatcher

El Gobierno de Truss anunció el fin de la moratoria al fracking en el Reino Unido. La histórica desregulación de la fracturación hidráulica permitirá maximizar la extracción de petróleo y gas con un mayor nivel de eficiencia. Las medidas se toman en un contexto de fuerte aumento de los precios energéticos a nivel mundial tras la guerra entre Rusia y Ucrania, y buscará reducir los precios para fin de año

La administración Truss busca desregular la economía y liberar las fuerzas productivas del país para dinamizar la oferta energética provista a los consumidores británicos. Estas políticas buscan generar un alivio al precio percibido en el mercado local, en contraste con lo que ocurre en otras economías desarrolladas. 

La liberación del fracking, un método de extracción de petróleo que consiste en romper la piedra reservorio con presión hidraúlica y acceder a hidrocarburos más baratos y abundantes, fue idea de Jacob Rees-Mogg, el líder máximo de la derecha inglesa, que dejó su cargo como presidente de la Cámara de los Comunes y Ministro del Brexit para unirse al nuevo gobierno como Ministro de Energía, en medio de la peor crisis energética de la historia de Europa.

Debido a la invasión ilegal de Ucrania por parte de Putin y el uso de la energía como arma, fortalecer nuestra seguridad energética es una prioridad absoluta”, explicó el ministro Rees-Mogg. 

El funcionario explicó que el proceso de extracción de combustible a través de la fracturación hidráulica es perfectamente seguro, y que a menos que haya fallas en los procesos, no contamina ni produce externalidades negativas para la población o para otras empresas.

Jacob Rees-Mogg, ministro de Negocios y Energía del Reino Unido.

El Brexit le permitió al Reino Unido despegarse de las políticas intervencionistas y peligrosas que actualmente son llevadas a cabo en la Unión Europea. Aún pese al violento aumento de precios y al peligro por el desabastecimiento energético, la UE dispuso de un nuevo recargo tributario sobre los combustibles que será trasladado directamente a los consumidores. 

El excesivo aparato regulatorio de la Unión Europea impide el aprovechamiento y la explotación de grandes reservas de petróleo y gas en países como Dinamarca y Francia. El Reino Unido se desmarca de esta tesitura, y aprovechará al máximo su potencial energético.

Dentro del Reino Unido, existen zonas potencialmente productivas para la extracción de combustibles, entre ellas las reservas naturales aledañas a Glasgow, Manchester y Londres

Seguir Leyendo

Tendencias