Seguinos en redes

Uruguay

Por un estrecho margen, Lacalle Pou ganó el referéndum que convocó la izquierda para derribar la LUC

Publicado

en

El paquete de leyes que aprobó Lacalle Pou en el inicio de su gobierno sobrevivió un intento de la izquierda por derogarlo, por menos de un uno porciento.

El electorado uruguayo concurrió este domingo a las urnas para votar en el referéndum para derogar la Ley de Urgente Consideración (LUC), piedra angular del programa de gobierno del presidente Luis Lacalle Pou.

Con la totalidad de los votos escrutados, la Corte Electoral confirmó que ganó el “NO” por el 48,05%, es decir, no derogar la ley más importante del gobierno y que el propio Lacalle dijo que no podría gobernar sin ella.

El “SI”, convocado por la izquierda, obtuvo el 47,06%, pisándole los talones al gobierno. El Frente Amplio y la central sindical nacional PIT-CNT habían logrado juntar más de 800.000 firmas para derogar 135 de los 476 artículos de la LUC.

Entre ellos se quiso derribar las expansiones a la legítima defensa, el derecho a portar armas para policías retirados, la prohibición de los piquetes que cortan la circulación de espacios públicos, el aumento de las penas para menores de edad, la eliminación de la obligatoriedad de la educación inicial, la habilitación de pagos de sueldos en efectivo, la facilidad del proceso de desalojo de ocupas, la norma de “apariencia delictiva” y la regla fiscal para que no se suban impuestos.

Cabe destacar que un sector de la izquierda, muy minoritario pero dado el estrecho margen de victoria tal vez muy importante, llamó a votar en blanco.

El Dr. Gustavo Salle, líder de Identidad Soberana, dijo que votar a favor o en contra es entrar en un debate con los “vende patria de los multicolores y los frenteamplistas“.

Y también explicó por qué no llamó al voto Nulo: “El voto anulado es funcional al SI. Luché contra la esclavitud banquera, el SI nos entrega nuevamente a la oligarquía financiera. Por esa razón estratégica, voto en blanco“.

Por su parte, un sector de la derecha y libertarios pidieron votar anulado, para demostrar su rechazo al gobierno de Lacalle Pou pero sin votar a favor o en contra de la LUC, ya que están a favor de varios artículos de esta ley ómnibus.

Una importante cantidad de los 80 mil uruguayos que anularon su voto, apoyan la LUC pero rechazan muchas cosas de este gobierno, como su apoyo a movimientos feministas, las extremas restricciones sanitarias o la falta de transparencia.

Si bien la idea de votar nulo o en blanco se originó en redes sociales por un minúsculo grupo, terminó obteniendo casi el 5% de los votos totales, un resultado que en el actual panorama bipolar de la política uruguaya (Coalición Multicolor/Frente Amplio), no debe minimizarse.

El periodista y autor Federico Leicht celebró este resultado de tercera posición: “Yo me voy a dormir en paz: por lo menos hay un 5 por ciento de uruguayos que entiende que esto era entre mierda y mierda“.

Economía

Disciplina fiscal en Uruguay: Lacalle Pou eliminó el déficit primario y reduce el tamaño del Estado en la economía

Publicado

en

El desequilibrio fiscal antes de intereses de deuda fue completamente eliminado a partir del mes de mayo. La administración de Lacalle Pou llevó al gasto primario del Estado a su nivel más bajo desde el año 2017. 

El Gobierno de Luis Lacalle Pou volvió a confirmar su compromiso con la disciplina fiscal en Uruguay. El resultado primario del Gobierno central se tornó positivo desde mayo de 2022 y por primera vez desde septiembre de 2019. Se arribó a un superávit primario equivalente al 0,16% del PBI en el acumulado anual del pasado mes de junio.

De esta manera no solamente se recuperó el control sobre las finanzas públicas luego del impacto provocado por la pandemia, sino que también se revirtió la tendencia deficitaria heredada de la última administración del Frente Amplio, que había dejado un rojo fiscal primario del 1,66% del producto en febrero de 2020.

Considerando el pago de servicios por la deuda pública total del Uruguay, el déficit financiero del país representó el 1,94% del PBI para el acumulado anual de junio. Se trata del resultado más equilibrado desde mayo de 2019. 

En lo que va de la administración de Lacalle Pou el déficit fiscal total se redujo en 1,2 puntos porcentuales, y al haberse eliminado el desequilibrio primario el país obtiene nuevas oportunidades para estabilizar el stock de deuda pública en relación al PBI, y refinanciarla constantemente haciendo frente al pago de los intereses de la misma.

El principal factor explicativo para la consolidación de la disciplina fiscal fue el ajuste del gasto público. El total de las erogaciones primarias del Gobierno central (sin intereses de deuda) representaron el 28% del PBI en junio de 2022.

Se produjo un ajuste de 1,19 puntos porcentuales desde que asumió el Gobierno del Partido Nacional en marzo de 2020, y una reducción de los gastos primarios equivalente a los 3,5 puntos del PBI desde marzo de 2021, durante el apogeo de los gastos extraordinarios por la pandemia.

Evolución del gasto público en Uruguay desde el año 2016.

Los gastos primarios del Estado son aquellos que efectivamente pueden ser controlados por las operaciones corrientes y el Presupuesto anual, a diferencia de la factura de intereses que puede tornarse inestable por factores exógenos a la administración gubernamental. La participación de estas partidas en el PBI es la más baja registrada desde diciembre de 2017. 

Asimismo, el gasto público total ascendió al 30,3% del PBI al término del mes de junio y registró una retracción de 1,4 puntos porcentuales desde febrero de 2020. El tamaño consolidado del sector público en Uruguay es el más bajo desde noviembre de 2017, y se redujo en 3,78 puntos del producto desde marzo del año pasado. 

Seguir Leyendo

Economía

Lacalle Pou se despega del fracaso del Mercosur: Defendió la apertura comercial y criticó la idea de un banco central regional

Publicado

en

El presidente de Uruguay defendió la negociación de tratados de libre comercio independientes del Mercosur, pese a la férrea oposición proteccionista de Alberto Fernández. El mandatario criticó la adopción de una moneda regional por su falta de credibilidad. 

Como parte de la última gira por el Mercosur, el presidente de Uruguay Luis Lacalle Pou volvió a remarcar la vocación de su país en favor de la apertura arancelaria al comercio internacional. 

El mandatario uruguayo insistió con su postura para celebrar acuerdos comerciales por fuera del grupo que integra el Mercosur, apelando a las cláusulas de flexibilidad que puedan convenir a estos fines. Esto despertó un profundo malestar en la administración de Alberto Fernández, que defiende una posición ultra-proteccionista y casi favoreciendo la autarquía frente al intercambio comercial.

Formalmente Uruguay presentó un pedido de adhesión al Acuerdo Transpacífico para eliminar barreras arancelarias. Lacalle Pou explicó que si bien preferiría avanzar hacia la apertura en conjunto con el Mercosur, también aclaró que la reticencia de este último bloque no debería ser un obstáculo para el comercio. 

Uruguay necesita y tiene vocación de abrirse al mundo. Por supuesto que si vamos en grupo es mucho mejor. Por supuesto que si le ofrecemos al mundo un mercado como el de los cuatro países vamos a tener mucho mayor poder negociador. Eso es lo que buscamos, pero no estamos dispuestos a quedarnos quietos“, advirtió el Presidente de Uruguay. 

La victoria de Lula da Silva en Brasil supone un nuevo golpe para la vocación aperturista de Brasil, el retorno del estancamiento proteccionista y el fin de las negociaciones por la baja del arancel externo común. Con este cambio de signo político en la economía más importante de Sudamérica, la postura de Alberto Fernández encuentra cierta revitalización dentro del bloque. 

El Gobierno de Lacalle Pou se negó a firmar el documento elaborado por el conjunto de países que componen el Mercosur en la última reunión, alegando que no se tienen en cuenta mecanismos para flexibilizar las negociaciones unilaterales en cada país que lo crea necesario. 

Uruguay firmó su propio documento en contraposición al paquete con la firma de Argentina, Paraguay y Brasil, en el cual se denuncia un peligroso estado de estancamiento en la reducción del arancel externo común y las negociaciones comerciales con otros bloques. 

También se denuncia que el Mercosur no ha logrado avanzar en una verdadera unión aduanera, ya que si bien se establece un arancel máximo legal para cada país, lo cierto es que se deja un cierto grado de discrecionalidad en el tratamiento de las importaciones y el comercio intrabloque. 

Por ejemplo, la Argentina aplica restricciones cuantitativas casi constantemente por medio de licencias no automáticas de importación y restricciones para la compra de divisas por parte del Banco Central. Estas acciones son abiertamente contrarias a una verdadera unión aduanera sobre la cual, en teoría, no deberían existir restricciones comerciales de ningún tipo.

El documento promovido por Lacalle Pou propone la eliminación de todas las restricciones arancelarias y no arancelarias que todavía se aplican dentro del comercio del Mercosur, y sugiere la flexibilización de los requisitos regulatorios para que los países miembros puedan celebrar acuerdos unilaterales con otros países o bloques comerciales en el mundo. 

Asimismo, el mandatario de Uruguay criticó la idea de crear un Banco Central para centralizar la moneda a nivel regional. Esta idea es compartida tanto por la oposición argentina en el espacio de Juntos por el Cambio (que podría ascender al poder en 2023) y por el nuevo presidente electo de Brasil Lula da Silva. 

Afirmó que la discusión para una unión monetaria no es una prioridad para el bloque, sino que debería serlo en su lugar la apertura de la economía. También mencionó las dificultades inflacionarias que atraviesan muchos países miembros (siendo Argentina el caso más extremo), y se mostró escéptico por la credibilidad que pueda llegar a tener una moneda regional frente a estas condiciones. 

“Hoy hablar de esos temas, cuando ni siquiera estamos caminando, hablar de que estamos corriendo, cuando vemos las dificultades monetarias que tenemos entre los países, es avanzar más de lo que debemos”, afirmó Lacalle Pou.

Seguir Leyendo

Uruguay

Máxima tensión en Uruguay: Lacalle es acusado de espiar opositores mientras una Fiscalía lo protege del caso Astesiano

Publicado

en

El ex jefe de custodios de Lacalle Pou fue implicado en una causa de espionaje internacional que podría salpicar al presidente. La oposición pide su renuncia.

La trama de corrupción y extorsiones en la Casa Presidencial de Uruguay pasó de una nota de color en programas de chimentos a uno de los casos más virales de los últimos tiempos en el país oriental.

El medio opositor La Diaria reveló que una empresa de “seguridad e investigación” con sede en Miami le encargó al exjefe de la custodia del presidente Luis Lacalle Pou, el detenido Alejandro Astesiano, que espiara y elaborara “fichas” de dos senadores del Frente Amplio, Mario Bergara y Charles Carrera.

Astesiano está preso desde septiembre luego de que lo imputaran por la falsificación de documentos para otorgarle la ciudadanía a clientes de orígen ruso. Lacalle aseguró que no tenía conocimiento de los hechos, y no intentó defenderlo cuando las autoridades se lo llevaron preso.

Sin embargo, rápidamente salió a la luz que su ex ministro del Interior, el fallecido Jorge Larrañaga, le había advertido sobre los actos criminales de su jefe de seguridad, pero Lacalle decidió ignorarlos.

La situación por el momento había sido aceptada al menos en el inconsciente colectivo como un severo caso de negligencia por parte del presidente pero nada más. Pero ahora se lo acusa a Lacalle de buscar extorsionar a sus opositores a través de su jefe de asesores.

La maniobra, según relató el diario uruguayo, estaba destinada a extorsionar a ambos legisladores para que retiren una denuncia sobre la concesión del puerto de Montevideo a la empresa belga Katoen Natie. Cinco meses después, Alejandro Astesiano habría recibido una transferencia de dinero de esa compañía, también interesada en la compra de dos patrulleros para la Armada. 

En la dirección de la empresa estadounidense figura un militar retirado uruguayo como gerente, y su nombre aparece en uno de los chats de Whatsapp (el #798) que la Policía Científica logró recuperar del celular del exjefe de la seguridad presidencial durante su investigación por la falsificación de documentos.

“Necesito todos los datos personales y vinculaciones que me puedas conseguir”, se lee en uno de los mensajes que difundió La Diaria. En la primera semana de agosto, según revela otro de los chats, Astesiano recibió una transferencia de dinero por Western Union desde la compañía ubicada en la ciudad de Boca Ratón, unos setenta kilómetros al norte de Miami.

La Diaria reveló también que entre febrero y septiembre, además, esta empresa le solicitó a Astesiano “información sobre varios asuntos vinculados a la Torre Ejecutiva, como la compra de dos patrulleros oceánicos para la Armada Nacional, la adquisición de aviones para la Fuerza Aérea Uruguaya y hasta detalles de una reunión que mantuvo en marzo el presidente Luis Lacalle Pou con el chino-canadiense Changpenz Zhao, fundador y CEO de Binance”, uno de los sitios de compraventa de criptomonedas más importantes a nivel mundial.

La empresa, llamada Vertical Skies, se presenta en su sitio web como una consultora global con más de 30 años de experiencia y operaciones en más de 50 países. Se exhibe como una compañía dedicada a los rubros de “seguridad, investigación, prevención, gestión de riesgos, negocios, inversiones, tecnología aplicada al crecimiento y rendimiento empresarial, mediante el uso de inteligencia artificial, nanotecnología y sensores operados remotamente”.

Los clientes de Vertical Skies son todos de alto perfil, y asegura trabajar activamente con firmas como Microsoft y organizaciones como las Naciones Unidas, la Unión Europea, la Organización de Estados Americanos (OEA), el Ejército de Estados Unidos, Interpol, y varios gobiernos de América Latina, Europa y Medio Oriente.

Lo que se está intentando saber, y lo que la justicia sin dudas deberá determinar, es si Vertical Skies opera en nombre de Lacalle Pou, siendo una suerte de extensión de la Presidencia para espiar a sus opositores, o si tampoco tenía idea de la existencia de esta empresa y de su injerencia en su propio gobierno.

El Frente Amplio le exigió este martes al gobierno de Lacalle Pou que repudie las “prácticas mafiosas de extorsión” contra sus senadores, y sugirió la posibilidad de impulsar un impeachment contra el mandatario para que la justicia lo pueda investigar sin entrar en conflicto con su actual mandato.

Esto fue en respuesta a la decisión de la fiscal Gabriela Fossati quien no exigió incorporar los chats entre Astesiano y Lacalle en la investigación en curso sobre la organización criminal que integraba el excustodio. Esto se entendió o como un encubrimiento del mandatario o como una decisión política para no interferir con asuntos de Estado mientras Lacalle ocupa la silla presidencial.

El requisito que me indicaron desde Presidencia para hacer una entrega voluntaria del celular es que no estuvieran los mensajes del presidente con Astesiano y teniendo en cuenta su investidura me pareció totalmente razonable“, aseguró la fiscal.

Según el mandatario, a Fossati se “le ha brindado toda la información que requiere y se le va a dar todavía más, toda la que pida; hay que hacerlo”. Algo que se contradice con lo anunciado por la justicia, quien accedió a un acuerdo informal para prescindir de los chats del Presidente con su excustodio en la investigación.

“Hay que darle toda la información y que termine el caso, y que después se sepa toda la verdad. El gobierno no tiene cola de paja, nosotros no tenemos cola de paja, estamos tranquilos con lo que hicimos. Una vez más: me puedo equivocar, capaz que más de una vez -ojalá que no, por el bien de Uruguay-, ahora, ¿hacer las cosas mal, fuera de la ley? No. Entonces me parece que en este tema, como en todos, hay que ir hasta el hueso”, aseguró Lacalle.

Seguir Leyendo

Tendencias