Seguinos en redes

Argentina

Un informe asegura que Argentina tiene una “alta” infiltración del Partido Comunista Chino en sus medios de comunicación

Publicado

en

El reporte de la estadounidense Freedom House clasificó a la Argentina como “sometida” y “vulnerable” a la “alta” influencia mediática del régimen comunista chino.

En un escandaloso informe publicado por la prestigiosa organización Freedom House, Argentina fue catalogada como “vulnerable” ante la influencia mediática del Partido Comunista Chino (PCCh) y su esfuerzo por infiltrar los medios argentinos fue clasificado como “alto“.

Además, la capacidad de respuesta de Argentina fue nombrada como “incapaz“, y se advirtió la enorme influencia que el PCCh ya tiene en los principales medios de comunicación en Argentina. Entre ellos PerfilÁmbito FinancieroPagina 12, BAE NegociosClarínEl Economista, El Cronistay Télam.

Argentina es uno de los países que más controlado está por China según este informe, con un puntaje de 41/85, que a pesar de parecer poco en dicha escala, lo pone al país entre los mayores influenciados del mundo. A su vez, la “resiliencia” para contrarrestar esta influencia está catalogada como “baja”, con 31/85 puntos, también, uno de los números más bajos de todos los países analizados.

Resultados clave del informe

Lo primero que destaca el informe es que Beijing parece haber aumentado de manera constante su influencia en medios de Argentina en los últimos años, renovando “acuerdos de cooperación” entre los medios estatales chinos y los medios más importantes argentinos, tanto públicos como privados.

La cooperación entre estos medios “se remonta a décadas y se realiza a través de canales de alto nivel“. Hay múltiples acuerdos vigentes entre la agencia de noticias Xinhua, los sectores de comunicación del gobierno argentino, los medios financiados con fondos públicos y los principales medios de comunicación privados.

En cuanto a las vulnerabilidades de Argentina, lo que destaca el informe es que la propiedad concentrada de los medios y la falta de regulación suficiente para garantizar transparencia y rendición de cuentas ha perjudicado el desarrollo de medios sostenibles e independientes, como La Derecha Diario. La baja experiencia periodística sobre China combinada con los continuos esfuerzos del PCCh para cooptar voces políticas y académicas influyentes han creado vulnerabilidades a la influencia de los medios chinos.

La Embajada de China en Argentina mantiene estrechos vínculos con una variedad de grupos de medios, académicos, líderes políticos y personas influyentes, habiendo publicado docenas de artículos firmados y realizado sesiones informativas con los medios para difundir las narrativas preferidas del PCCh. Los “acuerdos y el contenido resultante abarcan todo el espectro político” cita el informe, indicando que tanto medios kirchneristas como opositores han promulgado la narrativa comunista.

Situación política argentina crea “vulnerabilidades”

Sin embargo, el informe hace especial hincapié a la penetración de la propaganda china en el Partido Justicialista, y asegura que el resultado de esto ha sido la promoción de relaciones bilaterales más fuertes, que en el pasado se limitó a una relación comercial pero que en la actualidad se extiende a una dependencia política.

Los diplomáticos argentinos elogiaron regularmente los logros de China en desarrollo verde, crecimiento económico y alivio de la pobreza. Mientras que los diplomáticos chinos promovieron narrativas de solidaridad internacional contra la injerencia extranjera en asuntos internos y respaldaron los reclamos de Argentina sobre las Islas Malvinas”, asegura el reporte.

Desde la profundización de las relaciones diplomáticas entre Argentina y la República Popular China durante la gestión de Cristina Kirchner (2007-2015), el PCCh ha trabajado activamente para aumentar su influencia en el país.

En 2014, ambos países elevaron la relación bilateral al nivel de asociación estratégica integral y la Argentina ha recibido desde el 2005 hasta la fecha cerca de 17 mil millones de dólares en fondos del Estado chino. Además, las empresas chinas han anunciado proyectos de inversión en los sectores de minería, infraestructura, telecomunicaciones y energía de Argentina, todos sectores críticos.

Actualmente, la población de expatriados chinos en Argentina ronda las 200.000 personas, convirtiéndolo en el cuarto grupo migrante más grande del país. La diáspora tiene sus propios medios con contenido en chino, y son las líneas editoriales “pro-Beijing” las que dominan.

Existe también una significativa población taiwanesa en Argentina y Taiwán mantiene una fuerte presencia diplomática en el país a través de la Oficina Comercial y Cultural de Taipéi en Argentina. Además, hay medios pro-taiwaneses anti-comunistas como Bles.com, pero son eclipsados por la fuerte influencia china en el mainstream.

Esfuerzos de influencia mediática de Beijing

A través de fuertes campañas de propaganda coordinadas desde su Embajada, China ha solicitado artículos académicos, establecido relaciones con empresarios y funcionarios locales y coordinado con editoriales locales para traducir y publicar seis libros sobre el marxismo y la filosofía del Partido Comunista Chino en español enfocado en el público argentino.

Por otro lado, “los diplomáticos chinos en Argentina evitaron en gran medida los mensajes combativos contra sus enemigos como hacen en otras partes del mundi y, en cambio, se apegaron principalmente a los mensajes positivos que promovían a China como un socio fuerte para el desarrollo y la cooperación multilateral“.

Un ejemplo de este modus operandi fue la campaña mediática sobre la supuesta victoria de China sobre la pobreza extrema como un ejemplo para que Argentina solucione su problema con la pobreza endémica aplicando sus mismas recetas económicas.

Estas narrativas impulsaron los esfuerzos de la diplomacia pública china para apuntalar el apoyo a la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI), un acuerdo internacional que promueve China para repartir préstamos a tasas irrisorias pero destino a países que no tienen capacidad de pago, con el objetivo de sufrir un default pero quedarse con infraestructura clave en las moratorias. Argentina se unió al BRI formalmente en febrero de 2022, convirtiéndose en la economía latinoamericana más grande en hacerlo.

Qué medios están influenciados por China según Freedom House

Según una encuesta realizada por Freedom House, el número de artículos firmados y entrevistas publicadas por diplomáticos de China en medios como PerfilÁmbito FinancieroPagina 12, BAE NegociosClarínEl Economista, El Cronistay Télam se duplicó desde 2019 hasta 2020, y se triplicó entre 2020 y 2021.

En dichas notas se promovía la narrativa del Partido Comunista, tocando temas relacionados con la cooperación bilateral, la importancia del liderazgo de China en el mundo y atacando las perspectivas críticas “extranjeras” sobre la represión en Hong Kong y los derechos humanos “al estilo chino”.

El más destacado en el informe es el Grupo América, el segundo conglomerado de medios más grande de Argentina, que tiene estrechos vínculos con los medios estatales chinos. El fundador y empresario de Grupo América, José Luis Manzano, ha tenido un papel activo en los foros regionales de cooperación de medios organizados por entidades de medios estatales chinas, donde ha sido descrito como un “amigo de Beijing”.

Varias de sus publicaciones, incluidas La Capital, con sede en Rosario, y el popular diario financiero El Cronista, desde 2016 publican suplementos de “China Watch, replicados de sus versiones originales del China Daily.

Además de Grupo América, ejecutivos de los principales grupos de medios Grupo Clarín, Grupo Indalo, Grupo Perfil y Grupo Octubre también se reunieron con la Embajada de China y expresaron su interés de profundizar la cooperación con los medios estatales chinos durante el período de cobertura. El Grupo Octubre firmó un acuerdo de cooperación con la China Global Television Network (CGTN) en enero del 2021.

Dichos acuerdos de cooperación pueden tener un efecto notable en la cobertura de noticias relacionadas con China. Por ejemplo, el contenido de la Embajada domina la cobertura de China en Clarín, y puede ser difícil de distinguir de los informes de noticias regulares.

Se pueden encontrar muchas otras colaboraciones con el Partido Comunista Chino que involucran a A24, Santiago Cafiero, y el Grupo Indalo para promover una agenda de cooperación oficial entre China y la Cancillería argentina.

En cuanto a medios oficiales, la agencia de prensa estatal Xinhua mantiene una sucursal en Buenos Aires. El contenido de los medios estatales chinos está disponible en Argentina a través del Diario del Pueblo, la versión en español People’s Daily, que cuenta con información directa del portavoz del Partido Comunista Chino (PCCh), y replica información de Xinhua, China Radio International (CRI), China Global Television Network (CGTN) y la revista China Today.

El gobierno kirchnerista firmó en 2015 un acuerdo con lo que entonces era la Administración Estatal de Prensa, Publicaciones, Radio, Cine y Cine de China (ahora Administración Estatal de Radio y Televisión).

Además, Xinhua también firmó un acuerdo de cooperación por separado con el Senado argentino para promover el intercambio cultural en los medios estatales, y en 2015, el Diario del Pueblo firmó un acuerdo de cooperación con el diario argentino La Nación.

Además, existen casos de cooperación mediática por simpatía ideológica entre la izquierda argentina y el PCCh. Por ejemplo, la Unión de Trabajadores de la Prensa de Buenos Aires (UTPBA) es miembro de la Red de Periodistas de la Franja y la Ruta (BRJN) y su secretaria general Lidia Fagale conduce el programa radial semanal Clave China, que transmite contenidos directos del Partido Comunista, en Radio Cooperativa La 770, una emisora ​​de radio marginal de izquierda.

En cuanto al ámbito político, el Departamento de Enlace Internacional del Partido Comunista Chino, que es responsable de construir lazos entre el PCCh y los partidos políticos de todo el mundo, ha desarrollado estrechos vínculos tanto con el gobernante Partido Justicialista como con el partido supuestamente de centro-derecha Propuesta Republicana (PRO).

Nota aparte: no hace mérito citar los dichos de Sabino Vaca Narvaja, embajador Argentino en China, y de Alberto Fernández, que se desviven por hablar maravillas del PCCh cada vez que les preguntan, declaraciones atadas a su desesperación por conseguir financiación de China.

En cuanto a censura: “No hubo casos informados de que la embajada china u otros agentes vinculados al estado chino intentaran censurar a periodistas en Argentina durante el período de cobertura. Sin embargo, varios medios de comunicación públicos y privados tienen vínculos estrechos con actores estatales chinos, lo que alienta a los periodistas que trabajan en estos medios a autocensurarse para mantener su acceso a beneficios profesionales, así como relaciones favorables con la embajada y sus contrapartes en los medios estatales chinos“, explica el informe.

Resiliencia y respuesta de Argentina

El informe resalta que la ley argentina garantiza la libertad de expresión, y el país despenalizó la difamación y la calumnia en 2009, lo cual frena bastante el poder de China en el país.

Además, existe la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que prohíbe que más del 30% de inversión extranjera en empresas de radiodifusión, como también el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) y el Foro Argentino de Periodismo (FOPEA), que funciona como un organismo de control independiente de las libertades de prensa.

En cuanto a la resiliencia específica sobre China, existe mayor desarrollo de noticias sobre el país asiático que en el resto de Latinoamérica, pero los temas de investigación se relacionan con la economía o los negocios y “los expertos han argumentado que el país aún necesita desarrollar una gama más diversa de conocimientos sobre China, incluida la política interna china y la influencia extranjera del PCCh”.

Por el momento, los medios de comunicación independientes como La Derecha Diario han podido cubrir críticamente las inversiones y actividades chinas en Argentina sin ningún tipo de censura perceptible, aunque no hay duda que la llegada de estos diarios es menor a los que están influenciados por el Partido Comunista Chino.

Existen algunos activistas y grupos de la sociedad civil han tratado de crear conciencia sobre la influencia de los medios del PCCh y expresaron su preocupación por los riesgos potencialmente corruptores de los estrechos vínculos del gobierno actual con Beijing.

Entre ellos The Epoch Times y el mencionado Bles, fundados por practicantes del movimiento espiritual Falun Gong que está prohibido en China, mantiene una sucursal en Buenos Aires y publica informes críticos sobre el PCCh, sus abusos contra los derechos humanos y la represión transnacional.

Vulnerabilidades

Si bien el sistema argentino es resiliente, es altamento vulnerable, según el informe. El ecosistema mediático argentino está caracterizado por la concentración de grandes conglomerados de medios que, con frecuencia, favorecen a agrupaciones políticas.

Argentina carece de regulaciones efectivas que rijan la propiedad cruzada de los medios y la publicidad estatal domina el mercado publicitario en general, que se distribuye de manera desproporcionada y sin transparencia.

Investigaciones demuestran que Beijing ha priorizado el desarrollo de relaciones con comentaristas locales que brindan apoyo y legitimidad a los esfuerzos de influencia del Partido Comunista. Muchos periodistas y académicos parecen evitar temas delicados como los relacionados con los “asuntos internos” de China para mantener su acceso a financiamiento y oportunidades de investigación.

Altos funcionarios del gobierno han demostrado una preocupante tendencia a complacer a Beijing. Desde su controvertido ascenso al cargo de embajador en China en 2021, Sabino Vaca Narvaja ha sido criticado por sus fuertes elogios al PCCh y su supuesto cabildeo a favor de los intereses de las empresas chinas.

Trayectoria futura

El informe plantea una serie de áreas claves para observar en relación a la influencia de los medios de Beijing en los próximos años en Argentina, citando ejemplos que recomienda “seguir con atención”:

  • La expansión de la cooperación de los medios a través del intercambio de contenido, la coproducción o acuerdos regionales: Cita el caso Clarín y su asociación con China Media Group como ejemplo.
  • Ampliación del alcance y la influencia en redes sociales: El aumento del uso de Twitter y Facebook por medios estatales y diplomáticos chinos han hecho crecer su audiencia local. En el futuro, los investigadores también deberían hacer un seguimiento de la amplitud en que los medios de comunicación locales utilicen la propaganda de las cuentas afiliadas al PCCh como fuentes de noticias.
  • Crecimiento de actores no estatales en operaciones de influencia: En otros países, el PCCh ha aprovechado lazos encubiertos con ‘influencers’ para presentar una perspectiva más suave de la dictadura comunista, algo que se está desarrollando en Argentina y hay que hacer seguimiento.
  • Coordinación más estrecha con otras entidades de medios autoritarios: En los últimos años se ha visto una creciente alineación narrativa entre las entidades de medios estatales de países autoritarios como China, Rusia, Irán y Venezuela que ha incluido la replicación y el intercambio de desinformación y esfuerzos paralelos de propaganda para fomentar las narrativas anti occidentales.

Por Nicolás Promanzio, para La Derecha Diario.

Ver informe completo

Argentina

Alberto Fernández da su primera cadena nacional como presidente para apoyar a Cristina, al borde de la condena

Publicado

en

El presidente instruyó al Ministerio de Justicia para que impulse acciones penales contra el grupo de funcionarios que viajaron a Lago Escondido para determinar si se cometió algún delito

El presidente Alberto Fernández dio su primera cadena nacional este lunes para expresar su apoyo a la vicepresidente Cristina Kirchner en la causa Vialidad, que la tiene contra las cuerdas y una condena este martes es prácticamente una certeza.

En su corto discurso, que parecía estar pre-grabado, aseguró que instruyó al Ministerio de Justicia para que impulse acciones penales contra un grupo de jueces, fiscales, funcionarios y empresarios de medios que se habrían reunido en Lago Escondido, quienes según una investigación del diario kirchnerista Página 12 estaban confabulando para arrestar a Cristina.

En una guerra de operaciones de prensa, los diarios ultra-kirchneristas Página 12, Tiempo Argentino y El Cohete a la Luna, publicaron material hackeado de una línea de celular, adjudicada al sitio breached.vc, que muestra un supuesto intercambio de mensajes de audio entre los jueces Julián Ercolini (Juzgado Federal 10), Pablo Yadarola (Penal Económico 2), Pablo Cayssials (Contencioso Administrativo 9), y Carlos Mahiques (sala II de Casación Penal), el ministro de Seguridad y Justicia porteño Marcelo D’Alessandro, quien sería el propietario de la línea, y el procurador de CABA Juan Batista Mahiques.

Según el sitio web patagonianfacts.com, alineado al kirchnerismo, también aparecen en las filtraciones el director de Asuntos Legales e Institucionales del Grupo Clarín, Pablo Casey, y el CEO del multimedios, Jorge Rendo, quienes, según se desprende de los mensajes de voz difundidos, habrían organizado y solventado el costo del vuelo privado y la estadía posterior en Lago Escondido.

Reunión en Lago Escondido

El viaje de los jueces se habría dado el pasado jueves 13 de octubre en un vuelo de la empresa Flyzar que partió desde el aeropuerto de San Fernando. Llegaron todos juntos en un avión privado al aeropuerto de Bariloche para trasladarse luego a la inmensa propiedad del británico Joe Lewis en las afueras de El Bolsón.

Según los medios kirchneristas, el mismo día los protagonistas crearon un grupo de Telegram para acordar una estrategia de respuesta a la inevitable condena a Cristina Kirchner, que incluía supuestamente presionar a algunos medios para que guardaran silencio y al mismo tiempo planificar una versión unificada para difundir a través de ciertos periodistas.

Este fue el contexto en el que los cuatro jueces, más el procurador Mahiques, D’Alessandro y los directivos de Clarín, Casey y Rendo, se reunieron para elaborar una estrategia unificada para evitar que prospere la denuncia kirchnerista contra los magistrados por el delito de dádivas, que Cristina intentó esgrimir para contraatacar en la causa.

En los mensajes que supuestamente se cruzaron por Telegram, acuerdan que intentarían condicionar a la fiscal federal subrogante de Bariloche, María Cándida Etchepare, para que envíe la causa a los tribunales federales de Capital Federal, en Comodoro Py, donde sería cajoneada.

Alberto le rinde pleitesía a Cristina

Entre los mensajes figura un nombre que complicó a Alberto Fernández y llevó a que hoy tenga que salir con algo tan pesado como una cadena nacional para demostrar lealtad a Cristina. Se trata de Julián Leunda, el actual jefe de asesores del presidente.

El joven de 32 años, que se desempeñó como Director de Asuntos Institucionales de C5N y de Ámbito Financiero, aparece mencionado en los chats por uno de los implicados, asegurando que ya habló con él y que les aseguró que los ayudaría a mantener las reuniones en secreto.

Pablo Casey, director de Asuntos Legales e Institucionales del Grupo Clarín y sobrino de Héctor Magnetto, dice: “Gente: me acaba de llamar Julián Leunda. Parecía que hubiera venido con nosotros. Caliente con Kollmann por la nota”. Esto lo dijo en referencia del periodista de Página 12 que publicó originalmente la noticia del viaje a Bariloche.

Seguir Leyendo

Argentina

Alberto Fernández logra mantener oculta la letra chica de los contratos de las vacunas por US$ 2000 millones de dólares

Publicado

en

El kirchnerismo logró aprobar en la Auditoría General de la Nación (AGN) sin debate un documento que valida los 10 contratos que se firmaron con laboratorios sin mostrar los textos completos.

La mayoría kirchnerista que conforma la Auditoría General de la Nación (AGN) aprobó mantener oculto el texto final de los 10 contratos de compra de vacunas contra el coronavirus por parte del Estado argentino y dispuso que se mantuviera bajo secreto todas las actuaciones de los convenios.

En otras palabras, el Gobierno se negó a mostrar la letra chica de los acuerdos que el Estado suscribió con las compañías farmacéuticas en 2020, y que le costaron al país unos US$ 1.737 millones de dólares.

De esta forma, además, Alberto Fernández logró que no se avance en una auditoría integral sobre sus negociaciones en las compra de las vacunas. Cabe recordar que en un primer momento acordó solamente con la rusa Sputnik, luego con la china Sinopharm, y recién casi un año después, accedió a firmar un contrato con la norteamericana Pfizer y la inglesa AstraZeneca, lo cual generó polémica por parte de la oposición, que denunció intereses económicos de fondo.

Los auditores de Juntos por el Cambio, en minoría, presentaron un dictamen de “rechazo total” al informe del oficialismo, que hubiera requerido mostrar los contratos tal y como fueron firmados.

Sin embargo, el Frente de Todos hizo pesar su mayoría y aprobó el documento sin que se pudiera discutir cuestiones tales como la elección de los laboratorios, los montos que se pagaron y la entrega de las vacunas, entre otras cuestiones.

La decisión de declarar o transformar en reservada es, a mi juicio, infundada y perjudicial y yo podría citar a un destacadísimo cientista político italiano, Giovanni Sartori, que llama la atención sobre una de las principales promesas de la democracia es la transparencia que está siendo afectada por esta circunstancia”, manifestó el jefe auditor de la oposición Jesús Rodríguez.

El equipo de auditores de la oposición, compuesta por Miguel Ángel PichettoAlejandro Nieva y Jesús Rodríguez, asegura que el documento que suscribió el kirchnerismo “autolimita” el accionar de la AGN ya que no les permite realizar un control exhaustivo de los convenios de las compras de las vacunas.

Desde el entorno de los auditores aseguran que en la letra chica que se quería auditar se quería determinar por qué se tardó tanto en firmar el contrato con Pfizer o cuál es el contenido de las cláusulas confidenciales que se firmaron.

En particular la oposición quería conocer la letra chica del convenio con AstraZeneca, quien tuvo diversos incumplimientos que afectaron la campaña de vacunación en la Argentina, y se han denunciado sobreprecios con el productor en el país, Hugo Sigman, dueño del grupo farmacéutico Insud, amigo del entonces ministro de Salud, Ginés González García.

El kirchnerismo usa como argumento para mantener el secreto las cláusulas de confidencialidad que pidieron y firmaron los laboratorios. El Gobierno asegura que no quieren “defraudar” a las grandes multinacionales que esto podría generar demandas por parte de las farmacéuticas.

Diez contratos por 146.000.000 vacunas a cambio de U$S 1737 millones

En total, Alberto Fernández firmó 10 contratos por un total de 146 millones de vacunas que le representaron al país el pago de US$ 1.737 millones de dólares. Entre los sueros adquiridos se encuentra la Sputnik V (Rusia); Sinopharm y Cansino (China); CovidShield (India); AstraZeneca (Reino Unido); y Pfizer y Moderna (Estados Unidos).

Durante la presentación del informe, que comenzó el miércoles a la mañana, la oposición cuestionó la “pobreza” del informe y hasta el propio Pichetto dijo que en el sitio oficial del Ministerio de Salud puede encontrarse mayor información. También hablaron de demoras en la presentación del documento.

En los 30 años de la AGN es difícil encontrar un tema más relevante que este de los contratos”, expresó Rodríguez. Y agregó: “No sólo por la magnitud del esfuerzo fiscal involucrado, si no por las razones que justificaron esas contrataciones. Excepción hecha de las cuentas de inversión que la Constitución nos manda que analicemos”.

Seguir Leyendo

Argentina

El Partido Comunista Chino censura la expresión artística de Shen Yun en el Teatro Colón

Publicado

en

Este año se cumple una década sin que el Teatro Colón acepte presentar a la prestigiosa Shen Yun por presiones de la Embajada del Partido Comunista de China.

A pesar de lo emocionado que estuvo Jorge Telerman en 2014 con la obra, hoy como director se niega a presentarlos.

Desde hace unos 10 años, el Partido Comunista Chino (PCCh), a través de su Embajada en Buenos Aires, presiona a funcionarios argentinos para denegar el alquiler del Teatro Colón para la presentación de la prestigiosa compañía de artes escénicas, Shen Yun Performing Arts, la cual revive los 5.000 años de cultura tradicional china antes de la llegada del comunismo.

Las autoridades locales han aceptado esta vergonzosa demanda proveniente de un poder totalitario extranjero y una y otra vez le niegan a la prestigiosa compañía de música y danza clásica china a nivel mundial con sede en Nueva York la posibilidad de tener una función en el Colón.

El totalitarismo comunista no quiere que esta obra sea escenificada en Argentina, donde hay una enorme comunidad china, ya que muestra la gloriosa historia china que el Partido Comunista se ha dedicado a tapar y reescribir. Pero también porque todos sus artistas son practicantes de Falun Dafa.

Falun Dafa es una disciplina espiritual milenaria de la Escuela Buda, que entra en jaque con la naturaleza atea del Partido Comunista. En 1999, el dictador Jiang Zemin ordena la prohibición de esta religión en China debido a la enorme aceptación que estaba teniendo en los años 90. Falun Dafa fue prohibida ese año y desde entonces comenzó una brutal persecución que continúa hasta la actualidad

Organismos de derechos humanos internacionales, la justicia argentina, Naciones Unidas y parlamentos de todo el mundo han catalogado a esta persecución religiosa como un genocidio. Pero lo más preocupante es que esta persecución se ha extendido hacia el extranjero; donde el Partido Comunista difunde calumnias contra Falun Dafa, e incluso ejerce violencia e intimidación.

En Argentina, los practicantes argentinos de Falun Dafa han sido violentados en manifestaciones pacíficas, ante la inacción deliberada de las fuerzas de seguridad. En la actualidad, hay seis causas judiciales abiertas contra ciudadanos de origen chino y también funcionarios argentinos por las agresiones realizadas públicamente a los practicantes argentinos

Pero además, la repudiable injerencia del Partido Comunista Chino en Argentina se ha extendido hasta el ambiente artístico: la Embajada china en Buenos Aires estaría presionando a las autoridades del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para que Shen Yun no se pueda presentar en el Teatro Colón.

Al ser el PCCh un régimen oficialmente ateo, teme el despertar espiritual que Shen Yun pueda generar en la audiencia, y quiere evitar, por todos los medios posibles, que se revele ante la comunidad china argentina la trágica realidad de la persecución religiosa que sufren los practicantes de Falun Dafa en la China continental

Además, el Partido Comunista considera a la cultura tradicional china como una amenaza a la ideología comunista. Es por eso que para contrarrestar esta injerencia comunista se ha iniciado una petición ciudadana a nivel nacional para concientizar sobre esta intromisión extranjera en la expresión artística en Argentina y poder apoyar la causa, afirmando tanto la libertad de expresión como la soberanía nacional.

Petición Ciudadana 

Habiendo agotado las vías administrativas para resolver este conflicto, se ha lanzado una gran campaña de difusión a nivel nacional para informar a todos los ciudadanos argentinos acerca de lo que está ocurriendo en Argentina con la censura extranjera en la expresión artística.

Se invita a todos aquellos que quieran reafirmar la soberanía a firmar la petición ciudadana dirigida a las autoridades de la Ciudad de Buenos Aires y del Teatro Colón

Ceder ante el PCCh significa no solo apoyar la persecución realizada en China hace ya 23 años hacia los practicantes pacíficos de Falun Dafa, si no permitir que un régimen genocida extranjero cercione la soberanía nacional.

Funcionarios de otros países han respondido con dignidad, y han permanecido  firmes ante las demandas irracionales del Partido Comunista incluso manteniendo intactas sus relaciones comerciales, por lo que no se entiende por qué en Argentina se ha decidido en los últimos años ceder tanta soberanía.

Una década de censura artística

Desde hace 10 años se han solicitado fechas para poder alquilar el Teatro Colón para las funciones de Shen Yun en Buenos Aires. Sorprendentemente, las múltiples solicitudes fueron ignoradas y evadidas detrás de un comportamiento muy poco profesional

Recién por primera vez en 2019, Shen Yun obtuvo la primera respuesta formal de parte de la por entonces Directora General, María Alcaraz, diciendo que no había disponibilidad de fechas para los próximos 3 años.

En otra ocasión más informal, también se ha excusado diciendo que Shen Yun no es una obra “clásica”, lo cual es falso, ya que la naturaleza del espectáculo es puramente de música y danza clásica china.  Además es sabido que hoy el Teatro Colón abre sus puertas a todo tipo de espectáculos de diferentes géneros musicales y artísticos, incluso a conciertos de rock

Sin bajar los brazos, las solicitudes para la actuación de Shen Yun se siguen enviando mediante cartas documento. Pero ni el último cambio de autoridades, con la asunción de Jorge Telerman como director, quien ha hablado maravillas del espectáculo cuando lo vio en el año 2014, ha podido cambiar esta forma evasiva de operar por parte del Teatro Colón. 

A puertas cerradas, hay testimonios de directores de teatros argentinos y funcionarios públicos sobre cómo la Embajada china, a través de llamadas telefónicas y “amenazas”, los ha presionado para que cancelen las presentaciones y les ha advertido que no vean el espectáculo.

En octubre del año 2016, la Asociación de Falun Dafa pidió información a la Cancillería sobre la ”interferencia por parte de la Embajada China en Buenos Aires con el fin de evitar la presentación del espectáculo Shen Yun en el Teatro Colón en 2017”.

La Cancillería no negó la interferencia, y respondió que esa información es clasificada. “Esa información en materia de política exterior solicitada se encuentra expresamente clasificada como reservada. En virtud de ello, sugiere denegar la información requerida amparándose en el Artículo 16 inciso a) del Reglamento General del Acceso a la Información Pública para el Poder Ejecutivo Nacional”.

Este tipo de acciones difamatorias e irrespetuosas a través de sus diplomáticos son actos sistemáticos que realiza el Partido Comunista en cada país donde se presenta Shen Yun. Sin embargo, la gran mayoría de ciudades y teatros del mundo libre no ha aceptado esta forma de interferencia en las decisiones culturales de su país.

Los funcionarios locales de un país soberano no tienen ninguna obligación de aceptar estas presiones. En cambio, repudiar y rechazar este tipo de inescrupulosos planteos y proteger a su pueblo es su deber y responsabilidad.

¿Qué es Shen Yun Performing Arts?

Shen Yun Performing Arts fue fundada por practicantes de Falun Dafa en Nueva York en el 2006. La misión de Shen Yun es utilizar las artes escénicas para revivir la esencia de la cultura china, considerada tradicionalmente una civilización inspirada en lo divino, una idea que va en contra de la concepción de la nación china que pregona el Partido Comunista.

Shen Yun encarna esta antigua cultura representando en el escenario antiguas historias y tradiciones a través del arte ancestral de la danza clásica china, una orquesta sinfónica en vivo que combina majestuosamente instrumentos occidentales y orientales, elegantes vestuarios, y proyecciones digitales que crean una actuación inspiradora que le ha forjado un gran prestigio internacional.

El espectáculo se despliega en los mejores teatros internacionales, tales como el Lincoln Center de Nueva York, el Kennedy Center de Washington, D.C. y la Deutsche Oper de Berlín, entre otros. Además imparte un mensaje inspirador, y la audiencia sale no solo conmovida, sino profundamente agradecida por la oportunidad de presenciar una obra tan purificadora para el alma.

En Argentina Shen Yun se ha presentado desde el año 2012 en el Teatro Ópera de Buenos Aires. Pero debido al continuo deterioro en su infraestructura, el Teatro Ópera ya no se encuentra en condiciones para volver a ser anfitrión de tan grandioso espectáculo. Cabe destacar que actualmente no existe otro escenario con las características necesarias para que se presente Shen Yun en Buenos Aires además del Teatro Colón.

Seguir Leyendo

Tendencias