Seguinos en redes

Europa

El centro de la política europea ha muerto: Los triunfos de Le Pen y Pedro Sánchez marcan una nueva era de polarización

Publicado

en

La política europea ha hundido a la mayoría de los partidos centristas y en su lugar surje un nuevo orden bipartidista entre fuerzas de extrema izquierda y de extrema derecha.

Hasta que Joe Biden subió al escenario en el debate de la semana pasada con Donald Trump, la decisión política presidencial más catastróficamente estúpida del año había sido la de Emmanuel Macron, que convocó elecciones anticipadas después de perder las elecciones europeas de principio de mes.

Esa decisión, que trajo consigo el mayor triunfo de la derecha en Francia de la historia en las elecciones del pasado domingo, dejó en evidencia algo que se estaba cocinando pero que ahora se ve a viva luz: el nacimiento desordenado de un nuevo orden político en Europa.

Pero la masiva victoria de la derecha de Le Pen tiene una contracara. Por ejemplo, en España, es el partido socialista el que mantiene la hegemonía de la política interna; en Inglaterra todas las encuestas indican que triunfará el Partido Laborista, hoy reconvertido en una fuerza de extrema izquierda.

Lo mismo en Alemania, donde el socialismo y el partido verde, de extrema izquierda, se impusieron en las últimas elecciones. Mismo en Francia, el colapso del partido centrista de Macron vino de la mano con un crecimiento sin precedentes del Nuevo Frente Popular, una agrupación de partidos socialistas, comunistas y obreros.

Por su parte, la derecha ha triunfado en Italia, de la mano de Giorgia Meloni; en Grecia, con Kyriakos Mitsotakis; en Holanda, liderados por Geert Wilders, y en los países nórdicos, donde finalmente se terminó la hegemonía socialista, como en Suecia, de la mano de los Demócratas Suecos; en Finlandia, con el Partido de los Finlandeses. Lo mismo ocurre en Eslovaquia, con el Partido Nacional Eslovaco que forma parte del gobierno; y en Hungría, hace años, de la mano de Viktor Orbán.

Sea por izquierda o por derecha, es claro que la sociedad europea ha dejado bien atrás a las fuerzas políticas del centro, como los históricos partidos que nacieron en la pos-guerra y que llegaron a instalar alguna vez un fuerte bipartidismo de centroizquierda y centroderecha a lo largo y ancho del Viejo Continente.

Hoy parece que la dicotomía se da entre fuerzas de extrema izquierda y extrema derecha, relegando al centro político a un tercer puesto irrelevante. Desde ya que no es exactamente así en todos los casos. Algunos países como España, el centro sigue fuerte de la mano del PP, pero la extrema izquierda comunista gobierna y es la derecha de VOX la que mejor expresa a la oposición, aunque no se traduzca a las urnas.

Lo que es más increíble, y esto salió de recientes encuestas en Francia, es que el voto "extremista" muchas veces es cruzado. Por ejemplo, la masiva inmigración musulmana en el país europeo ha llevado a que clásicos votantes de izquierda opten esta vez por Le Pen.

Este enfrentamiento bien podría escalar. Francia ahora se enfrenta a un futuro verdaderamente incierto de conflicto entre izquierdas y derechas que, debido al radicalismo de la izquierda y a su disposición a recurrir a la violencia, y a la rotunda resolución de la derecha de no dar el brazo a torcer, podría finalmente significar el advenimiento de un nivel de conflicto civil que los franceses han temido durante mucho tiempo, el fin de la Quinta República.

Obsérvese bien que las élites de la política y el periodismo llevan años advirtiendo que la extrema derecha es una amenaza para la democracia. Pero ¿quién rompió ventanas y provocó incendios para protestar por los resultados de la votación democrática del domingo? No fue la gente de Marine Le Pen

Se está gestando una dinámica política donde dos fuerzas bien contrapuestas deberán aprender a convivir en democracia; o no, y el conflicto pasará a una escala mayor. La derecha por fin está haciendo valer su agenda y rompiendo con años de hegemonía socialista, pero del otro lado no parece haber intención de perder el poder sin dar una pelea.

Nadie puede esperar los periodistas tradicionales, académicos y otros expertos profesionales comprendan lo que está sucediendo, y mucho menos que lo expliquen con precisión y objetivamente. Han construido toda su carrera y, de hecho, su propia existencia, basándose en que el centro de la política era el "fin de la historia", pero lejos de serlo, ahora la configuración de sus cerebros no les permite entender lo que está pasando.

Mientras tanto, al otro lado del océano, la clase política demócrata (entre ellos, por supuesto, los periodistas) confiesa estar conmocionada por la patética actuación del senil Joe Biden en el debate de la semana pasada. Es muy cómico ver a los expertos y comentaristas expresar su asombro por el hecho de que el anciano presidente apenas pudiera hilvanar frases. ¿Acaso la Casa Blanca no miró los últimos 4 años de sus intervenciones?

Cualquiera que lea medios de comunicación de derecha, como La Derecha Diario, o siga a ciertas personas en X (ex Twitter), sabe desde hace mucho tiempo que Biden es una momia ambulante. Ya van más de 4 años de numerosos clips mostrando sus tropiezos, sus enredos verbales, sus intentos de estrechar la mano a personas que no estaban presentes, etc. Los periodistas y aliados del partido que ahora expresan su conmoción y horror por el estado del presidente tienen la culpa de crear este show

Ahora piden la salida de Biden, lo que significaría el fin de su personaje como figura política, que no es más que el fin del centro político en Estados Unidos. Trump representa a la derecha más dura, y cualquier reemplazante que elija el Partido Demócrata, sin dudas será mucho más de izquierda; sea Kamala Harris, Gretchen Whitmer o Gavin Newsom.

Además, como se está evidenciando fuertemente en Argentina, la mayoría de los votantes jóvenes ahora favorecen a los políticos de derecha, no a los de izquierda. Este cambio de paradigma le permite a la derecha crecer mucho más que a la izquierda, cuando hace unos años la fórmula era exactamente inversa.

Argentina

No superan la derrota: Francia reclamará ante la FIFA por supuestos "cantos racistas" de los jugadores argentinos

Publicado

en

Ante la bronca de que Argentina le haya ganado el Mundial de Qatar 2022, y que ahora vuelva a salir campeón de américa, la Federación Francesa acusa a los jugadores argentinos de "racistas" y le reclamará a la FIFA.

La Federación Francesa de Fútbol (FFF) presentará una queja ante la FIFA después de que se difundiera un video en el que los jugadores de la selección argentina entonan parte de una canción de burla hacia los jugadores franceses.

El video se volvió viral entre varias grabaciones internas que los jugadores realizaron durante las celebraciones después de ganar la Copa América por segunda vez, con una victoria 1-0 sobre Colombia en el Hard Rock Stadium de Miami el pasado domingo.

Enzo Fernández, centrocampista del Chelsea, estaba transmitiendo en vivo desde su cuenta de Instagram para más de 35 mil personas cuando se escuchó una parte de la canción mencionada, y él alertó diciendo "está el vivo, está el vivo", antes de detener la transmisión.

El Presidente de la Federación Francesa de Fútbol, Philippe Diallo, condena con la mayor firmeza los inaceptables comentarios racistas y discriminatorios proferidos contra jugadores de la selección francesa en el contexto de una canción entonada por jugadores y seguidores de la selección argentina tras su victoria en la Copa América y difundida en un vídeo en las redes sociales", declaró el comunicado emitido por la FFF.

Al mismo tiempo anticiparon: “Ante la gravedad de estos comentarios chocantes, contrarios a los valores del deporte y de los derechos humanos, el Presidente de la FFF ha decidido llevar directamente a los tribunales a su homólogo argentino y a la FIFA y presentar una denuncia por comentarios racistas y discriminatorios”.

Esta canción, creada por un grupo de fanáticos argentinos durante el Mundial de Qatar, se volvió viral después de ser cantada de forma inesperada en un canal de noticias deportivas del país. Rápidamente ganó popularidad en las redes sociales y causó indignación en varios medios franceses.

La agencia francesa de noticias AFP había anticipado esta acción de la FFF durante las primeras horas del martes: "La Federación Francesa llevará los cantos racistas de los jugadores argentinos ante la FIFA". Además, añadieron: "La FFF escribirá a la federación argentina y se dirigirá a la FIFA, reservándose otras acciones".

La letra de la canción en cuestión hace mención hacia los orígenes de la mayoría de los futbolistas del equipo francés, debido a qué, a pesar de representar a Francia, ninguno de sus familiares nacieron en ese país.

La Ministra de Deportes de Francia, Amélie Oudéa-Castéra, quien recientemente se bañó en el Sena para demostrar que el agua está apta para los Juegos Olímpicos de París 2024, compartió en redes sociales la noticia publicada por el diario L’Equipe y comentó con mucha bronca: "Patético. Un comportamiento aún más inaceptable si se repite. FIFA, ¿qué acción tomarán?".

El mencionado diario francés señala que Fernández "interrumpe convenientemente su transmisión en vivo", aunque aclara que "la canción y su primera letra son completamente reconocibles". Además, plantea que fue "demasiado tarde para evitar la indignación en las redes sociales", ya que los argentinos, tras su victoria en Qatar, ya habían generado molestias entre los franceses, a veces de manera excesiva. El periódico Liberation tituló su artículo sobre el tema: "La selección argentina de fútbol entona una canción racista contra Les Bleus".

A pesar de las falsas acusaciones de racismo, la únicas dos razones por las que los franceses reclaman ante la FIFA son: Por un lado, la enorme bronca de haber perdido la final de un Mundial contra Argentina, viendo como la selección de nuestro país triunfa en todos los torneos en los que participa y, por el otro lado, la negación del pasado de sus jugadores, donde la gran mayoría de los que conforman el seleccionado francés no debería de estar ahí, debido a su origen africano.


Seguir Leyendo

Finlandia

Finlandia aprobó una ley para deportar a miles de inmigrantes ilegales africanos enviados por Rusia, utilizados como "arma de guerra"

Publicado

en

El año pasado, Finlandia cerró todos los pasos terrestres con Rusia, acusando a Moscú de intentar utilizar la migración como un arma. Las autoridades finlandesas han afirmado que Rusia está fomentando y facilitando un flujo de inmigrantes ilegales que cruzan la frontera.

El pasado viernes, en su aumento de tensiones con Rusia, Finlandia aprobó un proyecto de ley que permitirá a los agentes fronterizos rechazar a los inmigrantes ilegales que soliciten asilo en las fronteras.

Las relaciones entre Finlandia y Rusia, que comparten una frontera de 1.340 kilómetros, se han deteriorado drásticamente desde la invasión a gran escala de Ucrania por parte de Moscú. A finales del año pasado, Finlandia cerró todos los pasos terrestres con su vecino, acusando a Rusia de intentar usar la migración como un arma. Las autoridades rusas han calificado estas acusaciones de "infundadas".

El Parlamento votó 167 a favor y 31 en contra para aprobar el proyecto de ley, que estará en vigor durante un año. Como se trata de una enmienda constitucional acelerada, se necesitó una mayoría cualificada mayor a la habitual para su aprobación.

La nueva legislación otorga a las autoridades el poder de rechazar la aceptación de solicitudes de asilo en la frontera por un máximo de un mes y de expulsar a los inmigrantes que ya hayan ingresado al país con la intención de solicitar asilo. La práctica de obligar a los ilegales a cruzar de vuelta la frontera, conocida como “devoluciones forzadas”, es "ilegal" según el derecho europeo e internacional.

"Espero que esta ley nunca tenga que aplicarse, pero estamos preparados", afirmó el primer ministro Petteri Orpo tras la votación. "Esto envía un mensaje claro a Rusia y a nuestros aliados: Finlandia se preocupa por su seguridad nacional y por la seguridad de las fronteras de la Unión Europea".

Preocupados por las "responsabilidades" de Finlandia en materia de derechos humanos, los legisladores de izquierda de dicho país negociaron intensamente el lenguaje de la ley, incluyendo los "medios para que los solicitantes de asilo pudieran apelar", con el objetivo de que los inmigrantes ilegales puedan ingresar al país.

El proyecto de ley cuenta con un amplio respaldo del pueblo de Finlandia. Según una encuesta encargada por un importante periódico finlandés a finales de junio, alrededor del 65 por ciento de los finlandeses apoyaba la ley, mientras que solo el 19 por ciento se manifestó en contra.

Finlandia y Rusia tienen un pasado complicado y han librado varias guerras a lo largo de la historia. Tras la invasión rusa de Ucrania en 2022, Finlandia rompió con décadas de no alineamiento militar para unirse a la OTAN el año pasado, una medida que Moscú advirtió sería respondida con “contramedidas”.

Desde entonces, las autoridades finlandesas han afirmado que Moscú está fomentando y facilitando un flujo de inmigrantes ilegales que cruzan la frontera, con la intención de avivar la polarización dentro del país. Más de 1.300 indocumentados han cruzado la frontera ruso-finlandesa en busca de asilo desde el verano pasado, según las autoridades fronterizas, en su mayoría provenientes de Oriente Medio y África. Sin embargo, Rusia ha negado que esté trasladando deliberadamente migrantes a la frontera con Finlandia.

Los cierres de fronteras implementados por Finlandia han sido efectivos: desde diciembre, solo unos 35 inmigrantes han cruzado ilegalmente al país desde Rusia, según la emisora finlandesa Yle.

Pero las autoridades finlandesas afirman que los inmigrantes están esperando en las ciudades fronterizas y que intentarán cruzar si se vuelven a abrir los puestos de control fronterizos.

El presidente de Finlandia, Alexander Stubb, acusó a Rusia de intentar “destruir la unidad en Finlandia”, según los medios de comunicación locales, y defendió la legislación aprobada el viernes como necesaria para combatir futuras amenazas a la seguridad nacional.

Seguir Leyendo

España

VOX rompe todos sus gobiernos de coalición con el PP en el interior de España luego de que aceptara el ingreso de inmigrantes ilegales

Publicado

en

Abascal confirmó la ruptura de Vox en los cinco gobiernos autonómicos que mantiene con el PP: “Si Feijóo quiere estafar a sus electores y seguir aplicando políticas socialistas y globalistas, allá el. Nosotros no vamos a hacerlo”.

El partido de derecha de España, VOX, ha establecido su línea roja con el centroderechista Partido Popular (PP) y ha decidido romper las coaliciones en los cinco gobiernos autonómicos que compartían: Castilla y León, Comunidad Valenciana, Murcia, Aragón y Extremadura.

Los funcionarios que responden a Santiago Abascal, lider de VOX, tomaron esta decisión después de que el líder del PP Nacional, Alberto Núñez Feijóo, aceptara una propuesta de Pedro Sánchez de repartir cerca de 400 inmigrantes ilegales entre las comunidades autónomas.

La decisión fue tomada por el Comité Ejecutivo Nacional de VOX, para romper "inmediatamente" las coaliciones autonómicas con el PP y retirar el apoyo parlamentario a los populares en las cinco comunidades autónomas donde gobernaban juntos. La reunión tuvo lugar a las 18:30 horas en la sede nacional de VOX en Madrid.

De esta forma, VOX se retira de estos gobiernos con la renuncia de los 5 vicegobernadores y la dimisión de decenas de ministros que estaban cumpliendo funciones en esas regiones. "Anunciarán su dimisión y VOX pasará a la oposición, tan leal como contundente, igual que en el resto de España", declaró Abascal ante los medios.

La razón de la ruptura fue la decisión de las comunidades autónomas de acoger a 400 inmigrantes ilegales que estaban en Canarias y Ceuta debido al colapso de recursos para atenderlos. El PP acordó con el PSOE la "distribución por comunidades" en una reunión celebrada el miércoles en Tenerife.

"Es imposible pactar con quien no quiere hacerlo", argumentó Abascal, acusando a Feijóo de intentar "imponer políticas de fronteras abiertas" y advirtiendo que "nadie ha votado" a VOX ni al PP para mantener la "invasión" de inmigrantes ilegales en España.

Tras el anuncio, la portavoz del Gobierno de Aragón, Mar Vaquero, manifestó que el jefe del Ejecutivo autonómico, Jorge Azcón, anunciará este viernes "la nueva reestructuración del Gobierno de Aragón", redistribuyendo las competencias. Además, la también vicepresidente segunda aseguró que el PP "seguirá gobernando" y resaltó que pronto harán "un balance de estos meses de gobierno con proyectos y logros positivos".

Por otro lado, el presidente popular de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, calificó la decisión de VOX como "injustificada e incomprensible", y se justificó diciendo que su comunidad autónoma ha cumplido con el pacto con los de Abascal y ha garantizado "estabilidad".

Mañueco formó gobierno con el derechista Juan García-Gallardo, vicepresidente de la Junta, hace dos años y medio. "Es una decisión injustificada e incomprensible, enmarcada en la estrategia nacional de VOX, que ha antepuesto sus intereses electorales a los de los castellanos y leoneses", afirma erróneamente el Ejecutivo en un comunicado que confirma la comparecencia de Fernández Mañueco este viernes.

Tras el anuncio de la ruptura entre la formación de centroderecha y la derecha, el diputado de VOX, Javier Ortega Smith, defendió que su partido está "unido". "Somos un partido unido y cada vez más fuerte", afirmó al salir de la reunión de urgencia.

Según la propuesta del Ejecutivo, las autonomías en las que PP y VOX gobernaban en coalición acogerían un total de 110 migrantes ilegales: Aragón, 20; Castilla y León, 21; Comunidad Valenciana, 23; Extremadura, 30; y Murcia, 30. Baleares, donde los populares gobiernan en minoría gracias al apoyo externo de VOX por un acuerdo de investidura sin formar parte del gobierno, acogería 10.

El jueves por la mañana, el portavoz nacional del PP, Borja Sémper, lamentó la "deriva" de VOX y acusó al partido de "buscar excusas" para "romper" sus pactos con el PP en las comunidades autónomas. De esa manera, niega los errores de su partido y le echa la culpa a VOX, el único partido que cumplió con las promesas electorales.


Seguir Leyendo

Tendencias