Seguinos en redes

Corea del Sur

Corea del Sur publicó su Informe de Estrategia: La preocupación por Kim Jong-Un y la distancia con Washington

Publicado

en

Corea del Sur publicó su Estrategia para una Región del Indo-Pacífico Libre, Pacífica y Próspera. Se planea una posición equilibrada entre su mayor socio comercial, China, y su principal aliado militar, Estados Unidos.

Cerca de fin de año, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Corea del Sur publicó en un comunicado de prensa oficial la “Estrategia para una Región del Indo-Pacífico Libre, Pacífica y Próspera“. Tras casi 10 meses de mandato, este es uno de los primeros documentos oficiales que publica el gobierno del derechista Yoon Suk-yeol describiendo el marco de política exterior del país.

El informe sorprendió a muchos, ya que prácticamente no menciona a China en el documento, aunque se menciona indirectamente los temores de Corea del Sur sobre las acciones militares de dicho país y su continuo apoyo al régimen norcoreano.

Para Seúl, la inestabilidad en el Estrecho de Taiwán está íntimamente ligada a la crisis en la península coreana, y por primera vez, Corea del Sur asegura que no podrá resolver el conflicto con su contraparte norteña mientras China siga militarizando el Mar del Sur.

Más allá de esto, el gobierno de Yoon asegura que Beijing es un socio clave para la economía surcoreana, con quien “se desarrollarán relaciones sólidas sobre la base de intereses comunes”.

En cuanto a Corea del Norte, la preocupación es llamativa. Hace tan solo dos meses, Kim Jong-Un lanzó un misil balístico contra las aguas costeras de Corea del Sur, en un ataque sin precedentes.

Este ataque se convirtió en la primera vez en 80 años que un misil balístico de Corea del Norte aterrizaba del otro lado de la frontera coreana. Previamente, todos los ensayos misilísticos del régimen comunista impactaban en el borde exterior de la plataforma marítima de la República coreana.

índice de la Estrategia para una Región del Indo-Pacífico Libre, Pacífica y Próspera

Es importante resaltar que este documento se publicó en medio de una escalada de tensiones en toda la región. El 26 de diciembre, día de la publicación del documento, China había realizado ejercicios a gran escala alrededor de Taiwán y ese mismo día Corea del Norte lanzó drones al territorio de Corea del Sur, alcanzando uno de ellos a espiar la zona donde está la oficina del presidente surcoreano.

Del otro lado del Océano Pacífico, el gobierno estadounidense elogió el documento. El asesor de seguridad nacional, Jake Sullivan, dijo en un comunicado que la estrategia fortalecería aún más la alianza entre los países, que es necesaria para promover la estabilidad internacional.

Joe Biden, presidente de los Estados Unidos de América (izquierda); Yoon Suk-yeol, presidente de la República de Corea (derecha)

Es evidente que Seúl busca un equilibrio entre su mayor socio comercial, China, y su principal aliado militar, Estados Unidos. Yoon Suk-yeol, como prometió en campaña, está fortaleciendo las relaciones con los Estados Unidos, enfatizando una visión común para la región que comparten Seúl y Washington, pero los dos países mantienen diferencias.

La República de Corea no verá, al menos oficialmente, a China como su principal adversario estratégico, como lo hace Washington en su reciente estrategia de seguridad. Esto es debido a su fuerte dependencia económica del país, así como a su proximidad geográfica a la República Popular China.

Este hecho preocupa mucho a los Estados Unidos, quien a pesar de elogiar el documento públicamente, habría criticado con dureza en comunicaciones internas al presidente Yoon. Corea no incluyó lo que quería Estados Unidos, en comparación con la Estrategia de Seguridad Nacional de Japón.

Principales objetivos de Corea del Sur en la región, según la Estrategia para una Región del Indo-Pacífico Libre, Pacífica y Próspera:

  • Establecimiento de un orden regional basado en reglas
  • Apoyar la no proliferación nuclear y mejorar la cooperación en las actividades de lucha contra el terrorismo
  • Cooperación en la protección de los derechos humanos
  • Cooperación en ciencia y tecnología, cambio climático, seguridad

Corea del Sur

Corea del Sur afianza su agenda de seguridad con los Estados Unidos

Publicado

en

Corea del Sur ampliará sus ejercicios militares con Estados Unidos, su principal socio militar, e impulsarán en conjunto la planificación de la disuasión nuclear para contrarrestar la amenaza norcoreana y evitar una guerra.

Corea del Sur mantuvo a comienzos de esta semana una agenda de reuniones con altos funcionarios occidentales, tras la visita del secretario general de la OTAN el lunes 30 de enero y del secretario de Defensa de los Estados Unidos el martes 31.

Estados Unidos y Corea del Sur han sido aliados y socios políticos desde hace mucho tiempo en todas las esferas. En el ámbito militar, una gran cantidad de personal militar de Estados Unidos está estacionado en el Corea y los ejercicios conjuntos se realizan constantemente entre los dos ejércitos. Estados Unidos y Corea del Sur a menudo usan la palabra “férrea” o “acorazada”, lo que significa que la asociación es indestructible.

El 20 de enero, el poder legislativo de Corea del Norte aprobó un presupuesto que mantiene altos los gastos de defensa mientras el dictador Kim Jong Un presiona para una expansión agresiva de su arsenal nuclear. Corea del Norte disparó más de 70 misiles el año pasado, incluidos múltiples lanzamientos de misiles balísticos intercontinentales en una serie de pruebas tituladas como “Ataques nucleares simulados contra objetivos surcoreanos y estadounidenses”.

El secretario de Defensa norteamericano, Lloyd Austin, se reunió con su homólogo surcoreano, Lee Jong-Sup, con el objetivo de profundizar la cooperación para abordar los desafíos de seguridad compartidos y reafirmar el compromiso de Estados Unidos con Corea del Sur como “férreo aliado” en un momento de mayor tensión y provocación por parte de Corea del Norte.

El secretario de Defensa norteamericano, Lloyd Austin, junto con su homólogo surcoreano, Lee Jong-Sup.

Tras sus reuniones, el ministro de Defensa Nacional de Corea del Sur, Lee, declaró que los dos países realizarán ejercicios de simulación nuclear en febrero en un escenario de ataques nucleares de Corea del Norte, a medida que avanzan para mejorar la planificación e implementación nuclear conjunta e impulsar el intercambio de información.

Nuestro compromiso con la defensa de la República de Corea sigue siendo inquebrantable. Estados Unidos se adhiere firmemente al compromiso en el campo de la disuasión ampliada, que implica el uso de un conjunto completo de activos militares estadounidenses, incluidas armas convencionales y nucleares, así como como defensa antimisiles”, dijo el secretario de Defensa de los Estados Unidos.

A mediados de enero, el presidente de Corea del Sur no descartó la posibilidad de construir propias armas nucleares ante la amenaza norcoreana. A pesar que los comentarios eran condicionales y que fueron negados al día siguiente por los funcionarios presidenciales, era la primera vez que Yoon o cualquier presidente surcoreano mencionaba en un documento oficial el desarrollo o adquisición de armas nucleares por su cuenta propia

Esta vez, Washington y Seúl acordaron también ampliar el alcance de los ejercicios conjuntos en 2023.

“Ambos líderes también se comprometieron a expandir y aumentar aún más el nivel y la escala de los ejercicios y entrenamientos conjuntos. Con este fin, ambos líderes acordaron la necesidad de tener en cuenta los cambios en la situación de seguridad, incluidos los pasos recientes de la RPDC [Corea del Norte] en su armamento nuclear y programas de misiles”, dice el comunicado del Servicio de prensa del Pentágono.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg y el canciller surcoreano, Park Jin-in.

El día previo a la llegada del secretario de Defensa norteamericano, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, visitó de manera oficial a Corea del Sur. En su visita, Stoltenberg habló sobre la amenaza norcoreana, la agenda con China y la guerra en Ucrania.

Sobre el programa nuclear del Norte y sus provocaciones con misiles, Stoltenberg afirmó que son una violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU y una amenaza significativa para la paz mundial. En cuanto a China, expresó que no es el adversario de la OTAN pero se ha vuelto “mucho más alto” en cuanto a prioridad en la agenda de la alianza.

Sobre la guerra en Ucrania, el secretario general de la OTAN instó a la República de Corea a intensificar el apoyo militar. En este momento, Corea del Sur proporciona a Ucrania solo ayuda no letal que cumple las promesas hechas por el presidente. La OTAN, en cambio, quiere que Corea del Sur envíe tanques y armamento a Ucrania.

El accionar de la OTAN de buscar armamento en todo el mundo para abastecer a Ucrania es muy peligroso, pues solo hace escalar aún más el conflicto que sufre la población ucraniana y lo lleva a los distintos escenarios mundiales.

La península de Corea es de por sí una región muy volátil, como para sumarle la amenaza rusa por un desalineamiento surcoreano sin justificación en los intereses vitales del país.

Seguir Leyendo

Corea del Sur

En medio de la escalada de tensiones con el Norte, Corea del Sur amenaza con desarrollar armas nucleares

Publicado

en

Corea del Norte redobla sus disparos de misiles. El presidente surcoreano Yoon amenaza con suspender el acuerdo militar intercoreano de Trump y sugiere que se reservan la capacidad de producir bombas atómicas.

En los comentarios de clausura de los informes de política del Ministerio de Relaciones Exteriores y el Ministerio de Defensa Nacional el miércoles, el presidente de Corea del Sur no descartó la posibilidad de construir propias armas nucleares ante la amenaza norcoreana.

“Si el problema se vuelve más serio, la República de Corea puede desplegar armas nucleares tácticas o llegar a poseer sus propias armas nucleares. […] Si eso sucede, no tomará mucho tiempo, y con nuestra ciencia y tecnología, podríamos tenerlas a medida que pase el tiempo”, comunicó Yoon Suk-yeol, presidente de Corea del Sur.

A pesar que los comentarios son condicionales, es la primera vez que Yoon o cualquier presidente surcoreano menciona en un documento oficial el desarrollo o adquisición de armas nucleares por su cuenta propia. La promesa va en línea con lo su tono de campaña, donde prometió que no se doblegaría ante las amenazas del norte, lo cual lo llevó a ganar la presidencia el 10 de mayo del año pasado.

Cuando se pidió que aclarara los comentarios del mandatario, un funcionario presidencial dijo esa noche que deberían entenderse como Yoon declarando su “firme compromiso en medio de la creciente amenaza de las armas nucleares de Corea del Norte”.

Actualmente, solo 9 países tienen armas nucleares: Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia, India, Pakistán, Corea del Norte e Israel. De estos, India, Pakistán, Israel y Corea del Norte se encuentran fuera del Tratado de No Proliferación Nuclear.

Fuente: Federation of American Scientists

Sin embargo, el jueves, un día después de que se informaran los comentarios del presidente Yoon, la oficina presidencial aclaró que Corea del Sur no tiene intención de construir armas nucleares. Esto era inevitable por la enorme relevancia que tendría en la política regional y mundial.

Una medida así podría desestabilizar todo el indo-pacífico, y desencadenar una respuesta feroz y poco inteligente del régimen comunista de Kim Jong-Un.

No han habido cambios en la posición de Corea del Sur. El país no violará el Tratado de No Proliferación y seguirá trabajando junto con Estados Unidos para fortalecer la disuasión extendida contra el Norte” declaró Kim Tae-hyo, principal asesor adjunto de seguridad nacional de Yoon.

Los comentarios de Yoon sobre recurrir a las armas nucleares se produjeron en medio de las intensas provocaciones de Corea del Norte, culminadas con la incursión de un dron a la zona de la oficina presidencial en Seúl.

Previo a la declaración sobre las armas nucleares, el miércoles 4 de enero, el presidente de Corea del Sur había comunicado al jefe de espionaje de la nación que considere suspender el pacto militar intercoreano de 2018 si Corea del Norte viola su espacio aéreo nuevamente.

Este acuerdo, un enorme éxito de la gestión de Donald Trump y tirado por la borda en los días de la asunción de Biden, exige el cese de “todos los actos hostiles”, la creación de una zona de exclusión aérea alrededor de la frontera y la eliminación de minas terrestres y puestos de guardia dentro de la Zona Desmilitarizada que ahora está fuertemente fortificada.

En esta misma línea, el martes 3 de enero, se había producido un altercado diplomático entre Corea del Sur y el gobierno de Joe Biden.

Yoon Suk-yeol afirmó ese día que Seúl y Washington estaban discutiendo ejercicios nucleares conjuntos. Sorpresivamente, el presidente norteamericano Joe Biden cuestionó inequívocamente respondiendo “no” cuando los periodistas le preguntaron si las partes planeaban realizar tales ejercicios.

Tras continuar durante horas cada país sosteniendo posiciones distintas, un funcionario estadounidense entrevistado por Reuters dijo que realizar ejercicios nucleares conjuntos sería muy difícil ya que Corea del Sur no es una potencia nuclear.

Lo único que quedó claro era que las dos partes están discutiendo “el proceso de intercambio de información, la planificación de contingencia y la realización de ejercicios de simulación”, lo que en otras palabras significa que nunca hablaron de ejercicios reales con activos nucleares.

Distintos medios atribuyeron esta confusión a dificultades de traducción y comprensión mutua; ambas partes parecen usar el término “ejercicios nucleares conjuntos” de manera diferente. Pero también se cree que pudo haber sido una operación de prensa, ya que todo lo que llegó al público fueron interpretaciones de los medios, y no una declaración oficial de las autoridades.

Seguir Leyendo

Corea del Sur

La banda de K-Pop BTS aceptó hacer el servicio militar obligatorio de Corea del Sur: “Será un honor para nosotros”

Publicado

en

A pesar del rumor de que tratarían de evitarlo para continuar su exitosa carrera musical, los 7 miembros de la banda surcoreana sorprendieron tras anunciar que se enlistarán a los 21 meses del servicio militar en Corea del Sur.

El pasado lunes 17 de octubre, los miembros de la popular banda surcoreana de K-Pop, BTS, anunciaron que cumplirán con sus deberes cívicos y se enlistarán en el servicio militar obligatorio, poniendo fin a un debate que había colmado la prensa del país sobre la exención a exitosos artistas.

BTS es la banda más popular de Corea del Sur y una de las más exitosas del mundo actualmente, y por varias meses su “ejército” de fanáticos habían lanzado una campaña para que se vayan del país y eviten así enlistarse.

Sin embargo, los siete integrantes del grupo aceptaron “orgullosamente” ingresar al servicio militar obligatorio en su país, que dura 21 meses, por lo que tendrán que poner su carrera musical en pausa.

Volveremos como banda en el año 2025. Por siempre seremos jóvenes y estaremos componiendo música para todos ustedes“, escribieron en un comunicado anunciando la decisión.

En Corea del Sur, el servicio militar es obligatorio para los jóvenes varones a partir de los 18 años pero tienen tiempo de realizarlo antes de cumplir los 28 años. Los miembros de la banda debían haberse enlistado en 2020, pero en medio de la pandemia y de una campaña de sus fans, el Gobierno les otorgó una exención.

Ese año, el Parlamento aprobó un proyecto de ley que permite a los ciudadanos que sobresalen en “la cultura y arte popular”, aplazar su servicio hasta los 30 años. La medida generó una fuerte polémica, y estaban todos atentos a lo que pasaría cuando el primer miembro de la banda cumpla esta edad.

Pero la banda no quiso generar mayor polémica y cumplirá su deber con el país. El primero en enlistarse será Kim Seok-jin, conocido como Jin, siendo el miembro de más edad del grupo con 29 años. “Tan pronto como concluya su agenda para el lanzamiento de su trabajo en solitario a final de octubre se unirá a las fuerzas“, explicó su representante en un comunicado.

Según explicó su productora, Big Hit Music, “es el momento perfecto” para cumplir el requerimiento civil de su país, ya que desde el verano pasado que la banda “está virtualmente separada” y sus miembros están “enfocados en proyectos individuales”.

A pesar de la polémica, los miembros de la banda se aseguraron de aclarar que será “un honor” para ellos ser parte del “glorioso servicio militar coreano” para “defender al país de amenazas externas“.

Contrario al perfil progresista que muchos pensaban que tenían, los siete artistas aseguran sentir “un profundo orgullo por el proyecto nacional de la República de Corea” y rechazaron cualquier crítica de la prensa al servicio que fue promulgado el 17 de julio de 1948.

El servicio militar obligatorio en Corea del Sur

El servicio fue sancionado en la Constitución en 1948, en el Artículo 39: “Todos los ciudadanos tendrán el deber de defensa nacional bajo las condiciones como se prescribe por ley“, y dicha ley fue sancionada al año siguiente, donde se reglamenta la conscripción y el servicio militar.

En un primer momento se realiza un entrenamiento básico que dura aproximadamente un mes. Después de esto los conscriptos obtienen la asignación a una de las distintas ramas militares, una decisión que es tomada por ellos según sus aptitudes demostradas durante el alistamiento inicial.

Cada rama tiene una duración distinta: el servicio en el Ejército dura 18 meses, en la Marina dura 20 meses, y en las Fuerzas Aérea y Marítima dura 21 meses. Allí aprenden durante los siguientes casi dos años todo lo necesario sobre la división asignada.

El objetivo del servicio militar es que los conscriptos estén listos para ser llamadas a la acción, en caso de que una fuerza extranjera ataque al país. Debido a su cercanía con Corea del Norte, China y Rusia, el pequeño país peninsular decidió que todo el país tenga entrenamiento militar de primer nivel y pueda ser movilizado para la guerra.

Corea del Sur es, junto a Israel y Singapur, uno de los países con el servicio militar más profesional y cuantioso del mundo, con unas 300.000 personas sirviendo como conscriptos en cualquier momento dado.

Sin embargo, desde 2020, con la sanción del nuevo reglamento para la conscripción, se estima en un análisis publicado por el centro Carnegie que habrá un descenso de los reclutas de 330.000 a fines de 2020 a cerca de 240.000 para 2036 y a tan solo 186.000 para 2039.

Las mujeres también sirven en las fuerzas armadas desde 1950 y pueden estar en todas las ramas, pero el servicio no es obligatorio. Para 2020 representaban cerca del 7,5% de los militares en servicio activo.


Por Nicolas Promanzio, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Tendencias