Conecte con nosotros

Reino Unido

Ridículo: el Partido Laborista británico reincorpora a Jeremy Corbyn, expulsado por anti-semita hace solo unas semanas

El Partido Laborista británico quedó en ridículo tras ceder ante las presiones de la izquierda radical y admitir el regreso a las filas del partido al ex líder marxista y anti-semita Jeremy Corbyn.

Publicado

en

Jeremy Corbyn, actual parlamentario y ex-líder del Partido Laborista, fue reincorporado nuevamente a las filas del partido tras ser apartado de éste hace tan solo unas semanas. El representante del ala de izquierda socialista radical dentro del laborismo había sido suspendido del partido por promover el anti-semitismo. 
El relevamiento vino tras un informe de la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos en el que se probó la judeofobia del político marxista, quién intencionadamente promovió y permitió los ataques a los judíos de su propio partido.
Tras estos hechos, los sindicatos afiliados al Partido Laborista, las asociaciones y grupos de influencia del propio partido y el mismo Corbyn presionaron a la cúpula laborista y la amenazaron con que si no lo reincorporaban, entre ellos fundarían un nuevo partido de izquierda socialista que dividiría fuertemente los votantes laboristas e incluso a sus parlamentarios.
Ante semejante presión, y temiendo perder el rol de primera oposición por la fuga de legisladores, el Partido Laborista decidió reincorpar a Jeremy Corbyn tras menos de un mes de su expulsión.
Corbyn regresó a las filas del Partido con una declaración disculpándose si en algún momento “ofendió a algún grupo” y se excusó diciendo que él siempre luchó contra los ataques verbales y físicos contra la comunidad judía. Como en casi toda su carrera política, el ex líder mintió: toda su carrera política es una gran evidencia de lo contrario. 
Ha participado en marchas pro-Palestina, ha tenido fuertes comentarios no sólo contra Israel si no que contra la población judía viviendo en el Reino Unido, y tuvo decenas de denuncias internas por parlamentarios laboristas que aseguran que fueron “acosados” por su religión por Corbyn y sus allegados.
Corbyn en una manifestación en favor de la causa palestina.

Ad

Tras la difusión de los hechos, la facción judía del laborismo prontamente puso la voz de alerta y elevó su queja ante los máximos representantes laboristas, entre estos el reconocido Keir Starmer, quién es el actual líder laborista y sucesor de Corbyn en el cargo.

Starmer, un socialdemócrata mucho más moderado que Corbyn, fue electo en elecciones internas del Partido Laborista para cambiar totalmente la dirección extremista que estaba llevando, que le valió la derrota más grande de los últimos 100 años en 2019 contra Boris Johnson. El nuevo líder, aseguró que es sionista, que su mujer es judía oriunda de Tel Aviv, y que “luchará incansablemente para acabar con el anti-semitismo dentro de su propio partido“.

Sin embargo, la reincorporación de Corbyn es una clara demostración de debilidad y revela que la facción judía dentro del laborismo es cada vez más pequeña.

Los judíos ingleses se han corrido fuertemente a la derecha por el creciente anti-semitismo que ha adoptado la izquierda británica, y muchas zonas históricamente laboristas se dieron vuelta a conservador en 2019 por primera vez en la historia.

Ad

En el pasado, en el Reino Unido la defensa de la causa judía en Israel era una materia que comprendía a la izquierda: fue el Partido Liberal de Herbert Henry Asquith y David Lloyd George que firmó la Declaración de Balfour y prometió darle el territorio a la comunidad judía. Fue la izquierda que protestó contra Stanley Baldwin cuando se implementó el Mandato británico de Palestina, y fue el Partido Laborista quien terminó con el gobierno palestino en 1948 y se descolonizó la región.

Nada de esto perduró a los tiempos modernos. Desde la década del ’80, el laborismo británico y la izquierda en general dio un fuerte giro del sionismo al anti-semitismo más extremo, generalmente asociados a figuras árabes que demandan el genocidio de los judíos en Medio Oriente. Los Conservadores, que más allá de Churchill no habían mostrado mucho sus intenciones de defender al pueblo judío antes de la década del ’80, hoy se convirtieron en los principales representantes del sionismo en el Reino Unido.

Por esto, el Movimiento Laborista Judío, principal asociación judía laborista, exclamó en un comunicado que una vez más nos vemos en la obligación de recordar al Partido Laborista que Corbyn no es la víctima del antisemitismo del partido. Lo son los afiliados judíos“.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Reino Unido

Tras el escándalo por fiestas clandestinas, Boris Johnson levantó todas las restricciones del COVID

Publicado

en

La medida incluye el fin del uso obligatorio del barbijo, del teletrabajo obligatorio y del pasaporte sanitario.

Mientras los parlamentarios de la oposición, y su propio partido, piden su dimisión como Primer Ministro tras una serie de fiestas clandestinas que llevó a cabo durante la cuarentena, Boris Johnson anunció este miércoles que el Reino Unido levantara todo tipo de restricciones contra el coronavirus a partir del 26 de enero.

La medida incluye el fin del uso obligatorio del barbijo, del teletrabajo obligatorio y del pasaporte sanitario. En otras palabras, las islas británicas se convierten en uno de los países más libres en cuanto a las restricciones sanitarias de todo el mundo.

“A medida que el COVID se vuelve endémico, tendremos que sustituir los requisitos legales por consejos y orientaciones que insten a las personas con el virus a tener cuidado y consideración con los demás”, dijo Boris Johnson.

Para no reconocer que las medidas son implementadas tras el escandalo en el que se vio envuelto, el mandatario se justificó en “las pruebas generalizadas junto con el descenso de los casos de coronavirus”, a pesar de que los casos no están bajando. Además, lanzará un “plan para vacunación de refuerzo”.

Johnson pasó de ser el líder de la derecha pro Brexit, desplazando a Theresa May y arrasando en las elecciones del 2019 contra el laborismo, a un marginado por los miembros de su propio partido por la inmoralidad con la que manejó la pandemia.

Ni bien comenzó la crisis sanitaria en el mundo, Boris decidió afrontar la pandemia manteniendo un enorme nivel de libertad, resistiéndose a las cuarentenas obligatorias que estaban implementándose en el resto de Europa.

Sin embargo, tras contraer el virus personalmente y echar del gobierno a un grupo de asesores de derecha, el premier cambió completamente su política sanitaria e instauró una de las cuarentenas más estrictas del mundo.

La polémica no terminó, y a fines del año pasado estalló la noticia que durante las fiestas de fin de año del 2020, en plena cuarentena, había celebrado por lo menos 14 encuentros clandestinos con el staff de Downing Street y otros funcionarios, entre noviembre y enero. Lo que podría llevar a una inminente derrota de los Conservadores en las próximas elecciones.

A pesar del pedido de disculpas tras las fiestas clandestinas en la casa de gobierno y el levantamiento de las medidas sanitarias, la oposición liderada por los laboristas presiona con la impugnación, un voto de no confianza que forzará a Boris a salir del gobierno.

Para que eso ocurra, además de sus propios votos, necesitarán 54 de los 360 parlamentarios conservadores. Según The Telegraph, por ahora son 20 los legisladores conservadores dispuestos a apoyar una moción de censura, pero el número podría subir con el pasar de los días.

Seguir Leyendo

Reino Unido

Por las denuncias de abuso sexual y sus vínculos con Epstein, la Reina le quitó sus títulos al Príncipe Andrew

Publicado

en

Sin la protección de la realeza inglesa, será juzgado como un ciudadano inglés más en los tribunales federales de los Estados Unidos en el caso de la red de pedofilia de Jeffrey Epstein.

El príncipe Andrew, hijo de la reina Isabel II, se enfrenta a una causa civil en Estados Unidos por agresión sexual, abuso sexual y participación en una red de trata de menores. A pesar de que tenía inmunidad por pertenecer a la realeza, su madre lo despojó de todos sus cargos honoríficos reales a la cabeza de regimientos militares y asociaciones benéficas.

“El duque de York seguirá sin desempeñar ninguna función pública y se defenderá en este caso en calidad de ciudadano privado”, precisó el palacio en un breve comunicado. Según una fuente del Palacio de Buckingham, citada por la BBC, no recibirá más el tratamiento de alteza real a título oficial.

La Casa Real agregó que “con la aprobación de la reina y su acuerdo, los títulos militares del duque de York y sus patrocinios reales han sido devueltos a la reina”.

La decisión se produjo luego de que más de 150 veteranos militares le escribieran una carta abierta a la Reina pidiéndole que despojara a Andrew de sus títulos militares, en medio de lo que describieron como un sentimiento de “malestar e ira” en las Fuerzas Armadas por su participación en esta red de pedofilia.

Apelando a la reina en su calidad de jefa de Estado y comandante en jefe del Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea, los ex miembros de cada uno de los servicios dijeron que resultaba “insostenible” que el duque de York retuviera su posición.

“Si se tratara de cualquier otro oficial militar de alto rango, sería inconcebible que permaneciera en el cargo”, argumentan en la misiva. Y agregan: “Los oficiales de las fuerzas armadas británicas deben adherirse a los más altos estándares de probidad, honestidad y conducta honorable”.

Prince Andrew is stripped of his royal patronages and military titles : NPR
El príncipe Andrew perderá sus titulos reales.

El caso en Nueva York

El miércoles, un juez federal de Nueva York rechazó la petición del príncipe de desestimar la denuncia de agresiones sexuales que interpuso una mujer estadounidense contra él por haber abusado de ella en 2001, cuando tenía 17 años, quedando a un paso de quedar procesado en la causa.

La presunta víctima, Virginia Giuffre, asegura que el príncipe Andrew la asaltó sexualmente en varias oportunidades, algo por lo que le pagaba a Jeffrey Epstein, quien la tenía secuestrada.

Denunció una violación en la casa de Epstein en Nueva York, otra en su isla privada de Islas Vírgenes, y otra en la casa en Londres de Ghislaine Maxwell, pareja del magnate norteamericano, y condenada recientemente a cadena perpetua por su rol en el tráfico de menores con fines sexuales para la red de trata de Epstein.

Giuffre dio su primera declaración pública en marzo de 2011, cuando contó al diario británico Daily Mail que había sido explotada sexualmente por la pareja Epstein-Maxwell, y mencionó también por primera vez al duque de York, que entonces era representante especial para el comercio internacional de Gran Bretaña.

Desde la familia real le dijeron informalmente a los medios que el príncipe Andrew tenía una relación con consentimiento con Giuffre, y que no sabía que era parte de una red de trata. Aunque no dieron explicación al hecho que el príncipe estaba presuntamente teniendo una relación sentimental con una menor de edad.

Virginia Giuffre: Una víctima de Epstein demanda al príncipe Andrés de  Inglaterra por agresión sexual | Internacional | EL PAÍS
Andrew, Giuffre, y atrás, Ghislaine Maxwell, condenada por trata de menores.

Seguir Leyendo

Reino Unido

Médicos británicos ofrecen “no resucitar” a discapacitados y ancianos internados por Covid

Publicado

en

Por lo menos 500 personas fueron ofrecidas la opción de no resucitar a sus seres queridos internados en el sistema público de salud por tener discapacidades o una avanzada edad durante la pandemia.

Un escándalo estalló en el Reino Unido esta semana, que marca una nueva bajeza de un grupo de la sociedad frente a la pandemia. Según publicó el diario The Times, los médicos británicos del sistema público de salud, la NHS, están ofreciendo a sus pacientes ancianos o dispacitados la opción de no resucitarlos si están enfermos e internados con Covid.

El primer caso denunciado fue el de Toby Woollard, un chico de 15 años con síndrome de Down, internado en Londres por Covid, quien le comentó a su madre que los médicos le habían hecho llenar un formulario digital donde estaba la opción de “no resucitar” en caso de sufrir un agraviamiento de su cuadro.

Su madre Karen Woollard, no le prestó atención pero luego se le preguntó a ella también en el consultorio si quería que su hijo sea resucitado, como parte de un interrogatorio de rutina, durante una revisión médica. En ese momento, horrorizada, acudió a los medios para denunciar.

Woollard dijo a The Times: “¡Fue tan perturbador! Algunas personas necesitan un poco de ayuda para guiarlas a lo largo de la vida: no significa que deba imponerles una sentencia de muerte o que no sean dignas de vivir“.

Las autoridades del Hospital aseguraron que esa opción fue preguntada “por error”, y negaron categóricamente estar ofreciendo “no resucitar” a pacientes con discapacidades. Pero este no fue el único caso.

South West NHS Trust's digital innovation goes national - Torbay and South  Devon NHS Foundation Trust
La órden de “no resucitar” apareció en un formulario digital “que no debería ofrecer esa opción”, según la NHS.

500 casos similares durante la pandemia

La denuncia llevó a que el Comité Conjunto de Derechos Humanos investigara la situación, y encontrara por lo menos 500 casos entre 2020 y 2021 de pacientes mayores de edad o con discapacidades que fueron ofrecidos “no resucitar” cuando ingresaron al hospital.

Los jefes del NHS respondieron que a nadie se deben dar las órdenes de “no resucitar”, conocidas como DNACPR (no intentar reanimación cardiopulmonar), a pacientes simplemente porque pertenecen a un grupo en particular, como aquellos con discapacidades cognitivas, ya que violaría sus derechos humanos.

Sin embargo, las denuncias siguen apilándose y no se sabe de dónde vino la órden para que ocurra esto, si fue algo interno de los hospitales o una bajada de línea del gobierno nacional.

El Comité Conjunto de Derechos Humanos también encontró “pruebas preocupantes” de que las órdenes se estaban escribiendo ilegalmente en los registros de pacientes de grupos vulnerables particulares, como los ancianos, las personas con autismo y problemas de aprendizaje.

El NHS England respondió esta semana a la polémica y dijo que había instruido repetidamente a los servicios, médicos y gerentes locales que la aplicación de DNARS para pacientes de Covid era “totalmente inaceptable”.

Por su parte, el gobierno se lavó las manos y dijo que informaría al ente de salud nacional sobre cualquier médico o proveedor de atención que lleve a los residentes de edad avanzada a firmar los formularios con esta pregunta para que sean sancionados.

También se ha alentado al personal del centro de cuidados, que sospecha que se está presionando a los residentes para que firmen dichos formularios, a que utilicen procedimientos de denuncia de irregularidades para denunciarlo.

El gobierno también aseguró que va a investigar cuántos ancianos murieron en geriátricos bajo órdenes de no reanimar. A pesar de que estas personas de avanzada edad hayan firmado el formulario, no se sabe si pudieron haber sido engañados o coercionados a que lo hagan.

Además, está la creciente preocupación de que durante el confinamiento inicial del coronavirus, muchos de estos casos se dieron cuando los geriátricos estaban cerrados a los visitantes y era prácticamente imposible buscar el consejo de los familiares, que por ley debe hacerse de manera presencial y no remota.

Seguir Leyendo

Trending