Seguinos en redes

Rusia

Rusia está al borde de capturar la ciudad de Bakhmut en la primera ofensiva después del invierno

Publicado

en

El Secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, dijo que la ciudad de Bakhmut, en el este de Ucrania, era más simbólica que operativa y que es poco probable que "cambie el rumbo de la guerra" si Rusia la conquista por completo.

Durante las últimas semanas, los combates en Bakhmut se han intensificado, con las fuerzas rusas atacando desde casi todos los frentes. Si Rusia capturara la ciudad, que solía contar con una población de alrededor de 70.000 habitantes, ahora reducida totalmente a ruinas, Moscú lograría su primera gran victoria en una costosa ofensiva de invierno.

El Instituto para el Estudio de la Guerra (IEG), con sede en Estados Unidos, ha emitido una advertencia de que las rutas de suministro ucranianas a Bakhmut se están reduciendo y que es cuestión de tiempo que Rusia se haga con el control de la ciudad.

"Los rusos pueden haber tenido la intención de rodear a las fuerzas ucranianas en Bakhmut, pero el comando ucraniano ha señalado que probablemente se retirará en lugar de arriesgarse a un cerco", dijo el informe.

El Secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin, dijo el lunes que la ciudad ucraniana oriental de Bakhmut tenía más importancia simbólica que operativa, y que su caída no significaría necesariamente que Moscú haya recuperado la iniciativa en la guerra.

"Creo que es más un valor simbólico que un valor estratégico y operativo", dijo Austin a periodistas durante su visita a Jordania. "La caída de Bakhmut no necesariamente significará que los rusos hayan cambiado la tendencia de esta lucha", dijo, agregando posteriormente que no predeciría si Bakhmut podría caer o cuándo.

Por su parte, el IEG señaló que "es poco probable que las fuerzas ucranianas se retiren de Bakhmut de una sola vez y pueden perseguir una retirada gradual de la lucha para agotar las fuerzas rusas a través de la guerra urbana continua".

La artillería rusa ha estado golpeando las últimas rutas fuera de la ciudad, con el objetivo de terminar de sitiarla. Sin embargo, el jefe de la compañía Wagner, empresa privada de mercenarios rusos, que lidera el asalto contra Bakhmut, ha dicho que sus tropas están siendo privadas de municiones por Moscú.

Por ello, durante la jornada del lunes, Yevgeny Prigozhin se quejó de que sus fuerzas aún carecen de municiones, culpando al Ministerio de Defensa ruso de una posible "traición", pues no le habrían entregado la munición que previamente le habían prometido.

"El 5 de marzo, escribí una carta al comandante de la Operación Militar Especial sobre la necesidad urgente de asignar municiones", dijo, usando el término oficial de Moscú para su invasión de Ucrania. "El 6 de marzo, a las 8 a.m., a mi representante en la sede se le canceló su pase y se le negó el acceso", continuó. "Por ahora, estamos tratando de averiguar la razón: ¿es solo una burocracia ordinaria o una traición?", finalizó Prigozhin en su canal de prensa Telegram el domingo.

Logo de la compañía Wagner

"Si Wagner se retira de Bakhmut ahora, todo el frente colapsará", dijo Prigozhin, amenazando al Kremlin. "La situación no será dulce para todas las formaciones militares que protegen los intereses rusos".

En este sentido, Austin aprovechó para hacer comentarios sobre las diferencias entre Wagner y los militares. "Creo que las fisuras están ahí … Yo diría que las fuerzas de Wagner han sido un poco más efectivas que las fuerzas rusas … Dicho esto, no hemos visto un desempeño ejemplar de las fuerzas rusas", señaló.

Mientras tanto, Volodimir Nazarenko, comandante de las tropas ucranianas en Bakhmut, dijo que no había habido orden de retirarse y que "la defensa se mantiene" en condiciones sombrías. "La situación en Bakhmut y sus alrededores es infernal, como lo es en todo el frente oriental", dijo Nazarenko en un video publicado en Telegram.

El ejército de Ucrania aseguró el domingo por la noche que las fuerzas rusas intentaban avanzar sobre Bakhmut, bombardeando la ciudad y los asentamientos cercanos de Ivanivske, Chasiv Yar, Kurdyumivka y Orikhovo-Vasylivka.

Al norte, las tropas rusas avanzaron hacia la ciudad de Bilohorivka, dentro de la región de Luhansk, y bombardearon varios asentamientos en dirección a Kupiansk y Lyman, continuó el ejército ucraniano. Más al sur, las fuerzas rusas hicieron preparativos para una ofensiva en las regiones de Zaporizhia y Jerson.

Imágenes de la ciudad destruida de Bakhmut

Estados Unidos

Orbán asegura que la única manera de terminar con la guerra entre Rusia y Ucrania es que Trump gane la elección

Publicado

en

Orbán, luego de reunirse con Volodímir Zelenski, Vladimir Putin, y Donald Trump en una misma semana, afirmó que el expresidente de los Estados Unidos es el único que puede "solucionar" la guerra.

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, se reunió el jueves con el ex presidente Donald Trump en su club privado de Mar-a-Lago para avanzar en su agenda de alcanzar un acuerdo de "paz" entre Ucrania y Rusia.

"Fue un honor visitar a Trump (…) discutimos maneras de lograr la paz. La buena noticia es: él lo logrará", afirmó el líder de derecha en su cuenta de la plataforma X, acompañando su publicación con una imagen junto a Trump en el contexto de la cumbre de la OTAN, que concluyó el jueves en Washington.

Este encuentro con Trump se produce poco después de la reunión de Orbán con el presidente ruso, Vladimir Putin, y luego de que se reuniera la semana pasada con el presidente ucraniano, Volodimir Zelénski.

Trump ha sido un firme partidario de Orban, y esta reunión se produce después de otros encuentros del líder húngaro este mes, incluida una con Putin que sorprendió a muchos.

Varios países de la OTAN expresaron su preocupación el jueves por los recientes viajes de Orban a Moscú y Pekín, coincidiendo con el inicio de la presidencia de Hungría en el Consejo de la Unión Europea. Sin embargo, durante estos viajes, Orban ha buscado negociar la paz en el conflicto en Ucrania, algo que no está haciendo ningún otro líder del mundo.

Durante la cumbre aliada en Washington que concluyó recientemente, Orban fue visto en varias ocasiones apartado de las conversaciones informales entre líderes, incluso durante la cena de gala ofrecida por el presidente Biden en la Casa Blanca el miércoles por la noche.

En marzo pasado, durante un encuentro en Mar-a-Lago, ambos líderes discutieron sobre cómo restaurar la paz en Europa y poner fin a la guerra en Ucrania. Orban ha sugerido en el pasado que el conflicto no habría estallado si Trump hubiera seguido en la Casa Blanca.

Pocos días después de asumir la presidencia rotativa del Consejo de la UE el 1 de julio, Orban emprendió una gira por Kiev, Moscú, Pekín y Washington en lo que ha descrito como una "misión de paz" para Ucrania.

Orban y Trump han mantenido una sólida relación desde hace años, que comenzó cuando se encontraron por primera vez unos años atrás en un club de golf propiedad del republicano en Nueva Jersey.

El primer ministro húngaro fue el único líder de la Unión Europea que respaldó a Trump tanto en las elecciones de 2016 como en las de 2020, así como durante los juicios iniciados contra el ahora candidato presidencial republicano el año pasado.

El candidato republicano a las elecciones presidenciales ha expresado su admiración por Orban, a quien ha descrito como "el político más duro de Europa".

Por su parte, Orban ha criticado los juicios contra Trump, comparándolos con "métodos comunistas", mientras que considera al candidato republicano como"la única persona capaz de salvar a Occidente y a la humanidad en general".

El 1 de marzo, durante un foro en Turquía, Orban declaró que considera que la eventual vuelta de Trump al poder después de las elecciones presidenciales de noviembre es una condición necesaria para poner fin a la guerra en Ucrania.

Además, afirmó que durante el mandato del ex presidente Trump (2017-2021), se podría haber evitado una escalada en el conflicto de Gaza, argumentando que "sin Estados Unidos es imposible lograr la paz en Oriente Medio".

Seguir Leyendo

Rusia

La religión del terror: Rusia volvió a sufrir un atentado terrorista orquestado por militantes islámicos en Daguestán

Publicado

en

Terroristas islámicos realizaron un nuevo atentado en Rusia, en donde quemaron iglesias y sinagogas, mataron a civiles y policías, y hasta degollaron a un sacerdote en plena misa.

Este domingo, terroristas islámicos armados llevaron a cabo ataques contra sinagogas e iglesias en la región de Daguestán, en el Cáucaso Norte de Rusia, resultando, hasta el momento, en la muerte de un sacerdote, 15 policías, 5 civiles y decenas de heridos, según informaron funcionarios de seguridad.

Daguestán es una región predominantemente musulmana, hogar de una pequeña minoría cristiana y una minoría judía aún más pequeña.

Los ataques ocurrieron en Makhachkala, la ciudad más grande de Daguestán, y en Derbent, una ciudad costera, donde se registraron enfrentamientos armados. El Comité de Investigación de Rusia ha iniciado investigaciones penales por "actos de terrorismo" y continúa la búsqueda de los atacantes.

El sacerdote asesinado durante un ataque a una iglesia en Derbent fue identificado por el presidente de la Comisión de Vigilancia Pública de Daguestán, Shamil Khadulaev, como el padre Nikolay. “Le cortaron el cuello. Tenía 66 años y estaba muy enfermo”, afirmaron las autoridades de la región.

El reciente incidente en Daguestán se produce en Rusia apenas tres meses después de la masacre en el Crocus City Hall, que fue el peor atentado registrado en el país en los últimos 20 años.

El 22 de marzo, hombres armados vestidos con ropa de camuflaje dispararon dentro del Crocus City Hall, un salón de conciertos en las afueras de Moscú, y luego incendiaron el edificio. El saldo fue devastador, con al menos 144 personas muertas y 360 heridas, marcando este evento como el peor ataque en suelo ruso desde 2004.

Más de 20 sospechosos fueron detenidos, incluidos los cuatro atacantes, todos provenientes de Tayikistán, una ex república soviética de Asia Central y vecina de Afganistán.

En abril, el servicio de seguridad ruso FSB informó que había arrestado a cuatro personas en Daguestán bajo sospecha de planificar el ataque mortal contra el Crocus City Hall de Moscú en marzo, el cual fue reivindicado por el Estado Islámico.

Se sabe que militantes de Daguestán han viajado para unirse al grupo Estado Islámico en Siria. En 2015, el grupo declaró que había establecido una "franquicia" en el Cáucaso Norte. Daguestán se encuentra al este de Chechenia, una región donde las autoridades rusas han enfrentado a separatistas en dos guerras brutales, la primera entre 1994 y 1996, y la segunda entre 1999 y 2000.

Después de la derrota de los insurgentes chechenos, las autoridades rusas se han enfrentado a un conflicto persistente con militantes islamistas en toda la región norte del Cáucaso, causando la muerte de decenas de civiles y policías.

A finales de marzo, el presidente ruso Vladimir Putin reconoció que el atentado fue perpetrado por "islamistas radicales", aunque continuó sugiriendo que Kiev pudo haber estado detrás de él.

A fines de mayo, Rusia finalmente reconoció que el grupo yihadista Estado Islámico fue responsable del ataque contra el Crocus City Hall. A pesar de que el grupo reclamó repetidamente la autoría, Moscú intentó inicialmente vincular el ataque a Ucrania y a Occidente.

"En el curso de la investigación, se determinó que la preparación, financiamiento, ejecución y retirada de los terroristas fueron coordinados a través de internet por miembros del grupo Provincia de Jorasán", la rama afgana del Estado Islámico, declaró Alexander Bortnikov, director de los servicios de seguridad rusos (FSB), según informó la agencia RIA Novosti.


De Kevin Frank para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Rusia

Tras la relección, Putin no descarta que el conflicto en Ucrania escale a una Tercera Guerra Mundial y pone la mira sobre la OTAN

Publicado

en

El reelecto presidente Vladímir Putin lanzó en su discurso de aceptación un mensaje contundente sobre la guerra en Ucrania y advierte a la OTAN sobre una posible escalada bélica mundial.

En Rusia se desarrollaron las elecciones presidenciales entre el 15 y el 17 de marzo, una elección nacional que contaba con la participación de cuatro candidatos, con opositores poco competitivos, luego del arresto y muerte del principal líder de la oposición, Alexei Navalny.

Como era de esperarse, se impuso Vladímir Putin con un 88% de votos, quien permanecerá en el Kremlin por los próximos seis años y en lo que será su quinto mandato al frente del país con capital en Moscú.

Las recientes elecciones en la Federación Rusa no han sido convencionales. El presidente reelecto se encuentra inmerso en un conflicto armado con Ucrania, desencadenado el pasado 24 de febrero de 2022 como parte de una escalada de tensiones desde los eventos del Euromaidán en 2014, que provocaron disturbios separatistas e independentistas en Ucrania.

Este conflicto, que lleva más de dos años en desarrollo, representa el mayor ataque militar convencional en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Además, durante el año 2021, la tensión diplomática entre ambos estados se intensificó, con Putin criticando abiertamente la expansión de la OTAN en Europa del Este.

Tras su victoria electoral, Putin lanzó una advertencia contundente durante una conferencia de prensa, señalando que un conflicto entre Rusia y la OTAN podría desatar una Tercera Guerra Mundial. Sus declaraciones generaron gran controversia, especialmente después de que el presidente francés Emmanuel Macron mencionara la posibilidad de desplegar tropas en Ucrania, lo que ha aumentado las tensiones entre Occidente y Rusia.

En medio de esta atmósfera de guerra y divergencia política en Europa, Putin no titubea al advertir sobre el riesgo real de una escalada bélica mundial entre Rusia y la OTAN, liderada por Estados Unidos, Francia y el Reino Unido.


Por Santino Roncatti para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo

Tendencias