Conecte con nosotros

Latinoamérica

Llevan a cabo protestas en la Embajada de Cuba en Argentina

Publicado

en

Manifestantes realizaron una protesta en Buenos Aires, en el edificio ubicado en Virrey del Pino y José Hernández.

Mientras en La Habana se llevan a cabo protestas inéditas contra el régimen castrista, manifestantes además coparon la Embajada de Cuba en Argentina ubicada en el barrio porteño de Belgrano.

Miles de cubanos protestaron en las calles de La Habana y otros puntos de la isla para protestar por el desabastecimiento, los precios elevados de los alimentos y los cortes de luz. La convocatoria en Buenos Aires empezó poco antes de las 18 y finalizó a las 20, en Virrey del Pino 1810.

La manifestación se dió por igual en otras capitales latinoamericanas como Santiago (Chile), Lima (Perú) y Montevideo (Uruguay).

Las protestas en Cuba se replicaron en Buenos Aires.

Lo cierto es que la jornada de protestas en Cuba fue una de las más numerosas en décadas. El gobierno las calificó como una campaña promovida en las redes sociales por sus detractores fuera de la isla.

Estamos cansados de las colas, del desabasto. Por eso estoy aquí’’, dijo un hombre de unos 40 años.

Las protestas pueden llegar a dar un giro en la historia, ya que es la primera vez que un grupo grande de cubanos sale a las calles de La Habana a protestar contra el Gobierno desde el famoso “Maleconazo” de 1994.

Latinoamérica

Eduardo Bolsonaro expresó su apoyo a Milei y lanzó una advertencia: “Si siguen con políticas socialistas, van a destruir el país”

Publicado

en

El hijo del presidente y diputado federal de Brasil expresó su alegría por el triunfo de Javier Milei en las elecciones del domingo pasado y aseguró que puede ser el representante de una “nueva derecha” que gane terreno en Argentina.

El diputado brasileño Eduardo Bolsonaro se refirió a la severa crisis económica e institucional que está atravesando Argentina en diálogo con TN, quienes luego de que apareciera en La Derecha Diario, decidieron entrevistarlo.

El hijo del presidente consideró que “si el país continúa con políticas de izquierda, va a tener una situación peor que ahora” y dio su visión sobre el destino del país tras los resultados de las elecciones PASO 2021 del domingo 12 de septiembre.

“Veo que en la Argentina está pasando lo mismo que pasó en Brasil en 2018, es decir que la izquierda está yendo para abajo. Las personas se están dando cuenta de cuáles son las políticas de izquierda, porque cuando el socialismo empieza, principalmente a los pobres les gusta, pero en un segundo momento se dan cuenta que están destruyendo al país, explicó.

Y aseguró que “siguiendo con políticas de izquierda, socialistas, la tendencia es que la Argentina va a tener una situación aún peor que ahora, al tiempo que advirtió que el país “no va a salir de la crisis fácilmente”.

Según el diputado más votado de la historia de Brasil, y basándose en la experiencia de su propio país, la inestabilidad política y económica durará al menos “un par de años” y aclaró que “seguramente no es con políticas asistencialistas o intentando llevar el control de la economía con mano de hierro que se va a salir de esta situación”.

Sobre los resultados específicos de las PASO 2021, el hijo de Bolsonaro evaluó que fue notorio “que la derecha está subiendo y es innegable que la expectativa es que en las elecciones de noviembre se va a repetir lo que sucedió ahora en las primarias”.

Por “derecha”, hizo referencia a figuras como los economistas Javier Milei y José Luis Espert. “Lo que está pasando abre espacio a personas como Javier Milei, que están más a la derecha, para que el país tenga una economía liberal”, dijo, y agregó que tal vez existe la posibilidad de que aparezca una “nueva derecha” que llegue al poder en los próximos años, como hizo su padre.

Sobre este punto y consultado respecto a lo que opina de la oposición encarnada por Horacio Rodríguez Larreta y Mauricio Macri, dijo que él está en contra de todas las políticas de izquierda: “Yo defiendo la familia, la legítima defensa a través de armas de fuego, defiendo que el Estado necesita ser el mínimo posible para que no tengamos tanta intervención en la economía, porque toda intervención demanda una segunda intervención. Entonces con todos los que tienen estas mismas banderas, seguramente podamos caminar juntos”.

En referencia a con qué político se siente más identificado, Eduardo no dudó en manifestar su apoyo a Javier Milei. Si bien Milei ha evitado hablar de figuras con las que comparte ideas como los Bolsonaro o Trump, La Derecha Diario coordinó la semana pasada una llamada por Zoom privada, que Eduardo hizo pública, entre el diputado brasileño y Milei, donde entablaron una excelente relación y prometieron reunirse antes de fin de año.

Seguir Leyendo

Latinoamérica

CELAC 2021: Lasso, Abdo y Lacalle enfrentaron cara a cara a Maduro y a Díaz Canel en una cumbre al rojo vivo

Publicado

en

Con los dictadores de Venezuela y Cuba presentes en la cumbre, los mandatarios de Uruguay, Ecuador y Paraguay, denunciaron las violaciones a los derechos humanos de sus regímenes y exigieron elecciones libres.

Este sábado se celebró por primera vez después de 5 años la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), esta vez en México. El grupo de 33 países nació en 2010 financiado por los petrodólares de Hugo Chávez en su afán de convertirse en el líder de la región, respaldándose en el apoyo de los Kirchner en Argentina, Lula en Brasil, Correa en Ecuador y otros socialistas criminales en los demás países latinoamericanos.

Según el propio Chávez, la CELAC es la “OEA sin Estados Unidos ni Canadá”, y un lugar de “promoción de la Patria Grande socialista”. Como era de esperarse, desde que Trump puso pie en la Casa Blanca, operó para desarticular la CELAC, por lo que desde 2016 que no se reunían formalmente y el organismo estaba a punto de partirse, especialmente luego de que Bolsonaro quitara a Brasil de la nomina en 2020.

Pero la llegada de Biden le ha dado margen de maniobra a las dictaduras caribeñas para retomar sus intenciones regionalistas, y este 2021 el presidente de México, el socialista Andrés Manuel López Obrador, convocó la octava cumbre en su país, invitando a todos los líderes izquierdistas que quedan en la región, entre ellos los dictadores Nicolás Maduro (Venezuela) y Miguel Díaz-Canel (Cuba).

Esta fue la primera vez desde 2018 que Nicolás Maduro sale de Venezuela, ya que desde ese año rige un pedido de captura de la Interpol contra él por ser identificado por la Justicia norteamericana como el narcoterrorista líder del Cartel de los Soles. Hay una recompensa de 15 millones de dólares por la captura de Maduro, pero López Obrador le aseguró un pasaje seguro ida y vuelta a la Ciudad de México.

Muchos pidieron que los países que hoy no tienen más gobiernos socialistas, como Ecuador, Paraguay o Uruguay sigan los pasos de Brasil y salgan de la CELAC, para no darle legitimidad a los dictadores de izquierda en la región. Sin embargo, los mandatarios de estos países decidieron participar igualmente, aunque no desaprovecharon la oportunidad para criticar duramente y en su cara a los sanguinarios tiranos.

El primero en diferenciarse fue el ecuatoriano Guillermo Lasso, quien hizo su debut presidencial en cumbres regionales. En su intervención, con Díaz-Canel a su lado, advirtió que el futuro común de la región solo puede construirse a través de la democracia y la libertad, en un claro mensaje contra Venezuela, Cuba y Nicaragua.

“Libertad para nuestros ciudadanos, para abrir nuevos mercados , para comerciar, soñar y crecer juntos en una plena democracia donde existan elecciones transparentes, donde se respete la libertad de expresión, donde se respeten los derechos humanos y las libertades políticas de los opositores a nuestros gobiernos”, pidió.

Lasso invitó a todos los que quieran construir ese nuevo futuro en libertad: “Unamos nuestros destino a través de una verdadera integración de abajo hacia arriba”. Si bien no los nombró, Lasso dio una clase de democracia ante un grupo de criminales que quieren arrogarse características democráticas mientras ejecutan brutales regímenes en sus países.

Más duro y directo aún, fue el paraguayo Mario Abdo Benítez, quien lideró al grupo anti-socialista: “Mi presencia en esta cumbre, en ningún sentido ni circunstancia representa un reconocimiento al gobierno del señor Nicolás Maduro. No hay ningún cambio de postura de mi gobierno y creo que es de caballeros decirlo de frente”.

“La legitimidad democrática se va construyendo día a día, honrándola con nuestro actuar. No inmiscuyéndose en otros poderes, no manipulando la justicia. Yo quiero esto para toda la región. No hay otro camino que no sea la democracia”, sentenció.

Y finalmente, el uruguayo Luis Lacalle Pou, con tono sereno pero determinado, reivindicó la democracia y puso nombre y apellido a las dictaduras de la región

“Nuestro país integra este foro porque la CELAC ha ampliado su relacionamiento con otros países del mundo pero esto no significa que caiga en desuso la participación en al OEA. Hay que ser bien claros al respectos”, empezó diciendo el mandatario uruguayo.

Y recalcó: “Los gobiernos nacionales, como los gobiernos de las organizaciones son esencialmente criticables, y son materia de cambio y por eso se puede discrepar con una conducción pero no se puede desvirtuar el organismo”.

Y afirmó: “Compartimos la autodeterminación y la no intervención, pero uno de los elementos que impulsa la CELAC es la democracia, el mejor sistema que tienen los individuos para ser libres”.

Lacalle interpeló directamente a los líderes autoritarios que fueron recibidos en México sin ningún tipo de cuestionamientos. Participar de este foro no significa ser complaciente. Y con el respeto debido, cuando uno ve que en determinados países no hay una democracia plena, cuando no se respeta la separación de poderes, cuando se utiliza el aparato represor para callar las protestas, cuando se encarcelan opositores, cuando no se respetan los derechos humanos, nosotros en voz tranquila pero firme debemos decir con preocupación que vemos gravemente lo que ocurre en Cuba, Nicaragua y Venezuela”.

El mandatario uruguayo además respondió ante una chicana del dictador cubano Díaz-Canel contra Uruguay, referenciando con ironía a la junta de firmas de la oposición para someter a referéndum las reformas liberales de Lacalle Pou. “Por suerte en mí país la oposición puede juntar firmas, por suerte en mí país la oposición tiene resortes democráticos para quejarse y cambiar las cosas. Esa es la diferencia con el régimen cubano”.

Para cerrar, le recitó la canción “Patria y Vida”, escrita por raperos cubanos anticomunistas, en la cara al dictador Díaz-Canel. “Es una canción muy linda, y quienes la cantan, se sienten oprimidos por el gobierno”, aseguró y luego recitó: “Que no siga corriendo la sangre por pensar diferente. Quien les dijo que Cuba es de ustedes, si Cuba es de toda mi gente”.

Maduro habló inmediatamente después del uruguayo. Enfurecido, comenzó su intervención con un desafío directo a quienes denunciaron la brutalidad de su régimen: “Le digo al presidente de Paraguay: ‘Ponga usted la fecha, el lugar y la hora para un debate sobre democracia’. En Paraguay, en Venezuela y en América Latina. Y estamos listos para darlo. Ponga usted el lugar”, dijo desesperado.

Y siguió: O ponga Lacalle la fecha y el lugar. O usted López Obrador. Y Venezuela está lista para debatir de democracia, de libertades, de resistencia, de revolución y de lo que haya que debatir de cara a los pueblos, en transmisión en vivo y en directo, o en privado. Como ustedes quieran. Con respeto y sin exclusiones. El hipócrita criminal no permite los debates en su país, pero los pide abiertamente entre naciones.

A pesar de los duros embates de los mandatarios ecuatorianos, uruguayos y paraguayos, el líder chavista fue legitimado por la cumbre de la CELAC, y continúa su camino a obtener el control total de la política en su país, luego de que Biden le soltara la mano a Juan Guaidó y lo obligara a dialogar por un acuerdo de unión.

Seguir Leyendo

Brasil

El IPEA estima que el libre comercio con EEUU generaría un aumento del 90% en las exportaciones de Brasil

Publicado

en

Un nuevo estudio del Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas de Brasil analizó el impacto de un acuerdo de libre comercio entre EE.UU y Brasil, el cuál se mantiene en negociación desde 2019. Los beneficios del libre comercio generarían un mayor crecimiento económico para ambas economías.

En julio de 2019 Brasil y Estados Unidos, bajo los liderazgos de Jair Bolsonaro y Donald Trump respectivamente, iniciaron una rueda de negociaciones para establecer un acuerdo de libre comercio entre ambos países. Las negociaciones siguen vigentes entre las partes pero ahora con el liderazgo de Joe Biden se han estancado.

A raíz de esto, un nuevo informe del Instituto de Investigaciones Económicas Aplicadas (IPEA) de Brasil, analizó y estimó el impacto positivo de un futuro acuerdo de apertura de la economía brasileña, con resultados sorprendentes.

De concretarse el libre comercio, Brasil podría aspirar sin mayores dificultades a generar un crecimiento adicional del 0,41% en el PBI cada año (unos 7.500 millones de dólares adicionales al año), además de la variación positiva producida por el resto de los factores relevantes.

Un mayor crecimiento económico podría mitigar progresivamente los efectos negativos causados por la pandemia en el 2020 y, teniendo en cuenta que Brasil ya recuperó el nivel de actividad que tenía en febrero de ese año, un mayor dinamismo económico podría ayudar a sortear el efecto recesivo heredado de la última gran crisis del Gobierno del PT entre 2015 y 2016.

El estímulo para el PBI viene explicado por la expectativa de un importante aumento del 90% en las exportaciones, concretamente en seis sectores estratégicos: productos metálicos, equipos de transporte, alimentos y bebidas, servicios financieros e informáticos, y petróleo y gas natural. En todos estos sectores Brasil cuenta con una ventaja competitiva que podría explotar a través del comercio internacional.

Actualmente y dada la estructura económica de Brasil, China se convirtió en su principal socio comercial, según las estadísticas correspondientes al primer semestre de 2021, seguido por la Unión Europea y recién en tercer lugar los Estados Unidos.

Un nuevo acuerdo comercial podría profundizar las relaciones entre ambos países, generando que Estados Unidos vuelva a tener una posición más relevante en la economía más grande del Sudamérica, una idea proyectada por Donald Trump en 2019, y que a su vez lastimaría a China beneficiando a los brasileños en el medio.

La economía norteamericana también se vería ampliamente beneficiada por la afluencia de competencia a nivel local, pero también por un mayor estímulo para sus exportaciones. Concretamente, las exportaciones norteamericanas podrían colocarse fácilmente en el mercado brasileño en rubros como dispositivos electrónicos, maquinaria, vehículos y productos minerales.

Pero pese a los numerosos beneficios y a la impronta comercial aperturista de Donald Trump, la gestión del presidente Biden se muestra mucho más escéptica del tratado y podría adoptar incluso una posición más proteccionista.

En palabras del propio representante asistente del Departamento de Comercio de los Estados Unidos, Daniel Watson, la administración de Biden no buscará hacer nuevos acuerdos comerciales en el corto plazo, y no será una mayor prioridad en la agenda de los demócratas.

Seguir Leyendo

Trending