Seguinos en redes

Canadá

Trudeau envía al Parlamento una ley para prohibir que los ciudadanos compren armas de fuego en Canadá

Publicado

en

La legislación buscará criminalizar la compra, venta, transferencia y portación de armas cortas en todo el país. Las armas largas ya están prohibidas. Deberá votar el Parlamento, donde la izquierda tiene mayoría.

Con la excusa del reciento tiroteo escolar en Uvalde, Texas, y en una de las demostraciones de oportunismo político más asqueroso de los últimos tiempos, el primer ministro canadiense Justin Trudeau, propuso “congelar” la propiedad de todas las armas de fuego cortas en manos de ciudadanos.

Este lunes, Trudeau presentó una legislación en el Parlamento para criminalizar la compra, venta, transferencia y portación de armas cortas. La venta de armas largas que no están registradas para cazar ya están prohibidas en Canadá desde 2020, también por una ley que presentó Trudeau.

La legislación no prohibiría la tenencia de armas de fuego por completo, pero impediría la compra y la venta, “congelando” la cantidad de armas en circulación en el país, al menos, las legales; y prohibiendo sacarlas de la casa.

Aparte de usar armas de fuego para tiro deportivo y caza, no hay razón para que nadie en Canadá necesite armas en su vida cotidiana“, dijo Trudeau a los periodistas en una conferencia de prensa anunciando la ley.

A medida que vemos que la violencia armada sigue aumentando, es nuestro deber seguir tomando medidas”, dijo, aunque la violencia armada está en una inclinada caída en Canadá hace varios años.

El proyecto de ley, que los funcionarios calificaron como “la acción más importante contra la violencia con armas de fuego en generaciones”, también obligará a todos los canadienses con tenencia de armas que reconfiguren sus cargados para que no puedan contener más de cinco rondas a la vez.

Además, se establecerá que cualquier persona denunciada por “violencia de género” o “acoso sexual” perderá sus licencias de armas de fuego. Esta parte de la ley funcionará de manera retroactiva, rescindiendo todas las licencias de personas con antecedentes de este tipo en el instante que sea aprobada.

A pesar de la violación al derecho a portar armas que implica esta ley, el punto más polémico es la inclusión de “banderas rojas” que permitirían a los jueces retirar las armas de fuego de las personas que se consideren un peligro para ellos mismos o para los demás.

El problema radica en que esta definición es demasiado amplia, y podría resultar en una persecución de opositores, como ocurrió hace algunos meses durante las protestas de camioneros.

En febrero de este año, camioneros tomaron las rutas del país en protesta contra la decisión de imponer un pase sanitario a los conductores interprovinciales, y el gobierno respondió congelando las cuentas bancarias de los manifestantes. Con esta ley, los canadienses que protesten contra el gobierno, también verían sus armas confiscadas.

A diferencia de Estados Unidos, el derecho a la posesión de armas no está consagrada en la constitución de Canadá, pero las armas de fuego son tan parte de la cultura canadiense como en su país vecino, especialmente en las zonas rurales del país.

Canadá ya tiene reglas estrictas sobre la posesión de armas. Por ejemplo, todas las armas deben mantenerse bajo llave y descargadas, y cualquier persona que desee comprar un arma de fuego debe someterse a exhaustivas verificaciones de antecedentes.

Esto no ha evitado tiroteos masivos en el país. En abril del 2020, un hombre en la provincia de Nueva Escocia abrió fuego con un rifle en la calle y asesinó a 22 personas. El hombre consiguió el arma ilegalmente, ya que no se sometió a verificación de antecedentes, y salió de su casa portándola sin licencia. Pero como siempre, lo que frena a un asesino armado es una persona decente armada (sea civil o policía), y no un papel con una ley escrita.

Canadá

Trudeau peor que Chávez: “La gente no debería poder usar armas para defenderse de un robo, no existe el derecho a la defensa personal”

Publicado

en

El primer ministro envió al Parlamento una ley para prohibir que los ciudadanos compren armas de fuego en Canadá y se justificó con que no existe el derecho a la defensa personal en Canadá.

El primer ministro Justin Trudeau terminó de blanquear sus intenciones dictatoriales para Canadá. Entrevistado en el podcast de Crooked Media en Los Ángeles, donde asistía a la Cumbre de las Américas, el mandatario dijo que los propietarios de armas de fuego no deberían tener el derecho a usar su arma en defensa propia.

“Tenemos una cultura en la que la diferencia es que las armas se pueden usar para cazar o para tiro deportivo en Canadá y hay muchos dueños de armas y en su mayoría son respetuosos y respetuosos de la ley”, explicó. “Pero no deberías usar un arma para la defensa personal en Canadá, ese no es un derecho que deberían tener, no está explicitado en la Constitución o en cualquier otro lugar”.

“Si tratas de comprar un arma y dices que es para autoprotección, no, no te lo vamos a permitir. Podes decir que es para cazar, puedes conseguirlo para tiro deportivo, puedes llevarlo al campo de tiro. No hay problema. Pero no podes usarla en tu casa o en la calle”, profundizó.

“Pero hay una diferencia en torno a la cultura y una de las cosas que estamos viendo con el debate en los Estados Unidos es que cada vez hay más argumentos de autodefensa del derecho a portar al estilo estadounidense que se filtran a través de los argumentos más correctos habituales”, concluyó.

En síntesis, Trudeau cree que si un canadiense es víctima de un robo o intento de homicidio no tiene derecho a defenderse, tiene que dejarse robar, matar o violar.

La extensión geográfica de Canadá hace muy difícil la labor policial, y pocas veces los policías llegan a tiempo para evitar cualquier delito. Es por esto que es muy común en Canadá la defensa personal, aunque no tan consagrada como en Estados Unidos, es uno de los países con más armas per cápita del mundo.

Después de congelar las cuentas bancarias de los camioneros que protestaron en Ottawa, ahora Trudeau va por la consolidación total del fin del Estado de Derecho en Canadá y presentó una ley en el Parlamento para prohibir la venta, compra y portación de armas cortas. Las armas largas ya están prohibidas desde 2020.

Aparte de usar armas de fuego para tiro deportivo y caza, no hay razón para que nadie en Canadá necesite armas en su vida cotidiana“, dijo Trudeau a los periodistas en una conferencia de prensa anunciando la ley.

A medida que vemos que la violencia armada sigue aumentando, es nuestro deber seguir tomando medidas”, dijo, aunque la violencia armada está en una inclinada caída en Canadá hace varios años.

El proyecto de ley, que los funcionarios calificaron como “la acción más importante contra la violencia con armas de fuego en generaciones”, también obligará a todos los canadienses con tenencia de armas que reconfiguren sus cargados para que no puedan contener más de cinco rondas a la vez.

Seguir Leyendo

Canadá

Gerente editorial de un diario de izquierda canadiense pidió dar armas al grupo terrorista islámico Hamás

Publicado

en

Davide Mastracci, editor en jefe del importante diario Passage, dijo que antes de enviarle armas a la población de Ucrania deberían enviar al grupo terrorista palestino Hamás.

Davide Mastracci, Gerente Editorial del diario canadiense de izquierda Passage, hizo un llamado al gobierno canadiense a regalar armas al grupo terrorista islámico Hamás, en un intento de hacer una analogía con el envío de armas a las fuerzas armadas ucranianas.

Mastracci, que se auto-describe como marxista, trabaja hace tiempo en Passage, un popular diario de izquierda en Canadá, además de haber sido columnista en importantes diarios estadounidenses como Buzzfeed News, Huffington Post y Vice News.

Por su cuenta, además, gestiona un diario alternativo llamado “Now You Know (“Ahora Ya Sabés”, en español), en el que hace intentos de investigación de las supuestas huellas del lobby pro-israelí en los medios de comunicación canadienses. Hasta el momento, no presentó ninguna evidencia creíble en más de una decena de artículos publicados.

En esta ocasión, Mastracci despertó una multitud de críticas tras llamar a enviar armas al grupo terrorista islámico Hamás, que según su postura, se defiende de una ocupación ilegal de parte de Israel, al igual que Ucrania contra Rusia.

“Si el gobierno canadiense realmente se preocupara en combatir la ocupación ilegal y la anexión de tierras en el extranjero, como ahora dice hacer, enviaría armas a Hamas”, aseguró en Twitter, Davide Mastracci, el pasado 23 de febrero.

Desde el comienzo de la invasión rusa a Ucrania, el 23 de febrero de 2022, el gobierno canadiense ha tomado una fuerte postura contra los dirigidos por Vladimir Putin en la que se incluyó la prohibición de entrada al espacio aéreo a cualquier tipo de avión ruso, la prohibición de sus aguas territoriales a barcos y pesqueros rusos y el envío al ejército de Ucrania de cascos, chalecos antibalas y más equipamiento militar valuado en millones de dólares.

Además, Justin Trudeau, presidente de Canadá, anunció un préstamo de 500 millones en la moneda norteamericana al gobierno del presidente ucraniano Volodimir Zelénski, con quien ha dicho que mantiene una estrecha amistad.

Seguir Leyendo

Canadá

Habiendo reprimido a los camioneros y sin poder ganar en el Senado, Trudeau revoca la Ley Antiterrorista

Publicado

en

La Ley de Emergencia Antiterrorista había facultado al gobierno canadiense a declararle la guerra a su propia ciudadanía.

El primer ministro Justin Trudeau anunció esta noche que revocaría el uso de la Ley de Emergencias Antiterrorista, la poderosa herramienta legislativa de dudosa constitucionalidad que le había otorgado poderes extraordinarios al Gobierno para “combatir al terrorismo doméstico”.

La ley se implementó en respuesta a las protestas y bloqueos de los camioneros que se manifestaron en Ottawa y en los cruces fronterizos en las últimas semanas en contra del pase sanitario que deja a decenas de miles de conductores sin trabajo por no estar vacunados.

Con las facultades otorgadas por esta ley que convirtió al país momentáneamente en una dictadura, el Gobierno congeló y cerró las cuentas bancarias de miles de manifestantes, movilizó a la Policía Militarizada para reprimir brutalmente a quienes marchaban en la capital, e incautó los camiones de los protestantes.

Además, el Gobierno arrestó a Chris Barber y Tamara Lich, principales organizadores del Freedom Convoy, a pesar de que no cometieron ningún delito, bajo la premisa de que son “líderes de una organización terrorista”, algo solamente posible bajo esta ley.

“La situación ya no es una emergencia”, dijo Trudeau en una conferencia de prensa. “Confiamos en que las leyes y los estatutos existentes ahora son suficientes para mantener a las personas seguras“.

El Primer Ministro firmó la revocación este mismo miércoles, por lo que el estado de emergencia no se encuentra más vigente en Canadá.

Los parlamentarios de la Cámara de los Comunes votaron para aprobar el uso de la Ley este lunes. Sin embargo, el Senado estaba debatiendo la ley hoy, miércoles, y parecía que Trudeau no iba a poder pasarla por la Cámara de los Lores.

Para evitar una fuerte derrota legislativa, y ya habiendo desmovilizado a los camioneros, el mandatario socialista decidió revocarla formalmente y cerrar este episodio como una victoria, al menos desde el punto de vista ejecutivo.

La realidad es que la derecha en Canadá, que estaba totalmente adormecida, volvió con toda la fuerza y con la mayor movilización de la historia del país. Si bien no todos los que participaron de esta masiva protesta pueden considerarse de derecha, sin lugar a dudas la respuesta dictatorial de Trudeau hizo que muchos entendieran a lo que se están enfrentando, y muchos otros que tal vez no estaban muy metidos en la política de su país, se politizaran completamente.

La decisión del gobierno de invocar la ley el lunes 14 de febrero se convirtió en una fuente considerable de controversia y críticas. La ley nunca se había utilizado desde que fue aprobada por el Parlamento en 1988, y en aquél entonces se había intencionado para ser firmada cuando el país entrara en guerra, teniendo en mente las provincias con intenciones de independencia como Québec.

Dentro de 60 días comenzará una investigación sobre la decisión del gobierno de invocar la ley y las acciones policiales posteriores. El Parlamento establecerá un comité para supervisar esa revisión la próxima semana, pero lamentablemente estará dominada por diputados del partido de Trudeau y probablemente será una escribanía.

Seguir Leyendo

Tendencias