Conecte con nosotros

Estados Unidos

Análisis: Los estadounidenses ya votaron bien en 2016, y lo volverán a hacer este año

El premiado escritor y político supuestamente liberal, Mario Vargas Llosa, afirma que los votantes “se equivocaron” en 2016 al elegir a Donald Trump y, con insólitas críticas al Presidente republicano, expresa su apoyo por el demócrata Joe Biden. Por qué está equivocado.

Publicado

en

Este domingo 1° de noviembre de 2020, el liberal Mario Vargas Llosa, Premio Nobel y fallido candidato presidencial peruanoescribió una nota para El País (publicada en La Nación) exhortando a los estadounidenses a “votar bien, lo que en su opinión significa votar por el demócrata Joe Biden y en contra del republicano Donald Trump.

En palabras de Vargas Llosa, los norteamericanos “se equivocaron garrafalmente” cuando eligieron a Trump en 2016, y describe ese evento como una “catástrofe. Vargas Llosa expresa que “es preciso que los votantes voten bien”, porque en 2016, en su opinión, votaron mal.

Esta no fue la primera vez que Vargas Llosa aclama por una futura derrota de Donald Trump en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, a llevarse a cabo el día de hoy, 3 de noviembre de 2020.

En esa ocasión, el ilustre escritor basó su argumento enteramente en las críticas del ex-asesor en Seguridad Nacional de Trump, John Bolton, volcadas en sus memorias, The Room Where It Happened

En esa obra, Bolton describe a Trump como “falto de preparación” para el cargo de Presidente, y lo critica por decisiones que consideró insólitas durante su año y medio trabajando junto a Trump en la más alta esfera del poder norteamericano.

Sin embargo, como muchas veces ocurre, las críticas de Bolton revelan más sobre su carácter que sobre el de Trump. Bolton, quien durante la gestión de George W. Bush fue propulsor de la mentira de las “armas de destrucción masiva”, parece haber quedado sediento de sangre tras la fracasada Guerra de Iraq que él recomendó iniciar.

El sangriento asesor presidencial John Bolton, sobre cuyas declaraciones Vargas Llosa aprovechó para pegarle a Trump.

Ad

En junio de 2019, cuando el régimen de Irán derribó un caza no tripulado estadounidense, Bolton admite en su libro que intentó presionar a Trump para bombardear múltiples objetivos iraníes en respuesta, incluso cerca de civiles

Trump preguntó cuántas muertes serían causadas por esos ataques. La respuesta que le llegó por los líderes militares fue que fallecerían 150 personas inocentes. Trump decidió cancelar el ataque, afirmando que le parecía desproporcionado terminar 150 vidas por el derribo de 1 drone.

Una decisión que cualquier ser humano racional y de moral consideraría lógica. Pero en su libro, Bolton describe su reacción de la siguiente forma:

“Fue la cosa más irracional que he visto hacer a un Presidente.”

Traduzcamos esto a lenguaje coloquial: en palabras de Bolton, a quien Vargas Llosa describe como “conservador ultra, pero culto y bien informado” y a quien usa de referencia para basar su oposición a Trump, la decisión más irracional de la que ha sido testigo fue cuando Donald Trump, el primer Presidente en medio siglo en no empezar ninguna guerra, decidió no asesinar a 150 iraníes por el derribo de 1 drone.

Vargas Llosa procede a acusar insólitamente a Trump de exhibir una simpatía secreta” con el dictador venezolano Nicolás Maduro, simplemente por no haber intervenido militarmente en Venezuela para removerlo durante su primer mandato. 

En su lugar, el laureado “liberal” propone votar a Joe Biden, el vicepresidente que acercó a EE.UU. a la Cuba de los Castro, y que aceitó vínculos con Maduro, y cuyo partido está repleto de simpatizantes castro-chavistas.

A su vez, según revelaron los asesores de Joe Biden, la agenda demócrata se centrará en la legitimación a Maduro, un acercamiento a Cuba y conflicto con Bolsonaro por el medio ambiente en el Amazonas.

El entonces vicepresidente de los Estados Unidos y actual candidato presidencial del Partido Demócrata, Joe Biden, junto al dictador venezolano Nicolás Maduro. Foto tomada el 1 de enero de 2015, durante la asunción de Dilma Rousseff para su segundo mandato como presidente de Brasil.

Ad

Tras su visita a Brasil, Maduro transmite a la Asamblea Nacional chavista los “saludos” del vice estadounidense, a quien denomina “el Camarada Biden.”

Ad

Concluyendo esa primera nota, Vargas Llosa afirma que “sería una gran desgracia para Estados Unidos en particular y para el mundo libre en general” que Donald Trump reeligiera como Presidente para el período 2021-2025.

Evidentemente, en la mente del galardonado escritor y político, lo mejor para los EE.UU. y el mundo son más guerras, más muerte en Medio Oriente, menos paz entre las Coreas, y más respaldo internacional para la dictadura venezolana.

Y en su nota de este domingo, Vargas Llosa va más allá. El escritor comienza exhibiendo sus “credenciales” ideológicas, afirmándose más cercano a los republicanos que a los demócratas, “sobre todo en política económica”, y alabando la figura de Ronald Reagan.

¿Cuáles son sus argumentos, esta vez, para pedir el voto por Biden? En primer plano, Vargas Llosa pone los impuestos pagados por Trump: la fallida operación mediática del New York Times, refutada desde el día 1, que afirmaba que Trump no pagó los impuestos que le correspondían. La realidad era otra: Trump lleva años pre-pagando decenas de millones de dólares en impuestos como se pide que se haga para los multi-millonarios en Estados Unidos.

Otros argumentos que blande el Premio Nobel incluyen:

  • La insistencia de Trump en hacer pagar a los demás miembros de la OTAN sus debidas contribuciones, acordadas de antemano hace décadas pero ignoradas con el visto bueno cómplice de las administraciones pasadas.
  • La reticencia de Trump de ser el policía del mundo en lugar de que cada país se defienda a sí mismo.
  • La oposición del republicano a la inmigración ilegal. Vargas Llosa propone “fronteras abiertas” y parece no creer en el Estado nación.
  • Su supuesto “racismo” contra mexicanos, negros y “mestizos, término utilizado por última vez en los Estados Unidos aproximadamente en el siglo 19.
  • Su gestión ante el COVID-19, que salvó más de 2 millones de vidas a pesar de ser tildada como “xenofóbica” por Biden, a quien Vargas Llosa preferiría como Presidente.
  • Incluso, el excesivo gasto de Trump, multimillonario empresario de bienes raíces con una excéntrica y característica cabellera, en peluquería. Sí, en serio.

Ad

En lo económico, Vargas Llosa exhibe plena ignorancia, criticando la gestión económica más exitosa en décadas. Afirma que el éxito y la recuperación de la economía en plena pandemia es virtud de la “sociedad norteamericana”, y no de su líder

Una postura interesante en el campo de la filosofía, pero que Vargas Llosa no parece aplicar para otros líderes, como por ejemplo Ronald Reagan. De Reagan hasta Trump, todos los líderes norteamericanos lideraron la misma sociedad, pero ninguno tuvo tan buenos resultados económicos como ellos dos, especialmente los dos antecesores de Trump: George W. Bush, republicano, y Barack Obama, demócrata.

Para Vargas Llosa, la industria del carbón, que Trump revivió tras prometerlo en 2016, es “obsoleta” a pesar de dar decenas de miles de empleos en todo el país. Nobleza obliga, el escritor recuerda que Trump bajó impuestos a la actividad económica, pero inexplicablemente lo pinta en forma negativa: afirma que “parecía positivo“, pero se queda corto y no explica cómo es que no lo fue.

Para alguien que se auto-describe “más cercano a los republicanos que a los demócratas”, sorprende que todas las críticas de Vargas Llosa a Trump son calcadas del libreto del Partido Demócrata y de los medios de comunicación, tanto en materia de inmigración ilegal, como de manejo de la pandemia, y hasta en nimiedades irrelevantes como los impuestos que Trump pagaba como empresario y sus gastos en peluquería.

Para alguien que se afirma cercano a los republicanos “particularmente en lo económico” y que admite que la reducción impositiva es buena, es inexplicable el anhelo de Vargas Llosa por la elección de Biden, quien promete eliminar esos recortes de impuestos a la brevedad y deshacer la histórica recuperación económica que Trump ha liderado pese a la pandemia del virus chino.

Para alguien que se auto-determina opositor al chavismo y a la dictadura cubana, es insólita la oposición de Vargas Llosa a Trump y su apoyo a Joe Biden, el mayor garante de la continuidad de Nicolás Maduro y el Caballo de Troya del creciente “castro-chavismo Made in USA” de figuras como Alexandria Ocasio-Cortez, su mentor político Bernie Sanders, y la emergente Karen Bass, a quien Biden consideró para acompañarlo en la fórmula, y que ahora suena para que sea su Canciller.

Y para alguien que se auto-denomina liberal y admirador de Reagan, es realmente imposible de explicar cómo Vargas Llosa puede rechazar las políticas de un presidente norteamericano que replicó las exitosas políticas económicas y sociales suyas, como ningún otro presidente lo había hecho antes.

Ad

Uno debe asumir que una de dos cosas es cierta: o Vargas Llosa profesa una ignorancia supina respecto a la gestión de Donald Trump entre 2017 y 2020, y tan solo replica la basura que consume en los medios tradicionales de comunicación por pereza a realizar sus propias investigaciones y formar sus propias conclusiones; o, por motivos que no nos atreveríamos a adivinar, Vargas Llosa expresa una postura contraria a sus verdaderas creencias y a sus intereses, a sabiendas de la cantidad de mentiras, argumentos sin asidero ya refutados y falacias lógicas en las que incurre para sostener dicha postura.

Vargas Llosa, sea en su ignorancia o en su mala intención, finaliza esta última nota con un deseo: “Ojalá triunfe en estas elecciones Joe Biden y salve a Estados Unidos” de Donald Trump.

Con estas 2 notas, el liberalismo paupérrimo de Vargas Llosa del cual se salvaron los peruanos en 1990 queda reducido a un triste pastiche ideológico, que puede resumirse en: 

  • Menos paz en Medio Oriente, las Coreas y el mundo, más guerra y más muerte
  • Menos impuestos para las empresas, pero más políticos que los aumenten
  • Celebramos el vigor de la economía, pero algunas industrias que me disgustan son obsoletas y esas familias deben quedar en la calle
  • Fuera Maduro y los Castro, pero bienvenidos sus aliados
  • Que viva Ronald Reagan, pero qué desgracia la gestión de su sucesor más próximo tanto en ideología como en resultados.

Por suerte, los estadounidenses saben lo que es mejor para ellos, y fue por eso que, a pesar de la desaprobación de Vargas Llosa y de la izquierda norteamericana y global, votaron por Donald Trump en 2016. Y esperamos que, al igual que entonces, hoy los estadounidenses vuelvan a rechazar los regaños de la élite y voten por su bolsillo, por su cultura y por sus propios intereses, y le den al Presidente Donald Trump un tan merecido segundo mandato.


Por Iván Ramos, para La Derecha Diario.

Seguir Leyendo
Haga clic para comentar

Usted debe estar conectado para publicar un comentario Inicio de sesión

Deja una Respuesta

Estados Unidos

Los Ángeles anuncia el pasaporte de vacunación un día después que el gobernador demócrata sobreviva la elección

Publicado

en

Rompiendo una promesa de campaña en tan solo 24 horas, las autoridades demócratas del condado de Los Ángeles anuncia un Pase Covid para salir a la calle.

A pesar de que el Partido Demócrata había prometido en la campaña de la elección de revocatoria que no promovería el pasaporte de vacunación en el Estado, este jueves el condado de Los Ángeles emitió una orden de salud que requerirá que los residentes muestren prueba de la vacunación Covid-19 en bares, bodegas, cervecerías, clubes nocturnos y cines bajo techo a partir de octubre, según la directora de salud del condado, la Dr. Barbara Ferrer.

Los funcionarios hicieron el anuncio un día después de que el gobernador de California, Gavin Newsom, sobreviviera a las elecciones revocatorias en su contra, rompiendo su promesa de campaña en tiempo récord.

Se requerirá que los usuarios y empleados tengan al menos una dosis de la vacuna antes del 7 de octubre y su segunda dosis antes del 4 de noviembre.

En California, los patrocinadores de eventos bajo techo con más de 1.000 asistentes ya debían mostrar prueba de vacunación o prueba de una prueba de Covid-19 negativa. La nueva orden sanitaria también se aplicará a los eventos al aire libre.

Todos los participantes, incluidos los empleados, de grandes eventos al aire libre con multitudes de más de 10.000 personas deberán mostrar prueba de vacunación o prueba de una prueba de Covid-19 negativa dentro de las 72 horas. El requisito también se aplicará a los parques temáticos como Disney.

Los legisladores demócratas de California archivaron los proyectos de ley que emitían más restricciones de Covid-19 días antes de la elección revocatoria, para demostrar que ellos no estaban a favor de restringir las libertades de los californianos. Sin embargo, la legislatura ha indicado luego de ganar que es probable que vuelva a examinar esos proyectos de ley en enero de 2022.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

SpaceX realiza la primera misión espacial con civiles y la cápsula ya orbita la Tierra

Publicado

en

La empresa de Elon Musk vuelve a ponerse al frente del sector con un viaje de cuatro tripulantes, lanzada desde Cabo Cañaveral, que logró separarse con éxito del cohete y ya puso a 4 civiles en el lugar más lejos de la Tierra de la historia.

La segunda etapa del cohete Falcon 9 de SpaceX se separó como estaba previsto unos 12 minutos después del despegue, dejando la cápsula Dragon con cuatro turistas espaciales a bordo orbitando la Tierra, anunció la compañía de Elon Musk.

Una primera etapa arrancó primero la nave de la gravedad terrestre, antes de separarse y volver sana y salva a un navío en el mar para su reutilización. La segunda etapa terminó de impulsar la cápsula hasta la órbita, donde por primera vez en la historia cuatro novatos fueron enviados sin ningún astronauta profesional a bordo.

Está previsto que la misión Inspiration4 dure tres días y viaje más allá de la Estación Espacial Internacional (ISS).

Se trata de la primera misión espacial compuesta completamente por civiles, sin astronautas profesionales, que despegó este miércoles desde el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral (Florida).

El histórico lanzamiento de la misión ocurrió a las 20.02 horas del miércoles (00.02 GMT del jueves 16 de septiembre), como estaba previsto.

En medio de gritos y aplausos desde el centro de control se cumplieron todas las etapas del lanzamiento de la misión, gracias a unas condiciones meteorológicas favorables.

¿Quiénes son los cuatro tripulantes?

Esta vez los tripulantes no son astronautas ni gente que haya sido entrenada para manipular una nave espacial, si no civiles con mucho dinero que pagaron para vivir esta experiencia. Uno de ellos es el multimillonario Jared Isaacman, el dueño de Draken y Shift4, quien pagó más de 200 millones de dólares por estar en este vuelo.

El resto de los tripulantes son el ingeniero aeronáutico Chris Sembroski, quien ganó un sorteo para participar del viaje, la asistente médica Hayley Arceneaux, sobreviviente de cáncer que fue donada el lugar en el Dragon, y la científica, piloto y educadora Sian Proctor, quien también ganó un sorteo para estar allí.

Los cuatro civiles, que recibieron entrenamiento durante seis meses sobre maniobras en gravedad cero, entre otras materias, surcarán la Tierra a una velocidad de unos 28.160 kilómetros por hora y darán una vuelta a este planeta cada 90 minutos.

Alcanzarán un altura de unos 575 kilómetros de la Tierra, unos 160 kilómetros más que la Estación Espacial Internacional (EEI), “más lejos que cualquier otro vuelo espacial humano desde las misiones del Hubble”, según SpaceX.

También es una distancia superior a la de los viajes suborbitales que realizaron este año los millonarios Jeff Bezos y Richard Branson a bordo de sendas naves de sus respectivas compañías espaciales privadas, dejando nuevamente a SpaceX como líder en el sector y pionero de los viajes espaciales civiles.

Seguir Leyendo

Estados Unidos

El máximo general del Pentágono traicionó al país y vendió secretos a China durante el gobierno de Trump

Publicado

en

El general Mark Milley cometió traición a la Patria, trató de socavar la figura presidencial y organizó un grupo subversivo en el Pentágono. Los detalles del Jefe de Estado Mayor que cometió el máximo crimen y que saldrá ileso.

En el nuevo libro PERIL de los periodistas Bob Woodward y Robert Costa del Washington Post, que saldrá la semana que viene pero su información ya se hizo pública, se reveló que el Jefe del Estado Mayor Conjunto, el general Mark Milley, le dijo al general chino Li Zuocheng que si Estados Unidos atacara a China, él le avisaría de antemano para que pudieran estar preparados y contrarrestar el ataque.

Según el reporte, que viene del seno demócrata y contribuye a la enorme interna que hay en el gobierno de Biden entre el establishment demócrata, al que Milley sin dudas pertenece, y al sector más radicalizado del partido, este general temía que el presidente Trump tomará el poder por la fuerza e iniciara hostilidades con China. 

Milley le aseguró al máximo general chino que Estados Unidos no participaría en hostilidades armadas contra la nación comunista, mientras él fuera Jefe del Estado Mayor.

La investigación descubrió dos llamadas. La primera fue realizada por Milley el 30 de octubre de 2020 y la segunda fue realizada el 8 de enero de 2021. En octubre, Milley creyó que Estados Unidos estaba considerando y preparándose para un ataque militar contra el territorio chino, especialmente en la antesala de la elección del 3 de noviembre y mientras China mentía con el coronavirus, invadía ilegalmente Hong Kong, echaba diplomáticos de Estados Unidos e incluso se descubrió que una famosa espía china se encontraba de novia con un importante diputado demócrata miembro del Comité de Inteligencia del Congreso.

En ese contexto, según los registros de la llamada, Milley dijo: “General Li, quiero asegurarle que el gobierno estadounidense es estable y que todo va a estar bien. No vamos a atacar ni realizar ninguna operación cinética en su contra”.

Esto constituye un delito federal, y es considerado la máxima traición a la Patria. Sin embargo, esta tarde Joe Biden salió a decir que defendería a Milley de cualquier acción judicial o militar en su contra, y que confía que actuó con el mejor de los intereses.

Según los periodistas del Post, Milley se apoyó en su relación personal con Li y dijo: “General Li, usted y yo nos conocemos desde hace cinco años. Si vamos a atacar, lo llamaré antes de tiempo. No va a tener ninguna sorpresa”.

Luego, en otra llamada el 8 de enero, dos días después del fatídico día en el que se convalidó el fraude electoral de Joe Biden y los simpatizantes de Trump ingresaron al Congreso en protesta, el libro explica que Milley “estaba seguro de que Trump había sufrido un grave deterioro mental después de las elecciones”.

Según los informes, Milley dijo que Trump estaba “casi maníaco, gritando a los funcionarios y construyendo su propia realidad alternativa sobre interminables conspiraciones electorales” .

Como tal, afirman los autores, “Milley estaba supervisando la movilización del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos sin el conocimiento de Trump, del pueblo estadounidense o del resto del mundo”.

Se informa que Milley convocó una “reunión secreta” en el Pentágono ese 8 de enero, a raíz de los disturbios en el Capitolio y les dijo a los demás generales que no debían recibir más órdenes de Trump.

“No importa lo que te diga”, dijo Milley, socavando directamente la autoridad presidencial, “Tú haces el procedimiento. Tú haces el proceso. Y yo soy parte de ese procedimiento”. Buscó la confirmación visual de cada persona en esa reunión antes de continuar y preguntó “¿Entendido?”.

Al enterarse de esto, hoy Trump publicó un comunicado diciendo que se entera por primera vez de los llamados a China y sus conversaciones con los otros generales. “Milley está completamente loco!”.

Milley también tuvo una llamada telefónica privada con la Presidente de la Cámara de Representantes, la líder del Partido Demócrata Nancy Pelosi, durante la cual los dos coincidieron en que Trump estaba “loco”. Este recuento se basa en una transcripción de la convocatoria.

Según esa transcripción, Milley usó esa llamada para asegurarle a Pelosi sobre la seguridad del arsenal nuclear de Estados Unidos.

“Lo que les estoy diciendo es que si ni siquiera pudieron detenerlo de un asalto al Capitolio, ¿Quién sabe qué más puede hacer? ¿Y hay alguien a cargo en la Casa Blanca que estuviera haciendo algo más que besar su trasero gordo por todo esto?”, dijo Pelosi según figura en el registro, y continuó diciendo: “Sabes que está loco. Ha estado loco durante mucho tiempo”.

Milley le dijo que estaba totalmente de acuerdo y respondió: “Señora presidenta, estoy de acuerdo con usted en todo”.

Fue después de esta llamada telefónica que Milley comenzó a tomar el poder en sus propias manos. Le dijo a su personal, así como al director de la Agencia de Seguridad Nacional Paul Nakasone y a la directora de la CIA, Gina Haspel, que “vigilaran todo todo el tiempo y no le hicieran más caso a Trump”.

Milley creía, según los autores, que estaba actuando en el mejor interés del pueblo estadounidense al quitarle este poder a la presidencia, en secreto, y ejercerlo para sus propios fines. Pero lo que estaba haciendo era un delito, subversión a la presidencia y debería obtener la pena capital por lo que hizo.

Seguir Leyendo

Trending