Conecte con nosotros

Europa del Este

Grecia y Turquía al borde de la guerra por el control del mar Mediterráneo Oriental

Turquía vuelve a avanzar sobre la soberanía marítima de Grecia y amenaza con tomar posiciones alrededor de Chipre. Francia ha mandado buques de guerra a la zona para defender a los griegos y un combate puede estallar en cualquier momento.

Publicado

en

La tensión entre los dos países del este de Europa se ha visto incrementada desde el 21 de julio de este mismo año, cuando Turquía anunció que el buque prospector Oruç Reís comenzará a operar de inmediato en las aguas cercanas a la isla griega de Kastelorizo, a tan solo dos kilómetros de la costa turca.

El gobierno turco comenzó maniobras militares al sur de la isla, con más de 15 embarcaciones. En respuesta a estos ejercicios, las fuerzas armadas griegas fueron puestas en máxima alerta y empezaron a desplegarse por la zona.

Esta situación provocó también un deterioro de las relaciones de Turquía con Francia, quién actúa como uno de los mejores aliados que tiene Grecia en el mundo hoy en día. 

Acompañando a Francia, Alemania y varias naciones de la Unión Europea declararon que las acciones de Turquía son provocativas y si no se retracta las sanciones económicas serán la única solución.

Un día después del incidente Turquía se dignó a responder sobre la situación, indicando sorpresivamente que las aguas en disputa pertenecen a la plataforma continental turca y que Grecia esta violando el derecho internacional.

En el pasado, Turquía aplicó las mismas tácticas para iniciar una invasión de la isla de Chipre, de la cual logró obtener el control de todo el territorio norteño, mientras Grecia mantuvo control del sur, división que perdura hasta el día de hoy.

Macron, Jefe de Estado francés, comenzó conversaciones con el gobierno de Chipre, y su presidente Nicos Anastasiades instó a los demás Estados de la Unión Europea a imponer sanciones a Turquía. Además, denunció que mientras se desenvuelve este conflicto, Turquía está llevando a cabo operaciones navales en su Zona Económica Exclusiva, algo ilegal según el derecho internacional y los tratados de paz firmados en la década del ’70.

El Primer Ministro griego Mitsotakis y el presidente francés, Macrón.

Ad

Tras las declaraciones de Anastasiades, Turquía publicó un comunicado impactante en el que afirma que no reconoce como un Estado legítimo a Chipre y que ellos solo reconocen a la República Turca del Norte de Chipre.

El 28 de julio de este año, Turquía anunció la suspensión temporal de la exploración de las aguas disputadas con Grecia, por lo que al fin parecía que se vería la paz, pero tan solo unas horas después, Turquía lanzó una nueva misión en las aguas de Chipre y tiró por la borda las negociaciones que se venían llevando a cabo.

Tras varias declaraciones de Grecia y países de la zona en oposición a las políticas agresivas turcas, el 7 de agosto el presidente de Turquía, Tayyip Erdogan, anunció la vuelta total a las labores de exploración en las aguas disputadas con Grecia, llevando el conflicto a un punto de no retorno.

Para intentar defender su soberanía frente al mundo, el gobierno griego comenzó reuniones con ministros y embajadores de otros países, como con el embajador estadounidense en Grecia, el ministro de exteriores de Israel, el embajador israelí en Grecia e incluso el Secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo. 

Por ahora solo el mandatario francés Macron, quien anunció su total respaldo a Grecia, envío una fragata y dos cazabombarderos hacia el mar de Grecia, que está listo para defender al país de cualquier embestida turca.

El Ministro de Exteriores griego reunido junto al embajador estadounidense en Grecia.

Ad

Por otro lado, el ministro de exteriores turco contactó y dialogó con sus homólogos de Italia, Hungría, Rumania y otros, para intentar conseguir sus apoyos dentro de la Unión Europea y la ONU.

Ya por este jueves 13 de agosto, Erdogan realizó unas declaraciones en las que informó acerca de un supuesto ataque al Oruç Reís, el barco prospector, y afirmó que Turquía ya realizó un contra-ataque.

A pesar de la fuerte declaración, sus palabras no vinieron acompañadas de ninguna fuente, detalle o foto, por lo que se desconoce cuál fue el ataque y cómo fue la supuesta respuesta.

Un combate armado puede estallar en cualquier momento, mientras gran parte de las naciones del viejo continente de Europa luchan contra los esfuerzos expansionistas turcos por las vías diplomáticas y Grecia teme perder control del sur de Chipre.

División territorial entre Grecia y Turquía, quien desde 1974 gobierna ilegítimamente la zona norteña del país.

  

Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Ucrania

Entrevista Jorge Vigo: Qué está pasando en el conflicto entre Rusia y Ucrania

Publicado

en

Nicolás Promanzio entrevista al mayor especialista argentino en la crisis entre Ucrania y Rusia, Jorge Vigo, para repasar todos los hechos relevantes hasta el momento.

Seguir Leyendo

Armenia

Renunció el Presidente de Armenia en medio de una guerra interna con el Primer Ministro

Publicado

en

Armen Sarkissian abandonó el cargo luego de que el jefe de Gobierno le bloqueara negociaciones diplomáticas con Rusia para mejorar las relaciones entre los países.

El presidente armenio, Armen Sarkissian, renunció a su cargo el pasado domingo, citando la falta de poder político en el puesto gubernamental en un momento donde “el país y la nación necesitan un cambio profundo“.

El presidente no tiene las herramientas necesarias para influir en los procesos radicales de política interior y exterior en estos tiempos difíciles para el país y la nación”, dijo Sarkissian en un comunicado publicado en su sitio web oficial.

El papel del presidente de Armenia es en gran parte ceremonial y el primer ministro es quien tiene todo el poder político. Esto es relativamente novedoso en el país del Cáucaso, ya que la dinámica fue introducida en la reforma constitucional de 2015 que convirtió al país en una república parlamentaria, reduciendo los poderes presidenciales y favoreciendo ampliamente los del Primer Ministro.

Sarkissian había sido premier entre 1996 y 1997, bajo la presidencia de Levon Ter-Petrosián, el primer mandatario electo de la historia del país tras la disolución de la Unión Soviética, y quien tenía amplios poderes en el cargo ejecutivo.

Su salida, después de 4 años en el cargo, viene tras una serie de fuertes peleas internas con Nikol Pashinian, el actual primer ministro. Sarkissian quería despedir al jefe del Estado Mayor del Ejército tras perder la guerra contra Azerbaiyán, cuando se disputaron el control de la región de Nagorno-Karabaj, pero Pashinian bloqueó su desvinculación.

Más de 6.500 personas murieron en las seis semanas de combates, que terminaron en un acuerdo de alto el fuego negociado por Rusia, otorgando a Azerbaiyán parte del enclave y las áreas circundantes, consolidando una victoria absoluta de los musulmanes.

Sarkissian también tuvo varios encontronazos con el primer ministro respecto a su diplomacia con Rusia. Según el presidente, Pashinian “tiró por la borda” años de relaciones con el Kremlin, y de hecho Rusia no intervino en favor de Armenia en la guerra, a pesar de tener un tratado de defensa militar firmado entre ambas naciones.

El ahora ex máximo mandatario intentó en las últimas semanas ponerse la diplomacia del país al hombro y negociar mano a mano con Putin una reconciliación de amistades, pero Pashinian lo criticó duramente, dijo que ese labor es del Ministro de Relaciones Exteriores, y bloqueó sus negociaciones.

Ante la total incapacidad de poder ejercer cualquier rol activo en el gobierno, Sarkissian decidió que no había otra opción que renunciar, y dejar que otro político “más preparado para agachar la cabeza” asuma ese rol.

“Vivimos una realidad donde el Presidente no puede influir en asuntos de guerra o paz. No puede vetar las leyes que considera inconvenientes para el Estado y el pueblo“, explicó en un comunicado tras el anuncio de su dimisión.

“Es una realidad en la que el Presidente no puede utilizar la mayor parte de su potencial para resolver problemas sistémicos de política interior y exterior. Una realidad donde el mundo está en una zona de turbulencia constante, pero la presidencia no tiene herramientas constitucionales para ayudar a su país“, se quejó.

Y agregó: “Una realidad donde el jefe de Estado, a veces incluso su familia, es blanco de varios ataques de grupos políticos. Estos últimos no están tan interesados en los logros de la institución presidencial en beneficio del país como en mi pasado, varias teorías de conspiración y mitos. Esta ‘preocupación’ por mí va más allá de la moralidad y, en última instancia, afecta directamente a mi salud”, dijo, enviando un contundente mensaje al resto de los líderes e instituciones políticas del país.

Además, deseó que en el futuro se realicen las reformas constitucionales necesarias para un correcto funcionamiento de la Presidencia. Lo que queda por hacer es esperar que el Parlamento se reúna en los próximos 25 días, en sesión especial, para elegir al nuevo presidente del país. Por lo pronto, Alen Simonyan, presidente de la Asamblea Nacional, tendrá a su cargo las funciones presidenciales.

Seguir Leyendo

Hungría

La Comisión Europea admite que retiene los fondos de ayuda económica de Hungría por sus políticas conservadoras

Publicado

en

El dinero que le corresponde a Hungría del fondo de recuperación COVID-19 está retenido hace casi un año por las autoridades europeas, por la aprobación de una ley de protección infantial, según admitió el comisionado Paolo Gentiloni.

La Unión Europea (UE) anunciaba el pasado mes de septiembre la paralización total de la entrega de los fondos de recuperación a Hungría, el dinero que se repartió entre todos sus miembros para afrontar la crisis generada por la pandemia.

Es de importancia aclarar que este dinero es recaudado a través de las transferencias anuales de los países miembros al Consejo Europeo, por lo que en definitiva no es un subsidio si no una retribución por la cuota pagada en tiempo y forma.

La excusa que utilizaron en su momento las autoridades europeas fue la falta de “rule of law” y la poca transparencia política que tenía el país, como si Hungría fuera una dictadura tercermundista.

En todo momento negaron que fuese por la ley de Protección de la Infancia que aprobó el Parlamento húngaro, y que tanto revuelo había causado en la Unión Europea, clasificándola incluso como ley “anti-LGTB”

A finales de septiembre y principios de octubre de 2021, el Parlamento Europeo enviaba una misión especial a Hungría para inspeccionar la independencia judicial y la libertad de prensa.

La mayoría de los legisladores coincidieron en que no se encontraron pruebas de ello, aunque como era de esperarse un puñado de diputados progresistas y de extrema izquierda afirmaron lo contrario, y recolectaron supuestas declaraciones de algunos periodistas y jueces denunciando persecución política.

A pesar de la satisfactoria misión parlamentaria, la Unión seguía sin liberar los fondos. Este viernes, finalmente, la Comisión Europea admitió que la retención de los fondos de recuperación de Hungría se debe a su “preocupación” por la ley de protección de la infancia.

El comisario de política económica de izquierdas, Paolo Gentiloni, admitió formalmente en el Consejo ECOFIN que, efectivamente, existe un vínculo entre la ley húngara de protección de la infancia y la retención de los fondos de recuperación.

La eurodiputada del Fidesz, Enikő Győri, señaló que “el sabotaje de la Comisión hasta ahora ha resultado ser ilegal. Este procedimiento es inaceptable y supone una grave violación de los Tratados y del principio de igualdad entre los Estados miembros. Este tipo de juego político hace imposible la competencia leal y socava profundamente la unidad de la Unión“.

Además, Győri añadió: “El comisario Gentiloni acusó a Hungría de practicar la discriminación en la educación. Permitir que los padres decidan sobre la educación sexual de sus hijos no es una discriminación, es una cuestión de competencia nacional y no puede vincularse al desembolso de fondos de la UE. Hungría tiene derecho a este dinero del mismo modo que los demás Estados miembros. Seguir reteniendo los pagos es un intento de obstaculizar el desarrollo de la economía húngara y de poner a los húngaros en desventaja”.

Hungría fue uno de los primeros países de la Unión en presentar su plan de recuperación nacional en mayo de 2021 y ha participado activamente en las consultas con la Comisión. El plan de recuperación húngaro estaba en vías de adopción, cuando Viktor Orbán se enteró que no iba a poder ser aplicado porque no iba a recibir los fondos que le pertenecían. Las negociaciones llegaron a un punto muerto tras la adopción de la ley húngara.

Esto es un claro ataque ideológico a Hungría, por una ley que tiene que ver con la educación, una competencia la cual Hungría es soberana y la Unión Europea no tiene ningún tipo de competencia, por lo cual, están cometiendo una ilegalidad.

Todo este ataque a Hungría se basa en que el gobierno del Fidesz no sigue la Agenda 2030. En su lugar, tiene una agenda propia, una agenda patriótica, cristiana y conservadora. No se dejan amedrentar ante el órgano supranacional ni a los intereses globalistas, frenan la ideología “woke”, con todo lo que eso conlleva: multiculturalismo, feminismo radical, ecologismo anticapitalista, ideología LGTB, multiculturalismo, en definitiva, marxismo cultural.

Lo que más hace rabiar a los burócratas de Bruselas es que Hungría es un modelo de éxito, tanto social, como económico, como político e incluso demográfico.

Siempre se había dicho que se tenía que seguir la agenda progresista para que un país pudiera tener éxito, ahora Hungría, y también países como Polonia, presentan un modelo alternativo, con el cual se puede conseguir el éxito y esto es lo que no quieren permitir, porque si lo hacen, aparecería un ejemplo a seguir en sus propios países y se les caería el chiringuito fácilmente.

Seguir Leyendo

Trending