Seguinos en redes

Argentina

A un año de la “cuarentena de dos semanas”: Argentina cayó en la peor crisis de su historia por culpa de Alberto Fernández

Un día como hoy hace exactamente un año el Presidente instauraba la cuarentena para frenar el avance del coronavirus, marcando el inicio de la debacle económica y social del 2020. En números, la crisis es una de las peores de la historia y le pelea el podio a la del 2001.

Publicado

en

Hace exactamente un año, el 20 de marzo de 2020 Alberto Fernández anunciaba la implementación de una “cuarentena de dos semanas” para “frenar el avance del coronavirus” y “equipar de mejor manera el sistema de salud“, marcando el comienzo de una de las peores crisis económicas y sociales de la historia de Argentina. 

Las medidas iniciales del Gobierno estuvieron en línea con la actuación de la mayor parte de los países del mundo, pero la mala gestión y la falta de ideas llevaron a prolongar las medidas de aislamiento hasta niveles irrisorios, provocando un impacto catastrófico en la economía. 

El cierre de la mayor parte de las actividades, que estaba previsto por solamente 2 semanas, terminó generalizándose por meses. En definitiva, la fase “Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio” (ASPO) duró 8 meses y medio, y la fase un poco más flexible “Distanciamiento Social Preventivo y Obligatorio” (DISPO) sigue hasta el día de hoy.

La crisis económica del 2020 marca un hito histórico. Según la OCDE, Argentina tuvo una caída del 10,5% del Producto Bruto Interno (PBI) en 2020. La mayor caída desde la crisis del 2001-2002, en la cual se registró una contracción del 12,5% anual.

La actividad económica, sin embargo, se vio más afectada incluso que en el 2001. La cuarentena y el miedo a salir a la calle que generó la pandemia superó cualquier crisis en la historia argentina y dejó, por ejemplo, caídas en las ventas en centros comerciales del 33% o un 30% más de locales vacíos en la Ciudad que antes de la pandemia.

Ad

La mayor parte de la caída propiamente dicha se concentró principalmente entre marzo y abril del año pasado

Tomando los datos de acuerdo a una frecuencia mensual, el mes de abril del 2020 fue sin lugar a dudas el más severo en términos de recesión y terminó con una caída del 33,3%, algo nunca antes visto en la historia económica argentina.

A partir de mayo comenzó un lento proceso de rebote económico, que, si bien todavía perdura al día de hoy, nunca tuvo el ritmo necesario y la economía hoy permanece por debajo del nivel que tenía antes de la pandemia.   

Concretamente, de acuerdo a los datos del INDEC correspondientes al mes de diciembre del año pasado, la economía está un 3% por debajo del nivel que tenía en febrero de 2020.

Las estimaciones preliminares del PBI mensual para los primeros meses de este año hablan de una situación de estancamiento.
El deterioro en la tasa de actividad económica impactó casi directamente en el mercado laboral. 

El freno de la economía generó un importante proceso de desocupación y un “efecto desaliento” sobre la población económicamente activa. 

La tasa de desocupación saltó del 8,9% en el ultimo trimestre del 2019 al 13,1% en el segundo trimestre de 2020, para luego descender levemente al 11,7% en el tercer trimestre del año. 

El salto en la desocupación fue rápido pero el indicador no midió con exactitud la verdadera situación en el mercado laboral, ya que la tasa de actividad se derrumbó como nunca antes lo había hecho. 

Según el INDEC, el nivel de actividad pasó del 47,1% antes de la pandemia al 38,4% en junio de 2020

Ad

El cierre de actividades desplazó a miles de personas del mercado laboral debido a que las restricciones hacían imposible la búsqueda de empleo, por lo tanto, estas personas no eran formalmente contabilizadas como desocupadas, sino que se las añadía a la población pasiva. 

Del mismo modo, la gran cantidad de empleo no registrado (medido por el INDEC como aquellos trabajadores que no realizan aportes laborales) sufrió el mayor impacto de la cuarentena. 

De corregir por “efecto desaliento” al índice de desocupación, éste habría llegado a casi el 30% de la población económicamente activa

Es decir, de no haberse producido un masivo retiro de personas del mercado laboral y haberse mantenido la cantidad que había antes de la pandemia, el desempleo habría llegado al nivel más elevado de la historia argentina.

Este artilugio estadístico le permitió a Alberto Fernández señalar en sus conferencias de prensa y entrevistas que el país no estaba atravesando una recesión tan fuerte como las del pasado.

Ad

Sin embargo, la contracara del deterioro en el mercado laboral fue el aumento astronómico en la pobreza

El INDEC relevó que las personas bajo la línea de pobreza llegaron a representar el 40,9% de la población total en la primera mitad del 2020.

Los estudios realizados en base a las canastas de medición del INDEC y el índice IPC de inflación, relevan que el dato de pobreza para la segunda mitad del 2020 ronda el 41,1%, y habría trepado al 42,6% en febrero de este año

Estas estimaciones fueron realizadas por el economista Martín González Rozada, que utiliza una medición de comparaciones semestrales en base a datos del INDEC para generar un índice compatible con las publicaciones oficiales. 

La pobreza aumentó más de 6 puntos porcentuales desde que Alberto Fernández implementó la cuarentena por primera vez hace un año. 

En perspectiva, en la crisis del 2001 la pobreza pasó del 45,6% en octubre de ese año a 60,1% a fines del 2002, una suba de casi 15 puntos en un año. En aquél entonces había pocos programas de planes sociales y subsidios estatales, por lo que la crisis financiera generó un impacto directo en el nivel de vida de las personas.

En esta oportunidad, la crisis fue “contenida” por el gasto público más alto de la historia, financiado directamente por emisión del Banco Central, lo cual si bien frenó la pobreza en el corto plazo, puede estar condenando a toda la clase media en un futuro a alta inflación y alto desempleo.

Ad

Probablemente el único efecto “positivo” de la cuarentena a nivel económico fue su impacto sobre los precios. La cuarentena redujo considerablemente el nivel de actividad y se desplomó el consumo, lo cual llevó a pisar la suba de precios.

Además, las restricciones económicas implicaron una suerte de ancla para la inflación, pues distorsionó en gran medida a todos los agregados monetarios. 

Se produjo un aumento inesperado en la demanda de pesos, puesto que la gente perdió capacidad de ahorro y tuvo que abandonar el dólar. Este fue un elemento que aminoró fuertemente el impacto de la emisión de dinero del Banco Central, y ayudó a reducir las variaciones del IPC entre abril y junio.

Debido a la fuerte crisis que generó la pandemia, Martín Guzmán tuvo la excusa perfecta para llegar a un acuerdo con los acreedores extranjeros y patear la deuda para las próximas generaciones.

De esta manera, el Banco Central tuvo cancha libre para esterilizar el mercado de pesos con las Leliqs, y a pesar de que Alberto Fernández había prometido en campaña defaultearlas “para pagarle a los jubilados“, la bomba de letras de liquidez está en su volumen máximo histórico.

El Gobierno kirchnerista se atribuyó el éxito de haber bajado la inflación anual desde un 50,3% en febrero de 2020 a 36,1% en diciembre de este año, pero lo cierto es que este efecto se generó como parte de las medidas de emergencia y el cierre de la economía, y es un indicio de lo que se viene cuando la actividad económica vuelva a subir.

La velocidad de circulación del dinero había caído a su nivel más bajo desde 1975, algo medido y estudiado por el propio Banco Central. Lejos de ser un éxito de la política económica, la baja de la inflación surgió como un accidente que parece revertirse conforme se normaliza la economía.

Cuando la circulación del dinero vuelva a sus números normales, o las Leliqs pierdan su capacidad de renovación, o el Gobierno decida imponer nuevas restricciones por la pandemia, la crisis en Argentina estallará y todos los números que indican una de las peores recesiones de la historia se empezarán a sentir en la calle.

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Argentina

Larreta y Moyano llegan a un acuerdo para mantener el acarreo porteño en manos del Estado

Publicado

en

El Gobierno de la Ciudad le pagará $4 millones de pesos a los 500 trabajadores de acarreos de Dakota y BRD, que pasarán a la órbita de la estatal SBASE.

Después de que la oposición en la Ciudad de Buenos Aires encontrara un posible caso de corrupción en el acarreo de grúas y elevara una ley para cambiar el régimen de acarreo, que tenía los precios de la concesión atrasados más de una década y se estaba pagando una suma insignificante para uno de los servicios más rentables de la vía pública, Larreta decidió “solucionar” el conflicto estatizando el sistema.

Desde el 1° de octubre, los 500 trabajadores que realizaban los trabajos de grúas para las empresas Dakota y BRD pasarán a la órbita de SBASE, una sociedad del Estado porteño que administra los subtes y que está en convenio con Camioneros.

El pase a las manos del Estado generó un choque con Hugo Moyano, quien exigió la aplicación de la “Ley Moyano“, que requiere que todos los afiliados al Sindicato de Camioneros reciban una indemnización cuando su empresa cambia de dueños, aunque no existe una normativa que lo requiera.

El sindicato amagó con declararle la guerra al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta por “querer precarizar el salario de 500 trabajadores que realizan los trabajos de grúas y remolques y sacarlos del Convenio Colectivo de Trabajo 40/89″, según explicó Pablo Moyano, pero, como siempre, finalmente terminaron llegando a un acuerdo.

Larreta asegura que “pronto se llamará a una licitación”, pero ya pasaron varios meses y no hay novedades. Este acuerdo con Moyano, negociado personalmente por la secretaria de Transporte y Obras Públicas de la Ciudad, Manuela López Menéndez, y el subsecretario de Trabajo, Ezequiel Jarvis, indica que el acarreo estatal durará un tiempo largo.

Para lograr esto sin problemas con Moyano, Larreta accedió a pagarle a cada uno de los 500 empleados una indemnización de $4 millones de pesos, con un costo toal de $2.000 millones que saldrán del bolsillo de los contribuyentes porteños.

La llamada “Ley Moyano” es una exigencia que no está contemplada en la legislación, pero que el Sindicato de Camioneros viene consiguiendo desde 1998. Básicamente, implica que una empresa que ganó una concesión de servicios despida al personal, lo indemnice y lo vuelva a contratar para poder acceder a esa concesión, lo cual incluye al Estado cuando un servicio se estatiza.

Una investigación publicada en julio pasado en el medio Infobae, realizada por Iván Ruiz, Mariel Fitz Patrick y Sandra Crucianelli, reveló que Dakota y BRD tenían la concesión vencida hacía 20 años y sólo pagaban $55.000 de canon mensual, aunque recaudaban millones de pesos todos los días.

Los liberales, los kirchneristas y la Coalición Cívica en la Legislatura porteña se unieron en lo que fue llamado coloquialmente como el “frente antigrúas“, que impulsaban una sesión especial para suspender el sistema de acarreo.

Sin embargo, Larreta convenció a los cívicos de evitar esa votación con la estatización del sistema, que apoyaron en un primer momento, aunque ahora luego Lilita Carrió criticó duramente por este acuerdo con Moyano.

Por el momento, la operación del servicio de grúas será de AUSA (Autopistas Urbanas Sociedad Anónima) y los empleados dependerán de SBASE con el mismo salario, adicionales y condiciones de trabajo, además de esta insólita “indemnización“.

Seguir Leyendo

Argentina

Abrupto giro a la derecha en la Universidad Di Tella: Ambos partidos que disputan el Centro de Estudiantes se oponen al progresismo

Publicado

en

Tras varios años de hegemonía progresista, las listas más propensas a ganar el centro de estudiantes muestran signos de cambio de rumbo en su alumnado. La lista oficialista, anteriormente asociada al larretismo, presenta un candidato abiertamente hacia la derecha.

Vientos de cambio soplan en la Universidad Di Tella, que se convirtió en los últimos años en la institución típica del establishment. Mientras que las autoridades de la UTDT continúan impulsando una agenda progresista en materia de charlas e iniciativas académicas, son los alumnos quienes muestran su disconformidad por el rumbo que toma la universidad.

Actualmente dos listas principales disputan la presidencia del Centro de Estudiantes de Di Tella (CEDIT). La lista Movimiento Estudiantil del Nuevo Encuentro Mayoritario (M.E.N.E.M.), se perfila como la favorita a ganar la contienda electoral. En una nota previa de La Derecha Diario, consultamos a algunos de sus miembros sobre la impronta de su lista.

Se identifica en ellos un perfil de tinte liberal, y de carácter no tan ideológico como podría indicar su nombre. De acuerdo a los fundadores del espacio, su lista surge en respuesta a un CEDIT de poca utilidad para los alumnos y no como una reacción doctrinaria.

“El CEDIT no brinda suficientes herramientas de apoyo a los alumnos. Es como que actualmente se utiliza para hacer política personal. Buena parte de las charlas organizadas son con políticos, y rara vez sobre experiencia profesional o sobre adquisición de herramientas” afirma un estudiante de la agrupación M.E.N.E.M.

Por otro lado, está la lista ADN Di Tella, agrupación oficialista que lleva tres años al frente al CEDIT, pero que presenta este año un cambio rotundo de agenda en relación con años anteriores.

Probablemente en un intento de contener votos por derecha, la lista tiene por candidato a presidente a Valentino Díaz, quien públicamente ha manifestado sus preferencias ideológicas sin filtro.

En una crítica explícita a George Soros, Díaz, el candidato de ADN Di Tella, tuiteó “te quieren meter el aborto y sus 1025 géneros por la ventana” y cierra con “La doble moral de la sociedad abierta“, en una clara referencia a las fundaciones de Soros, Open Society.

Díaz en una declaración contra las Open Society Foundations

Valentino Díaz, de tan solo 20 años, es un estudiante de segundo año de la Facultad de Economía, quien se presenta por primera vez a la presidencia.

Su ferviente oposición al aborto, las políticas de género, y la intervención de fundaciones extranjeras en Argentina es una novedad para la lista oficialista, usualmente asociada con el gobierno porteño y las fundaciones progresistas que tiene detrás.

En otro tweet, Díaz reafirma su clara oposición a las ONGs extranjeras y la ideología de género: “No estoy en contra de los homosexuales, pero sí de la doble moral de las ONGs y sus financiadores”.

Quizá la sorpresa más importante es su apoyo al activista político libertario Nicolás Morás, típicamente vinculado a conspiraciones en su canal de YouTube de más de 500 mil suscriptores, donde suele deslizar mentirosas críticas al sionismo y la banca internacional.

Díaz muestra un perfil abiertamente de derecha. Sin embargo, sus dichos dejan entrever preferencias vinculadas a discursos de odio y figuras asociadas a lo peor del populismo. Cabe recordar que Morás está vinculado a RT e HispanTV, medios estatales de Rusia e Irán, respectivamente.

Otra particularidad de la fórmula presidencial de ADN Di Tella es que se trata de una pareja. Valentino Díaz impulsa como candidata a vicepresidente del CEDIT a su novia, quien también manifestó abiertamente su opinión respecto a la ideología de género y la cultura interna de la universidad.

Prevalecieron en la interna unos desequilibrados de ultraderecha” nos dice una estudiante de Relaciones internacionales que prefirió el anonimato. Cabe recordar que hace años que ADN Di Tella profesa el progresismo.

Lo que es seguro es que cualquiera de las dos listas que voten los estudiantes, estarán poniendo un voto por la derecha, y el futuro del CEDIT será contrario a la corriente woke que predomina en las últimas elecciones.

Según pudo averiguar este medio, Juan José Cruces, rector de la universidad, se encuentra sumamente preocupado por el giro hacia la derecha entre los alumnos de la universidad. Cruces debe renovar su banca en 2023, y en su gestión ha impulsado iniciativas de corte progresista, y teme que si mantiene esa línea no pueda reelegir.

En este momento, múltiples universidades muestran la aparición de diferentes expresiones de vientos de cambio. La Universidad Di Tella es solo un espacio más donde han florecido ideas de corte liberal y de derecha. Sin embargo, el simbolismo de una posible victoria de ideas de derecha en una universidad como Di Tella es llamativa por su cercanía a la formación de futuros dirigentes empresariales y políticos.

Seguir Leyendo

Argentina

El legislador de derecha Nahuel Sotelo pidió que repriman a los gremialistas que frenan la producción de neumaticos

Publicado

en

El diputado derechista Nahuel Sotelo, presentó un proyecto en la Legislatura bonaerense para que el gobernador Axel Kicillof utilice las fuerzas de seguridad en el conflicto con las empresas de neumáticos. 

Nahuel Sotelo en su banca dentro del recinto

Nahuel Sotelo, el diputado provincial bonaerense respaldado por Javier Milei, presentó un proyecto de declaración ante la Legislatura de la provincia para que la Policía bonaerense haga uso de la fuerza y reprima a los militantes gremiales en las fábricas del sector neumático que permanecen en huelga en el marco del conflicto laboral por paritarias que lidera el Sindicato Único de Trabajadores del Neumático Argentino (Sutna).

El texto del legislador le solicita al gobernador Kicillof que “por intermedio de los organismos competentes arbitre los medios necesarios para que, haciendo uso de sus facultades a través de la fuerza pública, intervenga en el restablecimiento del derecho al trabajo de los empleados de las empresas Bridgestone, Fate, Firestone y Pirelli”.

“La Constitución de nuestra provincia garantiza la libertad de trabajo, industria y comercio a todo habitante y que el bloqueo a las empresas es el resultado de un abandono y desprotección de dicha libertad”, señaló Sotelo. “Es hora de que, en nuestro país, comience a respetarse la ley por sobre la violencia y el avasallamiento de los derechos que provocan el bloqueo de estas empresas, generadoras de miles de puestos de trabajo en nuestra provincia”, agregó.

Ante esta situación extrema solicitamos y apoyamos el accionar de la policía de la provincia para que las fábricas retomen el orden y los trabajadores puedan volver a sus puestos de trabajo, continuando la producción y favoreciendo a una industria que genera miles de puestos de trabajo que hoy están en riesgo”, completó Sotelo.

Según Sotelo, “hay que hacer una diferencia entre los trabajadores y los sindicalistas extorsivos donde plantean cosas que no están reglamentadas en ningún convenio del trabajo, como el pago del 200 por ciento de las horas extras”.

“Existe el derecho a la huelga pero también está el derecho al trabajo. El gobernador también tiene que mandar a la fuerza pública para garantizar la salud de los que sí quieren trabajar”, dijo el legislador de derecha. A su vez remarcó que “Si lo hace, lo vamos a apoyar pese a que sea del Frente de Todos”.

En las últimas horas, la conducción del SUTNA liderada por Alejandro Crespo, y las empresas del rubro retomaron el pasado miércoles las negociaciones en el Ministerio de Trabajo, luego del cuarto intermedio convenido este lunes ante la ausencia de acuerdo.

No obstante, el ministro de economía, Sergio Massa amenazó con abrir la importación de neumáticos de no hallarse una pronta resolución al conflicto. 

Una historia sin fin

La disputa salarial se detonó la semana anterior luego de no encontrar mutuo acuerdo para cerrar la paritaria, generando que el gremio dicte huelga indeterminada con ocupación de parte de la sede de la cartera laboral, siendo esta segunda medida finalmente suspendida tras una convocatoria de una nueva audiencia entre las partes.

Tras el recrudecimiento de la problemática y la prolongación del paro, las principales empresas automotrices frenaron la producción. Algunos casos son la planta de Toyota en Zárate, que comunicó la interrupción de la fabricación de los vehículos ante la falta de neumáticos, o la planta de Ford en Pacheco, que paró sus dos turnos ya que también se vió afectada por la escasez del insumo.

Anteayer, el SUTNA -que conduce el sindicalista de ultraizquierda Alejandro Crespo- y las empresas de la actividad no habían alcanzado un acuerdo en el Ministerio de Trabajo y pasaron a un cuarto intermedio hasta el pasado miércoles por la tarde, continuando con las negociaciones en busca de pronta una salida a este conflicto que lleva varios meses. Se espera que para el fin de semana encuentren un punto medio.

Seguir Leyendo

Tendencias