Conecte con nosotros

Argentina

A un año de la “cuarentena de dos semanas”: Argentina cayó en la peor crisis de su historia por culpa de Alberto Fernández

Un día como hoy hace exactamente un año el Presidente instauraba la cuarentena para frenar el avance del coronavirus, marcando el inicio de la debacle económica y social del 2020. En números, la crisis es una de las peores de la historia y le pelea el podio a la del 2001.

Publicado

en

Hace exactamente un año, el 20 de marzo de 2020 Alberto Fernández anunciaba la implementación de una “cuarentena de dos semanas” para “frenar el avance del coronavirus” y “equipar de mejor manera el sistema de salud“, marcando el comienzo de una de las peores crisis económicas y sociales de la historia de Argentina. 

Las medidas iniciales del Gobierno estuvieron en línea con la actuación de la mayor parte de los países del mundo, pero la mala gestión y la falta de ideas llevaron a prolongar las medidas de aislamiento hasta niveles irrisorios, provocando un impacto catastrófico en la economía. 

El cierre de la mayor parte de las actividades, que estaba previsto por solamente 2 semanas, terminó generalizándose por meses. En definitiva, la fase “Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio” (ASPO) duró 8 meses y medio, y la fase un poco más flexible “Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio” (DISPO) sigue hasta el día de hoy.

La crisis económica del 2020 marca un hito histórico. Según la OCDE, Argentina tuvo una caída del 10,5% del Producto Bruto Interno (PBI) en 2020. La mayor caída desde la crisis del 2001-2002, en la cual se registró una contracción del 12,5% anual.

La actividad económica, sin embargo, se vio más afectada incluso que en el 2001. La cuarentena y el miedo a salir a la calle que generó la pandemia superó cualquier crisis en la historia argentina y dejó, por ejemplo, caídas en las ventas en centros comerciales del 33% o un 30% más de locales vacíos en la Ciudad que antes de la pandemia.

Ad

La mayor parte de la caída propiamente dicha se concentró principalmente entre marzo y abril del año pasado

Tomando los datos de acuerdo a una frecuencia mensual, el mes de abril del 2020 fue sin lugar a dudas el más severo en términos de recesión y terminó con una caída del 33,3%, algo nunca antes visto en la historia económica argentina.

A partir de mayo comenzó un lento proceso de rebote económico, que, si bien todavía perdura al día de hoy, nunca tuvo el ritmo necesario y la economía hoy permanece por debajo del nivel que tenía antes de la pandemia.   

Concretamente, de acuerdo a los datos del INDEC correspondientes al mes de diciembre del año pasado, la economía está un 3% por debajo del nivel que tenía en febrero de 2020.

Las estimaciones preliminares del PBI mensual para los primeros meses de este año hablan de una situación de estancamiento.
El deterioro en la tasa de actividad económica impactó casi directamente en el mercado laboral. 

El freno de la economía generó un importante proceso de desocupación y un “efecto desaliento” sobre la población económicamente activa. 

La tasa de desocupación saltó del 8,9% en el ultimo trimestre del 2019 al 13,1% en el segundo trimestre de 2020, para luego descender levemente al 11,7% en el tercer trimestre del año. 

El salto en la desocupación fue rápido pero el indicador no midió con exactitud la verdadera situación en el mercado laboral, ya que la tasa de actividad se derrumbó como nunca antes lo había hecho. 

Según el INDEC, el nivel de actividad pasó del 47,1% antes de la pandemia al 38,4% en junio de 2020

Ad

El cierre de actividades desplazó a miles de personas del mercado laboral debido a que las restricciones hacían imposible la búsqueda de empleo, por lo tanto, estas personas no eran formalmente contabilizadas como desocupadas, sino que se las añadía a la población pasiva. 

Del mismo modo, la gran cantidad de empleo no registrado (medido por el INDEC como aquellos trabajadores que no realizan aportes laborales) sufrió el mayor impacto de la cuarentena. 

De corregir por “efecto desaliento” al índice de desocupación, éste habría llegado a casi el 30% de la población económicamente activa

Es decir, de no haberse producido un masivo retiro de personas del mercado laboral y haberse mantenido la cantidad que había antes de la pandemia, el desempleo habría llegado al nivel más elevado de la historia argentina.

Este artilugio estadístico le permitió a Alberto Fernández señalar en sus conferencias de prensa y entrevistas que el país no estaba atravesando una recesión tan fuerte como las del pasado.

Ad

Sin embargo, la contracara del deterioro en el mercado laboral fue el aumento astronómico en la pobreza

El INDEC relevó que las personas bajo la línea de pobreza llegaron a representar el 40,9% de la población total en la primera mitad del 2020.

Los estudios realizados en base a las canastas de medición del INDEC y el índice IPC de inflación, relevan que el dato de pobreza para la segunda mitad del 2020 ronda el 41,1%, y habría trepado al 42,6% en febrero de este año

Estas estimaciones fueron realizadas por el economista Martín González Rozada, que utiliza una medición de comparaciones semestrales en base a datos del INDEC para generar un índice compatible con las publicaciones oficiales. 

La pobreza aumentó más de 6 puntos porcentuales desde que Alberto Fernández implementó la cuarentena por primera vez hace un año. 

En perspectiva, en la crisis del 2001 la pobreza pasó del 45,6% en octubre de ese año a 60,1% a fines del 2002, una suba de casi 15 puntos en un año. En aquél entonces había pocos programas de planes sociales y subsidios estatales, por lo que la crisis financiera generó un impacto directo en el nivel de vida de las personas.

En esta oportunidad, la crisis fue “contenida” por el gasto público más alto de la historia, financiado directamente por emisión del Banco Central, lo cual si bien frenó la pobreza en el corto plazo, puede estar condenando a toda la clase media en un futuro a alta inflación y alto desempleo.

Ad

Probablemente el único efecto “positivo” de la cuarentena a nivel económico fue su impacto sobre los precios. La cuarentena redujo considerablemente el nivel de actividad y se desplomó el consumo, lo cual llevó a pisar la suba de precios.

Además, las restricciones económicas implicaron una suerte de ancla para la inflación, pues distorsionó en gran medida a todos los agregados monetarios. 

Se produjo un aumento inesperado en la demanda de pesos, puesto que la gente perdió capacidad de ahorro y tuvo que abandonar el dólar. Este fue un elemento que aminoró fuertemente el impacto de la emisión de dinero del Banco Central, y ayudó a reducir las variaciones del IPC entre abril y junio.

Debido a la fuerte crisis que generó la pandemia, Martín Guzmán tuvo la excusa perfecta para llegar a un acuerdo con los acreedores extranjeros y patear la deuda para las próximas generaciones.

De esta manera, el Banco Central tuvo cancha libre para esterilizar el mercado de pesos con las Leliqs, y a pesar de que Alberto Fernández había prometido en campaña defaultearlas “para pagarle a los jubilados“, la bomba de letras de liquidez está en su volumen máximo histórico.

El Gobierno kirchnerista se atribuyó el éxito de haber bajado la inflación anual desde un 50,3% en febrero de 2020 a 36,1% en diciembre de este año, pero lo cierto es que este efecto se generó como parte de las medidas de emergencia y el cierre de la economía, y es un indicio de lo que se viene cuando la actividad económica vuelva a subir.

La velocidad de circulación del dinero había caído a su nivel más bajo desde 1975, algo medido y estudiado por el propio Banco Central. Lejos de ser un éxito de la política económica, la baja de la inflación surgió como un accidente que parece revertirse conforme se normaliza la economía.

Cuando la circulación del dinero vuelva a sus números normales, o las Leliqs pierdan su capacidad de renovación, o el Gobierno decida imponer nuevas restricciones por la pandemia, la crisis en Argentina estallará y todos los números que indican una de las peores recesiones de la historia se empezarán a sentir en la calle.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Argentina

Alberto Fernández hará los anuncios del nuevo gabinete que pidió Cristina el lunes

Publicado

en

El lunes por la mañana el presidente hablará en una conferencia de prensa donde prometió revelar el acuerdo con Cristina para evitar la quiebra del gobierno.

Después de estar casi 24 horas recluido en la Quinta de Olivos y escondido de la prensa, Alberto Fernández volvió a la actividad ejecutiva hoy a la tarde y le informó a los medios que tomó una decisión respecto a su gabinete, pero que se tomará 48 horas más para analizar los cambios específicos y que los anunciará el lunes.

Según los reportes de los medios oficialistas, Fernández está dispuesto a ceder y a “entregar” a Santiago Cafiero, jefe de Gabinete y dirigente de su máxima confianza, además de soltarle la mano a Wado de Pedro, ministro de Interior, y a Juan Cabandié, ministro de Medio Ambiente.

Como reveló Cristina Kirchner en la lapidaria carta del jueves, ella intercedió para que Alberto ponga a Wado de ministro del Interior y no de Jefe de Gabinete en 2019 cuando asumió el Frente de Todos. Ahora, la Vice no lo quiere más y pidió su salida del gobierno.

Según ella misma admitió, el lunes después de las PASO se juntó en Olivos a solas con Alberto Fernández, y le pidió que lo saque a Cafiero en favor de Juan Manzur y a Wado en favor de Sergio Uñac.

Los gobernadores tucumano y sanjuanino fueron los únicos dos peronistas que ganaron en territorios competitivos el pasado domingo, y Cristina cree que ese capital político debe ser explotado a nivel nacional.

Además, Cristina habría pedido la cabeza de Julio Vitobello, el Secretario General de la Presidencia, cargo para el cual la Vice veía a Aníbal Fernández como un buen reemplazo.

La crisis que está atravesando el gobierno es una consecuencia directa de Alberto diciendo que no a estas órdenes de Cristina, pero todo indica que finalmente cederá y Manzur irá a la Jefatura, Uñac a Interior y Aníbal a la Secretaría General.

Los cambios que pidió Cristina para el Gabinete de Alberto: Manzur por Cafiero, Uñac por Wado y Aníbal por Vitobello.

Tanto Manzur como Uñac resistieron en un primer momento su nominación, ya que ambos están fuertes en sus provincias y no quieren quemar su capital político asumiendo en el gobierno que sufrió la peor derrota a nivel nacional de la historia del peronismo.

Manzur, particularmente, no quiere abandonar Tucumán porque actualmente está disputando una feroz interna con su vice, Osvaldo Jaldo, quien lo desafío en las PASO del domingo. A pesar de que Manzur salió triunfante de esas primarias, la relación quedó al rojo vivo y la salida de Manzur significaría la asunción de Jaldo como gobernador, algo que desde el entorno del cuyano aseguran que sería entregarle la Provincia en bandeja.

Sin embargo, parece que la persuasión de Cristina Kirchner sigue siendo el punto débil de los señores feudales peronistas, y Manzur por lo menos aceptaría el ingreso al gobierno nacional, mientras que Wado podría resistir la embestida y Aníbal caer en otro ministerio, como el de Seguridad o Defensa.

Seguir Leyendo

Argentina

Cristina gana la pulseada: el vocero y operador de Alberto Fernández fue echado del gobierno

Publicado

en

Juan Pablo Biondi compartió la carta de su dimisión en redes sociales: “Motiva esta decisión la crisis desatada en las últimas horas y espero que mi alejamiento del cargo contribuya a pacificar, en parte, estos momentos difíciles que nos toca vivir”, expresó.

El vocero y principal operador de prensa de Alberto Fernández, Juan Pablo Biondi, presentó su renuncia indeclinable esta tarde en medio de la crisis política que atraviesa el Gobierno y luego de que Cristina Kirchner apuntara contra su persona en la carta que difundió el jueves.

“Tengo el agrado de dirigirme a usted para presentarle mi renuncia indeclinable como Secretario de Comunicación y Prensa de la Presidencia Argentina con el que me honrara el 10 de diciembre del 2019. Motiva esta decisión la crisis desatada en las últimas horas y espero que mi alejamiento del cargo contribuya a pacificar, en parte, estos momentos difíciles que nos toca vivir”, expresó en la carta de renuncia que publicó en sus redes sociales.

“Sólo usted sabe de mi compromiso, entrega y fidelidad a su investidura y a su persona en este largo camino en que lo acompañé”, agregó.

Esto supone una victoria total de Cristina Kirchner, quien había tratado de forzar la salida de Santiago Cafiero tras la derrota electoral del domingo, pero recibió una fuerte resistencia de la mano derecha del círculo íntimo presidencial.

Biondi aprovechó la presión del ala cristinista, ejercida a través de una renuncia masiva de funcionarios, para instalar en los medios que La Cámpora quería la cabeza de Guzmán, no de Cafiero, para desarmar la operación del kirchnerismo duro y generar el repudio de sus seguidores.

Pero esto no funcionó. Cristina llamó a Guzmán el miércoles a la noche, le contó que ella no había pedido su renuncia y que tenía todo su respaldo, y el jueves publicó la lapidaria carta que lo menciona con nombre y apellido.

Alberto Fernández con Santiago Cafiero y Juan Pablo BiondiAlberto Fernández con Santiago Cafiero y Juan Pablo Biondi

En la renuncia, le dedicó un párrafo directo a Cristina Kirchner, quien ayer esgrimió duras críticas hacia la función del vocero “Me ofenden y lamento las malas interpretaciones que hiciera sobre mí la señora Vicepresidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, al considerarla una líder indiscutible del espacio político que representa ella junto con usted. Siempre he sido una pieza de armonía, concordia y tolerancia en mis funciones y profesional en mi relación con los medios de comunicación, escribió sin pudor.

Señor Presidente, deseo que esta nueva etapa que comienza sea superadora de la precedente. Tengo la certeza que así será y que en esta nueva instancia de su gobierno cuente con un nuevo elenco de colaboradores para enfrentar los desafíos venideros. Reitero el inmenso honor de haberlo podido acompañar en esta enorme tarea, cargada sobre sus hombres y de todo su Gabinete, la tremenda tragedia humanitaria como es la pandemia del COVID 19, que nos lastimó desde marzo del año pasado y que la hemos enfrentado sin ambages”, cerró el ahora ex funcionario.

La salida de Biondi es la primera confirmada luego de la contundente derrota del Gobierno en las elecciones Primarias. Si bien el Presidente se tomará unas horas más para empezar a delinear el nuevo Gabinete, trascendió que está dispuesto a “entregar” a Santiago Cafiero, jefe de Ministros y dirigente de su máxima confianza. Este es otro de los reclamos de Cristina Kirchner. En su lugar, iría alguno de los gobernadores peronistas que cantaron victoria en las PASO.

Para el reemplazo de Biondi, suena Gustavo Béliz, quien ha fracasado en sus tareas como asesor estratégico internacional, y podría ahora tratar de meterse de lleno en la política local.

Seguir Leyendo

Argentina

“Presidente, queda poco tiempo”: la fuerte advertencia a Alberto de un arzobispo cercano al Papa Francisco

Publicado

en

Víctor Manuel Fernández criticó a Alberto Fernández por “entretenerse con el aborto, la marihuana y el lenguaje inclusivo” mientras desatendía los graves problemas sociales del país.

La derrota electoral del 12 de septiembre dejó al descubierto un descontento social generalizado con las políticas del gobierno de Alberto Fernández que solo La Derecha Diario y muy pocos otros medios habían reportado.

En ese marco, uno de los principales referentes de la Iglesia Católica argentina y hombre de extrema confianza del Papa Francisco, el arzobispo de La Plata Víctor Manuel Fernández, le pidió a Alberto Fernández que revea el rumbo de su gestión y las prioridades planteadas por su gobierno: “Presidente, queda poco tiempo”.

En la carta que le dirigió a Alberto, mientras el mandatario hace malabares para no ser desplazado por Cristina, el líder eclesiástico lamentó que el Gobierno no le haya dado prioridad a los graves problemas sociales que agobian al pueblo argentino, como la pobreza, la inflación y la desocupación.

Víctor Manuel Fernández es el arzobispo de La Plata. Pero sus palabras no pesan únicamente por su cargo eclesiástico, sino por su conocida cercanía con el sumo pontífice, que lo entronizó en el cargo que desempeña, tras desplazar a Héctor Aguer.

En esa línea, el prelado que es conocido como “Tucho” Fernández, y que fue entronizado en el cargo que desempeña por el Papa tras desplazar a Héctor Aguer, cuestionó al Presidente por concentrarse en una agenda de temas que no resultan urgentes, como la legalización de la marihuana, el lenguaje inclusivo, el aborto y la eutanasia.

El arzobispo lo criticó duramente por haberse “entretenido” con el aborto mientras otros países se preocupaban por conseguir más vacunas y enfrentar como se debe a la pandemia de coronavirus, con medicina y no con una cuarentena cavernícola.

Tucho Fernández, antes de ser arzobispo de la capital de la provincia de Buenos Aires -la segunda en importancia detrás de la que tiene asiento en la CABA- era Rector de la Universidad Católica Argentina, un ámbito que el Sumo Pontífice también tenía bajo su liderazgo.

Aviso de la Iglesia a Alberto Fernández: Queda poco tiempo

En una columna de opinión que envió al diario La Nación, el arzobispo de confianza del Papa le imploró al oficialismo que se concentre en la producción y el trabajo, en lugar de enfocarse en los reclamos de los sectores “minoritarios que tiene cerca”.

Titulada “Pedido al Presidente”, Tucho plantea fuertes cuestionamientos al rumbo que tomó el gobierno nacional desde su asunción, sobre todo en lo referido a la sanción de la ley que despenalizó el aborto, y brinda su propia interpretación sobre los motivos profundos que entiende derivaron en la aplastante derrota electoral del Frente de Todos del pasado domingo.

Las frases más destacadas de la carta pública de Víctor Manuel Fernández al presidente Alberto Fernández:

1- “Presidente, queda poco tiempo”.

2- “A fines del año pasado, mientras los países vecinos estaban comprando vacunas, aquí el Ministerio de Salud se apasionaba en plena campaña por el aborto”.

3- “¿Quiénes no le perdonarían al Presidente el mal paso de la fiestita de Olivos? El asunto es que él trataba de imbéciles a quienes hacían lo mismo”.

4- “Lo hemos visto muy entretenido con el aborto, la marihuana y hasta la eutanasia, mientras los pobres y la clase media tenían otras hondas angustias que no obtenían respuesta”.

5- “A fines del año pasado, mientras los países vecinos estaban comprando vacunas, aquí el Ministerio de Salud se apasionaba en plena campaña por el aborto”.

6- “Sin embargo, algunos miembros del propio gobierno parecen pensar que la solución está en radicalizarse más, sin ver que eso sería acercarse más al abismo”.

7- “Muchas mujeres, a las que el gobierno creía responder, estaban viviendo al día, con sus familias despedazadas, sus hijos que habían abandonado el colegio y habían caído en la droga y la delincuencia, y con la plata valiendo cada día menos”.

8- “En los últimos meses se vio una potente avanzada para imponer un lenguaje “no binario” que en las inmensas barriadas a nadie parece interesarle”.

9- “De un estratega se espera la capacidad de leer en el momento histórico actual cuáles son los verdaderos y más grandes reclamos del pueblo, al margen de los propios gustos.

10- “Ya hay mucha gente cansada de esperar”.

Seguir Leyendo

Trending